jueves, 20 de abril de 2017

Tableros de bagazo, un incentivo a la economía de Ciego de Ávila (+ Video)

 Tableros de bagazo un incentivo a la economía de Ciego de Ávila
• Luego de 12 años de inactividad la Fábrica de Tableros Omar Rosado Alonso, en el municipio avileño de Primero de Enero, comienza a recuperar los índices productivos

La puesta en marcha de la Fábrica de Tableros Omar Rosado Alonso, luego de 12 años sin materia prima para que los mecanismos giraran, marcó el inicio de 2017 en el municipio avileño de Primero de Enero.
“La producción no ha sido voluminosa, pero sí con mucha calidad”, aseguró Miguel Civil
El primer mes del año fue difícil, en febrero no disminuyeron las tensiones, y solo en los últimos días de marzo las cifras comenzaron a ascender con la producción de más de 1 400 piezas de 16 milímetros (mm) de grosor, gracias al procesamiento diario de entre 15 y 20 metros cúbicos (m3) de bagazo.
El valor potencial de la fábrica está fijado en 100 m3 y el operacional en 80 m3 por lo que puede augurarse que allá todavía queda mucho trabajo antes de “andar a toda máquina”.
Carlos González Abreu, jefe del Grupo de Derivados de Azcuba, explicó a Invasor que las reparaciones se han implementado a largo plazo y la inversión ha superado los dos millones de pesos, concentrándose, fundamentalmente, en el área de secado y formación por ser las más dañadas.

“Faltan detalles importantes como la cubierta de la instalación y otras inversiones destinadas a mejorar el valor agregado de las piezas con el lijado y melaminado. Podemos elaborar tableros desde 12 mm hasta 25 mm de espesor, pero hasta ahora solo hemos construido de 16 mm. Pretendemos estar en óptima forma en los últimos meses del año.”
Tableros de bagazo un incentivo a la economía
La fibra del bagazo tiene un 50 por ciento de médula que se separa y se aglomera con resina, se somete al calor, la presión, el lijado y, luego, se obtiene el tablero, derivado que sustituye importaciones y se proyecta su introducción en el mercado nacional.

La cubierta de la instalación pretende repararse en los próximos meses
“Azumet y TECNOAZUCAR se encargan de la comercialización, pero una vez establecidos los precios, de acuerdo a las fichas de costo existentes, la población podrá adquirirlos en las tiendas de productos industriales. Además, se prevé ampliar el diapasón a la industria del mueble y el Ministerio de la Construcción (MICONS).
Durante los 12 años de inactividad el grueso de la fuerza de trabajo calificada emigró hacia el vecino central azucarero o a otras entidades. A estas alturas, la nómina cuenta solo con 70 trabajadores, distribuidos en dos turnos de 12 horas y todavía no logra implementarse un tercer momento en el ciclo.
Sin embargo, Miguel Civil, desde el área de formación, da fe de que no hay miedo. “Aquí hacemos todo lo necesario, pero el trabajo es duro y cada vez que alguien decide irse es necesario capacitar a quien lo sustituye. Por eso, no hemos generado los resultados esperados y los salarios continúan muy bajos, a pesar del esfuerzo.”
La decisión de hacer funcionar otra vez a la entidad responde a una estrategia nacional encaminada a rescatar los valiosos derivados de la caña de azúcar, en especial el bagazo, que constituye un 65 por ciento de los subproductos azucareros.
A la destilaría del central Enrique Varona, en Chambas, y a la fábrica de levadura de torula de Ciro Redondo —y su futura bioeléctrica—, se suma ahora la Fábrica de Tableros Omar Rosado Alonso que se levanta sobre su antigua inercia para introducir otro derivado de la producción azucarera en las redes de comercialización e incentivar así la economía de Ciego de Ávila y de Cuba.
Tableros de bagazo un incentivo a la economía avileña
El sistema de combustión fue modernizado

No hay comentarios:

Publicar un comentario