Fidel


"Peor que los peligros del error son los peligros del silencio." Fidel Castro Ruz

viernes, 1 de mayo de 2020

Cuba Coronavirus y el mundo 01.05.2020. Comentario HHC






Al cierre del día de ayer, 30 de abril, se encuentran ingresados en hospitales para vigilancia clínico epidemiológica 2 mil 897 pacientes. Otras 3 mil 892 personas se vigilan en sus hogares, desde la Atención Primaria de Salud.
Para COVID-19 se estudiaron 2 mil 062 muestras, resultando 36 muestras positivas. El país acumula 49 mil 409 muestras realizadas y mil 537 positivas (3.1%). Por tanto, al cierre del día de ayer se confirman 36 nuevos casos, para un acumulado de mil 537 en el país.
Los 36 nuevos casos confirmados fueron cubanos. De ellos, 31 (86,1%) fueron contactos de casos confirmados y en 5 (13,8%) no se precisa la fuente de infección.
De los 36 casos diagnosticados, 29 (80,5%) fueron y 7 (19,4%), mujeres. Los grupos de edades más afectados fueron: el grupo de 40 a 60 años con 16 casos (44,4%), seguido de los mayores de 60 con 13 casos (36,1%). El 66,6% (24) de los casos positivos fueron asintomáticos.


La residencia por provincias y municipios de los 36 casos confirmados es:
  • La Habana: 29 casos (14 del municipio Cotorro; 5 del municipio Centro Habana; 4 del municipio San Miguel del Padrón. Los municipios Boyeros, Arroyo Naranjo, Habana Vieja, Cerro, Guanabacoa, Habana del Este, con 1 cada uno)
  • Matanzas: 3 casos (Los municipios Martí, Matanzas y Jovellanos con 1 cada uno)
  • Villa Clara: 1 caso (1 del municipio Manicaragua)
  • Sancti Spíritus: 3 casos (3 del municipio Cabaiguán)
(MINSAP)

Por tercer día hay incremento de casos confirmados, pero nada alarmante. Y los casos activos se mantuvieron en la misma cifra de ayer 757. ( gráfico # 1).




Se observa que la linea de tendencia ( roja) del gráfico # 2 a pesar de los nuevos casos, se encamina a la baja.  Llevamos 22 días consecutivos con crecimientos diarios menores al 10 % y de ellos los últimos 11 días con una tasa menor al 5 %.


Observese ( gráfico # 3)  se ve mas clara el inicio de una " campana" en la linea de tendencia móvil (roja), sino hay un repunte de los casos debe seguir así. Los casos de activos y confirmados,y sus  respectivas "campanas" completas son lo relevante para vencer a esta pandemia.


A pesar de los nuevos tres fallecidos en el día , hay 33 recuperados y la diferencia entre uno y otro ( gráfico # 4) es abismal , nuestro personal de salud han recuperado 714 seres humanos de los 1537 confirmados con covid-19.



De los nuevos casos , solo abarcaron cuatro provincias y por tanto 12 no reportaron nuevos contaminados. La Habana sigue dominando el mayor numero de casos con  la 2da mayor tasa de confirmados por cada 100 mil habitantes del pais, con la agravante que la Habana es el mayor centro poblacional de Cuba. 

Así de los 36 nuevos confirmados en la habana se detectaron el 80.5 % (29), por consiguiente es la capital la de mayor peligro en que esta pandemia no llegue a su fin en el escenario mas favorable.

-----------------------------------------------------------------------------------------

El mundo con  3 127 126 confirmados y 213 792 fallecidos hasta hoy y aun esta lejos de de concluir, ya que afecta a 202 países.  Los EEUU con el 35.3 % de confirmados y el 30.3 de los fallecidos ocupan el lugar primero en ambos.


En los paises europeos se observa alta letalidad, Inglaterra ocupa el primer lugar con 15.44, y Rusia presenta la menor con 1.02.

Hemos incluido en la tabla a Iran y Brasil porque ya alcanzaron más casos que China y con el grupo de paises que se representan , están concentrados el 82.0 % de los confirmados y el 93.7 % de los muertos.   No todos los paises están en la misma etapa de la pandemia y según un informe de la Universidad de Minnesota esta no se controlará hasta que dos tercio de la población mundial sea inmune y esto demoraría dos años.

