Fidel


"Peor que los peligros del error son los peligros del silencio." Fidel Castro Ruz

miércoles, 20 de noviembre de 2019

La mañosa jugada contra Meliá que llamó la atención del mundo sobre el norte de Holguín

Gibara fue declarada destino turístico en 2017 por su estilo colonial y riqueza cultural. Foto: Juan Pablo Carreras Vidal
Holguín.–Oportunistas desde la cuna, los descendientes del latifundista Rafael Lucas Sánchez Gil pensaron sacar provecho de la actitud agresiva de Estados Unidos al activar el Título III de la ilegal Ley Helms-Burton. Así interpusieron una demanda en un juzgado de Palma de Mallorca a la empresa española Meliá, por explotar los hoteles Sol Río Luna Mares y Paradisus Río de Oro, construidos en tierras expropiadas a su pariente tras el triunfo de la Revolución cubana.

Hoy lamentan su torpeza, porque la mañosa jugada, además de no prosperar, llamó la atención de personas de varias partes del mundo sobre las bondades del creciente desarrollo turístico de la provincia de Holguín, sobre todo en su franja costera, donde se concentra el 90 % de las más de 6 000 habitaciones construidas en los últimos años.

En el municipio de Rafael Freyre, igual que las instalaciones incluidas en la fallida demanda, están los hoteles Playa Pesquero, Memories Holguín, Playa Costa Verde, Fiesta Americana e Iberostar Selección Holguín, frutos de inversiones del Estado cubano, que también ha desarrollado la infraestructura hotelera y extrahotelera en el municipio de Banes, específicamente en Guardalavaca, que cuenta con los hoteles Brisas, Club Amigo Atlántico y Villa Turey.

De modo similar, el municipio de Gibara se inserta vertiginosamente en el ramo. Su capital fue declarada destino turístico en 2017 por su estilo colonial y riqueza cultural. En cuanto a capacidad de alojamiento, sobresalen los hoteles Ordoño, Arsenita, Plaza Colón y Bahía del Almirante, de propiedad estatal, y un grupo de elegantes y confortables hostales operados por trabajadores no estatales.

Tan notorio como lo logrado es lo que va en camino de materializarse en la llamada industria sin humo en el país, uno de los sectores estratégicos definidos en el plan de la economía y que en Holguín, como en toda Cuba, no dejará de ensancharse.

PREGUNTA A TIEMPO
¿Cómo era antes del triunfo de la Revolución la franja norte de la actual provincia de Holguín?

Una respuesta precisa la ofreció Fidel el 21 de enero de 2003, al inaugurar el hotel 5 Estrellas Playa Pesquero: «Un gran terrateniente poseía aquí un enorme latifundio de 41 400 hectáreas; de ellas 13 319 improductivas y el resto potreros, montes ralos y caña de cultivo extensivo. En 1959 apenas tenía acceso y la atención a la salud de sus pobladores era precaria o casi nula».

Puntualizó que lo hecho en interés del turismo en la zona había incidido positivamente en el desarrollo de otras ramas y sectores económicos, así como en la construcción de obras que por su alcance benefician a la población, entre ellas, las comunidades de Guardalavaca, Aguada la Piedra y Melilla.

La historiadora Mayra San Miguel  asevera que la región nororiental de Cuba era un espacio de enormes contrastes económicos y sociales hasta finales de la década de 1950.

«En Moa y Mayarí se explotaban  los abundantes recursos mineros, que estaban en manos de empresas estadounidenses,  poseedoras  a la vez de grandes extensiones de tierra. La Unitet Fruit Company, con más de 8 000 caballerías, era el mayor terrateniente en el área.

«Esa enorme propiedad engullía todo lo que conforma los actuales municipios de Banes, Antilla y Frank País, y amplios  terrenos de Mayarí y Cueto. Una porción estaba sembrada con caña, para producir azúcar. La compañía era la dueña de los centrales Preston y Boston, entre los más productivos de los diez que había en la provincia. Por cierto, gozaban de ventajas comerciales con respecto a los otros en manos de propietarios nacionales, porque estaban favorecidos por la cuota azucarera fijada por Estados Unidos».

La gran parte permanecía baldía en un escenario regional marcado por la existencia de unas 8 000 personas que trabajaban la tierra, sin ser propietarios de ella. Se trababa, recuerda la investigadora, de arrendatarios, subarrendatarios, aparceros y precaristas.

CAMBIOS POR MUCHOS LADOS
En Moa, donde existía en 1959 la fábrica procesadora de sulfuro de níquel, nacionalizada y renombrada Comandante Pedro Soto Alba, fue inaugurada en enero de 1987 la actual empresa Comandante Ernesto Che Guevara, también vinculada con la industria niquelífera.

El poblado de 400 personas que encontró allí la Revolución creció hasta convertirse en una ciudad con  amplia infraestructura, en la que sobresale la Universidad de Moa, que a la par de su amplio universo de enseñanza, es referencia en los temas relacionados con la minería y la metalurgia. En ella se han graduado más de 11 000 profesionales.

Solo esta casa de altos estudios supera con creces las aspiraciones de ingresar  a la Educación Superior de la población de la región norte oriental cuando corría el año 1959. De acuerdo con las investigaciones de Mayra San Miguel, a la Universidad que existía en la ciudad de Holguín en aquel momento apenas tenía acceso el 4 % de los jóvenes de esa parte de Cuba.

Actualmente, en los municipios de Gibara, Rafael Freyre, Banes, Mayarí, Frank País, Antilla y Moa existen sedes universitarias. También funcionan 463  centros de las enseñanzas prescolar, primaria y preuniversitaria. En 1959 era un puñado.

Existen en esta región 52 instalaciones de Salud Pública, entre ellas siete hospitales y 18 policlínicos. Solo en el municipio de Gibara hay 394 médicos. En 1959 en lo que hoy es la provincia de Holguín había 166.

«En Banes, la United Fruit Company era propietaria de un hospital. Este ­cobraba a los trabajadores de la corporación y muchos acumulaban deudas por el servicio recibido. Por eso, en 1960,  al ser nacionalizado el central Preston, ubicado en Macabí, lo primero que hizo el Gobierno Revolucionario fue cancelar aquellas cuentas pendientes», recuerda Mayra San Miguel. 
   
Bajo el mismo esquema funcionaba en Moa el hospital perteneciente a la Nickel Processing Corporation. ¿Qué se podía esperar en tiempos en que a cada ciudadano residente en Holguín, ciudad que aspiraba a ser capital de la región septentrional oriental,  le correspondían 20 centavos del presupuesto disponible para el precario sistema de Salud Pública?

De acuerdo con confirmaciones recientes, la provincia de Holguín reporta un 100 % de electrificación por todas las vías. Se debe, entre otros factores importantes, a la capacidad de generación del territorio. Por ejemplo, en Felton, Mayarí, está la termoeléctrica Lidio Ramón Pérez (construida entre 1982 y 1988), con dos unidades generadoras, cada una  con capacidad de 250 mw.

En Moa, inaugurada en 2015, funciona la Central Eléctrica Diésel, ensamblada con diez motores, cada uno de 18,4 mw, y en Gibara, de cara al mar, se yerguen dos parques eólicos, en los que 12 turbinas son capaces de generar hasta 850 kw por hora.

También en Moa está en marcha un programa de desarrollo integral que se adelanta al agotamiento de los yacimientos lateríticos y potencia otros sectores, entre ellos la industria mecánica y el turismo de naturaleza, para asegurar la sostenibilidad del municipio.

Es una experiencia que comenzó antes en el territorio de Mayarí, donde fue construida la presa de igual nombre, base de un extenso programa agropecuario que suplanta la dependencia de la minería, cuyo carácter finito impuso el cierre de la planta niquelífera Comandante René Ramos Latour y su conversión en una empresa de servicios.       

ACOTACIONES EN CONTEXTO
Lo primero a recalcar tras este recuento, al que sin duda alguna se pueden añadir otros ejemplos del empoderamiento real del pueblo, es que este fenómeno social se produjo a partir de 1959. Solo entonces la nación, con sus riquezas, fue para todos sus ciudadanos.

Otro aspecto a tener en cuenta radica en la pregunta: ¿Cuánto no se habría hecho en esta zona y en el país sin el acoso brutal del Gobierno de Estados Unidos? Cuba divulgó recientemente que, desde abril de 2018 hasta marzo del presente año, el hostil comportamiento del poderoso vecino norteño le causó pérdidas en el orden de los 4 343,6 millones de dólares.

Pero la evaluación de seis décadas de hostigamiento sin tregua revela perjuicios cuantificables por más de 922 630 millones de dólares. Queda claro que el bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por EE.UU. es el principal freno para el desarrollo de todas las potencialidades de la economía cubana.

Si bien Trump se comporta brutalmente, también es firme la voluntad de Cuba de enfrentar toda adversidad, sin renunciar al desarrollo.

Mercado interno se posiciona en Jardines del Rey


Por Lisandra López Pérez de Corcho ECONOMÍA 20 Noviembre 2019
El hotel Colonial Cayo Coco, del grupo Cubanacán, uno de los más antiguos de la cayería, mantiene el alza del mercado interno a partir de sus opciones de estancia. Foto: Tomada del perfil de Facebook del Colonial Cayo Coco
Aunque la temporada alta acoge, por tradición, a un mayor número de clientes foráneos en Jardines del Rey, y a Canadá como principal emisor, el mercado interno ha ido posicionándose en el destino, con una tendencia al crecimiento en los últimos tiempos.
Ixolexis Correa Lorenzo aporta el dato que lo ilustra. Hasta el mes de octubre se recibieron 147 000 nacionales en las instalaciones de la cayería, lo que representa un crecimiento del 21 por ciento de ese mercado.
Para esta temporada de invierno continúan las ofertas de promoción, las llamadas ferias outlets, que durante el verano tuvieron aceptación, y para estas fechas tendrán propuestas, sobre todo, en las fiestas navideñas y el fin de año.
El grupo hotelero Cubanacán, con 3 hoteles en Jardines del Rey (Colonial Cayo Coco, Iberostar Mojito y Tryp Cayo Coco), confirma también una mayor presencia de los clientes cubanos, a partir de los precios de estancia que proponen. Así lo reafirma Mariurka Martínez Alemán, delegada de la entidad en la provincia.
“La mayor parte de los clientes repitentes provienen de este sector, por lo que para la temporada alta, en la que se espera sigan llegando hasta estos complejos recreativos, se hicieron mejoras en las infraestructura durante la etapa de preparación.”
Se mantienen también para la recta final de 2019 viajes de circuito, como otra de las opciones de la agencia de viajes Cubanacán.
En la cadena Islazul la presencia del mercado interno alcanza un 92 por ciento. Los precios de las ofertas, sobre todo para el segmento de familia, con propuestas más económicas, son el principal atractivo para estos visitantes, asegura Alis García Hernández, directora de Islazul en el territorio.
Con 775 habitaciones en 3 hoteles, 1 aparthotel, 1 motel, 2 villas y 5 casas, Islazul apuesta también por incrementar la exportación de servicios a partir del trabajo de comercialización con los turoperadores internacionales.
( Tomado Invasor)

Las duras críticas de Marx a los socialdemócratas alemanes

20 noviembre, 2019 Por obsadmin 

Por Marcello Musto, profesor de Teoría Política de la Universidad de York
1. La limitada participación de los alemanes en la Asociación Internacional de Trabajadores
Las organizaciones de trabajadores que fundaron la Asociación Internacional de Trabajadores en 1864 eran claramente heterogéneas. Las fuerzas impulsoras centrales fueron el sindicalismo británico y los mutualistas, que dominaron durante mucho tiempo en Francia, en Bélgica y en la Suiza francófona.
Junto a estos dos componentes, estaban los comunistas, agrupados en torno a la figura de Karl Marx, y otras organizaciones que no tenían nada que ver con la tradición socialista (como los seguidores de Giuseppe Mazzini) que se unieron a la Internacional con una variedad de teorías confusas, algunas de inspiración utópica.
La Asociación General de Trabajadores Alemanes, el partido de los seguidores de Ferdinand Lasalle, nunca se afilió a la Internacional, sino que orbitó a su alrededor. Esta organización era hostil al sindicalismo y concebía la acción política en términos rígidamente nacionales.
En 1865, la Internacional se expandió en Europa y estableció sus primeros núcleos importantes en Bélgica y la Suiza francófona. En esos días, las leyes prusianas impedían que las asociaciones políticas alemanas mantuvieran contactos regulares con organizaciones de otros países y, por tanto dificultaron a la Internacional abrir secciones en lo que entonces era la Confederación Alemana.
La Asociación General de Trabajadores Alemanes, el primer partido de trabajadores de la historia, fundada en 1863 (dirigida por el discípulo de Lasalle, Johann Baptist von Schweitzer) siguió una línea de diálogo ambivalente con el gobierno Prusiano de Otto von Bismarck y mostró poco o ningún interés en la Internacional durante los primeros años de su existencia. Esta fue una indiferencia compartida por Wilhelm Liebknecht, un dirigente alemán que tenía proximidad política con Marx,  Liebknecht nunca entendió la centralidad de la lucha internacional para el movimiento obrero.
Marx tuvo profundas diferencias teóricas y políticas con Von Schweitzer. En febrero de 1865, le escribió : «las ayudas del gobierno real prusiano para las sociedades cooperativas… ( que los partidarios de Lasalle  acogieron con beneplácito) no sirven como medida económica y al mismo tiempo, se utilizan para que con su tutela el estado corrompa a parte de la clase trabajadora y destruya el movimiento ”.
Marx rechazó cualquier posibilidad de una alianza entre los trabajadores y la monarquía:
“ Así como el partido burgués en Prusia se desacreditó y provocó su miserable situación actual al creer seriamente que con la «Nueva Era» el gobierno había caído en su regazo, por la gracia del Príncipe Regente, el partido de los trabajadores se desacreditará más si imagina que la era de Bismarck o cualquier otra era prusiana hará que “ las manzanas de oro caigan en su boca”, por gracia del Rey. Está fuera de toda duda que la ilusión de Lasalle de que un gobierno prusiano podría intervenir con medidas socialistas será coronada con la desilusión. La lógica de las circunstancias lo dirá. El honor del partido de los trabajadores requiere que rechace tales ilusiones, incluso antes de que sea trepanado por la experiencia. La clase obrera es revolucionaria o no es nada”.
La crítica al colaboracionismo, de los llamados socialistas de estado en Alemania , fue un tema constante de las reflexiones políticas de Marx durante ese período. Pocos días después de la carta a Schweitzer, sugirió a Engels que la posición de los discípulos de Lasalle en Alemania era similar a una «alianza del proletariado con el gobierno con la burguesía liberal «, al cual ambos se habían opuesto firmemente en 1847.
Su crítica política de la socialdemocracia alemana continuó en 1866. En un documento para los delegados del Consejo General Provisional de Ginebra, Karl Marx subrayó la función básica de los sindicatos en abierta  oposición a lo propuesto por los mutualistas, los seguidores de Robert Owen en Gran Bretaña y de Lasalle en Alemania.
Lasalle abogó por el concepto de una «ley de hierro de los salarios», que sostenía que los esfuerzos para aumentar los salarios eran inútiles y una distracción para los trabajadores, porque la tarea principal era asumir responsabilidades políticas en el estado. Marx escribió:
“Esta actividad (reivindicativa) de los sindicatos de oficios no solo es legítima, es necesaria. No se puede prescindir de esta lucha mientras dure el actual sistema de producción. Por el contrario, debe ser generalizada con la formación de sindicatos en todos los países. Por otro lado, los sindicatos están , muchas veces sin saberlo, creando centros de organización de la clase trabajadora, como lo hicieron los municipios y comunas medievales para la clase media. Si se requieren los sindicatos para las luchas de guerrilla entre el capital y el trabajo, son aún más importantes como organizaciones para reemplazar el sistema de salarios, de trabajo y de gobierno del capital”.
En el mismo documento, Marx no ahorró sus críticas a los sindicatos existentes, porque “están demasiado inclinados exclusivamente a las luchas locales e inmediatas con el capital [y] aún no han entendido completamente el poder que tienen para actuar contra el sistema de esclavitud salarial. Por lo tanto, se mantienen demasiado alejados de los movimientos sociales y políticos generales ”.
En septiembre de 1868, Marx volvió a esta cuestión. En una carta a Engels, sugirió que lo que von Schweitzer había descrito el mes anterior en Hamburgo en el Congreso de la Asociación General de Trabajadores Alemanes fue: «literalmente copiado del programa del socialismo católico francés», inspirado en Philip Buchez [1796-1850], que se remonta a «los días de Louis-Philippe» [1773-1850].
En cambio Marx, consideraba que una fuerte oposición al gobierno había sido buena para la lucha social: “Lo más esencial para la clase obrera alemana es que no se excite con los conformidades que le dan las altas autoridades gubernamentales. Tal raza educada burocráticamente debe someterse a un curso completo de «autoayuda».
En una carta a Schweitzer, Marx expuso con mayor detenimiento sus diferencias con la tendencia de Lasalle . La primera era su oposición a la estrategia de «ayuda estatal versus autoayuda», que Buchez, el líder del socialismo católico, [… había usado] contra el movimiento obrero genuino en Francia «, y sobre porque propio Lasalle había hecho «concesiones a la monarquía prusiana, a la reacción prusiana (el partido feudal) e incluso a los clérigos».
Para Marx, era esencial que la lucha de los trabajadores fuera libre e independiente. “Lo principal es enseñar [al trabajador] a caminar solo”, especialmente en Alemania, donde “está regulado burocráticamente desde la infancia en adelante y cree en la autoridad de sus superiores”.
La otra área importante de desacuerdo fue la rigidez teórica y política de de los seguidores de Lasalle . Marx criticó al camarada con quien había estado en contacto durante muchos años, con el argumento de que
» Lasalle como todos los que afirman tener en su bolsillo una panacea para los sufrimientos de las masas dio su respaldo desde el principio a Buchez, un personaje religioso, sectario – y, que siendo el fundador de una secta- negó toda conexión natural con el movimiento anterior, tanto en Alemania como en el extranjero «.  Lasalle fue culpable del mismo error que Proudhon,» no buscar en la base los elementos reales de agitación del movimiento de la clase. En cambio, prescribió para el movimiento una determinada receta doctrinaria «.
En la lucha contra estos “socialistas” colaboradores con el estado, Marx también tuvo problemas con Liebknecht. Después de uno de sus discursos en el Reichstag en el verano de 1869, Marx comentó a Engels: “¡El bruto cree en un futuro ‘estado de democracia’! En secreto, esto significa a veces la Inglaterra constitucional, a veces los Estados Unidos burgueses, a veces la miserable Suiza. No tienen una concepción de la política revolucionaria «.
Lo que decepcionó a Marx fue que en la Confederación del Norte de Alemania (a pesar de contar con dos organizaciones del movimiento obrero, la Asociación General de Trabajadores Alemanes y el Partido de los Trabajadores Socialdemócratas Marxistas de Alemania) se había demostrado poco entusiasmo por la Internacional.
Durante sus primeros tres años, los militantes alemanes prácticamente ignoraron su existencia, temiendo la persecución a manos de las autoridades. En el débil internacionalismo de los alemanes pesaron más las normas legales y finalmente el movimiento internacionalista terminó preocupándose más por los asuntos internos.
La unificación de Alemania en 1871 confirmó el inicio de una nueva era en la que el estado-nación sería la forma central de identidad política, legal y territorial. Esto colocó un signo de interrogación sobre cualquier organismo que implicará lealtades que cedieran parte del liderazgo político a una organización supranacional.
Al mismo tiempo, las crecientes diferencias entre los movimientos y las organizaciones nacionales hicieron extremadamente difícil para el Consejo General de la Internacional producir una síntesis política capaz de satisfacer las demandas de todos. A pesar de estas dificultades, después del final de la Primera Internacional, en septiembre de 1872, Marx continuó criticando el camino de la socialdemocracia alemana cada vez que tenía la oportunidad.
2. Contra el «Programa Gotha» y la desviación socialdemócrata
A finales de 1874, Marx supo que la Asociación General de Trabajadores Alemanes, fundada por Ferdinand Lasalle, y el Partido de los Trabajadores Socialdemócratas, tenían la intención de unirse en una sola fuerza política.
Marx y Engels no fueron consultados sobre el proyecto, y solo en marzo del siguiente año recibieron el borrador del programa del nuevo partido.
Engels luego le escribió a August Bebel que no le podía «perdonar que no nos hayan dicho una sola palabra sobre esta iniciativa»; y advirtió que él y Marx «nunca podrían someterse un nuevo partido» creado sobre la base del socialismo de estado de Lasalle.
A pesar de esta fuerte declaración, los líderes socialdemócratas que habían estado construyendo lo que se convertiría en el Partido Socialista de los Trabajadores de Alemania (SAPD) no cambiaron sus posiciones. Por lo tanto, Marx se sintió obligado a escribir una larga crítica del proyecto de programa para el congreso de unificación que se celebrará el 22 de mayo de 1875 en la ciudad de Gotha.
En la carta que acompañaba su texto, reconoció que «cada paso del movimiento real es más importante que una docena de programas». Pero en el caso de los «programas de principios»,  Marx creía que debían redactarse con mucho cuidado, ya que establecen «puntos de referencia para todo el mundo … y permiten medir qué tan lejos ha progresado el partido».
En la Crítica del Programa Gotha (1875), Marx envistió contra las numerosas imprecisiones y errores del nuevo manifiesto redactado en Alemania.
Por ejemplo, al criticar el concepto de «distribución justa», preguntó polémicamente: «¿No afirman los burgueses que la distribución actual es justa «? ¿Acaso, está distribución «justa» se plantea sobre la base del modo de producción actual? «
En su opinión, el programa no podía ser el “producto de las ideas reformistas de Lasalle sino de un proyecto de  transformación del modo de producción capitalista”.
Marx explicó, con su rigor habitual, que Lasalle «no sabía qué era el salario», pues sigue a los economistas burgueses: “se queda con la apariencias y no va a la esencia del asunto».
Para Marx : “Los salarios no son lo que parecen ser, es decir, el valor o el precio de la mano de obra, son sólo una forma enmascarada del valor o precio de la fuerza de trabajo. A partir de un análisis serio, toda la concepción burguesa de los salarios, ha sido arrojada por la borda de una vez por todas y ha quedado claro que el trabajador asalariado sólo tiene libertad para trabajar para su propia subsistencia, es decir, sobrevive sólo en la medida en que trabaja durante cierto tiempo gratis para el capitalista y que todo el sistema de producción capitalista se sustenta en aumentar la mano de obra gratis al extender la jornada laboral o al desarrollar la productividad, es decir, aumentar la intensidad de la fuerza de trabajo, etc. En consecuencia, el sistema de trabajo asalariado es un nuevo sistema de esclavitud”.
En otro punto controvertido su critica se refería al papel del estado. Marx sostuvo que el capitalismo solo podría ser derrocado a través de la «transformación revolucionaria de la sociedad».
Los “lasalleanos” sostenían que «la organización socialista del trabajo surge de la ayuda estatal que el estado otorga a las sociedades cooperativas de productores que el estado, y no el trabajador, organiza para existir».
Para Marx, sin embargo, las «sociedades cooperativas [ eran] de valor solo en la medida en que [eran] creaciones independientes de los trabajadores y no organizaciones protegidas por los gobiernos o los burgueses». La idea «que con los préstamos estatales se puede construir una nueva sociedad al igual que un nuevo ferrocarril » era típico de las ambigüedades teóricas de Lasalle.
Con todo, Marx observó que el manifiesto político para el congreso de fusión mostró que las ideas socialistas estaban teniendo dificultades para penetrar en las organizaciones de trabajadores alemanas. De acuerdo con sus primeras convicciones, enfatizó que estaban totalmente equivocados quienes tratan «al estado como una entidad independiente que posee sus propias bases intelectuales, éticas y libertarias», en lugar de «tratar a la sociedad capitalista existente como … la base del estado existente «.
Por el contrario, Wilhelm Liebknecht y otros líderes socialistas alemanes defendieron la decisión táctica de comprometerse con el programa Lasalleano,  argumentando de que esto era necesario para lograr un partido unificado.
Una vez más, Marx tuvo que enfrentar la gran distancia entre las opciones hechas en Berlín y en Londres donde él se encontraba ;
Durante la primavera de 1875, Marx continuó los estudios que necesitaba hacer para algunas secciones destacadas de El Capital. Al mismo tiempo, reelaboró ​​partes de la popular recopilación de extractos de Johann Most del Volumen Uno, con vistas a la impresión de una segunda edición. Entre mediados de mayo y mediados de agosto, compuso otro manuscrito para el Volumen Tres, «La relación entre la tasa de plusvalía y la tasa de ganancia desarrollada matemáticamente» (1875), y en septiembre volvió a animarse para avanzar tanto como le fue posible en la redacción del volumen dos de “El Capital”.
En los primeros meses de 1876, después de haber recibido nuevos libros y publicaciones con estadísticas sobre Rusia, Marx se dedicó a una investigación más sistemática sobre los cambios socioeconómicos que tenían lugar en esa nación. El estudio “La situación de la clase obrera en Rusia “(1869), obra del economista y sociólogo Vassilii Vassilievich Bervi, conocido por el seudónimo N. Flerovsky, le había dado la motivación política para profundizar en el estudio de la situación rusa. La lectura de Marx a mediados de la década de 1870 también incluyó un pequeño libro titulado Conservadurismo revolucionario (1875) de los pensadores eslavófilos Yuri Samarin y Fyodor Dmitriev, y varios volúmenes de las Actas de la Comisión Tributaria de 1872-73.
Durante este período, disminuyeron las luchas sociales y Marx, cada vez que su salud se lo permitió, se dedicó a hacerse nuevas preguntas teóricas. Aprovechó la oportunidad para ampliar su gama de intereses a áreas que había explorado poco antes. En la primavera, centró su atención en la fisiología, tanto botánica como humana. Además, devoraba nuevos libros sobre temas como la agronomía, la propiedad de la tierra y el crédito, mientras proseguía sus estudios para completar El Capital.
Desde mediados de marzo, Marx volvió a su investigación sobre formas de propiedad colectiva. Entre los textos que resumió a finales de año estaban la muy importante Historia de la Orden del Pueblo en Alemania (1865-66) del historiador y estadista Georg Ludwig von Maurer, un Ensayo sobre la historia de la propiedad de la tierra en España (1873) escrito por el  ministro Francisco de Cárdenas y el libro “Moradas comunes de los eslavos del sur “ (1859) del escritor y político Ognjeslav Utješenović.
Sus esfuerzos de investigación fueron interrumpidos por las vacaciones de verano, que para Marx por  sus problemas por físicos eran más una necesidad que una diversión. Además, en el otoño de 1876, Marx sufrió varios y complicados problemas de salud. A pesar de estas tribulaciones y la constante presión laboral hizo un gran esfuerzo para encontrar un editor para la versión alemana de Histoire de la Commune de 1871 (1876) del periodista francés y del comunero  Prosper-Olivier Lissagaray. Entre septiembre y finales de 1877, invirtió tiempo y energía en revisar la traducción de lo que llamó «la primera historia auténtica de la Comuna».
3. Batallas políticas a nivel internacional
A pesar de las adversidades y la mala salud, Marx siguió atento y críticamente todos los principales acontecimientos políticos y económicos, intentando imaginar los nuevos escenarios y cómo afectarían a las luchas por la emancipación de la clase trabajadora.
A principios de 1877, Jenny von Westphalen le escribió a su amigo Sorge que su esposo estaba «profundamente involucrado en la cuestión oriental, ahora está interesado en los hijos de Mahoma que desafían a  los fanáticos cristianos y a traficantes de atrocidades hipócritas». .
En abril, con el pretexto de rebeliones de cristianos que vivían en el Imperio Otomano, el zar Alejandro II declaró la guerra a Turquía en busca de sus objetivos expansionistas.
Marx había estado activo contra el apoyo de los liberales británicos a Rusia: entre febrero y marzo, junto con el periodista Maltman Barry, escribió tres breves artículos: «Sr. Gladstone y la intriga rusa «,» Sr. Gladstone «y» The Great Agitator Unmasked «, que se imprimieron a nombre de Barry en The Whitehall Review y Vanity Fair (y más tarde en varios periódicos locales en inglés, escocés e irlandés).
Marx informó a Engels que muchos periódicos lo habían «rehuido» y que el editor adjunto de Vanity Fair temía una «acción por difamación». Seguramente escribió, «los parlamentarios ingleses,  los Comunes y los Lores … alzarían sus manos con horror si supieran que fue el Doctor del Terror Rojo, como me llaman, quien había sido un “souffleur” durante la crisis oriental».
Al mismo tiempo, Marx criticaba que «la prensa de los trabajadores se preocupaba demasiado poco por la cuestión oriental, olvidando que la política del gobierno esta jugando sin sentido con las vidas y el dinero de la gente».
Con excesivo optimismo, escribió a Sorge: «Esta crisis marca un nuevo punto de inflexión en la historia europea». Pensaba que Rusia «había estado al borde de una conmoción» y esperaba que los turcos pudieran «adelantar el estallido social … con los golpes que han dado … al ejército ruso y las finanzas rusas «.» Esta vez concluyó,» la revolución comenzará en el Este, hasta ahora un bastión inexpugnable y el ejército de reserva de la contrarrevolución «.
Engels reiteró esta convicción al editor del periódico italiano La Plebe, Enrico Bignami: “Una vez que Rusia haya iniciado el camino a la revolución, todo el rostro de Europa cambiará. Hasta ahora, la Antigua Rusia ha sido el gran ejército de la reacción europea. Actuó como tal en 1789, en 1805, en 1815, en 1830 y en 1848. Una vez que este ejército sea destruido, ¡ya veremos!
Cuando se hizo evidente, en febrero de 1878, que los rusos habían salido victoriosos, Marx lamentó el hecho en una carta a Liebknecht, repitiendo que una derrota del zarismo no solo habría «acelerado la revolución social en Rusia» sino que también habría provocado «un cambio radical en toda Europa».
Sin embargo, animado por sus expectativas en ese momento, predijo al cartista y publicista inglés Thomas Allsop que pronto habría una «sucesión de guerras, que precipitaría la crisis social y engulliría a todos los llamados poderes , unos poderes falsos tanto de vencedores como de vencidos. Un estallido podría dar cabida a una revolución social europea «. En una carta que envió a Engels en septiembre, creía en un horizonte parecido: » lo que Rusia y Prusia … puedan hacer ahora en el escenario internacional tendrá  consecuencias perniciosas para sus regímenes”
De vez en cuando, Marx tenía que preocuparse nuevamente por la Asociación Internacional de Trabajadores, para defender su nombre y recordar la estima que aún con diferencias disfrutaba su línea política.
En julio de 1878, en respuesta a George Howell, un antiguo miembro de la organización que se había convertido en un sindicalista reformista, Marx señaló en un artículo para The Secular Chronicle que lo que le había ganado a la Internacional «una reputación mundial y un lugar en la historia de la humanidad «no era el tamaño de sus finanzas «, como Howell había argumentado calumniosamente, sino «la fuerza de su intelecto y su abundante energía «.
A Marx también estaba interesado en los movimientos del otro lado del Atlántico. En julio de 1877, señaló en una carta a Engels «el primer brote contra la oligarquía del capital surgió durante la Guerra Civil , por supuesto, fue reprimido», pero podría «proporcionar un punto de partida para un partido de trabajadores en los Estados Unidos».
Gran Bretaña, por otro lado, era un país sobre el cual los dos amigos ya no se hacían ilusiones. En febrero de 1878, Marx escribió a Liebknecht que «la clase obrera inglesa se ha desmoralizado gradualmente, como resultado del período de corrupción posterior a 1848, y finalmente ha llegado ser sólo un apéndice de un gran Partido Liberal, es decir, de sus opresores, los capitalistas ”.
4. La crítica a los «socialistas de sillón»
Marx nunca perdió de vista los principales acontecimientos políticos en Alemania. Después que pasaron las principales tensiones en torno al congreso de Gotha, continuó sus intentos de orientar al Partido Socialista de los Trabajadores de Alemania en una dirección anticapitalista.
Sin embargo, se estaban desarrollando otras tendencias que crearían nuevas ocasiones de conflicto. A partir de 1874, Eugen Dühring, profesor de economía en la Universidad de Berlín, comenzó a recibir una atención significativa de los intelectuales del partido. Los artículos en apoyo de sus posiciones aparecieron en Der Volksstaat (El Estado del Pueblo), que había sido el órgano del Partido Socialdemócrata de los Trabajadores de Alemania.
Por lo tanto, ante la solicitud de Liebknecht para que se involucrará , y habiendo escuchado la opinión de Marx de que era necesario «criticar a Dühring sin ninguna duda», Engels decidió escribir una crítica a gran escala del positivista alemán. Esta tarea, que se extendió desde finales de 1876 hasta julio de 1878, terminó en el libro Anti-Dühring (1877-78), cuya publicación fue precedida por extractos en las columnas de Vorwärts [Forward], el nuevo diario del Partido Socialista de los Trabajadores de Alemania.
Marx jugó un papel activo en el proyecto Anti-Dühring: en el invierno de 1877, escribió un capítulo clave «Sobre Historia crítica «concebido como una respuesta a los ataques de Dühring en su “Historia crítica de la economía política y el socialismo” (1871).
Marx escribe que » Herr Dühring entiende por la teoría del valor cinco cosas totalmente diferentes y directamente contradictorias, y, por lo tanto, para expresarlo mejor, él mismo no sabe lo que quiere. Además, en el libro del economista alemán, “Las leyes naturales de toda la economía”, llenada de pompa, demuestran ser sólo tópicos del peor diseño. La única explicación que ofrece de los hechos económicos son los resultado de la «fuerza», un término con que los filisteos de todas el mundo se han consolado durante centenas de años por todo lo desagradable que sucede, y que nos deja justo donde estábamos antes de la reflexión «.
Para Marx, Herr Dühring no «investiga el origen y los efectos de esto fuerza «, y, cuando se ve obligado a dilucidar la explotación capitalista del trabajo,» primero lo representa de manera general según los impuestos y los recargos en los precios «a la Proudhon” y, luego «lo explica en detalle por medio de la teoría del excedente». El resultado es totalmente inverosímil: «dos modos de visión totalmente contradictorios se copian sin bostezar».  
En las elecciones de enero de 1877, el Partido Socialista de los Trabajadores de Alemania obtuvo casi medio millón de votos, elevando su participación por encima del 9 por ciento. Pero a pesar de este éxito, el estado del partido continuó preocupando a Marx.
Escribiendo al médico alemán Ferdinand Fleckles, ridiculizó el «manifiesto» titulado “La quintaesencia del socialismo” (1879) del sociólogo Albert Schäffle como «imagen fantástica, verdaderamente Suabia … del futuro milenio socialista como … el reino de una acogedora pequeña burguesía «.
En este contexto, cuando el periodista Franz Wiede le pidió que revisara criticamente del documento , Marx comentó a Engels: «Sin duda sería muy bueno que apareciera un periódico socialista realmente científico. Esto proporcionaría una oportunidad para la crítica y la contra-crítica en la que los puntos teóricos podrían ser discutidos por nosotros ante la total y sorprendente ignorancia que han demostrado los profesores universitarios. Esto al mismo tiempo desilusionaría las mentes de algún público incauto, pero si aceptáramos los análisis poco rigurosos estaríamos impidiendo «el requisito principal en todas las críticas»: es decir, «crueldad».
Marx también dirigió irónicos comentarios contra la revista Zukunft [Futuro], burlándose de su «esfuerzo por sustituir frases ideológicas tales como» justicia «, etc., por conocimiento materialista [y …] por vender fantasías de la estructura futura de la sociedad.
En octubre, Marx se quejó a Sorge de un «espíritu corrupto» que se extendía en el partido, «no tanto entre las masas como entre los líderes». El acuerdo con los lasalleanos había «llevado a un compromiso con otros waverers».
También , Marx mostró su preocupación «por estudiantes universitarios políticamente inmaduros y graduados de sabios que quieren dar al socialismo una orientación «más alta, idealista” y que pretendían sustituir su «base materialista por una mitología moderna con las diosas de la Justicia, la Libertad, la Igualdad y la Fraternidad».
Lo que estaba detrás de estas críticas nunca fue un sentimiento de rivalidad vacua . Marx le escribió al periodista y parlamentario Wilhelm Blos que no «le importaba la popularidad», recordándole que «tal era [su] aversión al culto a la personalidad que en la época de la Internacional… le concedieron  honores que nunca permitió que se hicieran públicos «. Marx  “ ni siquiera respondió salvo haciendo con un pequeño desaire ocasional».
Esta actitud loa sostenía desde su compromisos políticos juvenil, de modo que cuando la Liga Comunista nació en 1847, él y Engels se habían unido «solo con la condición de que todo lo que conduzca a una creencia supersticiosa en la autoridad sea eliminado de los estatutos”
Un evento importante a fines de la década de 1870 fue el intento de asesinato del Káiser Guillermo I por parte del anarquista Karl Nobiling en junio de 1878. Más tarde Kovalevsky comentó su reacción : “Marx estaba en la biblioteca cuando recibió la noticia del intento fallido … [Su] reacción fue maldecir al terrorista, explicando que sólo se podía esperar una cosa ; nuevas persecuciones de los socialistas «.
Eso fue precisamente lo que ocurrió , ya que Bismarck utilizó el atentado como pretexto para presentar las leyes anti-socialistas que el Reichstag las que puso en practica en octubre. Marx comentó a Engels: «La ilegalización ha sido, desde tiempos inmemoriales, un medio infalible para proteger al gobierno de sus propias leyes”
El debate en el parlamento tuvo lugar a mediados de Septiembre, y Bracke le envió a Marx el registro estenográfico de las sesiones del Reichstag y una copia del proyecto de ley. Marx planeó escribir un artículo crítico para la prensa británica y comenzó a compilar extractos y notas para ese propósito.
En unas pocas páginas, describió la diferencia entre el Partido Socialista de los Trabajadores de Alemania y los anarquistas: el primero constituía «el movimiento histórico genuino de la clase obrera; el otro … un fantasma con la intención de hacer historia, [que] simplemente muestra cómo las ideas del socialismo francés son caricaturizadas en los hombres desclasados ​​de las clases altas «.
Al refutar el argumento del ministro del Interior prusiano, Eulenburg, quien sostenía que los objetivos de los trabajadores eran violentos, Marx  dejó su posición bastante clara: El objetivo es la emancipación de la clase obrera y la revolución de la sociedad implícita en ella. Un desarrollo histórico puede permanecer “pacífico” solo mientras su progreso no sea obstaculizado por la fuerza de aquellos que ejercen el poder social en ese momento.
Para Marx, entonces, el gobierno «buscará suprimir por la fuerza un desarrollo de los acontecimientos que no le agrade pero que no podría atacar legalmente al movimiento». Si llegara a ocurrir necesariamente, será «el preludio de una revolución violenta; una vieja historia que sigue siendo eternamente verdadera», agregó, citando a Heinrich Heine (1797-1856).
En una carta a Sorge de septiembre de 1879, Marx describió las nuevas tendencias emergentes en el partido alemán. Hizo hincapié en que personas como el editor Karl Höchberg estaban «tratando de cortar la garra revolucionaria del socialismo y del Partido con fórmulas académicas «su objetivo es «iluminar a los trabajadores, … proporcionarles, desde un conocimiento confuso y superficial, elementos educativos» y, sobre todo, «hacer que el partido sea» respetable a los ojos de los filisteos». Eran, concluyó, «pobres corrientes de un viento contrarrevolucionari».
Con un humor sutil, sugirió que Bismarck “ lo había hecho mucho bien, a diferencia de nosotros», porque junto con “ imponer un silencio selectivo,  estímulo que las rachas del viento oportunista se abrieran espacio en nuestras filas».
En un informe policial francés desde Londres, un agente afirmó que, “tras la muerte de Lasalle, era Marx el que se había convertido en el líder indiscutible de los revolucionarios alemanes. Si los diputados socialistas en Alemania eran los líderes oficiales, Marx era el jefe del estado mayor. Él es el hombre que organiza los planes de batalla y vigila su implementación ”.
En realidad, las críticas al partido a menudo no fueron escuchadas, y Marx desde Londres observó con preocupación que ”los representantes parlamentarios” habían sido “ fagocitados por el parlamentarismo «.
Otro tema polémico fue la cuestión de quién debería editar el nuevo diario del Partido Socialista de los Trabajadores de Alemania, Der Sozialdemokrat [El socialdemócrata], cuya publicación comenzó en Zurich en septiembre de 1879.
Marx y Engels, en desacuerdo con la postura propuesta por el periódico se sintieron obligados a enviar una carta a Bebel, Liebknecht y Bracke. En esta «Carta Pública » (1879), denunciaron el creciente consenso en el partido detrás de las posiciones de Höchberg, la principal fuente de financiación para la empresa periodística . Liebknecht y Bracke recientemente habían publicado un artículo un periódico reformista bajo su dirección, en el que pedía un retorno al espíritu lasalleano.
Para Marx, todos estos eran puntos de vista que habían rechazado firmemente desde el Manifiesto del Partido Comunista (1848). En una «Carta Pública » subrayaron los peligros de las dogmas de Höchberg:
“En resumen, (para Hochberg) la clase trabajadora es incapaz de emanciparse por su propio esfuerzo. Para hacerlo, debe colocarse bajo la dirección de “burgueses educados y propietarios” que tienen “el tiempo y la oportunidad de familiarizarse con lo que es bueno para los trabajadores”.
En la de opinión este “representante de la pequeña burguesía,  la burguesía no debía ser combatida, sino conquistada por una vigorosa propaganda «. Incluso este “personaje se opuso a la decisión de defender la Comuna de París porque supuestamente desanimó a gente que de otra manera estaría bien dispuesta» hacia el movimiento obrero.
En conclusión, Engels y Marx notaron con alarma que el objetivo de Höchberg era hacer que » el derrocamiento del orden capitalista …se transforme en inalcanzable» y «que el movimiento sea completamente irrelevante para la práctica política». Por lo tanto, esa política se proponía  «conciliar, comprometer, filantropizar al contenido de los corazoncitos burgueses . Lo mismo “quiere aplicar a la lucha de clases entre el proletariado y la burguesía ”. El desacuerdo fue total.
La tenaz oposición de Marx a lo que él llamó los «socialista de sillón» era similar a su punto de vista crítico con aquellos que se limitaban a la retórica vacía, aunque oculta bajo un lenguaje radical.
Tras el lanzamiento de la revista Freiheit, le explicó a Sorge que había reprochado a sus editores no por ser «demasiado revolucionarios» sino por «no tener contenido revolucionario» y «simplemente caer en la jerga revolucionaria». En su opinión, ambas posiciones, aunque derivadas de tendencias políticas muy diferentes, no representaban un peligro serio para el sistema existente y, en última instancia, hacian posible su supervivencia.
La idea de Marx del socialismo era muy diferente del socialismo de Estado y del reformismo que surgió en el Partido Socialdemócrata alemán y que se convirtió en hegemónico después de la fundación de la Segunda Internacional.
El renacimiento de Marx , en curso hoy, será mucho más efectivo si los escritos de Marx se reexaminaran no solo para comprender cómo funciona el capitalismo sino también tratar de entender el fracaso de las experiencias de los socialdemócratas.
No hace falta decir que hoy no podemos seguir ciegamente lo que Marx escribió hace un siglo y medio. Pero tampoco deberíamos descartar ligeramente el contenido y la claridad de sus análisis o dejar de utilizar las armas críticas que nos dejo para reflexionar sobre una sociedad alternativa al capitalismo.
Notas
1 En este momento, el partido alemán tenía unos 5.000 miembros.
2 Karl Marx a Johann Baptist von Schweitzer, 13 de febrero de 1865, citado en Karl Marx,  «Marx a Engels, 18 de febrero de 1865», en MECW (Nueva York: International Publishers, 1987), 42: 96.                                    
3. Karl Marx, «Marx to Engels, 18 de febrero de 1865», en MECW (Nueva York: International Publishers, 1987), 42: 97.
4. Karl Marx, «Resoluciones del Congreso de Ginebra (1866)», en Workers Unite ! The International after 150 Years, ed. Marcello Musto (Londres: Bloomsbury, 2014), 86.
5 Karl Marx, «Marx to Engels, 19 de septiembre de 1868», en MECW (Nueva York: International Pwublishers, 1988), 43: 105.
6 Karl Marx, «Marx to Engels, 26 de septiembre de 1868», ibid., 115. (Aunque rechazó una invitación al congreso de Hamburgo, Marx encontró algunas señales de progreso. Para Engels, comentó: «Me alegré de ver que los puntos de partida de cualquier movimiento ‘serio’ de trabajadores – agitación por la libertad política completa, regulación de la jornada laboral y cooperación internacional de la clase trabajadora – se enfatizaron en el programa de debate para el congreso […] [En otras palabras, los felicité por haber abandonado el programa de Lasalle «, Karl Marx,» Marx a Friedrich Engels, 26 de agosto de 1868 «, ibid., 89-90.
7 Karl Marx, «Marx a Johann Baptist von Schweitzer, 13 de octubre de 1868», ibid., 133–5. (La carta real se perdió, pero afortunadamente Marx conservó su borrador).
8 cf. también Marcello Musto, Another Marx: Early Writings to the International (Londres: Bloomsbury, 2018), esp. capítulos 7, 8 y 9.
9 Karl Marx, «Marx to Engels, 10 de agosto de 1869», en MECW (Nueva York: International Publishers, 1988), 43: 343.
10 Cf. Jacques Freymond, ed., Estudios y documentos sobre la Première Internationale en Suisse (Ginebra: Droz, 1964), x.
11 cf. Marcello Musto, «Introducción», en Workers Unite !, esp. 42-51.
12 Frederick Engels, “Engels to August Bebel, 18–28 de marzo de 1875”, en MECW (Nueva York: International Publishers, 1991), 60.
13 Ibid., 66.
14 Ibid., 64.
15 Karl Marx, “Marx to Wilhelm Bracke, 5 de mayo de 1875 ”, en MECW (Nueva York: International
Publishers, 1991), 70.
16 Ibíd.
17 Karl Marx, Crítica del Programa Gotha, en MECW (Nueva York: International Publishers, 1989), 24, 84.
18 Ibid.
19 Ibid., 92.
20 Ibid., 93.
21 Ibid., 94.
22 Ibid., 93.
23 Ver Karl Marx, «Contribución a la crítica de la filosofía del derecho de Hegel», en MECW (Nueva York: International Publishers, 1975), 3, En «La antítesis del estado y la sociedad civil» escribe: «el estado no reside en la sociedad civil si no fuera y sobre ella» (ibid., 49). “En democracia, el estado es meramente una organización de clase. Los franceses han interpretado esto como que en una verdadera democracia el estado debe desaparecer. Esto es correcto en la medida en que el estado es un ente político …al servicio de una clase”(ibid., 30).
24 Marx, Crítica del Programa Gotha, 94.
25 En las aguas más tranquilas de 1877, Engels volvió al argumento en una carta dirigida a Liebknecht: “El declive moral e intelectual del partido data de la unificación y podría haberse evitado si se hubiera mostrado un poco más de precaución e inteligencia»(Frederick Engels» Engels a Wilhelm Liebknecht, 31 de julio de 1877 «, en MECW (Nueva York: International Publishers, 1991), 45, 257).
26 Después de la impresión del programa ratificado en Gotha, Engels señaló que «ni un solo texto crítico» apareció en «la prensa burguesa». Si hubiera habido uno, se podría haber notado «las contradicciones y los aullidos económicos … y expuesto … [al] partido al ridículo más terrible . En lugar de eso, los imbéciles de los periódicos burgueses han tomado este programa  perfectamente en serio, leyendo lo que no está allí e interpretándolo como una idea comunista ”. Más tarde hizo especial hincapié en que “los trabajadores aparentemente están pensando lo mismo”, y esto “hizo que Marx no descalificara públicamente el programa «(Frederick Engels,» Engels to August Bebel, 12 de octubre de 1875 «, en MECW (Nueva York: International Publishers, 1991), 45: 98). La Crítica del Programa Gotha de Marx se publicó solo en 1891, año en que se adoptó el programa de Erfurt, mucho más cercano a los principios del socialismo. Cf. Boris Nicolaevsky y Otto Maenchen Helfen, Karl Marx—
Man and Fighter (Londres: Methuen, 1936), 376, quienes argumentaron: “La división, que Marx consideraba inevitable, [no] ocurrió. El partido permaneció unido, y en 1891, en Erfurt, adoptó un programa marxista puro”
27 Johann Most, Kapital und Arbeit: Ein Populärer Auszug aus“ Das Kapital ”von Karl Marx (Chemnitz: G. Rübner, sf [1873]) . La segunda edición salió en 1876.
28 Karl Marx, «Mehrwertrate und Pro! Tra Mathisch behandelt», en MEGA2 (Berlín: Dietz, 2003), II / 14: 19–150.
29 En una carta fechada el 12 de febrero de 1870, Marx escribió a Engels que el «libro de Flerovsky muestra indiscutiblemente que las condiciones actuales en Rusia ya no son sostenibles y, que la emancipación de los siervos, por supuesto, solo aceleró el proceso de desintegración, y que el miedo la revolución social está en la puerta «, Karl Marx,» Marx to Engels, 12 de febrero de 1870 «, en MECW (Nueva York: International Publishers, 1988), 43: 429–30.
30 Ver una edición reciente en inglés, de Prosper Olivier Lissagaray, Historia de la Comuna de París de 1871 (San Petersburgo, FL: Editores rojos y negros, 2007).
31 Karl Marx, «Marx to Wilhelm Bracke, 23 de septiembre de 1876», en MECW (Nueva York: International Publishers, 1991), 45: 149. La traducción al inglés fue hecha por Eleanor, quien en ese momento, en contra de los deseos de su padre, estaba apegado emocionalmente al revolucionario francés.
32 Jenny Marx, «Jenny Marx a Friedrich Adolph Sorge, 20 o 21 de enero de 1877», ibid., 45: 447. La referencia principal fue al primer ministro liberal británico William Gladstone, autor del panfleto de gran éxito “Los horrores búlgaros y el Cuestión del este” (Londres: William Ridgway, 1876), quien, al igual que «todos los hombres libres y hombres tranquilos y alegres», había representado a los rusos como «civilizadores» (ibid.).
33 Ver Maximilien Rubel, Bibliographie des oeuvres de Karl Marx (París: Rivière, 1956), 193. Aquí interesan dos cartas a Liebknecht (4 y 11 de febrero de 1878), compuestas en forma de artículos publicados en un apéndice de la segunda edición de su folleto Zur orientalischen Frage oder
Soll Europa kosakisch werden? (Leipzig: Comisiones, 1878).
34 Karl Marx, «Marx to Engels, 7 de marzo de 1877», en MECW (Nueva York: International Publishers, 1991), 45: 209.
35 Karl Marx, «Marx a Friedrich Adolph Sorge, 27 de septiembre de 1877», ibid., 277 –8.
36 Karl Marx, «Marx a Wilhelm Bracke, 21 de abril de 1877», ibid., 223.
37 Marx, «Marx a Friedrich Adolph Sorge, 27 de septiembre de 1877», 278.
38 Frederick Engels, «Carta a Enrico Bignami sobre las elecciones generales de 1877, 12 de enero de 1878 «, en Marx y Engels, Lettere 1874-1879 (Milano: Lotta Comunista, 2006), p. 247. Esta carta se perdió y las únicas partes que conocemos son las incluidas por Bignami en un artículo que publicó en La Plebe el 22 de enero de 1878.
39 Karl Marx, «Marx a Wilhelm Liebknecht, 4 de febrero de 1878», en MECW (Nuevo York:Editores internacionales, 1991), 45: 296.
40 Karl Marx, «Marx a Thomas Allsop, 4 de febrero de 1878», ibid., 299.
41 Karl Marx, «Marx a Engels, 24 de septiembre de 1878», ibid., 332.
42 Karl Marx, «Sr. Historia de la Asociación Internacional de Trabajadores de George Howell «, en MEGA2 (Berlín: Dietz, 1985), I / 25: 157.
43 Karl Marx,» Marx to Engels, 25 de julio de 1877 «, en MECW (Nueva York: Editores Internacionales , 1991), 45: 251.
44 Karl Marx, «Marx a Wilhelm Liebknecht, 11 de febrero de 1878», ibid., 299.
45 Frederick Engels, «Engels a Eduard Bernstein, 17 de junio de 1879», ibid., 361.
46 Karl Marx, «Marx to Engels, 25 de mayo de 1876», ibíd., 119.
47 Sobre la importancia de este texto, ver Karl Kautsky, «Einleitung», en Friedrich Engels ‘ Briefwechsel mit Karl Kautsky, ed. Benedikt Kautsky (Viena: Danubia, 1955), 4, El teórico del partido alemán recuerda que ningún libro hizo más en su comprensión del socialismo. H.-J. Steinberg demostró que «tanto Bernstein, que estudió Anti-Dühring en
1879, Como Kautsky, hicieron lo mismo en 1880. Se convirtieron en ‘marxistas’ al leer ese libro», en Sozialismus und Deutsche Sozialdemokratie (Hannover: Verlag für Literature und Zeitgeschehen, 1967), 23.
48 Frederick Engels, Anti-Dühring, en MECW (Nueva York: International Publishers, 1987), 25: 242.
49 Ibid.
50 Ibid.
51 Karl Marx, «Marx to Ferdinand Fleckles, 21 de enero de 1877″, en MECW (Nueva York: International Publishers, 1991), 45: 190. Pocos años después, en una carta a Karl Kautsky, Engels escribió sobre las numerosas imprecisiones y malentendidos del economista alemán Albert Schäf » y de otros socialistas de sillón». [Kathedersozialisten]  
“El trabajo de Marx:» refutar, por ejemplo, todo el monstruoso bobo que Schäf »  ha reunido en gruesos tomos es, en mi opinión, una gran pérdida de tiempo. Habría que escribir un libro de buen tamaño solo para tratar de corregir todas las citas erróneas de El Capital insertadas por estos caballeros entre comillas ”. Concluyó de manera perentoria: «Primero deben aprender a leer y copiar antes de exigir que se responda a sus preguntas «, Frederick Engels, «Engels to Karl Kautsky, 1 de febrero de 1881», en MECW (Nueva York: International Publishers, 1992), 46: 56 .
52 Karl Marx, “Marx a Engels, 18 de Julio de 1877,” en MECW (Nueva York: International Publishers, 1991), 45: 242.
53 Ibid. Engels estaba ciertamente de acuerdo con Marx sobre esto. Como lo expuso en una carta al zoólogo Oscar Schmidt, «la crítica despiadada … solo hace justicia a la ciencia libre, y … cualquier hombre de ciencia debe darle la bienvenida, incluso cuando se aplica a sí mismo». Frederick Engels,
«Engels a Oscar Schmidt, 19 de julio de 1878», ibid., 314.
54 Karl Marx, «Marx a Wilhelm Bracke, 23 de octubre de 1877», ibid., 285.
55 Karl Marx, «Marx a Friedrich Adolph Sorge, 19 de octubre de 1877 ”, ibid., 283. Steinberg había demostrado convincentemente el eclecticismo teórico entre los activistas del partido alemán en ese momento. «Si tomamos la masa de miembros y líderes», escribió : «su concepción socialista pueden describirse como un «socialismo primario». En opinión de Marx y Engels las «deficiencias» del Partido y la ignorancia teórica e inseguridad tuvieron como consecuencia el compromiso de 1875 (Steinberg, Sozialismus und Deutsche Sozialdemokratie, 19).
56 Marx, «Marx a Friedrich Adolph Sorge, 19 de octubre de 1877», 283.
57 Karl Marx, «Marx a Wilhelm Blos, 10 de noviembre de 1877», ibid., 288.
58 Dos años después, Engels escribió de manera similar a Bebel: “Saben que Marx y yo hemos llevado a cabo voluntariamente la defensa del partido contra sus oponentes en el extranjero a lo largo de la existencia del partido, y que nunca le hemos pedido nada a cambio. salvo que no debería ser falso para sí mismo «. Utilizando un lenguaje diplomático, trató de hacer que los camaradas en Alemania entendieran que, aunque la» crítica de él y de Marx podría ser desagradable para algunos «, era ventajoso para el partido tener «en el extranjero de un par de hombres que, sin verse afectados por las las minucias de la lucha, comparan de vez en cuando lo que se ha dicho y lo que se ha hecho con los principios teóricos válidos para el movimiento proletario moderno «, Frederick Engels,» Engels a August Bebel, 14 de
noviembre de 1879 «, ibid., 420-1.
59 McLellan, Karl Marx: entrevistas y recuerdos, 131.
60 Karl Marx, «Marx to Engels, 17 de septiembre de 1877», en MECW (Nueva York: Editores internacionales , 1991), 45: 322. Marx escribió la «cláusula final en francés —La légalité nous tue— volviendo a las palabras usadas por Odilon Barrot, primer ministro de Brie! Y en 1848–49 bajo Louis Bonaparte, en un discurso que pronunció ante la Asamblea Constituyente en enero de 1849 que defendía la ilegalización de la fuerzas políticas «extremistas»
61 Marx, «Marx a Engels, 24 de septiembre de 1878», 332.
62 Karl Marx, «El debate parlamentario sobre las leyes antisocialistas (esquema de un artículo)», en MECW (Nueva York: International Publishers, 1989), 24: 247.
63 Ibid., 248.
64 Ibid., 249.
65 Karl Marx, «Marx a Friedrich Adolph Sorge, 19 de septiembre de 1879», ibid., 413.
66 Ibid.
67 Enzensberger, Gespräche mit Marx und Engels, 490.
68 Marx, «Marx a F. Sorge, 19 de septiembre de 1879», 413.
69 Karl Marx y Frederick Engels, «Marx y Engels a August Bebel, Wilhelm Liebknecht y Wilhelm Bracke (» Circular Letter ”), 17–18 de septiembre de 1879”, en MECW (Nueva York: International Publishers, 1991), 45: 402.
70 Ibid., 403.
71 Ibid., 406.
72 Marx, «Marx to Sorge, 19 de septiembre de 1879», 412.
73 Ibid., 411. Cf. Frederick Engels a Johann Philipp Becker, 10 de abril de 1880 «, en MECW (Nueva York: International Publishers, 1992), 46: 7:» Freiheit [quiere] convertirse, por las buenas o por las malas, en el periódico más revolucionario del mundo, pero esto no se puede lograr simplemente
repitiendo la palabra ‘revolución’ en cada línea «.
Bibliografía
Engels, Frederick. «Sobre el movimiento socialista en Alemania, Francia, Estados Unidos y Rusia». En MECW. Vol. 24, 203-6. Nueva York: Editores internacionales, 1987.
Engels, Frederick. «Carta a Enrico Bignami sobre las elecciones generales de 1877». En Marx y Engels, Lettere 1874-1879, 246-8. Milano: Lotta Comunista, 2006.
Engels, Frederick. «Anti-Dühring». En MECW. Vol. 25, 5-309. Nueva York: Editores internacionales, 1987.
Enzensberger, Hans Magnus. Gespräche mit Marx und Engels. Frankfurt: Insel Verlag, 1973.
Freymond, Jacques. Estudios y documentos sobre la Première Internationale en Suisse. Ginebra: Droz, 1964.
Gladstone, William. Los horrores búlgaros y la cuestión de Oriente. Londres: William Ridgway, 1876.
Kautsky, Karl. «Einleitung». En el informe de Friedrich Engels con Karl Kautsky, editado por Benedikt Kautsky, 1-55. Viena: Danubia, 1955.
Liebknecht, Wilhelm. Zur orientalischen Frage oder Soll Europa kosakisch werden? Leipzig: Comisiones, 1878.
Lissagaray, Prosper Olivier. Historia de la Comuna de París de 1871. San Petersburgo, FL: Editores rojos y negros, 2007.
Marx, Karl. «Señor. Historia de George Howell de la Asociación Internacional de Hombres Trabajadores. ”En MEGA². Vol. I / 25, 157. Berlín: Dietz, 1985.
Marx, Karl. «Mehrwertrate und Profitrate Mathisch Behandelt». En MEGA². Vol. II / 14, 19-150. Berlín: Dietz, 2003.
Marx, Karl. «Contribución a la crítica de la filosofía del derecho de Hegel». En MECW. Vol. 3, 3-129. Nueva York: Editores internacionales, 1975.
Marx, Karl. Crítica del Programa Gotha. En MECW. Vol. 24, 81-99. Nueva York: Editores internacionales, 1987.
Marx, Karl. «El debate parlamentario sobre las leyes antisocialistas (esquema de un artículo)». En MECW. Vol. 24, 240-50. Nueva York: Editores internacionales, 1987. 
Marx, Karl y Frederick Engels. Correspondencia. En MECW. Vols. 41-46. Nueva York: Editores internacionales, 1985-1992.
Marx, Karl. «Resoluciones del Congreso de Ginebra (1866)». ¡Trabajadores unidos! The International after 150 Years, editado por Marcello Musto, 83-8. Londres: Bloomsbury, 2014.
McLellan, David. Karl Marx: entrevistas y recuerdos. Nueva York: Barnes & Noble, 1981.
Most, Johann. Kapital und Arbeit: Ein Populärer Auszug aus «Das Kapital» von Karl Marx. Chemnitz: G. Rübner, sf [1873].
Musto, Marcello. «Introducción». En Workers Unite! The International after 150 Years, editado por Marcello Musto, 1-68. Londres: Bloomsbury, 2014.
Musto, Marcello. Otro Marx: primeros escritos para la internacional. Londres: Bloomsbury, 2018. Nicolaevsky, Boris y Otto Maenchen Helfen. Karl Marx – Hombre y luchador. Londres: Methuen, 1936.
Rubel, Maximilien. Bibliographie des œuvres de Karl Marx. París: Rivière, 1956. Steinberg, H.-J. Sozialismus und Deutsche Sozialdemokratie. Hannover: Verlag für Literature und Zeitgeschehen, 1967.

