sábado, 25 de febrero de 2017

La industria cubana tiene que hacerse respetar

El Comandante de la Revolución Ramiro Valdés Menéndez recorrió importantes centros económicos de Villa Clara



En la planta Cloro Sosa, Ramiro Valdés pudo constatar la buena marcha de la inversión, en Santa Clara Foto:Freddy Pérez Cabrera

SANTA CLARA.—Uno de los retos de la industria cubana en la actualidad es hacerse respetar a partir de la calidad de sus producciones y la manera en que enfrente la sustitución de importaciones de artículos que hoy el país adquiere en el exterior, expresó el Comandante de la Revolución Ramiro Valdés Menéndez, vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros, durante un recorrido por importantes industrias villaclareñas.

Al intercambiar con Salvador Pardo Cruz, ministro de Industrias, y directivos de la Empresa Mecánica Ángel Villareal Bravo, entre otros funcionarios, el también miembro del Buró Político dijo que para poder competir en el mercado y reducir los precios de venta, se impone una mayor integración entre las diferentes entidades del ramo, además de estudiar a fondo la demanda de la población y sus requerimientos.

Respecto a las bicicletas eléctricas y mecánicas ensambladas en la entidad, Valdés Menéndez, quien también estuvo acompañado durante el recorrido por las máximas autoridades del Partido y el Gobierno en Villa Clara, Julio Lima Corzo y Alberto Lopez Díaz, respectivamente, precisó que existe un grupo de componentes que pudieran crearse en el país, con lo cual se ahorrarían recursos a la economía nacional.


La nueva bicicleta eléctrica producida por la Empresa Ángel Virrareal, fue mostrada al vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros. Foto: Ramón Barreras Valdés

Elier Pérez Pérez, director adjunto de la referida fábrica, explicó a los visitantes el inicio del ensamblaje de una moderna bicicleta eléctrica de similares características que las importadas en la actualidad por muchas personas naturales, la que posee un motor trifásico de 1 000 Watt de potencia, además de otras prestaciones, de las cuales se producirán este año unas ocho mil, destacando que una parte de ellas ya se vende en las tiendas recaudadoras de divisas a un precio de 1 261 CUC.

Otra novedad de esa industria es el inicio de la fabricación de sillas sanitarias, artículos muy demandados por el Ministerio de Salud Pública para centros asistenciales y enfermos encamados, de las cuales se fabricaron cerca de 1 500 a fines del pasado año, cifra que debe incrementarse de manera considerable en el 2017, aseguró David Rodríguez, jefe de planta de venta de la Ángel Virrareal.

Con anterioridad, el vicepresidente cubano también visitó las áreas donde se lleva a cabo la reconversión tecnológica de la planta Cloro Sosa, en Sagua la Grande, en la que pudo constatar la buena marcha del proceso constructivo, con lo cual se sustituirá la actual tecnología de fabricación, basada en el empleo del mercurio metálico, por otra mucho más eficiente, apoyada en un proceso electrolítico a través de membranas de intercambio iónico, según la explicación brindada por el arquitecto Yeiner Martín, contratista principal de la obra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario