Fidel


"Peor que los peligros del error son los peligros del silencio." Fidel Castro Ruz

sábado, 27 de octubre de 2018

Concluye en Cienfuegos montaje estructural de mayor fábrica cubana de fertilizantes

Concluyó en Cienfuegos montaje estructural de mayor fábrica de fertilizantes del país Foto:
Luego de retrasos por reingeniería del proyecto e importación de los materiales, la construcción de la fábrica de fertilizantes NPK,- nitrógeno, fósforo y potasio-, emprendió este año su impulso definitivo.
Perteneciente a la Empresa Química (EQUIFA) del Ministerio de Industrias en Cienfuegos, y ejecutada con apoyo de la India (Compañía de ingeniería AAR ESS EXIM), tendrá capacidad para producir 300 mil toneladas al año, lo que la convierte en la mayor fábrica de su tipo en el país.
«La inversión tiene un costo de 29 millones. Dentro de ello hay un crédito de la India para el financiamiento en equipos y tecnologías, aproximadamente 3,5 millones de pesos, además de la asesoría técnica y la preparación de la parte cubana en la puesta en marcha de la empresa», aseguró el ingeniero Fidel Rivero Hernández, director adjunto de EQUIFA, a la que corresponde la obra.
El montaje del equipamiento, actualmente a un 60 por ciento, corre a cargo de la empresa de trasformación del Acero, Metunas, trabajos que continuarán con la electricidad y automática, encargado a la Empresa de Automatización, CEDAI.
Según el directivo, «la primera parte de la planta, -el llamado complejo mínimo de arranque-, se prevé que esté listo el 23 de diciembre, lo que nos pone en condiciones de comenzar en enero próximo los procesos de puesta en marcha y aceptación de la tecnología».
Tres años han de transcurrir para que la planta alcance su capacidad máxima, pero en 2019 ya debe estar contribuyendo al plan de la economía con 79 mil toneladas de fertilizantes.
Utilizando zeolita de producción nacional como aditivo, y el resto de los químicos importados, la planta hará 55 toneladas por hora de formulaciones para cultivos varios, hortalizas, café, tabaco, cacao, granos y pastos.
Los abonos logrados en esta planta, se calcula ahorrarán un 20 por ciento en costos de importación de productos terminados, y son una garantía para el necesario incremento productivo y la seguridad alimentaria del país.
Una segunda etapa constructiva, que incluye viales de acceso y cercado perimetral, deberá acometerse durante el primer semestre del próximo año.
(Tomado de 5 de Septiembre)

Santiago de Cuba, significativo potencial para la economía cubana


Santiago de Cuba es un territorio estratégico para el desarrollo de Cuba. Foto: Ismael Francisco

SANTIAGO DE CUBA.–El incumplimiento por la industria de materiales del Ministerio de la Construcción (Micons) del cemento, arena y piedras, que a su vez, frena el avance de inversiones como el programa de la vivienda y la nueva terminal marítima multipropósito, suscitó el análisis crítico durante un examen a la economía de Santiago de Cuba, espacio que, atendiendo a la prioridad concedida por la dirección del Partido a la economía, proseguirá en otras provincias.
«La terminal está al 94 % de ejecución –señaló Jorge Cuevas Ramos, miembro del Secretariado del Comité Central del Partido Comunista de Cuba y jefe de su Departamento Económico, en el encuentro con dirigentes y cuadros políticos y del gobierno–y debe garantizarse el recurso necesario, pues si hoy se extraen 1 500 toneladas de mercancías diariamente en el puerto Guillermón Moncada, una vez concluida, la capacidad de descarga se elevará a 5 000 toneladas, y eso requiere, a su vez, la ampliación de la infraestructura de extracción».
Según directivos del Micons, la afectación mayor obedece al déficit de grava por problemas en los equipos de barrenar y de acarreo de piedras en las canteras, junto a atrasos en el montaje del nuevo molino de la arenera de Juraguá, que con capacidad de mil metros cúbicos del árido por jornada debe ponerse en marcha en noviembre venidero.
Para enfrentar la situación, la miembro del Comité Central del Partido, vicepresidenta del Consejo de Estado y presidenta del Gobierno en la provincia, Beatriz Johnson Urrutia, mencionó entre las acciones dirigidas a asegurar la materia prima, el traslado desde La Habana de dos brigadas de barrenado y voladura, y la llegada de camiones de laboreo en cantera.
«A esa decisión del país –agregó–, el Micons tiene que responder con todas sus fuerzas en tensión y cumplir los compromisos con el país y la provincia, que además de la terminal marítima comprenden 5 000 viviendas, trabajos en viales del ferrocarril e inversiones en almacenes que garantizan el resguardo de altos volúmenes de mercancías».
Semejante atención recabó el aseguramiento de la próxima zafra, que se iniciará a comienzos de diciembre, y los cuatro centrales deben aportar cerca de 79 000 toneladas de azúcar, sin descuidar el completamiento de las 8 041 hectáreas de caña a plantar, cifra para la cual restan 437 en noviembre.
En torno al rescate de renglones que años atrás constituyeron significativas fuentes de ingresos en divisas, el amplio listado incluyó cubiertos de mesa, tornillos y puntillas, caramelos, embutidos, aves exóticas, equipos de fisioterapia, miel ecológica, cangrejos vivos, elíxir de ron, muebles y piezas de hierro fundido, plumas de pavos y aceites esenciales, entre otros. Cuevas Ramos precisó que se impone la integración entre organismos que conlleve a la revitalización de esas producciones.
«Para ellos y mucho más –enfatizó–, Santiago de Cuba ha demostrado potencialidades mediante sus actuales resultados, los métodos de dirección aplicados, y la activa y entusiasta participación del pueblo en las tareas económicas, sociales y políticas, que en no pocos aspectos sirven de referente en la nación».

Los Emprendedores cubanos y el Pospanamax.

Por Dr. Julio Carranza *


Un texto breve para aportarles una evidencia más sobre este relevante tema que plantean Michael y Joaquín. En estos momentos estoy en Panamá en una reunión de trabajo, ayer por curiosidad fui a la Zona Libre de Colón, es impresionante lo que se ha montado y organizado allí para venderle a los cubanos que vienen a buscar cualquier tipo de mercancía al por mayor. El año pasado visitaron Panamá 40 mil cubanos y este año están esperando más de 60 mil y decenas de millones de dólares en gastos de todo tipo. El Gobierno panameño ha aprobado una política especial para los cubanos entregándoles visas (tarjeta de turista) para visitar Panamá por 30 días cada vez a todo el que la solicite y tenga carnet de trabajador por cuenta propia o de artesano, también a los que ya hayan estado en el país o en cualquier otro país recientemente. Se escucha con frecuencia por esas calles el típico “Oye chico” y el menos formal “que bola acere, encontraste lo que buscabas? y barato?, regatea que te hacen rebajas!, etc, por lo general gente joven, hombres y mujeres y con aspecto muy popular, que realizan compras, esencialmente para revender en la Isla, aun cuando por lo general cumplen con las regulaciones que le pone la Aduana Nacional de la República. Tiendas con nombres y propaganda comercial como “Cubarato” , “Para toda Cuba”, “Lo Mejor para Cuba”, “De fabrica pa’ Cuba” etc, etc, además de varios puntos para hacer los envíos vía marítima a La Habana abundan en el lugar con grandes vallas de propaganda que se van apreciando ya desde la carretera según uno se acerca a la entrada de la Zona Libre. Escuche a algunos con la idea de poner restaurantes de comida cubana en el lugar para responder a la demanda del número creciente de cubanos qué pasan por allí en su actividad comercial.

Colon es la Zona Libre más grande de America Latina y está muy cerca de la salida del Canal al Mar Caribe, donde, por cierto, funcionan intensamente ya las nuevas y enormes exclusas que permiten el paso de los llamados e inmensos buques pospanamax -de los más grandes del planeta- (Calado: 12,0 metros, Calado aéreo: 57,9 metros, Manga: 32,3 metros Eslora: 289,6 metros), aquellos que suponemos en algún momento puedan integrar el Puerto de Mariel en su trayectoria como un centro de redistribución regional.

En declaraciones recientes a la prensa el Director de la Zona Libre expresó: “La economía (de la zona franca) se va a mover y le vamos a abrir una ventana a todos esos cubanos de a pie. Lo importante es que compren, se queden unos días en el país y gasten en hoteles y comidas", declaración más que lógica desde le punto de vista de los legítimos intereses comerciales de Panamá, así como legítima es la actividad comercial de estos cubanos que vienen a suplir una actividad que (a saber por qué) el Gobierno cubano no realiza con suficiencia o no permite que estos la hagan de manera más ordenada y regulada. Y esto no solo sucede en Panamá, también en muchos otros lugares (Cancun, Quito, Ciudad de México, Miami, Guyana, etc, etc)



