Fidel


"Peor que los peligros del error son los peligros del silencio." Fidel Castro Ruz

lunes, 21 de agosto de 2017

Las 31 mejores playas del mundo. Cubanas entre ellas.


En esta selección de fotos encontrarás los arenales y calas más irresistibles del planeta; desde el Mediterráneo hasta el océano Pacífico.

1 /
Matemwe Beach. Zanzíbar (Tanzania)


Una larga línea de palmeras sombreando la arena blanca es la imagen característica de Matemwe Beach, en el nordeste de Zanzíbar. La proximidad de la costa africana ha convertido la isla –y esta playa en concreto– en el destino de quienes buscan relajarse tras un safari por los parques de Tanzania o después de subir al monte Kilimanjaro (5.895 m), el techo del continente. Matemwe es un excelente enclave para bucear entre corales y navegar a bordo de un dhow, la embarcación de vela típica de la costa suajili.

AGE FOTOSTOCK

2 / 31
Sarakiniko. Isla de Milo. Grecia.


Esta playa de la costa norte de la isla de Milo, en el archipiélago de las Cícladas, debe su fama mundial a las formas que el viento y el agua han labrado en la roca volcánica y que han dado origen a su célebre apodo de «playa lunar». Milo es solo una de las más de 200 islas Cícladas, en pleno mar Egeo, entre las que también se cuentan Naxos, Paros, Mikonos y la imponente Santorini. Todas ellas albergan playas inolvidables, algunas protegidas por acantilados, otras con olor a tomillo y vigiladas por iglesias de cúpulas azules.


FOTOTECA 9X12

3 / 31
Ölüdeniz, Turquía


La costa de Licia, en el litoral mediterráneo, ofrece la oportunidad de bañarse en playas que han visto pasar una decena de civilizaciones. La ruta que encadena los arenales más bonitos debe detenerse en la larga bahía de Ölüdeniz, cuyas plácidas aguas le han valido el sobrenombre de Blue Lagoon. Una parte de la bahía está declarada parque nacional y constituye un enclave ideal para remar en canoa y sumergirse en busca de alguna tortuga marina. Las ruinas romanas y licias son un perfecto complemento histórico.


FOTO: GTRES

4 / 31
Cala Macarelleta. Menorca

La costa sur de la isla balear reúne algunas de las mejores playas de España: calas de arenas blancas abrazadas por pinos que se asoman al agua desde las rocas. Cala Macarella y su hermana pequeña, Macarelleta, son un excelente ejemplo de este paisaje mediterráneo. Se encuentran a 14 kilómetros de Ciutadella, siguiendo una carretera flanqueada por muros de piedra seca que, después de serpentear entre campos sin cultivar, desciende por un torrente hasta casi alcanzar la arena. Para disfrutar a fondo de un día en estas playas es indispensable llevar gafas y tubo de buceo.

AWL IMAGES

5 / 31
Ko Similan, Tailandia

Archipiélago y parque nacional, las nueve pequeñas islas de Similan –en lengua malaya, similan significa nueve– son un paraíso en medio del mar de Andamán. Cercanas a la popular Phuket pero más vírgenes, son las favoritas de los amantes del submarinismo por la transparencia de sus aguas y por la biodiversidad que habita su fondo marino.

La playa de Ko Similan, la isla más grande del archipiélago, es célebre por las curiosas formas de sus rocas sumergidas (un ciervo, una hoja, una seta...) y sus arrecifes de coral.


FOTO: TOURISMTHAILAND

6 / 31
Palolem. India

El cálido mar de Arabia baña esta playa del estado indio de Goa, en la costa oeste. Su lengua de arena de 1,6 km se encuentra delimitada en ambos extremos por dos grandes rocas. Hasta hace poco, las casas (shacks) y las barcas de pescadores eran la única evidencia humana en Palolem, pero recientemente ha surgido una incipiente infraestructura turística, en parte gracias a su aparición en la película El mito de Bourne (2004). A solo 12 kilómetros, los bosques del Cotigao Wildlife Sanctuary son el hábitat de monos y tigres de Bengala.


AGE FOTOSTOCK

7 / 31
Bora Bora. Tahití y sus Islas

Ancladas en medio del océano, Tahití y sus Islas (territorio francés) guardan paraísos que han seducido a navegantes, exploradores y artistas de distintas épocas. El atolón de Bora Bora es uno de ellos. Su laguna de aguas turquesas refleja la silueta del monte Otemanu, un volcán extinto que se eleva sobre un litoral de arenas blancas y cocoteros. Esta imagen idílica se repite unos kilómetros al este en el atolón Aitutaki de las Islas Cook, donde los hombres de la Bounty casi tocaron su sueño en 1789.



AGE FOTOSTOCK

8 / 31
Playa Bonita, República Dominicana


La principal cualidad por la que esta playa recibe su nombre es su sencillez. En la playa Bonita confluyen los principales elementos de un idílico retiro caribeño: palmeras, arena fina y aguas cristalinas alejadas de coches y vendedores. Una playa poco frecuentada, ideal para sumergirse en los verdes y azules del Caribe, y olvidarse del resto del mundo por unos días.

FOTO: GTRES

9 / 31
Cayo Largo, Cuba

El corsario Francis Drake y también Cristóbal Colón desembarcaron en Cayo Largo antes de cruzar el Atlántico. Cinco siglos después, aquel islote situado a 177 kilómetros de la costa sudoeste de Cuba es un destino único para disfrutar del sol y las aguas del Caribe. Las playas Sirena, Lindamar y Paraíso, con palmeras enanas inclinadas sobre la arena blanca, preservan la imagen de edén que hallaron los antiguos navegantes. Cayo Largo está conectada por barco con Varadero y por avión con La Habana, la capital cubana.


OFICINA DE TURISMO DE CUBA

10 / 31
Benagil, Portugal

La región del Algarve, en Portugal, es famosa por albergar algunas de las playas mas bellas de la costa atlántica en la península Ibérica. Y precisamente allí está la playa de Benagil, enclave donde confluyen el bosque mediterráneo con las aguas del océano Atlántico. Un pequeño emplazamiento de arenas marrones y abierto al mar entre cuyos acantilados circundantes el visitante puede aventurarse en la exploración de las múltiples cuevas formadas por la erosión del mar.

FOTO: GTRES

11 / 31
Los Roques, Venezuela


El de los Roques es un paraíso natural y uno de los secretos mejor guardados del del litoral venezolano. Es famoso por sus paradisiacas playas y por tener algunos de los fondos submarinos más impresionantes del Caribe. Una visita a los Roques ofrece la posibilidad de elegir entre múltiples cayos e islotes invitando al visitante a perderse entre una multitud de exuberantes recovecos.


FOTO: GTRES

12 / 31
Ke’e Beach, Hawai


Kauai, la isla geológicamente más antigua y más al norte del archipiélago hawaiano, posee una costa muy diversa con acantilados que se desploman en el océano y playas protegidas por el arrecife de coral. Ke’e Beach, en el norte, reúne poderosos atractivos: una laguna sin oleaje y fondos rocosos con multitud de peces y tortugas marinas. Aquí comienza el Kalalau Trail, un sendero de 18 kilómetros que bordea la agreste costa de Na Pali y alcanza el valle de Kalalau, un rincón tropical con cascadas y accesible únicamente a pie o por mar.


FOTO: GTRES

13 / 31
Palombaggia. Córcega (Francia)

El extremo sur de la alargada isla de Córcega reúne playas que, como la de Palombaggia, ejemplifican el Mediterráneo más puro. Bajo la sombra de los pinos se descubren los juegos de luz que el sol crea sobre las rocas y la espuma de las olas.

La cala se encuentra dentro del término de Porto Vecchio, una antigua población marinera ahora dedicada al turismo y con un puerto muy animado. Otro aliciente de Palombaggia es su proximidad a las islas Cerbicale, una reserva natural habitada por multitud de aves marinas.

FOTOTECA 9X12

14 / 31
Cala di Volpe. Cerdeña (Italia)


La denominada Costa Esmeralda, en el norte de la isla italiana de Cerdeña, alberga algunas de las playas más bonitas del Mediterráneo occidental. En el golfo de Arzachena, la Cala di Volpe se lleva los mayores elogios. Se trata de una playa de piedra rojiza y arena rubia, orientada hacia el Parque Nacional del Archipiélago de La Maddalena, un paraíso ecológico por la pureza de sus aguas y su abundante fauna acuática. En las cercanías se halla el conjunto megalítico de la Tumba de los Gigantes, con más de mil años de antigüedad.


MASTERFILE

15 / 31
La Digue, Seychelles

Grandes bloques de granito se esparcen por la arena y la orilla de las playas de esta isla con forma de lágrima. Dominada por la colina del Nid d’Aigle (300 m), La Digue se localiza a media hora en catamarán desde la isla de Praslin, solo tiene una carretera asfaltada y apenas hay vehículos a motor. La calma está, pues, asegurada, especialmente si se dedica el día a Anse Source d’Argent, la playa con las moles rocosas más asombrosas. Sin casi alejarse de la orilla y equipados con unas gafas de buceo, se ven corales y peces tropicales.


FOTO: GTRES

16 / 31
Curaçao, Países Bajos

La de Curaçao, oficialmente País de Curaçao, es una pequeña isla de unos 444 kilómetros cuadrados situada al nororeste de Venezuela que en la actualidad pertenece a los Países Bajos​​. En ella podremos encontrar una amplia variedad de playas, diseminadas en su mayoría a lo largo de la calma y protegida costa suroeste de la isla, donde las aguas son tranquilas y límpidas, y en donde los submarinistas podrán disfrutar del mismo modo de la belleza del mundo submarino en su máximo esplendor.

FOTO: GTRES

17 / 31
Playa Stiniva. Croacia

Escondida entre formaciones de roca calcárea que la vuelven casi invisible desde el mar, esta playa de piedras blancas se cuenta entre las más atractivas de la Costa Dálmata croata. Se localiza en la isla de Vis, unida por dos horas de barco con Split, la ciudad que creció sobre el palacio del emperador romano Diocleciano. Monumento Natural protegido desde 1967, la cala de Stiniva solo es accesible en barca a través de un estrecho paso, o bien a pie por un empinado sendero que desciende hasta su laguna de aguas claras.


FOTOTECA 9X12

18 / 31
As Catedrais, Lugo

Ubicada sobre el mar Cantábrico, en la provincia gallega de Lugo, As Catedrais debe su nombre –y su presencia en la lista de las playas más bellas del planeta– a los curiosos arcos de hasta 30 metros de alto y a las cuevas que la erosión del mar y el viento ha esculpido en la roca. Es una de las playas más espectaculares de España.

Estas formaciones se aprecian, sobre todo, desde la playa durante las horas de marea baja, cuando es posible entrar en algunas cuevas o caminar bajo los arbotantes. A poca distancia, en la ría de Ribadeo, se puede seguir un tramo del Camino de Santiago.


FOTO: DANIEL REIRIZ

19 / 31
Essauira, Marruecos

Los aficionados al surf y al windsurf no dudan en afirmar que las playas de Essauira son las mejores para disfrutar del bravo oleaje atlántico. Desde las murallas de esta ciudad Patrimonio de la Humanidad, se consigue una vista espléndida de los largos arenales que la rodean y de la isla de Mogador emergiendo por poniente. La originalidad de estas playas de la costa occidental marroquí son los paseos a lomos de dromedario, las visitas a los zocos de las poblaciones cercanas y la suculenta gastronomía.


FOTO: GTRES
20 / 31
Aguadilla. Puerto Rico


El vértice noroeste de la isla de Puerto Rico guarda la atractiva playa de Aguadilla, una lengua de arena bordeada por palmeras que se tiñen de naranja cuando el sol empieza a hundirse en el Caribe. Submarinismo, snorkel, paseos a pie, windsurf... Aguadilla y la cercana isla de Culebra ofrecen mil actividades para aprovechar al máximo los días. En esta última es ineludible bañarse en la playa Flamenco, con forma de herradura, así como visitar el Refugio Nacional de Vida Silvestre de Culebra, una zona protegida desde 1909.


AGE FOTOSTOCK


21 / 31
Playa de Cué. Llanes (Asturias)

Hasta 40 playas se reparten por el litoral del concejo de Llanes, una franja declarada Paisaje Protegido de la Costa Oriental asturiana. Algunas son arenales de la desembocadura de ríos (Guadamía, la Huelga), otras son medialunas doradas como la de Torimbio o plácidas aperturas entre acantilados y cañones (La Canal, San Martín). Entre las más bonitas destaca la playa de Cué, de 380 metros de largo, que durante la bajamar suele quedar unida a la Isla Grande. La pequeña aldea de Cué se localiza a dos kilómetros de Llanes.


ANTONIOI VÁZQUEZ

22 / 31
El Nido. Filipinas


La isla de Palawan, entre el mar de China y el mar de Sulu, tiene en El Nido un paisaje espectacular: un ojo de agua rodeado por un circo de acantilados tapizados de selva hasta la misma orilla. Desde las solitarias playas de esta área protegida del oeste de Filipinas, se ve cómo el cielo límpido cambia el color del agua a lo largo del día, sacando destellos de un fondo marino rico en vegetación y fauna. Tal biodiversidad ha convertido este enclave en un destino ideal para ver coral, tortugas marinas y aves del Sudeste Asiático.


GTRES

23 / 31
South Male, Maldivas

Situadas en el Océano Índico, al sur de la India, las Islas Maldivas es uno de los destinos predilectos para el turismo de playa. En ellas las posibilidades se tornan infinitas, ya que se trata de un conjunto de 1.200 islas coralinas distribuidas en 26 grandes atolones que se extienden a lo largo de unos 300 kilómetros cuadrados. Con un invariable clima cálido y húmedo, se trata de un paraíso de aguas turquesas en el que hallar un remanso de paz y tranquilidad en cualquier momento del año.

FOTO: GTRES

24 / 31
Tulum. México.

Las ruinas mayas de la ciudad de Tulum y la proximidad de la Barrera de Coral del Caribe hacen que muchos consideren esta playa como la más bonita de la península de Yucatán. Bañarse a pocos metros de El Castillo y del templo del Dios del Viento, elevados sobre una colina rocosa, produce por un momento la sensación de vivir en otro tiempo. Mar adentro se extiende el paraíso submarino de Centroamérica: un arrecife con más de 1.500 kilómetros de longitud en el que se han contado hasta 60 tipos distintos de coral.


CORBIS

25 / 31
Cannon Beach, Estados Unidos

Cannon Beach es una de playas del estado de Oregón que aún conserva el encanto las pequeñas ciudades americanas gracias a la estricta legislación local que ha evitado el acceso de las grandes cadenas hoteleras. Sus arenas se extienden a lo largo de más de 16 kilómetros, convirtiéndola en un escenario perfecto para pasear a la orilla del mar, y en el que se puede disfrutar de la observación de una gran diversidad de flora y fauna. Además, las singulares formaciones rocosas que emergen de sus aguas y que reciben los nombres de Haystack Rock y Needles, hacen del lugar uno de los escenarios mas pintorescos de las costa estadounidense.

FOTO: GTRES

26 / 31
Islas Cook y Whitsunday

El islote coralino de Tapuaetai («la isla de un solo pie» en maorí) alberga la playa más famosa de este archipiélago del Pacífico Sur.

La mayor del centenar de islas del archipiélago de las Whitsunday, frente a la costa oriental australiana, es un excelente primer contacto con la Gran Barrera de Coral. En 1770 el capitán James Cook desembarcó brevemente en su arena y certificó su belleza en el cuaderno de bitácora de la expedición. A diferencia de otras islas de la región de Queensland, el interior es montañoso y cubierto de vegetación exuberante, mientras que en las playas crecen las palmeras enanas y, entre la arena, emergen fósiles puntiagudos.


AWL IMAGES

27 / 31
Trou d’Argent. Isla Rodrigues (Mauricio)


Esta esmeralda de agua, engastada entre rocas como una piscina natural, es una de las joyas de Isla Rodrigues, perteneciente a la República de Isla Mauricio y, geológicamente, al archipiélago de las Mascareñas. Un arrecife de coral abraza casi por completo la isla y la protege del oleaje del Índico. De ahí que posea playas tan espléndidas como Trou d’Argent, ideal para nadar en aguas templadas, de increíble visibilidad y con fondos tapizados de corales. Unos kilómetros al sur se encuentra Anse Mourouk, otra playa bellísima.


FOTOTECA 9X12

28 / 31
Pink Sand Beach, Bahamas

Su nombre ya es una invitación a los sentidos: una playa de arena rosa, enclavada en pleno mar Caribe, en la isla de Harbour. A lo largo de sus cinco kilómetros de longitud, millones de corales y conchas pulverizados han extendido una alfombra de tonos rosados que brillan cuando las olas la bañan. La isla se ha convertido en un relajante refugio para famosos y también en un paraíso para los aficionados al submarinismo. El único núcleo habitado de la isla es Dunmore, una agradable ciudad con casas pintadas de tonos pastel.


FOTO: GTRES

29 / 31
Playa de Corralejo. Fuerteventura.


Largos arenales colorean de tonos dorados el litoral norte de Fuerteventura, una de las zonas más seductoras y con mayor valor ecológico de las Canarias. Frecuentadas por windsurfistas, las playas de Corralejo tienen su mayor tesoro en el Parque Natural de las Dunas de Corralejo y en la Reserva Natural de la Isla de Lobos, cuyos fondos son muy apreciados por los submarinistas. En el otro extremo de Fuerteventura, la playa de Costa Calma se alarga casi dos kilómetros por una franja que, con marea baja, puede recorrerse de punta a punta.


FOTOTECA 9X12

30 / 31
Calanque de Maubois, Francia


Agay es una región costera de la Provenza francesa famosa por la belleza de sus paisajes. Bien en el interior, o bien en la costa, la tranquilidad y la naturaleza han sido valores historicamente reivindicados y conservados por sus habitantes En su litoral encontraremos, entre otros mágicos rincones, la Calanque de Maubois, un lugar paradisiaco poco masificado debido al limitado acceso de los coches. El destino perfecto para quien busque la nada desdeñable mezcla de aguas cristalinas, playas limpias y tranquilidad absoluta a las orillas del Mediterráneo.

FOTO: GTRES


31 / 31
Cathedral Cove. Nueva Zelanda

La península de Coromandel, en el extremo septentrional de la Isla Norte, es un enclave ineludible en todo viaje por Nueva Zelanda. Un sendero desde la playa de Hahei conduce en una hora hasta el arco de roca blanca de Cathedral Cove. Su forma ojival recuerda a las catedrales góticas europeas, aunque en un entorno mucho más cálido. La franja de fina arena marca el límite entre las aguas del Pacífico y los árboles pohutukawa, típicos de la zona. Al fondo emerge Te Hoho, un pináculo de roca blanca que se tiñe de rosa con el ocaso.


Economía mundial en perspectiva


El Global Economic Prospects (junio 2017), del Banco Mundial, prevé que la economía global crecerá en 2,7% en 2017 y 2,9% en 2018-2019. El World Economic Outlook Update (julio), del FMI, proyecta para este año un crecimiento del 3,5% de la economía mundial, y 3,6% en 2018. Precisemos que la diferencia en los pronósticos se debe a las diferentes metodologías empleadas. Es que el Banco Mundial convierte el PBI actual de un país a los precios del año base, y luego los expresa en dólares usando el tipo de cambio del año base. El FMI, en cambio, expresa el PBI utilizando el actual tipo de cambio a paridad de poder de compra. Lo importante, sin embargo, es que ambos informes pronostican una mejora de la economía global con relación a 2016. El FMI señala la recuperación de la zona del euro y de Japón; y también el 6,7% de crecimiento de la economía china en el primer trimestre de 2017. En el mismo sentido, el Banco Mundial anota que se recuperó la actividad industrial, mejoró la inversión y repuntó el comercio mundial, después de dos años de marcada debilidad. Este último crecería 4%, contra el 2,6% en 2016. También se incrementó la entrada de capitales a los países en desarrollo.

Sin embargo, no desaparece la debilidad de fondo de la economía mundial. En particular, porque en EEUU, Europa y Japón continúa débil la inversión y la productividad crece poco. En EEUU, entre 2000 y 2015 la formación bruta de capital fijo aumentó a una tasa anual de apenas el 1,1%; en la zona del euro lo hizo al 0,6% anual; en Gran Bretaña al 1,5% y en Japón disminuyó el 0,6% anual (http://economic-research.bnpparibas.com/Views/DisplayPublication.aspx?
type=document&IdPdf=29177). Por otra parte, en los BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) la inversión se desaceleró con respecto a los altos niveles de los años del boom de los precios de las materias primas (2003-2008). Y en los países atrasados de conjunto la inversión pasó de crecer al 10% en 2010 al 3,4% en 2015; y se volvió a desacelerar en 2016. Está por debajo no solo de los niveles pre-crisis, sino también por debajo del promedio de los últimos 25 años. En términos globales, la tasa de crecimiento de la formación de capital fijo se ha mantenido débil después de la recuperación de 2010.

Gráfico 1:


Fte Banco Mundial

Esto a pesar de que las tasas de interés se mantienen muy bajas y los bancos centrales de los países del G-7 inyectaron, desde el estallido de la crisis, unos 5 billones de dólares en las economías para revitalizarlas. De conjunto, la deuda bruta (incluye la pública y la privada) aumentó en 75 billones de dólares a nivel global, también desde la crisis. Según el FMI, a fines de 2015 alcanzaba a 152 billones de dólares, lo que equivale al 225% del producto mundial. Se configura así una situación de plétora de capital, en términos de Marx, caracterizada por la existencia de grandes masas de dinero que no se canalizan hacia la inversión productiva, al tiempo que se mantienen bajas las tasas de interés.

La debilidad de las economías capitalistas se refleja también en el desempleo global. Según el World Employment Social Outlook. Trends 2017, de la OIT, el número global de desempleados aumentará, en 2017, en 3,4 millones de personas, llegando a 201 millones. Es una tasa de desempleo del 5,8%. En los países atrasados (emergentes y en desarrollo), la tasa de desempleo será del 5,7% (5,6% en 2016); en América Latina y el Caribe, alcanzará el 8%. Hubo una leve mejora en los países desarrollados (6,2% en 2017 contra 6,3% en 2016), pero el desempleo estructural, o de largo plazo, permanece a niveles elevados. Por otra parte, a nivel global, hay unos 1400 millones de trabajadores que tienen empleos precarios y sin acceso a seguridad social. Representan el 42% del empleo global. Se proyecta que en los próximos años los trabajadores en esta situación crezcan en 11 millones por año. Además, en los países atrasados (emergentes y en desarrollo), la proporción de trabajadores viviendo en pobreza moderada o extrema (viven con menos de 3,1 dólares por día, a paridad de poder adquisitivo) sería del 28,7% en 2017.

Un escenario de crecimiento débil

A partir de los datos del FMI, BM y OIT, parece confirmarse que estamos ante un escenario de crecimiento débil, de largo plazo. En otra nota decíamos, en referencia a las crisis estructurales como la de 2007-2009: “estas crisis podrían marcar cambios bajistas de la tendencia de largo plazo en el crecimiento; incluso podrían abrir episodios de estancamiento, o semi-estancamiento (o sea, crecimiento muy débil) por más de una década. En otros términos, en lugar de una destrucción rápida de capital, como la que ocurrió en EEUU entre 1929 y el verano de 1933, y una recuperación también más o menos rápida, podríamos asistir a un escenario de crecimiento extremadamente débil, o semi-estancamiento durante mucho tiempo, aun después del momento en que se puede considerar concluida la recesión. Esto es, un largo período en que la economía no cae, o cae muy poco durante algunos intervalos de tiempo, pero tampoco crece de manera vigorosa. Es lo que llamo semi-estancamiento de largo plazo. Es un escenario en el que sigue pendiente la desvalorización de capital; en que la sobrecapacidad y el peso de las deudas traban la recuperación de la demanda y el desempleo se mantiene alto. El crédito también puede mantener empresas “zombies”, como sucedió en Japón en las dos últimas décadas; esto es, empresas que son sostenidas con el crédito y subsidios, que no terminan de desaparecer. Y en la medida en que no se eliminan la sobreinversión -o sobrecapacidad- y el peso de las deudas (lo que significa mandar a pérdida enormes masas de derechos a percibir plusvalías), la inversión no retoma con fuerza” (aquí).

Los datos de la economía mundial parecen confirmar que continúa prevaleciendo este escenario. En ese marco, se dan los elementos para el estallido de crisis financieras que pueden empujar a la economía mundial hacia una nueva crisis global.

Ni depresión crónica, ni boom económico

Ponemos ahora en relación los datos sobre el crecimiento de la economía mundial en una perspectiva más larga. Los gráficos son ilustrativos:

Gráfico 2:


Gráfico 3:


Fte: Banco Mundial

Puede verse que hubo una desaceleración de la tasa promedio de crecimiento. Lo cual parece avalar la idea de que, si bien no ha habido estancamiento crónico en las últimas décadas, estamos sin embargo bastante lejos de las cifras de crecimiento de los tiempos del boom. Pero estos datos tampoco avalarían la existencia de los ciclos Kondratiev, esto es, la tesis que dice que existen largos ciclos en las economías capitalistas, caracterizados por unos 20-25 años de expansión, y unos 20-25 años de estancamiento o contracción. Según este enfoque, a partir de la crisis de mediados de los 1970 debería haberse iniciado una larga fase de estancamiento de la economía mundial (y de contracción del mercado mundial) durante unos 20 o 25 años. La realidad es que en los 1980 y 1990 no hubo estancamiento, sino un crecimiento más débil, en promedio, que en los tiempos del boom. Además, siempre según la tesis Kondratiev, desde fines de los 1990, aproximadamente, deberíamos haber asistido a un nuevo boom. Pero la realidad es que la economía mundial en los 2000 creció a una tasa similar a la que hubo en la década de 1990; y menor a las décadas de 1970 y 1980. Situación que se continuó entre 2011 y 2016. Es difícil encajar estos datos con la tesis Kondratiev.

En conclusión, creemos que es necesario superar la visión dicotómica -que prevalece en algunos sectores de la izquierda- de, o bien crecimiento a las tasas "doradas" de los años del boom (los 1960, en particular), o bien depresión. La realidad ha sido más matizada. Hubo crisis profundas (véase en el gráfico 2) en 1974-1975, a comienzos de 1980, de 1990 y en 2008-2009. Aunque ninguna de estas crisis desató una depresión de largo plazo de la economía global. Pero sí se registraron estancamientos de largo plazo, tales como lo ocurrido en América Latina en los 1980 o en Japón a partir de 1992. Y la tasa de crecimiento, promedio, tendió a debilitarse. Es la situación que parece prolongarse hasta el presente.

Atrasada producción de tableros de bagazo en Ciego de Ávila

Escrito por Héctor E. Paz Alomar Foto: Nohema Díaz Muñoz Categoría: Economia
Foto 1 Tableros de bagazo un incentivo a la economía de Ciego de Ávila
La producción de solo 693 metros cúbicos de tableros confeccionados a partir de partículas de bagazo, para el 34,6 por ciento de cumplimiento del plan hasta el cierre de junio, acumula el colectivo de la fábrica Omar J. Rosado, aledaña al central Primero de Enero (antes Violeta), en esta provincia de Ciego de Ávila.
Desde su puesta en marcha, al concluir la zafra 2016–2017, se debían haber elaborado 11,3 metros cúbicos por día y de ese programa promediaron 3,8.
El ingeniero termoenergético Onel Denis Álvarez, al frente de ese centro de costos, precisó que algo más de 1 400 horas perdidas por diferentes causas motivaron que esa fábrica, única de su tipo en el territorio avileño, haya detenido sus máquinas desde hace dos meses.
Entre las causas que fueron apareciendo paulatinamente después de la arrancada figuran las bandas despegadas y rotas en el cesto cargador de los tableros terminados, desperfectos en el sistema de bombas del quemador de la caldera y problemas mecánicos en un dispositivo variable en el silo que provee la materia prima.
Denis Álvarez informó que de esos aspectos solo queda por solucionar el relacionado con las bandas, unas 15 en total, ya compradas en Alemania, las que están pendientes de su llegada al país.
El especialista dijo que la parada se ha aprovechado para realizar, además de los trabajos mencionados, un mantenimiento general a la planta, con el fin de ajustar detalles menores que se fueron presentando.
“Esperamos que cuando arranquemos a producir de nuevo —la fecha depende de la llegada de las bandas— la planta funcione al 100 por ciento. El plan nuestro es producir unos 5 000 metros cúbicos de tableros de 16 milímetros en el último trimestre del año. Para ese momento contamos en el patio con unas 7 000 toneladas de bagazo empacado.”
La producción terminada se vende a la entidad AZUMAT, encargada de su comercialización en todo el país. Los tableros son empleados en la sustitución de una parte de la madera importada que se emplea en la construcción y en la elaboración de muebles, entre otros usos.
La fábrica Omar J. Rosado estuvo paralizada algo más de una década a partir del deterioro de su objetivo social, tras lo cual se orientó la preservación de su infraestructura.
Hace algo más de tres años, el Grupo Empresarial AZCUBA, en coordinación con la Empresa Azucarera Ciego de Ávila,determinó acometer la rehabilitación. En ese proceso se han invertido ya algo más de cinco millones de pesos.
Además, trabajan en la necesaria preparación y entrenamiento del personal que labora en esa industria, sobre todo en la nueva generación que la hace funcionar, apoyada por obreros de probada experiencia en esos menesteres.

( Tomado del Invasor)