viernes, 30 de diciembre de 2016

Buen año para cuentapropistas de Ciego de Ávila

cooperativas no agropecuarias ciego de avila 1
• Luego de cuestionarnos ¿hacia dónde íbamos con el cuentapropismo?, y lo describiéramos como uno de los fenómenos más complejos y variables hoy, las expectativas comienzan a encontrar recompensas

Cuando en el 2010 se anunció una flexibilización en la entrega de patentes para el trabajo por cuenta propia, los cuestionamientos sobre la posible pérdida de la esencia social del proyecto revolucionario y de los riesgos de un crecimiento desmedido de la pequeña propiedad privada conquistaron el debate, no obstante, al cabo de seis años las cifras ilustran las potencialidades crecientes de este sector en la generación de empleos y su papel protagónico en el proceso de actualización socio-económica que vive el país.
 Las cooperativas no agropecuarias han sido otro de los logros del sector no estatal en el año
Solo en Ciego de Ávila, al cierre de noviembre, existían 16 759 cuentapropistas y, en comparación con igual período del año anterior, el aumento fue de 9 559.
Alexis Portuondo Brizuela, director provincial de Trabajo y Seguridad Social, explicó a Invasor que el cuentapropismo ha logrado incorporar alrededor de 6 571 personas sin vínculo laboral anterior y a 1 520 amas de casas; siendo las actividades de elaborador-vendedor de alimentos y bebidas, y la fuerza de trabajo contratada, las de mayor representación.
“Todavía nos falta ganar un poco más de cultura tributaria, que se vean los impuestos como una obligación y una forma de aportar al presupuesto del estado, no como obstáculos a evadir. Es responsabilidad de cada quien cumplir con la entrega en las fechas establecidas.”
Los impuestos provenientes de estos contribuyentes, en lo fundamental, han posibilitado que se sobrecumplan los ingresos netos del territorio en más de nueve millones de pesos, lo cual habla de constancia y responsabilidad en el ejercicio de estas funciones, cuyo ascenso ha sido progresivo en el último sexenio.
Todavía quedan algunas violaciones asociadas al ejercicio de actividades que no están legalmente autorizadas, distintas a las reconocidas en la patente o en lugares no autorizados, y a emplear trabajadores sin la correspondiente contratación. Por estas y otras causas, a lo largo del año, se retiraron 43 licencias, se realizaron 43 decomisos y se impusieron 1 108 multas.
Tampoco las inconformidades desde el otro lado han cesado porque la ausencia de un mercado mayorista encarece y dificulta el acceso a las materias primas, o porque la declaración jurada reconoce los ingresos en bruto y a partir de aquí se fiscaliza, sin tenerse del todo en cuenta la inversión, la que, muchas veces, tampoco puede justificarse al provenir del “mercado negro”.
Sin embargo, aunque el camino no ha estado excepto de deslices nadie niega que 2016 ha sido un buen año para el sector no estatal en Ciego de Ávila y, aun cuando para los próximos 12 meses se auguran reestructuraciones y carencias, los derroteros están ya trazados, falta ahora materializarlos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario