martes, 22 de septiembre de 2015

Control interno, vital para la eficiencia económica

Las empresas cubanas, sobre todo en esta etapa final de 2015, decisiva en la consecución de la meta nacional de acelerar los ritmos de crecimiento económico

Por Opciones| digital@opciones.cu

Considerar el control interno como una matriz de gestión para lograr mayor eficiencia, debe ser filosofía de trabajo en las empresas cubanas, sobre todo en esta etapa final de 2015, decisiva en la consecución de la meta nacional de acelerar los ritmos de crecimiento económico.

De acuerdo con balances presentados en la última sesión del Parlamento, del total de inversiones previstas para el actual calendario, el 66 % se ejecutan en este segundo semestre del año, una actividad que posee gran peso en el incremento del producto interno bruto.

Sin control no se logran sostenidamente esos resultados que el país necesita, consideró en declaraciones a la AIN la Contralora General de la República, Gladys Bejerano, miembro del Comité Central del Partido Comunista de Cuba y vicepresidenta del Consejo de Estado. 

El control no resulta algo ajeno, está implícito en el funcionamiento de todos los procesos productivos y de servicio; es hacer las cosas como lo ha pedido el Presidente Raúl Castro, con orden, disciplina y exigencia, subrayó. 

La Contralora destacó la necesidad de aunar esfuerzos en aras de cerrar todo la actividad emprendida en el presente año y que los resultados se correspondan con lo planificado: "hacer crecer la economía a tasas superiores y así romper la tendencia a la desaceleración de los últimos tiempos". 

Según trascendió en junio durante la Asamblea Nacional, las insuficiencias de la gestión económica interna en 2014 se apreciaron en la existencia de 123 empresas que cerraron con pérdidas, y acumularon un saldo negativo de 322 millones 785 000 pesos. 

Sobre ese capítulo, inaceptable según lo que requiere hoy la economía del país, Bejerano valoró que "hay empresas que a veces deben asumir producciones aún cuando al hacerlo empeñan, incluso, sus propios resultados".

No obstante, en muchos casos los cierres desfavorables están influidos por el tema de la productividad, que depende entre otros factores, de la organización del trabajo, la disciplina y las normas de consumo, resaltó.

Está demostrado que en un ambiente de orden y disciplina, se crea y se genera mucho más, añadió la Contralora, y apuntó que en las empresas todavía no se ha logrado totalmente una correcta aplicación del sistema de control interno.

Aún no estamos satisfechos, aunque creo que se ha ido ganando conciencia y conocimiento sobre el tema, y que en ese empeño ha sido favorable la implementación de un grupo de medidas, como el perfeccionamiento de las estructuras empresariales, remarcó. 

Bejerano acotó que el control no es exclusivo de una persona, sino tarea de todos los trabajadores, una cuestión participativa que puede ayudar al desarrollo eficiente de la economía del país.

No hay comentarios:

Publicar un comentario