Fidel


"Peor que los peligros del error son los peligros del silencio." Fidel Castro Ruz

lunes, 2 de julio de 2018

Reciclaje: un camino necesario

Los desechos no metálicos y los residuos sólidos urbanos constituyen las principales reservas de esta industria en el país. Foto: Romero Cruz, Yusmary
Entre el 2013 y el 2017 el desmantelamiento industrial aportó 36 000 toneladas. Foto: Otoniel Márquez
El reciclaje tiene una base legal en el artículo 27 de nuestra Constitución, que afirma que el Estado protege el Medio Ambiente y los recursos ambientales del país, y reconoce su estrecha vinculación con el desarrollo económico y social sostenible, dijo la vicedirectora general de la Unión de Empresas de Recuperación de Materias Primas (UERMP), Marilyn Ramos Polanco, en su conferencia Política para implementar el reciclaje de materias primas en Cuba: situación actual y perspectivas, durante el XV Congreso Internacional de Reciclaje, celebrado en el marco de Cubaindustria 2018.
También la Ley 1288 de 1975 establece la obligatoriedad de los organismos y demás dependencias del Estado de recolectar los desechos de materias primas, productos y materiales reutilizables que son aprovechados en sus procesos productivos o de prestación de servicios.
Añadió que la política vigente, aprobada en el 2012, responde al Lineamiento 193 de la Política Económica y Social aprobada en el 7mo. Congreso del Partido, y tiene entre sus objetivos el de elevar los volúmenes de recuperación; incrementar la selección y clasificación en orígenes de los desechos; estimular la participación de capital extranjero, y maximizar el uso de los desechos reciclados por parte de la industria nacional, entre otros.


ESCENARIO ACTUAL
Según Ramos Polanco, la implementación de esta política ha propiciado un incremento del 6 % de los índices de reciclaje en la Isla en los últimos cinco años. Como promedio anual, en esta etapa, se recuperan 400 000 toneladas de desechos.
Como resultado de las inversiones ejecutadas, por ejemplo, la planta de plástico de Cienfuegos procesó más de 8 000 toneladas de desechos entre el 2013 y el 2017. En igual periodo, el desguace naval aportó 54 000 toneladas de chatarra ferrosa, mientras que el desmantelamiento industrial aportó 36 000 toneladas.
A nivel global –explicó la especialista–, esta industria se encuentra en pleno proceso de desarrollo tecnológico, crecimiento y expansión, incrementándose cada vez más el número de naciones que la asimilan por su impacto económico, social y medioambiental.
En Cuba, sin embargo, la infraestructura para el desarrollo del reciclaje y su respaldo se encuentra debilitada.
Los desechos no metálicos y los residuos sólidos urbanos constituyen las principales reservas de esta industria en el país. Foto: Romero Cruz, Yusmary
Estudios realizados por la UERMP estiman que en la Isla se generan anualmente alrededor de cinco millones de toneladas de desechos que pudieran ser reciclados, incluyendo los residuos sólidos urbanos.
Además, hay un grupo de materiales que no se reciclan, porque el país no cuenta con tecnologías para su procesamiento: neumáticos, botellas, madera, escombros, chatarra electrónica, baterías…
No obstante, las tasas de reciclaje han crecido considerablemente:
El objetivo para los próximos años es que estas cifras aumenten al nivel de los países con mayores tasas de reciclaje: Japón: 85 %; Dinamarca: 80 %; Bélgica: 80 %; Alemania: 70 %...
En el caso de las chatarras ferrosas (productos altamente demandados por la industria siderúrgica), la estrategia requiere de estudios cada vez más profundos, así como también de mayor calidad en las relaciones con las fuentes generadoras, y mejorar el coeficiente de disponibilidad técnica del equipamiento, tanto especializado como de transporte.
La meta es alcanzar un mínimo de 12 000 toneladas como promedio anual en la actividad de desmantelamiento industrial, y llegar a 100 000 toneladas anuales en el desmonte de embarcaciones, aseguró Ramos Polanco.
Además –expresó–, necesitamos crear empresas mixtas en países del área, que nos permitan recuperar y procesar chatarras ferrosas, e importarlas hacia Cuba, disminuyendo los costos de importación y garantizando el suministro que va a requerir la industria siderúrgica.
En el caso de las chatarras no ferrosas, el plan comprende dos etapas: la primera, hasta el 2022, busca alcanzar un 71 %; en la segunda, hasta el 2030, la cifra debe llegar al 78 %.
Para ello es necesario introducir tecnologías que permitan una mejor compactación y trituración de los materiales, en función de mejorar la calidad y ahorrar por concepto de transportación; igualmente, hacen falta tecnologías para industrializar el reciclaje de la chatarra procedente de equipos eléctricos y electrónicos.
Los desechos no metálicos y los residuos sólidos urbanos constituyen las principales reservas de esta industria en el país. Para elevar los índices en ambos casos –manifestó Ramos Polanco–, debemos incrementar las tasas de reciclaje, fundamentalmente de papel, cartón, plástico…
En ese sentido –subrayó–, pretendemos ampliar y mejorar los servicios de compras a la población, que es una de nuestras principales fuentes de recuperación de estos productos.
Asimismo, apostamos por diversificar las exportaciones; clasificar los desechos para lograr mejor calidad y precios; mejor procesamiento, compactación y trituración para disminuir volúmenes; así como la incorporación de los que actualmente no se recuperan y promover la fabricación de nuevos productos a partir de materiales reciclados.


Material
1963
2017
Chatarras ferrosas
39 %
85 %
Chatarras no ferrosas
21 %
65 %
Desechos no metálicos
24 %
35 %

ESTRATEGIA DE DESARROLLO 2018-2030. ALGUNAS IDEAS

- Incrementar el valor agregado de los desechos reciclables, con mayor clasificación, compactación y mejor procesamiento.
- Continuar trabajando en los sectores estratégicos que inciden directamente en el reciclaje, tanto la población como los distintos sectores económicos: construcción, turismo e industria alimentaria, entre otros.
Introducir servicios de recogida de desechos reciclables puerta a puerta, fundamentalmente en las cabeceras provinciales.

- Promover el reciclaje entre los trabajadores por cuenta propia.
- Habilitar un número telefónico y/o correo electrónico, a través del cual las personas puedan solicitar el servicio de recogida de materias primas, sin costo alguno.
- Organizar campañas de recogida de desechos, asociadas a eventos donde se concentre gran número de población (actos, conciertos, fiestas populares…).

La industria aguarda

Los parques de energía fotovoltaica y eólica y las plantas de biocombustible han entrado en escena con el sueño de aportar en el 2030 el 24 % de la electricidad en Cuba, aunque esa proporción sigue en torno al 4,6 % en que se encontraba cuando se anunció este programa hace cuatro años




Las centrales del Mariel, Santa Cruz del Norte, Cienfuegos y Felton han emprendido inversiones millonarias. Foto: Julio Martínez Molina

Las termoeléctricas cubanas pujan para recuperar el terreno que las fuentes renovables de energía amenazan con robarle. Las centrales del Mariel, Santa Cruz del Norte, Cienfuegos y Felton han emprendido inversiones millonarias para renovar tecnología, ganar eficiencia y ampliar en más de un 30 % la capacidad de generación de electricidad a partir de petróleo.

Los parques de energía fotovoltaica y eólica y las plantas de biocombustible han entrado en escena, entretanto, con el sueño de aportar en el 2030 el 24 % de la electricidad en Cuba, aunque esa proporción sigue en torno al 4,6 % en que se encontraba cuando se anunció este programa hace cuatro años.

Por una u otra vía, el país amplía su capacidad energética. Es condición imprescindible del desarrollo, tanto como la expansión de otras industrias. La siderurgia, con Antillana de Acero y Acinox Las Tunas a la cabeza, ha iniciado un fuerte programa de inversiones, para poner mayor cantidad de producciones de acero en los proyectos de construcción. De lo contrario, el país tiene que importarlas.

La industria agroalimentaria también madura planes de crecimiento, con aspiraciones exportadoras incluso, y desde otras fábricas surgen novedades en forma de bienes, piezas y equipos, en apoyo del transporte, la agricultura, el consumo interno y el turismo. La industria electrónica, a su vez, comienza a multiplicar la producción de laptops, computadoras y tablets, en una alentadora senda de altas tecnologías que recorre ya la industria biotecnológica y farmacéutica.

En la mayoría de los casos se trata apenas de una arrancada. La lista de planes y proyectos en cartera supera por amplio margen la capacidad de financiamiento conseguida. Son millonarios los costos en moneda dura para modernizar fábricas con tecnologías muchas veces obsoletas e incursionar en líneas de producción de renovación dinámica.

Para encontrar el capital para ese desarrollo, Cuba ha apostado a incrementar sus ingresos por exportaciones, las inversiones extranjeras y los créditos externos. Quizá el paso más importante lo dio al renegociar deudas con otros países, y el glacial Club de París. Ganó credibilidad financiera internacional frente a empresas y bancos extranjeros. Pero desde entonces, se ha visto obligada a ejecutar pagos que han incrementado las presiones financieras sobre la caja central de la nación, en momentos en que las exportaciones y las inversiones foráneas avanzan a un ritmo inferior al que se soñó cuando entró en vigor en el 2014 la actual Ley de Inversiones Extranjeras y la Zona Especial de Desarrollo Mariel (ZEDM).

Aunque bajo esa sombrilla tiende a crecer el capital extranjero inyectado en la economía cubana, todavía permanece en escalas muy reducidas: apenas el 5,6 % de todas las inversiones, de acuerdo con las previsiones del 2018 anunciadas en diciembre por el ministro de Economía, Ricardo Cabrisas.

Lo titánico, y a la vez preocupante, es que las inversiones han aumentado vigorosamente en general, a pesar de la baja participación extranjera. De acuerdo con los reportes gubernamentales, en el 2017 el monto total de inversiones trepó más de un tercio sobre el año anterior hasta 8 827 millones de pesos y este año, de acuerdo con el Plan de la Economía presentado en diciembre, ascendería a 10 800 millones. El peso mayor de esos planes descansa, entonces, sobre las cuentas de empresas cubanas y sobre el Presupuesto del Estado, en una jugada osada de financiamiento de inversiones con gasto público que implicó un incremento del déficit fiscal a 10,9 % del PIB en el 2017 y se prevé de 11,4 % en el presente año.

Pese al esfuerzo visible por desarrollar obras estratégicas como trasvases, frigoríficos, centros para almacenamiento de combustibles, hoteles e infraestructura del turismo, las inversiones todavía permanecen en niveles bajos. Equivalen al 9,2 % del PIB según estimados, cuando el consenso recomienda como norma del desarrollo un gasto equivalente al 20 % del PIB o más.

¿Qué hacer, entonces? Reportes diversos revelan tropiezos para ejecutar créditos por demoras en pagos, atrasos en importaciones de suministros para inversiones e incumplimientos de fechas en la ejecución de obras. La cultura inversionista continúa entre las deudas del modelo económico cubano consigo mismo.

Pero también habrá que preguntarse si no será necesario ya ascender un nuevo escalón en la política de inversiones extranjeras y en el modelo de gestión financiera y bancaria. La autonomía empresarial para emprender estos negocios es terreno tan polémico como la preparación de sus directivos para disponer de facultades. Trámites que continúan más lentos que lo deseado por la parte extranjera y el anfitrión cubano indican, de cualquier manera, que los cambios introducidos no bastan.

Valdría la pena estudiar también, y ensayar, la creación de fondos o fórmulas financieras aplicadas en otros países, para propiciar la participación de capital nacional y extranjero en el financiamiento de negocios no estatales de Cuba.

La industria levantada durante décadas de Revolución aguarda. La inteligencia cubana que anida en ella también.

Relaciones de Cuba, México y Estados Unidos de América (EUA). La patria es primero.


Por JESUS MANUEL GARCÍA MOLINA. 

2 de julio de 2018

El candidato tabasqueño del Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA) Andrés Manuel López Obrador (AMLO), de 64 años, obtuvo la mayoría de la votación, que lo convierten en el presidente de los Estados Unidos Mexicanos número 65, después de la Constitución de 1824. Se inscribieron 88 millones de personas en la lista nominal y con credencial vigente para votar y de ello 12.8 millones son jóvenes con edades de 18 y 23 años que votarán por primera ocasión en sus vidas. Aunado al mencionado cambio en el Poder Ejecutivo se renovarán en el Legislativo: 500 diputados de la Cámara de Representantes y 128 integrantes del Senado.

AMLO había tenido dos intentos fallecidos de alcanzar la presidencia en 2006 y 2012, después de haber estado al frente del gobierno en el Distrito Federal, con una satisfactoria gestión, caracterizada por la disciplina financiera y una buena obra social que benefició a la mayoría de la población, sobre todo a los adultos mayores. Con su mandato se espera que el Estado tenga una mayor presencia en la economía, disminuya la desigualdad, la corrupción y la violencia. El problema del narcotráfico sigue gravitando desfavorablemente sobre la sociedad mexicana y cuesta trabajo entender que un país tan rico en recursos naturales y que realizó una revolución profunda durante el período 1910-1940 tenga hoy a la mitad de su población en extremas condiciones de pobreza.

La desmilitarización de la sociedad constituyó un experimento genial, pero resultó víctima de su propio éxito, cuando llegó a su cenit en la década del sesenta, con el crimen de los estudiantes en Tlatelolco el 2 de octubre de 1968. Se estableció una economía protegida, con una sociedad tutelada por un partido único y una política cerrada que resultó insostenible en un planeta cambiante y abierto a la competencia internacional y a la comunicación global. Un intento de modernizar el país ocurrió en la etapa 2000-2018 con el bipartidismo PRI-PAN, reflejo de la costumbre norteamericana de los partidos demócrata y republicano, pero resultó ser más de lo mismo.

Parafraseando a Porfirio Díaz se diría: Lamentable que ambas naciones estén lejos de Dios y tan cerca de los Estados Unidos de América (EUA) en tanto que otro sentenció que “entre México y los Estados Unidos es mejor el desierto que construir el ferrocarril”. Aquel perdió más de la mitad de su territorio y la mayor de las Antillas tiene ocupado parte de su espacio geográfico con la base naval de Caimanera por parte del Tío Samuel.

El nuevo presidente mexicano tendrá que enfrentar el proteccionismo de la Administración Trump que ha señalado que el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) beneficia exageradamente a México y que debe ser modificado.

Ahora bien, cuando tiene lugar el encuentro de dos culturas en 1492 con la llegada de Cristóbal Colón a tierras americanas, las civilizaciones azteca y maya mostraban mucho mayor desarrollo que Cuba y su vecino del norte, que mucho después se convertiría en la primera potencia económica del Mundo (EUA). El escudo nacional cubano refleja la posición de la Perla de las Antillas como llave del golfo de México, entre las penínsulas de Yucatán y la Florida.

Las relaciones de la isla caribeña con México se remontan a 1517 cuando llegaron los primeros conquistadores españoles a tierra azteca con propósitos de reconocimiento. Así, Francisco Hernández de Córdova llegó en aquel año y Juan de Grijalva al siguiente cumpliendo órdenes del gobernador de la isla Diego Velázquez. En 1519 partió de Santiago de Cuba Hernán Cortés, fundó la villa de Veracruz, destruyó el imperio azteca de Monctezuma y consolidó la conquista de la Nueva España.

El pueblo del Sol (azteca) fue elegido por Huitzilopochtli (su dios tribal) y resultó el último en ubicarse en el área del antiguo Valle de México, en el lago de Texcoco y sometieron a las civilizaciones teotihuacana y tolteca, obligándolos a pagar tributos. Hernán Cortés le confesó al rey de España: “Es tan grande que soy incapaz de descubrir exactamente la extensión del reino de Moctezuma. ¿Cómo ocurrió tal cosa? ¿Quiénes eran los aztecas y cómo habían conquistado tan grande extensión de México? ¿Cómo imprimieron a sus vidas lujo tal, que los viejos soldados que conocían Roma y Constantinopla aseguraron que jamás en su vida, habían visto cosa igual?[1]

Los pueblos aztecas inician la emigración hacia Anáhuac en 1168, cuando declinan las civilizaciones maya y tolteca y en 1325 se funda Tenochtitlán en el lago de Texcoco. En el siglo XV ya se habían extendido desde el Atlántico hasta el Pacífico.

En 1550 los puertos cubanos facilitaron la transportación de metales preciosos, como la plata, procedentes de México hacia la península ibérica. La presencia de corsarios y piratas en mares del Golfo y del Caribe fue objeto de preocupación por parte de las autoridades y la población de ambas naciones. Así, la defensa de la mayor de las Antillas, obras navales en La Habana y los salarios de los militares, fueron financiadas por las monedas de oro “ducados” procedentes de México.

Por otra parte, el 9 de noviembre de 1620 el vigía de la embarcación Mayflower (Flor de Mayo) grita la palabra esperada: TIERRA! al observar una estrecha faja del litoral atlántico y los tripulantes que luego se llamaron los padres peregrinos (pilgrim fathers) se emocionaron sensiblemente porque habían llegado al lugar ansiado. Antes de desembarcar redactaron y firmaron el Convenio del Flor de Mayo (Mayflower Compact) donde se crea la primera colonia con gobierno propio, que después se extendería a América del Norte para conformar la gran potencia de los EUA.

En el período 1762-1830 tuvieron lugar importantes acontecimientos internacionales, que impactaron directa o indirectamente a dichas naciones, a saber: la toma de La Habana por los ingleses, la revolución francesa, las guerras napoleónicas en Europa y las luchas por la independencia en diversos países del continente americano, entre ellos los EUA.

Napoleón golpeó duramente a la Europa feudal y absolutista a fines del siglo XVIII e inicios del XIX como hecho positivo en la historia del viejo continente, pero defendió los intereses de la burguesía frente a los reclamos de los trabajadores y ensangrentó el suelo francés en los años 1814-1815.

De su lado, la primera chispa que inició el movimiento por la independencia de las colonias norteamericanas quizás haya sido la aprobación de la Ley de Sello (Stamp Act) en febrero de 1765 por parte del parlamento inglés, iniciándose así un boicot a las mercaderías británicas por lo que tuvo que ser derogada al siguiente año. Ante la creciente explotación, el 19 de abril de 1775 se inició la lucha y el 4 de julio de 1776 Thomas Jefferson firmó la histórica “Declaración de Independencia” de lo que luego serían los EUA.[2]La Paz de París, firmada por Inglaterra, Francia, España y Holanda, le aseguró la independencia en 1783 y se convirtieron en una amenaza para los españoles que mantenían la posesión de La Luisiana y de las Floridas. La primera había sido cedida por Francia en 1762 y la segunda había sido rescatada de los ingleses por la fuerza de las armas. La expansión de los EUA hacia el sur estuvo prevista por Jefferson con anticipación.  Así, en 1803 la Luisiana pasó a su poder, la Florida Occidental en 1810, la Florida Oriental en 1821, Texas en 1836, Nuevo México y California en 1848.

En 1823 nace la Doctrina Monroe y los EUA seleccionan a América Latina para su expansión imperialista con el pretexto de la “seguridad nacional” y se insiste en el arsenal teórico-ideológico del panamericanismo tradicional. De hecho, la dominación política y la penetración económica se extendió a las Antillas, América Central, Panamá y América del Sur.

En aquel contexto internacional, el sacerdote Miguel Hidalgo y Costilla inició en Dolores la lucha por la independencia del “Virreinato de la Nueva España” el 16 de septiembre de 1810. Se planteó primero un programa revolucionario radical que consideraba la abolición de la esclavitud, el tributo indígena y el sistema de castas y después su sucesor el también cura José María Morelos lo actualizó en correspondencia con la nueva coyuntura histórica.

La primera revolución mexicana se extendió del 16 de septiembre de 1810 hasta el 27 de marzo de 1811 pero la independencia se logró hasta 1821. Entonces, se reinició el conflicto entre antiguos insurgentes y realistas, representados por el emperador Iturbide y el Congreso, respectivamente.

La primera república federal y su correspondiente Constitución se establecieron en 1824 y se desató la confrontación entre insurgentes y realistas, que fueron nombrados en las nuevas condiciones como: federalistas y centristas, reformistas y anti-reformistas, monárquicos y republicanos, liberales y conservadores.

En 1825 algunos cubanos que acompañaron a Guadalupe Victoria en Veracruz durante la Guerra de Independencia formaron la Junta Protectora de la Libertad Cubana y pidieron al gobierno mexicano el envío de 1 500 hombres a La Habana, pero posteriormente fue interrumpida la operación por presiones de Washington. Asimismo, José María Heredia llegó a México en 1825 bajo la protección de Guadalupe Victoria, después del fracaso de la conspiración de Soles y Rayos de Bolívar.[3]

La tragedia mexicana de la primera mitad del siglo XIX fue la derrota de México frente a los EUA. En mayo de 1846 el congreso americano le declaró la guerra con el pretexto de solucionar el diferendo por la anexión de Texas y se apoderó de los territorios de California, Nuevo México, Arizona, Nevada, Utah y partes de Colorado, Wyoming, Kansas y Oklahoma.En total 2,3 millones de kilómetros cuadrados, el 55% de la superficie nacional. Los EUA hicieron con Texas lo mismo que Inglaterra con Argentina al poblar las Islas Falklands o Malvinas con ingleses. La transformación de los EUA en una potencia económica fue facilitada por el petróleo extraído en áreas terrestres y marítimas que pertenecieron a México

En la obra “El Álamo: una historia no apta para Hollywood” el afamado periodista Paco Ignacio Taibo II, hace una profunda descripción de las batallas por el Álamo que constituyen la piedra angular de la historia de los EUA, tema abordado por una inmensa cantidad de películas norteamericanas[4].

En 1857 se estableció la segunda república federal, democrática y representativa. Durante la guerra de reforma (1858-1860), el gobierno liberal de Benito Juárez promulgó la ley de nacionalización de los bienes eclesiásticos, la separación de la Iglesia y el Estado y la libertad de cultos. Los conservadores perdieron la contienda y pretendieron destruir las reformas mediante la intervención de Francia y el imperio de Maximiliano, pero fracasaron.

El gobierno encabezado por Benito Juárez fortaleció los cimientos del Estado Nacional y colaboró con los patriotas cubanos que se alzaron en armas el 10 de octubre de 1868 frente a la corona española, incluso durante el porfiriato que duró hasta 1911, los mambises encontraron apoyo en tierra azteca. La prueba más elocuente es la presencia del apóstol José Martí en México, quien alertó acerca de raras y extravagantes ideas acerca de la anexión de la Perla de las Antillas a México (una Cuba mexicana).[5]

Martí fue desterrado a España durante el período 1871-1874, llega a Inglaterra en enero de 1875 y casi de inmediato aborda el buque Celtic en Liverpool que lo lleva a Nueva York donde permanece algunas semanas, sube a bordo del City of Mérida el 26 de enero, hace escala en La Habana dos días, sin desembarcar y después llega a Veracruz el 8 de febrero de 1875. Sigue en tren hasta el Valle de México, donde conoce a su amigo fiel Manuel Mercado, quien lo esperaba en unión de su padre don Mariano en la estación de Buena Vista.

Don Sebastián Lerdo de Tejada gobernaba México en el año 1875 ya que asumió el poder al fallecer Benito Juárez y prevalecía un paréntesis de paz, luego de las Guerras de Reforma, la ocupación francesa y la derrota del Imperio de Maximiliano. El 26 de octubre de 1875 Lerdo es reelecto y ello genera reacciones adversas. Así, el General Porfirio Díaz se hace dueño de la situación con su victoria del 16 de noviembre de 1875 en la batalla de Tecoac, asumiendo así las riendas del poder hasta 1911.

El 20 de noviembre de 1910 se inició la Gran Revolución Agraria Mexicana que luchó contra el latifundio y la explotación extranjera pero lamentablemente los cubanos conocemos más de la Revolución de Octubre que tuvo lugar en Rusia 7 años después. El líder revolucionario Emiliano Zapata se enfrentó a los gobiernos de Porfirio Díaz, León de la Barra, Francisco Madero, Victoriano Huerta y Venustiano Carranza y saludó a la revolución rusa en el periódico cubano El Mundo del 14 de febrero de 1918[6].

Por otra parte, el destacado periodista cubano, Manuel Márquez Sterling, publicó el libro “Los últimos días del presidente Madero”, editado por la Imprenta Nacional de Cuba en 1960. Madero había asumido la presidencia en 1912. Allí hace una profunda descripción de los acontecimientos de la Decena Trágica que culminaron con la muerte del presidente mexicano y su vicepresidente Pino Suárez, iniciándose así la revolución contra la dictadura de Victoriano Huerta, instaurada y promovida por el Embajador americano Henry Lane Wilson.[7]

Además, EUA desembarcó sus marines en Veracruz durante la tiranía del propio Huerta y envió una expedición punitiva para capturar a Pancho Villa en el norte del país, cuyo jefe, el General Pershing, hizo el ridículo al no poder cumplir dicha misión. El destacado periodista e historiador mexicano de origen español Paco Ignacio Taibo II publicó el libro “Pancho Villa-una biografía narrativa” donde describe profundamente la vida controvertida de este ilustre personaje revolucionario, bandolero, ladrón, cuatrero y asaltante de caminos. Fue calificado como el “centauro del Norte”, nació el 5 de junio de 1878 y falleció el 20 de julio de 1923, después de haber vivido siempre en la fuga, incluso después de muerto. [8]

Ahora bien, el Plan de Ayala promovido y defendido por los zapatistas durante el período comprendido entre noviembre de 1911 y la primavera de 1918 planteó la necesidad de la reforma agraria ante la concentración de la propiedad de la tierra y la explotación del campesinado. Se inspiró en los planteamientos de Benito Juárez, cincuenta años antes, acerca de la justicia social y el orgullo nacional, así como en los abusos de la dictadura de Porfirio Díaz.

El 5 de febrero de 1917 Venustiano Carranza proclamó la Constitución de los Estados Unidos Mexicanos en Querétaro y una vez sofocada la revolución cristera, en la década de 1930 se profundizaron las políticas nacionalistas y sociales con la reforma agraria, la clase obrera se fortaleció, se decretó la expropiación petrolera, se estableció la educación gratuita y se amplió la escuela rural.

El Partido Nacional Revolucionario (PNR) se creó en 1929 y durante el sexenio 1934-1940 gobernó el país el General Lázaro Cárdenas, iniciando así un largo período unipartidista hasta el 2000 en que asume la presidencia Vicente Fox Quesada del Partido Acción Nacional de tendencia derechista. El PNR se transformó en Partido Revolucionario Institucional (PRI) hasta nuestros días.

Ahora bien, después de los hechos del 26 de julio de 1953 en el Cuartel Moncada, Fidel Castro y sus compañeros de lucha fueron encarcelados en la Prisión de Boniato hasta el 21 de septiembre de dicho año en que se inicia el juicio por la Causa No.37 radicada en la Audiencia de Santiago de Cuba y que concluye el martes 6 de octubre con las correspondientes sanciones. Aquellos fueron conducidos a la Prisión de Isla de Pinos en dos aviones militares exactamente una semana después, donde estuvieron recluidos hasta mayo de 1955. El 12 de junio de 1955 se constituyó la Dirección Nacional del Movimiento 26 de julio en un edificio de la calle Factoría No. 62 en La Habana.

Posteriormente, Fidel Castro y sus compañeros de lucha se exiliaron en México desde el 7 de julio de 1955 hasta el 25 de noviembre de 1956, fecha en que partieron de Tuxpan en el yate Granma, que comprara Antonio del Conde “el cuate”, hacia la región oriental de Cuba. Entre las casualidades que suelen ocurrir en la historia de los héroes resalta el hecho de que Fidel se embarcara en aquella fecha para enfrentar grandes riesgos y falleciera exactamente 60 años después y a la misma hora en La Habana.[9]En ese año y medio en México se realizaron el entrenamiento militar y la preparación de la expedición con la ayuda de mexicanos simpatizantes, entre ellos, el General Lázaro Cárdenas que influyó en su liberación de las cárceles mexicanas

De su lado, si bien la sucesión presidencial en México ha sido muy controvertida, hay que reconocer que el último gobierno presidido por un militar fue el del General Manuel Ávila Camacho en el sexenio 1940-1946 y después vendrían otros presidentes priistas:  Miguel Alemán Valdés (1946-1952), Adolfo Ruiz Cortines (1952-1958), Adolfo López Mateo (1958-1964), Gustavo Díaz Ordaz (1964-1970), Luis Echevarría Álvarez (1970-1976), José López Portillo (1976-1982), Miguel de la Madrid Hurtado (1982-1988), Carlos Salinas de Gortari (1988-1994), Ernesto Zedillo Ponce de León (1994-2000). El siglo XXI se inicia con los gobiernos panistas de Vicente Fox Quesada (2000-2006) y Francisco Calderón Hinojosa (2006-2012) y finalmente el priista: Enrique Peña Nieto (2012-2018).[10]

El destacado historiador mexicano Enrique Krauze publicó su libro “La presidencia imperial: Ascenso y caída del sistema político mexicano (1940-1996)”, donde hace una interesante descripción de los presidentes que gobernaron en lo que Alfonso Reyes denominó el “pasado inmediato”.[11] El sistema político nació con Plutarco Elías Calles, se corporativizó con Lázaro Cárdenas, se desmilitarizó con Manuel Ávila Camacho y se transformó en una empresa con Miguel Alemán. El empresario le trasladó el poder al contador Mario Ruíz Cortines y éste al gerente de relaciones públicas Adolfo López Mateos que lo traspasó al abogado penal Gustavo Díaz Ordaz, quién tuvo que enfrentar la crisis de la masacre de estudiantes de Tlatelolco, con el Secretario de Gobernación Luis Echevarría Álvarez que lo sustituyó en la presidencia.

Durante el gobierno de José López Portillo se descubrieron abundantes yacimientos de petróleo en el Sureste que mejoraron la situación económica del país, pero también generaron mayor corrupción. Miguel de la Madrid Hurtado inició el proceso de liberalización y desregulación de la economía que fue profundizado por Carlos Salinas de Gortari mediante un proceso intenso de privatización de empresas estatales y la firma del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) para concluir con  el gobierno derechista y neoliberal de Ernesto Zedillo Ponce de León.

Pudiera afirmarse que se cumplió parcialmente la afirmación de Francisco Madero: “sufragio efectivo, no reelección” ya que después del asesinato de Obregón resultaba difícil que un presidente intentara reelegirse.

Las sangrientas elecciones de 1940 y el inmediato inicio de la XX Guerra Mundial señalaron la necesidad de profundos cambios económicos, políticos y sociales para asegurar la unidad nacional en el nuevo contexto internacional.[12] Hay que reconocer que durante  el período 1910-1940 se profundizó el nacionalismo y el país registró  avances considerables, se crearon nuevas instituciones, se desarrolló la infraestructura física con carreteras y obras de irrigación y se mejoraron los servicios de salud y educación. El 18 de marzo de 1938 se expropió la rama petrolera y ello despertó admiración mundial. También se aplicó una reforma agraria que mejoró las condiciones de vida del campesinado, repartiéndose 26 millones de hectáreas entre más de 1,8 millones de campesinos y se fundaron 20 mil ejidos.

Con la óptica del presente, el análisis de la problemática del ejido es muy complicada porque el minifundio obstaculiza la aplicación del progreso científico-técnico y el ejidatario recibió la tierra en usufructo por lo que no podía legalmente vender, hipotecar o rentarla y si la dejaba de trabajar dos años la perdía. El Dr. Manuel Gómez Murín, Fundador del Partido de Acción Nacional (PAN) criticó la concepción política del ejido ya que entendía que de esa forma se mantenía el control del campesinado.

Los gobiernos mexicanos supieron combinar adecuadamente la mano visible del Estado con la invisible del mercado en el proceso de asignación de recursos y paulatinamente se fue desarrollando las “industrias sin chimenea”: turismo y cultura en materia de librerías, radio, cine y posteriormente la televisión. Ya en los cincuenta se profundizó en la industrialización y actualmente las manufacturas ocupan el mayor peso relativo en las exportaciones totales del país.

México fue solidario y receptivo de muchos españoles republicanos que significaron una inyección de materia gris que le facilitó el desarrollo de instituciones como el Colegio de México y el Fondo de Cultura Económica de México, entre otras.

Ahora bien, salvo algunas excepciones los gobiernos mexicanos han sostenido una política exterior independiente, en correspondencia con la Doctrina Estrada, como así lo atestigua el mantenimiento de relaciones diplomáticas con Cuba, a pesar de las presiones de los EUA y la OEA. En particular, destacaron los gobiernos de Adolfo López Mateo y Carlos Salinas de Gortari y es de esperar que con AMLO las relaciones sean de excelencia. Sin embargo, México no aparece dentro de los cinco principales socios comerciales de la isla (Venezuela, China, España, Canadá y Brasil).[13]

INFORMACIÓN DEMOGRÁFICA Y ECONÓMICA DE MÉXICO

Quizás, el hecho más relevante de fines del siglo XX en el país azteca sea la vigencia del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) a partir del 1 de enero de 1994 con el gobierno de Carlos Salinas de Gortari, convirtiendo al país en el principal exportador de la región, incluso superior a Brasil. Allí hubo ganadores, como la industria automotriz, y perdedores como el sector agropecuario.

Actualmente, el país cuenta con alrededor de 128 millones de habitantes, el 77.3% de los cuáles viven en áreas urbanas. Se estima que la mitad de la población está en situación de pobreza y la cuarta parte en condiciones de indigencia. Tiene tasas de natalidad y mortalidad de 18.4 y 4.9 por cada mil habitantes, respectivamente y una esperanza de vida al nacer de 77.3 años. Muestra tasas oficiales de desempleo abierto de 4.3% y de mortalidad infantil de 17.7 por cada mil nacidos vivos.

La crisis financiera de los EUA, generada por las hipotecas de alto riesgo (sub-prime) influyó en una brusca caída del producto por habitante (-6.3%) en 2009 y durante el período 2013-2016 se ha mantenido prácticamente estancado, al igual que el conjunto de la región.

En 2016 registró crecimientos del PIB total y per-cápita de 2.9% y 1.6%, respectivamente en un entorno regional de declinación económica. La balanza de pagos mostró un déficit de 135 millones de dólares como resultado neto de un superávit de la cuenta de capital (22 515 millones) y un saldo negativo de la cuenta corriente (-22 650 millones). Los activos de reservas internacionales ascendieron a 135 millones de dólares, merced al importante flujo de remesas familiares, que apuntalan al peso mexicano, aunque éste se ha devaluado recientemente. Las exportaciones de productos manufacturados representaron el 83% del total de las ventas externas y la inversión extranjera directa ascendió a 27.8 mil millones de dólares y el pasivo externo representó 29.4% del producto, el mayor de la región. La formación bruta de capital se ha mantenido alrededor del 22% del PIB en los últimos diez años

INFORMACION DEMOGRÁFICA Y ECONÓMICA DE CUBA

En el presente siglo, la Perla de las Antillas tiene una población de algo más de 11 .2 millones de habitantes porque decrece y cerca del 20% son adultos de la tercera edad por lo que no puede contar con el “bono demográfico” para su desarrollo. Registra una situación de crecimiento nulo o población estabilizada por lo que el Consejo de Ministros adoptó decisiones tendientes a estimular la fecundidad, atender las necesidades de la población mayor a los 60 años y favorecer la ocupación de las personas aptas para el trabajo. Muestra el mejor panorama social de la región con una tasa de mortalidad infantil de 4 por cada mil nacidos vivos y una esperanza de vida al nacer de casi 80 años. Los indicadores educacionales son de excelencia y el analfabetismo es prácticamente inexistente.

El próximo 1 de enero se cumplirán 60 años del triunfo de la revolución y el futuro luminoso prometido al pueblo cubano no acaba de llegar. El 17 de mayo de 1959 se promulgó la Ley de Reforma Agraria en la Plata, Sierra Maestra y el sector agropecuario no acaba de satisfacer las necesidades alimentarias de la población por lo que se hace necesaria la importación de grandes volúmenes de alimentos. El 16 de marzo de 1960 se crea la Junta Central de Planificación y el actual organismo no acaba de perfeccionar el desarrollo planificado de la economía nacional y el 14 de octubre de 1960 se pronunció la Reforma Urbana y el problema de la vivienda sigue siendo un gran reclamo popular.

Si bien Cuba muestra avances en sus indicadores sociales, la asignatura pendiente sigue siendo la economía. En un contexto internacional muy complicado, observa un alto coeficiente de apertura externa que aumenta de 38% en 2007 a alrededor de 50% en 2018.[14]

                     Cuadro No. 1: CUBA: EVOLUCION ECONOMICA, 2016-2018




2017

INDICADORES
UM
2016
2017 PLAN
ESTIMADO
2018 PLAN
PIB
%
0,5
2,0
1,6
2,0
AGRICULTURA
%
6,0
2,0
3,0
3,0/3,5
INDUSTRIA
%
-4,6
0,3
0,2
3,7
PRODUCCION AZUCAR
MTM
1 600
2 100
1 800
1 670
CONSTRUCCION
%
4,7
2,0/5,0
2,8
12,0
INVERSIONES MMP
MMP
6 508
9 721
8 827
10 800
CANTIDAD DE TURISTAS
MILES DE VISITANTES
4 036
4 200
4 700
5 000
INGRESOS DELTURISMO
 MMUSD
3 069
3 150
3 391
3 750
PROD/PETROLEO
MTM
3 690
3 538
3 500
      3 800
DEFICIT FISCAL/PIB
%
-6,6
-12,0
-10,9
-11,4
SALARIO MEDIO
CUP
740
766
747
759
PRODUCTIVIDAD
%
-
6,6
2,6
2,8
BALANZA COMERCIAL
MMUSD
2 444
-
776
55,0
Fuente: Autor, sobre la base de una combinación de cifras oficiales y no oficiales.

En el periodo 2009-2016 el PIB sólo aumentó 2.3% promedio anual, donde se destacó la industria azucarera (4.5%), pero la agricultura se estancó (0.9%) y la construcción y manufactura crecieron 2.4% y 1.4%, respectivamente.

GRAFICO 1



El plan de 2018 postula un incremento del 2% en el PIB  A nivel sectorial: 12% en construcciones, 6.7% en comercio, 3.5% en la agricultura, 3.7% en la industria y 4.2% en turismo, para continuar la tendencia ascendente iniciada en 2015.
GRAFICO 2



El plan contempla la asignación priorizada de divisas a las inversiones vinculadas a las ventas externas de bienes y servicios, una sustitución eficiente y encadenada de importaciones, el desarrollo de infraestructura energética, hidráulica, vial y del turismo, así como la de los servicios básicos a la población. Se espera el arribo de 5 millones de turistas, lo que permitiría un ingreso bruto de 3,7 mil millones de dólares, pero el elevado componente importado de esta actividad impide lograr un mayor nivel de ingresos netos. Canadá y la Comunidad Cubana en el Exterior son los principales emisores de visitantes hacia la mayor de las Antillas.