De modo que cabe la pregunta realizada, por qué no es el Gobierno de Cuba quien realiza esas importaciones, o permite que el sector no estatal las realice desde Cuba (con las regulaciones del caso) y así retener en el país parte considerable de la no despreciable cantidad de divisas que están saliendo por esa vía?, lo cual beneficiaría la economía nacional y tendría un efecto positivo sobre la población (al menos sobre sectores importantes de ella) y a la actividad del sector no estatal cuyo lugar es, cómo se ha explicado reiteradamente, fundamental para generar empleo, mejorar los servicios y alguna producciones y contribuir a crearle mejores condiciones a las empresas estatales (líderes de la economía) para que recuperen niveles aceptables de eficiencia y productividad sin los cuales no habría salida posible para el estancamiento en el que se encuentra la economía nacional, esto haya bloqueo o no haya bloqueo, no porque se subestime el tremendo efecto dañino del bloqueo, si no por todo lo contrario.

Si se comparan los precios que para muchas productos se encuentran en la Zona libre de Colón y los precios a los que en algunas ocasiones (no con frecuencia) se encuentran estos productos en las redes de tiendas en CUC del Gobierno, se puede apreciar una gran diferencia al alza, a todas luces irracional pues desinsentiva su compra, lo cual además permite que los que llevan mercancías para vender también las pongan a precios muy altos (aunque menores a los del Gobierno) comparado con lo que les cuesta, (gastos de viaje y envío incluidos) y obtienen ganancias rápidas y notables. 

Lo que logra obtener el Gobierno con esos sobreprecios extraordinarios es, debido al desestimulo a su compra, bastante inferior a lo que obtendría en divisas con precios que garanticen un margen de ganancia razonable y no exorbitante, además de que contribuiría a dinamizar la economía y a un mejor ambiente social, sobre todo en la juventud, sector que de manera permanente y legítima está en busca de alternativas difíciles de encontrar, dado el contexto de depresión económica y limitaciones que caracterizan la situación actual de la economía y de las políticas económicas en el país.



* Texto tomado de un correo enviado por el autor.

Sanidad, odio y mentiras

Las amenazas de castigo contra los adversarios políticos del Gobierno se han vuelto habituales

PAUL KRUGMAN



Vista del exterior del hospital Monte Sinaí de Nueva York. BEN HIDER (GETTY IMAGES)

Hasta hace poco, parecía que las elecciones de mitad de mandato iban a estar determinadas en gran medida por la pelea acerca de la atención sanitaria. Sin embargo, estos últimos días los titulares han estado dominados por el odio: la histeria por la caravana de emigrantes a 1.500 Km de la frontera estadounidense, y ahora el intento de asesinato de varios demócratas destacados.

Pero con independencia de quién enviase las bombas y por qué, la histeria por la caravana no es una casualidad: crear un clima de odio es la forma que tienen los republicanos de evitar que se hable de la sanidad. Lo que estamos viendo en estas elecciones es una especie de culminación de la estrategia que la derecha lleva décadas utilizando: distraer a los votantes de clase trabajadora de las políticas que les perjudican promoviendo la guerra cultural y, sobre todo, el antagonismo racial.

En el fondo, el actual programa político de los conservadores, que se centra en reducir impuestos y destruir el colchón de seguridad, es sistemáticamente impopular. Los electores quieren, por un gran margen, subir los impuestos a las grandes empresas, y a los ricos, no bajarlos. La inmensa mayoría se opone a recortar la Seguridad Social, la sanidad pública para ancianos (Medicare) y para personas sin recursos (Medicaid). Hasta quienes se declaran republicanos prefieren impedir que las aseguradoras discriminen a personas con afecciones médicas preexistentes, algo que la ley de Obama hace pero que las propuestas sanitarias republicanas no harían.

¿Cómo consiguen entonces los republicanos ganar elecciones? La respuesta es en parte que la manipulación de circunscripciones, el Colegio Electoral de compromisarios y otros factores han amañado el sistema a su favor; los republicanos han conservado la Casa Blanca en tres de las últimas seis elecciones presidenciales, a pesar de haber ganado solo una vez el voto popular. Y ahora probablemente conservarán la Cámara de Representantes a no ser que los demócratas ganen por un margen del 6% como mínimo.

No olvidemos, además, la supresión de votantes, que está descompensando aún más la balanza. Así y todo, teniendo en cuenta lo impopulares que son las posiciones políticas republicanas, ¿cómo consiguen acercarse lo suficiente para hacer trampa?

