Fidel


"Peor que los peligros del error son los peligros del silencio." Fidel Castro Ruz

jueves, 16 de julio de 2015

Es imprescindible hacer sostenible la economía

Gricel Castro Alfonso Foto: Jorge Luis González
Dictamen de la Comisión de Asuntos Eco­nómicos sobre el informe de Liquidación del Presupuesto del Estado del año 2014

La Comisión examinó el informe de Li­quidación del Presupuesto del Estado, del año 2014, y considera señalar algunos asuntos relevantes:
Los resultados que se exponen son reflejo del comportamiento de la economía en la etapa.

Los ingresos netos al Presupuesto del Estado alcanzaron 46 mil 973 millones de pesos, lo que representa 102,5 % de cumplimiento, como consecuencia de deducir a los ingresos brutos devoluciones a contribuyentes por 296 millones de pesos. Por secciones, se sobrecumplen tanto los ingresos tributarios como los no tributarios, alcanzando los primeros el 64 % de los ingresos. Esta relación es favorable en comparación con el año 2013; sin embargo se incumplen el impuesto de circulación y ventas, pues no se logra captar los ingresos previstos por este concepto a partir del incumplimiento de ventas de productos a la población que impactan en la recaudación.
En el impuesto sobre utilidades, aunque existe un sobrecumplimiento a partir del in­cremento de la eficiencia en un grupo de empresas y otras entidades, aún hay reservas para lograr resultados superiores, toda vez que se identifican 123 empresas que planificaron utilidades y obtuvieron pérdidas por 829 millones de pesos. Ejemplo de ello son 41 empresas del Ministerio de la Agricultura y cinco de AZCUBA, por solo mencionar las de mayor significación, aspecto que no ha evolucionado lo esperado.
El Impuesto sobre los ingresos personales se sobrecumplió en 19 %, y dentro del mismo los aportes provenientes de las formas de gestión no estatal se sobrecumplen en 20,4 % y crecen en 33 % con respecto al año anterior.
La Comisión considera que existen potencialidades de ingreso por este concepto no explotadas, debido a conductas evasivas, sub­­declaraciones y otros incumplimientos tributarios. Es imprescindible un incremento de  medidas efectivas sobre la disciplina tributaria, por lo que las autoridades correspondientes deberán hacer un análisis de costo-beneficio de los recursos y medios de que disponen y hacer propuestas concretas, para revertir la situación.
Por el aporte de las empresas estatales se manifiesta un sobrecumplimiento de 29 %, asociado a los resultados en las utilidades empresariales, aunque también puede influir un componente relacionado con insuficiencias en el proceso de planificación.
Como se ha observado, se manifiestan incumplimientos en algunos resultados planificados en producciones comprometidas que impactan tanto en los ingresos del presupuesto como en la satisfacción de las necesidades de la población. Es un imperativo producir más con mayor eficiencia, incrementar sostenidamente la creación del nuevo valor; sólo así se podrá distribuir más.
Los gastos alcanzaron una ejecución de 49 mil 33 millones de pesos, 98 % de lo planificado. De estos, 68 % se dedicó a la actividad presupuestada. Teniendo en cuenta la estructura por destinos, 53 % de estos gastos sustentaron el financiamiento a sectores de Educación, Salud y Asistencia Social, garantizando la vitalidad de importantes servicios a la población.
Asociados a los gastos de la actividad em­presarial se asignaron recursos para asegurar producciones nacionales, cubrir precios subsidiados a las personas, financiar exportaciones y sustituir  importaciones, representando estos últimos 61 % de lo transferido a esta actividad no presupuestada; estos gastos se cumplen al 97,6 % de lo planificado.
Se garantizó el presupuesto asignado para cubrir la diferencia de precios de la canasta familiar normada y otros servicios básicos ascendente a 2 mil 424 millones de pesos, que representan 99 % de lo planificado, donde se incluyen productos esenciales como cárnicos, huevos, leche, azúcar, pan, arroz y energía eléctrica.
A la Seguridad Social se destinaron 5 mil 428 millones de pesos, que benefician a 1 millón 683 mil 583 personas, ratificando la tendencia creciente de los últimos años. De estos gastos, 65 % fueron financiados con los aportes por la contribución, aumentando la participación en 8%, asumiéndose el déficit por el presupuesto central.
Para las inversiones materiales se asignaron 2 mil 860 millones de pesos que respaldaron actividades importantes de la economía y la población, fundamentalmente obras de infraestructura hidráulica, viales, puentes, pro­grama de viviendas, entre otros. No obstante, se incumplió el plan en 6,3%, aunque con una ejecución superior al año anterior registra aún insuficiencias en el proceso in­versionista.
En la ejecución de los presupuestos locales, tres provincias y el municipio Especial Isla de la Juventud no alcanzaron el superávit planificado, tres disminuyeron el déficit y nueve sobrecumplieron. Todo ello condujo a alcanzar 2 mil 760 millones de pesos de superávit, sobrecumpliendo 12,7 % lo planificado.
Como resultado final de los ingresos y gastos, el Presupuesto del Estado en el año 2014 alcanzó un superávit en operaciones corrientes de 269 millones de pesos. El déficit fiscal asciende a 1 813 millones de pesos, 47 % de lo aprobado, que representa 2,3 % del PIB a precios corrientes.
En el presupuesto que se liquida se manifiestan un grupo de deficiencias en materia de control. Aunque se avanzó en el proceso de implementación del Sistema de Contabilidad Gubernamental existen problemas de calidad de la información, indisciplina informativa, falta de preparación de profesionales y técnicos, falta de completamiento de las plantillas de las áreas económicas y de las direcciones globales de la economía en los territorios, fluctuación laboral, insuficiencias y superficialidad en los controles funcionales realizados a entidades subordinadas. Se pusieron de manifiesto indisciplinas financieras, pagos in­debidos, incumplimiento de obligaciones, en­tre otras deficiencias.
La Comisión considera que el presupuesto liquidado responde a una etapa superior de organización e integralidad desde su concepción, respondiendo en gran medida a los requerimientos del Plan de la Economía del que forma parte; no obstante, dado el reto que constituye el crecimiento económico proyectado para los próximos años, requiere superar los problemas que se manifiesten en su planificación, ejecución y control, para lo cual cada implicado debe adoptar las medidas necesarias.
Todos los actores de la economía deben entender que para disfrutar de los beneficios de la salud, la educación, la cultura, el deporte, la seguridad social, el incremento de los ingresos personales y la satisfacción de necesidades, es imprescindible hacer sostenible la economía, es un imperativo producir con eficiencia, incrementar la creación de riquezas, es lo único que permitirá su distribución sin comprometer el futuro.
Por todo lo antes expuesto, la Comisión recomienda:
• Que los organismos, OSDE y Consejos de la Administración, según corresponda, presenten propuestas definitivas que permitan eliminar la situación en las entidades que man­tienen resultados desfavorables de for­ma sostenida durante dos años.
• Que los organismos, OSDE y Consejos de la Administración presenten una información sobre la ejecución de las medidas adoptadas y su impacto para revertir la situación de las entidades subordinadas que obtuvieron re­sultados negativos en las acciones de control efectuadas a la liquidación del presupuesto.
• Continuar las acciones de fortalecimiento y completamiento  de las plantillas de los organismos globales de la economía y de los aparatos económicos de las unidades presupuestadas.
• En sus actividades de fiscalización y control, la Comisión debe perfeccionar el análisis del presupuesto, incorporando informaciones de la contabilidad gubernamental e integrándolo con la discusión de otros balances macroeconómicos de los cuales forma parte.
Finalmente, la Comisión considera que se cumplieron los propósitos y objetivos fundamentales expresados en la Ley del Pre­su­puesto del Estado para el año 2014, que garantizó la vitalidad, estabilidad y continuidad del proceso económico y social del país, por lo que propone a la Asamblea Nacional la aprobación del informe de Liquidación del Presupuesto del Estado correspondiente al año 2014, con las recomendaciones presentes en este dictamen.

Comisión de Asuntos Económicos.

Comunismo y capitalismo: mitos, realidad y futuro

RT

La historia mundial no conoce muchos ejemplos de un antagonismo tan puro como el del comunismo y el capitalismo, un antagonismo que ha marcado el siglo XX y generado muchas ideas falsas entre la mayoría de la sociedad. 
¿Cuáles son los mitos más comunes en torno a los dos sistemas? ¿Cómo son los nuevos comunistas y por qué algunos llaman a los piratas informáticos "los izquierdistas a nivel tecnológico"? ¿Qué futuro le espera al capitalismo y si es posible una nueva revolución comunista? 
En este artículo, buscamos las respuestas sobre los dos sistemas más polares de la historia
El debate entre el comunismo y el capitalismo es una batalla entre dos teorías socioeconómicas extremas, teorías que representan dos maneras inherentemente opuestas del pensamiento. Una de ellas es sumamente individualista (el capitalismo), mientras que la otra (el comunismo) antepone a la sociedad. Para explorar estas dos ideologías, el portal Buzzle compara uno por uno sus principales diferencias.

Propiedad de los medios de producción

La principal diferencia entre el capitalismo y el comunismo tiene que ver con la propiedad de los medios de producción o los recursos en general.
El comunismo rechaza a la propiedad privada/individual de la tierra o de los recursos vitales. En cambio, todos los medios de producción, como la tierra, deben ser propiedad del Estado, pero en el sentido de toda la comunidad de personas. Todas las tierras y los recursos que faciliten la producción de bienes y servicios son propiedad de todos y cada uno, todo es compartido, y todas las decisiones sobre la producción son tomadas por toda la comunidad por vía democrática. Además, hay un salario igual para todos, y todas las decisiones se deben tomar de acuerdo a lo que sea bueno para todos.
Por otra parte, el capitalismo se basa en la propiedad privada de la tierra y los medios de producción. Cada persona tiene que ganarse lo suyo, y una parte importante de los beneficios obtenidos por un negocio va al bolsillo de la persona que posee los medios de producción, mientras que los trabajadores que se encargan de dirigir el negocio tienen una pequeña participación. Cada persona recibe su salario conforme a su mérito y, naturalmente, las personas que posean los medios de producción tendrán la última palabra a la hora de adoptar las decisiones.
Como vemos, la propiedad de medios de producción es una de las principales manzanas de la discordia entre las dos ideologías, cada una de las cuales se basa en una idea extrema al respecto y, por lo tanto, comporta riesgos y debilidades.
Mientras el comunismo puede acabar con la idea de la iniciativa individual, que ha dado lugar a la mayoría de las innovaciones tecnológicas que tenemos hoy en día, el capitalismo contiene la semilla de la explotación, donde demasiada riqueza, y por lo tanto el poder, se concentra en las manos de unas pocas personas.

Libertad individual

El antagonismo entre el comunismo y el capitalismo se refleja también en sus puntos de vista dispares sobre la libertad individual. El comunismo pide anteponer la sociedad al individuo, mientras que el capitalismo pone la libertad individual por delante de la sociedad.
Por lo tanto, la polaridad entre las dos ideologías se podría describir como “el individualismo contra el bienestar social”. El capitalismo le da más importancia a las aspiraciones individuales y apela a la naturaleza egoísta inherente de los seres humanos, que a menudo es el resultado del instinto de autoconservación.
Mientras tanto, el comunismo apela a nuestro lado más santo, en que pensamos en los demás, antes que en nosotros mismos, reza el artículo.
De nuevo se trata de dos puntos de vista extremos, que tienen sus ventajas y desventajas. Así, algunos de los mayores avances en la historia de la humanidad han ocurrido gracias a la creatividad y a la iniciativa individual y en gran parte han sido frutos del egoísmo humano, aunque, en última instancia, beneficiaron a toda la sociedad.
El comunismo puede afectar a esta iniciativa individual, así como a la creatividad y el pensamiento original, haciendo que una persona haga lo que le digan.
El capitalismo, a su vez, alimenta deseos egoístas, lo cual amenaza con la aparición de autócratas capitalistas que puedan obtener el control de la vida y la muerte de miles de personas.
Sociedad
El comunismo defiende una sociedad igualitaria, sin diferencias de clases, razas, religiones o incluso nacionalidades, y donde todos los hombres y las mujeres estén en las mismas condiciones. De esta manera, no hay nada por lo que las personas puedan disputar.
Esto es bueno como una idea, pero tratar de ponerla en práctica es difícil, sostiene el portal. Además, agrega, es injusto pedir a las personas que renuncien a todas las cosas que las hacen diferentes.
El capitalismo promueve la distinción entre clases, creando una brecha entre ricos y los pobres, ya que en el capitalismo puro los ricos se hacen más ricos y los pobres, más pobres; la clase rica controla los medios de producción y ejerce el poder, imponiendo a la sociedad su propia distinción de clases y sus caprichos.

Anatomía del poder

Comunismo apela al ideal más elevado del altruismo, mientras que el capitalismo promueve el egoísmo.
En el capitalismo, la riqueza y el poder se concentran en las manos de las personas que poseen los medios de producción. Es decir, se crea una élite que controla el dinero, los recursos y el poder.
El comunismo, en teoría, se basa en la naturaleza santa, altruista y desinteresada de toda la humanidad, y, por lo tanto, en la distribución igual del poder. Todas las decisiones se toman por medios democráticos y no debe haber leyes injustas que favorezcan solo a algunos.
Sin embargo, hay que tener en cuenta que la gente es inherentemente egoísta y el poder puede corromper la mente de una persona, fallando a la ideología y creando una sociedad injusta, reza el artículo.
“En última instancia, lo que necesitamos es un enfoque equilibrado, una combinación de buenos puntos de las dos ideologías. Una economía mixta donde el Estado tenga el control de los recursos vitales de una nación, garantice el bienestar para los más necesitados, a la vez que promueva el espíritu empresarial libre”, concluye.
El debate entre los dos sistemas ha dado lugar a numerosos mitos que hoy en día, muchas personas siguen creyendo. Estas son las siete ideas falsas más comunes sobre el comunismo y el capitalismo.
La lista fue elaborada por el bloguero Jesse Myerson, quien afirma en su artículo publicado en el portal Salon.com que la mayor parte de lo que los estadounidenses piensan sobre el capitalismo y el comunismo es una “una tontería redomada”.
“Esto no es sorprendente, dada la historia de los Temores rojos de nuestro país, diseñados para crear la impresión de que el anti-capitalismo es equivalente a traición”, escribe Myerson.

1. Las economías comunistas se basan en la violencia de Estado

Es comúnmente aceptado que la regulación estatal de la economía en la URSS o en China constituye un instrumento represivo que solo es utilizado por un Estado que intenta penetrar en todas las áreas de la sociedad para dominarla. No obstante, el poder estatal es una condición indispensable para la protección de la propiedad, piedra angular del capitalismo. La única diferencia entre estos dos sistemas antagónicos consiste en que los comunistas insisten en que la propiedad, es decir, los medios de producción (como fábricas) o las acciones y bonos, debe ser distribuida universalmente entre toda la sociedad.

2. Las economías capitalistas se basan en el libre intercambio

La bucólica imagen de un mercado abundante, donde cada persona libremente puede satisfacer sus necesidades también es un mito bastante común. La realidad es que la naturaleza del mercado y su origen están marcados por las expropiaciones, como la privación a los campesinos de su acceso a las tierras, y la falta de libertades. La situación no ha cambiado mucho hoy en día en que la gran mayoría de la población se ve privada del acceso a los recursos necesarios pese a su aparente abundancia. Además, cabe recordar que para su desarrollo el capitalismo estadounidense requirió exterminar a pueblos indígenas y esclavizar a los africanos.

3. Los Gobiernos capitalistas no atentan contra los derechos humanos

Sería poco creíble que un sistema que aplaude al rápido enriquecimiento en medio de una competencia despiadada no produjera graves actos de violencia y privaciones, pero curiosamente sus defensores mantienen que estos ‘excesos’ son una manifestación de la justicia y la libertad. Los que no estén convencidos de la tesis anterior podrían recordar que uno de los derechos fundamentales, el derecho a la vida, se viola diariamente cuando miles de personas mueren de desnutrición debido a que el libre mercado es incapaz de resolver este problema global.

4. Los regímenes comunistas son responsables de millones de muertes

Quienes se animan enumerando los crímenes (tanto supuestos como reales) cometidos por regímenes comunistas prefieren no recordar que el triste balance de víctimas nunca estará a favor del capitalismo. Los defensores del capitalismo, en este caso, tendrán que buscar alguna excusa convincente tanto para el comercio de esclavos y el exterminio indígena como para las masacres realizadas por EE.UU. y sus aliados en sus intentos de derrocar gobiernos procomunistas. A esta cuenta hay que añadir el número de muertes a causa de las transiciones de países del bloque socialista al capitalismo. Los anticomunistas más virulentos tienen una manera muy astuta para desmentir estos casos de exterminio: simplemente niegan que hayan sucedido.

5. El comunismo promueve la uniformidad

Mientras qen el inconsciente colectivo prevalece la imagen de una sociedad homogénea e altamente ideologizada que no deja espacio a la creación, este mito ya se ha hecho realidad en la mayoría de las sociedades capitalistas, donde crece la tendencia al consumismo descontrolado incitado por necesidades ficticias. Al contrario, la ideología marxista postulaba que uno de los objetivos del comunismo consiste en la liberación del tiempo para el desarrollo personal. De esa manera, el comunismo se basa en todo lo contrario a la uniformidad.

6. El capitalismo promueve el individualismo

En una sociedad de masas, donde millones y millones de personas están produciendo y consumiendo las mismas cosas a gran escala, el individualismo parece casi un milagro o al menos una excepción de la regla. A veces basta con echar un vistazo a los barrios residenciales de las grandes ciudades con sus casas o supermercados uniformados para concluir que es el producto de una sociedad completamente opuesta a lo individual.
En 1867, en su libro ‘El Capital’ Karl Marx hizo su famosa predicción de la ‘muerte’ inminente del capitalismo. Pasados casi 150 años, el sistema está vivo y el debate sobre su futuro continúa con mayor o menor intensidad. La crisis que durante los últimos años sufren varios países desarrollados hace que cada vez más los expertos hablen de grandes cambios que pronto tendrán lugar en el actual sistema social y económico a nivel mundial.
Tras la desintegración de la Unión Soviética, gran parte de la población creyó que el capitalismo había triunfado por completo. Sin embargo, en los últimos años el sistema económico afronta numerosas conmociones económicas y sociales. En Occidente se reduce la clase media, aumenta de forma alarmante el paro y el ‘estado del bienestar’, considerado como el mayor logro del capitalismo de postguerra, cada vez más es una realidad del pasado. Por otra parte, en Oriente la explotación de trabajadores adquirió los niveles del cruel siglo XIX.
infografia
En el nuevo libro ‘¿Tiene futuro el capitalismo?’, obra conjunta de varios economistas y sociólogos reconocidos a nivel internacional, los expertos coinciden en que el mundo está a punto de entrar en una crisis estructural del sistema capitalista, revela la revista ‘Expert’. De este modo, el sociólogo estadounidense Immanuel Wallerstein escribe que el crecimiento del capitalismo alcanzó su tope en los años 70, mientras que todas las décadas siguientes el sistema solo superó las numerosas crisis, sin resolver ningún problema.
“Desde hace más de un siglo, la humanidad viene acercándose y parece ya estar cerca de un pico desconocido y sin precedentes de su evolución”
Georgi Derluguián, profesor de ciencias sociales y políticas en la Universidad de Nueva York en Abu Dhabi
“El sistema mundial moderno no puede seguir de la misma manera, ya que el capitalismo no puede acumular ganancias sin parar”, concluye el experto. Por su parte, el doctor Randall Collins destaca que el fin del capitalismo se producirá en 2040, año en que según él, más de un 50% de la población activa perderá su trabajo por los procesos de sustitución tecnológica.
El mayor interrogante para Collins es qué sistema ocupará su lugar: ¿una dictadura fascista o un sistema democrático no capitalista? Pero lo más probable según el experto es que “en los próximos siglos tendrá lugar un constante cambio entre dos sistemas: del capitalismo al socialismo, y a lo mejor, otra vez al capitalismo”.
A su vez, para el sociólogo Craig Calhoun, el capitalismo se salvará solo en caso de superar tres amenazas pendientes: el desequilibrio del sector financiero en relación a otros ámbitos de la economía que provocan enormes deudas y especulaciones irresponsables; los problemas sociales y ecológicos creados por las políticas neoliberales, y por último, las posibles guerras y cambios climáticos.
“El fantasma del comunismo ha vuelto, y ahora no solo recorre Europa”. A esta conclusión llega un reciente artículo de la revista ‘Russki Reporter‘, que sostiene que tras la crisis de 2008, se habla cada vez más de un inevitable colapso del capitalismo.
En cuanto a Europa, el artículo hace hincapié en la “socialista y antiglobalista” Syriza en Grecia, y en la creciente fuerza de Podemos en España, mientras que el movimiento ‘Occupy’ en EE.UU. y las victorias de la izquierda en América Latina “hacen pensar en el renacimiento del movimiento de izquierda en el Nuevo Mundo”.

¿Cómo son los nuevos izquierdistas?

“¿Qué clase de futuro es el que nos están preparando los nuevos izquierdistas? ¿Qué es lo que nos espera: la realización de una nueva utopía social o una distopía sombría?”, se preguntan los autores del artículo.
Los nuevos izquierdistas son muy diferentes entre sí: “desde los intelectuales académicos hasta los revolucionarios del pueblo que lideran la lucha por la liberación nacional en el Tercer Mundo”, detalla la publicación, agregando que en la sociedad europea o incluso en la estadounidense, el izquierdismo moderado se va convirtiendo en la norma, “aunque no siempre se trata del verdadero marxismo, sea cual sea el significado de este término”.
Los nuevos izquierdistas leen a Marx, pero son mucho más apasionados acerca de las últimas ideas progresistas. Se caracterizan por su interés hacia la democracia directa electrónica, la economía de red y el ‘anticopyright'; la oposición a la globalización jerárquica en beneficio de las empresas transnacionales y el apoyo a la idea de una renta básica incondicional para todos como un medio para evitar desempleo y concentrarse en un trabajo creativo libre en una era de la robótica.
Asimismo, después de la crisis de 2008, comenzó a crecer rápidamente  el número de partidarios de un mayor control sobre los bancos y las corporaciones, la subida de impuestos a los ricos, y la lucha por preservar los logros sociales.
“Durante un siglo y medio de su existencia, el marxismo ha cambiado el mapa del mundo y de la vida humana en nuestro planeta, mucho más que el cristianismo durante 2.000 años, y sigue cambiándola”
Alekséi Tsvetkov, escritor y activista izquierdista
“Los izquierdistas apuestan por el desarrollo de las nuevas tecnologías”, explica el escritor y activista ruso Alekséi Tsvetkov, poniendo como un ejemplo típico de las nuevas relaciones postcapitalistas, que no caben en el sistema capitalista, todo lo que está relacionado con el ‘anticopyright’.
“Para nosotros es difícil imaginar cómo será el futuro postcapitalista, pero nos estamos acercando a él gracias al desarrollo de la tecnología, al crecimiento de la educación de las personas, a la aparición de nuevos grupos sociales. La ideología de la expansión del acceso público a las cosas es lo que une a todos los izquierdistas”, explica el escritor.
En este sentido, prosigue, “los piratas informáticos también son izquierdistas, a un nuevo nivel tecnológico”, ya que actúan de acuerdo con la lógica comunista: “Si tienes algo que compartir sin perderlo, tienes que compartirlo”.
En opinión del escritor, “el derecho burgués, que defiende los derechos de autor, por ejemplo, en el caso de una película, parte del hecho de que se trata, en primer lugar, de una mercancía, y en el segundo, de una película para el público”, mientras que los izquierdistas parten del hecho de que la película es una película, y verla como una mercancía distorsiona el significado de las cosas.
No obstante, Tsvetkov admite que en el sistema capitalista, la idea general de acceso libre a las cosas, a menudo conduce a un efecto contrario, y que no es lo mismo “un código abierto, que producen muchos y que utilizan todos, y la falta de recursos para hacer una nueva película si no pagan por ella”.
“El libre acceso a la música, las películas, los artículos enriquece a las grandes corporaciones de Internet, mientras que los creativos y los equipos están en una crisis constante de recursos”, lamenta el activista.

¿Estamos ante una nueva revolución?

En las ciencias sociales y la filosofía política, la mayoría de las nuevas ideas pertenecen a la izquierda, simplemente porque hablan de la transformación del mundo. Los conservadores buscan preservar las formas de vida y los valores existentes, el neoliberalismo cree en las leyes naturales del mercado y no en los proyectos sociales. “El progreso social necesita a los izquierdistas”, destaca ‘Russki Reporter’.
“Desde hace más de un siglo, la humanidad viene acercándose y parece ya estar cerca de un pico desconocido y sin precedentes de su evolución”, comenta Georgi Derluguián, profesor de ciencias sociales y políticas en la Universidad de Nueva York en Abu Dhabi.
“A finales del siglo XX, el capitalismo se deshizo de los antiguos temores de la izquierda, obtuvo acceso a las gigantescas masas trabajadoras de China y el flujo de recursos de las exrepúblicas soviéticas. Pero, ¿significa esto que el capitalismo como sistema histórico es eterno?”, se pregunta Derluguián. “Ningún sistema complejo es eterno. Se le acumulan costos y contradicciones”, remata.
El capitalismo tiene cerca de cinco siglos. Hasta mediados del siglo XX los grupos capitalistas de Occidente dominaron el mundo de las colonias y el mundo agrario y campesino con altas tasas de natalidad y bajas expectativas de beneficios sociales. “Hoy en día está claro que todo esto ya no es así”, concluye el analista.
“En realidad, aquí no se trata de simpatías personales, sino de lógica histórica”, señala a su vez Alexéi Tsvetkov. “Para la derecha, la lógica del progreso simplemente no existe, existe solo la lógica de las normas tradicionales y las desviaciones de la misma. Para los liberales, la lógica del progreso existe hasta cierto punto, y luego la historia termina con el triunfo del libre mercado. Para los marxistas, la sociedad moderna no existe en la historia, sino en la prehistoria, hasta que se eliminen todas estas barreras”, explica.
Tsvetkov está convencido de que la verdadera historia de la sociedad humana “empezará con la revolución comunista, porque finalmente todo volverá a la normalidad y el mundo al revés será reemplazado por uno adecuado”.
“La mayoría de los izquierdistas, aunque no crean en la revolución comunista, mantienen este ideal en mente como un horizonte, como una forma de evaluar lo que está sucediendo”, afirma.
Por otra parte, algunos expertos consideran que no ocurrirá un cambio radical sino que el capitalismo tendrá que realizar una serie de reformas para poder responder a los nuevos desafíos. “Se establecerá a nivel mundial un capitalismo reformado con mayor igualdad y derechos sociales para todos. No será el fin del capitalismo, sino la aparición de un capitalismo mejor”, asegura el profesor de la Universidad de California, EE.UU., Michael Mann.
Si la historia de la relación entre el comunismo y el capitalismo ya por sí misma es tan complicada y ha dado lugar a tantos mitos e ideas falsas, el futuro de los dos sistemas es aún más incierto y difícil de predecir.
Volviendo al libro ‘¿Tiene futuro el capitalismo?, la conclusión conjunta de los expertos consiste en que la gran crisis de este sistema, “sea cual sea el escenario, no significa el fin del mundo”, ya que “el fin del capitalismo inspira la esperanza” de su transformación en formas nuevas “más humanas” o su transición en el renovado socialismo democrático. Y usted, ¿qué opina al respecto?
En la elaboración de este artículo se han utilizado los archivos multimedia de RT, RIA Novosti, Reuters,  arbrenoir
Preparado por María Lekant, Iván Sérbinov

Renombrado economista pronostica que el mundo podría caer en una nueva Gran Depresión

Publicado: 16 jul 2015 14:50 GMT
4044019


El presidente del Banco Central de la India, Raghuram Rajan, expresa su opinión sobre la situación actual de la economía mundial. Según su punto de vista, los países desarrollados están efectuando una política monetaria que podría llevar a una crisis semejante a la Gran Depresión.

Raghuram Rajan hizo su pronóstico durante una conferencia internacional de economía celebrada en la Escuela de Economía y Ciencias Políticas de Londres, escribe la revista rusa 'Expert'.

El analista considera que ahora los países se enfrentan a los mismos problemas que en los años treinta del siglo XX. Estos problemas derivan de la política monetaria de los Gobiernos de los países desarrollados.

Asimismo, Rajan critica la política de los bancos centrales de dichos países que intentan acelerar el funcionamiento de sus economías a través de la reducción de las tasas de interés u otras medidas que forman parte de la herramienta financiera de la expansión cuantitativa.

Debido a la utilización de este instrumento, los inversores de países desarrollados empiezan a actuar en las economías emergentes cuyos mercados ofrecen condiciones más beneficiosas. Esto, a su vez, aumenta los flujos de dinero que ingresan en las economías en vías de desarrollo.

No obstante, cuando los países desarrollados dejan de aplicar la expansión cuantitativa, el flujo de inversión a las economías emergentes se reduce drásticamente, lo que socava la estabilidad de sus sistemas financieros y los obliga a tomar contramedidas para conservar sus nichos en el mercado. La Gran Depresión se gestó siguiendo el mismo esquema.

Rajan asegura que esta eventual crisis es "un problema de todo el mundo" y subraya que no solo afectará a las economías avanzadas, sino también a las emergentes. Cabe destacar que Rajan fue uno de los pocos economistas que pronosticaron la crisis que estalló en los años 2007-2008.

Alemania y Grecia: la economía del Anschluss

Alejandro Nadal

Hay muchas palabras para describir el resultado de la reunión en Bruselas el fin de semana pasado para tratar la crisis en Grecia. Se habla de capitulación por parte del gobierno de Tsipras. Y ese parece un término adecuado, pues el gobierno de Syriza ha cedido casi todas sus posiciones a lo largo del frente de batalla contra la austeridad.

De hecho, el nuevo paquete de medidas aceptado en la reunión es más duro que el que rechazó la población griega en el referéndum de dos semanas atrás. Parecería estar diseñado para provocar la caída del gobierno de Syriza en Atenas. Por eso cuando se dieron a conocer las condiciones demandadas por el eurogrupo la semana pasada el hashtag #ThisIsACoup (esto es un golpe de Estado) se convirtió en un tsunami en las redes sociales.

Por el momento se ha salvado la integridad de la unión monetaria, pero en el proceso se destruyó lo más esencial de cualquier acuerdo político duradero, la confianza. Las negociaciones se convirtieron en un esquema de chantaje o de un intercambio después de una toma de rehenes. Sólo que en las negociaciones Alemania y sus aliados en el Eurogrupo sí estuvieron dispuestos a oprimir el botón nuclear, mientras Syriza siempre dejó claro que nunca iría tan lejos como salirse del euro.

Hay otros términos que evoca el nuevo acuerdo para enfrentar la crisis en Grecia. Anschluss es uno de ellos.

El 12 de febrero de 1938 el canciller de Austria Kurt Schuschnigg se reunió con Hitler en el retiro de Berchtesgaden. La presión para consumar la unión de Austria con Alemania se había intensificado. Los simpatizantes austriacos de esta unión recibían el apoyo de Berlín y su influencia era notable. Un alto porcentaje de jóvenes que permanecían en desempleo debido a los efectos de la Gran Depresión veían en la unión la respuesta a sus problemas. En Berchtesgaden Schuschnigg recibió un mensaje claro: capitular o arriesgarse a que se desencadenara una guerra civil en Austria. Los testigos cuentan que Schuschnigg salió deprimido y acabado de la reunión: había terminado por aceptar todas las condiciones del diktat alemán.

De regreso en Viena Schuschnigg puso en libertad a los cabecillas nazis que esperaban procesos penales y nombró al nazi Arthur Seyss-Inquart ministro de policía (otra condición dictada en Berchtesgaden). Pero al mismo tiempo comenzó a organizar un referendo para decidir sobre la unión o la independencia de Austria. La fecha del referéndum fue fijada para el 13 de marzo de 1938. La edad mínima para votar fue establecida en 24 años para evitar que los miles de jóvenes desempleados y simpatizantes nazis pudieran votar. Hitler montó en cólera y promovió las manifestaciones violentas de simpatizantes nazis en casi toda Austria, creando el caos en todo el país. La policía no hizo nada y Alemania inició la movilización de sus fuerzas armadas. Hitler presionaba al presidente austriaco Wilhelm Miklas para que destituyera a Schuschnigg y nombrara canciller a Seyss-Inquart. Su plan era que el nuevo gobierno pidiera ayuda a Alemania para restablecer el orden. Pero Miklas se negó y para cuando cedió Hitler había dado sus órdenes para poner en marcha la invasión de Austria. ElAnschluss se llevó a cabo en la madrugada del 13 de marzo de 1938.

¿Es una exageración recordar el Anschluss en el contexto del nuevo acuerdo para iniciar el tercer paquete de rescate de la economía griega? Puede ser, pero hay que señalar que no es necesario ocupar militarmente un país para convertirlo en una colonia.

El contenido del paquete económico impuesto a Tsipras contiene medidas que no sólo implican la pérdida de soberanía sobre la política fiscal. Incluye también un régimen de manejo de los activos públicos que implica, en los hechos, una subordinación de índole patrimonial. El proceso de privatización contará ahora con un fondo especial al que serán transferidos activos públicos de alto valor para ser liquidados. Estos recursos serán usados para asegurar el pago del nuevo préstamo del Mecanismo europeo de estabilización y generarán un total de 50 mil millones de euros de los cuales la mitad servirán para recapitalizar los bancos.

Quizás sería mejor hablar de una redición de la Esfera de Co-Prosperidad de la Gran Asia Oriental que el aparato de propaganda de Japón utilizó a partir de 1938. Si en sus sueños la Merkel y Shäuble piensan que pueden someter a todos sus vecinos a un esquema de política económica subordinado a los intereses de una Gran Alemania entonces sus aspiraciones se parecen a las del jefe del imperio del Sol Naciente. Pero todos esos sueños, las esferas de co-prosperidad y el Anschluss terminaron muy mal, como bien sabemos.

La descripción de lo que ha acontecido con la crisis en Grecia puede variar. Pero una cosa es cierta: los acreedores ganaron y de este modo el proyecto de una integración europea con ideales democráticos y republicanos ha sufrido un golpe del que será muy difícil recuperarse.

Twitter: @anadaloficial