Fidel


"Peor que los peligros del error son los peligros del silencio." Fidel Castro Ruz

lunes, 5 de febrero de 2018

Depresión post-Davos

Por  JOSEPH E. STIGLITZ

DAVOS – He asistido a la conferencia anual del Foro Económico Mundial en Davos, Suiza -donde la llamada elite global se congrega para discutir los problemas del mundo- desde 1995. Nunca salí tan desanimado como este año. El mundo está plagado de problemas prácticamente insolubles. La desigualdad está en aumento, especialmente en las economías avanzadas. La revolución digital, a pesar de su potencial, también conlleva serios riesgos para la privacidad, la seguridad, los empleos y la democracia -desafíos que están agravados por el creciente poder monopólico de unos pocos gigantes de datos norteamericanos y chinos, entre ellos Facebook y Google-. El cambio climático representa una amenaza existencial para toda la economía global tal como la conocemos.


Sin embargo, quizá más desalentadoras que esos problemas sean las respuestas. Sin duda, aquí en Davos, los CEO de todo el mundo empiezan la mayoría de sus discursos afirmando la importancia de los valores. Sus actividades, sostienen, están destinadas no sólo a maximizar las ganancias para los accionistas, sino también a crear un futuro mejor para sus empleados, las comunidades en las que trabajan y el mundo en general. Pueden inclusive hablar de la boca para afuera de los riesgos que plantean el cambio climático y la desigualdad.

Pero, al final de sus discursos este año, cualquier ilusión que pudiera quedar sobre los valores que motivan a los CEO de Davos se hizo añicos. El riesgo que más parecía preocupar a estos CEO es la reacción populista contra el tipo de globalización que ellos han moldeado -y de la que se han beneficiado enormemente.

No sorprende que estas elites económicas apenas entiendan hasta qué punto este sistema le ha fallado a grandes segmentos de la población en Europa y Estados Unidos, haciendo que los ingresos reales de la mayoría de los hogares quedaran estancados o que el porcentaje de ingresos de la fuerza laboral disminuyera sustancialmente. En Estados Unidos, la expectativa de vida ha caído por segundo año consecutivo; entre aquellos que sólo tienen un nivel de educación secundaria, la caída viene produciéndose desde hace mucho más tiempo.

Ni uno solo de los CEO de Estados Unidos cuyos discursos escuché (o me comentaron) mencionó la intolerancia, la misoginia o el racismo del presidente estadounidense, Donald Trump, que estaba presente en el evento. Ni uno mencionó la cadena incesante de comentarios ignorantes, mentiras descaradas y acciones impetuosas que han erosionado la posición del presidente norteamericano -y, por lo tanto, de Estados Unidos- en el mundo. Ninguno mencionó el abandono de los sistemas para establecer la verdad, o de la verdad misma.

Por cierto, ninguno de los titanes corporativos de Estados Unidos mencionó las reducciones por parte de la administración del financiamiento para la ciencia, tan importante para fortalecer la ventaja comparativa de la economía de Estados Unidos y respaldar las mejoras en la calidad de vida de los norteamericanos. Ninguno mencionó, tampoco, el rechazo de parte de la administración Trump de las instituciones internacionales, o los ataques a los medios y al poder judicial del país -lo que representa un ataque al sistema de control y equilibrio de poderes que apuntala la democracia estadounidense.

No, los CEO en Davos se relamían con la legislación impositiva que Trump y los republicanos en el Congreso impulsaron recientemente, que les reportará cientos de miles de millones de dólares a las grandes empresas y a la gente rica a la que pertenecen y que las administra -gente como el propio Trump-. No les preocupa en lo más mínimo el hecho de que la misma legislación, cuando haya sido implementada en su totalidad, se traduzca en un incremento de los impuestos para la mayor parte de la clase media -un grupo cuyas fortunas han venido cayendo los últimos 30 años.

Aún en su mundo estrechamente materialista, donde el crecimiento importa más que cualquier cosa, la legislación impositiva de Trump no debería ser motivo de celebración. Después de todo, reduce los impuestos a la especulación inmobiliaria -una actividad que no ha generado una prosperidad sostenida en ninguna parte, pero que ha contribuido a una creciente desigualdad en todas partes.

La legislación también impone un impuesto a las universidades como Harvard y Princeton -fuentes de numerosas ideas e innovaciones importantes- y se traducirá en un menor gasto público a nivel local en partes del país que han prosperado, precisamente porque han hecho inversiones públicas en educación e infraestructura. La administración Trump claramente pretende ignorar el hecho evidente de que, en el siglo XXI, el éxito en verdad exige más inversión en educación. 

Para los CEO de Davos, parece que los recortes impositivos para los ricos y sus empresas, junto con la desregulación, son la respuesta a todos los problemas del país. La economía del derrame, dicen, garantizará que, en definitiva, toda la población se beneficie económicamente. Y los buenos corazones de los CEO aparentemente es todo lo que se necesita para garantizar que el medio ambiente esté protegido, inclusive sin regulaciones relevantes.

Sin embargo, las lecciones de la historia son claras. La economía del derrame no funciona. Y una de las razones fundamentales por las cuales nuestro medio ambiente está en una situación tan precaria es porque las propias empresas no han estado a la altura de sus responsabilidades sociales. Sin regulaciones efectivas y un precio real que pagar por contaminar, no existe ninguna razón de ningún tipo para creer que se comportarán de otra manera que como lo han hecho en el pasado.

Los CEO de Davos estaban eufóricos por la vuelta al crecimiento, por sus crecientes ganancias y compensaciones. Los economistas les recordaron que este crecimiento no es sostenible, y que nunca ha sido inclusivo. Pero estos argumentos tienen poco impacto en un mundo donde reina el materialismo.

De modo que olvídense de las perogrulladas sobre los valores que los CEO recitan en los párrafos de apertura de sus discursos. Pueden no tener la franqueza del personaje de Michael Douglas en la película Wall Street de 1987, pero el mensaje no ha cambiado: "La codicia es buena". Lo que me deprime es que, aunque el mensaje es evidentemente falso, tantos en el poder crean que es verdad.



Joseph E. Stiglitz, a Nobel laureate in economics, is University Professor at Columbia University and Chief Economist at the Roosevelt Institute. His most recent book is Globalization and Its Discontents Revisited: Anti-Globalization in the Era of Trump.

Se desploman los mercados: El índice Dow Jones sufre la peor caída de su historia

Publicado: 5 feb 2018 20:15 GMT | Última actualización: 5 feb 2018 22:39 GMT

El índice Dow Jones ha perdido más de 1.500 puntos este lunes luego del pánico generado por los datos del empleo en EE.UU.; es el desplome más significativo de su historia.


Una pantalla que muestra el índice Dow Jones Industrial Average en la Bolsa de Nueva York, el 5 de febrero de 2018. / Brendan McDermid / Reuters

Wall Street arrancó este lunes con una caída que da continuidad a los números rojos del pasado viernes, luego que los datos del empleo en EE.UU. despertaran los temores en los inversores.

Según AP, el desplome del índice es el mayor de todos los tiempos, aunque no en términos porcentuales porque la caída de 5,6% no supera la magnitud del retroceso de 7% experimentado en la crisis financiera.

Durante la jornada las pérdidas oscilaron entre 800 y 1.000 puntos, un récord que está por encima del desplome de 777.68 puntos que experimentó el mercado en septiembre de 2008 y que borró las ganancias logradas desde inicios de este año, recoge Chicago Tribune.

Los salarios en EE.UU. registraron la mayor subida de 2009, por lo que los inversionistas especulan que habrá mayor inflación y que el aumento de las tasas de interés impida la recuperación del récord de mercado. Después del cierre de sesión, el índice Dow Jones perdió más de 1500 puntos enteros; mientras el Nasdaq cede 2,8% y el S&P se ubica en 3,5%.

El aumento de los salarios provocó que los inversionistas empezaran a salir en bloque de los bonos soberanos. Las caídas más dramáticas del Dow Jones fueron las de la petrolera ExxonMobil (-4,28%), Johnson & Johnson (2,59%) y la farmacéutica Pfizer (-2,09%).

Un reporte de Reuters precisa que los 30 componentes del Dow Jones Industrial tuvieron un desempeño negativo esta jornada, con retrocesos de al menos 3%. Los sectores más afectados por el desplome fueron energía, finanzas y salud.

Otro de los perdedores fue Wells Fargo, con un descenso de 8% luego que la Reserva Federal aplicara sanciones por el escándalo de la apertura de millones de cuentas falsas.

La unificación monetaria, un urgente primer paso

Publicado: 5/2/2018

Autor: Dr. Jorge Barrera Ortega, Temas

“El viaje más largo comienza con el primer paso”.

“Aquel que lo piensa mucho antes de dar un paso, se pasará su vida completa en un solo pie”.

Proverbios chinos.

Mucho se ha hablado y escrito sobre la unificación monetaria y cambiaria. En su discurso ante la Asamblea Nacional del Poder Popular el pasado 22 de diciembre del 2017, el Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, General de Ejército Raúl Castro, enfatizaba: 

“Aunque la eliminación de la dualidad monetaria y cambiaria por sí misma no solucionará mágicamente todos los problemas acumulados en la economía cubana, constituye el proceso más determinante para avanzar en la actualización del modelo económico por el impacto que tendrá en todas las esferas del quehacer económico y social de la nación. Sin resolver eso es difícil avanzar correctamente. 

En este período se ha reforzado e intensificado el trabajo con una mayor integralidad y alcance, de modo que seamos capaces de, a la par que unificamos el sistema monetario, superar las distorsiones existentes en materia de subsidios, precios y tarifas mayoristas y minoristas y, como es lógico, las pensiones y los salarios del sector estatal de la economía. 

Nadie puede calcular, ni el más sabio de los sabios que tengamos nosotros, el elevado costo que ha significado para el sector estatal la persistencia de la dualidad monetaria y cambiaria, la cual favorece la injusta pirámide invertida, donde a mayor responsabilidad se recibe una menor retribución y no todos los ciudadanos aptos se sienten motivados a trabajar legalmente, al tiempo que se desestimula la promoción a cargos superiores de los mejores y más capacitados trabajadores y cuadros, algunos de los cuales emigran al sector no estatal. 

Debo reconocer que este asunto nos ha tomado demasiado tiempo y no puede dilatarse más su solución.” 

Por su parte, en su informe del 21-12-2017 al Parlamento sobre novedades en la implementación de los Lineamientos, según artículo de José Raúl Concepción y Dianet Doimeadiós Guerrero, publicado en Cubadebate: 

“Marino Murillo aseguró que se trabaja intensamente en el proceso de unificación monetaria del país. Agregó que esta decisión es muy compleja y en ella trabajan más de 200 especialistas, divididos en 13 subgrupos de trabajo, incluso se han consultado expertos extranjeros. Este paso no es sencillo, porque “tiene un efecto en toda la economía y en la sociedad, no es solo cambiar una moneda por otra, tiene que ver con la formación de precio, con la capacidad de compra del salario, con el salario”, explico el también vicepresidente del Consejo de Ministros.” 

No creo que alguien tenga dudas sobre la complejidad del proceso que debe realizarse para alcanzar la unificación monetaria y cambiaria y que, por sus características, debe concebirse en varias etapas. 

Pienso sin embargo, que, excepto para las primeras etapas, el diseño detallado de cada una de ellas, no podrá ser posible sin analizar los resultados de lo que vaya sucediendo. Intentar diseñar todo el proceso desde el inicio, previendo todas las posibles consecuencias, es una buena receta para no hacer nada. 

Hay un primer paso sobre el que, según lo que he podido leer y oír, todos coinciden, que no tiene por qué demorarse más: eliminar el tipo de cambio de 1 CUC por 1 CUP en la contabilidad de las empresas. 

Este paso permitirá en primer lugar clarificar la situación económica de las empresas estatales. Nadie duda de que el peso cubano con la regla contable actual esté muy sobrevalorado, con, al menos, las siguientes repercusiones negativas: 

· Cualquier indicador económico sobre la actividad de las empresas está altamente distorsionado, ya que en los valores se suman los CUP y los CUC como iguales, aun cuando se conoce que eso no es así. Debido a este hecho, el valor total de la producción y las utilidades de una empresa, entre otros indicadores y, por lo tanto, todos los indicadores económicos que a partir de estos se elaboran, incluyendo el Producto Interno Bruto, no reflejan la realidad económica. 

Otras veces he utilizado como ejemplo la medición de un edificio como suma de las alturas de cada piso, cuando algunos pisos están medidos en pulgadas y otros en metros. Decir que el edificio mide 140 unidades de medida totales no dice nada. Si todos los pisos se midieron en pulgadas, 140 pulgadas corresponde a un edifico de una planta. Si, por el contrario, todos los pisos se midieron en metros, estamos en presencia de un edificio de más de 34 pisos, mayor que los más altos de la Habana. 

· Los resultados de la contabilidad favorecen a las empresas importadoras y perjudican a las exportadoras. Este es un efecto de la sobrevaloración del tipo de cambio de una moneda bien explicado y analizado en la literatura económica, por lo que no es necesario comentarlo. 

· No se pueden cuantificar los subsidios reales que el estado otorga, tanto a las empresas con dificultades económicas, como al mantenimiento de programas sociales o mecanismos de distribución como la libreta de abastecimientos. 

Debido a que la contabilidad de todas las empresas que suministran los productos para los programas sociales y para abastecer a la población está totalmente viciada por el tipo de cambio 1 CUP por 1 CUC, los subsidios que en la actualidad se otorgan con estos fines no reflejan la realidad. 

Tómese como ejemplo la venta de arroz importado. Una libra de arroz con 15% de granos partidos, que es el que normalmente se comercializa en Cuba, debió haber costado a finales del 2017 poco más de 0.20 USD puesto en un almacén mayorista, por lo que con el tipo de cambio actual se registró a un costo de 0.20 CUP. Si este producto se hubiera registrado utilizando un tipo de cambio más real, por ejemplo 20 CUP por 1 CUC, sin considerar ganancias, el costo de una libra de arroz hubiera sido 4 CUP. El precio real de venta fue de 4 CUP en el caso del arroz liberado y 0.43 CUP (5 libras a 0.25 y 2 libras a 0.90) en el de la libreta, por lo que, en las condiciones actuales de 1 CUC por 1 CUP, esta operación no tuvo que ser subvencionada, sino que produjo un ingreso para el presupuesto considerable, ninguno en el caso del arroz liberado, y (0.43 – 0.20) por libra de arroz vendido por la libreta (más de 100 millones de CUP en el año). Sin embargo, de haberse registrado el costo con el tipo de cambio de 20 CUP por un CUC, hubiera sido necesario subvencionar el producto por (4.00 – 0.43) * libra de arroz vendido por la libreta (más de 1500 millones de CUP en el año). 

Como se muestra en este ejemplo, la situación actual está tan distorsionada que, algo que realmente se subsidia, aparece en las cuentas nacionales como un ingreso al presupuesto. 

· La evaluación de la efectividad de cualquier inversión se hace con datos que no se corresponden con la realidad, por lo que puede arrojar resultados que no ayudan a la toma de decisiones. 

· La participación del salario en el total de los costos de las empresas es alta, ya que en su mayor parte se paga en CUP, por lo que cualquier modificación de su importe repercute fuertemente en los resultados de la empresa. Esta es una de las razones que dificulta la realización de una reforma salarial en las condiciones actuales. 

Una de las repercusiones de la modificación del tipo de cambio de la contabilidad de la que más se ha hablado es que, según se plantea, provocará inevitablemente una espiral inflacionaria. No comparto este criterio. 