Por el lado del sector externo destaca una mejora de 25% en el saldo positivo de la cuenta corriente de la balanza de pagos durante el período 2011-2016, como resultado neto de un desfavorable desempeño de la balanza comercial de bienes y servicios y un aumento de las transferencias corrientes netas, debido al incremento de las remesas familiares. Ello sugiere una profundización en el tema de los envíos de dinero de las familias que viven en el extranjero a residentes en la isla, ya que medidas de estimulación al ahorro y a la inversión, como el incremento de las tasas pasivas de interés en términos reales, pueden estimular un mayor flujo de las mismas.

El saldo de la balanza comercial de bienes y servicios se deterioró 38% al transformarse de 2 240 a 1 387 millones de dólares en el período 2011-2016. Las ventas externas de mercancías descendieron de 5.9 a 2.3 mil millones de dólares lo que se explica por la disminución de un 67% en el valor de las exportaciones de níquel, pues sus precios declinaron 55.5%.

También como parte del desempeño del sector externo se estima un deterioro del 9.5% en la balanza de servicios, que no fueron compensados por un incremento de los ingresos brutos del turismo (24%) de 2,5 a 3,1 mil millones en 2011 y 2016, respectivamente. En los últimos años, se observa una tendencia decreciente del saldo positivo de la balanza comercial de bienes y servicios con respecto al PIB en términos corrientes, como informa el siguiente gráfico.
GRAFICO 3



En la cuenta de capital de la balanza de pagos se reportó un desembolso de 1.3 mil millones de dólares de inversión extranjera al cierre de 2016; en 2017 se establecieron compromisos por otros 2,2 mil millones de dólares, todo lo cual resulta insuficiente para la modernización del país.

Para el 2018 se prevé un superávit de cuenta corriente de 2,2 mil millones de dólares, de ello: un saldo favorable de 55 millones de dólares en el balance comercial de bienes y servicios, un aumento de las remesas familiares (3 mil millones de dólares) y un incremento de la inversión extranjera directa (600 millones de dólares), lo que permitiría incrementar ligeramente el escuálido nivel de reservas internacionales.

La vulnerabilidad externa de Cuba se manifiesta en la concentración en pocos productos de exportación. (azúcar, níquel, tabaco, ron, miel, entre otros pocos).
La brecha fiscal presupuestada se amplía 18.8% en 2018 como consecuencia de un mayor crecimiento de los gastos (6.4%) con relación a los ingresos (4.1%). Los ingresos tributarios aumentan con mayor rapidez (5%) que los no tributarios (2.3%). Dentro de los tributarios sobresale el incremento de los impuestos sobre ingresos personales (54.2%) y utilidades (21.6%). Sin embargo, los gravámenes sobre ventas y utilización de la fuerza de trabajo se estancan (0.6% y 0.3%, respectivamente) pero los de servicios crecen sensiblemente (16.4%). La recaudación de impuestos de la gestión no estatal crece 18% como resultado de una mayor contribución de las cooperativas no agropecuarias (19.7%) con respecto a los trabajadores por cuenta propia (15.5%).

Los gastos corrientes de la actividad presupuestada crecen (2.9%) con menor celeridad que los correspondientes a la no presupuestada (8.9%). En el aumento de los egresos corrientes de la actividad presupuestada (2.9%) destaca el incremento significativo de los gastos financieros de la deuda pública (67.3%) y en la no presupuestada el financiamiento a la exportación y a la sustitución de importaciones (7.8%).

En suma, el desempeño reciente del producto interno bruto ha resultado insuficiente para superar las deformaciones estructurales de la economía cubana, no se logra un equilibrio macroeconómico adecuado, la dualidad monetaria y cambiaria desincentiva la eficiencia y los bajos niveles de formación de capital no aseguran la modernización de la planta productiva y la infraestructura del país. En el panorama fiscal destaca la ampliación de la brecha en los últimos años para alcanzar más de 11% del PIB en 2018.

GRAFICO 4



Se prevé un aumento de 4.3% en los ingresos, como resultado de los avances en la aplicación del nuevo Sistema Tributario de 2012, aunque subsiste alguna evasión y elusión fiscales. Por el lado de los egresos sobresale la Seguridad Social, que atiende a un millón 700 mil personas. Se incumple el Lineamiento 140 al aumentar la participación relativa del Presupuesto del Estado en el financiamiento de la misma. Así, aumenta su déficit en 56.3% (de 5 455 a 8 525 millones de pesos al restar los gastos a las contribuciones) durante 2018 con respecto al año anterior.[15]

Las importaciones para el 2018 se reducirán a 1,5 mil millones de dólares, por obstáculos en el uso de los préstamos, limitaciones de liquidez, pasivos por cartas de créditos vencidas y no pagadas e insuficiencias en la contratación. Vale subrayar que los préstamos corrientes (en su mayoría con pagos a un año) y que garantizan importaciones importantes, no es factible renegociarlos y posponer su liquidación como se hace con las deudas bilaterales a mediano y largo plazos.

INFORMACION DEMOGRÁFICA Y ECONÓMICA SOBRE LOS EUA

Los EUA tienen algo más de 324 mil habitantes, ocupando el tercer lugar en la posición mundial, en una extensión territorial de 9 371 174 kilómetros cuadrados, cuarto país en la superficie del planeta. Tiene más de 11 millones de inmigrantes ilegales, 6 millones de indígenas y alrededor de 47 millones son descendientes de latinos, de ellos el 64% son mexicanos.[16]

Después de haber logrado la expansión mayor del producto en su historia en los años noventa, los EUA empezaron el siglo XXI con estabilidad macroeconómica: crecimiento productivo, inflación de un dígito, bajo nivel de desempleo, superávit fiscal y auge del mercado de valores. Con menos del 5% de la población del planeta genera el 25% de la producción mundial. Es el mayor productor y consumidor de petróleo, el segundo exportador de bienes y el primer importador de mercancías y es el país que mayor inversión extranjera directa emite y recibe. La economía más grande del mundo era seguida por Japón, pero actualmente lo es por la República Popular China con su rápido crecimiento.

Sus exportaciones se destinan principalmente a Canadá (19%), México (14%), China (7.7%) y Japón (7.7%) y sus importaciones proceden de China (19.6%), Canadá (14.6%), México (12.3%) y Japón (6.1%).

Alcanzó grandes avances en las innovaciones tecnológicas de la informática, las telecomunicaciones y las ciencias biológicas; si bien había retrocedido en otras ramas industriales tradicionales como la automotriz ante la competencia de diversos países en desarrollo como México y los asiáticos. Dispone del sistema financiero, bancario y no bancario, más grande y sofisticado del mundo, pero su panorama social y ecológico es subóptimo.

Aunque teóricamente la teoría del libre mercado constituye la filosofía que guía la economía de los EUA, en la práctica el gobierno regula la empresa privada y se desempeña como un agente creativo que asegura la estabilidad macroeconómica. El sector privado es responsable de más 55 % del producto por lo que la mano invisible del mercado orienta el proceso de asignación de recursos, pero la visible del Estado también interviene como en el caso de los gastos militares que estimulan determinadas actividades asociados al complejo militar-industrial. La población muestra avances en su cultura fiscal y las políticas tributaria y monetaria estimulan ciertas ramas en detrimento de otras. El sistema de la Reserva Federal regula el ritmo general de la actividad económica mediante las tasas de interés y otros medios.[17]

CONCLUSIONES

El escritor español de origen peruano Mario Vargas Llosa señaló que “México era una dictadura perfecta” y fue expulsado del país. Es cierto que la democracia mexicana ha sido muy controvertida por el maximato, los dedazos, los fraudes electorales y los crímenes políticos pero el proceso electoral ha venido ganando algo de seriedad y prueba de ello es el triunfo de AMLO.

México encontró su norte con el TLCAN (NAFTA en inglés) que se puso en vigencia el 1 de enero de 1994 al reducirse las barreras comerciales en EUA y Canadá, pero 24 años después aves de zopilote (auras tiñosas en Cuba) revolotean en los cielos con la subida al poder del actual mayordomo de la Puerta del Agua (el magnate Donald Trump). En cambio, la Perla de las Antillas desarrolla su comercio con países más lejanos como China y España.

Los servicios financieros de la isla están muy atrasados con respecto a los de México en el actual contexto mundial de globalización, por lo que deben modernizarse las actividades bancarias y no bancarias para que fluyan mejor las relaciones económicas y comerciales. Las autoridades de la Perla de las Antillas hacen bien en otorgarle prioridad a la economía real porque la especulación financiera no resuelve las necesidades crecientes de la población, pero deben estudiar profundamente el fenómeno reciente de la “financiarización” que prevalece en economías de mercado como la estadounidense y la mexicana.

Lo más grave del actual proceso de hiper-globalización es la financiarización del capital, que tuvo su origen en el desmantelamiento del orden financiero de Bretton Woods que había establecido una relación fija de 35 dólares por una onza troy de oro, tuvo su auge en la década de 1980 y explotó a mediados de los noventa. Cuando se abandona la paridad del dólar con el oro en 1971, EUA pudo financiar su creciente brecha externa mediante la emisión de mayores cantidades de billetes. Así, la liquidez internacional aumentó y la desregulación financiera estimuló la expansión del crédito. El intercambio comercial de bienes y servicios fue sobrepasado por el movimiento internacional de capitales y el comercio de divisas extranjeras.

Los gastos fiscales comenzaron a ser financiados mediante la venta de bonos soberanos y los ahorros del sector público y de los hogares se tornaron negativos. El consumo privado fue estimulado por las tarjetas de crédito (dinero plástico) y las hipotecas permitían la adquisición de viviendas. Los préstamos sub-prime otorgados con anterioridad a la crisis de 2007 fueron los detonantes de la mayor crisis financiera desde 1929.

La Reserva Federal (RF) había establecido bajas tasas de interés (entre 1% y 2.5%) con el objetivo de estimular el crecimiento del producto. Las instituciones financieras concedieron créditos a personas de baja solvencia, sin una evaluación rigurosa de los riesgos, para la compra de viviendas respaldadas por hipotecas. Ante el temor del surgimiento de una inflación galopante la RF incrementó las tasas de interés interbancarias a 5.25%, encareciendo el costo de los préstamos que habían sido concedidos en condiciones de flotación por lo que se desencadenó un proceso negativo de impagos que aunado a la ralentización de la economía de los EUA hicieron estallar la crisis.[18]

En aquel escenario, el avance de los impuestos indirectos regresivos y el retroceso de los progresivos como los directos (sobre ingresos y utilidades) contribuyeron a la financiarización y a la agudización de la inequidad social.

En suma, los consumidores estadounidenses se han transformado en el motor de la economía mundial pero los productores perdieron la beligerancia de la etapa posterior a la Segunda Guerra mundial. En Inglaterra y los EUA la financiarización es más profunda ya que los ingresos derivados de los mercados financieros han contribuido al crecimiento del producto en tanto que la economía real se deteriora.

Evidentemente, las fraternales relaciones entre los pueblos mexicano y cubano se han fortalecido en el transcurso de estos más de cinco siglos, a pesar de los importantes y recientes acontecimientos internacionales donde las posiciones políticas de ambos gobiernos no han sido coincidentes. En ello ha influido la embajada ubicada en el Paseo de la Reforma en el Distrito Federal en tanto que la localizada en la calle Mazarik No. 554, Colonia Polanco, ha observado con interés la marcha y contramarcha de las relaciones diplomáticas entre ambas naciones.

Sin dudas, el periodo más turbio tuvo lugar en los años 1995-2012 donde gobernaron presidentes de derecha que poco entendieron la importancia de la Perla de las Antillas para la soberanía mexicana frente a las presiones del Tío Samuel. La parodia “come y te vas” ilustra el chamaqueo que le produjo Fidel a Vicente Fox y a su canciller Jorge Castañeda con motivo de las presiones de Bush para que el comandante invicto se retirara de la conferencia de Monterrey. En aquella ocasión, los mexicanos me preguntaban “¿Cómo este pinche pendejo de Fox se enfrenta al león marino de Castro, que se ha batido valientemente a tantas administraciones norteamericanas?”.

Actualmente, las relaciones diplomáticas son excelentes, pero en opinión del autor los nuevos gobiernos de México y Cuba deben profundizar sus relaciones económicas, comerciales y financieras a pesar del bloqueo norteamericano, incluso se pudiera pensar en la firma de un tratado de libre comercio que redujera las barreras arancelarias y no arancelarias que obstaculizan el comercio bilateral.

Son economías complementarias tanto en el turismo internacional como en el intercambio mercantil de bienes y otros servicios. Por ejemplo, cuando un asiático viaja al Caribe desea optimizar su gasto y visita simultáneamente los balnearios de Cancún y Varadero, entre otros.

Cuba importa casi el 40% de su consumo de petróleo que pudiera adquirir en una fuente tan cercana como la península de Yucatán. La exploración y extracción de crudo en el Golfo pudiera realizarse de manera coordinada por CUPET y PEMEX. Cuba pudiera exportar servicios profesionales de salud y educación, como así lo hace en materia de deporte y cultura.

Finalmente, la isla es un país desindustrializado que pudiera importar manufacturas mexicanas como alimentos y automóviles. Se ignora el monto de la deuda externa de la isla con el país azteca, pero se pueden aplicar operaciones swap de cambio de activos cubanos por pasivos que no implica vender el rico patrimonio de los cubanos al bajo precio de la necesidad.

Existe una buena experiencia sobre el particular. En 1991 el grupo mexicano DSC desembolsó 15 millones de dólares para la construcción del hotel Tuxpan de Varadero que se usó en una operación swap con el Banco Nacional de Comercio Exterior de México para pagar la deuda cubana a México y en 1994 se integró otro trueque por 300 millones de dólares con idénticas condiciones con dicho banco ya que la entidad azteca Domos Internacional adquirió el 49% de las acciones de la empresa telefónica mediante el mencionado desembolso.

NOTA SOBRE EL AUTOR

El Dr. Jesús Manuel García Molina es un reconocido economista cubano. Investigador y autor de libros y numerosos artículos, trabajó como asesor del Ministro- Presidente del Comité Estatal de Estadísticas de Cuba, y posteriormente fue especialista de la Comisión Económica de Naciones Unidas para América Latina y el Caribe (CEPAL), en la subsede de Ciudad de México, donde se ocupó de preparar reportes periódicos de la CEPAL sobre la economía cubana. 



BIBLIOGRAFIA

--Cairo, Ana (2003), (2003), “Heredia entre cubanos y españoles”, Editorial Oriente, Santiago de Cuba.
--Castañeda, Jorge G. (1999), “La Herencia: arqueología de la sucesión presidencial”, Extra Alfaguara, México.
--CEPAL, (2000), ·La economía cubana: reformas estructurales y desempeño en los noventa, Fondo de Cultura Económica de México, Sede Subregional de México.
--CEPAL, (2002), “Globalización y desarrollo”, Chile.
--CEPAL, (2004), ·Política social y reformas estructurales: Cuba a principios del siglo XXI”,  Sede Subregional de México e Instituto Nacional de Investigaciones Económicas de Cuba.
--CEPAL, (2017), Perspectivas del comercio internacional de América Latina y el Caribe”, Chile
--CEPAL, (2017), Balance preliminar de las economías de América Latina y el Caribe”, Chile
--CEPAL, (2017), Estudio económico de América Latina y el Caribe”, Chile
--CEPAL, (2017) “Anuario estadístico de América Latina y el Caribe”, Chile
--CEPAL, (2018), “Panorama fiscal de América Latina y el Caribe”, Chile
--CEPAL, (2018), “La ineficiencia de la desigualdad”, Chile
--CEPAL, (2018), “Desarrollo e igualdad: el pensamiento de la CEPAL en su séptimo decenio”, Chile
--García Molina, Jesús (1981), “Algunas concepciones sobre el desarrollo de Cuba en la década de 1950”, CEE, abril de 1981.
--García Molina, Jesús, (2005), “La economía cubana desde el siglo XVI al XX: del colonialismo al socialismo con mercado”, Sede Subregional de la CEPAL en México, Estudios y Perspectivas No. 28, febrero de 2005.
--García Molina, Jesús, (2005), “La economía cubana a inicios del siglo XXI: desafíos y oportunidades de la globalización”, Sede Subregional de la CEPAL en México, Estudios y Perspectivas No. 32, mayo de 2005.
--García Molina, Jesús, (2005), “La reforma monetaria en Cuba”, Sede Subregional de la CEPAL en México, Estudios y Perspectivas No. 33, mayo de 2005.
--García Molina, Jesús, (2018), “El desarrollo sostenible de la economía cubana”, mimeo.
--Guerra Sánchez, Ramiro (2008), “La expansión territorial de los Estados Unidos”, Editorial de Ciencias Sociales, La Habana.
--Hernández Martínez, Jorge, (2008), “Los EE.UU a la luz del siglo XXI”, Editorial de Ciencias Sociales, La Habana.
--Herrera Franyutti, Alfonso, (1969), “Martí en México: recuerdos de una época”, CONACULTA, México.
--Herrera Peña, José, (2009), “Miguel Hidalgo Costilla: una nación, un pueblo, un hombre”, Editorial de Ciencias Sociales, La Habana.
--Márquez Sterling, Manuel, (1960), “Los últimos días del Presidente Madero”, Imprenta Nacional de Cuba, La Habana.
--Krauze, Enrique, (1007), “La presidencia imperial: Ascenso y caída del sistema político mexicano (1940-1996), Colección Andanzas, Tusquets Editores,  México.
--Méndez, Roberto, (2003), “José María Heredia: la utopía restituida”, Editorial Oriente, Santiago de Cuba.
--Norman Acosta, Heberto, (2016), “La palabra empeñada: el exilio revolucionario cubano, 1953-1956”, Tomo I, Oficina de Publicaciones del Consejo de Estado, La Habana.
--Polanyi Levitt, Kari (2016), “De la gran transformación a la gran financiarización”, Editorial Oriente, Santiago de Cuba.
--Ramírez Cañedo, Elier y Morales Domínguez, Esteban (2014), “De la confrontación a los intentos de normalización”, Editorial de Ciencias Sociales, La Habana.
--Ramírez Cañedo, Elier y Morales Domínguez, Esteban (2015), “Aproximaciones al conflicto Cuba-Estados Unidos”, Editora Política, La Habana.
--Salinas de Gortari, Carlos, (2017), “Muros, puentes y litorales: relación entre México, Cuba y Estados Unidos”, Penguin Random House Grupo Editorial, México.
--San Martín, Rafael, (2006), “Biografía del Tío Samuel”, Editorial de Ciencias Sociales, La Habana.
--Sánchez Parodi, Ramón (2012), “Cuba-USA: diez tiempos de una relación”, Editorial de Ciencias Sociales, La Habana.
--Soberón Valdés, Francisco, (2010), “Dólar, oro e imperio”, Editorial de Ciencias Sociales, La Habana.
--Soberón Valdés, Francisco, (2015) “Diccionario de términos e instituciones del Sistema financiero Internacional, Editorial de Ciencias Sociales, La Habana
--Soberón Valdés, Francisco, (2016), “El sistema financiero de los Estados Unidos”, Editorial de Ciencias Sociales, La Habana.
--Taibo II, Paco Ignacio, (2017), “Pancho Villa: una biografía narrativa”, Editorial Ciencias Sociales, La Habana.
--Taibo II, Paco Ignacio, (2011), “El Álamo: una historia no apta para Hollywood”, Colección Orbis,Editorial Arte y Literatura, La Habana.
--Womack, John Jr., (2002), “Zapata y la revolución mexicana”, Editorial de Ciencias Sociales, La Habana.





[1]Von Hagen, Victor W. “Los aztecas”, Editorial Gente Nueva, La Habana, 1988.
[2]San Martí, Rafael, “Biografía del Tío Sam”, Editorial de Ciencias Sociales, 2006.
[3] José María Heredia (1803-1839) nació en Santiago de Cuba el 31 de diciembre de 1803 y sus padres fueron José Francisco Heredia Mieses (1776-1820) y María Mercedes Heredia Campuzano (1782-1855) y su hijo  desde temprana edad estudió a los clásicos y divulgó la lira cubana con refinado gusto, publicando así diversos textos conocidos como “En el Teocalli de Cholula”, “Niágara”, “A Emilia” e “Himno del desterrado” Falleció en el país azteca y sus restos fueron sepultados en el Cementerio Tepeyac que desapareció.
[4] Colección Orbis, Editorial Arte y Literatura, La Habana, 2011
[5]Porfirio Díaz nació en Oaxaca el 15 de mayo de 1830, partió al exilio el 31 de mayo de 1911 en el buque alemán Ypiranga desde Veracruz y desembarcó en la Coruña, España, para fallecer en Francia el 2 de julio de 1915, donde permanecen sus restos mortales.
[6]John Womack Jr. “Zapata y la revolución mexicana”, Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 2002.
[7]El también diplomático Marquez Sterling nació en 1872 en Lima, Perú, pero su familia se repatrió a Cuba en 1878 con la terminación de la Guerra de los Diez Años. En 1894 conoce a José Martí en México y colabora resueltamente en la lucha por la independencia de la mayor de las Antillas. En enero de 1913 presenta cartas credenciales ante el presidente Madero como Embajador Plenipotenciario de la República de Cuba en los Estados Unidos Mexicanos. Luchó contra la dictadura de Gerardo Machado y fue el presidente más breve de Cuba por apenas 6 horas el 18 de enero de 1934, luego de ser Secretario de Estado del gobierno de Ramón Grau San Martín. Como embajador firmó por la parte cubana el nuevo Tratado de Reciprocidad Comercial con EUA el 29 de mayo de ese propio año y falleció en Washington meses después (9 de diciembre). Dicho tratado se adaptó a las nuevas reglas del juego establecidas por la política del Buen Vecino de Presidente Franklin Delano Roosevelt aboliendo así la Enmienda Platt.
[8] Imprenta “Federico Engels”, Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 2007
[9]Norman Acosta, Heberto, “La palabra empeñada”, Tomo I, Oficina de Publicaciones del Consejo de Estado, 2016.
[10]Castañeda, Jorge, “La Herencia: Arqueología de la sucesión presidencial en México, Editorial Extra Alfaguara, 1999, México.
[11] Colección Andanzas, TusQuets Editores, México, 1997
[12]  México entró en la guerra el 23 de mayo de 1942.
[13]A pie de página: Romero Gómez, Antonio, “los desafíos del sector externo para la economía cubana”, Miradas a la economía cubana, Ruth Casa Editorial, Panamá, 2017.
[14]El coeficiente de apertura externa se calcula dividiendo el total de exportaciones e importaciones entre el PIB, a precios corrientes. Romero Gómez, Antonio “Los desafíos del escenario externo para la economía cubana”, en “Miradas a la economía cubana: un acercamiento a la actualización, seis años después”, CEEC, Ruth Casa Editorial, Panamá, 2017.
[15]Granma del 22 de marzo de 2018.
[16]Fuente: WIKIPEDIA 2016
[17]Soberón Valdés, Francisco, “El sistema financiero de los Estados Unidos”, Editorial de Ciencias Sociales, 2016.
[18]Soberón Valdés, Francisco, (2015) “Diccionario de términos e instituciones del Sistema financiero Internacional, Editorial de Ciencias Sociales, La Habana