Fidel


"Peor que los peligros del error son los peligros del silencio." Fidel Castro Ruz

martes, 26 de mayo de 2020

Día de los Caídos en EE.UU.: las 100.000 muertes por COVID-19 superan suma de bajas militares estadounidenses en Corea y Vietnam

26 mayo 2020

Hoy es el Día de los Caídos, un feriado oficial para conmemorar a los soldados fallecidos en las guerras estadounidenses en el exterior. En este día, las consecuencias de la indiferencia de Trump hacia la muerte de los trabajadores estadounidenses y la subordinación de la vida humana a las ganancias empresariales se resumen en el trágico hito de más de 100.000 muertes por COVID-19.

Es un hecho extraordinario que las 100.000 personas que han perdido oficialmente la vida al virus en apenas dos meses ya superen la suma de bajas militares estadounidenses en los tres años de guerra en Corea (33.686) y los once años de guerra en Vietnam (58.220). Es casi el doble de las muertes de soldados en la Primera Guerra Mundial (53.402).

Pero esta impactante pérdida de vidas humanas tan solo es el comienzo. El Gobierno de Trump está marcando el feriado a través de la promoción de actividades que desafían las normas de distanciamiento social, lo que causará un aumento importante en las infecciones y muertes.


Donald Trump y Deborah Birx en una rueda de prensa en abril (Fotografía oficial de la Casa Blanca por Joyce N. Boghosian)

El viernes, Trump exigió que los gobernadores levanten todas las restricciones a los servicios religiosos. Está promoviendo una cura curandera “milagrosa” tras otra y programas de tratamiento para el virus sin pruebas, incluso presumiendo que él mismo está tomando hidroxicloroquina. El sábado, fue filmado jugando golf sin una máscara, así como en todas sus apariciones públicas. El domingo, tuiteó, “¡Los casos, las cifras y las muertes están bajando en todo el país!”.

Esto último es una completa mentira. A nivel nacional, se siguen registrando más de 20.000 nuevos casos cada día y más de mil muertes. En focos de contagio como Montgomery, Alabama, los hospitales están saturados. Los pacientes que llegan a los hospitales en Montgomery están siendo trasladados a Birmingham.

Durante el fin de semana, los horrendos resultados se pudieron ver por todo el país. Con el apoyo de la prensa, las personas están siendo engañadas e instadas a participar en actividades peligrosas. Hubo escenas de playas y malecones llenos, con cientos y miles de personas interactuando sin mascarillas ni otra protección.

Cientos de personas en una fiesta se aglomeraron en una piscina en Lake of Ozarks, Missouri, un estado donde casi 12.000 personas han salido positivo y más de 680 han muerto. En el mismo estado, que ha reabierto negocios como gimnasios y salones de belleza, dos estilistas en un salón de Great Clips salieron positivo al COVID-19. Ambas trabajaron por días mientras tenían y transmitían el virus, exponiendo a un total de 140 clientes y personal.

Las iglesias en muchos estados siguieron la pauta establecida por Trump y realizaron servicios en persona. Esto sigue al servicio del Día de la Madre, el 10 de mayo, en una iglesia del condado Butte, California, que expuso a 160 personas al virus.

Uno de los focos de contagio recientes es Arkansas, donde el número de nuevos casos aumentó a 147 el domingo, significando un nuevo repunte en la enfermedad. Su gobernadora republicana, Asa Hutchinson, ordenó la reapertura de casinos, teatros, arenas de deporte, piscinas y parques acuáticos. En el programa “Fox News Sunday”, mencionó casualmente que una fiesta de piscina de colegiales en el estado resultó en un brote. Descartó las consecuencias mortales de sus políticas afirmando, “Tenemos que administrar el riesgo, hacer crecer nuestra economía”.

Al mismo tiempo, los trabajadores están siendo chantajeados para que regresen a trabajar, entre amenazas de que perderán sus beneficios por desempleo si se rehúsan. Han aparecido nuevos casos en las plantas automotrices recién reabiertas y, la semana pasada, el murió el octavo trabajador de Amazon por el COVID-19. Mientras tanto, las empresas están haciendo todo lo posible para prevenir infecciones y están ocultándoles a sus empleados los casos de infecciones en la fuerza laboral.

Dado el largo periodo de gestación antes de que aparezcan los síntomas, las consecuencias se sentirán en dos semanas. La semana pasada, la universidad Imperial College de Londres publicó un estudio que concluye que, con base en el curso actual de reapertura en EE.UU., “las muertes en el próximo periodo de dos meses superarán el total de muertes hasta ahora por más del doble”.

Esto significa que en los próximos dos meses, EE.UU. podría 200.000 muertes más, además de las 100.000 que ya ocurrieron.

Tal cifra de muertes tan solo acelerará la enorme crisis económica, social y política en el país y el mundo. El Banco de Pagos Internacionales, una de las principales instituciones del capital financiero, advirtió en un reporte publicado el viernes (“Lidiando con el COVID-19: entendiendo las elecciones políticas”) que el aumento en muertes tendrá consecuencias económicas inmensas debido a su impacto en el producto interno bruto. Escribió sobre las “elecciones” [ trade offs ] involucradas en reiniciar la producción y “los costos y beneficios de las políticas de contención”.

Más allá de las conclusiones que extraigan, dentro de la clase gobernante y la prensa, hay un consenso sobre el enfoque básico: que las vidas de los trabajadores deben balancearse frente a la “economía”. Sin embargo, la “economía” es una abstracción que encubre intereses de clase definidos.

La “economía” siendo reabierta sobre los cadáveres de trabajadores y jubilados es exclusivamente la economía de las corporaciones y los ricos. Lo que se persigue es una política despiadada de clase por parte de la élite capitalista, la cual se enfrentaba a una crisis cada vez mayor y un colapso inminente de la burbuja bursátil antes de que la pandemia impactara. Acogió el mortal virus como una tapadera para llevar a cabo una transferencia nueva de varios billones de dólares de la clase obrera a los estafadores y especuladores de Wall Street.

En este contexto, Trump tiene el beneficio de articular de la forma más brutal las demandas de la oligarquía financiera. Pero la cuestión no implica solo a Trump y su Gobierno. Los demócratas, independientemente de sus críticas sobre táctica, apoyan plenamente el rescate de Wall Street y están implementando la campaña de regreso al trabajo en los estados bajo gobernadores demócratas en todo el país.

La clase gobernante en EE.UU. —y lo mismo se puede decir sobre las clases gobernantes en Europa, Sudamérica y la mayor parte de Asia— son culpables de un crimen a una escala masiva. El nivel de muertes y sufrimiento es el resultado de una conspiración contra el pueblo.

La gran masa de la clase obrera se opone al regreso prematuro al trabajo. Una encuesta reciente de ABC News e Ipsos muestra que los estadounidenses, por un margen de 30 por ciento, se oponen a la reapertura del país. Y esto ocurre a pesar de la pérdida de casi 40 millones de empleos y condiciones cada vez más desesperadas, sin un alivio serio por parte del Gobierno. Casi dos terceras partes de los encuestados dice que se opone a abrir el país ahora porque resultará en un aumento en muertes.

La lucha contra la pandemia de coronavirus es una lucha contra la clase gobernante capitalista y su economía. La batalla por implementar medidas urgentes y necesarias para detener la propagación de la pandemia está inextricablemente conectada con la lucha por derrocar el capitalismo en EE.UU. e internacionalmente y establecer el socialismo, en que la preservación de la vida humana y las necesidades de la sociedad en su totalidad son priorizadas por sobre el enloquecido afán de lucro y la acumulación de la riqueza.

(Publicado originalmente en inglés el 25 de mayo de 2020)

Barry Grey

Un producto cubano que no cree en el bloqueo

El tabaco le aportó a la economía cubana cerca de 270 millones de dólares en 2019, por concepto de exportaciones. Foto: del autor
Pinar del Río.–A la entrada de San Juan y Martínez, escrito con letras enormes sobre una de las típicas construcciones para secar la cosecha que pueblan las vegas pinareñas, un cartel le anuncia al visitante: «la meca del tabaco».
En el umbral de San Luis, en el techo de otra gigantesca casa de cura, un letrero igual de llamativo riposta: «la cuna del tabaco».
Desde hace siglos, ambos territorios se disputan la supremacía en una actividad que distingue a Vueltabajo, sin que jamás se haya llegado a un consenso.
Sin embargo, lo que nadie discute es que en esos dos municipios, junto a las vegas de Pinar del Río, Consolación del Sur y una pequeña porción de Minas de Matahambre, se obtiene el mejor tabaco del mundo.
Cuentan los especialistas que así ha sido siempre, desde que el gran almirante Cristóbal Colón llegó al «nuevo mundo», y que se trata de un don que la naturaleza le regaló a esta región del occidente cubano.
El doctor en Ciencias Nelson Rodríguez López, director de la Estación Experimental del Tabaco San Juan y Martínez, asegura que ello se debe a la combinación de cuatro factores fundamentales: el clima, el suelo, la experiencia de los campesinos y las variedades que se siembran.
Si alguien llevara nuestras semillas a cualquier otro sitio, no lograría el mismo resultado, advierte. «En condiciones normales, no hay tabaco que supere al de Cuba en ningún otro lugar».
Un renglón fundamental para el país
Bien lo sabía el presidente estadounidense John F. Kennedy, cuando en febrero de 1962, impuso el bloqueo económico, comercial y financiero a nuestro país.
Así lo prueba la famosa anécdota que contaría luego su secretario de prensa, de que justo el día antes de firmar el decreto que hacía ilegal la entrada de productos cubanos a aquella nación, el mandatario lo llamó a su oficina para encargarle la compra de mil puros de su marca favorita.
Los estragos a la economía de la Isla, serían cuantiosos desde aquel justo momento. Pero al tabaco cubano no habría ley alguna capaz de detenerlo.
No quiere decir que la guerra económica impulsada por Washington no lo afecte, o que el acceso al mercado de EE.UU. no sería muy provechoso; sino que a pesar del bloqueo, el tabaco cubano se comercializa actualmente en más de 150 países y la demanda no deja de crecer.
Por ello, en medio de la compleja situación originada por la COVID-19, la producción de tabacos exportables no se detiene.
El Segundo Secretario del Comité Central del Partido, José Ramón Machado Ventura, recientemente advertía que ante los efectos de la pandemia sobre la economía, es preciso seguir potenciando todo aquello que genere exportaciones, y añadía que «el tabaco es uno de los renglones fundamentales para el país».
En 2019, este importante sector generó cerca de 270 millones de dólares, una suma que representa alrededor del 70 % de las exportaciones de la agricultura cubana.
Vueltabajo decide
Detrás de esas cifras, las vegas pinareñas tienen un peso decisivo. De ellas, y más exactamente del macizo tabacalero de Vueltabajo (municipios de San Juan y Martínez, San Luis, Pinar del Río y Consolación del Sur), sale toda la materia prima con la que se conforman los Habanos, a excepción de la capa, que también se obtiene en otros territorios de la Isla.
Consciente de ello, hoy la provincia se dedica al mismo tiempo a la recolección de la cosecha 2019-2020, al beneficio de las primeras hojas acopiadas, y a los preparativos de la próxima campaña.
Virginio Morales Novo, especialista del Grupo Empresarial Tabacuba, señala que en el campo quedan aún unas 1 800 hectáreas repartidas en nueve de los 11 municipios, y que sin descuidar las medidas de protección establecidas, para evitar el contagio con el nuevo coronavirus, se mantienen abiertas 108 escogidas y 11 micro-escogidas.
Paralelamente, se lleva a cabo la roturación de las 1 190 hectáreas que se destinarán a semilleros en la venidera cosecha y el montaje de 40 nuevos túneles de posturas.
En total, para la próxima campaña, se pretende sembrar más de 19 700 hectáreas, un área muy similar a la prevista en la 2019-2020, con la cual se confirma que los ajustes al plan de la economía, motivados por la covid-19, no incluyen la reducción de exportaciones en rubros como el tabaco, tal como afirmara el viceprimer ministro y titular de Economía y Planificación, Alejandro Gil Fernández hace algunos días.
Además, con el propósito de mejorar los suelos, se labora en la obtención de humus de lombriz y de materia orgánica, en la siembra de abonos verdes, y el tiro de miles de toneladas de cachaza y de carbonato de calcio.
«Aunque existen dificultades con algunos recursos, nuestra actividad se sigue respaldando en todo lo posible, porque es un renglón que no tiene limitaciones. Todo lo que se haga, se vende», afirma Virginio.
Reconocido con la condición de Hombre Habano en 2018, por su amplia experiencia de más de 40 años en el sector, el especialista asegura que «de la misma manera que otros países dicen tener la mejor cerveza o el mejor vino, Cuba posee el mejor tabaco del mundo, y por eso su producción no tiene fronteras.
«Se trata de un sello genuino de este territorio, algo con lo que la naturaleza nos agració», reconoció.

