domingo, 2 de octubre de 2016

Newsweek: The Miami Herald engaña a sus lectores acerca de los negocios cubanos de Trump

Progreso Semanal • 2 de octubre, 2016
Newsweek: The Miami Herald engaña a sus lectores acerca de los negocios cubanos de Trump
Que el Miami Herald, y para el caso El Nuevo Herald, engaña a sus lectores es noticia vieja, en lo que respecta a nosotros. Hemos venido señalándolo desde que Progreso Semanal comenzó a publicar su columna “Detector de Tretas” ya desaparecida. Resulta, sin embargo, que las organizaciones de noticias de todo el país están ganando terreno en este hecho. Un artículo publicado el sábado (1 de octubre) por Kurt Eichenwald en la revista Newsweek, tiene el siguiente titular: “The Miami Herald Engaña a sus Lectores acerca de los Negocios Cubanos de Trump en 1998”.
Eichenwald comienza explicando que después de publicar el artículo llamó al editor de la sección Metro de The Miami Herald, Jay Ducassi. He aquí cómo Eichenwald lo explica:
Después de que apareciera este artículo, Jay Ducassi, el editor de la sección Metro del Miami Herald, recibió un mensaje que Newsweek le había dejado anteriormente. Ducassi dijo, “The Miami Herald a menudo anexa noticias de archivo a artículos de noticias. Al día siguiente de que se publicara un artículo en primera plana acerca del reporte de la revista Newsweek, la pieza de opinión 1999 por Donald Trump que se encontraba en nuestros archivos fue anexada a la versión online de nuestra cobertura. Deberíamos habernos dado cuenta que el artículo de opinión Trump estaba siendo reproducido únicamente en el contexto de la actual controversia en torno a su supuesta violación del embargo a Cuba en 1998”.
A continuación, los primeros dos párrafos del artículo de Newsweek:
La competencia por la peor decisión periodística ha sido intensa durante la campaña de elecciones de 2016. Pero el ganador, al menos hasta ahora, es sin duda The Miami Herald. Tomó una decisión que engañó terriblemente a sus lectores acerca de la realidad –y la incompetencia que hizo falta para cometer un enorme error de ese tipo es casi incomprensible.
Nuevamente, esto se inicia con la decisión tomada en 1998 por una de las compañías de Donald Trump para infringir la ley federal violando el embargo a Cuba durante la presidencia de Fidel Castro. En ese momento, hubo llamados en Washington a aflojar o incluso eliminar las restricciones comerciales de décadas, y en un esfuerzo por sentar las bases para nuevos negocios si se eliminara el embargo, Trump Hotels & Casino Resorts envió a algunos asesores a La Habana. Allí, estos representantes de la empresa de consultoría Seven Arrows Investment and Development Corp. se reunieron con funcionarios del gobierno de Castro, financistas y hombres de negocios. En total, el esfuerzo costó $68 000 gran parte de lo cual se gastó ilegalmente viajando a Cuba y trabajando allí.
Como casi todos saben ahora, el 29 de septiembre la revista Newsweek, y en específico Eichenwald, habían publicado la primicia de que una empresa de Trump había violado el embargo de EE.UU. contra Cuba. En ese primer artículo Eichenwald escribió que “los documentos muestran que la compañía de Trump gastó un mínimo de $68 000 en su incursión de 1998 en Cuba, en momentos en que el gasto corporativo de tan siquiera un centavo en el país caribeño estaba prohibido sin la aprobación del gobierno EE.UU.”.
Esta era una noticia importante, sobre todo aquí en Miami, teniendo en cuenta que Donald Trump depende en gran medida de los cubanos republicanos de Miami para su candidatura a la presidencia. El problema, sin embargo, es que esos mismos republicanos cubanos de Miami esperan que Trump ataque con fuerza al gobierno cubano. De hecho, en una reciente visita al Sur de la Florida,Trump dijo a una multitud de votantes que “condenaba la normalización por el presidente Barack Obama de las relaciones entre los dos países, lo cual calificó de ‘acuerdo unilateral para Cuba y con Cuba, que solo beneficia al régimen de Castro’.”
El acercamiento de Obama con Cuba, agregó durante su visita aquí, se llevó a cabo mediante una orden ejecutiva, la cual él se comprometió a revertir a no ser que Cuba haga concesiones en cuanto a libertades religiosas y políticas y la puesta en libertad de presos políticos.
Días después de esa visita a Miami, Eichenwald publicó su revelación de la incursión de Trump en Cuba, lo que hizo que muchos en la comunidad de exiliados cubanos se preguntaran qué debían pensar del candidato republicano a la presidencia. El senador Marco Rubio, ahora un seguidor de Trump, calificó el informe de Newsweek de “preocupante”.
En lo que parece ser un intento de suavizar la noticia de la incursión de Trump a Cuba en 1998, el Herald inmediatamente reprodujo una columna de opinión escrita para el Miami Herald el 25 de junio de 1999 (sin desmentidos), en la que Trump “proclamó su firme apoyo al embargo que acababa de violar”.
He aquí cómo lo explica Eichenwald:
Esta semana, The Miami Herald decidió volver a publicar el deshonesto artículo de opinión de Trump en 1999, sin dar explicación alguna de que el periódico había sido engañado para permitir que un aspirante a político mintiera a sus lectores acerca de la forma en que este hombre hizo negocios. La factura de los gastos, que Newsweek ha puesto a disposición de quien la solicite, no se imprimió. No se dio indicio de que es incontrovertible que la evidencia de las acciones secretas de Trump contradicen sus comentarios públicos.
Newsweek llamó al buró de redacción de The Miami Herald y se le aseguró que un editor volvería a llamar para discutir su decisión de volver a imprimir el artículo de opinión sin incluir la evidencia del engaño de Trump. Nadie devolvió la llamada.
Eichenwald termina su último artículo en Newsweek acerca de la falta de profesionalismo del Herald diciendo:
El resultado final: los electores estadounidenses se están preparando para decidir quién será el presidente de los Estados Unidos. Esto es algo muy serio. Los medios han dedicado bastante tiempo a tonterías como la opinión del Dr. Oz acerca de la salud de Trump. Poner de nuevo ante el público una falsedad conocida –pretendiendo que refleja incluso un poco de realidad– constituye una negligencia periodística. Miami Herald: avergüéncense.
(Si usted está interesado en la lectura de ambas noticias de Newsweek en su totalidad (en inglés), haga clic aquí  para ver el artículo del 29 de septiembre, y aquí  para el artículo del 1 de octubre.)
Traducción de Germán Piniella para Progreso Semanal.
Progreso Semanal/ Weekly autoriza la reproducción total o parcial de los artículos de nuestros periodistas siempre y cuando se identifique la fuente y el autor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario