Fidel


"Peor que los peligros del error son los peligros del silencio." Fidel Castro Ruz

viernes, 5 de junio de 2020

Marriott dejará de operar en Cuba por prohibiciones de Trump

ESTE CONTENIDO FUE PUBLICADO EL 5 DE JUNIO DE 2020 17:3405 DE JUNIO DE 2020 - 17:34


Turistas italianos caminan afuera de un hotel en La Habana, Cuba, el 30 de mayo de 2020, donde pasan la cuarentena en medio de la nueva pandemia de coronavirus. (afp_tickers)

La gigante hotelera estadounidense Marriott, que opera en La Habana a través de Four Points Sheraton, informó este viernes que dejará de funcionar en la isla a finales de agosto, por prohibiciones de la administración Trump.

"El Departamento del Tesoro de los Estados Unidos notificó a Marriott International que debemos cerrar nuestra operación del Four Points Sheraton en La Habana, Cuba, antes del 31 de agosto, y que no se nos permitirá abrir otros hoteles en Cuba que hayan estado en preparación", dijo una portavoz de la compañía a la AFP.

La información se da a conocer un año después de que Estados Unidos prohibió los viajes de crucero desde su territorio hacia la isla.

La portavoz recordó que Marriott ingresó al mercado cubano en 2016 "con el permiso del gobierno estadounidense", en el marco del histórico acercamiento entre Cuba y Estados Unidos durante el gobierno de Barack Obama.

"Nuestra licencia de operación había sido revisada y renovada en 2018", pero "se nos informó recientemente que la licencia del gobierno no se renovará" esta vez, "obligando a Marriott a cesar sus operaciones en Cuba", agregó.

Desde la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca, Estados Unidos ha retrocedido en la política de acercamiento hacia Cuba y multiplica las sanciones contra el gobierno socialista. El turismo es el motor de la economía cubana.

Este último miércoles, el Departamento de Estado agregó siete compañías y hoteles cubanos a su lista de entidades sancionadas, incluida la financiera Fincimex, que administra el envío de dinero a la isla por parte de exiliados cubanos. Esta compañía es la contraparte de Western Union en la isla.

Esas remesas, estimadas por el economista Carlos Mesa-Lago en 3.500 millones de dólares en 2017, son un valioso apoyo para la vida de muchas familias, especialmente en este momento de la pandemia de coronavirus, que ha agravado la escasez de alimentos en el isla.

"Marriott continúa creyendo que Cuba es un destino que los turistas, incluidos los estadounidenses, quieren visitar", dijo la portavoz del grupo, asegurando que "espera reabrir en Cuba si el gobierno de Estados Unidos nos da permiso para hacer negocios allí nuevamente".

La desglobalización afectará el crecimiento en todas partes

Jun 3, 2020 KENNETH ROGOFF

CAMBRIDGE – Todo indica que la economía mundial pospandemia será mucho menos globalizada, con un rechazo de las dirigencias políticas y de las poblaciones a la apertura como no se ha visto desde las guerras de aranceles y devaluaciones competitivas de la década de 1930. Y esto traerá consigo no sólo menos crecimiento, sino también una reducción significativa del producto nacional en todas las economías, excepto tal vez las más grandes y diversificadas. 

En su profético libro de 2001 El fin de la globalización, el historiador de la economía Harold James (Princeton) relata el derrumbe de una era anterior de integración económica y financiera global bajo la presión de hechos inesperados acaecidos durante la Gran Depresión de los años treinta, que culminaron en la Segunda Guerra Mundial. Hoy, parece que la pandemia de COVID‑19 está acelerando otro proceso de desglobalización.

La retirada actual comenzó con la victoria de Donald Trump en la elección presidencial estadounidense de 2016, que llevó a una guerra de aranceles entre Estados Unidos y China. Es probable que el efecto negativo a largo plazo de la pandemia sobre el comercio internacional sea todavía mayor, en parte porque los gobiernos son cada vez más conscientes de la necesidad de considerar la capacidad de los sistemas de salud pública como un imperativo de seguridad nacional.

El riesgo actual de una debilitante sobrerreacción desglobalizadora al estilo de los años treinta es enorme, en particular si continúa el deterioro de la relación sinoestadounidense. Y es absurdo pensar que una desglobalización caótica al calor de una crisis no introducirá nuevos problemas mucho peores.

Incluso Estados Unidos, con su muy diversificada economía, una tecnología de avanzada y una sólida base de recursos naturales, puede sufrir una reducción significativa del PIB real como resultado de la desglobalización. Para economías más pequeñas y países en desarrollo que en muchos sectores no llegan a tener una masa crítica y que a menudo carecen de recursos naturales, la ruptura del comercio internacional implica revertir muchas décadas de crecimiento. Y esto sin haber considerado el impacto duradero de las medidas de distanciamiento social y cuarentena.

El difunto economista Alberto Alesina, una figura imponente en el campo de la economía política, sostuvo que para un país bien gobernado en la era de la globalización, la pequeñez puede ser una ventaja. Pero en la actualidad, los países pequeños sin una alianza económica estrecha con un estado de mayor tamaño o una unión de estados se enfrentan a enormes riesgos económicos. 

Es verdad que la globalización generó desigualdad económica entre los más o menos mil millones de personas que viven en las economías avanzadas. La competencia comercial asestó un duro golpe a los trabajadores con bajos salarios en algunos sectores, aunque al mismo tiempo abarató los bienes para todos. Y puede decirse que la globalización financiera tuvo un efecto aun mayor, al aumentar las ganancias de las multinacionales y ofrecer a los ricos nuevos instrumentos muy rentables para la inversión en el extranjero, sobre todo desde 1980.

En su exitoso libro de 2014 El capital en el siglo XXI, Thomas Piketty apunta a la creciente desigualdad de ingresos y riqueza como prueba del fracaso del capitalismo. Pero ¿fracaso para quiénes? Fuera de las economías avanzadas, allí donde vive el 86% de la población mundial, el capitalismo global sacó a miles de millones de personas de la pobreza extrema. De modo que no hay duda de que una sobrerreacción desglobalizadora puede generar muchos más perjudicados que beneficiados.