Tradicionalmente, una manera de conseguirlo ha sido la amenaza roja, o sea, definir todas y cada una de las políticas progresistas como lo más parecido al comunismo. Hace más de medio siglo, Ronald Reagan advirtió de que el Medicare destruiría la libertad estadounidense, pero no ha sido así. Hace unos días, la Casa Blanca de Trump emitió un informe en el que equiparaba la propuesta del “Medicare para todos” con el maoísmo.

Otra táctica clave es la de mentir acerca de sus posiciones y las de sus adversarios. Durante el gobierno de George W. Bush, las mentiras eran relativamente sutiles según baremos actuales, e implicaban cosas como fingir que las rebajas de impuestos que favorecían a los ricos iban de hecho dirigidas a la clase media. En los tiempos que corren, las mentiras son absolutamente descaradas, con candidatos que se presentan como paladines de las protecciones para personas con afecciones preexistentes cuando en realidad han trabajado sin descanso para desmantelar esas protecciones, y que acusan a los demócratas de ser ellos los que intentan destruir el Medicare.

Pero las mentiras sobre políticas, aunque puedan confundir a algunos electores, no bastan. El odio siempre ha formado parte del paquete. No idealicemos el pasado. Cuando Reagan hablaba de “reinas” de las ayudas sociales que conducían Cadillacs, o de “fornidos jovenzuelos” que usaban los cupones de alimentos para comprarse bistecs, sabía exactamente lo que hacía. Sin embargo, con Trump, la estrategia del odio ha alcanzado un nivel completamente nuevo.

Para empezar, después de llevar décadas encubriendo su estrategia con eufemismos, el Partido Republicano ha vuelto a permitir a los racistas ser racistas. Prácticamente no hay semana en la que no se produzca la revelación de que algún miembro del Gobierno de Trump o algún destacado partidario de los republicanos es un intolerante y/o un supremacista blanco.

Por otro lado, la corriente principal del Partido Republicano ha ido a muerte con el tipo de teoría de la conspiración —teñida de antisemitismo— que solía estar restringida a los extremos. Por ejemplo, no solo Trump sino también senadores veteranos como Charles Grassley se han tragado la información falsa de que los que protestaban contra Brett Kavanaugh estaban pagados por George Soros.

Por último, las amenazas de castigo contra los adversarios políticos y los detractores se han convertido en algo habitual en la derecha, y no solo en los cánticos de “encerradla”, que Trump encabezó el mismo día que alguien le envió una bomba a Hillary Clinton.

Y es difícil no ver como una incitación a la violencia el llamar “enemigos del pueblo” a los medios de comunicación.

¿Funcionará entonces esta estrategia de odio aumentada? Es posible que sí, en parte porque esos mismos medios informativos todavía danzan al son de quienes proclaman ese odio. Fijémonos en la noticia de la caravana de emigrantes. La histeria de la derecha es claramente insincera; es evidente que le está dando tanto bombo para desviar la atención de la sanidad y de otras cuestiones esenciales: ¡No os preocupéis por las afecciones preexistentes! ¡Fijaos en todos esos morenos siniestros!

Pero a pesar de todo, los medios han informado hasta la saturación sobre la caravana, dedicándole más especio del que han dedicado nunca a la sanidad.

El caso es que si esta estrategia de odio funciona en las elecciones de mitad de mandato, la derecha la seguirá empleando todavía con más avidez. No esperen que ninguno de los implicados sienta remordimientos de conciencia. De hecho, cuando la CNN y varios detractores destacados recibieron paquetes bomba, Trump culpó a… los medios de comunicación.

He visto el futuro, y está lleno de amenazas.

Paul Krugman es premio Nobel de Economía © The New York Times Company, 2018 Traducción de News Clips

La expresidenta de la Fed advierte de una nueva crisis financiera

Por Nick Beams, wsws

En medio de la creciente volatilidad en los mercados financieros globales, la expresidenta de la Reserva Federal de los Estados Unidos, Janet Yellen, ha señalado una posible fuente de inestabilidad importante con los "riesgos sistémicos".

En una entrevista con el Financial Times, Yellen dijo que se había producido un "enorme deterioro" en los estándares de los préstamos bancarios a corporaciones como resultado de medidas para disminuir la regulación.

Su principal preocupación son los llamados préstamos apalancados que se otorgan a compañías con calificaciones crediticias más débiles, un mercado que asciende a $1.3 billones en los EEUU. "Estoy preocupada por los riesgos sistémicos asociados con estos préstamos", dijo. “Ha habido un enorme deterioro en los estándares; "Los convenios se han relajado en los préstamos apalancados".