Cuba tiene la posibilidad de aislar totalmente las relaciones de las empresas con las personas naturales, sean éstas trabajadores del sector estatal, productores o consumidores, y mantener los precios actuales en esas relaciones de tal forma que la unificación monetaria y la correspondiente reforma de precios interempresariales no modifiquen la situación económica actual de las personas naturales. 

Esta medida es de extraordinaria importancia, ya que permite que posibles errores en los tipos de cambio a utilizar o en la correspondiente reforma de precios, no tengan repercusiones mayores en la vida económica de las personas naturales. 

El mantenimiento de los precios actuales se puede garantizar subvencionando en los casos que se requiera, normalmente la mayoría, a las entidades que le venden productos a personas naturales en CUP o, si esto es muy complejo, como puede suceder con el caso de las “bodegas” donde se distribuyen los productos asignados por la libreta de abastecimiento, a las empresas que le venden los productos a estas. 

Hoy en día este subsidio existe, como se explicó con el ejemplo del arroz, pero se oculta en la mayor parte de los casos en la contabilidad de las empresas. 

La modificación del tipo de cambio de la contabilidad de las empresas tiene que hacerse al unísono con una reforma de precios interempresariales. No es posible modificar el tipo de cambio del CUP contra el CUC o USD, sin al mismo tiempo modificar todos los precios utilizados por las empresas en sus relaciones comerciales entre ellas. 

Bastante se ha escrito también sobre este tema, básicamente señalando que la introducción de un tipo de cambio más real entre el CUP y el CUC para las empresas tendrá como repercusión que muchas de ellas se harán irrentables, en algunos casos se ha dado incluso la cifra de que casi el 40% pasarán a ser irrentables. De esta manera, se presenta la introducción del tipo de cambio como la causa de que algunas empresas sean irrentables. La realidad es que el correcto tipo de cambio lo que hará será poner al descubierto a las empresas que ya hoy son realmente irrentables, pero quedan ocultas con el tipo de cambio actual. 

Cómo hacer la reforma de precios para las relaciones interempresariales a partir de un nuevo tipo de cambio es uno de los temas de mayor complejidad. Un posible camino es permitir que las empresas calculen sus propios precios a partir de bases generales que se fijen centralmente. 

Téngase en cuenta que, como se explicó anteriormente, los precios que se obtengan no tendrán repercusión en las personas naturales y que, por otra parte, en el caso de empresas con productos de exportación, los precios que se calculen no variarán lo que se obtendrá por sus producciones en el mercado exterior, pero servirán para medir su real eficiencia. Si los precios calculados de estos productos en CUP, divididos por el tipo de cambio que se fije, son superiores a los que se pueden obtener con las exportaciones, será necesario subsidiarlos al menos inicialmente. Por otra parte, si muchas de las empresas que producen productos exportables deben ser subsidiadas, se podrá concluir que el tipo de cambio está aun sobrevalorado 

Por lo antes dicho puede afirmarse que los posibles errores que se produzcan tanto al fijar el nuevo tipo de cambio, como al fijar otros parámetros para el cálculo de los nuevos precios podrán ser corregidos en las relaciones entre las propias empresas. 

En cuanto al procedimiento para el cálculo de los nuevos precios, se puede normar que se calculen a partir de una ficha de costo donde se distingan los componentes: Salario, insumos y otros gastos (incluida la depreciación) en CUP e insumos y otros gastos (incluida la depreciación) en CUC. 

Excepto para el salario[1], para el resto de los componentes deberá definirse un coeficiente de ajuste a partir de la nueva tasa de cambio. El de los insumos y otros gastos en CUC será obviamente el nuevo tipo de cambio, el de los insumos y otros gastos en CUP, se pudiera estimar para toda la economía a partir de la composición en porcientos de estos componentes en el total de las empresas estatales y el tipo de cambio que se seleccione. En el anexo 1 se presenta un posible procedimiento para el cálculo del coeficiente a aplicar a los insumos y otros gastos en CUP. El anexo 2 contiene una tabla Excel con la aplicación de este procedimiento a partir de una estructura de gastos utilizando tipos de cambio entre el CUP y el CUC de 25 a 1, 15 a 1 y 5 a 1. En esta tabla se asume que el salario total en CUP se calcula previamente, la misma se puede utilizar para simular otras alternativas de tipo de cambio y estructuras de gastos. 

En cuanto a la depreciación se puede establecer que, según la composición de los activos fijos de la empresa, un porciento de la misma se considere en CUP (fundamentalmente edificios) y otro en CUC (básicamente maquinaria y equipos cuya adquisición en los últimos años ha sido a través de su importación o su fabricación en Cuba con un alto componente de elementos importados). 

Nótese que con la obtención de estos coeficientes a partir de un tipo de cambio a utilizar, es posible convertir en el momento que se decida su aplicación tanto los balances de las empresas, como sus estados de resultado, por lo que no necesariamente tiene que hacerse coincidir con un inicio de año. 

Al costo en CUP que se obtenga por los cálculos de las empresas se le debe poder agregar un porciento de ganancia para fijar el nuevo precio, al que se le pudiera poner un límite, por ejemplo, de un 20%. 

Los precios que de esta forma se calculen permitirán, en principio, que las empresas sean rentables, pero al mismo tiempo permitirán diferenciar la eficiencia entre empresas que producen iguales productos y, lo que es más importante aún, permitirán comparar estos precios con los del mercado internacional, en los casos en que existan productos similares con cotizaciones confiables. 

Obviamente, debido a que los coeficientes a aplicar en todas las empresas se calcularían de forma global en esta propuesta[2], cuando una empresa específica establezca sus relaciones comerciales con sus suministradores puede verse perjudicada o beneficiada en sus costos, ya que no necesariamente los coeficientes globales se ajustan a los reales de sus suministradores. 

Los nuevos precios deberán darse a conocer por las empresas a sus clientes un tiempo prudencial antes de aplicar esta medida, con el fin de que se puedan establecer las relaciones contractuales en las nuevas condiciones. En este proceso debe darse libertad a la negociación. El precio a pactar en definitiva no tiene que ser exactamente el calculado con las indicaciones globales. Como se dijo, al margen de ganancia se le fija un tope, pero puede llegar en ciertos casos a ser 0 para un producto específico. 

Obviamente, una vez que se modifique el tipo de cambio del CUP contra el CUC de conjunto con la reforma de precios, podrá desaparecer el CUC y las empresas no tendrán que llevar la contabilidad en las dos monedas, todo estará expresado en CUP con igual convertibilidad hacia las monedas extranjeras, aun cuando sigan existiendo restricciones administrativas para la compra de divisas. 

Por otra parte, a medida que el acceso a la divisa sea más libre, los precios internacionales, multiplicados por la tasa de cambio que exista, podrán ser utilizados para establecer comparaciones, y provocar que no se demanden productos nacionales altamente incompetentes o que, si por razones estratégicas se requiere su producción nacional, se subvencione a las empresas correspondientes para que sus precios de venta no afecten a sus clientes. 

El otro tema sobre el que se ha escrito bastante es que tipo de cambio aplicar inicialmente. Muchos autores se inclinan por fijar un tipo de cambio intermedio entre el actual y el de CADECA, con la idea de que ambos tipos de cambio vayan acercándose paulatinamente en la medida en que mejore la eficiencia económica. 

En esos planteamientos subyace el criterio de que los tipos de cambio, tanto de CADECA como el usado por las empresas, deben cambiar periódicamente, con lo cual coincido, pero pienso que si desde un inicio ambos son iguales, propuesta también hecha por otros autores, el proceso de ajustes posteriores será mucho más simple y transparente. Adicionalmente, de adoptarse el tipo de cambio de CADECA para las empresas, que según las opiniones que conozco representa el límite máximo, se obtendría como resultado colateral que el peso del salario en los costos de las empresas sería el mínimo, con lo que se facilitaría el posterior paso de la reforma salarial. 