Es verdad que el modelo actual de globalización necesita ajustes, en particular un gran fortalecimiento de la red de seguridad social en las economías avanzadas y (en la medida de lo posible) también en los mercados emergentes. Pero crear resiliencia no es lo mismo que descartar todo el sistema y empezar de cero.

A Estados Unidos la desglobalización puede perjudicarlo más de lo que algunos de sus políticos (de derecha y de izquierda) parecen comprender. Para empezar, el sistema global de comercio forma parte de un acuerdo por el que Estados Unidos obtiene la hegemonía de un mundo en el que la mayoría de los países, incluida China, tienen motivos para hacer que el orden internacional funcione.

Y dejando a un lado las derivaciones políticas, la desglobalización también plantea riesgos económicos para Estados Unidos. En particular, es probable que muchos de los factores favorables que hoy permiten al gobierno y a las corporaciones estadounidenses endeudarse mucho más que sus homólogos de cualquier otro país estén vinculados con el papel central del dólar dentro del sistema. Y hay una amplia variedad de modelos económicos que muestran que el aumento de aranceles y fricciones comerciales trae consigo una reducción al menos proporcional de la globalización financiera. Esto, además de una enorme caída de las ganancias de las multinacionales y del valor de las bolsas (algo que tal vez sea del agrado de algunos) también puede provocar una significativa reducción de la demanda extranjera de títulos de deuda estadounidenses.

No sería una situación ideal en un momento en que Estados Unidos necesita endeudarse a gran escala para preservar la estabilidad social, económica y política. Así como la globalización ha sido un factor importante de los bajos niveles actuales de inflación y tipos de interés, revertir el proceso puede presionar sobre los precios y las tasas en la otra dirección, sobre todo por el aparente shock de oferta duradero que provocará la COVID‑19.

No hace falta decir que nos aguardan otras batallas que demandan cooperación internacional, sobre todo el cambio climático. Será todavía más difícil motivar a las economías en desarrollo para que pongan límite a sus emisiones de dióxido de carbono si un derrumbe del comercio internacional debilita el mayor incentivo compartido que tienen los países para mantener la paz y la prosperidad global.

Y no hay que olvidar que aunque la COVID‑19 hasta ahora afectó a Europa y a Estados Unidos mucho más que a la mayoría de los países de bajos ingresos, todavía existe un riesgo enorme de que se produzca una tragedia humanitaria en África y otras regiones pobres. ¿Es realmente un buen momento para reducir la capacidad de estos países para protegerse?

Incluso si Estados Unidos hace caso omiso de los efectos de la desglobalización sobre el resto del mundo, debe recordar que la abundante demanda actual de activos denominados en dólares depende en gran medida del enorme sistema comercial y financiero que algunos políticos estadounidenses pretenden achicar. Si se produce un exceso de desglobalización, ningún país estará a salvo.

Traducción: Esteban Flamini


KENNETH ROGOFF, Professor of Economics and Public Policy at Harvard University and recipient of the 2011 Deutsche Bank Prize in Financial Economics, was the chief economist of the International Monetary Fund from 2001 to 2003. He is co-author of This Time is Different: Eight Centuries of Financial Folly and author of The Curse of Cash.

Darwinismo, colaboración y competencia

Por: Luis A. Montero Cabrera
En este artículo: Charles Darwin, Competencia, Cooperación, Cuba, Economía, Empresas, Industria, Innovación
5 junio 2020 
Un sistema solo basado en la colaboración, sin competencia, no favorece la innovación ni el progreso y se enfoca fundamentalmente a la estabilidad. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.
La evolución de las especies como la vio Darwin no está basada en la ley del más fuerte. Lo que en realidad expresa es que todas las especies en la vida surgen y se desarrollan a través de una selección natural de pequeñas variaciones hereditarias, innovaciones, que se prefieren o refuerzan cuando aumentan la capacidad de un individuo para competir, sobrevivir y reproducirse en su entorno. Hoy se sabe que se originan casi siempre en mutaciones o cambios accidentales e inevitables en las proteínas. Así, al crecer preferentemente una población que disfruta de las ventajas de determinadas mutaciones, o innovaciones, en su comportamiento, se van “seleccionando” las mejor adaptadas para seguir compitiendo, sobreviviendo y reproduciéndose más.
Todo el inmenso universo de seres vivos conforma un sistema único con una complementariedad seleccionada de la misma forma. Unas especies sirven a otras y esas después a otras, todas adaptadas y también modificando el entorno inanimado en que se desenvuelven. Lo que persiste es la vida en sus formas moleculares más características, aunque una especie se extinga completamente. Aparecen otras que las suplen y ocupan su lugar en la cadena colaborativa.
Tomando de modelo ese paradigma de supervivencia y progreso que es la vida como sistema podemos aprender mucho. La base del cambio, el progreso y la perdurabilidad misma aparece tanto en la colaboración como en la competencia. El progreso humano contiene también ambos factores en toda nuestra historia como especie y esa es la razón por la que hemos supervivido. Por eso, esto ha estado presente en los principios filosóficos de muchas formas del pensamiento, incluyendo la conocida dialéctica materialista.
Sobre estas bases, el diseño estructural de una sociedad científicamente concebida debe contemplar también estos factores, debidamente proporcionados, pero siempre ambos presentes. Así deben jugar el papel que les corresponde y que es complementario.
Un sistema solo basado en la colaboración, sin competencia, no favorece la innovación ni el progreso y se enfoca fundamentalmente a la estabilidad. A la larga puede hacerlo hasta desaparecer por no desarrollar medios para superar contingencias. No cambia y por lo tanto no se adapta al escenario donde tiene que desenvolverse, que si lo hace. Solo presenta ventajas para administradores mediocres pues sin competencia se gestiona muy cómodamente al no arriesgarse nada innovando. Así, esto puede ser vicioso para una sociedad y hasta destruirla desde dentro con la corrupción, sobre todo si la propiedad de los medios fundamentales de producción es de todo el pueblo a través del estado y administrada por personas que pueden ser lábiles.
Por otra parte, un sistema solo basado en la competencia es esencialmente retrógrado al dejar predominar los peores y más inhumanos instintos. Excluye el apoyo mutuo y conduce a autarquías locales guiadas por el egoísmo, que son poco eficientes y muy derrochadoras. Se hace ineficiente al desperdiciar recursos y desaprovechar las muy variadas potencialidades de interacción sistémica.
Los escenarios y estructuras son muy diversos, como le corresponde al siglo que vivimos. Por ello, las acciones sociales y económicas no pueden guiarse por recetas únicas ni criterios prestablecidos generales para las proporciones que deben tener la colaboración y la competencia en cada caso.
Si tomáramos el caso del sistema energético del país, por ejemplo, puede que los componentes de colaboración deban maximizarse y una estructura vertical nacional como la Unión Eléctrica resulte la más conveniente para ello. La competencia puede manifestarse marginalmente para favorecer modernizaciones y aumentar eficiencias de las plantas por sus costos de producción y los márgenes de beneficio para sus operarios. Algo parecido puede ser para el sistema ferroviario.
Sin embargo, si se tratara del sistema de producción asociado con la caña de azúcar, se presenta una situación diferente. Aquí participan tanto los emprendimientos para la producción vegetal como industrias de aprovechamiento energético y alimentario muy diversas. Sus unidades son bastante independientes en todo el país. Así los diseños de gestión y dirección pueden también serlo.
Una unidad cañera compuesta por las plantaciones, el central azucarero y las de sus derivados ubicada en Granma no requiere de una interacción colaborativa permanente con una equivalente en Sancti Spiritus. Pueden tener estructuras diferentes, relativamente independientes, donde la competencia entre ellas frente a la demanda de sus productos en la sociedad tenga un papel relevante. Se promovería así la innovación y el desarrollo aprovechando la inmensa diversidad que representa la explotación de esa joya de la naturaleza que es la caña de azúcar. Algo parecido puede ocurrir con el comercio minorista y con la industria turística.
Un enfoque de diseño empresarial, donde tanto la colaboración como la competencia tengan el papel que sea más indicado para cada caso puede ser un factor de éxito cuando nos encontramos en una coyuntura de crisis como la actual. Por supuesto que requeriría reevaluar toda la organización del aparato económico productivo del país con una nueva mentalidad. Hasta ahora el concepto de competencia lo hemos manejado como exclusivo del capital privado. Nos hemos alienado así de sus ventajas, que suelen ser muy bien utilizadas por los empresarios que trabajan sobre todo por sus propios intereses, y las pondríamos en función del socialismo con el que no tiene riña conceptual alguna.
La experiencia de participación estatal en el tejido empresarial de algunos países socialistas exitosos es interesante. El capital de todo el pueblo es absolutamente dominante nacionalmente, y puede estar presente incluso en empresas privadas que compiten entre si. Así la sociedad se beneficia de todos, hasta de la gestión emprendedora directa de la componente privada de tales empresas. El estado puede ayudar inclusive a fomentar colaboraciones muy provechosas y eficientes dentro de ese ambiente competitivo. Son experiencias que vale la pena tener como referencia, aunque no tengan que imitarse al pie de la letra. La experiencia es esa, la de repetir lo demostradamente positivo y no lo que ha fallado. Los experimentos socialistas donde la competencia no tenía espacio alguno ya no existen. El llamado que nos hace el Presidente para hacer ejercicios de pensamiento que transformen el país nos invita a reflexionar y actuar innovadoramente.

Fidel: “No es posible esperar, pues mañana podría ser demasiado tarde” (+ Fotos)

Por: Equipo Editorial Fidel Soldado de las Ideas

 | 3 | 

Si no se pone fin las consecuencias podrían ser devastadoras, así lo advirtió Fidel. Foto: Estudios Revolución.
“Una importante especie biológica está en riesgo de desaparecer por la rápida y progresiva liquidación de sus condiciones naturales de vida: el hombre.
“Ahora tomamos conciencia de este problema cuando casi es tarde para impedirlo”.
Fidel (1992)
Río de Janeiro, Brasil. Junio de 1992. La ciudad mestiza y vibrante acoge una de las reuniones más trascendentes que haya tenido lugar jamás: la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Medio Ambiente y Desarrollo. Sus deliberaciones comenzaron el 3 de junio con expertos y ministros y culminaron entre los días 12 y 14 con los jefes de estado y de gobierno.
A Río acudió el Comandante en Jefe para llevar la voz de Cuba. Un total de 116 mandatarios mundiales se reunieron. La reunión de más jefes en toda la historia. Desde el inicio Fidel estuvo escuchando con atención. Cuando llegó el turno de Cuba, la presencia del líder inundó la sala. Su discurso de poco menos de cinco minutos fue el más aplaudido de todos, según reconoció sin excepción la prensa mundial. La de Fidel fue la voz de los países del Tercer Mundo.
“Es necesario señalar que las sociedades de consumo son las responsables fundamentales de la atroz destrucción del medio ambiente. Ellas nacieron de las antiguas metrópolis coloniales y de políticas imperiales que, a su vez, engendraron el atraso y la pobreza que hoy azotan a la inmensa mayoría de la humanidad”.
La firma de varios convenios entre Cuba y algunos países fue una prueba más de las buenas relaciones y la simpatía hacia el pueblo cubano. “Nadie piense que esto significa un sacrifico para Cuba. No es algo que merezca siquiera la gratitud. Para nosotros es algo sencillo y cumplimos el deber de hermanos y amigos”.
“Cuando las supuestas amenazas del comunismo han desaparecido y no quedan ya pretextos para guerras frías, carreras armamentistas y gastos militares, ¿qué es lo que impide dedicar de inmediato esos recursos a promover el desarrollo del Tercer Mundo y combatir la amenaza de destrucción ecológica del planeta?
“Cesen los egoísmos, cesen los hegemonismos, cesen la insensibilidad, la irresponsabilidad y el engaño. Mañana será demasiado tarde para hacer lo que debimos haber hecho hace mucho tiempo”. 
La conciencia en favor de actuar con urgencia en favor del medio ambiente y la Cumbre fueron, según Fidel, la convicción cada vez más extendida de que si no se toman a tiempo las acciones imprescindibles el hombre se encuentra ante el incierto umbral que puede significar la destrucción de toda la vida en el planeta. “Si no se pone fin las consecuencias podrían ser devastadoras. Se trata de un compromiso que no se puede postergar” y sobre ello advirtió en numerosas ocasiones. Aquí algunas de esas frases.