España ha bajado en los últimos días el número de fallecidos diarios a menos de 300 y las autoridades plantean control en los nuevos contagios. Y Europa excepto Inglaterra, marcha lentamente hacia la normalidad. 

En EEUU Trump fiel a su campaña electorera y culpar a otros  dijo  "Con suerte vamos a llegar quedarnos por debajo de las 100.000 vidas perdidas, lo que es, sin embargo, una cifra horrible", ha afirmado Trump, en un acto en la Casa Blanca. "Es una cosa terrible. Podría haberse parado. Debería haberse parado en el origen pero no se hizo", ha afirmado.

El era el responsable de haberla parado porque fue alertado diez veces y  a tiempo, y lo ignoró y se jactaba de que habia hecho un excelente trabajo.  En cualquier caso China demostró con 1300 millones habitantes, solo tiene en confirmados y fallecidos el 7 % de los de EEUU al día de hoy, lo que es evidente  que la gestión de Trump fue y es un desastre insostenible de justificar.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), que pidió poder participar en las investigaciones de Pekín sobre el origen del virus, afirmó el viernes que este es de "origen natural", mientras que el presidente estadounidense, Donald Trump, sostiene que fue creado en un laboratorio chino.

Un imperio en decadencia. Terrorismo residual y fundamentalismo bárbaro

-30 abril 2020


(Por Stella Calloni)

El atentado contra la sede de la embajada de Cuba en la madrugada de este jueves 30 de abril en Washington nunca podría haberse concretado sin complicidad del poder, ya que se trata una zona en el barrio de las sedes diplomáticas especialmente custodiadas, lo que nos recuerda, que sin la complicidad de los servicios de inteligencia, no se hubiera podido producir en septiembre de 1976 el asesinato del ex canciller chileno Orlando Letellier, refugiado de la dictadura de Augusto Pinochet en Estados Unidos, quien murió en el acto junto a su secretaria Ronny Mofit, resultando herido el esposo de ésta Michael Mofit, cuando el automóvil en que viajaban explotó por una bomba a control remoto colocada por terroristas cubano-americanos, a instancias del dictador y con conocimiento del entonces jefe de la CIA George Bush (padre).

El mundo debe reaccionar rápidamente ante este ataque, que además es un mensaje terrorista para sus asociados, como sucedió en el caso de la embajada de Venezuela atacada y ocupada en medio de la guerra contra el gobierno del presidente Nicolás Maduro en Washington, lo que desató una serie de ataques contra sedes diplomáticas de ese país en distintos lugares.

Los disparos contra la embajada de Cuba, se produce en el marco de una guerra unilateral declarada por el gobierno del presidente Donald Trump y sus asesores, que expresan un fundamentalismo bárbaro en este siglo XXI contra Cuba, Venezuela y Nicaragua, China, Siria, Irán y otros tratando de encubrir en estos momentos la crisis económica que está asolando al capitalismo salvaje en su hora cero.

También se produjo en medio del desastre humanitario provocado por la pandemia del coronavirus, ignorada por la soberbia y el desprecio de Trump por el pueblo estadounidense y los pueblos del mundo ante la “peste” que cayó como un huracán en un país sin defensas sociales ni morales, y con infraestructuras básicas totalmente insuficientes, acabando con el “sueño americano” para ellos y para todos.

Creyendo que aún se puede salir huyendo hacia adelante, se han convertido en los creadores sistemáticos de contradicciones como nunca antes y en la desesperación recurren a mentiras tan burdas como ineficaces, que sólo funcionan por la enorme concentración de los medios de comunicación masiva que operan bajo las órdenes del Pentágono, actuando como agentes mercenarios de la guerra mediática, psicológica, sin lo cual los planes guerreristas no podrían prosperar, como hemos visto en estos años.

En medio de la pandemia, tratando de encubrir la realidad de la decadencia y brutalidad que precede al final del imperio, el gobierno de Trump no sólo envió la flota al Pacífico Sur y al Caribe amenazando con invadir a Venezuela y posiblemente lo intentaran contra Cuba, sino que también desplegó una campaña desesperada y brutal contra esos países, mientras que Israel bombardeaba Siria que también enfrenta la pandemia tratando de reconstruirse entre las ruinas que dejan los invasores y el pueblo palestino es también víctima cotidiana de la política de exterminio del ejército israelí.

El caso de los médicos cubanos que conforman las brigadas Henry Reeves, que desde hace años colaboran en todos los desastres naturales y humanitarios, siendo reconocidos en el mundo por su eficacia, pero también por su gran calidad humana y capacidad de sacrificio, lo que constituye un modelo testigo de la medicina que pudo crear Cuba, un país bajo bloqueo criminal durante más de 60 años, una isla a 90 millas de las costas estadounidenses con poco más de 11 millones de habitantes convertida en una potencia de la medicina mundial, de la dignidad y la solidaridad.

Durante varios años la inteligencia de Estados Unidos lleva adelante un ataque sistemático contra los médicos cubanos dentro de la guerra permanente contra Cuba socialista. Es que los médicos, como los maestros cubanos, como ejércitos de la paz y la solidaridad, han resultado uno de los objetivos más difíciles de destruir, de desacreditar, porque su trabajo se realiza en territorios de la desolación en la que hunde a los pueblos la labor destructiva del poder imperial.

Es imposible destruir esa cadena de solidaridad, como lo vimos cuando han intentado hacerlo los dictadores y gobiernos falsamente democráticos. Sucedió en Brasil con Jair Bolsonaro, elegido bajo un gobierno golpista, en Bolivia con la presidenta de facto Jeanine Añez, Lenin Moreno en Ecuador, que protagonizó un golpe postelectoral separándose del partido por el cual resultó electo y del programa que eligió el pueblo ecuatoriano, como sucedió con otros gobiernos que tienen la misma impronta dictatorial y por las mismas razones.

En un principio la orden imperial fue desprestigiar a los médicos cubanos, como hicieron a lo largo de estos años utilizando un poder mediático casi absoluto tildándolos en su propaganda de ineficientes, falsos médicos espías, etc. Pero el reconocimiento mundial continúa.

La violenta propaganda contra estos servidores de la humanidad se había debilitado y el hecho de que más de cien países, entre ellos potencias industriales, recurrieran desesperadas al gobierno de Cuba, solicitando no sólo ayuda médica, sino medicinas -como las que fueron utilizadas contra los efectos del Covid-19 en Wujan, China, donde se inició la pandemia que controlaron rápida y responsablemente las autoridades de ese país- desató las furias de los fundamentalistas bárbaros del poder estadounidense.

El gobierno de Trump ante la tragedia producida en su país, mientras persiste en negar el problema, acusa a China de haber creado el virus, cuando la nación que desarrolló desde todos los tiempos la guerra biológica fue y es Estados Unidos. 

La propaganda en el marco de la pandemia volvió a imponerse sacando nuevamente la vieja y desgastada artillería mediática, y resucitando políticos de nuestra región que están bajo su control total, como sucede en cada uno de estos Estados pero sin lograr efectos, porque el contacto con la realidad en situaciones límites como ésta que se está viviendo, con miles de muertos y millones de infectados, se convierte también en sepulturera de la mentira. Eso está pasando y los obliga a cambiar sus campañas y esto los ha llevado a lo más burdo y mediocre de sus acciones y sus discursos,

Si estudiamos todo lo realizado contra Cuba en más de 60 años de ataques permanentes o con Venezuela desde el 2002, pero más violenta y crudamente desde 2014, aplicando todo tipo de terrorismo sobre estos países o en Nicaragua manteniendo el golpismo, vemos que curiosamente en este siglo XXI siguen peleando contra Augusto César Sandino, que los derrotó con escopetas contra aviones a principios del siglo XX, o con José Martí, y Simón Bolívar a fines del siglo XIX y contra otra cantidad de fantasmas renacidos una y otra vez que no les dan tregua, lo que sugiere que hemos llegado a un punto crucial

Por supuesto que necesitan cambiar de caballo en el camino a cada rato, como lo hemos escuchado en las últimas horas, de boca del mismo Trump, la cara más decrépita del imperio y sus funcionarios desesperados espantando fantasmas por todos lados como Mike Pence, Michael Kozak y otros. Ante el absoluto fracaso que han tenido a pesar de la campaña propia y de sus lacayos cada vez más debilitados en el caso testigo de los médicos cubanos, ahora resulta que se declaran “protectores de los derechos humanos” de estos profesionales para “salvarlos” de las “dictaduras” .

«El gobierno de Cuba ha demostrado una y otra vez en los últimos 60 años su desinterés en proteger los derechos humanos de estos valiente médicos, pero nosotros la comunidad internacional, podemos y debemos defender sus derechos” acaba de decir sin ningún pudor Kozak el subsecretario de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental. Y no es el único, ahora la defensa de los derechos humanos de los médicos cubanos a los que llaman “esclavos” ofendiéndolos brutalmente, está en manos de Washington nada menos.

Si no fueran trágicas las circunstancias ésta sería una comedia imperial decadente en el siglo XXI, tanto como la aparición cada vez más efímera e inútil de otro personaje creado por Washington como el “presidente encargado” de Venezuela Juan Guaidó, que ni siquiera en medio de la pandemia cambia su discurso, pidiendo a gritos la invasión a su país.

En tanto la flota de Guerra que amenaza nuestra región, transporta soldados muchos de ellos víctimas del Covid 19, como los hombres de su más poderoso portaviones, el Theodore Roosevel, que casi le cuesta al rey del jopo amarillo que gobierna Estados Unidos la sublevación de la marina, al negarse a dejar bajar a los contaminados marines infectados por el virus, para encubrir lo que estaba sucediendo. Trump prohibió al Pentágono dar parte de la situación sanitaria de los miembros de las Fuerzas Armadas.

Es decir, prefería que se murieran los tripulantes del portaviones, como prefirió que se murieran casi 60 mil o más personas en su país por no dar el brazo a torcer ante la realidad mortal de la pandemia y continuar acusando a China que los ha derrotado en varios campos, especialmente en el moral.

Los hospitales construidos en días con todas las normas necesarias y equipos de alta tecnología en China, hablan muchos más que todas las palabras si se los compara con las vergonzosas carpas individuales instaladas en el Central Park de Nueva York, con camastros y colchonetas que dejaron en evidencias la realidad de lo que sucede al interior de la potencia hasta ahora más grande del mundo, en caída libre y sin paracaídas y por lo mismo más violenta que nunca.

Y también la forma como Cuba -además de su presencia en el exterior- ha manejado la pandemia al interior del país, o como los están haciendo Venezuela y Nicaragua y otros naciones bajo la mira de Washington, les ha demostrado su descenso al infierno. Y ante esto ni el poder mediático los puede salvar ya que sus gestores están caminando sobre un alambre y sobre precipicios y serán alcanzados inevitablemente por la poderosa crisis económica que ya atravesaba al capitalismo salvaje en su descenso mucho antes del Coronavirus.

Todos parecen creer que aún están bajo el manto de impunidad con que se mantuvieron durante casi dos siglos, desde que naciera ese imperio de cowboys errantes y brutales, o de los buscadores de oro de la misma calidad en el siglo XIX. 

La respuesta debe ser colectiva, rápida beligerante, creativa, y activa como nunca antes y con el poder de la imaginación que nos ha caracterizado a los latinoamericanos y caribeños, y que muchos habían perdido en los laberintos colonizadores, que deben convertirse ahora en las alamedas de la resistencia para lograr la liberación definitiva. Nosotros cuidaremos a nuestros amados y respetados médicos cubanos en cada uno de nuestros países y los cuidaremos de los sembradores de odios y los canallas seriales con que los personajes como Trump, Pence, Kozak y similares, intentan invadir un mundo que se les va de las manos y esta vez será para siempre.

EEUU: La caída de la economía, el aumento de las existencias: ¿qué está pasando?

Lo que es malo para Estados Unidos a veces es bueno para el mercado.


La Bolsa de Nueva York el jueves. Crédito ... Johannes Eisele / Agence France-Presse - Getty Images


Opinion Columnist

La noticia económica ha sido terrible. No importa el miércoles G.D.P. informe para el primer trimestre. Una economía que se contrae a una tasa anual de casi el 5 por ciento habría sido considerada muy mala en tiempos normales, pero este informe solo capturó las primeras gotas de un aguacero torrencial. Los datos más oportunos muestran una economía cayendo por un precipicio. La Oficina de Presupuesto del Congreso está proyectando una tasa de desempleo del 16 por ciento a finales de este año, y eso puede ser una subestimación.

Sin embargo, los precios de las acciones, que cayeron en las primeras semanas de la crisis de Covid-19, han compensado gran parte de esas pérdidas. Actualmente están más o menos de regreso a donde estaban el otoño pasado, cuando todo lo que se hablaba era sobre qué tan bien estaba la economía. ¿Que esta pasando?

Bueno, siempre que considere las implicaciones económicas de los precios de las acciones, debe recordar tres reglas. Primero, el mercado de valores no es la economía. En segundo lugar, el mercado de valores no es la economía. Tercero, el mercado de valores no es la economía.

Es decir, la relación entre el rendimiento de las acciones, en gran medida impulsada por la oscilación entre la codicia y el miedo, y el crecimiento económico real siempre ha estado entre flojo e inexistente. En la década de 1960, el gran economista Paul Samuelson bromeó que el mercado había predicho nueve de las últimas cinco recesiones.

Pero diría que hay razones más profundas para la desconexión actual de la economía real del mercado de valores: los inversores están comprando acciones en parte porque no tienen a dónde ir. De hecho, hay un sentido en el que las acciones son fuertes precisamente porque la economía en su conjunto es muy débil.

¿Cuál es, después de todo, la principal alternativa para invertir en acciones? Comprando bonos. Sin embargo, en estos días los bonos ofrecen retornos increíblemente bajos. La tasa de interés de los bonos del gobierno de EE. UU. A 10 años es solo 0.6 por ciento, por debajo de más del 3 por ciento a fines de 2018. Si desea bonos que estén protegidos contra la inflación futura, su rendimiento es menos medio por ciento.

Por lo tanto, comprar acciones en compañías que aún son rentables a pesar de la recesión de Covid-19 parece bastante atractivo.

¿Y por qué las tasas de interés son tan bajas? Debido a que el mercado de bonos espera que la economía se deprima en los años venideros, y cree que la Reserva Federal continuará aplicando políticas de dinero fácil en el futuro previsible. Como dije, hay un sentido en el que las acciones son fuertes precisamente porque la economía real es débil.

Ahora, una pregunta que podría hacer es por qué, si la debilidad económica es algo bueno para las acciones, el mercado se desplomó brevemente a principios de este año. La respuesta es que durante algunas semanas en marzo, el mundo se tambaleó al borde de una crisis financiera de tipo 2008, que provocó que los inversores huyeran de todo con el menor indicio de riesgo.

Sin embargo, esa crisis se evitó gracias a acciones extremadamente agresivas de la Reserva Federal, que intervino para comprar un volumen y una gama de activos sin precedentes. Sin esas acciones, estaríamos enfrentando una catástrofe económica aún mayor.

Cuál es, por cierto, una razón por la que debería estar preocupado por los intentos de Donald Trump de nombrar a leales no calificados, con un historial de apoyo a las doctrinas económicas descabelladas, a la Junta de la Reserva Federal. Imagine dónde estaríamos ahora si la Reserva Federal hubiera respondido a una inminente crisis financiera de la misma manera que la administración Trump respondió a una inminente pandemia.

Pero volvamos a la desconexión entre las acciones y la realidad económica. Resulta que este es un fenómeno a largo plazo, que se remonta al menos a mediados de la década de 2000.

Piense en todas las cosas negativas que hemos aprendido sobre la economía moderna desde, por ejemplo, 2007. Hemos aprendido que las economías avanzadas son mucho menos estables, mucho más sujetas a crisis periódicas, de lo que casi todos creían posible.

El crecimiento de la productividad se ha desplomado, lo que demuestra que el auge impulsado por la tecnología de la información de la década de 1990 y principios de la década de 2000 fue un asunto único. El desempeño económico general ha sido mucho peor de lo que la mayoría de los observadores esperaban hace unos 15 años.

Las acciones, sin embargo, lo han hecho muy bien. En vísperas de la crisis de Covid, la relación entre capitalización de mercado y G.D.P. - La medida favorita de Warren Buffett: estaba muy por encima de su nivel de 2007, y un poco más alto que su pico durante la burbuja de las puntocom. ¿Por qué?

La respuesta principal, seguramente, es considerar la alternativa. Si bien el empleo finalmente se recuperó de la Gran Recesión, esa recuperación se logró solo gracias a las tasas de interés históricamente bajas. La necesidad de tasas bajas era un indicio de la debilidad económica subyacente: las empresas parecían reacias a invertir a pesar de las altas ganancias, y a menudo preferían recomprar sus propias acciones. Pero las bajas tasas eran buenas para los precios de las acciones.

¿Mencioné que el mercado de valores no es la economía?

Nada de esto debe tomarse como una declaración de que las valoraciones actuales del mercado son exactamente correctas. Mi intuición es que los inversores están demasiado ansiosos por aprovechar las buenas noticias; pero la verdad es que no tengo idea de hacia dónde se dirige el mercado.

