miércoles, 4 de enero de 2017

Los mejores libros de Economía 2016

Por Michael Roberts

21 de diciembre de 2016


Pensé que me recordaría a mí mismo ya los lectores de blogs de lo que me parecieron los mejores libros de economía publicados este año. Los criterios para mí eran si el libro agregó cualquier nueva idea o comprensión de los desarrollos en el capitalismo moderno o en la teoría económica marxista. Sí, lo sé, muy aburrido sin bromas o historias involucradas.

Comencemos con esos libros que analizaban las actividades del capital financiero y el imperialismo en las principales economías y en el mundo. En su excelente libro nuevo, Finance Capital Today , el marxista francés Francois Chesnais analizó en detalle los principales acontecimientos en las finanzas modernas y las causas del colapso financiero mundial en 2008.

Como dice Francois en un comentario a mi blog , "Hoy no se está produciendo la plusvalía suficiente para relanzar el proceso de acumulación y la cantidad que sirve para consolidar la acumulación de dividendos y activos que devengan intereses por parte de bancos, fondos e individuos Acumulación) y por lo tanto las reclamaciones sobre esta ya muy insuficiente cantidad de plusvalía. Esto ha llevado tanto al punto muerto del régimen de tasas de interés a largo plazo casi cero, que no sólo ha sido el resultado de la flexibilización cuantitativa y los interminables pequeños choques en el sistema financiero mundial. Por supuesto, la deuda pública y las políticas pro-rentistas y pro-cíclicas de austeridad resultantes sólo agravan esta situación, pero no la explican y su inversión no resolvería el problema básico del capitalismo ". Tony Norfield ofrece una revisión realmente completa y positiva del libro de Chesnais En su sitio de blog.

Y, por supuesto, en 2016, Tony publicó su propio análisis del capitalismo moderno con The City: London y el Poder Global de Finanzas . Norfield nos aporta ideas clave para comprender la naturaleza de los sistemas financieros modernos y qué papel desempeñan en el capitalismo (o no) en funcionamiento. Tony define como el imperialismo donde un pequeño número de países dominan los mercados mundiales a través de sus corporaciones multinacionales, que pueden ser tanto hacer cosas, proporcionar servicios y financieros, o a menudo los tres. El privilegio financiero es una forma de poder económico que permite a los países imperialistas recurrir a los recursos y al valor creado en otras partes del mundo. Las finanzas y la producción en el capitalismo del siglo XXI son inseparables - "son socios cercanos en la explotación". Norfield también revela el gran papel del capitalismo británico en el imperialismo. Gran Bretaña ocupa el segundo lugar después de los EE.UU. en la importancia de su sector financiero a nivel mundial y en algunas áreas como el comercio de divisas que conduce. En cierto modo, Gran Bretaña es la economía más rica del mundo. Por esa sola razón, el voto del referéndum de Brexit pone en peligro el futuro de Londres como el centro del capital financiero mundial.

Mientras que el libro de Tony Norfield miraba imperialismo moderno desde el vértice del capital financiero, John Smith, en su imperialismo en el siglo 21 , lo miraba desde el punto de vista de miles de millones que viven bajo el dominio del imperialismo en lo que solía ser llamado el Tercer Mundo y ahora se llama las economías emergentes o en desarrollo. Hubo un gran debate en mi blog durante el año sobre la opinión de John que era la "super-explotación" de los trabajadores asalariados en el "Sur", que es la base del imperialismo moderno. Eso sólo ayudó a enfatizar la importancia del libro de John.

El papel de las finanzas en causar inestabilidad en el capitalismo moderno fue el tema del intrigante libro de Jack Rasmus, Fragilidad Sistémica en la Economía Global . Rasmus calcula que la teoría económica dominante no ha tenido en cuenta esta fragilidad; O pronosticar cualquier crisis como la Gran Recesión; O explicar la depresión que sigue. Pero Jack no sólo está condenando la corriente principal de la economía. Sostiene que las teorías heterodoxas de las crisis en la economía mundial posterior a los años setenta también se han encontrado carentes. Los seguidores de Keynes y Marx son criticados. Los keynesianos son culpables porque han perdido la esencia de la visión de Keynes sobre la inestabilidad y la incertidumbre que se encuentran en una economía monetaria y económicamente dominada.Su libro es ciertamente una contribución que provoca la reflexión a la comprensión de la fragilidad del capitalismo moderno.

Las diversas teorías o explicaciones de la causa de las crisis bajo el capitalismo desde una perspectiva marxista o radical se reunieron en una colección de artículos titulada The Great Financial Meltdown , editado ingeniosamente por Turan Subusat.

Turan ofrece una excelente introducción y un resumen de las opiniones de los principales estudiosos marxistas. Incluye un debate entre David Harvey y yo sobre la relevancia de la ley de rentabilidad de Marx ante las crisis . Turan sostiene que las causas de las crisis bajo el capitalismo y, en particular, el reciente colapso financiero global y la posterior Gran Recesión, pueden considerarse desde tres ángulos: ¿hay una causa subyacente sistémica de las crisis (caída de la tasa de ganancia o subconsumo)? O es coyuntural (cada crisis tiene una causa diferente); O es el resultado de decisiones políticas (por ejemplo, la agenda neoliberal, la desregulación financiera, etc.)?

Ben Fine en dos volúmenes , llamado Microeconomics and Macroeconomics : a Critical Companion , Fine (junto con el coautor Ourania Dimakou), presentó una crítica exhaustiva de todos los aspectos económicos principales Teorías y modelos. Esto lo convierte en un antídoto invaluable para el veneno convencional del marginalismo y la teoría del equilibrio general en la microeconomía; Y la ley de Say y la negación de las crisis o de las caídas en la macroeconomía.

Fine señala que la macroeconomía ha pasado de la teoría a los modelos. Los modelos matemáticos reemplazaron a la teoría, con modelos a ser probados ex-post. Lo que está mal con la modelización mainstream es la falta de realismo en los supuestos iniciales. Fine pasa por el famoso modelo acelerador-multiplicador keynesiano que muestra la inestabilidad del capitalismo pero no muestra por qué. Fine pasa a analizar la contrarrevolución contra el modelo más radical de inestabilidad de Keynes y cómo la corriente principal lo ha convertido en un modelo que se mueve al equilibrio dado los supuestos de la caída de los precios y los salarios -de hecho, una síntesis con la teoría neoclásica. Los modelos de crecimiento están divorciados de los modelos de fluctuación de corto plazo.

Es interesante comparar la crítica de Fine con la de Paul Romer , un economista corriente, también se sitúa en el estado de la macroeconomía en su artículo El problema con la macroeconomía , Romer dice que la explicación de las crisis bajo el capitalismo como sólo ser el resultado de "choques exógenos "A un proceso inherentemente armonioso de crecimiento económico es inútil. Si sigues agregando posibles "choques imaginarios" para explicar cambios bruscos en una economía, "más variables empeoran el problema de identificación".   Como Romer señala, "resolver el problema de identificación significa alimentar hechos con valores de verdad que pueden ser evaluados, sin embargo, las matemáticas no pueden establecer el valor de verdad de un hecho. Nunca lo ha hecho.Nunca será.

Dos grandes libros sobre los grandes temas del capitalismo moderno: la creciente desigualdad y la caída de la productividad y el crecimiento, fueron producidos por no-marxistas. En su libro Global Inequality , el ex economista jefe del Banco Mundial, Branco Milanovic, muestra que la desigualdad global ha aumentado desde principios de los 80, cuando la 'globalización' se movió. El aumento de la desigualdad es el resultado del impulso del capital para reducir la participación del trabajo y aumentar los beneficios y los fallos recurrentes y periódicos de la producción capitalista . El crecimiento de los ingresos se ha concentrado en China, y en menor medida y más recientemente, en la India.

El libro de economía más controvertido entre el corriente principal en 2016 era la subida y la caída de Robert J Gordon del crecimiento americano . En su libro, acumulación de investigaciones durante la última década, Gordon concluye que el gran nuevo paradigma de mejora de la productividad que supuestamente proviene de la revolución digital ya ha terminado y que la futura explosión de robot / IA no cambiará eso. Por el contrario, lejos de un crecimiento económico y productividad más rápidos, la economía capitalista mundial se está desacelerando como producto de un crecimiento demográfico y productividad más lento.

Equilibrado con Gordon hay una miríada de tecno-optimistas y economistas que calculan que el mundo está al borde de una explosión de productividad impulsada por robots, inteligencia artificial, genética y una gama de nuevas "tecnologías disruptivas", disruptivas en el sentido de que las tecnologías tradicionales Trabajos y funciones van a desaparecer y ser reemplazados por robots y algoritmos. Los optimistas argumentan que, desde la época de Thomas Malthus, eras de expectativas deprimidas como la nuestra han inspirado predicciones de desgracia y tristeza que resultaron ser erróneas cuando las economías se convirtieron en unos pocos años por el camino.

Proporcionar una visión equilibrada del impacto de la tecnología en el capitalismo es un libro corto pero grande, The Bleeding Edge, de Bob Hughes. Hughes describe gráficamente en una serie de capítulos que, si la tecnología estuviera controlada por la organización pública y en común (o como prefiere, siguiendo a Kropotkin, el anarquista pensativo, en "asociación mutua"), entonces se podrían hacer grandes avances en la innovación. Él proporciona una serie de ejemplos para resolver el calentamiento global, revertir la destrucción del medio ambiente, reducir la producción de derroche y proteger los recursos naturales, incluyendo la flora y la fauna.

Finalmente, pero no menos importante, llego a los dos grandes libros de la teoría económica marxista publicados este año. Anwar Shaikh dice que no es un marxista sino un "economista clásico". En su magistral Capitalismo de 1000 páginas : Competición, Conflicto, Crisis , Shaikh explica que su "enfoque es muy diferente de la economía ortodoxa   y   La tradición heterodoxa dominante ". Él rechaza el enfoque neoclásico que parte de " empresas perfectas, individuos perfectos, conocimiento perfecto, comportamiento perfectamente egoísta, expectativas racionales, etc. " y luego " se introducen varias imperfecciones en la historia para justificar patrones observados individuales " Aunque no puede haber una teoría general de las imperfecciones.

Shaij enfatiza que es la ganancia bajo el capitalismo lo que impulsa el crecimiento y hay fluctuaciones cíclicas en la rentabilidad. Estos se expresan en ciclos de negocios y de capital fijo inherentes a la producción capitalista. Las crisis son normales en el capitalismo. La historia de los sistemas de mercado revela patrones recurrentes de auges y bustos a lo largo de siglos, que emanan precisamente del mundo desarrollado. Las crisis clave del capitalismo son las «depresiones», como la de 1840, la «larga depresión» 1873-1893, la «Gran Depresión» de los años treinta, las crisis de estanflación de los años setenta y la gran crisis global.


Shaikh calcula que en la superficie, la última crisis, la Gran Recesión, parece una crisis de financiarización excesiva. Pero esto no logra identificar la verdadera causa de la crisis. Los keynesianos y los poskeynesianos sostienen que la causa de la crisis actual es la desigualdad y el desempleo, por lo que es necesario mantener una participación salarial estable y utilizar la política fiscal y monetaria para mantener el pleno empleo. Pero Shaikh sostiene que tales políticas no funcionarán porque, al menos en los Estados Unidos, los postkeynesianos han erradicado las causas de la crisis, la causa de la cual es el movimiento en la rentabilidad, el factor dominante bajo el capitalismo.

El libro de Fred Moseley Dinero y Totalidad es una profunda defensa de la teoría del valor de Marx y su relevancia para las leyes del movimiento en el capitalismo moderno. Moseley lleva al lector cuidadosamente y completamente a través de todas las interpretaciones rivales de la teoría del valor y del precio de Marx y muestra que un análisis marxista ofrece un único sistema realista del capitalismo. Si interpretamos a Marx como un sistema único, una macroeconomía monetaria capitalista real, entonces es perfectamente posible (con todas las advertencias de problemas de medición y datos) llevar a cabo análisis empíricos para verificar o no las leyes de Marx del movimiento del capitalismo. Prueba de la teoría y las leyes con la evidencia es ahora el nombre del juego. Fred Moseley nos permite hacerlo con confianza de que estamos probando una teoría lógica y consistente que es verificable empíricamente.

Oh, lo olvidé. También está mi libro The Long Depression .

Pronóstico para 2017

Por Michael Roberts


Han pasado ya ocho años de lo que he llamado una Depresión Larga, ya que la Gran Recesión comenzó en enero de 2008 (véase Recesiones, depresiones y recuperaciones 071215 ). Por lo tanto, al mirar hacia el 2017, pensé que sería necesario comprobar cuáles eran mis pronósticos o predicciones en años anteriores.

Me han acusado de llamar a una nueva caída cada año sobre la base de que eventualmente tendré razón. Eso es un poco como afirmar que el tiempo es medianoche cuando no lo es, pero sabiendo que eventualmente será. ¿Así que mis pronósticos anuales previos sólo estaban de acuerdo con la opinión de que una depresión está a la vuelta de la esquina? Bueno, a finales de 2011, dije que "2012 es probable que sea otro año de crecimiento económico muy débil en las principales economías capitalistas.Pero no es probable que veamos un retorno de una gran caída en el capitalismo. " A finales de 2012, dije:" En 2013, el crecimiento económico en las principales economías es probable que sea el mismo que en 2012 - bastante débil y por debajo Promedios a largo plazo. Pero a principios de 2014, dije que "el cambio en la rentabilidad del capital en Estados Unidos no sugiere una nueva recesión en 2014." Al principio de 2014, 2015, consideré que "La economía mundial sigue en un arrastre y lo hará en 2015 por una buena razón: el fracaso de la inversión empresarial a saltar adelante. " Y a principios de este año (2016) dije: " En cuanto a 2016, espero lo mismo que 2015, pero con un riesgo mucho mayor de que aparezca una nueva recesión global ... Incluso si se evita un nuevo descenso global este año , Que podría ser el último año que es. "

Eso me trae a 2017. Cuando hice mi pronóstico 2016, la economía mundial parecía estar disminuyendo rápidamente. La economía estadounidense estaba casi paralizada, la 'recuperación' de Europa seguía siendo débil y Japón parecía haber entrado en una nueva recesión. La economía estadounidense creció mucho menos de lo esperado en el segundo trimestre de 2016. El PIB real (que es el valor de la producción nacional después de la eliminación de la inflación) aumentó sólo a una tasa interanual del 1,2%. Y la inversión de los negocios de Estados Unidos cayó a una tasa anual del 9,7%, la tercera caída consecutiva trimestral. Japón no creció en absoluto en el segundo trimestre de 2016, una fuerte desaceleración del crecimiento del 2% en el primer trimestre. Y la inversión empresarial también se derrumbó. El crecimiento de la eurozona seguía tartamudeando. Sobre todo, la charla era para un colapso en la economía de China debido a deuda excesiva, dando por terminado su historia del crecimiento del milagro. Como Gavyn Davies, ex economista jefe de Goldman Sachs y ahora columnista de la FT, describió recientemente el estado de ánimo económico a comienzos de 2016 : "A finales de año, había pronósticos de recesión global en 2016. ... Un período sombrío ".