En fotos, frases de Fidel sobre el medio ambiente


Foto: Ismael Francisco/Cubadebate.
“Una importante especie biológica está en riesgo de desaparecer por la rápida y progresiva liquidación de sus condiciones naturales de vida: el hombre”.
Fidel Castro (1992)

Foto: Irene Pérez/Cubadebate.
“No es posible esperar, pues mañana podría ser demasiado tarde. Nuestras decisiones de hoy no pueden convertirse en letra muerta; han de tener un seguimiento concreto y resultar en la creación de efectivos instrumentos de trabajo conjunto”.
Fidel Castro (1995)

Foto: Ismael Francisco/Cubadebate.
“Los poderosos discuten las formas del nuevo reparto del mundo. Los pobres y los países pequeños tratamos de saber cómo vamos a sobrevivir en las próximas décadas, si somos islas a unos cuantos metros sobre el mar, nos preguntamos qué ocurrirá cuando las aguas suban de nivel y si podremos enfrentar las sequías, los ciclones y demás catástrofes climáticas que nos esperan”.
Fidel Castro (1992)

Foto: Ismael Francisco/Cubadebate.
“Páguese la deuda ecológica y no la deuda externa. Desaparezca el hambre y no el hombre”.
Fidel Castro (1992)

Foto: Irene Pérez/Cubadebate.
“Debemos proclamar con toda energía que tenemos derecho a respirar aire puro, a beber agua que no esté contaminada…, a alimentarnos y que esos alimentos sean sanos, a que se nos eduque, a que se atienda nuestra salud, a ser menos pobres cuando otros son cada vez más ricos”.
Fidel Castro (1996)

En video, documental Mañana será demasiado tarde

En video, Discurso en la Cumbre de Río de Janeiro

jueves, 4 de junio de 2020

Un software para sembrar con eficiencia

El software se ha empleado con éxito en programas priorizados, como el desarrollo del tabaco Virginia. Foto: Ronald Suárez Rivas
Pinar del Río.–Sus creadores lo llaman «simba» y se trata de un software que ayuda a proyectar las inversiones y a trazar estrategias en cuanto al uso de la maquinaria en los campos cubanos.
Sistema Integral para la Modelación y el Balance Agrícola es su nombre completo, y se ha ido perfeccionando sobre la marcha, a partir de la búsqueda de soluciones a los problemas concretos que se presentan en la producción.
Calixto Domínguez, uno de sus autores, investigador del grupo de occidente del Instituto de Investigaciones de Ingeniería Agrícola (IAgric), asegura que la aplicación ya se ha empleado con éxito en programas priorizados, como el de granos o el desarrollo del tabaco Virginia.
Cuenta que todo surgió con el propósito de agilizar el trabajo en las estructuras productivas, que hasta la aparición de esta herramienta se hacía de manera muy rudimentaria.
Gracias a ella y a las enormes posibilidades que abre la informatización, lo que antes tardaba varios días, incluso semanas, se puede lograr en cuestión de minutos, afirman sus creadores.
Además de facilitar el balance de la maquinaria, desde la preparación de suelos hasta la poscosecha, y ayudar a definir estrategias de siembra objetivas, que eviten los «cuellos de botella» y las pérdidas en el campo, el simba permite calcular con precisión el combustible que se demandará para el laboreo o el riego, los lubricantes y filtros para el mantenimiento, e incluso prevé los posibles atrasos y las interrupciones a causa del clima en una región determinada.
Sarilena Ramos, otra de las autoras, señala que entre los hechos más llamativos que se han identificado mediante el software, están las deficiencias a la hora de concebir las inversiones.
Por ejemplo, hay lugares en los que sobran los tractores o están subutilizados, porque se adquirieron muchos equipos, pero no se compraron implementos suficientes para explotarlos.
Igualmente es común que no se correspondan los medios para la preparación de suelos con los que demandará posteriormente la cosecha y el secado. De ahí que el empleo del programa contribuya a planificar la plantación, con el escalonamiento requerido.
La empresa agroindustrial Cubaquivir, la pecuaria Punta de Palma, las tabacaleras Consolación del Sur y de San Luis, son algunas de las entidades de Pinar del Río que han utilizado la aplicación en sus proyecciones inmediatas, o en sus planes de desarrollo a más largo plazo.
También se ha usado en áreas del Proyecto Bases Ambientales para la Sostenibilidad Alimentaria Local (Basal), y en otras provincias del país, aunque en menor escala.
Ortelio Rodríguez, subdelegado de la Agricultura en Vueltabajo, lo califica como una herramienta muy útil, tanto para un campesino o una cooperativa, como para la toma de decisiones a nivel de provincia o de país. «Por una parte, nos da la posibilidad de conocer las necesidades de maquinaria, implementos y medios de transporte para enfrentar una campaña de determinada magnitud y saber a qué atenernos en cada momento, en dependencia de lo que nos pueda faltar», dice.
Unido a esto, afirma que se ha empleado en todos los programas de desarrollo agrícola de Pinar del Río, con buenos resultados.
Es el caso, por ejemplo, del balance de áreas que se pretenden sembrar de frijoles, maíz, sorgo, en dependencia de la disponibilidad de tierras, la maquinaria que existe y la que falta. «Sin la ayuda de este software, hubiera sido muy difícil hacerlo a mano, y la demora mucho mayor».
Por su impacto, la novedosa aplicación –a disposición de los interesados a través del IAgric– recibió el premio provincial de la Innovación, que confiere anualmente la Delegación del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente en Pinar del Río.

En Pinar del Río, bien acogida estrategia de venta de productos de primera necesidad

0406-alimentos.jpg
Pinar del Río, 4 jun (ACN) La población pinareña recibió con beneplácito una nueva estrategia en marcha en la más occidental provincia cubana, dirigida a viabilizar la venta de productos alimenticios y de aseo personal, la cual posibilita evitar la aglomeración de personas de cara a impedir la propagación de la COVID-19.
Por iniciativa del Consejo de Defensa Provincial, la nueva forma de distribución de productos comercializados por las tiendas y kiosco de Cimex y TRD Caribe, se implementó en la ciudad pinareña por consejo popular y cada una de sus bodegas está vinculada a establecimientos de esas cadenas.
En el municipio cabecera, los usuarios fueron informados con antelación, solo pueden comprar en el sitio fijado, lo cual permite mayor organización, acercamiento de los servicios y control, al disponer esas tiendas de un registro de consumidores, con la exigencia de la presentación de la libreta de abastecimiento al momento de la compra.
A varios días de implementarse, se observa una gradual reducción de las filas, y vecinos del reparto Hermanos Cruz, el más poblado de la ciudad, dijeron a la ACN sentirse más aliviados, pues anteriormente muchas veces invertían buena parte del día haciendo esas inmensas colas, a menudo sin obtener los resultados esperados.
Ahora por ejemplo –dijo la ama de casa Luisa Castel- si hoy adquiero pollo, ya sé que aunque surtan nuevamente mañana no tengo posibilidades hasta que todos los núcleos lo hayan recibido y algo muy importante, nos quitamos de encima a las llamadas “coleras” con su enfermizo afán de acaparamiento para sus negocios, pues ya no tienen cabida con este nuevo proceder.
Por su parte, otros vecinos calificaron de muy oportuno para mayor organización, la distribución de tiques enumerados, lo que les permite calcular horarios y emplear el tiempo de espera en quehaceres del hogar u otros menesteres, en tanto coincidieron en estar menos presionados, al saber que lo suyo está seguro, no importa que sea hoy o dentro de unos días.
De acuerdo con Alexander Morejón, miembro del Consejo de la Administración en el municipio cabecera, las 11 comunidades carentes de kioscos de las dos cadenas de tiendas, también son beneficiadas con el acercamiento de los productos de primera necesidad mediante la ubicación de sitios de expendio, así como las comunidades aisladas.
Reportes de Radio Sandino indican que barrios intrincados del más occidental municipio cubano ya recibieron esas mercancías, en un esfuerzo por garantizar el acceso de todos a artículos vitales, mantener el aislamiento social y eliminar las aglomeraciones de personas ante el nuevo coronavirus.

EL FUTURO QUE SE NOS ESCAPA. ¿POR QUÉ SE MARCHAN LOS JÓVENES, SOBRE TODO LOS DE TALENTO?

Por  Ricardo J Machado en Segunda Cita -( Comentario enviado por correo electrónico)

El asunto es recurrente y decisivo. Hace unos  meses me encontré en un centro hospitalario de la capital a una compañera de mi tribunal de grado de Sociología. Experimentada socióloga. Me cuenta que en el año anterior, a solicitud de la ministra de Trabajo (la anterior a esta) y por indicaciones del presidente, formó parte de un equipo para proponer un sistema de medidas de base científica para la retención y estímulo de las personas de talento (jóvenes y no). 

Elaboraron 85 medidas, que la ministra envió a la Comisión de implementación. Esta solo aceptó 5 y rechazó las restantes. Descoyuntó su carácter sistémico. Ningún medio reflejó el asunto ni publicó los resultados del trabajo. Las cinco medidas seleccionadas y desconectadas del todo, encarnaban las concepciones más rancias del igualitarismo. Todo el mundo igual rinda o no rinda. Así se están distribuyendo 7.000 millones mensuales. Un ejemplo. El MES selecciona todos los años un pequeño grupo de investigadores destacados para recibir la DISTINCIÓN ESPECIAL DEL MINISTRO por su trabajo científico. Papelitos y recorrido por centros de investigación concluyendo en encuentro en el Comité Central. 

Era una buena oportunidad para acompañar un retribución material. Pero no. Igualitico que los otros que son doctores durmientes. Tutorear una tesis de doctorado o hacer de oponente en un tribunal es un trabajo duro. Pero tampoco hay reconocimiento material. De ahí la tendencia a tutorear extranjeros. 

Castraron el espíritu de la orientación presidencial. No se entendió el problema como lo que es: un problema científico. Se aplicó el criterio administrativo. Resultado se seguirán yendo. 

A esa entidad emplazada por el presidente, que no escucha criterios de personal especializado, se le asigna la tarea de "manera rápida y organizada acelerar los cambios". Dios nos coja confesados. Es poner la iglesia en manos de Lutero.

Mientras, la TV casi no muestra de manera sistemática los jóvenes que sí alcanzan una realización profesional. Porque los hay, pero los invisibilizan. Nos atiborran de videoclips de artistas, casi siempre varones, con escenas de llegada o ida de aeropuertos con bellas mujeres junto a autos de último modelo. Cuéntenlos. Casi siempre con músicos de poca monta, que a menudo son los que más dinero ganan.

¿Pero es que nuestros ideólogos no se dan cuenta del daño mental, como si fuera un arma de destrucción masiva, sobre la formación ideológica de la juventud? O no saben que estamos en una civilización basada en la imagen y el sonido.

Para terminar. Esa misma entidad, después de seis años elaboró la nueva ley de cooperativas no agropecuarias. Un desastre. No han podido aplicarla porque mandarían a la calle a pasar hambre a miles de personas y se asustaron ante la sólida argumentación de los cooperativistas. 

NO SE DAN CUENTA QUE PIERDEN CREDIBILIDAD Y CONFIANZA DETERIORANDO LA GOBERNABILIDAD. Aún no hay control de calidad al trabajo de los ministros. 

El caso de las ventas Online: no consultan con los que saben, no hacen pilotajes en pequeña escala. Después el desastre y las disculpas. Los ejecutores asumen la tarea de análisis técnico-científico para la que no están preparados. Actúan con impunidad. Lo triste es que siempre no fue así. En los años 80 el Comité Ejecutivo tenía investigadores profesionales que ponían frenos a las iniciativas disparatadas de los ministros. 

Tengo los detalles y le pedí ayuda a Silvio para publicarlos. Hay que aprender de nuestra propia historia.

22 de mayo de 2020, 20:59

Allá nos vemos

SINE DIE  123
SD2

juan m ferran oliva                                            junio 2 de 2020


Platón es mi amigo, pero aún  más amiga es  la  Verdad[1].
Proverbio de los antiguos filósofos.

El cofrade Jorge Gómez Barata me comunica que desea elaborar un trabajo sobre hombres que también contribuyeron a forjar la industria azucarera cubana. No se refiere a los a habitualmente recogidos por la historia, a veces sectaria, sino a otros que arrastran el pecado original de ser capitalistas. Menciona concretamente a Julio Lobo, José Manuel Cortina y Andrés Gómez Mena.

Personalmente cultivé el tema como hecho económico, las más de las veces nutrido con las enseñanzas del maestro Manuel Moreno Fraginals. Siguiendo sus pasos he aludido a otros malos de la película como Francisco de Arango y Parreño. Pudiera citar también a José Antonio Saco. Por encima de los aspectos ideológicos honraron a Cuba. El primero en su condición del mejor economista de la época en América[2]y muestra intelectual de la nacionalidad en perspectiva. Saco defendió la cubanía aunque resultó dominado  por serios prejuicios raciales No fueron los únicos casos. Pero los no tan buenos también forman parte de la historia y no se deben obviar. Por otra parte no es del todo justo evaluar actitudes del pasado con la mentalidad de hoy. Nuestra perspectiva progresista llega en los hombros de las que la precedieron.

No  he aludido a los magnates en cuestión. Y no fue por prejuicio. Me réferi a su época como la fase de la República dependiente de Estados Unidos. No sé en qué medida ellos consolidaron o lucharon en contra de tal situación. No fue mi tema. Pero sin duda son personalidades dignas de estudiar. Comoquiera, han dejado huellas materiales. Son ejemplos, la Manzana de Gómez, hoy convertida en hotel de muchas estrellas; la Hacienda Cortina, enclave turístico, y la colección del Museo Napoleónico, que honra nuestra cultura. Creo que Lobo es el más defendible de todos. Ciro  Bianchi hizo una semblanza de el.

Amigo Gómez Barata, lamento no poder aportar nada en tu empeño, pero espero con interés los resultados a que llegues. Serán revelaciones para mí.

Aprovecho para felicitar tu erudición y tu asombrosa fecundidad intelectual que nos brinda, casi a diario, tanta información de interés. Conservo tus trabajos en un file de la computadora. Allá nos vemos.
Fin




[1] Amicus Plato, sed magis amica Veritas
[2] , según criterio de Moreno Fraginals,

La privatización del espacio por Trump y Elon Musk


Arden 30 ciudades en EEUU por el homicidio de George Floyd, mientras que la Bolsa de Wall Street, a unas cuadras de los disturbios en Nueva York, sigue su alza desacoplada de la economía, y Trump descuelga un éxito mayúsculo con el ensamble de SpaceX, propiedad del excéntrico inventor multinacional sudafricano-canadiense-estadounidense Elon Musk, con la Estación Espacial Internacional (ISS).

El programa ISS –satélite artificial habitable en la órbita baja de la tierra a una altitud de 400 kilómetros– es de carácter multinacional donde participan cinco agencias espaciales: 1. NASA (EEUU); 2. Roscosmos (Rusia); 3. ESA (Europa); 4. CSA (Canadá) y; JAXA (Japón).

Desde su lanzamiento en 1998 y el arribo de sus residentes en el año 2000, ISS, 20 años después, ha recibido 239 cosmonautas/astronautas y turistas de 20 diferentes países (https://go.nasa.gov/3eK5tWt).

Marc Thiessen, quien colabora para The Washington Post, propiedad de Jeff Bezos, quien tiene su proyecto de privatización del espacio Blue Origin (https://www.blueorigin.com/), alucina que el éxito de SpaceX es un pequeño paso para el hombre y un gigante paso para el capitalismo (https://wapo.st/3dsqXXJ).

Marc Thiessen soslaya la participación de la NASA, una agencia gubernamental (sic) de EU –con un presupuesto de 22 mil 629 millones de dólares al año con 17 mil 373 empleados–, que prestó a sus dos astronautas Doug Hurley y Bob Behnken para reunirse con otro astronauta prestado Chris Cassidy de EU y dos cosmonautas rusos (https://www.nasa.gov/).

Se trata de una colaboración híbrida y/o de una asociación pública/privada entre el gobierno de Trump, quien se ha vuelto un fanático de la carrera en el espacio, y el audaz innovador Elon Musk, quien inició su odisea hace 18 años en California con un puñado de empleados y una banda de mariachis (https://bit.ly/36WoouI).

Hoy SpaceX, con ocho mil empleados,vale más que su empresa de carros eléctricos Tesla, con una capitalización de mercado de 32 mil 800 millones de dólares (https://cnb.cx/2XoTZln): su valor bursátil es 47 por ciento superior al presupuesto anual de la NASA que no cotiza en Bolsa.

Marc Thiessen arremete contra el socialismo terrenal en EU y contrasta la hazaña de SpaceX y el poder de la libre empresa con la izquierda (sic) que aboga una intervención gubernamental sin precedente en casi (sic) cada sector de la economía de EU, desde la salud a la energía.

Luego Thiessen opera una grotesca pirueta al comparar, medio siglo después, el descenso a la luna del Apolo 11 con la reusabilidad del cohete Falcon 9 que regresó a una barcaza en el océano Atlántico. Es como comparar la imprenta de Gutenberg con la Era Digital.

Trump acudió dos veces a Florida para presenciar el lanzamiento de la cápsula Crew Dragon que había sido pospuesto por mal tiempo la primera vez.

MARC Thiessen llega hasta a comparar en forma muy banal los costos para lanzar un hombre “privado (sic) –que no lo es porque es de la NASA– en el espacio en 170 millones de dólares por asiento, frente a 67 millones de dólares de la cápsula Crew Dragon, con lo cual deduce en forma bizantina que el sector privado (sic) lo hace mejor, más barato, más rápido y más eficientemente que el gobierno, debido a la competencia.

Cita una pléyade de empresas privadas –Orbital ATK, United Launch Alliance, Virgin Orbit y Blue Origin– que compiten con SpaceX y su único criterio es el de los costos que, por cierto, llevaron a la fenecida globalización a su debacle.

Thiessen pierde la brújula terrestre y espacial al ignorar que cualquier empresa privada en EU, de cualquier magnitud que sea, forma parte intrínseca de la unidimensionalidad geoestratégica del país al que pertenece.

Ya hace cuatro años Michael Byers, también del The Washington Post, había nombrado a Elon Musk como el presidente (sic) de Marte (https://wapo.st/2yWyO0C), donde contempla establecer una colonia ante el riesgo de la extinción humana. Falta ver si lo dejan los rusos, y ahora los chinos.

Es lamentable que la portentosa colaboración en el espacio entre dos superpotencias de la talla de EU y Rusia en el ISS no se pueda replicar 400 kilómetros más abajo de su órbita terrenal.

Implementar las PYMES: un posible cómo

Por Oscar Fernández Estrada Actualizado Jun 4, 2020

LA HABANA. Mientras los documentos rectores del Partido hace tiempo marcaron la pauta, algunos de los diversos contendientes en el debate sobre la reforma actual —entre ellos no-economistas, economistas y anti-economistas— aún dirimen posiciones en el espacio público. Los principales puntos de atención se han centrado en las opciones de políticas y el análisis de sus posibles impactos. La secuencia y los modos de ejecutar esas políticas, por lo general, han tenido menos presencia. Entonces ¿cómo re-arrancar el tren?, ¿cómo impulsar, evaluar, corregir? La mesa clama por mecanismos de implementación. Los “cómo” marcan la urgencia.

El proceso de Actualización tiene originalmente varios ejes esenciales. Dos de ellos, la reforma descentralizadora de la gestión de la propiedad estatal y la diversificación de las formas de propiedad, constituyen el núcleo central. En teoría, ambos deberían acometerse con relativa simultaneidad para atenuar desbalances indeseables de fuerza de trabajo por un lado y, por otro, desplegar las enormes potencialidades de los encadenamientos entre ellos.

Sin embargo, la maldita circunstancia obliga a osados ajustes en la secuencia de tiempo. Dada una combinación conocida de factores —agotamiento del modelo interno de desarrollo, reforzamiento de las restricciones impuestas por el gobierno de Estados Unidos, y el contundente shock externo derivado de la epidemia— el país se adentra en una severa crisis económica de inevitables impactos sociales. La generación de fuentes internas de ofertas sostenibles de bienes y servicios —no solo alimentos— y la creación de opciones de empleos que consigan absorber la enorme masa a la vista de disponibles o interruptos que resultarían incosteables para el presupuesto de la seguridad social, no pueden esperar al experimento en el sector estatal. Hay que buscarles solución cuanto antes.

Autorizar el desarrollo de emprendimientos privados basados en la formalización de pequeñas y medianas empresas, aprobadas en la Conceptualización del Modelo, para acometer actividades de interés nacional y sin que medie enajenación alguna de activos estatales, está entre las implementaciones que no deberían demorar. La cuestión es cómo hacerlo.

Implementar las PYMEs con el Clasificador Nacional de Actividades Económicas

Existe internacionalmente, desde hace mucho tiempo, un método —o varios— para agrupar el universo total de actividades económicas posibles a realizar en cualquier país. La Comisión de Estadísticas de las Naciones Unidas recomienda para el compendio de las cuentas nacionales el uso de la Clasificación Industrial Internacional Uniforme, el cual es empleado a su vez por la mayoría de los organismos multilaterales.

Para armonizarlo con las necesidades del contexto cubano y para que funcione como rector de las cuentas en la Isla, la Oficina Nacional de Estadísticas e Información (ONEI) construye sobre aquella base el Clasificador Nacional de Actividades Económicas (CNAE), cuya versión más reciente acaba de ser emitida en marzo de 2020. Esta herramienta agrupa en 421 clases algo así como unas 5900 actividades económicas conocidas. O sea, todo el universo. Incluso, por citar un ejemplo, el trabajo doméstico no remunerado, que agrega valor al interior del hogar, tiene su clasificador asignado.

Pues por ahí se puede comenzar. Utilicemos este CNAE para ordenar todas las actividades que podrían ser eventualmente desarrolladas por el sector privado, y diseñemos su implementación por etapas.

El CNAE basa su ordenamiento en la desagregación al detalle de los procesos productivos y se aplica justo para clasificar empresas, establecimientos y entidades de cualquier naturaleza. Además de permitir la compilación de estadísticas —que por cierto, serán imprescindibles para evaluar los resultados y diseñar las políticas hacia el sector privado—, esta clasificación se utiliza cada vez más internacionalmente para fines administrativos como la recaudación fiscal, la emisión de licencias comerciales, la clasificación de ingresos y gastos, entre otros.

El primer paso lógico sería identificar en el CNAE aquellas clases de actividades económicas en las que la participación del sector privado no es compatible con los objetivos de la construcción del Socialismo cubano. Estas actividades constituirían la lista de lo que, por principios, no le será permitido hacer al sector privado bajo ninguna circunstancia. Este inventario, protegido contra la potencial discrecionalidad de los compiladores, debería realizarse tomando como referentes fundamentales la Constitución de la República y la Conceptualización del Modelo Económico. De paso, este método constituye una excelente herramienta para solucionar de una vez el añejo problema sobre la indefinición de los medios fundamentales de producción.

Entre las actividades que podrían quedar prohibidas, por ejemplo, estarían las relacionadas en las secciones de: administración pública y defensa, enseñanza, atención a la salud humana, asistencia social, suministro de electricidad, suministro de agua, actividades financieras y de seguros, explotación de minas, entre otras.

Una vez hecho esto, el sendero quedará a punto para ser desbrozado. El resto de las actividades que no clasifiquen como prohibidas quedarían abiertas al surgimiento y formalización de emprendimientos dispuestos a proveer bienes o servicios que solucionen demandas o necesidades insatisfechas, tanto en consumidores finales como intermedios. Nótese que en ningún caso la propuesta implica enajenación de activos estatales. El sector estatal debe ser preservado íntegramente y sujeto muy pronto a una transformación de similar energía.

Por supuesto que esta implementación resultaría compleja. Debe vencer aún extraordinarios obstáculos objetivos; hay que legislar sobre varios aspectos. Primero, debería exigírseles a estas PYMES que operen bajo el sistema de normas contables que rigen el resto de las empresas, quizás con adecuaciones. Segundo, habría que engrasar los mecanismos de acceso a mercados de insumos, lo cual ya es legal a través de la venta de excedentes productivos por las empresas estatales y utilizando el infinito potencial de importación en dólares a través de cadenas estatales operando en la actualidad. Tercero, ningún nuevo paso se puede dar en el sector privado sin una profunda reflexión sobre cómo se van a garantizar los derechos laborales considerando las desigualdades existentes. Se requiere una norma específica que diseñe adecuadamente las obligaciones que les serían exigidas, entre ellas las tributarias y laborales, así como la manera en que se van a garantizar sus derechos. Establecer, además, reglas que delimiten claramente qué marcará la diferencia entre una pequeña/mediana empresa privada y un trabajador por cuenta propia, como dos formas diferentes de propiedad.

Por otra parte, un determinante factor de éxito descansa en la capacidad de las instituciones de manejar con agilidad el volumen de solicitudes y responder con un mínimo de error. Para ello es imprescindible organizar la ejecutoria bajo una gradualidad, pero comprometida públicamente con un punto y horizonte de llegada, que la proteja de contramarchas imperdonables como la que hizo perder los últimos cinco o seis años de Actualización.

Implementación por etapas

Para una primera etapa podríamos identificar en el CNAE un conjunto relativamente pequeño de unas 40-50 clases de actividades que son prioridad en el actual momento para la economía del país y en las que emprendimientos privados pueden aportar decisivamente. Tal sería el caso de las asociadas a la sección de Agricultura, ganadería, silvicultura y pesca; y a la de Industrias manufactureras, para comenzar. Una vez engrasado el mecanismo, podrían abrirse las restantes clases no prohibidas.

Para presentar solicitud de creación de una pequeña empresa su titular debería indicar todas las clases de actividad económica contenidas en el CNAE en las que planea incursionar. El emprendimiento debería poder solicitar su incursión en tantas clases como desee, siempre que estén entre las abiertas en la etapa correspondiente. Las autoridades deben establecer cuáles son los requisitos a cumplir para operar en cada clase, entiéndase licencia sanitaria, licencia medioambiental, seguridad y protección al trabajo, normas urbanísticas, etc. El régimen fiscal puede establecer tributos diferenciados por clase de actividad económica, así como un tributo general común que grave a las utilidades.

En ningún caso la autorización de PYMES se debe realizar de forma discrecional como ocurrió con las Cooperativas no Agropecuarias, o como se hizo con las comisiones provinciales y municipales que operaron durante la reapertura del trabajo por cuenta propia el pasado año. Esto solo produce distorsiones muy graves, incluyendo una escandalosa corrupción administrativa que habría que evitar a toda costa. Se deben establecer reglas y límites claros, requerimientos transparentes y procesos de autorización automáticos, una vez comprobado el cumplimiento de todos los requisitos. Ningún funcionario o grupo de funcionarios a ningún nivel debe tener prerrogativa de autorizar o no el surgimiento de una PYME, como no sea por incumplimiento comprobado de requisitos públicos.

Con el objetivo de concentrar esfuerzos en los nuevos retos y evitar sobrecargas en las instituciones relacionadas, el marco jurídico que regula el Trabajo por Cuenta Propia en la actualidad podría permanecer sin cambios en una primera etapa. Algunos de los actuales trabajadores por cuenta propia podrían encontrar incentivos para modificar su estatus a pequeña empresa, mientras otros preferirían mantenerse en su forma actual.

La visión de mediano plazo debe convertir las licencias actualmente autorizadas para el trabajo por cuenta propia a las clases descritas en el CNAE, con lo cual desaparecería la lista de actividades permitidas hoy. En el futuro toda la actividad privada debería estar ordenada y regulada bajo este Clasificador, estableciendo como única diferencia el estatus de empresa que otorga personalidad jurídica de la naturaleza de trabajador independiente que conservarían muchos de los emprendedores.

El Presidente ha convocado a desplegar un pensamiento innovador que transforme al país, ante la actual circunstancia. La presión y responsabilidad es monumental, y el apremio no puede derivar en salidas soberbias, pero tampoco en soluciones que resulten lisiadas. Una ruta clara, un camino compartido con un punto de llegada explícito, a honrar por un compromiso honesto, constituye la mejor fórmula para implementaciones que requieren avanzar por etapas. Este es uno de esos casos.

Llegar a “la transformación productiva que necesita el país en estos momentos, que garantice procesos con más eficiencia, productividad, utilidad e ingresos, que satisfaga las demandas internas, que nos dé posibilidades de exportación y que, además, propicie bienestar, desarrollo y prosperidad”, como ha afirmado el Presidente, pasa por el despliegue de las potencialidades domésticas que se encuentran dormidas. Las limitaciones al desarrollo de emprendimientos privados forman parte de ellas. He aquí una propuesta para arrancar.

Progreso Semanal/ Weekly autoriza la reproducción total o parcial de los artículos de nuestros periodistas siempre y cuando se identifique la fuente original y el autor. 

Síganos en Facebook, en Twitter @ProgresoHabana y en Telegram.

Si tiene alguna sugerencia, historia o dato que quisiera compartir con nuestro equipo, puede escribirnos a progresohabana@gmail.com