El punto, en cambio, es que la capacidad de recuperación del mercado, de hecho, tiene sentido a pesar de las terribles noticias económicas, y de la misma manera no hace nada para que esas noticias sean menos terribles. No prestes atención al Dow; mantén tus ojos en esos trabajos que desaparecen.

The Times se compromete a publicar una diversidad de cartas al editor. Nos gustaría saber qué piensa sobre este o cualquiera de nuestros artículos. Aquí hay algunos consejos. Y aquí está nuestro correo electrónico: letters@nytimes.com.

Siga la sección de opinión del New York Times en Facebook, Twitter (@NYTopinion) e Instagram.

Paul Krugman ha sido columnista de opinión desde 2000 y también es profesor distinguido en el Centro de Graduados de la Universidad de la Ciudad de Nueva York. Ganó el Premio Nobel de Ciencias Económicas 2008 por su trabajo en comercio internacional y geografía económica. @PaulKrugman

Mensaje desde Madrid: No hay tiempo que perder porque las horas de trabajo perdidas devastan vidas




Para muchos millones de personas de todo el mundo, el turismo es mucho más que una actividad de ocio.

Nuestro sector les da la oportunidad de ganarse la vida. Y de ganar no solo un salario, sino también dignidad  e igualdad. Los empleos del turismo empoderan también a las personas y les brindan una oportunidad de encontrar su lugar en sus propias sociedades, a menudo por vez primera.

Eso es lo que está hoy en riesgo.

La Organización Internacional del Trabajo, un organismo de las Naciones Unidas como lo es la OMT, ha hecho sonar la voz de alarma: hasta 1.600 millones de personas en el mundo podrían verse afectadas por una pérdida de horas de trabajo como resultado directo de la pandemia de COVID-19.

Entre ellas, se encuentran los miembros más vulnerables de nuestras sociedades, los que trabajan en la economía informal.

Muchos de ellos han contribuido a aquello  que  ha  hecho  del  turismo  una  fuerza  al  servicio  del  bien  común  durante tanto tiempo, compartiendo con nosotros sus hogares, brindando servicios a los turistas y  ofreciendo  calurosas bienvenidas. Por ellos, debemos ser capaces de asegurar que se tomen medidas firmes y prontas para proteger el turismo y proteger los medios de vida que genera.

Detrás de las buenas palabras, estamos viendo finalmente señales de que los gobiernos se disponen a actuar. La semana pasada, me dirigí a los ministros de Turismo de los países del G20, apremiándolos a la  acción.  Me  dirigí también a los ministros de los 27 países de la Unión Europea. Todos ellos tienen la oportunidad de fijar la agenda.

La OMT está al lado  del  comisario  de  la  Unión  Europea,  Thierry  Breton,  en  su  llamamiento  para  que  el  25%  del  total de los fondos de emergencia se orienten a ayudar al turismo. El volumen del importe refleja tanto el impacto que la COVID-19 ha tenido en el turismo europeo como la capacidad de nuestro sector de inducir un cambio positivo.

Reconociendo el largo historial del  turismo  como  sector  capaz  de  liderar  la  recuperación,  la  OMT  tiene  el  honor de contar con el apoyo de Su Majestad el rey Felipe VI de España. Además de ser el hogar de la OMT, España es también uno de los primeros destinos turísticos y ha servido de ejemplo  de  cómo  el  turismo  puede  crecer  de  manera sostenible y responsable en beneficio de la mayoría.

Un apoyo de tan alto nivel,  tanto  entre  los  gobiernos  nacionales  como  entre  las  organizaciones  internacionales,  será vital para avanzar. Los datos de la OIT sobre  las  horas  de  trabajo  perdidas  demuestran  la  importancia  de  actuar con rapidez. Cuanto más nos demoremos en ofrecer al turismo la reforma financiera y regulatoria que requiere, más serán las personas cuyos medios de sustento estarán en riesgo.

ZURAB POLOLIKASHVILI
SECRETARIO GENERAL

ORGANIZACIÓN MUNDIAL DEL TURISMO (UNWTO) - AGENCIA ESCIALIZADA DE LA NACIONES UNIDAS
C/ POETA JOAN MARAGALL 42, 28020 MADRID, SPAIN. TEL: (34) 91 567 81 00 / FAX: (34) 91 571 37 33 - INFO@UNWTO.ORG / UNWTO.ORG