jueves, 6 de abril de 2017

Crece interés de dueños de botes de turismo en EE.UU. por venir a Cuba

Desean atracar en puertos de la Isla

Entre los dueños de botes de turismo en Estados Unidos crece el interés por atracar en puertos cubanos, trascendió en un encuentro en La Habana entre autoridades de la náutica recreativa de Cuba y directivos del Cruising World Magazine.

El editor jefe de esa revista, Mark Pillsbury; y el especialista de la propia publicación David Gillespie, dialogaron con ejecutivos de compañías cubanas de recreo marinero como Marlin Marinas y Náuticas.

La cita ocurrió en el Club Internacional Ernest Hemingway, que el 21 de mayo próximo cumple 25 años de fundado y al que pertenecen 3 053 personas de 73 países, el 46 % de EE.UU. (1 397 yatistas).

Ambas partes coincidieron en que las medidas de restricción económica, comercial y financiera de Washington contra La Habana permanecen inalterables, lo que obliga a visitar a la Isla solo mediante 12 categorías especiales aprobadas por el Departamento del Tesoro.

En caso de levantarse esas trabas Cuba puede convertirse en el centro de escala de muchos navegantes, y la isla significaría punto de unión en los viajes de este tipo entre diversas procedencias y continentes.

Precisamente, el diálogo con los representantes norteamericanos de esta jornada, concluye un viaje o Cruising World Rally, en el que tomaron parte 60 barcos, con 267 personas de 22 estados de la unión americana, con presencia de representantes de cuatro países.

De ahí que la conversación girara sobre rutas, y condiciones necesarias para un incremento de este tipo de recreación. La Isla cuenta con la Marina Hemingway, en La Habana; y la Meliá Marina Varadero, en el balneario de igual nombre.

Pillsbury fue director del concurso El Yate del Año de su publicación, es editor, navegante y evalúa una docena de veleros anualmente. Además es miembro del consejo de administración de Sail America, estructura de negocios para esta industria en su país.

Por su parte Gillespie trabaja en proyectos especiales y es el gerente de ventas del Caribe de la revista, y posee vínculos con los principales constructores de barcos estadounidenses. Durante tres años navegó por las Bahamas, Cuba y el Caribe, junto a su esposa.

En el equipo también viajó Jennifer Brett, editora de Cruising World, originaria de Florida, quien vive con su familia a bordo de su velero Lyra. (Prensa Latina)

Cuando Cubana no aterriza: Demoras en vuelos nacionales (+ Video e Infografía)

Por: Luis Mario Rodríguez Suñol, Nelson Rodríguez Roque

Molestias causadas a los pasajeros por la aerolínea Cubana de Aviación ante la demora de todas sus salidas por la terminal de vuelos nacionales del Aeropuerto Internacional José Martí, de Rancho Boyeros, en La Habana, Cuba, el 6 de noviembre de 2015. Foto: ACN/ Juan Pablo Carreras.
Molestias causadas a los pasajeros por la aerolínea Cubana de Aviación ante la demora de todas sus salidas por la terminal de vuelos nacionales del Aeropuerto Internacional José Martí. Foto: ACN/ Juan Pablo Carreras.
Más del 50 por ciento de los vuelos Holguín – La Habana de Cubana de Aviación, realizados en 2016, estuvieron demorados. En lo que va de año, las cifras de retrasos y cancelaciones no “pintan” nada bien. Un equipo reporteril de Periódico Ahora indagó sobre esta problemática que tiene a no pocos viajeros descontentos.
La historia que leerán a continuación está basada en hechos reales, pero necesitaba una entrada de película. Aclaramos las bases de la narración, porque estamos conscientes de que, en ocasiones, el irrespeto puede rozar las fronteras de la ficción. O quién no ha dicho alguna vez: “Es increíble que sucedan cosas como estas”.
Iliannys Acosta decidió volar a la Capital con Cubana de Aviación, como quien decide “navegar” en la wifi con Etecsa. El retraso de cerca de tres horas, en su viaje de ida, era un simple avance de lo que debía soportar a su regreso.
El vuelo Habana-Holguín del pasado 5 de marzo estaba programado para las 8:30 pm. Ella y su esposo llegaron dos horas antes para el chequeo, como exigían los boletos. Cinco horas después de “aterrizar” en diferentes posiciones para domar los asientos de la sala de espera, vino la primera explicación del jefe de Turno: “Estamos haciendo gestiones…” Dos horas más tarde: “Seguimos haciendo gestiones…” Tres horas después: “Continuamos haciendo gestiones”.
En resumen, cerca de 14 horas estuvieron “hospedados” en el aeropuerto de La Habana los viajeros de este vuelo. Para resarcir las molestias causadas, Cubana de Aviación hizo entrega de dos meriendas a los presentes y tres puntos suspensivos.
A estas alturas, muchos ya han espetado la frase que advertimos, pero aún faltan detalles. Iliannys está embarazada y tuvo que someterse a estas condiciones, al igual que dos niños menores de tres años que durmieron encima de un cartón en una esquina de la sala de espera. Deprimente. Ningún directivo de esta aerolínea pudo gestionar un cuarto con las mínimas condiciones, para evitar la pésima imagen que retrataron, literalmente, cubanos y extranjeros presentes.

Chequeando a Cubana

Pizarra informativa que muestra la demora en todas las salidas de la aerolínea Cubana de Aviación por la Terminal de vuelos nacionales del Aeropuerto Internacional José Martí, de Rancho Boyeros, en La Habana, Cuba, el 6 de noviembre de 2015. ACN FOTO/Juan Pablo CARRERAS/sdl
Pizarra informativa que muestra la demora en todas las salidas de la aerolínea Cubana de Aviación por la Terminal de vuelos nacionales del Aeropuerto Internacional José Martí. Foto: ACN/ Juan Pablo Carreras.
Después de un testimonio como este, otros que se fueron sumando y cartas recibidas en nuestra redacción, salimos a buscar respuestas institucionales. Sobrecargados de signos de interrogación llegamos hasta la sede de la Unidad de Cubana de Aviación en Holguín, donde, una vez más, volvimos a chocar con la Ley Cubana de la Fuerza de Gravedad, de moda en muchas entidades: “Las respuestas tienen que caer desde arriba”.
Al conocer sobre la presencia en Holguín de Yoanka Acosta, comercial de la empresa Cubana de Aviación, aprovechamos la oportunidad para entrevistarla.
Sobre las estrategias para proteger a los pasajeros en casos de demoras o cancelaciones, aclaró: “Tratamos de protegerlos en todo momento, aunque es cierto que existen quejas en ese sentido. No obstante siempre hay una respuesta de protección, ya sea a través de los hoteles que tiene contratados la compañía. En el caso de Holguín, Cubana de Aviación le solicita a Havanatur la protección de los pasajeros, cuando el vuelo es cancelado, para que sean trasladados a hoteles de primera línea.
“En casos extremos, de que realmente no contamos con aeronaves, se mandan las personas por carretera, a través de Transtur. Esa sería la última de las soluciones. El pasajero tiene la opción de que se le reembolsa el 100 por ciento de su boleto, y además es trasladado por carretera; ese costo lo asumimos nosotros, o de lo contrario lo ponemos en otros vuelos sujetos a capacidad”.
Sin embargo, historias como las de Ilianny demuestran fallos graves en estos procedimientos, o como cuenta Ramona Rojas, vecina de calle Narciso López, entre Martí y Frexes, quien expone que su nieta estuvo más de 24 horas en el salón de espera del Aeropuerto Frank País, pues el avión en que debía viajar hacia La Habana tenía desperfectos técnicos y el especialista encargado de la reparación estaba en Guardalavaca.
Y, precisamente, los problemas técnicos en las aeronaves han sido el motivo para explicar más de un retraso; situación que genera varias preocupaciones en los viajeros, sobre todo porque desde 2012, con la adquisición de seis aviones Antonov-158, de fabricación ruso-ucraniana, la aerolínea Cubana de Aviación inició un importante proceso de modernización de la flota nacional.
Yoanka Acosta, comercial de la empresa Cubana de Aviación. Foto: Elder Leyva/ Periódico Ahora.
Yoanka Acosta, comercial de la empresa Cubana de Aviación. Foto: Elder Leyva/ Periódico Ahora.
“Con respecto a los An-158 (Antonov), encargados de las dos frecuencias regulares, han presentado problemas técnicos y Holguín se ha visto afectada por esta razón. Los An-158 se adquirieron en Ucrania y el contrato de piezas se hizo en Rusia, no obstante, los componentes los hemos obtenidos en ambas naciones, las cuales están en conflicto y ello ha provocado demoras en el traslado de las piezas. Aunque sí el mantenimiento ucraniano se ha mantenido.
“Además, estábamos esperando la entrada de dos ATR nuevos que hoy están incorporados a la ruta de Moa, pero en su momento existieron dilataciones por problemas del contrato y dificultades derivadas del Bloqueo. Eso provocó que no llegaran a tiempo y por eso hubo problemas en enero y febrero, en los destinos de Moa”, explicó la comercial.
En estos meses, según refieren datos ofrecidos por Niurka Borjas, jefa de la Unidad de Cubana de Aviación en Holguín, de 116 vuelos planificados fueron cancelados 38, para un 32 por ciento. En el caso de las demoras, sucedieron 36 de un total de 89 vuelos realizados.
“No tuvimos servicio directo Moa-La Habana en enero y febrero, y entonces, al estar relativamente cerca Moa y Holguín, teniendo en cuenta las cuatro frecuencias de Holguín, todos los pasajeros de Moa fueron protegidos en estos vuelos y Cubana garantizó la transportación por carretera en ómnibus de Transtur, pagados por la compañía, para que los moenses no se sintieran (tan) afectados y llegaran a su destino, teniendo en cuenta que habían adquirido ya los boletos.
“En esos momentos, se recibieron por el ‘Frank País’ pasajeros de Las Tunas, Baracoa y Bayamo, porque los ATR también van a esas ciudades, e incluso de Guantánamo. Todo esto creó retrasos en las aeronaves y llevó a un incumplimiento de los itinerarios, pero debe haber una estabilización ahora, al viajar a Moa los ATR”, argumentó Yoanka Acosta.

Los problemas aterrizan

Infografía sobre la cantidad de vuelos demorados y cancelados en la rusta Holguín - La Habana. Autor: Periódico Ahora.
Infografía sobre la cantidad de vuelos demorados y cancelados en la rusta Holguín – La Habana. Autor: Periódico Ahora.
La situación es compleja, pero no es menos cierto que desde diciembre de 2016, la aerolínea Cubana de Aviación ha incrementado, a las dos existentes, dos frecuencias de vuelos en la ruta Holguín-La Habana, con un Boeing-737, que hace operaciones en el horario de la mañana y la tarde.
Según refirió la comercial: “Esta operación del Boeing, de conjunto con Cubatur, se está haciendo para incentivar el polo turístico holguinero. Ese es el avión denominado Blue Panorama, que está en arrendamiento y las capacidades que no utiliza el Mintur se ofrecen a la población”.
Amén de las dificultades técnicas de las aeronaves y de la todavía poca disponibilidad de estas últimas, existen inconvenientes de otra índole que repercuten en la realización de viajes. En una época donde el tiempo es oro, respetar el de las personas debe ser menester, pues la vida se planifica lo mismo para una entrevista en una embajada, un turno médico capitalino o la llegada temprana a una escuela nacional.
No pueden pasar horas y horas para que las aclaraciones lleguen, porque esto irrita a los perjudicados. ¿Por qué llegar al punto en que haya que pernoctar en la terminal? ¿Por qué no se perfeccionan los sistemas de información en los aeropuertos? Hay que estar al tanto de las necesidades de las personas, previendo meriendas u otros alimentos. Listas de espera, hoteles y ómnibus son opciones razonables, siempre ordenadamente y sin demoras injustificadas.
Cubana de Aviación es un beneficio social del que gozan los cubanos, y la vía más rápida de viajar la Isla y más allá a precios módicos, pero por ser nacional no puede quedarse rezagada o criar fama de ineficaz. Proteger a los pasajeros tiene que ser su primera misión, de lo contrario el vuelo se hará alicaído.
La demora en los vuelos puede ser tan larga que los pasajeros se ven obligados a dormir en el aeropuerto. Foto: ACN/ Juan Pablo Carreras.
La demora en los vuelos puede ser tan larga que los pasajeros se ven obligados a dormir en el aeropuerto. Foto: ACN/ Juan Pablo Carreras.

Entrada de aviones An-158 para vuelos nacionales

(Tomado del Periódico Ahora)