viernes, 20 de enero de 2017

Distinguen labor científica de profesionales de la rama económica y contable


La entrega de los premios por la Obra de la vida Carlos Rafael Rodríguez en Economía, Contabilidad y Auditoría, del 2016, más otros reconocimientos al trabajo científico del año recién concluido, constituye una manera muy especial de que la Asociación Nacional de Economistas y Contadores de Cuba (ANEC) distinga a sus profesionales más connotados y con una labor muy relevante.

Al acto de homenaje, efectuado en la sede del Instituto Superior de Relaciones Internacionales (ISRI) en la capital cubana, asistieron destacadas personalidades y dirigentes del país, quienes encomiaron la labor de los artífices de la economía, y los convocaron a tomar parte activa en el proceso de renovación del modelo de desarrollo cubano con plena vocación socialista y marcadamente sostenible.

La vicepresidenta del Consejo de Estado y Contralora General de la República, Gladys Bejerano, entregó el galardón por la obra de la vida en Auditoría el destacado investigador Eusebio Espinosa, de Sancti Spíritus; en tanto en la categoría de Economía lo recibió la académica Oneida Álvarez, con más de cuatro décadas de aportes a la docencia en la Educación Superior. En Contabilidad, la premiada fue la doctora en Ciencias Ana Fernández Andrés, profesora consultante en la Universidad de Camagüey.

Para ensalzar la labor científica del año concluido, se entregaron el Premio Raúl León Torras al granmense Claudio Arias Salazar, por su obra La comercialización agropecuaria en Cuba en los últimos 10 años. Aciertos y desaciertos; mientras el lauro Abel Santamaría Cuadrado se confirió a Héctor Rodríguez Pérez, Ana Fernández Andrés y Ana de Dios Martínez, de la provincia de Camagüey, por su texto sobre Indicadores de gestión financiera presupuestaria. 

También resultaron distinguidos Yumaisi González Ochoa, Abel Sarduy e Iván Santos, de la provincia Villa Clara, con el premio Regino Boti León, por el trabajo Análisis histórico-contable de la Real Hacienda en Cuba colonial. La Caja Real de la Villa de Santa Clara (1689-1831), el cual se otorga por primera vez.

El premio Regino Boti León, de Historia Económica, se confiere a aquel resultado de investigación más destacado en un año, por su rigor y novedad científica, pertinencia social en el actual contexto nacional y aporte al conocimiento.

Al resumir el acto de homenaje, René Hernández Castellanos, viceministro de Economía y Planificación, felicitó a los laureados y nominados, de quienes destacó los méritos laborales y la rica trayectoria profesional y política que reúnen, lo cual se revierte en el quehacer de las instituciones y organismos que ellos representan

Llamó a contribuir al cumplimiento de los planes técnico- productivos de la nueva etapa de trabajo en la que los economistas pueden y deben aportar mucho, al sumarse activamente a las complejas tareas para lograr en 2017 un repunte del Producto Interno Bruto en torno al 2 %, en medio de tanta incertidumbre por la crisis multifacética global, entre otros factores adversos.

En ese sentido instó a un mayor esfuerzo con el fin de movilizar todas las reservas de ahorro y eficiencia de las fuerzas productivas con que cuenta la nación en su afán de optimizar recursos de todo tipo para consolidar el proceso de actualización del modelo económico cubano a partir de una efectiva implementación de los Lineamientos y con las miras puestas en el plan hasta 2030.

“Para ello –dijo- hay que enfrentar los obstáculos y desafíos que interfieren en el avance socioeconómico del país, con el aporte colectivo de una agrupación de vanguardia como lo ha sido siempre la ANEC, a lo largo de la historia revolucionaria nacional.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario