jueves, 9 de junio de 2016

Proyecto Cuba limpia reorienta el manejo de desechos


La recolección de basuras en la isla pudiera ser renovada con la participación de capital extranjero y una nueva ley, informó un funcionario.


Como parte de las actividades de limpieza e higienización, niñas y niños del Proyecto Acualina recogieron desechos en la playa La Concha, al oeste de La Habana.
Foto: Jorge Luis Baños/ IPS

La Habana, 9 jun.- Nuevos enfoques y experiencias de otras realidades diferentes a la cubana, centraron la víspera el taller Desechos Urbanos: manejo y reciclaje, organizado por la Fundación Antonio Núñez Jiménez de la Naturaleza y el Hombre (FANJ) y las embajadas de Suecia y Noruega.
El encuentro, celebrado en la sede de la no gubernamental FANJ, formó parte de la iniciativa tripartita Cuba limpia, que promueve el intercambio de experiencias de esas naciones europeas con instituciones y especialistas cubanos.
Liliana Núñez, presidenta de la fundación, dijo que “la visión compartida sobre la importancia de la relación entre naturaleza y las personas, nos llevó a trabajar en Cuba limpia, un suerte de legado de los embajadores Elizabeth Eklund y John Petter Opdahl, de Suecia y Noruega, respectivamente, quienes concluyen su misión en La Habana”.
Por su parte, Eklund indicó a la Redacción IPS Cuba que  “existen planes y se trata de lograrlos porque el problema de la basura y la falta de recolección afecta a muchas personas y crea desesperanza en otras”.



El Proyecto Acualina estimula la participación infantil y juvenil en actividades que promueven el cuidado del ambiente en la isla.

Hasta ahora las direcciones de servicios comunales, adscritas a los gobiernos locales, fueron las encargadas del manejo de los desechos. Pero en breve esa responsabilidad pasará al Ministerio de Industrias e, incluso, podrá recibir inversión extranjera, explicó Orlando López, especialista de esa cartera.
De acuerdo con López, se creará un sistema integral de recogida, clasificación y tratamiento de desechos, a través de la creación de la infraestructura necesaria en equipamiento y tecnologías.
Y anunció que las autoridades planean poner en vigor una Ley de reciclaje, además de ampliar las acciones educativas.
Ángela Corvea, creadora del proyecto comunitario medioambientalista Acualina, se refirió a la necesidad de trabajar en lograr una cultura ambiental y aplicar medidas punitivas severas cuando se viole la legislación de protección del entorno.
En el panel Experiencias locales nacionales en el manejo y reciclaje de residuos urbanos, Caridad Cruz, directora del Programa de Localidades Sustentables, explicó la capacitación sobre permacultura que realiza la FANJ en 25 comunidades de siete provincias, con la participación de vecinos y vecinas.

Convocadas por la Fundación Antonio Núñez Jiménez de la Naturaleza y el Hombre (FANJ), la diseñadora Carolina Domínguez y la comunicadora Gabriela País, junto a los diplomáticos, concibieron un logo y slogan que resultara amigable para niños, niñas y las personas adultas.
“El logotipo, que incluye interpretaciones del globo terráqueo para diferentes espacios del archipiélago, costas, ciudades, granjas, áreas urbanas y rurales, nos ha ayudado a visibilizar un trabajo de muchos años”, apuntó la presidenta de la fundación.
Noemí Álvarez, del Plan Maestro de la Oficina del Historiador de la Ciudad presentó el proyecto Reciclaje para una vida mejor (REVIME). Mientras Marilyn Fernández, de la Oficina de UN-Hábitat en Cuba, habló de los aciertos y lecciones aprendidas de la iniciativa San Isidro recicla.
Jessica Magnusson, directora ejecutiva de Borås Waste Management, explicó la experiencia de manejo y reciclaje en la ciudad suiza de Borås, con la participación del gobierno local, la academia y el sector de los negocios, experiencia que puede servir de modelo para una gestión eficiente de la basura.
Are Shaw Waage, de la organización noruega Miljøagentene, expuso el trabajo de sensibilización que realiza con la infancia.
“Es momento de actualizar a los actores instituciones que trabajan el tema. Queremos organizar en 2017 una mesa sobre los desechos sólidos, no sólidos, urbanos, rurales, locales y de las zonas marinas”, adelantó Shaw a la Redacción IPS Cuba.
Pese a que por momentos la lluvia que azota esta semana a la capital cubana parecía frustrar el programa, el taller tuvo como colofón una limpieza de la costa, en la playa La Concha, a la que se sumaron niñas y niños de la escuela primaria Eliseo Reyes, vinculada al proyecto Acualina.
Como es tradicional en las actividades de saneamiento, las niñas de esta iniciativa cantaron y transmitieron mensajes relacionados con la necesidad de reciclar y proteger los océanos.
La labor de limpieza de 25 pequeños activistas estuvo apoyada por brigadas de la Dirección Municipal de Servicios Comunales. (2016)

No hay comentarios:

Publicar un comentario