PENSANDO Y PENSANDO: Contra «las invasiones bárbaras»

Escrito por Yuris Nórido / CubaSí



No se puede naturalizar ni justificar la indisciplina social. Y para enfrentarla no basta la conciencia: hace falta la ley.

Ante los lamentables acontecimientos en el recién inaugurado mercado de Cuatro Caminos, ese tropel de personas violentando las más elementales normas de urbanidad; ante una indisciplina tan categórica, algunos han intentado justificar en las redes sociales a los causantes y protagonistas de los desórdenes.

El principal problema, según algunos, ha sido la falta de previsión de las autoridades, la desorganización, la excesiva y entusiasta promoción del mercado, la escasez de determinados productos en la red comercial.

Está visto que no se calculó el impacto del nuevo establecimiento, que obviamente iba a movilizar a muchas personas, buena parte de ellas por pura curiosidad ante lo novedoso. Y es cierto que el diseño de todo nuevo servicio debe partir de un exhaustivo estudio del público potencial.

Los propios directivos del mercado han reconocido la necesidad de reorganizar los esquemas de comercialización.

Pero en todo caso no debería asumirse que la empresa y todos los implicados en la puesta en marcha del comercio tienen la culpa mayor. Si así fuera, habría que asumir que los que protagonizaron el caos son víctimas de un esquema que los fuerza a manifestarse violentamente para conseguir determinados productos.

No había tal imperativo: en otras tiendas se comercializan, sin colas, la mayoría de los productos. Al menos los esenciales. La principal causa del caos no fue la necesidad, mucho menos la supervivencia. Fueron la incivilidad, la falta de valores, la mala educación… que pueden llegar a devenir puro vandalismo.

Ante la perspectiva de una larga cola hay dos alternativas decentes: hacerla con paciencia o dar la espalda y no hacerla. Adquirir una caja de cervezas no puede ser razón para violentar una fila y crear una crisis, por muy lento que sea el servicio (ese sería ya otro debate).

Es penoso que haya habido necesidad de convocar a las fuerzas del orden. Muchas de las imágenes que circulan por las redes son indignas de un pueblo instruido. Destruir impunemente lo que tanto costó construir no debería ser motivo de risa frívola; tendría que ser (de hecho, es) vergüenza.

El mercado de Cuatro Caminos, que se ha planteado renovar ciertas concepciones comerciales, ha reabierto. Pero los hechos que provocaron su cierre temporal deberían animar un debate necesario.

Las personas decentes, que observan y respetan la ley, siguen contándose por millones en Cuba. Pero los indisciplinados cada vez ganan más espacios, ante la pasividad y la resignación de parte de la ciudadanía. Y hay que decirlo con todas las letras: ante la «benignidad» de algunos entes de control.

La falta de rigor y el maltrato han llegado a naturalizarse en muchísimos establecimientos comerciales o de servicios.

Y al mismo tiempo, muchos consumidores han perdido nociones elementales de urbanidad. Son fenómenos confluyentes, en buena medida interdependientes. Se impone enfrentarlos sin dobles raseros, con profesionalidad y sentido de la ética.

Lo significativo es que, al menos en papeles, los mecanismos existen. ¡Hay que aplicarlos!

Las normas de protección al consumidor no parecen contar para muchas administraciones. La ley no parece impedimento para los inescrupulosos. ¿Vamos a seguir de brazos cruzados?

No bastan la concientización, los llamados en los medios de comunicación, la labor educativa en las escuelas… ¿Cuántos de los que motivaron el caos en Cuatro Caminos leerán este comentario?

Allí se llegó a un extremo, pero poco a poco vamos asumiendo con naturalidad actitudes antisociales menos rotundas. Y ahí comienza el espiral.

Mirar para otro lado no puede ser la respuesta ante «las invasiones bárbaras». 

Este martes reabrió el Mercado de Cuatro Caminos y otra es la imagen, como lo atestiguan estas fotos de la ACN: