miércoles, 29 de marzo de 2017

Nuevos retos en la producción de la Empresa Industrial de Riego en Cuba


29 MARZO 2017 


Los trabajadores de esa entidad son expertos en sacar utilidad de todo el acero posible, por eso, realizan producciones alternativas.

En el taller de galvanizado del acero de la Fábrica Mecánica de Bayamo (Emba), los cuidados aumentan, porque el proceso es complicado y utilizan varios productos químicos. Esta práctica resulta común para proteger las piezas de ese material, así se le imprime mayor vida útil y no hay que pintarlas ni darles mantenimiento.

Los medios de protección son imprescindibles para evitar accidentes, y quienes trabajan en esa parte de la industria son disciplinados y saben cuidarse entre ellos. Juan Anaya Olivera es jefe de la brigada número uno en el área y, junto a nueve compañeros, garantiza que la calidad sea óptima.

“Galvanizamos en caliente, después que damos tratamiento a las piezas duran de 20 a 25 años. Tomamos todos los cuidados porque estas se introducen en una cuba, que tiene más de 400 grados de temperatura, siempre hay explosiones, por eso es obligatorio usar los medios de protección. A pesar del peligro me mantengo aquí porque me gusta”, explica.

Entre otros procesos, allí, las piezas se amarran, desengrasan, las sumergen en una cuba de ácido para quitar suciedades, enjuagan con agua e introducen en un compuesto de zinc, amonio y potasio, último paso antes de ponerlas a secar.

“El tiempo de inmersión depende del tamaño de la pieza”, agregó Anaya Olivera.

PRODUCCIONES ÚNICAS Y ÚTILES

Perteneciente a la Empresa Industrial de Riego, en la Emba, con cuatro talleres de fabricación, se dedican a la producción de máquinas de riego de pivote central, casas de cultivo -estas dos exclusivas de esta industria-, molinos de viento y otras estructuras de acero.

Durante el año precedente, cumplieron sus principales indicadores económicos, entre estos, el encargo estatal con la fabricación de 10 máquinas de riego para Azcuba y 50 para la Agricultura, los planes de venta, sus utilidades y la productividad.

El ingeniero mecánico Julio César Tamayo Rodríguez, director de la Unidad empresarial de base desde hace 10 años, apuntó que están explorando nuevos mercados en Jamaica, República Dominicana y Paraguay, para exportar sus producciones.

“En los últimos cinco años exportamos a Venezuela, y ahora examinamos otras rutas, ya existe interés en nuestros artículos, de gran aceptación por su calidad”, expresó.

El mantenimiento, en 2016, se ejecutó satisfactoriamente e incluyó máquinas, herramientas, edificaciones, transporte y el taller de galvanización, que aún está en reparación.

Los trabajadores de esa entidad son expertos en sacar utilidad de todo el acero posible, por eso, realizan producciones alternativas.

“Hacemos luminarias, también, bases para transformadores que utiliza la Empresa Eléctrica, moldes de hielo, todo con recortería que aprovechamos”, dijo Tamayo Rodríguez, quien afirmó que la materia prima está garantizada para cumplir con el encargo estatal de este año.

La mayoría de los que laboran en la instalación acumulan más de 15 años de experiencia y velan por su seguridad. Tienen oficio, responsabilidad y, en esta etapa, lo más significativo para ellos es mantener la estabilidad productiva y la calidad.

(Tomado de La Demajagua)

No hay comentarios:

Publicar un comentario