Fidel


"Peor que los peligros del error son los peligros del silencio." Fidel Castro Ruz

viernes, 27 de noviembre de 2020

ENCADENAMIENTO PRODUCTIVO ENTRE EL SECTOR ESTATAL Y EL NO ESTATAL

 MEP, Cuba



Vea tres ejemplos de encadenamiento productivo entre el sector estatal y no estatal.

Finca Vista Hermosa: Finca Integral Vista Hermosa, dedicada a la actividad productiva; un proyecto de la granja a la mesa. https://www.youtube.com/watch?v=koNlHC-euJs


Juanky´s Pan: Negocio que ofrece productos y servicios de la gastronomía. Ejemplo de encadenamiento productivo entre el sector estatal y no estatal. https://www.youtube.com/watch?v=rzJwwkxI2wc&t=9s



TOSTONET: Reparación y mantenimiento de equipos de cómputo e impresión, soportes de identidad visual y desarrollo de software. ¿https://www.youtube.com/watch?



El engañoso encanto de la austeridad

Nov 19, 2020J. BRADFORD DELONG

BERKELEY – Hace diez años y diez meses, el presidente de los Estados Unidos Barack Obama anunció, en su Discurso sobre el Estado de la Unión de 2010, que había llegado el momento de la austeridad. Según explicó: «Familias de todo el país se ajustan el cinturón y toman decisiones difíciles. El gobierno federal tiene que hacer lo mismo». Tras anunciar la intención de congelar el gasto público por tres años, Obama sostuvo: «Como cualquier familia con escasez de efectivo, vamos a limitar el gasto de modo de invertir en lo necesario y sacrificar lo innecesario». Tan grande era la aparente necesidad de austeridad que incluso se comprometió a «imponer esta disciplina [fiscal] mediante el veto», por si los congresistas demócratas tenían otras ideas.

Inmediatamente después de estas apreciaciones (que parecían contrarias al sentido común económico) algunos en el gobierno de Obama trataron de convencerme de que las declaraciones del presidente eran puro teatro. Se daba por sentado que el gobierno, claro está, seguiría usando la política fiscal para reducir el desempleo por medio de rebajas impositivas y gasto en partidas que no quedarían congeladas: «seguridad nacional, Medicare, Medicaid y seguridad social».

Pero el teatro político puede incidir profundamente en la discusión de políticas, al determinar qué argumentos tendrán capacidad de generar consenso en la esfera pública. Tras la crisis financiera de 2008, varios autores sostuvimos que en un contexto de desempleo que se mantenía elevado y tipos de interés extremadamente bajos, el costo de seguir financiando gasto público con deuda sería insignificante en comparación con los beneficios. Pero la retórica de Obama dio a la austeridad el atractivo bipartidista que necesitaba para imponerse.

Poco importó que la tasa de empleo de la población en edad de trabajar se hallara todavía en un triste 75,1%, tras caer desde el 80% de principios de 2007 (y casi 82% a mitad de 2000). Y con la austeridad, cuando Obama pronunció su segundo discurso inaugural en enero de 2013, la tasa de empleo todavía estaba en 75,6%. Casi tres años después, se mantenía en 77,4% (es decir, se había recuperado menos de la mitad de lo perdido desde 2007 y apenas un tercio de lo perdido desde 2000). Aun así, la entonces presidenta de la Reserva Federal Janet Yellen anunció en diciembre de 2015 que si no se subían los tipos de interés, la economía no tardaría en «sobrecalentarse».

El resultado fue que la Fed empezó a subir su tasa de referencia, por primera vez en un decenio. La tasa de empleo estadounidense no volvió al nivel de 2007 hasta agosto de 2019, e incluso entonces, la renta nacional todavía estaba un 8,3% por debajo de la tendencia de crecimiento del período 2000‑07; es decir, no se había recuperado nada de la pérdida de ingreso real y producción registrada desde el discurso que dio Obama en enero de 2010.

En 2012, Lawrence H. Summers (director del Consejo Económico Nacional de la presidencia de Obama hasta enero de 2011) y yo advertimos que sin nuevos paquetes de estímulo fiscal a gran escala, la tasa de empleo, la productividad y el ingreso real jamás volverían a las tendencias de antes de 2007. En los últimos dos indicadores acertamos; la tasa de empleo terminó recuperándose, pero sólo después de doce años (el triple de tiempo que en otros ciclos económicos de la posguerra).

Summers y yo lo veíamos como una mera cuestión de aritmética. Según señalamos, los tipos de interés de la deuda pública estadounidense mostraban la voluntad de ahorristas de todo el mundo de pagarle al gobierno de Estados Unidos a cambio de proteger su patrimonio. Estados Unidos no sólo podía endeudarse gratis, sino que ni siquiera tenía necesidad de desviar recursos para cumplir los pagos de intereses y capital.

En esas condiciones, financiar más estímulo con deuda hubiera sido muy beneficioso. Tal vez llegara un día en que los ahorristas ya no quisieran poseer deuda pública estadounidense y tuviera sentido reducir el endeudamiento; pero 2012 todavía no era ese día.

No hace falta decir que nuestros argumentos casi no tuvieron ningún efecto. Pero ahora me acuerdo de esta historia de tiempos idos porque parece cada vez más evidente que vamos camino de repetirla.

La pandemia de COVID‑19 redujo otra vez la tasa de empleo en Estados Unidos a 76%, apenas un poquito más que en 2010. No olvidemos que en tiempos normales (antes de 2007‑08) uno de cada cinco estadounidenses en edad de trabajar ni estaba empleado ni buscaba trabajo; ahora a este grupo se le sumó un 5% más de la población. Son millones de personas que podrían estar haciendo infinidad de tareas remuneradas útiles que hoy no hay quien las haga.

En una política nacional sensata, el gobierno federal gastaría todo el dinero que haga falta para generar la demanda necesaria para que a los empleadores les convenga volver a contratar a esta veinteava parte de la población en edad de trabajar. La discusión de lo que podemos o no permitirnos dejémosla para cuando los ahorristas del mundo ya no consideren que la deuda pública de los Estados Unidos es un activo especial y particularmente valioso. Puede que ese día nunca llegue.

Como observó John Maynard Keynes durante la Segunda Guerra Mundial: «Lo que podemos hacer, podemos permitírnoslo». Hoy las razones son todavía más evidentes. Ni siquiera tenemos que pensar cómo financiar la respuesta a esta crisis: esa parte de la ecuación ya se resolvió sola.

Traducción: Esteban Flamini

Elogio a Janet Yellen, la economista

Su pensamiento riguroso se vuelve más importante en momentos de locura como los que vivimos

PAUL KRUGMAN
27 NOV 2020 - 17:30 CST


Janet Yellen, en la Universidad de Brown, en 2018.MICHAEL DWYER / AP

Es difícil exagerar lo entusiasmados que están los economistas con el hecho de que Joe Biden haya escogido a Janet Yellen como próxima secretaria del Tesoro (cargo equivalente a ministra de Economía). Parte de este entusiasmo refleja la naturaleza revolucionaria de su nombramiento. No solo será la primera mujer que ocupe el cargo, sino que también será la primera persona que haya ejercido los tradicionales tres cargos máximos en la política económica estadounidense: presidenta del Consejo de Asesores Económicos, presidenta de la Reserva Federal y ahora secretaria del Tesoro. Y sí, hay algo de desquite con Donald Trump, quien supuestamente le negó el merecido segundo mandato como presidenta de la Reserva Federal, en parte porque le parecía demasiado baja.

Pero la buena noticia sobre Yellen es que va más allá de su increíblemente distinguida trayectoria como funcionaria pública. Antes de ocupar cargos políticos era una investigadora en toda regla. Y fue, en concreto, una de las principales figuras en un movimiento intelectual que ayudó a salvar la macroeconomía como disciplina útil, en un momento en el que esa utilidad estaba sometida a ataques externos e internos.

Antes de llegar a eso, permítanme hablar de la época de Yellen en la Reserva Federal, en especial el tiempo que pasó en la junta de ese organismo, a principios de la década de 2010, antes de convertirse en su presidenta. En aquel momento, la economía estadounidense estaba recuperándose muy lentamente de la Gran Recesión, una recuperación impedida, a propósito, por los congresistas republicanos que, fingiendo preocuparse por el endeudamiento nacional, impusieron recortes de gasto que perjudicaron significativamente el crecimiento. Pero el gasto no era el único tema de debate; había también feroces disensiones en torno a la política monetaria.

Específicamente, mucha gente en la derecha condenaba los esfuerzos de la Reserva Federal por rescatar la economía de los efectos de la crisis financiera de 2008. Entre ellos, por cierto, se encontraba Judy Shelton, la inepta sin paliativos que Trump sigue intentando instalar en la junta de la Fed, y que en 2009 advirtió de que las medidas de la Reserva Federal producirían una “inflación ruinosa” (Pista: no lo hicieron).

Incluso dentro de la Reserva Federal había una división entre los “halcones”, preocupados por la inflación, y las “palomas”, que insistían en que la inflación no era una amenaza en una economía deprimida y que la prioridad debía ser luchar contra la depresión. Yellen era una de las palomas más destacadas, y un análisis llevado a cabo por The Wall Street Journal en 2013 concluyó que, de los políticos de la Reserva Federal, ella era quien había presentado los pronósticos más acertados.

¿Por qué eran acertadas sus conclusiones? Parte de la respuesta, diría yo, se remonta al trabajo académico que realizó en la década de 1980. En aquel entonces, como ya he insinuado, la macroeconomía útil estaba en entredicho. Cuando digo “macroeconomía útil” me refiero a la opinión, compartida por economistas tan diversos como John Maynard Keynes o Milton Friedman, de que la política monetaria y fiscal podía utilizarse para luchar contra las recesiones y paliar sus estragos económicos y humanos. Este punto de vista no suspendió el examen de la realidad; por el contrario, la experiencia de comienzos de la década de 1980 confirmó firmemente las predicciones de la macroeconomía básica.

Pero las ciencias económicas útiles estaban amenazadas. Por un lado, los políticos de derechas se apartaron de la teoría económica basada en la realidad y se pasaron a las doctrinas extrañas, como que los Gobiernos pueden sacarse de la manga un crecimiento milagroso bajando los impuestos a los ricos. Un número considerable de economistas rechazaban que la política desempeñara una función en la lucha contra las recesiones, y afirmaban que no habría necesidad de esa función si los ciudadanos actuaran racionalmente en su propio interés, y que los análisis económicos siempre deberían partir de la base de que las personas son racionales.

Y ahí es donde entró Yellen; era una figura destacada en el ascenso de la ciencia económica “neokeynesiana”, que se basaba en una premisa clave: los seres humanos no son estúpidos, pero tampoco son perfectamente racionales e interesados. Y, por poco que sea, el realismo acerca de la conducta humana devuelve su validez a la defensa de las políticas agresivas para combatir las recesiones. En investigaciones posteriores, Yellen demostró que los resultados en el mercado laboral dependen en gran medida no solo de cálculos puros y duros de dólares y centavos, sino también de las percepciones de ecuanimidad.

Puede que todo esto parezca abstruso, pero doy fe por experiencia propia de que este trabajo tuvo un enorme impacto en muchos economistas jóvenes, a los que básicamente daba licencia para ser sensatos. Y me parece que hay una relación directa entre el realismo disciplinado de la investigación académica de Yellen y su éxito como política. Siempre ha sido alguien que entendía el valor de los datos y los modelos. De hecho, el pensamiento riguroso se vuelve más, no menos, importante en tiempos de locura como estos, en los que la experiencia pasada ofrece poca guía acerca de qué debemos hacer. Pero ella tampoco ha olvidado que la ciencia económica trata de personas, que no son las máquinas calculadoras hiperracionales que a veces los economistas desearían que fueran.

Claro que, nada de esto significa que las cosas vayan necesariamente a salir bien. No siempre el más veloz gana la carrera, ni el más fuerte la batalla, pero a ambos les llega el momento y la oportunidad. El Gobierno de Trump era una función de payasos –posiblemente el peor en la historia de Estados Unidos– pero las consecuencias de su incompetencia no se han puesto completamente de manifiesto hasta 2020. Aun así, es tremendamente tranquilizador saber que de la política económica se encargará alguien que sabe lo que hace.

Paul Krugman es Premio Nobel de Economía © The New York Times, 2020. Traducción de News Clips

Díaz-Canel: la complejidad es para asumirla como reto

 Ha sido un año en el que hemos enfrentado a la COVID-19, con todas sus implicaciones en el orden económico y también en el social. Ahora nos preparamos para iniciar un año que también va a ser complejo y muy retador, destacó el Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez

Foto: Estudios Revolución

Hemos vencido un año duro, donde el principal reconocimiento tiene que ser para el pueblo que, encabezado por el Partido, ha enfrentado el recrudecimiento del bloqueo, de todas las amenazas, las presiones y las restricciones que hemos tenido a partir de las medidas que ha ido aplicando, de manera creciente, el Gobierno de Estados Unidos, reflexionó el Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, este jueves, durante la más reciente videoconferencia realizada con los gobernadores y el intendente del municipio especial Isla de la Juventud.

Por otra parte, dijo, ha sido un año en el que hemos enfrentado a la COVID-19, con todas sus implicaciones en el orden económico y también en el social. Ahora nos preparamos para iniciar un año que también va a ser complejo y muy retador, destacó.

Es el año del VIII Congreso del Partido Comunista de Cuba y también en el que vamos a conmemorar el quinto aniversario de la desaparición física del Comandante y el 95 de su natalicio, motivaciones que, consideró, son suficientes, desde el punto de vista político, para reactivar y renovar nuestros compromisos en todo lo que tenemos que hacer.

En tal sentido, refirió cómo se debe seguir avanzando en el cumplimiento de lo aprobado en el vii Congreso del Partido y los programas fundamentales de Gobierno. De igual manera, insistió en la prioridad que se debe conceder en todas las instancias de Gobierno a la Estrategia Económica y Social y a la Tarea Ordenamiento, a las cuales se unen inevitablemente los nuevos desafíos en el enfrentamiento a la COVID-19.

Temas como el cumplimiento del plan nacional de construcción de viviendas, las afectaciones ocasionadas por la tormenta tropical Eta, el autoabastecimiento local, las inquietudes de la población ante el incremento desmedido de los precios de varios productos y el nuevo escenario epidemiológico que vive el país, centraron los análisis del encuentro conducido por el primer ministro, Manuel Marrero Cruz, y en el cual participaron el segundo Secretario del Comité Central del Partido, José Ramón Machado Ventura, y el vicepresidente, Salvador Valdés Mesa, así como viceprimeros ministros y titulares de varias carteras.

A BUEN RITMO LA EJECUCIÓN DE VIVIENDAS

Si bien al cierre del mes de octubre del presente año, el segundo de la aplicación de la Política de la vivienda, el cumplimiento de ese plan se encuentra al 98 % de ejecución, todavía sigue siendo un reto para el país incrementar los ritmos, tanto de las edificaciones por esfuerzo propio como de las estatales o de las que se realizan mediante el empleo de subsidios.

Justamente estos dos últimos aspectos son los más atrasados de manera general, en los cuales, enfatizó el Presidente Díaz-Canel, se debe avanzar con mayor celeridad. Desde este momento tenemos que preparar la garantía de que podemos iniciar 2021 con una continuidad del Plan y creando también las bases para su cumplimiento.

Destacó el propósito de ir avanzando en la creación de habitables agradables y funcionales, sobre todo en las comunidades agrícolas, que nos permitan tener mejores condiciones para lograr atraer y motivar la fuerza de trabajo hacia la producción de alimentos, que es hoy la tarea que en lo económico decide.

Durante el intercambio, donde también se evaluaron aspectos como la producción de cemento, la recuperación de afectaciones ocasionadas por eventos climatológicos y el estado de la documentación técnica de los inmuebles, el Primer Ministro subrayó que se debe atender el tema de las ilegalidades urbanísticas, un asunto que no anda bien y debe ser asumido con total responsabilidad, en primer lugar, por las entidades estatales, las cuales todavía no han logrado resolver el problema.

No en todos los lugares, enfatizó, se está actuando en función de cumplir lo que está indicado y restituir la legalidad, y este no es un asunto solo del Instituto de Planificación Física, la principal responsabilidad está en los territorios y como tal debe ser atendida. 

PRECIOS Y ORDENAMIENTO MONETARIO

Teniendo en cuenta que una de las principales causas de disgusto que, en las últimas semanas, ha manifestado la población, está asociada al incremento desmedido de los precios, sobre todo, de los productos agropecuarios, fue este también un tema que centró la atención.

Tras la explicación de la ministra de Finanzas y Precios, Meisi Bolaños Weiss, acerca de las acciones acometidas y otras que se pondrán en vigor, el Primer Ministro valoró que es un aspecto en el que tenemos que actuar con coherencia y rigor, y en lo cual debemos ser capaces de sumar al pueblo, para que denuncie los hechos y sea parte del combate.

El tema precio, aclaró el Presidente de la República, es un asunto de Gobierno muy importante, que tiene impacto en la circulación mercantil minorista, en el equilibrio y saneamiento financieros, y también en la población, a lo cual se suma ahora que constituye uno de los retos más complejos que tenemos en la Tarea Ordenamiento.

La batalla con los precios es para que no haya ilegalidades, para que sean los adecuados y no haya desbalance, subrayó.

«La premisa es que no se pueden permitir precios abusivos y especulativos, y hay que salir a discutir, con los que en estos momentos están subiendo los precios, por qué lo están haciendo». Aquí no le hemos subido el impuesto a nadie, seguimos ofreciendo Salud y Educación gratuitas para todos y hemos tenido un gasto social tremendo para proteger a la población en medio de la COVID-19; entonces, ¿bajo qué concepto un cuentapropista o, incluso, una entidad estatal se aparece ahora con que está subiendo los precios?, cuestionó el Jefe de Estado.

El enfrentamiento a este fenómeno tiene que ser riguroso, actuando correctamente, de manera ágil y profesional, sin permitir componenda ni corrupción, y con sanciones que sean severas y ejemplarizantes, insistió.

Asimismo, llamó a que sea transparente la gestión de precios y darlos a conocer por todos los medios de comunicación, para que la población sepa cuáles son y pueda actuar ante cualquier violación.

El Presidente se refirió a la Tarea Ordenamiento, un asunto complejo pero inevitable en el actual escenario, del cual todo el mundo tiene que ser responsable y se tiene que sentir parte, porque lo estamos haciendo para ordenar la economía en función de todos. Este es un problema de todos, del sector estatal y del no estatal; es un asunto del pueblo, del país, y defenderlo es pensar como país, valoró. De ahí su insistencia en que requiere de una atención y de un aseguramiento al detalle.

PONER A PRODUCIR LA TIERRA

Otro de los temas evaluados fueron los daños provocados en varios territorios del país por la tormenta tropical Eta, que afectó esencialmente la vivienda, los viales y la agricultura, en esta última con impacto en diez cultivos y atrasos en la campaña de siembra de frío.

En el caso específico de la vivienda, se reportaron 779 afectaciones, de las cuales se había solucionado al momento de la reunión el 16 %.

El Presidente Díaz-Canel manifestó que en un año muy golpeado por los fenómenos meteorológicos urge seguir consolidando los polos productivos, romper trabas, potenciar las experiencias de los mejores productores, y darles uso a las tierras ociosas, todo lo cual está estrechamente relacionado con el

autoabastecimiento municipal. El tema no es solo entregar tierras ociosas, también cómo controlar y estimular que se utilicen y aporten, destacó.

Los municipios, aseveró, tienen que defender sus sistemas productivos locales, porque cada vez la vida nos está llevando más a que tenemos que depender de lo que hagamos con nuestros propios esfuerzos y por eso es necesario potenciarlo a nivel de comunidad, a nivel local. «Desde el Gobierno tenemos que hacer todo el esfuerzo por motivar, destrabar, alentar, apoyar, controlar y exigir», afirmó.

Poner a producir la tierra, acentuó, es una de las tareas más importantes que tenemos en el presente para el futuro, y tenemos que ser capaces de resolver las cosas con nuestros propios esfuerzos.

 ENFRENTAR RETOS

Ante el incremento de casos positivos de la COVID-19 que se ha experimentado durante los últimos días, asociado sobre todo a viajeros que arriban al país, en la jornada de trabajo el viceprimer ministro Roberto Morales Ojeda se refirió al cumplimiento del protocolo de Salud para el aislamiento en los hogares, donde se incluye la espera del resultado de los PCR del primero y quinto días en las viviendas, procedimiento que no siempre se ha cumplido.

El Primer Ministro consideró vital la necesidad de que en las comunidades se cumpla con rigor lo que se ha establecido por el Ministerio de Salud Pública. Urge incrementar la exigencia y eliminar el relajamiento de las medidas que, en muchos lugares, se han generado para minimizar la transmisión, reflexionó.

Sobre ese asunto, el Presidente de la República consideró como uno de los mayores retos, dentro de la nueva normalidad, lograr mantener bajo control la situación. Hemos mostrado capacidad para enfrentar la pandemia, tenemos mucha más experiencia y, en el actual contexto, el comportamiento de los viajeros y sus familias tiene que partir de la responsabilidad para evitar los contagios.

«Estamos viviendo tiempos complejos y, en todos los años de Revolución, todos los tiempos lo han sido, y todos los tiempos también para nosotros en el futuro van a ser complejos, porque siempre vamos a tener al mismo enemigo con un ideal y nosotros defendiendo el nuestro. Por lo tanto, la complejidad es para asumirla como reto, y nosotros hemos mostrado capacidad para enfrentar los retos y los desafíos.

«Una vez más hemos derrotado y desarticulado las perversas intenciones del imperio de destruir la Revolución y el pueblo, una vez más, se ha crecido.

«Debemos consagrarnos a que esa estoica convicción compartida de resistencia para preservar la enorme obra de justicia social de la Revolución, sea apoyada con un crecimiento productivo y eficiente, a partir de nuestras propias realizaciones, de lo que seamos capaces de hacer por nosotros mismos, que nos dé más soberanía y nos haga menos dependientes de las importaciones y de los factores externos», concluyó.

Representada Cuba en conferencia virtual sobre comercio de servicios

1127-conferencia.jpg


La Habana, 27 nov (ACN) Cuba estuvo representada en la Conferencia Internacional Comercio de servicios, e-commerce (comercio electrónico) y logística en la economía post pandemia, de la Red Latinoamericana y del Caribe de investigadores y hacedores de políticas en materia de Servicios (REDLAS), en la cual se expusieron los avances y retos de la región en esos campos.

Invitada por la Comisión Económica para América Latina (CEPAL) y la División de Comercio Internacional de Naciones Unidas, la Máster en Ciencias Olga Stolik Lipszyc, Profesora Investigadora del Centro de Investigaciones de la Economía Internacional (CIEI), adscripto a la Universidad de La Habana, participó en la cita virtual, celebrada el jueves desde Ciudad Panamá.

En declaraciones a la ACN la especialista mencionó como temas debatidos los servicios facilitados por las Tecnologías de la informática y las comunicaciones (TIC) en la post pandemia, el comercio electrónico (transfronterizo) en tiempos de COVID-19, y el transporte marítimo y el sector logístico frente a la pandemia.

Al tratarse sus implicaciones en los servicios se valoró cómo en la actualidad estos constituyen el principal sector de la economía y el empleo en América Latina y el Caribe, y que en el caso de Cuba representan la mayoría de las exportaciones, lo que la convierten en la quinta exportadora de ese renglón en la región, subrayó la experta.

Este sector, aclaró, incluye varias actividades modernas, intensivas en mano de obra calificada, innovación y nuevas tecnologías, como el comercio electrónico, finanzas y seguros, servicios empresariales y telecomunicaciones, en especial los profesionales, los cuales concentran las exportaciones cubanas y actividades más tradicionales (turismo y logística).

La pandemia ha impactado también la dinámica del comercio electrónico (e-commerce), y se evidenció que, ante las medidas sanitarias y epidemiológicas, de manera digital o electrónica se logró el pago de bienes y servicios y las actividades educativas.

En Cuba la necesidad impuesta por la COVID-19 coadyuvó a que plataformas como Transfermóvil y Enzona hayan crecido exponencialmente este año; sin embargo, los problemas de ofertas, distribución, logística y falta de enfoque al cliente han impedido el buen funcionamiento de esa actividad y su principal plataforma: TuEnvío, abundó la Máster en Ciencias.

Aclaró que las dificultades en las cadenas de suministro de bienes y la entrega de productos a través de plataformas digitales no solo son problemas de Cuba, sino que están presentes en toda América Latina y el Caribe, por lo cual los participantes en el encuentro propusieron un acercamiento a la academia y el acompañamiento de expertos en estos aspectos

Aun cuando en nuestro país falta una mayor participación de las entidades estatales, del sector no estatal y el vínculo con la universidad y la asesoría por especialistas, en materia de informatización de la sociedad y la economía se avanza, dada la importancia que el gobierno le concede a este asunto, señaló la entrevistada.

Stolik Lipszyc precisó que en el evento de la Red Latinoamericana y del Caribe de investigadores y hacedores de políticas en materia de Servicios y de la CEPAL se consideró la necesidad de que los países en desarrollo busquen estrategias para fortalecer la producción y exportaciones de los servicios TIC, ante la creciente disponibilidad global de servicios en línea, sin fronteras.

Explicó que respecto al transporte marítimo y a la logística frente a la pandemia, en la cita se habló de la preparación de la distribución de las vacunas contra la COVID-19 y de que no basta con que estas sean efectivas, sino garantizar su aplicación en el menor tiempo posible y con la debida organización.

Esta conferencia virtual fue organizada de conjunto por la Universidad ADEN, la Fundación Konrad Adenauer PR ADELA (KAS), la CEPAL y REDLAS.

Inauguran Unidad de Inteligencia de Competitividad Industrial para Cuba (+Fotos)

 

 

1127-intelegencia-industrial3.jpg

La Habana, 27 nov (ACN) La Unidad de Inteligencia de Competitividad Industrial (UICI) quedó inaugurada hoy, en esta capital, desde donde se generarán alertas tempranas e información organizada con el propósito de guiar el desarrollo de la industria nacional.

Entre sus objetivos se encuentra respaldar el proceso de desarrollo industrial mediante insumos analíticos que permitan diseñar, ejecutar y monitorear la estrategia y política de esa esfera en el país.

1127-intelegencia-industrial.jpg

La UICI parte de un estudio de las necesidades de los usuarios, tanto en contenido como en vías y formatos, y apoyará a las entidades en sus procesos de innovación tecnológica y de gestión empresarial, al tomar decisiones a partir de lo que necesitan para su desempeño y competitividad.

Ernesto Cedeño Rodríguez, viceministro de Industrias, cortó la tradicional cinta de apertura de la instalación y expresó que es una muestra de lo que se puede obtener mediante la colaboración de diversos actores de la economía.

1127-intelegencia-industrial2.jpg

Mencionó el apoyo de la Oficina Nacional de Estadística e Información, de la Empresa Casa Consultora DISAIC y del Ministerio del Comercio Exterior y la Inversión Extranjera, así como el acompañamiento de la Organización de Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial (ONUDI) y el financiamiento de la Agencia de Cooperación Internacional de Corea.

Fidel Domenech, coordinador del programa-país de la ONUDI en Cuba, comentó que como parte de la cooperación internacional, del 2016 al 2020 han movilizado unos 10 millones de dólares para ocho programas en varias esferas económicas de la nación, entre ellos el de la UICI.

1127-intelegencia-industrial4.jpg

Integran la Unidad de Inteligencia analistas de información y especialistas que posibilitan el enfoque global de los procesos y sistematizan los resultados de los análisis realizados, los presentan y difunden activamente, con la colaboración de un grupo de expertos y consultores externos.

1127-intelegencia-industrial1.jpg

Los principales beneficiarios del contenido que generará este proyecto serán quienes adoptan decisiones gubernamentales y empresariales relacionadas con la política industrial, el reordenamiento de su plantel, gestores del proceso inversionista y para la sustitución de importaciones.


jueves, 26 de noviembre de 2020

EL MAGNATE TIRÓ LA TOALLA

Por  Jorge Gómez Barata

¡Al fin! Donald Trump tiró la toalla, razón para que los de más pasen la página y concentren su atención en la nueva administración que es el presente. Vladimir Putin y AMLO deberían apresurarse para no incurrir en omisión. La fiera amenaza con atacar en 2024. ¡Estad alertas!

En lugar de abrir el juego y admitir honradamente la derrota en las urnas, Trump continuó la siembra de vientos al propalar la idea de que lo hizo para proteger a Emily Murphy, directora de la Administración de Servicios Generales (GSA) a quien corresponde emitir las instrucciones para iniciar la transición y que, según el perdedor, era amenazada, nadie sabe por quién.

Aunque no es ley, la tradición y la caballerosidad obligan al presidente saliente a comportarse decorosamente con su sucesor.

Ronald Reagan dejó a George H. W. Bush una carta de siete páginas escritas a mano en las cuales predominó en buen humor, advirtiéndole que “Habrá noches en las que lloraras y le pedirás al Servicio Secreto que te dejen salir… no te lo permitirán”. Dios te bendiga y bendiga a Bárbara. Ron". 

Cuatro años después, con fecha 20 de enero de 1993, George H W Bush escribió a su sucesor Bill Clinton: “Estimado Bill: Te deseo una gran felicidad aquí…Habrá tiempos muy difíciles, aún más difíciles por las críticas que quizás no consideres justas…Cuando leas esta nota serás nuestro presidente…. Tu éxito ahora es el éxito de nuestro país. Te estoy apoyando mucho. Buena suerte, George”.

George W. Bush dejó a Obama un mensaje premonitorio: “Querido Barack, felicitaciones por convertirte en nuestro Presidente. Acabas de comenzar un capítulo fantástico de tu vida…Tendrás a Dios para confortarte y a una familia que te ama, además de un país que estará pujando por ti, incluyéndome. No importa lo que suceda, te inspirará el carácter y la compasión de la gente a la que ahora lideras. Que Dios te bendiga. GW”.

Barack Obama quien en la noche de la elección llamó a Trump para felicitarlo por la victoria y 48 horas después lo recibió en la Casa Blanca, depositó en la gaveta del escritorio un cálido mensaje: “Estimado señor presidente: El traspaso de poder pacífico es una de las señas de identidad de nuestra democracia…millones de personas han depositado su confianza en usted y esperan mayor prosperidad y
seguridad durante su mandato. Le deseo lo mejor en esta gran aventura…Barack Obama”. Trump calificó la nota como “reflexiva y hermosa”

Es una pena que Donald Trump no haya continuado esta preciosa tradición. En las democracias unos candidatos no derrotan a otros, lo hace el pueblo que elige. Al futuro ex presidente le faltó altura. Allá nos vemos.

26/11/2020
…………………………………………………………………..
El presente artículo fue publicado por el diario ¡Por esto! Al citarlo
indicar la fuente.

Gil Fernández: El papel de los economistas y contadores es trascendental para implementar con éxito la nueva estrategia del país

Por: Lissett Izquierdo Ferrer
26 noviembre 2020 

El vice primer ministro y titular de Economía y Planificación (MEP), Alejandro Gil Fernández. Foto: Cubadebate.

El vice primer ministro y titular de Economía y Planificación (MEP), Alejandro Gil Fernández, felicitó a los economistas y contadores, quienes —dijo— celebran su día este 26 de noviembre en medio de la situación excepcional en la que se encuentra el país, que demanda de la participación consciente y creativa de todos esos profesionales.

“Tenemos el desafío de enfrentar un bloqueo asesino y una pandemia con efectos graves sobre la economía mundial y, por supuesto, la cubana, y en ese contexto implementar las transformaciones más profundas en la actualización del modelo económico”, subrayó el ministro y destacó que en esta tarea es trascendental el papel de los economistas y contadores.

En una ceremonia efectuada en el Palacio de las Convenciones de La Habana y frente a miembros de la Asociación Nacional de Economistas y Contadores de Cuba (ANEC), Gil Fernández explicó que la actual tensión que padece la economía es diferente a la habitual. “Por una parte está el arreciamiento del bloqueo —como nunca antes— y una persecución para impedir que lleguen al país recursos necesarios para sus gastos corrientes y su desarrollo, y por otro lado el impacto de la pandemia”, que ha paralizado actividades clave como el turismo.

Ha sido, argumentó, “un año muy duro, con una afectación directa a los ingresos en divisas”, y en ese escenario se ha impulsado la nueva estrategia económico-social, “para, sin improvisación, con organización y ajustado a las reales condiciones del país”, enfrentar la situación y acelerar la implementación de tareas pendientes aprobadas en congresos del Partido.

Ratificó que la principal tarea de los profesionales de las ciencias económicas, desde las unidades de base, es contribuir a la implementación de esa estrategia, con creatividad, innovación, sentido de la urgencia y, sobre todo, sin esperar por indicaciones desde “arriba”.

“No se logrará implementar con éxito la estrategia económico-social si no hay una participación activa de los economistas y contadores; si no actuamos con audacia e innovación, y si no actuamos permanentemente en la búsqueda de soluciones y no de justificaciones”.

El ministro enumeró temas prioritarios cuyo impulso requiere del esfuerzo de esos hombres y mujeres, entre ellos la producción de alimentos, “el problema más complejo que enfrenta actualmente la economía”.

“La escasez de oferta de alimentos se expresa en inflación de precios, muchas veces injustificada y especulativa, lo cual hay que combatir. Vivimos en una sociedad socialista que trabaja y se empeña pensando en el pueblo, y por lo tanto no podemos permitir pasivamente que se pongan precios abusivos y se justifique con la escasez”.

Gil Fernández dijo que esta demanda insatisfecha no se puede suplir con importaciones, por lo cual precisa de aumentar la producción nacional, con el apoyo de la ciencia y el impulso de proyectos locales.

Otra prioridad es incrementar las exportaciones. “Ya hay buenas experiencias, pero se aprecia que vamos lentos. El sentido de la urgencia lleva concretar”, acotó el ministro, y planteó la necesidad de buscar alternativas e incrementar el valor agregado de las producciones, con calidad.

El titular del MEP comentó que un gran reto de la estrategia es conjugar todos los actores económicos, con el impulso de la pequeña y mediana empresa, el trabajo por cuenta propia y del cooperativismo y, en paralelo, desarrollar y otorgar más autonomía al sistema empresarial estatal.

Hizo alusión también a la llamada “tarea ordenamiento”, que incluye la unificación monetaria y cambiaria, un rediseño de los ingresos y la eliminación de subsidios y gratuidades excesivas. Con la aplicación de esta medida, continúo, se busca además apreciar un incremento de la demanda de empleo, de modo “que exista la necesidad de trabajar, para lo cual el Gobierno tiene la obligación de crear puestos de trabajo”.

Gil Fernández reiteró que para poner en práctica todas las medidas recogidas en la nueva estrategia resulta imprescindible la preparación y el acompañamiento de los economistas y contadores.

Al iniciar su intervención en la ceremonia, Óscar Hung Pentón, presidente de la ANEC, recordó que este 26 de noviembre se cumplen 61 años de la designación de Ernesto Che Guevara como presidente del Banco Nacional de Cuba. Su ejemplo, dijo, constituye guía del trabajo diario de la organización, que cuenta con más de 83 000 afiliados.

Hung Pentón destacó el desempeño de la membresía en medio de la actual pandemia, y entre las tareas citó el asesoramiento y capacitación a directivos y funcionarios, la construcción de la contabilidad, la prestación de servicios financieros de primera necesidad, el pago de salarios y garantías salariales y el control de los recursos materiales.

De acuerdo con el presidente de la ANEC, la nueva estrategia económica del país y el plan de desarrollo hasta 2030, demandaron del empeño y talento de los asociados.

En esta etapa, argumentó, ha sido intensa la actividad científica, y un sinnúmero de investigaciones vinculadas con áreas clave han sido tenidas en cuenta en la aprobación de políticas públicas que responden a la implementación de los Lineamientos.

Hung Pentón afirmó que el recrudecimiento del bloqueo de Estados Unidos contra Cuba es imperativo para ratificar la decisión de convertir la batalla por la eficiencia económica en tarea diaria.

Con la presencia de Gladys Bejerano, Contralora General de la República; Meisi Bolaños, ministra de Finanzas y Precios, y Jorge Cuevas, miembro del Secretariado del Comité Central del Partido y jefe de su Departamento Económico, fueron reconocidos destacados investigadores por su labor durante esta etapa de pandemia.

En la ceremonia se entregaron también los premios por la Obra de la Vida en las categorías de Economía, Auditoría y Contabilidad a Hugo Pons Duarte, Luis Alberto Vázquez Rodríguez y Marlene Arrúe Paisán, respectivamente.

Nuevas medidas respaldarán política para la producción industrial de alimentos y bebidas en Cuba

 Por: Abel Padrón Padilla, Sheyla Delgado Guerra Di Silvestrelli

 

El viceministro de la Industria Alimentaria (izq.) destacó el impacto del nuevo paquete de normas jurídicas en la producción de alimentos. Foto: Abel Padrón Padilla/ Cubadebate.

Un nuevo paquete de normas jurídicas fue publicado hoy en la Gaceta Oficial Ordinaria No.84 de la República de Cuba, referido al ordenamiento legislativo que implementa la política de producción industrial de alimentos y bebidas (PIAB) en el país.

De acuerdo con Yanoski Calderín González, viceministro de la Industria Alimentaria (MINAL), esas normas constituyen el respaldo legal de la política en cuestión: el Decreto 22 “De la producción industrial de alimentos y bebidas” y las resoluciones complementarias del Ministro de la Industria Alimentaria, la 106 –Reglamento del Decreto–, la 107 –que crea el Registro– y la 108, que dispone el Reglamento de dicho Registro.

Otra norma asociada resulta la ya publicada Resolución No.434 del Ministerio de Justicia, toda vez que aprobó la creación del Registro Nacional de Productores de Alimentos y Bebidas en calidad de registro público, de permisos y licencias, subordinado al organismo rector de la industria alimentaria en Cuba.

Aprobada en enero de 2019 –subrayó el viceministro en conferencia de prensa este miércoles–, la política persigue dos objetivos cardinales. En primera instancia, establecer todas las regulaciones para una mejor gestión y control de la producción industrial en estos rubros, tanto en los diferentes organismos de la administración central del Estado como en las personas naturales y jurídicas asociadas a esta actividad. En segundo lugar, disponer de un registro donde se incluya a todos esos productores.

Las nuevas disposiciones legales deberán redundar –vaticinó el funcionario– en un incremento de la producción de alimentos en la geografía nacional. Asimismo, contribuirán necesariamente “a que se maneje mejor, desde el punto de vista de calidad y de inocuidad, la producción”. Las proyecciones apuntan además a que, desde la percepción del pueblo, haya una correspondencia entre mayores volúmenes obtenidos y mejores balances cualitativos.

“El desarrollo de la producción industrial de alimentos es una prioridad del Gobierno y del Estado”, ponderó. Y el Decreto 22, junto a las normas jurídicas que lo acompañan, “constituyen una expresión de la voluntad política de esta prioridad”.

Gilda Dieppa Sanabria, directora jurídica del MINAL, abundó en las particularidades de los referidos instrumentos jurídicos que tributan al programa de desarrollo aprobado por el Ministerio.

El Decreto dado a conocer hoy en la Gaceta, explicó, se relaciona con los decretos-leyes 8 y 9, recientemente puestos en vigor e inherentes a la Normalización, Metrología, Calidad y Acreditación y sobre Inocuidad Alimentaria, respectivamente. El mismo contiene una sección donde se establecen deberes y obligaciones específicas que exigen la observancia de todos los productores de alimentos y bebidas en materia de normalización y calidad.

¿Cuáles son esas categorías de productores? Ahí están, dijo, las industrias (pertenecientes al MINAL), las minindustrias y las microindustrias. En tanto, las fábricas productoras se dividen en: minindustrias productoras de alimentos y de bebidas –indistintamente–, las microindustrias productoras de alimentos y las de bebidas, así como las industrias que producen ambos rubros y son las grandes fábricas estatales.

El MINAL, en su condición de organismo rector para la aplicación de dicha política y de las regulaciones derivadas, es el encargado de autorizar la producción en ese sentido, a partir de la inscripción en el registro de productores y alimentos que se crea a estos efectos. Tras concretar ese paso es que los productores podrán obtener su licencia.

Gilda Dieppa profundizó en las particularidades legales de las nuevas medidas que respaldan la política de producción industrial de alimentos y bebidas. Foto: Abel Padrón Padilla.

Según la directiva, el ministerio aludido está facultado para “conceder, renovar, modificar o cancelar las licencias para la producción industrial de alimentos y bebidas, así como la licencia especial para la producción de rones de exportación”.

Como toda norma –insistió Dieppa Sanabria– la actual contiene un acápite dedicado a la inspección, el control y la fiscalización de la PIAB, a cargo de la Oficina Nacional de Inspección Estatal (ONIE) de ese ministerio. Lo anterior es sin perjuicio de aquellas requisas que pueden ejecutarse por otros actores facultados en nuestra economía. Por ejemplo, las autoridades nacionales reguladoras que, a partir de la Política del CITMA, también han sido definidas.

“Se acreditan, de forma programada, los laboratorios para los controles oficiales por la Oficina Nacional de Acreditación de la República de Cuba”, acotó la directora jurídica. Y recordó que, aparte de las unidades de este tipo hoy acreditadas, existe un programa para seguir sumando laboratorios.

Decisiones “a la medida”

Un punto novedoso contemplado en la nueva normativa es el hecho de que establece un Régimen Contravencional, algo “que hasta hoy no existía para esta materia”.

Sobre este particular, la especialista advirtió que el régimen comprende, en lo fundamental, medidas de imposición de multas, las cuales oscilan entre los 1 000 y los 1 500 pesos, así como la facultad de paralizar el proceso productivo, en relación con la gravedad de las violaciones detectadas. A ello se unen medidas accesorias en función de las posibles infracciones. También contempla la posibilidad de solicitar al Registro la suspensión, cancelación o limitación de la vigencia de la licencia otorgada.

Al repasar las infracciones y las medidas contravencionales aplicables en virtud del Decreto 22, trascendió que las transgresiones identificadas no excluyen a otras que puedan ser determinadas por autoridades nacionales reguladoras y las consiguientes decisiones esgrimidas de conformidad con la legislación vigente.

“Estas infracciones van a considerarse violaciones de las regulaciones sobre la Política de PIAB y –en dependencia de su alcance, trascendencia y consecuencias– pueden implicar además una medida administrativa a los responsables”, alertó.

El Decreto prevé igualmente en su Reglamento las vías y recursos que poseen los productores para canalizar sus insatisfacciones respecto a alguna medida aplicada o de cara a la formalización de reclamaciones en general, así como los lapsos establecidos para encauzar tales trámites. “Es un proceso bastante amplio e, incluso, abre al final la vía judicial para presentar inconformidades”.

Algo similar ocurre ante cualquier desavenencia en términos de suspensión, cancelación o limitación del plazo de vigencia, cuyas causas aparecen delimitadas en la normativa aludida. En este caso se procede de manera parecida, agotando las vías y recursos mencionados. “Un proceso sucesivo de entidades adonde se puede recurrir, hasta llegar a la vía judicial, cuando se decida y no se esté conforme con las decisiones que se toman en las diferentes instancias”, resumió la experta.

Ahora bien, el Registro de Productores de Alimentos y Bebidas estará en el propio MINAL. Sobre sus hombros descansa la responsabilidad institucional de la dirección y funcionamiento del Registro. El Director de Calidad y Tecnologías deviene la autoridad competente para emitir, modificar, renovar, suspender, cancelar y limitar la vigencia o validez de las licencias. “Aquí se establece la obligación del productor de presentar la solicitud de inscripción, la que –una vez analizada– se admite o se deniega”.

El Reglamento tiene como objeto establecer las disposiciones para el funcionamiento y organización del Registro. Y este, a su vez, posee la finalidad del otorgamiento de las licencias para la PIAB, así como la licencia especial prevista para el ron exportable.

Los principios específicos del Registro apuntan, primeramente, a la validez jurídica de documentos electrónicos, esto supone igual valor y eficacia jurídica que los documentos originales y libros en soporte papel.

“El Registro nace informatizado. Hoy ya se está trabajando en un software para su informatización. No obstante, se prevé la posibilidad de tener libros en soporte papel, que puedan sustentar cualquier acción y dar respaldo a lo que se ha hecho de manera electrónica”.

El contenido de todos los asientos del registro –prosiguió Dieppa Sanabria– “está bajo la seguridad y protección de este ministerio, que garantiza el aseguramiento humano y material requerido para su funcionamiento. Es un registro central, radica en La Habana, tiene jurisdicción y competencia en todo el territorio nacional y está integrado al Departamento Independiente de Asesoría Jurídica del MINAL”.

Dentro de las funciones, está la de expedir las certificaciones de otorgamiento, denegación, modificación, suspensión o cancelación de las licencias, al igual que la limitación de la vigencia. Otro de sus acometidos consiste en entregar a los destinatarios las certificaciones solicitadas y expedidas.

Del deseo a la concreción: El viaje de una licencia

Durante la conferencia de prensa donde se presentaron las nuevas normas. Foto: Abel Padrón Padilla/ Cubadebate.

Al esbozar la ruta de la autorización para el ejercicio de estas actividades económicas, al amparo de las nuevas normativas, la directora jurídica del Ministerio de la Industria Alimentaria se detuvo en el procedimiento para la inscripción.

Este empieza en el minuto en que el productor presenta formalmente su solicitud, vía electrónica. Para hacerlo efectivo, podrá apoyarse en la Dirección Provincial de la ONIE, en alguna entidad con sistema automatizado o, simplemente, mediante cualquier otra posibilidad de acceso al registro digital.

Tras ser recibida satisfactoriamente la petición, prosigue el paso de calificación –por parte del registrador– de la información y los documentos presentados. En este orden, vale mencionar la existencia de un anexo (previsto en el Reglamento) que especifica y reúne todos los modelos y la restante documentación que deberán acompañar la solicitud. De ahí le sigue la comunicación oficial al solicitante, mediante un documento electrónico, respecto a la aceptación primaria o no de su petitoria.

De cumplir con las exigencias, se procede a otorgar un permiso provisional por el lapso de un año, pero si el establecimiento no cuenta con licencia sanitaria (requisito esencial), solo será autorizado por un período de seis meses.

Conforme con las precisiones de Dieppa Sanabria, a partir de recibida esta solicitud y otorgado el permiso especial, la ONIE revisa toda la información ingresada por el titular del permiso y, de ahí, emite su propuesta sobre el otorgamiento o no de la licencia, luego de una inspección a la unidad.

Después de que la Oficina certifica el cumplimiento de todos los requisitos exigidos, lo comunica al Registro y el director de Calidad y Tecnologías emite la licencia de PIAB o la licencia especial, si se tratase de elaboración de ron con destino a mercados foráneos.

“La licencia tiene una vigencia de cinco años. El titular del permiso provisional o de cualquiera de las licencias que se otorgan, queda obligado, si la entidad a la cual pertenece es sujeto de inscripción en el Registro Mercantil Central”, de completar ese paso.

El permiso provisional y las licencias deberán estar expuestas en el establecimiento en un lugar visible, precisó.

Todas estas decisiones, la Dirección de Calidad y Tecnologías las notifica mediante documento electrónico o excepcionalmente por escrito al Registro para que sean debidamente asentadas. Durante el período en que están suspendidas o limitadas las licencias, se prohíbe la elaboración y comercialización de los productos.

A propósito de las autorizaciones concebidas, Cubadebate inquirió acerca del ciclo –en términos de días hábiles– que debe transcurrir entre la presentación formal de la solicitud de licencia por el productor y su aprobación/otorgamiento por la entidad competente.

El lapso estimado, contestaron los funcionarios, es de 60 días después de solicitada. Especificaron que, a partir de que el productor entrega la petición, la Oficina tiene 30 días para hacer la inspección (ya contenidos en los 60 días en total). Sobre el permiso especial, se recalcó que es hasta un año o seis meses solamente cuando falta la licencia sanitaria. Vencido ese permiso especial, si todavía no tiene la licencia pero puede acreditar que ya la presentó y no ha obtenido la respuesta del Ministerio de Salud Pública, es cuando se otorga la licencia limitada.

De los rones made in Cuba y su camino hacia mercados internacionales

El viaje de un ron de factura nacional que pretenda ser degustado en el extranjero, debe transitar obligatoriamente por la emisión de una licencia especial, como se ha mencionado previamente.

Con la entrada en vigor del actual paquete normativo, el registro de productores de ron para la exportación y la licencia precedentes para esa actividad quedan sin efecto. Una aclaración importante: el contenido de la licencia no contradice los requerimientos de la legislación anterior, más bien incorpora una licencia especial para el caso del ron a exportar.

¿Por qué una licencia especial únicamente para el ron exportable? La respuesta hace diana en la tradición de calidad y en el sello de garantía que acompañan al producto. Sello que otorga la Cámara de Comercio de la República de Cuba y que da testimonio, en perfecto maridaje con su buen sabor, de la excelente y esmerada factura de la bebida.

“Tener la licencia especial y el sello de garantía es el primer paso para que, después, esos rones puedan ostentar por la denominación de origen Cuba, que ya está registrada para los rones cubanos. Y esto es una modalidad elitista de propiedad industrial: poder decir que un producto tiene denominación de origen está garantizando que es de excelente calidad porque se produce en ese lugar”, enfatizó la directiva.

Cubadebate también se interesó por conocer si, además del ron, se intenciona la inclusión de nuevos productos con potencial exportable al interior de la cartera de oportunidades. A esa interrogante, el viceministro Yanoski Calderín González respondió que lo dispuesto “comprende toda la gama de producción de alimentos, lo que se hace un aparte dentro del Decreto al tema de las bebidas con las características del ron cubano y por el prestigio que ha alcanzado este a nivel internacional”.

Destacó que el hecho de tener una denominación de origen define entonces otros estándares “para mantener el prestigio y una estabilidad en la calidad de lo que se exporta en el ron. Pero esto no excluye para nada que todo producto alimentario pueda ser exportado en cualquiera de sus gamas o en cualquiera de sus presentaciones”, puntualizó.

La licencia, reforzó, “viene a avalar que esta producción cumple con todos los requisitos para que pueda ofertarse en el mercado interno o pueda transitar hacia mercados internacionales”. Es decir, lo que hace es “afianzar la capacidad de producción” de quienes elaboran estas bebidas.

Anotaciones “a pie de ley”

Toda disposición legal supone cierto trayecto en la vida sociopolítica y económica para poder tomarle el pulso. Sin embargo, desde su salida a palestra jurídica permiten determinadas lecturas, teniendo en cuenta su pertinencia, integralidad y posible impacto.

Desde la mirada institucional, el viceministro realizó lecturas necesarias, enfocando en primer plano la voluntad política real y la alta prioridad conferida al tema. Recordó también que “la participación de las formas no estatales en la cadena de valor de la producción industrial de alimentos, ya sea a través de los proyectos locales como de las mini y microindustrias, se reconocen en el Decreto y son vitales para el desarrollo de la producción de alimentos a nivel nacional”.

Valoró, asimismo, que ese paquete normativo tiene una proyección estratégica, llamada a impactar de modo positivo en la producción de alimentos y en la calidad como norte permanente. Otro mensaje nítido fue el punto de equilibrio entre metas productivas y responsabilidad social: “La producción tanto de bebidas como de alimentos, de forma ilegal, es un fenómeno negativo que va en contra de la salud y conspira a las indisciplinas sociales. Y, por tanto, serán rigurosamente sancionadas a través de las medidas establecidas en este Decreto”.

Asumiendo el impacto previsto, la pertinencia de las medidas está interrelacionada con el respaldo que ofrece a una política dirigida a favorecer tanto a las empresas e industrias estatales, como a las formas de gestión no estatal, y cuyo beneficiario más extendido es la población en general. Eso explica per se, en buena parte, la integralidad de esta serie de medidas. Sobre todo porque conectan con el desarrollo del programa alimentario concebido hasta 2030.

Desafíos no faltan en su camino. Pero oportunidades tampoco. Otra vez estará sobre las espaldas de todos los actores que intervienen en su implementación, poner a buen recaudo la buena voluntad de las medidas