miércoles, 28 de junio de 2017

Del dicho al hecho: Metrología e inocuidad de los alimentos en Cuba (+ Video)

Por: Oscar Figueredo Reinaldo, Karina Rodríguez Martínez, Ernesto Lahens Soto



¿Cómo se pesa en Cuba? ¿Qué pasa con las unidades internacionales de medida en nuestros establecimientos?¿Cuáles son las normas que rigen en el país? ¿Qué relevancia tiene la higiene en la manipulación de los alimentos? ¿Se cumple todas las normas? Algunos de estas preguntas son cotidianas entre los cubanos si de metrología e inocuidad de los alimentos se trata; temas abordados en la Mesa Redonda de este martes y a la que ahora te invitamos que participes en nuestro Foro Debate.

Un imperativo de estos tiempos

En el pasado mes de marzo se dio a conocer la aprobación por parte del Consejo de Ministros de cuatro nuevas políticas asociadas al cumplimiento de varios Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución. Uno de ellos, relacionado con el perfeccionamiento del sistema de normalización, metrología, calidad y acreditación fue el tema abordado en el habitual espacio de temas nacionales de la Mesa Redonda.
Al ahondar sobre las bases de la nueva directriz la Dra. Nancy Fernández Rodríguez, Directora Nacional de la Oficina Nacional de Normalización (ONN), explicó que la misma va dirigida a elevar la eficiencia y competitividad en todas las esferas de la economía así como la calidad de vida de la población.
“Quiero hacer hincapié ante todo al tema de la calidad, pues esta debe ser un valor imprescindible para la sociedad, lo que expresó magistralmente el Ché cuando dijo ¨La calidad es el respeto al pueblo¨, y esa calidad por la que todos nos debemos ocupar y preocupar, marca en el mundo de hoy en gran medida el curso del comercio y de las economías y las expectativas de los ciudadanos”, enfatizó.
Fernández Rodríguez añadió que la nueva política es transversal a todos los actores de la sociedad ya que va desde los organismos rectores, grupos empresariales, los productores de bienes y servicios de todos los sectores y formas de gestión y las autoridades regulatorias.
Se informó en el programa radio- televisivo que la política se ha estructurados en cuatro ejes: El Perfeccionamiento Institucional, el Fortalecimiento Empresarial, los Servicios Presupuestados y la Formación y cultura para la calidad.
“La política en su formulación le concede a todos los actores de la sociedad la importancia y protagonismo que tienen para lograr que se pueda de forma sostenible obtener resultados en materia de calidad. Hasta hoy teníamos un grupo de leyes pero que no estaban articuladas”, puntualizó.
La Directora Nacional de la ONN añadió en este mismo sentido que se pretende crear el Consejo Nacional de NMC-A órgano asesor del gobierno para estos asuntos donde se tratarán aquellos temas que de forma transversal son de interés y que afecten tanto nuestro comercio internacional o nacional.
“Como parte de ese fortalecimiento de la infraestructura se precisa reforzar el papel de la Oficina Nacional de Normalización como autoridad en estas materias así como perfeccionar al Órgano Nacional de Acreditación que es responsable por la actividad de evaluar la competencia técnica de nuestros laboratorios de ensayo y calibración”, comentó.
metrologia-cuba-2

Normalizar: Un elemento clave

“Las normas técnicas juegan un importante papel en los programas en desarrollo, pues en ellas se establecen las buenas prácticas y los requisitos de los productos y servicios que surgen de dichos programas”, declaró el Ingeniero René Fernández Infante Director de Normalización de la Oficina Nacional de Normalización.
“Estas normas son creadas por el comité técnico de normalización, y la oficina cumple la función de aprobar y divulgarlas. Además las mismas deben estar vinculadas al desarrollo de la ciencia y la innovación. Las normas deben encargarse de acercar a la economía a los patrones internacionales”, agregó.
Según el directivo otro principio va dirigido a la implantación de la certificación de la calidad que según la política aprobada resulta obligatoria para los productos y servicios de exportaciones.
“Con ello se protege el comercio internacional del país y contribuye al cumplimiento de las crecientes exigencias de los mercados de destino y de las expectativas de los consumidores. Esta es una forma de que Cuba se eleve a las exigencias más rigurosas de los mercados intencionales. Esperamos que en una segunda etapa esto alcance el sector nacional.”
Otros elemento cardinal de la política contempla la definición de indicadores en el Plan y Presupuesto para garantizar la calidad de los bienes y servicios que se han de producir.
metrologia-cuba-3

Medir, pero medir bien

Fernando Arruza Rodríguez, Director de Metrología, de la Oficina Nacional de Normalización afirmó que el centro Nacional de Metrología brinda servicios de verificación y calibraciones a los instrumentos de medición que se emplean en las industrias y en economía, así mismo añadió que la nueva política de Normalización contempla la responsabilidad y la capacidad que se debe poseer los operarios para hacer correctas lecturas y mediciones.
Comprobar los instrumentos de pesar en los mercados, almacenes, puertos, de los contadores de combustible para evitar el robo y el desvío de recursos, así como el correcto funcionamiento de los instrumentos que miden la presión a los pacientes o los alcoholímetros que detectar a los conductores ebrios son acciones de gran impacto social en las cuales la Metrología juega un papel esencial.
Uno de los principios que sustenta la política es definir las responsabilidades que tienen todos los segmentos del país con el funcionamiento de la Metrología, declaró Arruza Rodríguez, además agregó que el Centro de Metrología tiene la función de que en el país se cumplan los patrones nacionales e internacionales.
La verificación es una de las tareas que realiza la institución y esta repercute de forma directa en la economía de país y de la población.
Se dispone hoy de 606 Normas Cubanas de alimentos en las cuales se establecen los requisitos de calidad e inocuidad para cada uno de esos productos, dirigidas a contribuir a la mejora de la salud de las personas y a respetar los derechos de los consumidores. Foto: Eddy Martin Díaz.
Se dispone hoy de 606 Normas Cubanas de alimentos en las cuales se establecen los requisitos de calidad e inocuidad para cada uno de esos productos, dirigidas a contribuir a la mejora de la salud de las personas y a respetar los derechos de los consumidores.
Foto: Eddy Martin Díaz.

Inocuidad: Un tema pendiente

Uno de los temas que más preocupa a muchas personas en el país es el relacionado con la inocuidad de los alimentos. Al referirse a esta temática la Dra. Mayra Martí Pérez, jefa del Departamento de Higiene de los Alimentos y Nutrición del MINSAP, declaró que la inocuidad no es más que la garantía que tienen los alimentos de no causar daño alguno a los que lo preparan o consumen.
“La Política de Inocuidad de los Alimentos está dirigida en primera instancia a proteger la salud, elevar el bienestar y la calidad de vida de la población, reconociendo que la inocuidad es un atributo básico de cualquier alimento y es un derecho de los consumidores, lo cual se plantea en el plan de desarrollo económico social hasta el año 2030”, precisó.
Martí Pérez agregó que los principios se enfocan a los temas institucionales, de Gestión, Logística y de Cultura, Capacitación e Información, y enmarca la responsabilidad de las instituciones y todos los actores de la cadena alimentaria, desde la producción primaria hasta la comercialización y expendio de alimentos, “para el logro de alimentos inocuos resaltando los controles de higiene básicos que se efectúan en cada etapa, con el fin de proteger la salud de los consumidores”.
“La política tiene entre sus principales principios “Lograr alimentos inocuos y nutritivos y se basa en las normativas sanitarias para los manipuladores de alimentos, locales, almacenes donde se elaboran alimentos y en su transportación”, detalló.
Sobre este propio tema René Fernández Infante, Director de Normalización de la Oficina Nacional de Normalización informó que se dispone hoy de 606 Normas Cubanas de alimentos en las cuales se establecen los requisitos de calidad e inocuidad para cada uno de esos productos, dirigidas a contribuir a la mejora de la salud de las personas y a respetar los derechos de los consumidores.
“En este sentido son de gran importancia como parte de dichos requisitos los higiénico-sanitarios, recogidos en un total de 60 Normas Cubanas Obligatorias por su impacto en la salud de las personas. Estas normas deben ser cumplidas por todos los que intervienen en la cadena alimentaria (productores, comercializadores, transportistas, almaceneros, autoridades regulatorias, entre otros)”, concluyó.
Al finaliza la Mesa, la Dra. Nancy Fernández Rodríguez, Directora Nacional de la Oficina Nacional de Normalización (ONN) subrayó que todas estas políticas buscan elevar la cultura y la formación sobre la calidad y la inocuidad.
“Un objetivo estratégico nuestro es fortalecer los planes de estudio de las carreras técnicas y la enseñanza técnico profesional según los requerimientos de las principales líneas de desarrollo de la economía; así como diversificar la educación post graduada y ofertar otras formas de capacitación a través de talleres, eventos, que progresivamente irán integrándose a los resultados”.

Dijo además que sobre inocuidad se imparten actualmente diplomados y la propia ONN imparte un curso de varios módulos para productores, suministradores, comercializadores, reguladores, transportistas, en fin para toda la cadena alimentaria que ya ha capacitado más de mil personas y continúa este año porque muchas veces las personas actúan ignorando las buenas prácticas o contra ellas por desconocimiento aunque finalmente el daño sea el mismo.

Vea el programa

No hay comentarios:

Publicar un comentario