miércoles, 9 de septiembre de 2015

Ingenio campesino incrementa producción de abejas reina


Una innovación produce más de estos ejemplares con la mitad de los recursos que antes necesitaba.



Ejemplares obtenidos en el Centro de Reserva Genética Apícola La reina manzanillera.
Foto: IPS-Cuba

La Habana, 8 sep.- El aprendizaje, ingenio y la observación del campesino David Fuentes, del Centro de Reserva Genética Apícola La reina manzanillera, en la provincia oriental de Granma, le permitieron triplicar la producción de abejas reinas, que son claves para obtener miel.
El productor hoy logra 4.500 ejemplares por año, gracias a una modificación en el concepto del núcleo tradicional donde se desarrolla el ciclo de vida de las abejas reina.
Fuentes recibió en usufructo un pedazo de terreno ocioso, antes ocupado por un basurero. Organizó el espacio y escogió la apicultura para insertarse en el mundo de la genética.
“Luego de un proceso investigativo que incluyó el estudio de la bibliografía, la observación, la comparación, el ensayo y error, redujo la capacidad del núcleo y la adaptó de forma tal que incrementó la producción de abejas reina”, indicó Alberto Moreno, presidente de la no gubernamental Asociación Cubana de Producción Animal (ACPA) en Granma.
Un núcleo de acoplamiento tradicional utiliza como promedio 6.000 abejas, 6,37 pies de madera, tres láminas de cera estampada y alimentación artificial, abundó el agrónomo sobre la innovación de Fuentes.
Ese núcleo suele producir una reina fecundada mensualmente, pues las dimensiones tradicionales le toman a la reina al menos 15 días para completar los panales de crías, y otros 10 desde su nacimiento hasta que comienza a poner huevos. Un día más que pasa en celda y otro pasa el núcleo huérfano, suman un total de 27 días.
El mini núcleo, sin embargo, sólo necesita unas 2.550 obreras (41,6 por ciento de las del núcleo tradicional); 3,46  pies de madera (54,3 por ciento) y la mitad de las láminas, además de requerir menos de la mitad de la alimentación artificial que utiliza el núcleo tradicional.
La reina obtenida en el mini núcleo tiene un costo de 33,33 por ciento con respecto al del núcleo tradicional.
Con esta tecnología pueden producirse 1,5 reinas fecundadas al mes, lo que representa 150 por ciento comparado con el núcleo tradicional.
“Al ser tan pequeño, la reina necesita solo nueve días para completar los panales de crías, lo que hace que el proceso concluya en 21 días, 6 días menos que el núcleo tradicional”, detalló el presidente de ACPA en Granma.
La producción de miel, cera y sus derivados demanda de apiarios sanos y productivos, algo que se consigue solo a partir de la calidad de la abeja reina, las encargadas de formar el enjambre de cada colmena.
La abeja reina se caracteriza por su tamaño y peso (más de 230 miligramos), casi el doble de las dimensiones de las obreras. Es la única que pone huevos fecundos, a través de los cuales le traspasa los caracteres genéticos a la colonia.
Las reinas son adquiridas por los productores, a un precio de entre 85 y 100 pesos cubanos (entre tres y cuatro dólares). “Cada reina está vinculada a un productor y se mantiene el contacto permanente para valorar los resultados productivos de las colmenas”, agregó.
En la actualidad, desarrollan un proceso de optimización de la comercialización, con la creación de diferentes soportes donde se expliquen las ventajas de esta tecnología, que le permitan a Fuentes lograr un mercado estable para sus producciones.
De acuerdo con especialistas, la buena selección genética de la reina permite también minimizar las enfermedades que atacan a las abejas, entre ellas la loqueé americana, la loqueé europea, la cría enyesada y la Varroasis.
Para generalizar los resultados de trabajo en la producción de abejas reina, fue creado un grupo de apicultores que se reúne sistemáticamente y fomenta cursos de capacitación, ya demandado en el occidente del país.
En la provincia están registrados unos 180 apicultores, cuyas producciones suman 800 toneladas de miel al año.
En Granma, existen 27 cotos de reserva genética para la conservación de especies como cerdos, aves, abejas, ovino-caprinos y conejos, entre otros, así como otros seis en formación.
Cuba desarrolla un programa de recuperación apícola que persigue producir nuevamente 10.000 toneladas de miel, tope obtenido hace más de una década. En los últimos dos años la producción nacional ha sumado entre 6.000 y 7.000 toneladas. (2015)

No hay comentarios:

Publicar un comentario