En comentarios sin precedentes para un exbanquero central, Yellen dijo al FT que las lecciones de la crisis financiera de 2008 se estaban olvidando mientras los bancos presionaban para diluir las regulaciones que se habían implementado desde entonces.

"Hay muchas debilidades en el sistema, y en lugar de buscar remediar esas debilidades siento que las cosas se han vuelto en una dirección muy desreguladora".

Las observaciones de Yellen hacen eco a las opiniones expresadas durante la reunión del Comité de Mercado Abierto de la Fed en su última reunión en septiembre. De acuerdo con el acta publicada a principios de este mes: "Algunos participantes comentaron sobre el crecimiento continuo de los préstamos apalancados, el aflojamiento de los términos y estándares de estos préstamos o el crecimiento de esta actividad en el sector no bancario como razones para tener en cuenta las vulnerabilidades y posibles riesgos para la estabilidad financiera”.

La Fed había señalado el aumento de los préstamos apalancados a empresas altamente endeudadas en reuniones anteriores. Pero la reunión de septiembre fue la primera vez que se mencionaron tales préstamos como un posible riesgo para la estabilidad financiera.

Estas advertencias fueron subrayadas en comentarios hechos por Todd Vermilyea, el jefe de riesgos y vigilancia de la Fed, en una conferencia de la industria financiera en Nueva York el miércoles. Dijo que podría haber "debilidades en la gestión de riesgos".

Mientras que la conferencia estaba cerrada a la prensa, el Wall Street Journal informó que "los comentarios de Vermilyea se vieron estimulados por las tendencias emergentes que, según él, amenazan la seguridad y la solidez de los bancos más grandes". El artículo citaba a Morgan Stanley, Goldman Sachs y Credit Suisse como estar entre las firmas "que han participado recientemente en acuerdos que excedieron lo que la Fed consideró apropiado".

Uno de los riesgos clave asociados con los préstamos apalancados es que se vuelven a empaquetar en obligaciones de préstamos garantizados (CLO) que los inversionistas compran y venden, un proceso similar al que ocurrió en el mercado de hipotecas de alto riesgo que desató la crisis financiera hace años, cuando una crisis en un área relativamente pequeña del mercado, se extendió por todo el sistema.

En septiembre, el Banco de Pagos Internacionales señaló las posibles consecuencias de una desaceleración similar en el sector de préstamos apalancados.

Dijo que debido a que los fondos mutuos son importantes compradores de CLO, “las pérdidas valuadas al precio del mercado podrían estimular los reembolsos de fondos, inducir ventas por pánico y deprimir aún más los precios. "Esta dinámica puede afectar no solo a los inversores que tienen estos préstamos sino también a la economía en general al bloquear el flujo de fondos al mercado de crédito apalancado".

En otras palabras, debido a la naturaleza interconectada de las operaciones de los bancos, corporaciones y fondos de inversión, una gran pérdida o desaceleración en un área podría extenderse rápidamente por todo el sistema financiero global.

Yellen también llamó la atención sobre el hecho de que gran parte de la deuda mantenida por los bancos se vuelva a empaquetar y luego se venda a otros inversores.

“Se supone que debes darte cuenta de la crisis, no es solo una cuestión de qué hacen los bancos lo que está en peligro, sino que aquello que hacen que puede crear riesgos para todo el sistema financiero. Esa lección para mí parece haberse perdido”.

Yellen advirtió que, si hubiera una "recesión en la economía, hay muchas empresas que irán a la quiebra, creo, debido a esta deuda. Probablemente empeoraría una desaceleración”.

Desde la llegada al poder de la administración Trump, incluso las regulaciones limitadas introducidas después de la crisis financiera se han vuelto a unir con el nombramiento de lo que el Financial Times llamó una "falange de reguladores con agendas de contacto más suaves".

"Cuando veo lo que está sucediendo políticamente con el cabildeo y el rechazo de los reguladores y las prioridades de algunos de los reguladores, me preocupa mucho que estemos a punto de olvidarnos de la crisis financiera y la necesidad de una regulación más fuerte", dijo Yellen.

El Banco de Inglaterra (siglas en inglés, BoE) también advirtió sobre el aumento de los préstamos apalancados, que define como aquellos otorgados a una compañía cuya deuda es más de cuatro veces mayor que sus ganancias antes de intereses y deducciones fiscales. En los Estados Unidos, la proporción es más de cinco veces y media la de los préstamos, con una proporción aún mayor en Europa.
Además, según el BoE, alrededor del 80 por ciento de estos préstamos no tienen las protecciones que anteriormente se exigían para otorgar préstamos a compañías más riesgosas. Antes de la crisis financiera, solo una cuarta parte de tales préstamos caían en esta categoría.

Una de las principales fuerzas impulsoras detrás del aumento de los préstamos apalancados ha sido su uso por parte de inversionistas de capital privado, que utilizan a sus compañías ya endeudadas para recaudar aún más dinero para financiar fusiones y adquisiciones. Es decir, el dinero no se usa para financiar la actividad productiva sino para la especulación.

El último informe del Comité de Política Financiera del BoE dijo que el mercado apalancado global estaba creciendo a un ritmo más rápido que el del mercado subprime o de alto riesgo de EUA en 2006. Dijo que, al igual que en el mercado subprime, las normas de suscripción se habían debilitado y debido a la incertidumbre "que rodea a los inversores finales en las obligaciones de préstamos con garantía no estaba claro quién soportaría los costos de las pérdidas o si tendrían la capacidad de absorberlos.

La agencia de calificación crediticia Moody's también advirtió sobre los peligros planteados por el aumento de los préstamos apalancados. En agosto pasado, la vicepresidenta senior de Moody's, Christina Padgett, advirtió que una combinación de "políticas financieras agresivas", la disposición de los inversores a correr mayores riesgos mientras buscaban ganancias, "deterioro de las deudas" y un mayor número de "menos solventes". Las empresas que buscaban préstamos estaban "creando riesgos de crédito que presagian un ciclo de incumplimiento extendido y significativo una vez que finalice la expansión actual".

En otras palabras, una desaceleración económica vería una serie de bancarrotas. Cuando se emitió esa advertencia, hace solo dos meses, parecía que la economía de los Estados Unidos seguía avanzando. Pero las perspectivas han cambiado significativamente desde entonces, con advertencias de que el llamado repunte "sincronizado" en la economía mundial se está moviendo en la dirección opuesta, cuyos temores son un factor importante en los altos y bajos en el mercado de valores de EEUU a principios de este mes.

Las advertencias de Yellen y las principales instituciones financieras apuntan al hecho innegable de que diez años después de la crisis financiera mundial, ninguna de las contradicciones de la economía global y el sistema financiero se han resuelto. De hecho, las medidas adoptadas por la Reserva Federal y otros bancos centrales para apoyar el sistema mediante la inyección de billones de dólares solo han creado las condiciones para un desastre aún mayor.

Las experiencias amargas de la década pasada ya han revelado cuál será la respuesta de las elites gobernantes. No habrá reformas, sino más bien un aumento del asalto a la posición social de la clase trabajadora forzada por el desarrollo de formas de gobierno cada vez más autoritarias.

La tarea urgente que enfrentan las masas trabajadoras en los Estados Unidos y en todo el mundo es desarrollar su propia respuesta de clase independiente a través de la lucha política por un programa socialista internacional.

“No estamos aquí para gestionar el capitalismo”

Viento Sur

https://vientosur.info/local/cache-vignettes/L308xH164/arton14265-f18c8.jpg?1539644551

La prensa que cubrió la conferencia anual del Partido Laborista de este año centró su información en la forma descarada en la que el socialismo aparecía por todas partes. Del mismo modo, se hacía énfasis en como el socialismo se ha hecho tan popular en todo el país. Un comentarista advertía de la “creciente confianza de los socialistas”. Otro hacía notar “la aterradora constatación de que la Middle England 1/ se está dejando seducir por las Corbynomics”, es decir, por el paquete de medidas económicas propuestas por la plataforma que lidera Jeremy Corbyn.

El evento laborista congregó la semana pasada a 13 mil personas en Liverpool. Esta ciudad es la segunda más izquierdista de toda Gran Bretaña, sólo a la zaga de Glasgow (aunque estos datos son de hace algunos años). Este año, con el gobierno conservador paralizado en medio de sus chapuceras negociaciones del Brexit, Liverpool acogió la conferencia laborista más grande y más a la izquierda en décadas. El partido, ya firmemente en manos de Corbyn, desveló una perspectiva radical para revitalizar el país.

La trayectoria hacia la izquierda del laborismo es muy reciente, pero se ha ido configurando de forma tumultuosa. En 2015 la militancia del partido, que venía de obtener más peso a la hora de decidir quién lidera el partido gracias a un cambio en las reglas internas, apoyó a un Corbyn que hasta entonces era una figura más bien oscura de las últimas filas de la bancada del grupo laborista en el parlamento. Lo volvieron a hacer, con más fuerza, cuando Corbyn se enfrentó al reto que le impuso la dirección de entonces al siguiente año. Y en las elecciones de 2017 el Partido Laborista desafió las expectativas y obtuvo un histórico 40% de los votos deshinchando la mayoría que ostentaba el gobierno conservador. Para entonces la militancia laborista había superado ya el millón de personas, lo que no sólo lo convertía en el mayor partido en Europa, sino que lo dotaba de una fuerza movilizadora formidable.

Ahora, la izquierda del partido está al mando y no sólo en la dirección nacional, también en el aparato y en las bases. Mientras en conferencias recientes las tensiones entre las diversas facciones del partido habían aflorado, en esta ocasión la conferencia estuvo controlada por la facción dirigente. Esta sensación se vio reforzada por la popularidad y el bullicio de The World Transformed, un festival organizado por Momentum, el colectivo basista que apoya a la dirección actual del Partido Laborista. Según el periódico The New Statesman, una joven participante perteneciente a la hasta entonces predominante derecha del partido se lamentaba de que “ya no somos sexys. Necesitamos gente joven, atractiva y cool... pero hemos dejado de ser cool. Las conferencias solían ser muy divertidas para nosotras, pero ahora, son los de Momentum los que tienen las mejores fiestas”.

Durante The World Transformed la parlamentaria Emma Dent Coad comentó que hace tan sólo una década la gente dudaba a la hora de utilizar la palabra socialismo en público. Ahora “cómo han cambiado las cosas”. Desde los ponentes en la sala de conferencias principal hasta los abarrotados eventos que tenían lugar a su alrededor, el foco giraba entorno a una agenda socialista adecuada para el siglo XXI, una que pudiera reiniciar y redistribuir la economía para hacerla funcionar, en la línea de lo que reza el eslogan del partido “para los muchos, no para los pocos”. En su discurso durante la conferencia, Corbyn instó al partido a hacerse cargo del “sistema económico roto” y a poner fin a la versión del capitalismo que dice que “la codicia es buena”. En The World Transformed, Dent Coad dijo que “no estamos aquí para gestionar el capitalismo”, señalando la ruptura del partido con el consenso neoliberal que dominó la política durante las últimas tres décadas.

Si la dirección laborista ha captado el ánimo que vive el país, es porque el país de alguna forma también la ha entendido a ella. Los efectos devastadores de un mercado financiero desregulado, que culminaron en un crash financiero de 2008 que combinó sus efectos con los de las medidas de austeridad impuestas tras su llegada, han hecho de Gran Bretaña uno de los Estados con más desigualdad de Europa. El sexto país más rico del mundo tiene ahora cuatro millones de niños viviendo en la pobreza y casi cuatro millones de adultos que se ven obligados a acudir a bancos de alimentos. El país vive golpeado por la inseguridad laboral, el estancamiento de los sueldos y la productividad deprimida, fenómenos que conviven con la subida generalizada de los precios y la crisis rampante de la vivienda. En junio la ONU anunció que iba a llevar a cabo una investigación acerca de la pobreza en el Reino Unido. Este mismo mes un informe del Institute for Public Policy Researchdecía que la economía británica no está funcionando y hacía un llamamiento a una revisión radical. El público en general está también en esa línea y apoya de forma abrumadora las propuestas del laborismo de renacionalizar los ferrocarriles y los servicios públicos, invertir en grandes infraestructuras y reintroducir impuestos más altos para los que más ganan. Todo esto es lo que permite a Corbyn pronunciar con confianza en Liverpool que “estamos ganando el debate público. Hemos definido un nuevo sentido común”.

Además de la serie de medidas políticas desarrolladas durante la conferencia (los planes de worker – share, más guarderías gratuitas, sindicatos de inquilinos, puestos de trabajos en energías verdes), se trataron algunos planes para expandir la comunidad organizada laborista. Se habló sobre aumentar el reclutamiento de organizadores a lo largo del país, ya que el partido quiere construir campañas construidas desde lo local y desde abajo, a la vez que revitalizar la política en áreas que se han sentido durante mucho tiempo ignoradas por los políticos. Esto alimenta la sensación de que el partido se encuentra en el “modo de campaña permanente” que su líder proclamó inmediatamente después de las elecciones del año pasado. Elecciones que dejaron a muchos diputados conservadores, incluyendo a ministros, con mayorías muy ajustadas. Desde entonces, Momentum ha llevado a cabo numerosas campañas para quitarles el escaño a los diputados de esas circunscripciones, impulsadas a su vez por los actos organizados por el gobierno laborista en la sombra a lo largo del país. Esto ha servido para que todo el país esté hablando sobre las medidas políticas radicales, y diferentes, del laborismo. Además, el hecho de haber vehiculizado las campañas desde lo local ha permitido mantener a las bases comprometidas en un momento en el que la volatilidad de la política nacional, inducida por el Brexit, podría culminar en nuevas elecciones. Ahora mismo resulta difícil vislumbrar cómo podría obtener luz verde en el parlamento cualquier pacto al que llegue el gobierno con la UE, y mucho menos qué va a pasar tras ello. Una encuesta recién publicada sugiere que el laborismo supera en dos puntos a los conservadores en los 60 escaños más marginales del parlamento 1/

Este movimiento por la base está conversando activamente con sus contrapartes del otro lado del Atlántico. Julia Salazar, la primera candidata apoyada por los Democratic Socialist of America (DSA) que se ha hecho con un escaño que se consideraba blindado para el senado del Estado de Nueva York, y su compañero de los DSA Lee Carter, que ganó un escaño en la House of Delegates de Virginia el año pasado, hablaron en The World Transformed (parece que la controversia acerca de las inconsistencias de la biografía de Salazar no alcanzó el Reino Unido). Tanto Salazar como Carter hicieron paralelismos con las luchas que están teniendo lugar en los Estados Unidos, hablaron de cómo ambos asumen que el sistema económico se ha quebrado y de la necesidad de un giro progresista hacia la izquierda que pueda ofrecer a los votantes una alternativa real. Carter comentó, entre risas, cómo le inspiró la forma en que Bernie Sanders habló de forma clara y coherentes sobre esas cuestiones cotidianas, “y lo llamó socialismo. Inmediatamente fui a buscar socialismo en google”. Momentum se ha inspirado de forma similar, y ha aprovechado las sugerencias de los activistas sanderistas antes de las elecciones británicas del año pasado.

Mientras los progresistas americanos buscan formas para derrotar a Trump, la izquierda europea busca cómo luchar contra el resurgimiento político de la extrema derecha. La izquierda europea lleva un tiempo instalada en un fuerte proceso de decadencia, al que muchas veces se le ha catalogado de pasokización (en referencia a la experiencia del Pasok griego que se desplomó abismalmente de un 44% de votos en 2009 a un 4% en 2015). Golpeada en recientes elecciones a través del continente, los partidos socialdemócratas en Alemania, Francia, Italia, Austria y Holanda buscan ahora pistas en el liderazgo de Corbyn para resucitar a la izquierda.

El Partido Laborista había vivido un duro verano dominado por el escándalo sobre el antisemitismo en sus filas. Un escándalo que ha ido perdiendo fuelle pero todavía está candente, mientras la dirección del partido intenta hacerse una idea de la escala del problema (más grande de lo que creen, pero no tan grande como sugieren algunos de sus adversarios). Al tener lugar la conferencia casi inmediatamente después de este escándalo, se temía que éste generara división durante su transcurso. En ese sentido, que el partido haya salido más fuerte y más unido ha sido un alivio para muchos. En The World Transformed, la noche antes del cierre de la conferencia, el canciller en la sombra John McDonnell, que había pasado décadas en el desierto político como un diputado de las últimas filas de la bancada laborista, fue aclamado como una estrella de rock y cortejado por el business(¡). Al describir su plan económico de redistribución basado en las renacionalizadiones, inversiones estatales en las regiones, cooperativas, mutualismo local y expansión del control de los trabajadores en las empresas, prometió a la abarrotada y exultante sala que “la prosperidad será compartida por todos”.

“Y lo vuelvo a decir, una y otra vez: eso es el socialismo. Eso es el socialismo”.

Rachel Shabi es una periodista que vive en el Reino Unido, escritora y productora que ha estado cubriendo al Partido Laborista para varias publicaciones, incluyendo The GuardianThe Indepndent The New York Times.

Notas:
1/ Middle England es un término que hace referencia a los sectores de clases medias conservadoras que viven fuera de Londres.
2/ Los escaños más marginales son aquellos que son ganados con menos margen de diferencia con respecto al competidor más inmediato. Recordemos que en el Reino Unido cada escaño corresponde de forma unívoca una circunscripción.
Fuente: https://vientosur.info/spip.php?article14265