Fidel


"Peor que los peligros del error son los peligros del silencio." Fidel Castro Ruz

martes, 30 de junio de 2020

La depresión pandémica está en camino

Paul Krugman
June 30, 2020


El coronavirus provocó una caída en la producción y el empleo. Sin embargo, esta caída fue una característica, no un error. Como he estado diciendo por un tiempo, deliberadamente colocamos la economía en el equivalente de un coma inducido médicamente, suprimiendo la actividad para darnos la oportunidad de controlar la pandemia.

Si hubiéramos mantenido el curso, este período de dolor podría haber preparado el escenario para una recuperación rápida. Pero fue obvio desde el principio que manejar mal la situación (no seguir el curso del distanciamiento social, no usar el tiempo para desarrollar suficientes pruebas y rastreo de contactos para reanudar gradualmente la vida normal mientras se mantiene al tanto de nuevos brotes) podría extender el dolor, convirtiendo una recesión corta y aguda en una depresión prolongada, un largo período de desempleo muy alto.

Así es como describí el escenario de pesadilla hace más de seis semanas: "En las próximas semanas, muchos estados rojos abandonan las políticas de distanciamiento social, mientras que muchas personas, siguiendo las señales de Trump y Fox News, comienzan a comportarse de manera irresponsable. Esto lleva, brevemente, a cierto aumento en el empleo.

“Pero muy pronto se hace evidente que Covid-19 está fuera de control. La gente se retira a sus hogares, digan lo que digan Trump y los gobernadores republicanos ".

Los tres estados tienen gobernadores republicanos que levantaron con entusiasmo las órdenes de quedarse en casa y, en Arizona y Texas, al principio incluso evitaron que los gobiernos locales exigieran que las personas usaran máscaras. Incluso ahora, están vacilantes, dando pequeños pasos hacia la restauración del distanciamiento social mientras se desata la pandemia.

Bueno, ya no es un escenario de pesadilla; es solo realidad. El área de Nueva York, después de un comienzo terrible, hizo lo que hicieron los países más avanzados y aplastó la curva. Pero Covid-19 ahora está explotando en el Cinturón del Sol. Arizona está en plena crisis. También lo es Texas, especialmente las grandes ciudades como Houston, donde las hospitalizaciones se han disparado. Florida, que ha estado suprimiendo datos sobre hospitalizaciones, es probablemente similar.

Sin embargo, desde un punto de vista económico, puede que no importe lo que hagan los gobernadores: es probable que el miedo al coronavirus frene la recuperación y tal vez incluso envíe a estos estados a la recesión, incluso si no hay un nuevo cierre. Como muchos economistas en estos días, he estado usando las reservas de restaurantes de OpenTable como una señal de alerta temprana para los cambios económicos. Así es como se ven los datos suavizados para los tres estados de puntos críticos desde principios de mayo: 


En caso de que se esté preguntando (lo que probablemente no sea), estoy usando medianas de siete días: siete días para eliminar los efectos del día de la semana, medianas para evitar los blips como el Día del Padre. Lo que muestran los datos es una recuperación sustancial en comer fuera durante mayo a principios de junio, estancarse y tal vez ir en reversa en las últimas semanas.

Esto le dice, entre otras cosas, cómo reaccionar ante el informe de empleo del jueves, que probablemente muestre ganancias de trabajo bastante grandes. Es decir, mostrará un rebote de un gato muerto, reflejando los efectos de la reapertura temprana, pero no los efectos del aumento de las infecciones que siguieron.

Durante meses, tanto los epidemiólogos como los economistas han estado tratando de decirles a los encargados de formular políticas y a los tipos de negocios que no había una compensación entre luchar contra la pandemia y el crecimiento económico. Es decir, si no pudiéramos controlar a Covid-19, cualquier ganancia a corto plazo pronto desaparecería, y nos encontraríamos obteniendo lo peor de ambos mundos: más muertes más estancamiento económico. Pero ese mensaje fue ignorado, y aquí estamos.

¿Producir todos los alimentos que necesitamos con la misma economía, con las mismas estructuras y haciendo lo mismo? IV. Lo local y lo nacional

Por: Luis A. Montero Cabrera, Giraldo Martín Martín


La academia y los productores tienen un punto de confluencia con un potencial casi infinito, porque todos deben tener el mismo objetivo. Foto: Ismael Francisco/Cubadebate.
La gestión local de la producción y consumo de alimentos es muy importante. Es en las fincas y grandes plantaciones distribuidas en el país donde realmente se produce y se puede crear un valor primario de procesamiento industrial y es en las tiendas y mercados de todo tipo, también a lo largo del país, donde se consume. Se hace por ello evidente que en la localidad deben tomarse muchas decisiones trascendentales. La gestión municipal, provincial y nacional cumple su papel también insustituible y sistémico al balancear y promover sinergias entre ellas. El beneficio y procesamiento de los productos básicos a diferentes escalas, así como el abastecimiento a los muchos y diferentes tipos de establecimientos minoristas y mercados que deben existir en todo el país, dirigidas sobre todo a los grandes núcleos poblacionales, forman parte de un sistema que tiene que ser coherente y generalmente requiere de gestiones que trascienden lo local.
Desafortunadamente, las estructuras actuales de gestión, planificación y subordinación de la producción y consumo de alimentos no parece que tengan en cuenta esto. Las empresas, y sobre todo las fincas y pequeñas propiedades suelen ser en la práctica solo unidades de base de sistemas de organizaciones verticales nacionales con una misión única. También carecen de la diversidad e integralidad necesarias y de los incentivos para alcanzarlas.
En las condiciones de un creciente reparto de tierras en parcelas incomparablemente más pequeñas que las grandes extensiones de las plantaciones estatales, no queda otra alternativa que buscar formas de gestión favorables y que resuelvan las contradicciones inevitables de la mejor forma posible. En este sentido, desde el nivel local es preciso que haya la mayor capacidad de decisión y sabiduría para ello, estableciendo los enlaces correspondientes con las políticas nacionales y provinciales.
Ante todo, parece evidente la necesidad de delimitar bien cuál es la gestión de gobierno y cuál la empresarial. La de gobierno es fundamentalmente para el bien de todos, a veces incluso a pesar de algunos. La empresarial es para el bien de la empresa o el pequeño productor, esencialmente en el valor del trabajo creado traducido en beneficios, aunque en un buen socialismo debe ser también determinante el interés de todos. Las prioridades están claras en ambos casos: para el gobierno el bien de todos y para el productor el de su economía. Lo que parece bastante disfuncional es que una empresa, aunque sea estatal, tenga funciones de gobierno, y que un agente gubernamental tenga funciones empresariales. Los conflictos de intereses son evidentes. Se ha trabajado para resolver esta contradicción, pero aún no ha madurado lo suficiente.
Existe un tercer factor además del gobierno y el productor: la sociedad civil socialista. En las localidades puede ser muy rica porque tenemos un nivel de escolaridad muy elevado en toda la población en comparación con muchos países. Esa sociedad civil siempre va a poder ver los problemas desde un punto de vista que enriquecerá el del productor de valor económico y el del gobierno, para el bien de todos. Puede facilitar la capacidad de sincronización y colaboración de todos los factores. El socialismo, por principios, está mejor preparado que el capitalismo para que esta sociedad civil sea muy democrática, pues en ella no deben predominar los integrantes más ricos sino los que mejor representan los intereses de la mayoría y su sabiduría.
Si consideramos dentro de esa sociedad civil a los centros de educación media y superior de las localidades, tanto como instituciones como con sus trabajadores intelectuales y a otros conocedores locales, también puede aportar ciencia e innovación de forma considerable, además de buenos consejos. Los grupos de expertos asesorando a los gobiernos a partir de las entidades académicas en la sociedad civil, pueden ser una fuente muy importante de progreso.
En ningún sistema humano de este mundo se puede lograr que absolutamente todos los cuadros de dirección sean los idóneos. Pero un buen desarrollo de la cultura de dirección colectiva lo optimiza todo. Tener en cuenta la sabiduría acumulada por las personas y también la disponible en la información mundial, hoy al acceso de todos y en todas partes, en los teléfonos, gracias a internet, es decisivo. La promoción del saber popular, la investigación científica y la innovación que esto conlleva es la vía del progreso sistemático. Todo esto puede hacer menos decisivo el papel de cada cuadro individual y mucho más efectiva la realización de las misiones de cualquier sistema con una dirección colectiva. Y el de la producción de alimentos es quizás uno de los más indicados para esta forma de gestión.
La academia y los productores tienen un punto de confluencia con un potencial casi infinito, porque todos deben tener el mismo objetivo. Eso en Cuba no es difícil de lograr, aunque haya competencia entre los productores, porque el gobierno es de todos y además ha quedado muy fortalecido localmente después de la reforma constitucional. Nada mejor que una reflexión colectiva de este tipo para proyectar qué y cuánto producir para lograr soberanía alimentaria y nutricional y crear riquezas adicionales con el único límite de las posibilidades.
Los sistemas agroalimentarios locales abarcan naturalmente toda la cadena, incluyendo industrias procesadoras y la comercialización mayorista y minorista. Deben incluir también incentivos y posibilidades para la creación, y también desaparición, de formas productivas y empresas de diversa escala, incluyendo sistemas de financiamiento. Es así como pueden tener en cuenta las demandas y criterios de todos y de los consumidores sin precondición dogmática alguna.
El accionar de los expertos tiene muchas aristas y debe funcionar hasta para los niveles nacionales. El reconocimiento de que una cosa son las decisiones y otra las opiniones es muy importante. La diferencia entre un decisor y un opinante está en que el primero tiene que responsabilizarse con lo bueno y lo malo de lo que decida y el segundo debe poder emitir el criterio que estime sin temor a consecuencias por equivocarse. El decisor tiene la libertad y la responsabilidad final de hacer lo que estime tomando en cuenta o no las opiniones.
Una organización de esta índole se materializaría así en Sistemas Agroalimentarios Locales Soberanos y Resilientes. Estos pueden abarcar todo el proceso, desde el consumidor conociendo sus demandas y su satisfacción, hasta el productor, tanto de las grandes empresas como de las pequeñas parcelas y fincas, atendiendo a las conveniencias y capacidades reales de todos y cada uno. El socialismo próspero y sostenible pasa por crear modos de gobierno y vida también sostenibles donde todas las personas tengan derecho con equidad a lo esencial, de lo que la alimentación forma parte inalienable. La única finalidad y responsabilidad de un sistema verdaderamente socialista es el bienestar material y espiritual del ser humano.
Estación Experimental de Pastos y Forrajes “Indio Hatuey” y Baltimore, 28 de junio de 2020

