lunes, 17 de octubre de 2016

La Habana suspende nuevas licencias para restaurantes privados, los propietarios se preocupan


El gobierno de la Ciudad de La Habana ha suspendido temporalmente la expedición de licencias para nuevos restaurantes privados en la ciudad y advirtió a los ya existentes para cumplir con las ordenanzas difíciles, de acuerdo con varios propietarios de las empresas populares entre los turistas extranjeros.

La línea más dura podría poner un giro en la oferta de alimentos de La Habana durante la temporada turística próxima, cuando se espera que tanto los americanos y europeos que acuden a la ciudad en cifras récord.

También es una nueva señal de que el gobierno de gobierno comunista de Cuba no se atreve a abrir aún más a la empresa privada en un país donde todavía controla la actividad más económica.

El año pasado, Cuba dio marcha atrás en una serie de reformas orientadas al mercado en la agricultura y este año se ha impuesto controles de precios sobre los servicios de transporte privado.

Desde que el presidente Raúl Castro aflojó las restricciones a las pequeñas empresas, hace seis años, los restaurantes privados han florecido, especialmente en la capital, donde la renta es más alta y un flujo creciente de turistas, exigir un mejor precio y servicio que lo que está disponible en la mayoría de los establecimientos estatales.

Hay cientos de restaurantes privados en La Habana y más de 1.700 en todo el país, según el Ministerio de Turismo.

Durante las últimas seis semanas, los propietarios de algunos de los restaurantes más conocidos han sido llamados a reuniones en las que funcionarios de la ciudad de La Habana elogiados primera sus contribuciones a la economía y el turismo, a continuación, una lista de los violaciónes de regulación alguna cometer, advirtiéndoles que cese y desista.

"Por supuesto que son técnicamente correcta, todos violamos las reglas, no tenemos otra opción", dijo el propietario de uno de los restaurantes más populares de La Habana, al igual que otros pidiendo permanecer en el anonimato por temor a represalias.

"Eran civiles sobre todo y no se hace mención de lo que pensaban hacer, pero que suponen una gran ola de inspecciones está llegando", dijo.

Paladares sólo podrán tener un máximo de 50 asientos y deben comprar todos sus suministros en las tiendas y mercados al por menor estatales, a menudo en grandes márgenes, a diferencia de los competidores estatales que tienen acceso a los mercados al por mayor y no hay restricciones de asientos.

Muchos expertos dentro y fuera de Cuba consideran que la presión fiscal sobre las pequeñas empresas exitosas es onerosa.

La lista de violaciónes que los funcionarios de lectura a los paladares incluidos no pago de impuestos, la compra de materiales de construcción en el mercado negro, violaciónes del Código de Trabajo y que tienen más de 50 asientos, según dos propietarios de restaurantes que asistieron a las reuniones.

Otras presuntas violaciónes corrían bares disfrazados de restaurantes y entretenimiento  con contratación fuera de los canales oficiales, permanecen abiertos después de las 3 a.m. molestar a los vecinos, fuentes dudosas del capital y compras ilegales de edificios.

La lectura de las notas, el empresario local, citando al presidente de una reunión que dice: "No vamos a autorizar licencias por ahora, de modo que cuando lo hacemos en el futuro se han tomado estos problemas de atención."

Ni el gobierno nacional ni local, respondió a una solicitud de comentarios.

Propietarios de paladares se están preparando para las inspecciones.

"Estamos comprobando todo, haciendo una auditoría total averiguar qué hacer si no tenemos un recibo para una pieza de equipo o, por ejemplo, cuatro botellas de licor muy caro", dijo uno de los propietarios paladar, en el barrio Vedado de La Habana, y estando sentado en una oficina de vuelta con su contador.

"Yo era uno de los 20 propietarios llamados a la reunión en el Vedado por lo que figura somos los primeros en la lista para lo que sucede a continuación," dijo, añadiendo que espera que una primera serie de inspecciones sería seguido por un período de menos de presión, como se que tiene en el pasado.

Medidas drásticas sobre las pequeñas empresas no son nuevos en Cuba ya que el gobierno anima a las empresas privadas, sino también trata de evitar que se vuelvan demasiado éxito y causando grandes disparidades en la riqueza.

El establecimiento que está muy frecuentado por los turistas por lo general con capacidad para más de 100 personas, pero la mitad de las mesas y sillas había sido retirado.

La aplicación más estricta de las normas podría llegar a ser una mala noticia para los turistas cuando la temporada comienza en serio en diciembre.

La temporada pasada, los visitantes extranjeros necesitan reservas para el almuerzo o cena en restaurantes populares de La Habana que se violan abiertamente la regla de 50 asientos para acomodar a más clientes.

Decenas de miles de estadounidenses llegarán a La Habana esta temporada como restricciones de viaje de los Estados Unidos se aflojan y los vuelos directos entre los dos países comienzan, parte de una serie de medidas por parte del gobierno de Obama en los últimos dos años para que los dos países más juntos después de décadas de enemistad Guerra fría.

Si los restaurantes privados se ven obligados a restringir el asiento, más visitantes se verán obligados a buscar otras opciones, incluyendo el estado y el hotel ,más establecimientos con menos gente.

(Editado  por Kieran Murray)

No hay comentarios:

Publicar un comentario