Pero a medida que avanzaba el año, el inminente colapso de la economía china resultó ser erróneo - algo que predije . De hecho, en la segunda mitad del año, hubo signos de una moderada recuperación del crecimiento, ya que las autoridades chinas bombearon más crédito a los bancos y corporaciones estatales y dirigieron una modesta expansión del gasto fiscal.

Ahora he argumentado ad nauseam que es la rentabilidad del sector capitalista de las economías lo que impulsa la inversión y por lo tanto el empleo y los ingresos. Una caída sostenida en la rentabilidad y en la masa de ganancias conducirá eventualmente a una caída de la inversión después de un año y luego producirá una caída en los sectores productivos de una economía capitalista, desencadenando una crisis financiera (de crédito). Eso parecía ser cada vez más probable en la primera mitad de 2016 como los beneficios corporativos y la inversión cayó.

Sin embargo, en el tercer trimestre, los beneficios empresariales de las principales economías registraron un cierto grado de recuperación en territorio positivo y las principales economías capitalistas parecieron evitar una nueva caída del crecimiento hacia cero. La inversión corporativa sigue siendo débil, pero si los beneficios siguieran subiendo, la inversión también podría acelerarse. JP Morgan parece pensar así. En el pasado, los economistas del banco de inversión, como yo, han destacado el gran papel que desempeñaron los beneficios en la conducción del ciclo de gasto de capital (capex). Así que "la reciente estabilización en el crecimiento de los beneficios globales es un buen augurio para el gasto de capital, en este sentido" (JPM).

Global-Corporativo-Beneficios

Los mercados financieros en el último mes o así han sido impulsados ​​por la posibilidad de una recuperación económica sostenida y también por la perspectiva de grandes recortes de impuestos corporativos y gastos de infraestructura que será iniciado por el nuevo presidente de la oligarquía estadounidense, Donald Trump, en 2017. Y los Estados Unidos Los hogares también parecen más optimistas hacia el 2017. El índice de confianza del consumidor de la Universidad de Michigan alcanzó 98,2 en diciembre de 2016, la mayor lectura desde enero de 2004.

Confianza del Consumidor

Este renovado optimismo alentó a la Reserva Federal de Estados Unidos en diciembre a morder la bala y el riesgo de aumentar su tasa de interés de política con el objetivo de controlar el crédito y la inflación, supuestamente es probable que aumente el próximo año. Así que en todas partes, los economistas convencionales están pronosticando una aceleración en el crecimiento económico.

Gavyn Davies resumió esto: "ha habido un repunte marcado en la actividad global, y en las últimas semanas esto se ha vuelto sorprendentemente fuerte, al menos por los estándares modestos vistos hasta ahora en la recuperación económica post-choque ... .. la primera vez que todos De las principales economías han estado creciendo por encima de las tasas de tendencia durante varios años " Así, dice Davies, " en general, es posible que tengamos la esperanza, aunque ciertamente no estamos seguros, de que la economía mundial comenzará a superar las poderosas fuerzas del estancamiento secular. año."

Pero, ¿se justifica este optimismo para 2017? Después de todo, cada año desde el final de la Gran Recesión en 2009, las principales agencias económicas internacionales, el FMI, la OCDE, etc, han pronosticado un aumento en el crecimiento del PIB, el comercio y la inversión. Y cada año han tenido que comer sus palabras y revisar sus pronósticos. La inversión en las principales economías está ahora un 20% por debajo de la prevista por el FMI en 2007.

Desaceleración de la Inversión

Pero tal vez los organismos y los economistas tienen razón esta vez y tal vez mi pronóstico de una nueva depresión (previsto para 2018 o así) va a ser demostrado mal. Bueno, tal vez. Pero considere esto. En primer lugar, la llamada recuperación del crecimiento económico de Estados Unidos es mínima. Si las previsiones actuales del último trimestre de 2016 se realizan, entonces la tasa de crecimiento global para 2016 en los EE.UU. será sólo el 1,5%, la tasa de crecimiento anual más lento desde 2012. Y el crecimiento del PIB real por persona en 2016 será el más lento Desde que la Gran Recesión terminó en 2009.

En segundo lugar, gran parte de este crecimiento muy modesto se debe a la expansión del consumo de las familias y el endeudamiento de las empresas (impulsado por tasas de interés muy bajas y grandes inyecciones de crédito). Las tasas hipotecarias de EE.UU. están en un mínimo histórico y el mercado de la vivienda está en auge otra vez. En el tercer trimestre, el consumo personal contribuyó con dos tercios de la tasa de crecimiento de 3,5% (anualizada) alcanzada por la economía estadounidense con el comercio y una acumulación de existencias entregando el resto. La inversión empresarial no aportó nada.

Nosotros-Negocio-inversion-growth

Las ventas de deuda global (la mitad de las empresas) alcanzaron un récord en 2016, niveles de igualación no vistos desde antes del colapso financiero mundial. El dinero recaudado ha entrado en la especulación financiera, comprando acciones de la compañía y en mayores dividendos a los accionistas, impulsando así los mercados de acciones y bonos en lugar de la inversión productiva.

Sin embargo, el consumo de los hogares, aunque la mayor parte del gasto nacional, no impulsa el crecimiento. Y si el costo de los préstamos sobre las tarjetas de crédito y las hipotecas está ahora en aumento a medida que la Fed continúa aumentando su tasa de piso durante 2017, como estaba previsto, el crecimiento del consumo podría comenzar a caer de nuevo. La recuperación de los beneficios empresariales se basa en mantener la inversión productiva y los salarios bajos (debilitando así el crecimiento de la productividad) y no en una expansión de la inversión, las ventas y los ingresos. Además, el crecimiento global proviene principalmente de economías emergentes como China (la mitad del crecimiento total). Sólo un cuarto proviene de las principales economías capitalistas, con Estados Unidos, Europa y Japón haciendo contribuciones insignificantes.

A nivel mundial, los niveles de deuda corporativa siguen aumentando más rápido que la inversión productiva. PIMCO comentó: "El bajo costo de financiamiento con tasas de interés récord, simplemente hizo que la creación de apalancamiento fuera tentadora ... Esto sucede en cada ciclo económico, pero lo que lo hace especial es el incentivo adicional para emitir deuda al Tasas de interés muy bajas. (Pero) siembra las semillas de la próxima recesión o el próximo evento de crédito ".

Deuda mundial y de Inversión

Y hay ahora la perspectiva de más reducciones en el comercio global, ya que varios acuerdos comerciales internacionales muerden el polvo o la platija - mientras que "el Donald" habla de aranceles y muros comerciales más altos.

Crecimiento del comercio mundial

Una de las ilustraciones más gráficas de que los días de la globalización han terminado, lo que hace más difícil para el capitalismo obtener mayores beneficios de la exportación de capital a medida que los beneficios caen en su propio país, es la fuerte caída de los flujos globales de capital. PIB en 2007 a cerca de cero ahora. Los bancos han dejado de prestar a otros bancos y han devuelto su dinero, mientras que los inversionistas son cada vez más reacios a comprar los bonos corporativos de otros países.

Flujos Globales de capitales

El alza de los tipos de interés, junto con la alta deuda corporativa, el lento comercio mundial y la mala inversión empresarial, no parecen una receta para la recuperación económica en 2017. Así que 2017 no ofrecerá un crecimiento más rápido, contrariamente a las expectativas de los optimistas. De hecho, para la segunda mitad del próximo año, probablemente podamos esperar un fuerte descenso en las principales economías. Depende de si esto genera un nuevo apretón de crédito en las corporaciones más débiles y más presión sobre los bancos. Similar a la que ahora se experimenta en Italia, es difícil de juzgar. Pero lejos de un nuevo boom para el capitalismo, el riesgo de una nueva depresión aumentará en 2017.

El sistema se rompe

En una nota de fin de año, el biógrafo de John Maynard Keynes, el economista Lord Robert Skidelsky (en la foto) escribe: "Seamos honestos: nadie sabe lo que está sucediendo en la economía mundial en la actualidad. La recuperación del colapso de 2008 ha sido inesperadamente lenta. ¿Estamos en el camino a una plena recuperación o estamos sumidos en un "estancamiento secular?". ¿La globalización va o viene?
Y continúa: "Los políticos no saben qué hacer. Utilizan las palancas habituales (e incluso las inusuales) y no pasa nada. La flexibilización cuantitativa (QE) se suponía que produciría la inflación "prevista". No lo hizo. La contracción fiscal debía restablecer la confianza. No lo hizo".
Skidelsky echa la culpa de esto al estado de la macroeconomía - nos recuerda la ahora infame visita de la reina británica Isabel II a la London School of Economics en medio de la Gran Recesión en 2008, cuando preguntó a un grupo de eminentes economistas: ¿por qué no la vieron venir? (Véase mi libro, La Larga Depresión). Le respondieron que ¡no sabían lo qué no sabían!
Skidelsky pasa a considerar varias razones del fracaso de la economía dominante a la hora de ver venir la crisis o saber qué hacer con ella. Una de las razones podría ser la concentración de la enseñanza de la economía en modelos poco realistas y fórmulas matemáticas, en vez de comprender "la imagen completa". Cree que la economía se ha aislado de "la comprensión común de cómo funcionan o deben funcionar las cosas”. Este análisis sigue al que hizo recientemente Paul Romer, el nuevo economista jefe del Banco Mundial, que, tras renunciar a la academia, también criticó el estado actual de la macroeconomía.
La segunda razón de Skidelsky es que la economía dominante entiende la sociedad como una máquina que puede alcanzar el equilibrio de la oferta y la demanda a fin de que "las desviaciones de equilibrio son ‘fricciones’, simples ‘baches en el camino’; restringiéndolos, los resultados son pre-determinados y óptimos". Lo que esto no tiene en cuenta, dice Skidelsky, es que hay seres humanos que operan en un sistema económico y que no pueden entrar en los cálculos de un modelo de equilibrio. Las matemáticas se interpone en el camino de la gran imagen con todos sus impredecibles y cambios humanos. Lo que no funciona en la teoría económica, según Skidelsky es su falta de una "educación y visión amplias". Los economistas necesitan saber más cosas sobre la organización social, el comportamiento y la historia del desarrollo humano, no sólo de modelos y matemáticas.
Si bien los argumentos de Skidelsky tienen más de un punto de razón, en realidad no explican por qué la teoría económica convencional se ha divorciado de la realidad. No se trata de un error pedagógico o de una  falta de reconocimiento de las ciencias sociales más generalistas, como la psicología; se trata del resultado deliberado de la necesidad de evitar la realidad del capitalismo. 'La economía política' comenzó como un análisis de la naturaleza del capitalismo sobre una base "objetiva" por los grandes economistas clásicos Adam Smith, David Ricardo, James Mill y otros. Pero una vez que el capitalismo se convirtió en el modo de producción dominante en las principales economías y se hizo evidente que el capitalismo era otra forma de explotación de la mano de obra (esta vez por el capital), la economía se apresuró a negar la realidad. En lugar de ello, la economía convencional se convirtió en una apología del capitalismo, y el equilibrio general sustituyó a la competencia real; la utilidad marginal sustituyó a la teoría del valor trabajo; y la Ley de Say sustituyó a la teoría de las crisis.
Como Marx lo resumió: "De una vez por todas quiero aclarar que por economía política clásica entiendo la teoría económica, que, desde la época de W. Petty, ha investigado las relaciones reales de producción en la sociedad burguesa, a diferencia de economía vulgar, que se ocupa sólo de las apariencias, rumia sin cesar los materiales que desde hace mucho tiempo ha proporcionado la economía científica, y busca explicaciones plausibles de los fenómenos más abstrusos, para uso diario de la burguesía, pero para el resto, se limita a sistematizar de forma pedante, y proclamando verdades eternas, las ideas trilladas en las que cree la auto-complaciente burguesía con respecto a su propio mundo, que es para ellos el mejor de los mundos posibles".
El problema de la teoría económica convencional no es (solo) que los economistas actuales se centran demasiado en las matemáticas y los modelos económicos - no hay nada inherentemente malo en utilizar matemáticas y modelos - o que la mayoría de los economistas no tengan tanta "erudición y talentos múltiples" como los clásicos del pasado. El problema es que la economía ya no es "economía política", un análisis objetivo de las leyes del movimiento del capitalismo, sino una apología de todas las "virtudes" del capitalismo.
La asunción de la economía es que el capitalismo es el único sistema viable de organización social humana capaz de satisfacer los deseos y necesidades de las personas. No hay alternativa. El capitalismo es eterno y funcionará siempre que no haya demasiadas interferencias en los mercados de fuerzas externas como el gobierno o de monopolios "excesivos". De vez en cuando, la tarea es controlar los 'choques externos' del sistema (visión neoclásica) o intervenir para corregir los "problemas técnicos" en la producción y la circulación capitalistas (visión keynesiana). Pero el sistema en sí, funciona.
Veamos la reacción de Paul Krugman a la nota de Skidelsky. Lo que molesta a Krugman es la sugerencia de Skidelsky de que la economía dominante mantiene que la contracción fiscal (austeridad) era necesaria para "restablecer la confianza" después de la Gran Recesión. Krugman, como decano moderno del keynesianismo, no está de acuerdo con el biógrafo de Keynes. La economía dominante, al menos su ala keynesiana, sostienen lo contrario. Más gasto público, no menos, es lo que hubiera sacado a la economía capitalista de su depresión. Eso dice la macroeconomía básica, afirma Krugman.
A continuación, señala que la austeridad está "fuertemente correlacionada con las crisis económicas". En realidad, la evidencia de ello es realmente débil, como he demostrado en varias notas y en varios ensayos (publicados y futuros). Las grandes soluciones keynesianas de dinero fácil, tasas de interés cero y gasto fiscal no han sido capaces ni de lejos de acabar con la depresión cuando se han aplicado (y las tres se han probado en Japón). Krugman, por supuesto, nos dice que no se han intentado, o por lo menos no lo suficiente. Los políticos "se negaron a utilizar la política fiscal para promover el empleo; prefirieron creer en la hada de la confianza para justificar los ataques contra el estado de bienestar, porque eso es lo que querían hacer. Y sí, algunos economistas les dieron excusas. Pero eso es una historia muy diferente a la afirmación de que la economía no pudo ofrecer una orientación útil. Por el contrario, se ofrecieron orientaciones muy útiles, que los políticos, por razones políticas, prefirieron ignorar ".
En mi opinión, los políticos pueden haber decidido ignorar el gasto fiscal para resolver el "problema técnico" de la Larga Depresión en parte "por razones políticas". Pero también hay muy buenas razones económicas para defender que en una economía capitalista, el aumento del gasto público y el crecimiento del déficit fiscal no conseguirían la recuperación económica si la rentabilidad del capital es baja.
Skidelsky mencionó el otro gran punto ciego de la economía convencional: la afirmación de que la libre circulación de mercancías y capitales, la globalización, beneficia todos. Angus Deaton, ganador del Premio Nobel de Economía en 2015, es un defensor optimista de la globalización. El libro de Deaton La gran evasión (2013) defendió que el mundo en que vivimos hoy es más sano y más rico de lo que hubiera sido, gracias a siglos de integración económica. En una entrevista en el FT , Deaton cree que "la globalización no parece ser un mal importante en si misma y me resulta muy difícil no pensar en los miles de millones de personas que han salido de la pobreza gracias a ella".
He discutido los argumentos de Deaton en notas anteriores. Deaton representa lo mejor de la economía dominante actual cuando aborda los grandes temas: la globalización, los robots, la desigualdad, la salud humana y la felicidad. Ahora está preocupado por la amenaza de los robots a las rentas del trabajo, las crecientes desigualdades en la "búsqueda de rentas" y el deterioro de la salud de los estadounidenses por el uso abusivo de medicamentos con los que les bombardean las compañías farmacéuticas. Cree que "la felicidad alcanza su punto máximo cuando una persona gana el equivalente a 75.000 dólares al año".  Por supuesto, la mayoría no gana eso, como bien sabe Deaton. Pero él sigue confiando en que el capitalismo es el mejor sistema de organización social, ya que ha sacado a mil millones de personas "de la pobreza" en los últimos 250 años. Así que el capitalismo funciona, incluso si sus apologistas ignorar su funcionamiento y no pueden explicar como funciona.
El entrevistador del FT dejó a Deaton y se dirigió hacia su coche: "Hay una multa de aparcamiento mojada en mi parabrisas, una multa de 40 dólares. Sonrío. Recuerdo el consejo de Deaton cuando me senté con él y le mencioné mi temor de acabar con una multa. "Estoy seguro de que podrá evitar pagarla", me dijo el premio Nobel. "Simplemente dígales que el parquímetro no funcionaba".
Pues bien, el sistema se rompe y los economistas no pueden sacarnos de él.
es un reconocido economista marxista británico, que ha trabajador 30 años en la City londinense como analista económico y publica el blog The Next Recession.
Fuente:
https://thenextrecession.wordpress.com/2016/12/25/the-system-is-broken/
Traducción:
G. Buster

Letra del año unificada vaticina tiempos de desenvolvimiento económico

Hasta hace poco tiempo las personas se debatían entre las predicciones de dos grupos.

Por segundo año consecutivo, la Asociación Cultural Yoruba de Cuba (ACYC) y el Consejo Cubano de Sacerdotes Mayores de Ifá divulgaron una letra unificada.
Por segundo año consecutivo, la Asociación Cultural Yoruba de Cuba (ACYC) y el Consejo Cubano de Sacerdotes Mayores de Ifá divulgaron una letra unificada.
Foto: Archivo IPS-Cuba
La Habana, 4 ene.- En un año en que gobierno Oggún, deidad yoruba de la guerra y los metales, acompañado de Ijemoyá, diosa de la maternidad, se vaticina desenvolvimiento económico para Cuba, según la Letra del Año unificada de la Asociación Cultural Yoruba de Cuba y la Comisión Organizadora para la letra del Año Miguel Febles Padrón.
Obtenida el primero de enero, la letra para 2017: Iré ajé oyale tesi lese Olofin anuncia una “profecía favorable de suerte grande proveniente del cielo, suerte que normalmente se manifiesta primeramente a través del desenvolvimiento y la obtención de dinero y bienes económicos, suerte que es firme y segura gracias a Olofin (Dios creador yoruba).
Recomendaciones:

– ser muy organizados en todos los aspectos de la vida, para garantizar una mejor forma de vida.
– actuar con justeza y buena conducta para evitar bochornos, ya que esto conllevaría a reacciones adversas que afectarían las relaciones interpersonales.
– darse un pargo a la cabeza previa consulta con sus padrinos.
-evitar el consumo de estupefacientes y el exceso de ingestión de bebidas alcohólicas.
– vestir de blanco.
-acudir a los mayores, y respetarlos para tener siempre la bendición de los mismos, y de Olodumare.
-cuidarse de enfermedades en las vías respiratorias, en el aparato digestivo, sistema cardiovascular, los pulmones, la vista, los riñones, la columna vertebral y las enfermedades de transmisión sexual.
-mantener la unidad, tanto familiar como religiosa.
-buscar la fuerza en la razón y no la razón por la fuerza.
-prestar esmerada atención a la posible proliferación de hechos de corrupción, robo y dilapidación de los erarios públicos.
-prestar especial atención a los fenómenos climatológicos, que conlleven a pérdidas, tales como penetraciones del mar, sismos, lluvias, inundaciones, huracanes, etc.
-incrementar la atención a la educación de los niños y los valores del género humano.
-no ingerir comidas atrasadas y frutas arenosas con el fin de evitar problemas digestivos.
-ser humildes y sencillos, evitar la soberbia, el genio y la mala forma para con los demás.
-velar por la higiene en todos los órdenes.
-incentivar los hábitos laborales, el sentido de pertenencia y el amor al trabajo en todos los sectores sociales.
-incentivar los cambios económicos y socioculturales entre países.
-comprometerse solo a aquello que seamos capaces de cumplimentar.
-evitar delegar en otros lo que es nuestra responsabilidad realizar.
-proteger áreas costeras evitando la contaminación por desechos y desperdicios que afectan el ecosistema y la salud de las personas.
-insistir en la organización del trabajo y la familia, que nos permita alcanzar acuerdos, evitando la violencia. (2017)
Esperada en el país por personas creyentes y no creyentes, la letra constituye para buena parte de la ciudadanía cubana que vive en este país o en el exterior una referencia muy importante para proyectarse en el futuro, declaró a la Redacción de IPS Cuba Enrique López Oliva, periodista y profesor de la historia de las religiones de la Universidad de la Habana.
“Muchos ven en la letra un anticipo de que va a suceder, por tanto esta constituye un punto de referencia importante a la hora de proyectarse en el plano personal, colectivo e inclusive el político”, dijo López Oliva.

Para la enfermera Lourdes, de Guanabacoa, habrá que interpretar qué nos trae el nuevo año, “por lo pronto, uno debe hacer la limpieza como lo orienta la letra, para alejar lo malo y, como siempre, seguir las recomendaciones de los babalawos de modo que puedan evitarse problemas de salud y complicaciones en la vida personal”.
“No puedo dejar de vincular lo que dice la letra con el hecho de que no es un año bisiesto así que debe ser mejor que el 2016, tanto en lo personal luego de los muchos problemas que tuve, hasta en el país, donde hubo desde restricciones y decrecimiento económico, que la gente sintió en carne propia, hasta la muerte de Fidel (Castro, el 25 de noviembre pasado),  consideró desde Camagüey la jubilada Freddys Martínez.
Los refranes del signo son: un solo rey gobierna un pueblo, ningún sombrero puede ser más famoso que la corona; ni de ancho ni de largo, la mano puede ser más grande que la cabeza; la sabiduría, la comprensión y el pensamiento, son la fuerza que mueve la Tierra; todo lo tengo y todo me falta, y es un error no aprender de los errores cometido.
Según la Letra de 2017, en este signo nace el principio de todas las cosas; aquí habla la voluntad; los vasos sanguíneos y la linfa; la unidad y lucha de contrarios; la separación y la discordia y se formó el agua y las palmas.
Entre las obras del signo de Ifá de 2017 se encuentran Onishe Olofin: Addimu ni asogi, ofrenda de frutas variadas; Onishe Ara: Sarayeye Eyele meji, ati Aso bobo, elese Oggún, limpieza del cuerpo físico con 2 palomas (para Oggún preferiblemente negras u oscuras) y 9 tiras de tela de colores; y Ebo: Akuko Kan, 7 Ada, ohun alaínílãrí ni ilé ni Olokun, bogbo Elo (1 gallo, 7 machetes, basura recogida a la orilla del mar, de lo que el mar expulsa a las costas, demás ingredientes) .
Entre los pronósticos se incluyen enfermedades y padecimientos de cuidado,  y se recomienda, según hablan todos los Orisas e Irunmoles, pedir protección y ser guiado por el buen camino, evitar la muerte prematura; para evitar dificultades y hacer que las cosas buenas de la vida nos lleguen (Esu); para mejorar nuestras relaciones personales, obtener liderazgo, progreso y apoyo, para obtener larga vida (Egbe); y a Orí, para que nuestro destino secte de manera adecuada en la tierra, para vencimiento de enemigos y adversarios.
También se orienta pedir a  Obatalá para la tranquilidad, la sabiduría y la paz mental, comodidad y larga vida; a Oggún, por el vencimiento de enemigos y tener dirección en la vida; a Orisa Aje por el éxito financiero y la satisfacción personal; a Orisa Oke, con el fin de vencer a los enemigos y a Ibeji, para la obtención de logros múltiples y la tenencia de hijos.
Previo a la publicación de la Letra del Año, López Oliva señaló que “se habla con insistencia de la posibilidad de un clima de violencia”,  probablemente “desde el exterior”.
Al respecto, dijo, algunos consideran que la nueva letra estaría interpretando el nuevo clima de relaciones tensas con Estados Unidos a partir de la llegada de un nuevo presidente a la Casa Blanca, que ha anunciado una eventual eliminación de las decisiones del mandatario saliente Barack Obama en las relaciones con Cuba.
Desde 2016, la Asociación Cultural Yoruba de Cuba (ACYC) y el Consejo Cubano de Sacerdotes Mayores de Ifá emiten una letra unificada desde La Habana. La existencia de dos letras diferentes creaba discordia entre quienes las emitían y confusión entre los creyentes.
A juicio del periodista y profesor, “esto en cierta forma pudiera interpretarse que le da mayor respaldo a la letra que ambos anuncian ahora de manera conjunta”. (2017)