LA COARTADA DE UN LIBRO


Por JULIO SERGIO ALCORTA FERNÁNDEZ.

Recientemente se dio a la publicidad un libro sobre las actividades internas en la Casa Blanca durante la Administración del actual presidente de los Estados Unidos,  Donald Trump, y de la autoría de John Bolton.

¿A qué clase de libro nos estamos refiriendo?

Simplemente es un libro redactado por un canalla, descubriendo las debilidades de otro canalla.

La obra se compone de 14 capítulos, de ellos 12, trata de las relaciones de los Estados Unidos con otros países, organizaciones internacionales y otros puntos afines.

De una muy rápida visión de estos, presumo que una parte con alguna importancia debieron haber sido tratados y por consiguiente conocidos por la comunidad internacional. Otros, la mayoría, intuyo que son enredos, patrañas, verdades y medias verdades, que han estado manipulándose  por el gobierno actual de los Estados Unidos; y el resto, sino se conocieran, por lo menos es posible que puedan ser imaginados.

PERO ESO SÍ, se enfatiza cómo el experto y sabihondo de John Bolton ha estado alertando los errores y descuidos de la Administración  que ha dado lugar a contradicciones insalvables, y proponiendo, como él acostumbra,  medidas drásticas, violentas y draconianas.

Personalmente no es mi intención en adentrarme a analizar todos esos extensos y complicados temas que los componen, sería en vano en mi caso particular.

Por lo que consideré práctico, atrayente y no extenso, limitarlo a las peripecias, desfachateces y desverguenzas que durante la victoria de Donald Trump en sus más de 4 años en el poder, John Bolton llevó a cabo, con el único fin de que se le nombrara SECRETARIO DE ESTADO del imperio.

Primeramente estimo necesario describir a continuación  una parte sustancial de la historia de este vil personaje, para que se tenga una apreciación real de quien se trata.

JOHN  B OLTON.
Conocido por su anti-diplomacia y su actitud ruda. Bolton tiene una larga carrera dentro de la diplomacia estadounidense. Ha servido en diferentes cargos durante los mandatos de R.Reagan. George H.W.Bush y George W. Bush, y está vinculado con la ultraderecha extremista. Fue el embajador de los Estados Unidos ante la ONU durante la guerra en Iraq, a pesar de no recibir nunca la aprobación del Senado estadounidense. Bolton fue responsable por el retiro de la firma de los Estados Unidos del tratado de la Corte Penal Internacional, lo que él mismo calificó como “el día más feliz de su vida.”  En 1994, Bolton declaró que “No existe tal cosa como las Naciones Unidas. Sólo existe la comunidad internacional, que solamente puede ser encabezada por el último super-poder, los Estados Unidos”. También ha comentado lo siguiente: “El edificio en Nueva York de las Naciones Unidades tiene 38 pisos. Si perdiera 10 pisos hoy, no haría diferencia ninguna”.

Durante su desempeño como sub-secretario de Estado para el Control de Armas y la Seguridad Internacional, de 2002 a 205, Bolton acusó a Cuba de compartir tecnología sobre armas biológicas con países terroristas, a pesar de no comprobarse que la isla caribeña poseyera dicha tecnología. También ha sido la fuerza detrás de las acusaciones contra Iraq e Irán sobre la proliferación de armas de destrucción masiva, lo cual ha sido desmentido en ambos casos.

Ha ocupado cargos importantes en el Departamento de Justicia y en la USAID  durante los mandatos de Ronald Reagan y George H.W.Bush y  es cooperante del think tank ultracoservador American Enterprise Institute.(fin)

 Continuando con su participación en la Administración de Donald Trump, en el primer capítulo del libro: “La larga marcha hacia una oficina en una esquina del ala oeste”, al inicio expone:

·        “Mi objetivo no era conseguir un carnet de socio, sino un carnet de conducción…cuyo pensamiento no era común en la Casa Blanca de Trump…y no iba a mejorar mucho, conclusión deprimente pero ineludible a lo que llegué, solo después de haber entrado en la Administración.”

Y es entonces que con su prepotencia característica, manifestó:

·        “Una vez que comenzó la transición, me parecía razonable ofrecer mis servicios como SECRETARIO DE ESTADO”.

Fue tan imberbe y necio que incluyó algo tan personal como lo que expuso a continuación:

·        “Mucho se hizo de su aversión a mi bigote (Trump). Me dijo que nunca fue un factor que ya su padre también tenía”.

Y terminando con la siguiente absurda y desatinada declaración a pesar de ser un graduado de la famosa universidad de Yale:

·        “No creo que mi apariencia haya jugado un papel en el pensamiento de Trump”.

Con esta declaración se observa realmente su complejo de inferioridad, que al fin le fue generando un aborrecimiento hacia el mandatario. Sin embargo, no se dio por vencido, y continuó flagelándose y convirtiéndose en un ejemplar digno de pena, al incluir en su libro lo siguiente:

·        “El 1ro. de diciembre la incertidumbre siguió sobre el SECRETARIO DE ESTADO”. “En una reunión sobre política exterior con Trump, yo fui el que más habló”.  Pienso que Trump me escuchó atentamente”.

Llegó el momento en que ya disgustado y desencantado, fue capaz de poner lo siguiente:

·        Y así la transición de Trump terminó sin ninguna perspectiva de que me uniera a la Administración; racionalice el resultado, concluyendo que si el proceso de toma de decisiones a la inauguración de Trump era tan poco convencional y errático, como sus selecciones de personal, yo estaba bien quedándome “AFUERA”. “Si tan solo se pudiera decir eso por el país”.

Para concluir, pienso que ese folletín mal encabado, seguramente beneficie millonariamente a Bolton, pues la  banalidad, la superficialidad, el chisme, las intrigas y las confabulaciones son piezas que juegan un papel peculiar y típico en esa sociedad.

Donald Trump al inicio protestó y trató de que no se publicara, pero en definitiva SE HIZO, sin que aconteciera nada espectacular.

Lo que sí  es muy necesario que bandidos como esto no vuelvan a ocupar cargos de tal envergadura en los gobiernos de ese poderoso e impredecible imperio.

HONESTAMENTE CREO QUE LE ESTOY PIDIENDO MUCHO A LA PROVIDENCIA.

La Habana, Cuba, 29 de junio de 2020. “Año 62 de la Revolución”
Julio Sergio Alcorta Fernández.

EL MUNDO HOY Y DE MAÑANA

Por Jorge Gómez Barata

La idea de que de la COVID-19 emergerá un mundo mejor es una fantasía de quienes alimentan su ideología con utopías. Atribuir a una enfermedad la función de “motor de la historia” es un desatino.

Cien años atrás el orden social y político constituido por el capitalismo y la democracia liberal, instalados en el siglo XVIII, fue retado. Desde la Rusia bolchevique se intentó un cambio revolucionario cuya propuesta de instalar un modelo de sociedad alternativo resultó inviable y, aunque marcó algunas huellas, colapsó y dejó de formar parte de las soluciones factibles.

Desde otra orilla, hace unos 75 años, como parte del reajuste geopolítico asociado a la II Guerra Mundial, el propio sistema capitalista comenzó a desplegar una transición pacífica que, aunque desigual y asimétrica, condujo a la globalización. Debido a que la mutación concebida no requería cambios políticos, sino que se asentaba en el modelo de capitalismo y democracia liberal existente, las transformaciones se concentraron en los escenarios económicos y
jurídicos.

La promoción de la globalización, que disfrutó de amplios consensos, incluido el respaldo de la entonces Unión Soviética, en lugar de batallas políticas se concentró en la creación de la ONU, cuya Carta y estructura, especialmente el Consejo de Seguridad, es lo más parecido a un gobierno mundial y en la puesta a punto de las instituciones de Breton Woods, principalmente el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial y el GATT creó un entorno económico, financiero y comercial, incluida una moneda virtualmente común, para dar viabilidad
a esa opción.

Con la presencia de la Unión Europea que forma parte del núcleo del proyecto y la adhesión al G20 de países tercermundistas emergentes, como China, Rusia, India, Australia, Brasil, Argentina, México, Corea del Sur, Turquía, Sudáfrica, Indonesia y otros, la globalización se constituyó en el curso económico más viable para la humanidad en su conjunto.

Por su significado histórico y por su escala planetaria, la globalización ha sido confrontada por el neoliberalismo que intentó secuestrarla y más recientemente las posiciones aislacionistas y chovinistas del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, que ha ralentizado su avance, sin anularla como proyecto histórico.

Lamentablemente, el sabotaje a las esencias globalizadoras desde Estados Unidos que no ha podido vencer la resistencia de Europa, China, Rusia, ha entroncado que la COVID-19, que además de sus terribles costos humanos, ha ocasionado a la economía mundial perjuicios que no podían ser imaginados.

No obstante, la globalización económica mundial es de las fortalezas con que cuenta la humanidad para reponerse. El camino no será expedito, aunque tampoco intransitable. Con toda probabilidad, el curso anterior a Trump y a la COVID-19, será retomado y llevará a la humanidad a nuevas cumbres. Ello no ocurrirá por ninguna crisis sanitaria ni económica, sino a pesar de ellas. Allá nos vemos.
…………………………………………………………………..
El presente artículo fue publicado por el diario ¡Por esto! 
Alreproducirlo citar la fuente

Carta a Ministra del MINCIN

Comp. Betsy Diaz Velázquez
Ministra

Ministra:

Hace varios días remití a Cubadebate comentarios sobre la situación del comercio interior, que no he visto que se haya publicado, que incluía lo anunciado por usted para la etapa pos pandemia.

Ante todo, permítame presentarme. Soy una persona de 75 años con varias enfermedades: fibrosis pulmonar, hipertensión e insuficiencia renal, que vivo sola con mi esposo de 76 años, ambos revolucionarios y militantes del Partido, sin hijos.

Discúlpeme si resulto extensa en lo que expondré, pues no se trata solamente de nuestra situación personal, sino de lo que no se organiza o no se tiene en cuenta acerca de la problemática de nuestra sociedad, en la cual un porciento alto de la población vive solo de su salario, jubilación o asistencia social, cuyo nivel no alcanza para las compras que permitan satisfacer sus mínimas necesidades de alimentación, higiene y compras de medicamentos y mucho menos para tener que acceder a intermediarios o cuentapropistas, cuyos precios duplican o triplican los de los mercados estatales. ¿Acaso alguien piensa que, con el pollo, los huevos, alguna jamonada o picadillo extendido que se ofertan por la libreta, puede tenerse un mínimo de consumo de proteína animal y ni qué decir del precio de las viandas y vegetales?

A continuación, algunos problemas que llaman a la reflexión:

- En el periódico Juventud Rebelde del 7 de junio se trasmite el descontento de un discapacitado y miembro de Aclifim, que plantea que se ha cambiado la instrucción dada acerca de la prioridad a sus dificultades y tiene que hacer la “cola”.

- El pasado 8 de mayo realicé la compra de un Combo en Villa Diana, que me fue entregado el 5 de junio alrededor de las 8 y media de la noche, sobre esta compra llamé en diversas ocasiones por teléfono, timbre y nadie contestaba, les pasé varios emails y ninguna respuesta; cuando se podía entrar al sitio, se decía en “mantenimiento” y lo programado para la plataforma expresaba “está procesándose”. 

Trajeron el encargo sin haber llamado antes, tienen el teléfono, el correo electrónico y si no hubiera habido nadie en la casa, habría significado un gasto de combustible innecesario, sobre lo cual continuamente se está llamando la atención y la necesidad de ahorrarlo.

- Sobre el comercio electrónico, considero que las explicaciones que se han venido ofreciendo sobre las dificultades confrontadas resultan dudosas, teniendo en cuenta los miles de graduados en programación desde la fundación de la UCI; en la información del 9 de junio se dice “persisten problemas vinculados al desempeño de los sistemas informáticos, inadecuado completamiento y preparación del personal, insuficiente transporte para la distribución, déficit de áreas para conformar pedidos, fallas en los procesos de pago y devolución,  entre otros; esos problemas se conocían cuando se realizó la comparecencia de las entidades en la Mesa Redonda desde mediados de mayo, donde se dijo que para el 25 de mayo lo tendrían en funcionamiento. ¿Ninguno se ha resuelto?

- En el comercio minorista de divisas se aprecia falta de sensibilidad ante los que requieren atención diferenciada, los adultos mayores, discapacitados, etc. y las “colas”, sobre las que vale señalar que cuando se aborda el tema, se refiere a que hay organizarlas y no que pudieran existir otras formas de venta que no implicaran hacerlas, disminuirlas o al menos instruir sobre el tratamiento a brindar a personas con dificultades.

- Para disminuir las colas o eliminar gran parte de ellas, pueden existir diferentes formas, como, por ejemplo:

 vincular a los vecinos de una determinada zona a la tienda más cercana y fijarles días y horarios de compra.
 que una tienda de divisas venda con algún empleado de ella en algún local, (por ejemplo, la bodega o contenedores) a los vecinos de una determinada zona, auxiliados por las organizaciones de masas, que se organizarían por los comités de defensa.
 otra cuestión, son los adultos de la tercera edad y no se trata de asignarles mensajeros solo. Se plantea que ellos no deben estar en la calle, pero ¿quién les compra a los que viven solos o cómo seleccionar lo que quieren o pueden si conservan alguna facultad de movilidad?

Soluciones al respecto, censar las personas en tal situación y vincularlas a una tienda o varias cercanas a su domicilio, en la cual tengan un horario para hacer sus compras y en el cual no puedan hacerlo de otras edades, sin que tengan que hacer la “cola normal”.

Otra opción, que en esas tiendas puedan encargar por teléfono sus requerimientos, acorde con las existencias y algún mensajero de la tienda se las lleve.

- También se presentan dificultades en el comercio minorista en moneda nacional, En nuestro caso, se distribuyó a fines de abril un módulo que contenía huevos y viandas, que lamentablemente nunca pudimos comprar, pues el bodeguero dijo que no podía venderlo al mensajero que nos hace los mandados y cuando mi esposo fue a buscarlo, le dijo que se habían terminado y debía reclamarlo y hasta el día de hoy no se ha podido acceder al mismo.

- Situación similar, es el tema de las farmacias, que, aunque en el caso de los tarjetones están vinculados los clientes a una determinada, no se evita la cola para los adultos de la tercera edad que viven solos y aunque no es de la rectoría del comercio interior, no deja de ser un establecimiento comercial.

- Otros temas son la importación de productos que no parecen esenciales y las compras a intermediarios innecesarios que cobran precios excesivos. El país lleva muchos años con dificultades financieras, agravadas en la actualidad por las medidas impuestas por el presidente norteamericano primero y ahora por el impacto de la pandemia y resulta previsible que la situación no mejore ostensiblemente en el corto plazo, lo que ha llevado a la dirección del Partido y el Gobierno a implementar medidas que conlleven al ahorro, la sustitución de importaciones y otras. En este camino vale examinar:

 los productos no indispensables que se compran para las tiendas, como pueden ser galleticas dulces, chicles, bebidas alcohólicas, por citar solo algunos ejemplos), cuyo monto podría ser desviado a compras de pollo, aceite, leche en polvo, etc.;
 se compran productos similares de precios más altos en detrimento de otros de menor costo, por ejemplo, paquetes de albóndigas, en lugar de hamburguesas que pudieran ser producción nacional o aún las importadas;
 las compras a proveedores que son intermediarios no necesarios y en algunas ocasiones intermediarios de intermediarios, significan millones de dólares que con disminuyen la capacidad de compra y en general aspecto se presta mucha atención;
 ¿se ha examinado cuánto reciben los compradores por la firma de contratos con ese tipo de suministradores por concepto de comisiones o regalías?

¿Qué control hay sobre lo que se establece y no se cumple? Trabas y más trabas, falta de sensibilidad y como resultado queda solo pensar que algunos quieren que se hagan colas, se vendan turnos para las mismas, que muchos empleados y direcciones de tiendas se pongan de acuerdo con los coleros y con proveedores extranjeros y se continúe con la corrupción.

Los directivos de los comercios y sus jefes debían tener en cuenta algunos elementos importantes de su función en la sociedad y ellos, al menos, son:

1. Las tiendas son un servicio a disposición de los clientes, no al revés.
2. En estos momentos, hay múltiples trabajadores sin trabajo, que pueden al menos contestar teléfonos y tramitar respuestas.
3. Los clientes pagamos por adelantado y ello significa que estamos financiando a las tiendas y a la empresa a que pertenece o al menos ganan intereses (sólo porque el dinero duerma una noche en un banco se gana –overnight-).
4. Tener en cuenta las orientaciones del país, sobre el ahorro, la necesidad de informar a la población, organizar mejor su actividad y centrar más su atención sobre la administración de las tiendas y sus empleados que roban y ni tan siquiera lo disimulan delante de los clientes.
5. Que su mala gestión, no exigencia o permitir el incumplimiento de lo estipulado u orientado, afecta a la mayoría de la sociedad.

Soy una persona optimista y creo que siempre debe darse tiempo al desarrollo porque nada se construye en un minuto, pero lo que sucede es simplemente una falta de respeto por NO RESPUESTA y no tener en cuenta las orientaciones, por lo que resulta fundamental reflexionar sobre cómo realmente se atienden mejor a determinados sectores de la población que requieren atención diferenciada y se emplean adecuadamente los recursos materiales y humanos que se disponen.

Las decisiones que finalmente se tomen deben ser informadas ampliamente y publicarse en las tiendas, mediante tablillas para que no sean cuestionadas cuando se reclame su cumplimiento y no se alegue que no están establecidas o han sigo cambiadas.

Debemos entender que cuando una autoridad informa de algo que posteriormente no puede cumplir, debe anticiparse a ofrecer información sobre el problema y las causas, pues de no hacerlo se afecta la credibilidad de su dirección.

Espero que lo antes expuesto no moleste, pero siento que no todos trabajan para mejorar la situación y pensar como país y resulta necesario que las explicaciones que se ofrecen sean amplias y comprensibles, pues en innumerables ocasiones dejan muchas “lagunas”.

A su disposición para cualquier aclaración.
Fraternalmente,

Nelly A. Cubillas Pino
Calle 32 No. 115 e/23 y Pasaje A, Vedado
Tfno. 78312350