Como, en definitiva, el tipo de cambio que se fije para las empresas no tendrá repercusiones en la economía de las personas naturales, según lo antes propuesto, partir de un solo tipo de cambio para toda la economía parece ser mucho más razonable. 

Este planteamiento no significa que obligatoriamente ambos tipos de cambio (CADECA e interempresarial) tengan que ser, en nuestras condiciones, iguales en todo momento. Será necesario instrumentar mecanismos que permitan censar la validez de los tipos de cambio con el fin de poder rectificarlos periódicamente. 

Precisar en estos momentos cual sería el tipo de cambio único de equilibrio es prácticamente imposible, básicamente porque este no es estático, depende de los resultados que vaya alcanzando la economía cubana, de los precios externos de las importaciones y exportaciones, y de los resultados de las reformas de precios minoristas y de salarios que en pasos subsiguientes se acometan. 

¿Qué hacer después de la eliminación del tipo de cambio 1 CUP por 1 CUC en las empresas y del CUC en su contabilidad? En primer lugar, a partir de los resultados que se obtengan, deberá evaluarse la validez del tipo de cambio fijado, a partir de un análisis sobre la rentabilidad de cada empresa en las nuevas condiciones. De ratificarse la validez del tipo de cambio fijado, se deberá decidir en todos los casos de empresas irrentables, si continúan trabajando de forma subvencionada, o si deben desaparecer o fusionarse con otras. 

La apertura de un mercado de divisas para las empresas, en el que se pueda ir censando posteriormente la validez del tipo de cambio vigente, es de vital importancia para poder gestionar el imprescindible proceso de ajuste de los tipos de cambio. 

Un siguiente paso que debe emprenderse es acabar de eliminar la libreta de abastecimiento, subsidiando a las personas que solo trabajan para el estado[3] incluyendo lo que corresponda a sus hijos que no estén en edad laboral, y a los jubilados y asistidos socialmente, de tal forma que este paso no signifique un empeoramiento de sus condiciones económicas, sino un mejoramiento. Lograr esto no trae dificultades financieras, ya que si los productos de la libreta se venden a su precio real, el aumento de la recaudación por el diferencial de precios, o la disminución de las importaciones o producciones nacionales destinadas a este fin porque disminuya el consumo, será mayor que lo que se debe destinar para los subsidios propuestos. 

Con estos pasos debe quedar preparado el terreno para emprender una reforma de los precios minoristas y una reforma salarial en el sector estatal que permita acercarnos al objetivo tan nombrado de que el salario sea la principal vía de sustento de la población. 

Un último comentario. En algunos casos he oído el argumento de que los indicadores económicos globales del país se verían muy afectados con la variación del tipo de cambio empresarial en las magnitudes propuestas. Pienso que la información económica global que se obtenga, durante el período en el que estos cambios se introducen y surtan efecto, no debe tomarse como referencia, y que si finalmente, cuando todo esté hecho, los indicadores económicos globales muestren una realidad inferior a la que se muestra en la actualidad, no hay porque avergonzarse. La Revolución Cubana posee en otros campos, fundamentales para el buen vivir, éxitos indiscutibles que lejos de opacarse tendrán un mayor valor. 




Citas.

[1] Aunque el salario se paga mayoritariamente en CUP, existen no pocos casos en los que se paga una parte del estímulo o una compensación por el almuerzo en CUC. Esta parte del salario deberá convertirse utilizando la tasa de CADECA independientemente de la tasa interempresarial que se fije, ya que si no se perjudicaría a los que hoy la reciben. 

[2] El proceso de fijación de nuevos precios pudiera hacerse también de tal forma que todas las empresas calculen un precio que no signifique pérdida para ellas, pero para esto sería necesario hacer varias iteraciones de precios entre empresas, lo que complicaría extraordinariamente el trabajo y alargaría el plazo de aplicación, con lo que se corre el riesgo de que en ese tiempo cambien las condiciones y todo haya que hacerlo de nuevo. 

[3] Se excluirían de este grupo a los que además de trabajar para el estado ejercen alguna actividad por cuenta propia.