Elogio de los líderes falibles.



(Paul Sancya | foto de archivo AP) En esta foto del 9 de marzo, el candidato a la presidencia demócrata ex vicepresidente Joe Biden habla durante un mitin de campaña en Renaissance High School en Detroit.


La semana pasada, Joe Biden hizo una broma descabellada que podría interpretarse como dar por sentado los votos afroamericanos. No fue un gran problema: Biden, que sirvió fielmente a Barack Obama, ha tenido una fuerte afinidad con los votantes negros, y se ha propuesto emitir propuestas de políticas destinadas a reducir las brechas de salud y riqueza racial. Aún así, Biden se disculpó.

Y al hacerlo, presentó un poderoso argumento para elegirlo sobre Donald Trump en noviembre. Verás, Biden, a diferencia de Trump, es capaz de admitir errores.

Todos cometen errores y a nadie le gusta admitir que se ha equivocado. Pero enfrentar los errores del pasado es un aspecto crucial del liderazgo.

Considere, por ejemplo, cambiar la orientación sobre las máscaras faciales. En la fase inicial de la pandemia, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades les dijeron a los estadounidenses que no era necesario usar máscaras en público. Sin embargo, a principios de abril, los CDC revirtieron el curso a la luz de la nueva evidencia sobre cómo se propaga el coronavirus, en particular que puede ser transmitido por personas que no muestran ningún síntoma. Por lo tanto, se recomienda que todos comiencen a usar máscaras de tela cuando estén fuera de casa.

¿Qué hubiera pasado si los CDC se hubieran negado a admitir que se había equivocado, manteniendo en cambio sus recomendaciones iniciales? La respuesta, casi seguramente, es que el número de muertos por COVID-19 hasta ahora sería mucho mayor de lo que es. En otras palabras, negarse a admitir errores no es solo un defecto del personaje; Puede conducir al desastre.

Y bajo Donald Trump, eso es exactamente lo que ha sucedido.

La incapacidad patológica de Trump para admitir el error, y sí, realmente alcanza el nivel de patología, ha sido obvia durante años y ha tenido graves consecuencias. Por ejemplo, lo ha convertido en una marca fácil para los dictadores extranjeros como Kim Jong Un de Corea del Norte, que saben que pueden incumplir con seguridad cualquier promesa que Trump haya hecho. Después de todo, condenar las acciones de Kim significaría admitir que se equivocó al afirmar que había logrado un avance diplomático.

Pero se necesitó una pandemia para mostrar cuánto daño puede infligir un líder con un complejo de infalibilidad. No es una exageración sugerir que la incapacidad de Trump para reconocer el error ha matado a miles de estadounidenses. Y parece probable que mate a muchos más antes de que esto termine.

De hecho, en la misma semana en que Biden cometió su error inofensivo, Trump duplicó su extraña idea de que el medicamento contra la malaria hidroxicloroquina puede prevenir COVID-19, alegando que lo estaba tomando él mismo, incluso cuando nuevos estudios sugirieron que el medicamento realmente aumenta la mortalidad Es posible que nunca sepamos cuántas personas murieron porque Trump siguió promocionando la droga, pero el número es ciertamente más de cero.

Sin embargo, la extraña incursión de Trump en farmacología palidece en comparación con la forma en que su insistencia en que siempre tiene razón sobre todo ha paralizado la respuesta de Estados Unidos a un virus mortal.

Ahora sabemos que durante enero y febrero Trump ignoró las repetidas advertencias de las agencias de inteligencia sobre la amenaza que representa el virus. Él y su círculo íntimo no querían escuchar malas noticias y, en particular, no querían escuchar nada que pudiera amenazar al mercado de valores.

Sin embargo, lo que realmente llama la atención es lo que sucedió en la primera quincena de marzo. Para entonces, la evidencia de una pandemia emergente era abrumadora. Sin embargo, Trump y la compañía se negaron a actuar, persistiendo en su feliz conversación, en gran parte, uno sospecha, porque no pudieron admitir que sus tranquilizaciones anteriores habían estado equivocadas. Para cuando Trump finalmente (y brevemente) se enfrentó a la realidad, ya era demasiado tarde para evitar una cifra de muertos que está a punto de superar los 100,000.

Y lo peor puede estar por venir. Si no le aterran las fotos de grandes multitudes reunidas durante el fin de semana del Día de los Caídos sin usar máscaras o practicar distanciamiento social, no ha estado prestando atención.

Sin embargo, si hay una segunda ola de casos de COVID-19, Trump, que ha pedido insistentemente una relajación del distanciamiento social a pesar de las advertencias de los expertos en salud, ya ha declarado que no pedirá un segundo cierre. Después de todo, eso significaría admitir, al menos implícitamente, que se equivocó al presionar por la reapertura temprana en primer lugar.

Lo que me lleva de vuelta al contraste entre Trump y Biden.

De alguna manera, Trump es una figura lamentable, o lo sería, si los defectos de su personaje no estuvieran causando tantas muertes. Imagine lo que debe ser ser tan inseguro, tan descuidado, que no solo siente la necesidad de jactarse constantemente, sino que tiene que reclamar la infalibilidad en cada asunto.

Biden, por otro lado, aunque puede que no sea el candidato presidencial más impresionante de la historia, es claramente un hombre cómodo con su propia piel. Él sabe quién es, por lo que ha podido reconciliarse con antiguos críticos como Elizabeth Warren. Y cuando comete un error, no tiene miedo de admitirlo.

En los últimos meses hemos visto cuánto daño puede hacer un presidente que nunca se equivoca. ¿No sería un alivio tener la Casa Blanca ocupada por alguien que no es infalible?

EEUU: 40 millones de desempleados, 100 mil muertos y 600 súperricos más ricos

Mirko C. Trudeau, Estrategia

Hasta mediados de mayo, los 600 multimillonarios estadounidenses incrementaron sus fortunas por 434 mil millones de dólares durante la cuarentena parcial por la pandemia del Covid-19, mientras casi 40 millones de trabajadores perdieron su empleo y se teme que la tasa de desempleo supere el 16% de la masa laboral, Asimismo, el nivel de insuficiencia alimentaria se incrementó.

La nota de tapa del diario The New York Times del domingo 24 de mayo estremeció a la ciudadanía. Estados Unidos acababa de alcanzar los 100.000 muertos por la pandemia y el diario publicó los nombres, edades y profesiones de mil de ellos. “Los números solos no pueden medir el impacto del coronavirus en EEUU (…) “Estas personas reflejan apenas el uno por ciento del total. Ninguno de ellos fue un número”, dice el NYT. El número de contagiados llega a un millón 700 mil personas.

Y entre el dolor de los muertos, hay cifras que resaltan y producen rebeldía: El valor neto de los poco más de estos multimillonarios -entre los que se encuentran con los cinco multimillonarios más ricos Jeff Bezos, de Amazon; Bill Gates, de Microsoft; Mark Zuckerberg, de Facebook; Warren Buffett y Larry Ellison- se incrementó en 15 por ciento desde el 15 de marzo, llegando a un total de 3.382 billones de dólares, según el nuevo informe del Institute for Policy Studies.

Paradojalmente, en medio de una crisis de salud pública, la llamada industria de salud no ha sido inmune a la crisis económica: más de 1.4 millones han perdido su empleo en ese sector, mientras Médicos sin Fronteras, por primera vez en la historia de la organización, está enviando equipos de emergencia al país más rico del mundo.

Uno de los equipos de Médicos sin Fronteras está en Immokalee, Florida, centro de la industria agraria y donde la Coalición de Trabajadores busca proteger a los jornaleros en uno de los focos rurales más graves de la pandemia. Otro grupo de médicos y auxiliares se dirige a la nación navajo, de más de 170 mil habitantes, en el suroeste de Estados Unidos, donde el nivel de contagio per cápita es uno de los mayores del país.

La reservación navaja, que ocupa partes de Arizona, Nuevo México y Utah, sólo cuenta con unos pocos doctores y no tiene instalaciones hospitalarias ni de emergencia para casos que requieren de cuidado intensivo. Para Jonathan Nez, presidente de la Nación Navajo, “Aquí mismo, en medio del país más poderoso… los ciudadanos originarios siguen siendo marginados”.

Lo cierto es que los americanos nativos (pueblos originarios), latinoamericanos y afroestadounidenses se están muriendo a tasas mucho más altas que los blancos, señala el analista, académico y exsecretario de Trabajo Robert Reich.

Para Reich, este es el corolario de una larga historia de discriminación y desigualdad económica que incluye negar el acceso a servicios de salud y empleos con salarios dignos, incluyendo ahora a los llamados trabajadores esenciales que arriesgan sus vidas por ir a trabajar, gran parte de los cuales son de minorías raciales.

Un poco más al sur, el ultraderechista presidente brasileño Jair Bolsonaro, siguió el modelo negacionista de Trump, lo que causó hasta el momento 23 mil muertos (cifras que prensa y expertos creen alejada de un realidad mucho más triste) y 370 mil contagiados. La “gripecita” de Bolsonaro elevó a Brasil al segundo puesto de los países más afectados por la pandemia, detrás de EEUU.

Hasta el presidente estadounidense se sorprendió. Trump prohibió el domingo la entrada de vuelos procedentes de Brasil, restricción que no se aplican al flujo de comercio entre EEUU y Brasil, una medida que supone un nuevo y duro golpe para Bolsonaro y expone aún más el desmanejo de la crisis sanitaria.

La pandemia, negocio para los súper ricos

“Todos estamos enfrentando la misma tormenta, pero no todos estamos en el mismo barco. La desigualdad económica en Estados Unidos ha producido dos pandemias muy diferentes: en una, los multimillonarios se están aislando en sus yates en el Caribe, y las familias ricas pueden pasar la cuarentena en mansiones multimillonarias. En el otro barco está la gente que arriesga su vida por su empleo y personas sin ingresos que están pasando hambre, escribió el exsecretario del Trabajo Robert Reich.

El valor neto de los poco multimillonarios se incrementó en 15 por ciento en ese plazo, llegando a un total de 4.340 billones de dólares, con los cinco multimillonarios más ricos: Jeff Bezos, de Amazon; Bill Gates, de Microsoft; Mark Zuckerberg, de Facebook; Warren Buffett y Larry Ellison con los mayores incrementos. Combinadas, las fortunas de Bezos y Zuckerberg crecieron cerca de 60 mil billones de dólares en apenas 60 días.

Aunque el virus no discrimina entre clases y fronteras, obviamente sus efectos tanto de salud como económicos se padecen de manera muy diferente entre los ricos y todos los demás. Para los pobres, mayor desempleo, como resultado del pésimo manejo político de la pandemia por parte del gobierno de Donald Trump, que devastó a los sectores en situaciones más precarias, entre ellos jornaleros, trabajadores de restaurantes, hoteles y otros servicios; sectores donde se concentra la mano de obra inmigrante.

El senador Bernie Sanders, exprecandidato presidencial demócrata, comentó que una nación no es sostenible cuando tan pocos tienen tanto mientras tantos tienen tan poco.

En los sitios de trabajo, algunos de propiedad de los citados multimillonarios, los trabajadores han denunciado falta de equipo de protección y medidas sanitarias, y son amenazados con ser despedidos si protestan, y más si se atreven a buscar la sindicalización.

Pero el sistema de explotación sigue marchando. Por ejemplo en Nueva Orleans, desde hace tres semanas están en huelga los trabajadores de recolección de basura, en demanda de equipo de protección personal y pago extra por trabajo peligroso. Pero la empresa privada encargada del servicio contrató a pesos como rompehuelgas, a quienes se les paga menos del salario mínimo.

Roc Hotels gestionará un hotel de 5 estrellas en Cayo de Santa María


Actualizado 23 mayo, 2020 || Por R. P.


El Grupo de Turismo Gaviota ha otorgado a Roc Hotels la administración y comercialización del Hotel, que pasará a denominarse Roc Lagunas del Mar en Cayo de Santa María. Se trata de un establecimiento de 5 estrellas con 800 habitaciones, que a partir del 1 de diciembre entrará en operación con la nueva marca.

Roc Hotels, cadena mallorquina presidida por Miguel Miralles, ha informado que esta asignación le fue concedida los primeros días de mayo porque desde su llegada a Cuba en el año 2013,tenían la ilusión de poder estar entre las cadenas asociadas a Gaviota.

Con este hotel la cadena suma un total de 2077 habitaciones gestionadas, con lo que Roc Hotels se posiciona entre las 5 principales cadenas extranjeras en Cuba de las 22 cadenas de prestigio internacional que operan en el país.

Este nuevo hotel, inaugurado en 2015, se unen al Roc Arenas Doradas, Roc Barlovento y Roc Varadero en el polo de Varadero y al Roc Presidente en La Habana; los cuatro, hoteles de categoría 4 estrellas y pertenecientes al grupo hotelero Gran Caribe, que recientemente firmó contrato con Roc Hotels para la gestión del que será Roc Varadero**** a partir del mes de noviembre, por lo que será en el mes de diciembre cuando operen al 100% los cinco hoteles bajo la marca Roc.

Se extiende el uso del USD en Cuba, Gaceta Oficial No.28 Extraordinaria


BANCO CENTRAL DE CUBA GOC- 2020-376-EX28 RESOLUCIÓN No. 73/2020

POR CUANTO: La Resolución 275 de 15 de octubre de 2019 de la ministra presidente del Banco Central de Cuba, dispuso que las cuentas bancarias de las personas naturales residentes permanentes en el país, reciben fondos mediante transferencias bancarias del exterior en cualquier moneda libremente convertible; transferencias bancarias desde otras cuentas en moneda libremente convertible que operan en bancos cubanos; transferencias de FINCIMEX S.A. por concepto de remesas, y depósitos en efectivo en dólares estadounidenses, euros, libras esterlinas, dólares canadienses, francos suizos, pesos mexicanos, coronas danesas, coronas noruegas, coronas suecas y yenes japoneses.

POR CUANTO: La Resolución 117 de 26 de marzo de 2020 del ministro de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera precisa las regulaciones que rigen las relaciones comerciales en las operaciones de importación, para la nomenclatura de productos que se autoricen a comercializar en moneda libremente convertible, a las entidades importadoras aprobadas con las personas naturales incluidas en sus carteras de clientes. 

POR CUANTO: La experiencia práctica en la aplicación de la citada Resolución 275 de 2019 hace necesario adecuar sus disposiciones y en consecuencia derogar esa Resolución.

POR TANTO: En el ejercicio de las atribuciones conferidas en el artículo 25, inciso d), del Decreto-Ley No. 361 “Del Banco Central de Cuba” de 14 de septiembre de 2018, 

RESUELVO 

PRIMERO: Disponer el uso de dólares estadounidenses en las operaciones de ventas minoristas en divisas, así como en las de importación que realizan las personas naturales a través de las entidades importadoras autorizadas por el ministro de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera. 

SEGUNDO: Para la realización de sus cobros y pagos, las entidades importadoras autorizadas por el Ministerio de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera, solicitan Licencia Específica al Banco Central de Cuba para abrir cuenta bancaria en dólares estadounidenses en el Banco Financiero Internacional S.A., teniendo en cuenta las regulaciones y procedimientos vigentes sobre esta materia. 

TERCERO: Las personas naturales para la realización de los pagos que por la presente Resolución se autorizan, abren cuentas bancarias en dólares estadounidenses en el Banco Metropolitano S.A.; Banco Popular de Ahorro y Banco de Crédito y Comercio, teniendo en cuenta las disposiciones jurídicas vigentes sobre esta materia. 

CUARTO: Las cuentas bancarias de las personas naturales sujetos de esta Resolución son operadas mediante tarjetas magnéticas, las que pueden ser utilizadas para efectuar transacciones en dólares estadounidenses, pesos cubanos y pesos convertibles en cajeros automáticos, terminales de punto de venta, y otros canales de pago. 

QUINTO: Las cuentas bancarias en dólares estadounidenses de las personas naturales reciben fondos mediante transferencias bancarias del exterior en cualquier moneda libremente convertible; de transferencias bancarias desde otras cuentas en moneda libremente convertible que operan en bancos cubanos; transferencias de FINCIMEX S.A. por concepto de remesas, y mediante depósitos en efectivo de dólares estadounidenses, euros, libras esterlinas, dólares canadienses, francos suizos, pesos mexicanos, coronas danesas, coronas noruegas, coronas suecas y yenes japoneses. 

En el caso del depósito de dólares estadounidenses en efectivo, se aplica el gravamen del 10 %.

SEXTO: Las personas naturales, desde sus cuentas bancarias en dólares estadounidenses pagan por las operaciones de ventas minoristas en divisas, y la importación de mercancías a las cuentas en dólares estadounidenses de las entidades importadoras autorizadas por el ministro de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera.

Desde estas cuentas bancarias pueden realizar, además, todas las operaciones establecidas para los titulares de Tarjeta RED con cuentas bancarias en pesos cubanos y pesos convertibles.

DISPOSICIONES FINALES

PRIMERA: Se mantienen vigentes la Resolución 65 de 16 de julio de 2003 y la Resolución 80 de 23 de octubre de 2004, ambas del Banco Central de Cuba, salvo en lo que se oponga a lo dispuesto en la presente Resolución. 

SEGUNDA: Se deroga la Resolución 275 de 15 de octubre de 2019 de la ministra presidente del Banco Central de Cuba.

DESE CUENTA a la Secretaría del Consejo de Ministros, a los ministros del Comercio Exterior y la Inversión Extranjera, de Industrias, de las Comunicaciones, de Turismo y a la ministra de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente.

COMUNÍQUESE a los presidentes de la Corporación CIMEX S.A., de la Cadena de Tiendas Caribe y de Servicios Automotores S.A., así como a los presidentes del Banco Financiero Internacional S.A., Banco Metropolitano S.A., Banco Popular de Ahorro y el Banco de Crédito y Comercio, al vicepresidente primero, a los vicepresidentes, al superintendente y a los directores generales, todos del Banco Central de Cuba.

PUBLÍQUESE en la Gaceta Oficial de la República de Cuba. ARCHÍVESE el original en la Secretaría del Banco Central de Cuba. 

DADA en La Habana, a los dieciocho días del mes de mayo de dos mil veinte.
Marta Sabina Wilson Gonzáles
Ministra Presidente Banco Central de Cuba



Debate económico en Cuba ¿Hablamos también de derechos laborales en el sector privado?

Para afrontar esta crisis, una de las urgencias es destrabar el desarrollo de la pequeña y mediana empresa privada. Es urgente hacerlo con garantías de derechos laborales y considerando las desigualdades existentes. Un enfoque feminista puede aportar a ese esfuerzo.




La crisis asociada a la Covid-19 se encadena con otras crisis prexistentes a escalas global y nacionales: crisis económicas, políticas, de cuidados, demográficas. Economías dependientes, marginalizadas, deformes por razones internas y/o externas, están en peores condiciones de afrontar este presente y el porvenir. Sociedades altamente desiguales y fragmentadas, tienen desafíos adicionales. Aunque el virus puede anidar en todos los cuerpos, no todos los cuerpos (individuales y colectivos) estamos en las mismas condiciones de sobrevivir a sus múltiples efectos.

Para la Comisión Económica para América Latina y El Caribe (CEPAL) de las Naciones Unidas, en términos económicos la crisis será mayor que la del 2008: una recesión global profunda, con consecuencias más agudas para las regiones y países previamente empobrecidos. Esa organización espera que el PIB decrezca al menos un 1.8 por ciento en esta región. El desempleo aumentará en 10 puntos porcentuales. Aproximadamente 33 millones de personas se sumarán a las bancadas de la pobreza que ya eran numerosas.

La CEPAL ha pronosticado para Cuba una contracción económica del 3.4 por ciento. El número podría ser mayor. El impacto es y será, tan inevitable como agudo.

En el sector estatal de la economía ya están habiendo consecuencias notables. En el sector privado, también. Hasta mediados de mayo, el 35 por ciento de las licencias de Trabajo por Cuenta Propia (TCP) habían solicitado suspensión. Estamos hablando de 222 mil 723 personas, ahora potencialmente sin ingresos. De ellas, solo 130 núcleos familiares se han acogido a la asistencia social, pero eso puede hablar más del pírrico monto de la pensión y de las dificultades para acceder a la misma, que de la capacidad de sobrevivir sin ingresos.

En esta situación se ha activado un debate económico fértil. Economistas han alimentado análisis relevantes sobre cuáles son las salidas a la crisis. Su énfasis propositivo es una de las mayores virtudes de esos aportes.

Un asunto está teniendo la mayor audiencia: la pertinencia de, ahora sí, pensar a fondo una reestructuración de la economía en base al programa de la Conceptualización del Modelo cubano y la Actualización de los Lineamientos (2017) y a las exigencias y alternativas del presente. Para hacerlo, uno de los campos a considerar es el del sector privado de la economía, asegurando su funcionamiento y no su asfixia, como ha sido hasta ahora.

El foco en el sector privado como agente de cambio guarda razón. Es un camino largamente postergado y emprenderlo tiene la legitimidad que le otorga, también, la razón popular. Permitiría dinamizar sectores de la economía y a las economías domésticas. Contribuiría a palear la enorme pérdida que está teniendo el presupuesto nacional a razón de la debacle de este sector en los meses de la emergencia sanitaria. Hasta el 15 de abril, el Ministerio de Finanzas y Precios había calculado una afectación del presupuesto del Estado de alrededor de 101 millones de pesos debido a la suspensión de licencias de TCP y a la reducción de las cuotas mensuales de impuestos. De esa fecha al presente se han duplicado las licencias suspendidas. La afectación, entonces, es mayor.

El redimensionamiento del lugar del sector privado en el campo económico tendrá que ser un paso imprescindible. Quien lea en ese programa una restauración capitalista será por ignorancia o por interés. El modelo económico y social cubano está lejos de poder leerse en términos de austeridad neoliberal. Si algún peligro hay para ello viene de otros lugares; como ha dicho el profesor Oscar Fernández: «del poderío inconmensurable que han venido adquiriendo algunas empresas, grupos y supra grupos” que nada tienen que ver con el sector privado y que lo hacen sin ningún “escrutinio público”. 

Pero en el concierto del debate hay un tema ausente: los derechos laborales.
Derechos laborales y sector privado

Si un sector está desprotegido en términos de derechos laborales en esta crisis es el de quienes trabajan en el sector privado y, sobre todo, en la categoría de “trabajadores contratados” que por otro lado, están en mejores condiciones en relación con las muchísimas personas que trabajan de modo informal, sin contratos.

En esta crisis, el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social ha implementado un repertorio de medidas protectoras para quienes integran el sector estatal. Para el sector privado la situación cambia drásticamente. La posibilidad de suspender las licencias ha sido el camino habilitado. Sin embargo, con ello se interrumpe el pago de impuestos pero no se aseguran ingresos.

Según el programa del mencionado ministerio, si un negocio con personas contratadas continúa funcionando, los empleadores deben remunerar a los contratados en función del tiempo de trabajo efectivamente realizado y ese monto no puede ser inferior al salario mínimo del país. Si el negocio no funciona más, no hay protección adicional. El único camino es acogerse a la asistencia social que, como vimos antes, no parece ser un camino factible para la mayoría potencialmente necesitada. Trabajadores y trabajadoras autónomas (verdaderos cuentapropistas) tampoco tienen protección.

Un informe realizado por la agencia consultora AUGE sistematizó la información de veinte entrevistas a empleadores del sector privado de La Habana que tienen negocios en actividades de alto rendimiento dentro del sector privado. La fuente informa que implementaron medidas de protección a trabajadores contratados: 1) reordenar el contenido de trabajo de cada puesto de manera tal que no sea preciso despedir a los contratados que se han quedado sin funciones que cumplimentar dentro del negocio, 2) mantener el negocio operando aunque el nivel de ingresos y utilidades sea bajo, porque ello permite al menos continuar pagándoles a los trabajadores contratados, 3) pago de una compensación a los trabajadores interruptos, que podrían cubrir por máximo dos meses, 4) venta a los trabajadores contratados de alimentos a precio de costo o la donación de los mismos para ayudar a cubrir necesidades básicas.

Esas respuestas, mínimas, es probable que no puedan implementarse por quienes se desempeñan en actividades menos prósperas o más afectadas por esta crisis. Pero, más importante que eso, es que nada les obliga a hacerlo. Quienes lo hacen, es por conciencia. Pero los y las trabajadoras no deberían aspirar a “buenos patrones”. Deberían tener derechos, independientes de la buena o la mala voluntad de quienes les empleen.

La situación de mayor desamparo para este sector no está determinada por la crisis de la Covid-19 sino por deformidades previas. El Reglamento del Código Laboral vigente –que abarca a ambos sectores– no ha equiparado los derechos y obligaciones asociadas al empleo en el sector estatal y no estatal. Los primeros cuentan con “derechos laborales y prestaciones sociales amplias; los segundos, con normas mínimas”.

En el sector privado los contratos son determinados (y no indeterminados, como la mayoría en el sector estatal) y eso permite a los empleadores cierta flexibilidad en el manejo de los “recursos humanos” y tiene consecuencias diversas. El contrato puede terminarse unipersonalmente por parte del empleador antes de terminar el plazo legal establecido y con una anticipación solo de quince días. No se especifica cómo se acumulan los días de vacaciones ni cómo se efectúa el pago de los mismos. El derecho a vacaciones queda a libre negociación y, como la negociación es desigual, termina afectando derechos o dependiendo de la buena voluntad de quien tenga más poder. Además, en el sector privado las personas contratadas no tienen derecho a pagos de seguridad social en caso de enfermedad cuya duración sea inferior a seis meses.1

Los conflictos que se pueden presentar entre quienes tienen contrato y quienes tienen la propiedad del negocio se dirimen, en la práctica, de forma personal2 y su resultado depende más de las condiciones patrimoniales previas del empleado (el grado de dependencia vital que tenga del empleador) y de sus competencias individuales, que de una norma que asegure derechos.

Esa situación no puede leerse sin considerar las incontables trabas para la gestión y sobrevivencia que han tenido y tienen las pequeñas y medianas empresas existentes en el país y que, sin embargo, no tienen personalidad jurídica. Las altas cargas impositivas, la imposibilidad de importaciones directas y de gestionar fuentes de finamiento externas e internas, la inexistencia de mercados mayoristas y la lista estrecha de actividades que es posible realizar, han persistido en impedir toda posibilidad de dinamismo. Al mismo tiempo, el Estado que debe velar por el cumplimiento de derechos laborales, no puede exigir a actores que no tienen personalidad jurídica, garantizar derechos a quienes contratan. La fórmula ha sido sórdida. Aunque autorizado por el Estado, el sector privado ha padecido de hiper burocratización y asfixia, lo cual impide su desarrollo. A la vez, como contracara, el empleo permanece con amplios márgenes de desregulación y flacos derechos laborales. Los mayores ingresos que puedan recibir quienes están empleados en ese sector en comparación con el sector estatal, tienen un costo: reducir notablemente sus derechos y ser, en efecto, subordinados al empleador. Los resultados de esa fórmula son nefastos.

En un necesario y deseado escenario de mayor apertura del sector privado, es imprescindible regular los derechos laborales de formas más eficientes y justas. Y hacerlo al mismo tiempo –no después– que la desburocratización de las posibilidades de vida y aire al sector. 
Derechos laborales, mujeres y sector privado

Las mujeres entran, permanecen y salen de los mercados laborales, en peores condiciones que los hombres. Cuando los mercados laborales se transforman, ellas afrontan mayores dificultades para integrarse a los cambios.

En Cuba, las mujeres continúan teniendo menor presencia que los hombres en la Población Económicamente Activa (PEA). En 2019, sólo el 49.48 por ciento de las mujeres cubanas en edad laboral era parte de la PEA, frente al 76.87 por ciento de los hombres. La brecha es notable y comparable con la del resto de países de la región, que ronda el 30 por ciento.

El ingreso de las mujeres al trabajo asalariado tuvo un ascenso rápido durante la segunda mitad del siglo XX. Un proceso similar hubo en América Latina. Pero tuvo un tope, alrededor de 1990, que se ha mantenido hasta hoy.

En los sectores no estatales de la economía (que incluyen al privado, cooperativo y de inversión extranjera) las mujeres somos el 17.99 por ciento. El número, contundente, muestra que podríamos estar teniendo más dificultades para insertarnos en ese campo.

Específicamente en el TCP representamos el 34 por ciento. No hay datos claros, pero parece ser que nos integramos a ese sector más como contratadas que como titulares de los negocios, donde predominan los hombres. 

La menor participación de las mujeres en el sector privado podría estar relacionada, entre otros factores, con la norma social según la cual somos las principales responsables del trabajo de cuidados en los hogares. Y en un mercado laboral con derechos laborales endebles, es muy difícil compatibilizar uno y otro rol.

Pensemos, por ejemplo, en la licencia de maternidad, que es una de las políticas de protección laboral insignes del sistema de seguridad social cubano. La nueva Constitución de la República (2019) eliminó la mención a la licencia de maternidad como un derecho, pero el Código de Trabajo vigente continúa refrendándolo. Además, el Decreto Ley 222 de 2017 asentó el interés estatal por estimular la maternidad para las trabajadoras del sector privado, asegurando descuentos en los impuestos fiscales de acuerdo con el número de hijos y/o hijas. Sin embargo, la realidad es otra.

En el TCP se presentan obstáculos persistentes (normativos, en el Régimen Especial de Seguridad Social que regula ese sector y también en sus dinámicas reales) para la garantía de los derechos de la mujer trabajadora a la maternidad. Aunque ellas tienen derecho a prestación económica durante dieciocho semanas (compartidas en el tiempo pre y postnatal), no tienen la garantía de poder reincorporarse a su plaza de trabajo ni a recibir remuneración hasta que el hijo o la hija cumpla 1 año de vida, entre otras limitaciones.

A la vez, el hecho de que para los contratos determinados que caracterizan al sector privado no sea claro el régimen de acumulación de vacaciones plantea complejidades para las trabajadoras mujeres. Siendo nosotras las que realizamos el trabajo de cuidados de menores, personas enfermas o dependientes en los hogares, ausentarse al trabajo en situación de necesidad es más difícil si no hay procedimientos y claridad sobre las vacaciones acumuladas.

Algo similar sucede en relación al número de horas de trabajo, que no es inusual que en el sector privado superen el máximo establecido en la ley. Para quienes tengan menores en horario escolar a cargo, por ejemplo, será un parámetro de difícil cumplimiento, además de que contraviene los derechos del trabajo en general.

El mercado laboral en el sector privado está diseñado con la horma de quien tiene escasas responsabilidades de cuidado. Y esas personas no son mujeres.

Mención aparte merece el patrón de discriminación “racial” y de género sobre el que se ha llamado la atención en repetidas ocasiones. Y esto aplica tanto para las mujeres en general como para las mujeres y personas racializadas. Roles diferenciados para unas y otras dentro de los servicios y la exclusión de personas a bares o centros de recreación debido a su color de la piel o presumible ingreso económico, han trascendido.
Desafíos sincrónicos

Los derechos laborales en el sector privado necesitan resolverse con urgencia, más en este momento, más para enfrentar la nueva crisis, la nueva normalidad, sin arrastrar viejos problemas. También la asfixia a la que es sometido el sector y su desconocimiento como actores legítimos de la economía cubana.

Son necesarias acciones estatales que normen y aseguren el cumplimiento de derechos laborales, limiten las prácticas discriminatorias y aumenten la posibilidad de que las mujeres participen de todos los mercados de trabajo, en favor de su autonomía económica.

Acciones y políticas de acción afirmativa podrían contribuir: créditos priorizados para mujeres emprendedoras que compensen su desventaja en la propiedad de activos o capital inicial para emprendimientos económicos, mayor redistribución de los cuidados (que estimulen, por ejemplo, el uso de la licencia de paternidad existente o que obligue a los negocios con más de un número determinado de empleados a asegurar guarderías) y aseguramiento de derechos laborales, por ejemplo.

La urgencia de garantía de derechos y de políticas que afronten las desigualdades existentes, son más legítimas que el control burocrático y fragmentado al que se someten los emprendimientos privados hasta el presente.

Para hacer frente a la crisis, necesitamos ambas cosas: confianza en quienes emprenden pequeñas y medianas empresas y regulación justa y eficiente de derechos laborales. Los dos pasos a la vez.

***

1 Ver: Izquierdo, Osnaide, y Jenny Morín. “El modelo económico y social de desarrollo socialista y los actores laborales no estatales: La participación laboral y el sistema político en el contexto de la actualización del sistema económico y social cubano.” En Trabajo decente y sociedad: Cuba bajo la óptica de los estudios sociolaborales, compilado por Osnaide Izquierdo Quin- tana y Hans-Jürgen Burchardt, 133–164. La Habana: Editorial UH, 2017.

2 En concordancia con el artículo 180, existe una vía legal para asegurar derechos de los TCP: los tribunales municipales. Sin embargo, en el reglamento de ese sector no está claros los pasos para emprender esos reclamos. Para el empleado estatal, el modo de proceder para una queja laboral está detalladamente normado (art. 165–179 del Código Laboral y art. 187–217 del Reglamento).



INFORME SOBRE LA LABOR DEL GOBIERNO (Presentado el 22 de mayo de 2020 ante la III Sesión de la XIII Asamblea Popular Nacional)

Li Keqiang, Primer Ministro del Consejo de Estado

In Documentación, Secciones by Xulio Ríos2020-05-22

Estimados diputados:

En nombre del Consejo de Estado, me dispongo a presentar el Informe sobre la Labor del Gobierno ante esta Sesión de la Asamblea, para que ustedes lo examinen y deliberen sobre él, y los honorables miembros del Comité Nacional de la Conferencia Consultiva Política del Pueblo Chino formulen sus observaciones.

La epidemia de covid-19 ha sido una emergencia de salud pública. Desde la fundación de la Nueva China, ninguna otra enfermedad se había propagado más rápido, extendido más ampliamente ni causado mayores dificultades a la prevención y el control. Pero bajo la firme dirección del Comité Central del Partido, nucleado en torno al camarada Xi Jinping, y mediante los esfuerzos sumamente arduos y los sacrificios realizados en todos los niveles y por las amplias masas populares, hemos obtenido significativos logros estratégicos en la prevención y el control de dicha enfermedad. A día de hoy, aún no se ha puesto fin a la epidemia, por lo que las tareas del desarrollo resultan excepcionalmente arduas. Como parte de nuestro empeño por cumplir los objetivos y tareas del desarrollo económico y social de este año, debemos esforzarnos por reducir al mínimo las pérdidas sufridas.

—MIRADA RETROSPECTIVA A LA LABOR DEL 2019 Y A LA REALIZADA EN LO QUE VA DE AÑO

El año pasado, el desarrollo de nuestro país se enfrentó con numerosos retos y dificultades. El crecimiento de la economía mundial se ralentizó, las fricciones económicas y comerciales internacionales se agravaron, y se percibió una mayor presión del descenso del crecimiento de la economía nacional. Nucleado en torno al camarada Xi Jinping, el Comité Central del Partido unió y condujo al pueblo de las diversas etnias de todo el país en el acometimiento de lo más duro y en la superación de las adversidades, lo que nos permitió cumplir los principales objetivos y tareas fijados para todo el año, y sentar una base decisiva para la culminación de la construcción integral de una sociedad modestamente acomodada.

I. El funcionamiento de la economía se mantuvo en general estable. El PIB aumentó un 6,1 % y llegó a 99,1 billones de yuanes. Se crearon 13,52 millones de puestos de trabajo en ciudades y poblados, y la tasa de desempleo urbano calculada mediante encuestas fue inferior al 5,3 %. El índice de precios al consumidor (IPC) se elevó un 2,9 %. La balanza de pagos se mantuvo básicamente equilibrada.

II.La estructura económica y la distribución regional se optimizaron de continuo. El volumen global de la venta de bienes de consumo al por menor sobrepasó los 40 billones de yuanes y el consumo desempeñó sin cesar su función de principal fuerza de tracción. La industria manufacturera avanzada y los servicios modernos crecieron con relativa rapidez. La producción de cereales se mantuvo por encima de los 650 millones de toneladas. La tasa de urbanización calculada según la población permanente sobrepasó por primera vez el 60 % y se aplicaron en profundidad importantes estrategias regionales.

III.Se potenciaron sin cesar las nuevas energías motrices del desarrollo. Se obtuvieron importantes logros en la innovación científica y tecnológica. Las industrias emergentes se robustecieron constantemente y las tradicionales aceleraron su actualización. Las masas desplegaron en profundidad actividades emprendedoras e innovadoras, y el número de empresas experimentó un aumento neto medio diario superior a las 10.000.

IV.Se dieron importantes pasos en la reforma y la apertura. Se profundizó incesantemente la reforma estructural por el lado de la oferta y la reforma protagonizó nuevos avances rompedores en importantes áreas. La reducción tributaria y tarifaria, prevista al principio en unos 2 billones de yuanes, rondó los 2,36 billones, siendo los sectores más beneficiados la industria manufacturera, así como las pequeñas empresas y las microempresas. Se cumplió la tarea de reformar los organismos gubernamentales. Se impulsó el avance en profundidad de la reforma orientada a simplificar la administración y descentralizar los poderes, a combinar la descentralización con el control y a optimizar los servicios. Se estableció el Mercado de Innovación Científica. Se consiguieron nuevos resultados en la construcción conjunta de la Franja y la Ruta. Se promulgaron disposiciones sobre la aplicación de la Ley de Inversiones Extranjeras y se emprendió el establecimiento de nuevas áreas para la Zona Experimental de Libre Comercio de Shanghai. El comercio exterior y los fondos foráneos se mantuvieron estables.

V.Se lograron avances claves en las tres batallas de asalto de plazas fuertes. La población rural necesitada se redujo en 11,09 millones y el índice de recuento de la pobreza bajó hasta el 0,6 %, descensos que contribuyeron a la consecución de éxitos decisivos en el acometimiento de lo más duro en la liberación de la pobreza. Se impulsaron sin cesar la prevención y el tratamiento de la contaminación, con lo cual las emisiones de los principales contaminantes disminuyeron constantemente y, en términos generales, el entorno ecológico mejoró. El funcionamiento de las finanzas se mantuvo en general sin altibajos.

VI.Las condiciones de vida del pueblo mejoraron en mayor medida. Los ingresos disponibles per cápita sobrepasaron los 30.000 yuanes. Se elevó el nivel de garantización del seguro de vejez básico, del seguro de asistencia médica, del nivel de vida mínimo, etc. Se impulsaron a fondo la construcción de viviendas de protección social en ciudades y poblados, y la rehabilitación de viviendas precarias de las zonas rurales. El número de alumnos de la educación obligatoria que percibieron subsidios de manutención creció cerca de un 40 % y los centros superiores de formación profesional aumentaron su admisión de alumnos en un millón.

Celebramos solemnemente el 70.º aniversario de la fundación de la República Popular China, celebración que infundió un gran entusiasmo patriótico en el pueblo de las diversas etnias del país y aglutinó una impetuosa fuerza volcada en la conquista de la gran victoria del socialismo con peculiaridades chinas de la nueva era.

Fortalecimos la construcción del estilo del Partido y de la gobernación honrada, desplegamos con solidez la educación temática de “conservar siempre las aspiraciones fundacionales del Partido y tener bien presente nuestra misión”, pusimos rigurosamente en práctica el espíritu de los ocho reglamentos adoptados por el Comité Central del Partido, perseveramos en la rectificación y corrección de los “cuatro hábitos malsanos” [el formalismo, el burocratismo, el hedonismo y la proclividad al derroche y a la suntuosidad], liberamos a las entidades de base de ataduras y aliviamos su carga.

Cosechamos abundantes frutos en la diplomacia de gran país con peculiaridades chinas. Celebramos exitosamente como anfitriones el II Foro de la Franja y la Ruta sobre Cooperación Internacional y otros importantes eventos diplomáticos. En nuestras numerosas visitas a otros países, el presidente Xi Jinping y otros dirigentes partidarios y estatales asistimos a importantes actos, entre los que destacaron la Cumbre del G20, el Encuentro de los Líderes del BRICS, la Cumbre de la Conferencia sobre Interacción y Medidas para Construir la Confianza en Asia, la Cumbre de la Organización de Cooperación de Shanghai, varias reuniones de dirigentes sobre la cooperación en Asia Oriental, el Encuentro de los Líderes de China y Europa y el Encuentro de los Líderes de China, Japón y la República de Corea. Participamos activamente en la construcción y reforma del sistema de la gobernanza global, e impulsamos la estructuración de una comunidad de destino de la humanidad. La diplomacia económica y los intercambios culturales con otros países depararon valiosos resultados. China hizo importantes contribuciones a la promoción de la paz y el desarrollo mundiales.

¡Estimados diputados!

Al detectarse la covid-19, el Comité Central del Partido asumió los trabajos de su prevención y control como un asunto de primordial importancia, y el secretario general, Xi Jinping, los dirigió y dispuso personalmente, situando siempre en primer lugar la seguridad de la vida del pueblo y su salud. Bajo la dirección del Comité Central del Partido, el Grupo Dirigente Central de la Respuesta Antiepidemia procedió de inmediato a realizar estudios y tomar disposiciones, el Grupo Central de Orientación fortaleció las correspondientes orientaciones e inspecciones, el mecanismo de prevención y control conjuntos del Consejo de Estado llevó a cabo la coordinación con una visión global, los diversos territorios y departamentos cumplieron sus atribuciones y responsabilidades, y los diferentes sectores sociales ofrecieron todo su apoyo, con lo cual libramos una guerra popular, una guerra general, una guerra de contención para prevenir y controlar la covid-19. Un numeroso personal médico y sanitario luchó heroicamente; los mandos y combatientes del Ejército Popular de Liberación llevaron con coraje pesadas cargas; científicos y técnicos coordinaron sus esfuerzos por resolver problemas claves; trabajadores comunitarios, mandos y agentes de la seguridad pública, cuadros de los niveles de base, trabajadores de los medios de comunicación y voluntarios se mantuvieron firmemente en sus puestos de trabajo; el personal de envíos rápidos, higiene medioambiental y producción y transporte de materiales contra la epidemia no escatimó esfuerzos en su trabajo; cientos de millones de trabajadores ordinarios hicieron sus contribuciones anónimamente; el pueblo de la provincia de Hubei, en particular el de la ciudad de Wuhan, actuó con persistencia y firmeza; y los diversos círculos sociales, así como los compatriotas de las regiones administrativas especiales de Hong Kong y Macao, los de Taiwan y los que residen en el extranjero contribuyeron a la lucha con dinero o materiales. Afrontando la tempestad en un mismo barco y ayudándonos y protegiéndonos mutuamente, los hijos de la nación china construimos una imponente gran muralla en la lucha antiepidemia.

En la prevención y el control, realizamos los diversos trabajos de manera firme, sólida y minuciosa, de acuerdo con la exigencia general de fortalecer la confianza, de superar las dificultades mediante la unión de los esfuerzos, de llevar a cabo una prevención y un tratamiento científicos, y de adoptar políticas precisas. Tomamos sin tardanza medidas de respuesta a emergencias, gestionamos la covid-19 como enfermedad contagiosa de categoría A y los diversos territorios emprendieron la respuesta de nivel 1 ante emergencias de salud pública graves. Ganamos arrojadamente la batalla en defensa de Wuhan y Hubei, consiguiendo resultados decisivos, para lo cual aplicamos resueltamente estrictas medidas de control, apoyamos a esta provincia y a su capital con la fuerza de todo el país, enviamos con celeridad en su ayuda a más de 40.000 trabajadores médicos y sanitarios, aumentamos rápidamente el número de camas hospitalarias, priorizamos la garantización del suministro de material médico-sanitario, optimizamos de continuo los planes de diagnóstico y tratamiento, persistimos en combinar la medicina tradicional china con la occidental, dedicamos toda nuestra energía a auxiliar y tratar a los pacientes, maximizamos la tasa de curación y minimizamos la letalidad. Prolongamos las vacaciones de la Fiesta de la Primavera en todo el país, pospusimos la reanudación del curso académico, iniciamos de manera flexible la vuelta al trabajo, aplicamos el escalonamiento de los movimientos, persistimos tanto en la prevención y el control fundados en las masas como en la detección, notificación, aislamiento y tratamiento tempranos, y controlamos resueltamente los focos de infección, con todo lo cual logramos frenar efectivamente la extensión de la covid-19. Intensificamos la investigación y desarrollo de medicamentos, vacunas y reactivos para la detección. Aumentamos velozmente la producción de material médico-sanitario, logrando en poco tiempo incrementarla considerablemente, llevamos a buen término la garantización del abastecimiento de artículos de primera necesidad y la estabilización de sus precios, y aseguramos tanto la fluidez de las líneas de comunicación troncales como el suministro de carbón, electricidad, petróleo y gas natural. Adaptándonos al cambio de situación provocado por la covid-19, impulsamos oportunamente la prevención y el control regulares. En vista de la propagación de esta enfermedad en el exterior, establecimos sin tardanza un sistema para prevenir la importación de casos y potenciamos la solicitud y el cuidado dispensados a nuestros ciudadanos en el exterior. Desplegamos activamente una cooperación internacional, dimos a conocer pronto y con una actitud abierta, transparente y responsable nuestra información sobre la covid-19, y tomamos la iniciativa de compartir tecnologías y prácticas para la prevención de esta enfermedad, a fin de ayudarnos unos a otros en nuestra lucha conjunta contra ella.

Para un país en vías de desarrollo que, como el nuestro, cuenta con una población de 1.400 millones de habitantes, el poder controlar con eficacia en un tiempo relativamente corto esta epidemia y garantizar las condiciones de vida básicas del pueblo constituyó una tarea extremadamente ardua, cuyo cumplimiento nos exigió no solo trabajar duro, sino pagar un elevado precio: en el primer trimestre del año en curso, la economía registró un crecimiento negativo y el orden de la producción y la vida se vio alterado. Pagar tan alto precio fue algo que debíamos y valía la pena asumir, ya que las vidas humanas siempre deben prevalecer sobre todo lo demás. Propulsamos coordinadamente la prevención y el control epidemiológicos y el desarrollo económico y social, impulsamos sin pérdida de tiempo la reanudación del trabajo y la producción, y pusimos en práctica 90 políticas y medidas repartidas en ocho aspectos, encaminadas a la concesión de ayudas a las empresas para estabilizar los puestos de trabajo; a la exención total o parcial de algunos impuestos y tarifas; a la supresión de todos los peajes de carretera; a la rebaja de los costes del consumo energético; y al otorgamiento de créditos subsidiados. Conforme al procedimiento establecido, asignamos con antelación los bonos especiales de los gobiernos territoriales. Nos ocupamos de la arada primaveral sin perder la temporada. Promovimos incansablemente el acometimiento de lo más duro en la liberación de la pobreza. Además, concedimos subsidios al personal del frente antiepidemia y a la gente necesitada, y duplicamos el importe normativo de los subsidios temporales a los precios. Todas estas políticas han beneficiado a cientos de millones de habitantes y han promovido inmediata y eficazmente la garantización del abastecimiento y la estabilización de los precios, así como la reanudación del trabajo y la producción, mostrando la economía de nuestro país una gran resiliencia y un enorme potencial.

¡Estimados diputados!

Los éxitos logrados desde el año pasado en el desarrollo económico y social, y los conseguidos este año en la prevención y el control de la covid-19 han sido resultado de la firme dirección del Comité Central del Partido, nucleado en torno al camarada Xi Jinping, de la guía científica del pensamiento de Xi Jinping sobre el socialismo con peculiaridades chinas de la nueva era y de la lucha unida de todo el Partido, todo el Ejército y el pueblo de todas las etnias del país. En nombre del Consejo de Estado, quisiera expresar aquí mi sincero agradecimiento al pueblo de todas nuestras etnias, a los partidos democráticos, a las organizaciones populares y a las personalidades de los diversos círculos; a los compatriotas de las regiones administrativas especiales de Hong Kong y Macao, a los de Taiwan y a los que residen en el extranjero; y a los gobiernos de los diversos países, las organizaciones internacionales y los amigos de todas las naciones que se interesan por la modernización de China y su lucha contra la covid-19, y les brindan su apoyo.

Al mismo tiempo que reafirmamos los éxitos, debemos ser muy conscientes de las dificultades y problemas con que nos enfrentamos: grave recesión de la economía mundial, obstrucción de la circulación de las cadenas sectoriales y de suministro, contracción de las inversiones y el comercio internacionales, y agitación del mercado de productos básicos, todo lo cual es consecuencia del impacto global de la covid-19; en el plano nacional, descenso del consumo, las inversiones y las exportaciones, aumento notable de la presión sobre el empleo, puesta de relieve de las dificultades de las empresas, sobre todo las pymes y las microempresas, cierta acumulación de riesgos en las finanzas y los demás ámbitos, y mayor disparidad entre los ingresos y egresos de las haciendas de los niveles de base; existencia de insuficiencias en el trabajo gubernamental, con casos bastante destacados de formalismo y burocratismo, incumplimiento del deber o incapacidad de cumplirlo por parte de un reducido número de cuadros; frecuentes casos de corrupción en algunos ámbitos; y, en la prevención y el control de la covid-19, revelación de no pocos eslabones débiles en la gestión de las emergencias sanitarias, así como planteamiento, por parte de las masas populares, de algunas opiniones y sugerencias que debemos tomar en serio. Tenemos que esforzarnos por mejorar nuestra labor, cumplir eficientemente nuestras atribuciones y trabajar con todas nuestras fuerzas para no defraudar las esperanzas del pueblo.

—PRINCIPALES OBJETIVOS DE DESARROLLO PARA ESTE AÑO Y DISPOSICIÓN GENERAL DEL TRABAJO PARA LA PRÓXIMA ETAPA

Para llevar a buen término la labor del Gobierno, todos nosotros, bajo la firme dirección del Comité Central del Partido, nucleado en torno al camarada Xi Jinping, y guiados por el pensamiento de Xi Jinping sobre el socialismo con peculiaridades chinas de la nueva era, debemos implementar en todos los aspectos el espíritu del XIX Congreso Nacional del Partido y de la II, la III y la IV Sesión Plenaria de su XIX Comité Central, aplicar con firmeza la teoría, la línea y la estrategia fundamentales del Partido, acrecentar las “cuatro conciencias” [sobre la política, los intereses generales, el núcleo dirigente y el alineamiento], afianzarnos en las “cuatro convicciones” [en el camino, la teoría, el sistema y la cultura] y cumplir con las “dos salvaguardias” [la firme salvaguardia de la posición del secretario general Xi Jinping como núcleo tanto del Comité Central del Partido como de toda su militancia y la firme salvaguardia de la autoridad y la dirección centralizada y unificada de dicho comité]; centrándonos estrechamente en los objetivos y tareas planteados para la culminación de la construcción integral de una sociedad modestamente acomodada, debemos impulsar coordinadamente los trabajos de prevención y control epidemiológicos, y los del desarrollo económico y social, y, bajo la premisa de la reguralización de la prevención y el control, debemos mantener la tónica general del trabajo de luchar por el progreso sobre la base de la estabilidad y persistir en la nueva concepción del desarrollo, y en considerar como línea troncal la reforma estructural por el lado de la oferta y como fuerza motriz, la reforma y la apertura, con el fin de impulsar un desarrollo de alta calidad; y debemos librar decidida y adecuadamente las tres batallas de asalto de plazas fuertes, intensificar los trabajos relativos a las “seis estabilizaciones” [del empleo, las finanzas, el comercio exterior, los fondos foráneos, las inversiones y las expectativas], cumplir las “seis garantizaciones” [del empleo, las condiciones de vida básicas del pueblo, los agentes del mercado, la seguridad alimentaria y energética, la estabilidad de las cadenas sectoriales y de suministro, y el funcionamiento de los niveles de base], aplicar firmemente la estrategia de aumento de la demanda interna, defender la situación general del desarrollo económico y la estabilidad social, y garantizar el cumplimiento de los objetivos y tareas planteados para librar la batalla decisiva y conquistar el triunfo definitivo en el asalto de plazas fuertes en la liberación de la pobreza, con el fin de culminar la construcción integral de una sociedad modestamente acomodada.

El desarrollo de nuestro país tiene y tendrá ante sí durante cierto tiempo unos desafíos sin precedentes, pero contamos con singulares ventajas políticas e institucionales, una sólida base económica, un mercado con un potencial enorme y la laboriosidad y sabiduría de los cientos de millones de integrantes del pueblo chino. Siempre que encaremos directamente los retos, fortalezcamos nuestra confianza en el desarrollo, reforcemos su fuerza motriz, y defendamos y aprovechemos bien el importante periodo coyuntural estratégico de nuestro desarrollo, no cabe duda de que podremos superar las actuales dificultades y de que el desarrollo de China rebosará de esperanza.

Tras haber estudiado y juzgado la situación en general, reajustamos adecuadamente las metas planeadas antes de que se declarara la covid-19. Este año, tenemos que priorizar la estabilización del empleo y la garantización de las condiciones de vida del pueblo, así como ganar decididamente la batalla de asalto de plazas fuertes en la liberación de la pobreza, empeñándonos por cumplir los objetivos y las tareas planteados para culminar la construcción integral de una sociedad modestamente acomodada. Tenemos que crear más de 9 millones de puestos de trabajo en ciudades y poblados, y conseguir que la tasa de desempleo urbano calculada mediante encuestas sea de alrededor del 6 % y la del desempleo urbano registrado ronde el 5,5 %; mantener el aumento del IPC en torno al 3,5 %; promover la estabilización de las importaciones y exportaciones, y la mejora de su calidad, así como equilibrar básicamente la balanza de pagos; sincronizar en lo fundamental el aumento de los ingresos de la población con el crecimiento económico; sacar de la pobreza a toda la población rural necesitada y quitarles el sambenito de “distrito pobre” a todos los así considerados, ateniéndonos para ello a los criterios vigentes; prevenir y controlar con eficacia los graves riesgos financieros; y reducir sin cesar tanto el consumo de energía por unidad del PIB como las emisiones de los principales contaminantes, esforzándonos por cumplir los objetivos y tareas establecidos en el XIII Plan Quinquenal.

Cabe señalar que el principal motivo por el que no hemos planteado una meta concreta para el ritmo del crecimiento económico de este año es que el desarrollo de nuestro país puede verse afectado por factores difícilmente previsibles derivados de la gran incertidumbre sobre la situación mundial de la covid-19, de la economía y del comercio. Este modo de proceder contribuye a orientar a las diversas partes para que concentren sus energías en realizar como es debido las “seis estabilizaciones” y las “seis garantizaciones”. Estas constituyen el punto de apoyo para llevar a cabo los trabajos de este año relativos a aquellas. Siempre que cumplamos las exigencias mínimas de las “seis garantizaciones”, podremos estabilizar la base de la economía; y siempre que impulsemos la estabilidad mediante la garantización y persigamos el progreso basándonos en la estabilidad, podremos consolidar los cimientos para la culminación de la construcción integral de una sociedad modestamente acomodada. Hemos de tener en cuenta que tanto la garantización del empleo y las condiciones de vida del pueblo, y la consecución del objetivo de la liberación de la pobreza como la prevención y neutralización de riesgos necesitan el apoyo del crecimiento económico, por lo que la estabilización del funcionamiento de la economía reviste suma importancia para la situación en su conjunto. Debemos recurrir a la reforma y la apertura como medios para estabilizar el empleo, garantizar las condiciones de vida del pueblo, promover el consumo, propulsar el mercado y estabilizar el crecimiento, con el fin de abrir un nuevo camino para afrontar las embestidas eficazmente y crear círculos virtuosos.

La política fiscal activa ha de ser más dinámica y dar mayores resultados. Tenemos previsto aumentar la magnitud del déficit fiscal de este año en 1 billón de yuanes, situar la tasa del déficit por encima del 3,6 % y, al mismo tiempo, emitir bonos públicos especiales antiepidemia por un valor total de 1 billón de yuanes. Estas medidas son medidas especiales para un periodo también especial. Destinaremos a las haciendas territoriales la totalidad de esos 2 billones de yuanes; estableceremos un mecanismo para los pagos de transferencia especiales por el que los fondos se asignarán directamente a los municipios, distritos y niveles de base, y beneficiarán directamente a las empresas y al pueblo, siendo su principal destino la garantización del empleo, de las condiciones de vida básicas del pueblo y de los agentes del mercado, lo que incluye el apoyo a la reducción tributaria y tarifaria, a la rebaja del alquiler de bienes inmuebles y los tipos de interés crediticio, a la ampliación del consumo y las inversiones, etc.; reforzaremos el carácter de la hacienda pública; y no permitiremos en absoluto que se retengan fondos especiales para otros fines. Debemos optimizar enérgicamente la estructura del gasto fiscal, asegurarnos de que el correspondiente a las condiciones de vida básicas del pueblo siempre aumenta y nunca disminuye, garantizar efectivamente el gasto destinado a los terrenos prioritarios, disminuir decididamente el ordinario, prohibir estrictamente la construcción de nuevos edificios de oficinas, salones de actos, hoteles y residencias de huéspedes de carácter gubernamental, y prohibir terminantemente la ostentación y el despilfarro. Los gobiernos de los diversos niveles deben llevar una vida realmente austera, siendo el Gobierno central el que ha de tomar la delantera, y se planea un aumento negativo de los gastos propios de la hacienda central, con lo cual los no muy urgentes y los flexibles se reducirán en más de un 50 %. Recuperaremos todo tipo de fondos de saldo positivo, fondos sedimentados y fondos transferidos de ejercicios anteriores que deban ser recuperados, y los reprogramaremos. Hemos de dedicar grandes esfuerzos a elevar la calidad y aumentar la eficacia, debiendo para ello calcular meticulosamente cada rubro de gastos, a fin de asegurarnos de que cada centavo se gaste donde más conviene y más se necesita, y de que los agentes del mercado y las masas populares se sientan realmente beneficiados.

La política monetaria prudente ha de ser más flexible y adecuada. Recurriremos integralmente a medios como la rebaja del coeficiente de caja y de los tipos de interés, y la concesión de représtamos para que este año el ritmo de crecimiento tanto de la provisión de dinero en sentido amplio (M2) como de la financiación total para la economía real sea visiblemente superior al del año pasado. Mantendremos el tipo de cambio del yuan básicamente estable en un nivel razonable y equilibrado. Innovaremos los instrumentos de la política monetaria que llegan directamente a la economía real para promover de verdad la fácil obtención de créditos por parte de las empresas y la rebaja continua de los tipos de interés.

La política de priorizar el empleo ha de reforzarse en todos los ámbitos. Las políticas fiscal, monetaria e inversora deben aglutinar los recursos financieros para apoyar la estabilización del empleo. Hay que esforzarse por estabilizar el empleo ya existente, crear activamente nuevos puestos de trabajo y promover la recolocación de los desempleados. Los diversos territorios deben revisar y suprimir las restricciones irrazonables al empleo, establecer toda medida fomentadora de empleo que deba establecerse y utilizar todo medio para incrementar los puestos de trabajo que deba utilizarse.

Dado que la liberación de la pobreza es una dura tarea insoslayable para culminar la construcción integral de una sociedad modestamente acomodada, hemos de persistir en los estándares de liberación de la pobreza vigentes, intensificar la puesta en práctica de las medidas de ayuda contra esta situación, garantizar que toda la población pobre restante salga de ella y completar y poner en funcionamiento como es debido el mecanismo de monitoreo y de ayuda a quienes recaigan en la indigencia, con la finalidad de consolidar los frutos de la liberación de ella. Hemos de librar victoriosamente la batalla en defensa de los cielos azules, las aguas cristalinas y la tierra limpia, para alcanzar las metas secuenciales de la batalla de asalto de plazas fuertes en la prevención y remediación de la contaminación. Hay que fortalecer la prevención y el control de los grandes riesgos para garantizar con la mayor firmeza el cumplimiento de la exigencia mínima de evitar la aparición de riesgos sistémicos.

Transcurridos ya casi cinco meses del presente año, en la próxima fase, perseverando sin desmayo en la regularización de la prevención y el control epidemiológicos, debemos llevar a buen término sin tardanza los diversos trabajos del desarrollo económico y social. Aparte de mantener la intensidad de las políticas ya promulgadas y tener en cuenta su sostenibilidad, podemos también perfeccionarlas a la luz de la evolución de la situación. Tenemos, pues, tanto la determinación como la capacidad de cumplir los objetivos y tareas fijados para todo el año.

—INTENSIFICACIÓN DE LA APLICACIÓN DE LAS MACROPOLÍTICAS EN UN ESFUERZO POR ESTABILIZAR LAS EMPRESAS Y GARANTIZAR EL EMPLEO

Para garantizar el empleo y las condiciones de vida del pueblo, es indispensable estabilizar en más de 100 millones el número de agentes del mercado y esforzarnos al máximo por ayudar a las empresas a superar las dificultades, haciendo hincapié tanto en las pymes y las microempresas como en los industriales y comerciantes autónomos.

Aumento de la magnitud de la reducción tributaria y tarifaria. En combinación con los arreglos institucionales, reforzaremos las políticas temporales poniendo el foco en “proporcionar agua para criar peces”, a fin de contribuir a aliviar las dificultades que afrontan los agentes del mercado y facilitar su desarrollo. Este año seguiremos aplicando los sistemas de rebaja del IVA y de las primas del seguro de vejez de las empresas, con lo que la reducción tributaria y tarifaria aumentará en unos 500.000 millones de yuanes. Prolongaremos hasta el final del año la aplicación de las políticas de reducción tributaria y tarifaria promulgadas en la fase anterior, cuya vigencia terminaba en junio, incluidas la de eximir a las pymes y las microempresas del pago de las primas de los seguros de vejez, desempleo y accidentes laborales; la de eximir parcial o totalmente del IVA a los pequeños contribuyentes; la de eximir del IVA a servicios como los de transporte público, restauración y hostelería, turismo y ocio, y cultura y deporte; y la de exención parcial o total de la aportación al fondo de desarrollo de la aviación civil y de las tasas portuarias para la construcción. El pago del impuesto sobre la renta por parte de las pequeñas empresas y las microempresas, y de los industriales y comerciantes autónomos queda aplazado sin excepción hasta el año que viene. Se prevé que a lo largo del año la carga fiscal de las empresas se alivie en 2,5 billones de yuanes más. Hemos de llevar firmemente a efecto la política de reducción tributaria y tarifaria en beneficio de las empresas, con miras a asegurar su supervivencia y cimentar su futuro.

Impulso de la reducción de los costes de producción y gestión empresarial. Extenderemos hasta el final de este año la política de rebajar un 5 % las tarifas eléctricas aplicadas a la industria y el comercio. Recortaremos en una media del 15 % las tarifas de conexión a la banda ancha y a líneas especializadas. Aplicaremos exenciones parciales o totales del pago del alquiler de inmuebles de propiedad estatal, y, al mismo tiempo, implantaremos políticas de apoyo que estimulen a los demás tipos de propietarios a conceder exenciones o posponer el cobro de los alquileres. Rectificaremos decididamente los cobros antirreglamentarios a las empresas.

Reforzamiento del apoyo financiero a la estabilización empresarial. Volveremos a prorrogar, esta vez hasta el final de marzo del 2021, la política para con las pymes y las microempresas consistente en aplazar la amortización del principal y el pago de los intereses, procuraremos que la prolongación de los préstamos de carácter inclusivo abarque a toda pequeña empresa o microempresa con derecho a ella y aplicaremos prórrogas de préstamos negociadas a otras empresas con dificultades. Estimularemos a los bancos a incrementar en gran medida la concesión de créditos sin aval y primeros préstamos a las pequeñas empresas y las microempresas, y la renovación de los préstamos a dichas empresas sin amortización del principal. Ampliaremos considerablemente la cobertura de los avales gubernamentales a la financiación y rebajaremos notablemente sus tarifas. El ritmo del aumento de préstamos de carácter inclusivo concedidos por los grandes bancos comerciales a las pequeñas empresas y las microempresas debe ser superior al 40 %. Apoyaremos a las empresas en la ampliación de su financiación mediante emisiones de bonos. Intensificaremos la supervisión y el control para evitar los arbitrajes mediante “viajes circulares de fondos”. Dada la estrecha vinculación de la supervivencia y la prosperidad de las instituciones financieras con las de las empresas prestatarias, hay que incentivar a los bancos para que cedan una parte razonable de sus beneficios. Para amparar a los agentes del mercado, es imprescindible aumentar considerablemente la accesibilidad de las pymes y las microempresas a los préstamos, y, al mismo tiempo, reducir sustancialmente el coste general de la financiación.

Estabilización y ampliación multifacética del empleo. Fortaleceremos el apoyo a los sectores y grupos prioritarios en materia de empleo. Se prevé que este año el número de graduados de centros docentes superiores ascienda a 8,74 millones. De ahí que debamos promover la colocación laboral mercadizada y socializada, y que tanto los centros docentes superiores como los gobiernos territoriales bajo cuya jurisdicción se encuentran estos deban proporcionar ininterrumpidamente servicios de empleo. Hay que llevar a buen término la garantización de la colocación de los militares licenciados; aplicar la política que permite a los trabajadores emigrados del campo acceder en igualdad de condiciones a los servicios de empleo en el lugar mismo donde están buscando trabajo; y ayudar y apoyar en lo relativo al empleo a quienes tienen alguna discapacidad, a las familias en las que ningún miembro tiene empleo y a otros grupos necesitados. En nuestro país hay más de cien millones de trabajadores con una ocupación flexible, cifra que incluye a los jornaleros. Por lo tanto, este año aplicaremos a las rentas bajas una política consistente en aplazar voluntariamente el pago de las primas de los seguros sociales y eliminaremos todos los cobros administrativos e institucionales tocantes al empleo. Se financiará la capacitación para estabilizar los puestos de trabajo, se formará a más de 35 millones de personas en habilidades profesionales a lo largo de este año y el próximo, y la admisión de alumnos a centros superiores de formación profesional se incrementará en 2 millones, al objeto de que más trabajadores aumenten sus aptitudes y tengan así mayores facilidades para encontrar empleo.

—ACTIVACIÓN DEL VIGOR DE LOS AGENTES DEL MERCADO APOYADA EN LA REFORMA Y AUMENTO DE LAS NUEVAS ENERGÍAS MOTRICES DEL DESARROLLO

Cuanto mayores sean las dificultades y los desafíos, más profundizaremos la reforma para eliminar los obstáculos derivados de los regímenes y mecanismos, y activar la fuerza motriz endógena del desarrollo.

Profundización de la reforma encaminada a simplificar la administración y descentralizar los poderes, a combinar la descentralización con el control y a optimizar los servicios. En el contexto de la prevención y el control regulares de la epidemia, debemos reajustar las medidas y simplificar los trámites para promover la reanudación completa del trabajo y la producción, y la reapertura completa de los mercados y negocios. Impulsaremos la tramitación de un mayor número de servicios en una sola plataforma funcional, de modo que todo el proceso de abrir empresas pueda realizarse por internet. Flexibilizaremos las restricciones sobre el registro de los locales de las pequeñas empresas, las microempresas y los industriales y comerciantes autónomos, facilitando a todo tipo de emprendedores su inscripción y gestión, y su oportuno acceso a los beneficios de las políticas de apoyo. Respaldaremos el desarrollo coordinado de las grandes empresas y las pymes. Al tiempo que mantenemos la competencia leal mediante una supervisión y un control justos, continuaremos creando un ambiente de negocios mercadizado, sujeto al imperio de la ley e internacionalizado. Impulso de la reforma dirigida a la mercadización de la distribución de los elementos de producción. Se fomentará que los bancos pequeños y medianos suplementen sus capitales y mejoren su administración para servir mejor a las pymes y las microempresas. Se reformará el Mercado de Crecimiento Empresarial y se aplicará a título experimental el sistema de registro correspondiente. Se reforzará la función aseguradora de los seguros. Se otorgará a los gobiernos de nivel provincial mayor autonomía en materia de terrenos destinados a la construcción. Se promoverá el flujo de personal calificado, se cultivarán los mercados tecnológico y de datos, y se activará el potencial de los diversos elementos de producción.

Mejora de los resultados de la reforma de los capitales y empresas estatales. Se implementará la acción trienal de reforma de las empresas estatales. Se completará el régimen de supervisión y control de los capitales estatales, y se profundizará la reforma hacia la propiedad mixta. Se culminarán básicamente la desvinculación entre las funciones de las empresas estatales y la gestión de los servicios sociales, y la resolución de los problemas heredados del pasado. Centrándose en sus responsabilidades y actividades principales, las empresas estatales deben completar el mecanismo de gestión mercadizada y aumentar su competitividad medular.

Optimización del entorno de desarrollo de la economía no pública. Nos aseguraremos de que las empresas no públicas obtengan en pie de igualdad elementos de producción y apoyo en políticas, para lo cual revisaremos y suprimiremos las regulaciones irracionales vinculadas con su naturaleza empresarial. Se establecerán plazos para que los organismos gubernamentales abonen los pagos pendientes a las empresas no públicas y las pymes. Con el objeto de fomentar el sano desarrollo de la economía de propiedad no pública, se entablarán relaciones cordiales y limpias entre dichos organismos y las empresas no públicas.

Promoción de la actualización de la industria manufacturera y fomento del desarrollo de las industrias emergentes. Los préstamos a medio y largo plazo para la industria manufacturera aumentarán en gran medida. Se desarrollará la internet industrial y se impulsará la fabricación inteligente. En vista del relevante papel ejercido por el comercio electrónico, incluyendo las compras a través de internet, y por los servicios en línea durante la lucha contra la epidemia, seguiremos promulgando políticas de apoyo al respecto, impulsaremos la Internet+ en todos los frentes y crearemos nuevas ventajas de la economía digital.

Mejora de la capacidad sustentadora de la innovación científica y tecnológica. Brindaremos un apoyo estable a la investigación básica y a la investigación básica aplicada, y orientaremos a las empresas en el aumento de las inversiones en I+D. Aceleraremos la construcción de laboratorios estatales, reorganizaremos el sistema de laboratorios estatales prioritarios y desarrollaremos instituciones de I+D gestionadas por la sociedad. Profundizaremos la cooperación internacional en ciencia y tecnología. Reforzaremos la protección de los derechos de propiedad intelectual. Para conseguir avances rompedores en los proyectos prioritarios, los haremos públicos y dejaremos que los lideren quienes, siendo capaces de ejecutarlos, acepten este reto.

Impulso a fondo de las actividades emprendedoras e innovadoras de las masas. Se fomentarán los capitales riesgo y se aumentarán los créditos de garantía al emprendimiento. Se realizará a fondo una nueva ronda de la reforma experimental encaminada a la innovación general, se construirán varios centros demostrativos de las actividades emprendedoras e innovadoras de las masas, se mantendrán una supervisión y un control inclusivos y prudentes, se desarrollarán la economía de plataformas y la economía compartida, y se activará una mayor creatividad social.

—EJECUCIÓN DE LA ESTRATEGIA DE AMPLIAR LA DEMANDA INTERNA Y PROMOCIÓN DEL CAMBIO ACELERADO DEL MODELO DE DESARROLLO ECONÓMICO

Teniendo en cuenta el gran potencial de nuestra demanda interna, debemos profundizar la reforma estructural por el lado de la oferta y hacer hincapié en el mejoramiento de las condiciones de vida del pueblo como rumbo orientador, de modo que la activación del consumo y la ampliación de la inversión se integren con eficacia y se promuevan mutuamente.

Impulso del repunte del consumo. Potenciaremos la voluntad y la capacidad consumidoras de la población a través de la estabilización del empleo, la promoción del incremento de los ingresos y la garantización de las condiciones de vida del pueblo. Se apoyará la reanudación y el desarrollo de los servicios a la vida cotidiana, entre ellos los de la restauración, los establecimientos comerciales, las actividades culturales, el turismo y los servicios domésticos, y se impulsará la integración online-offline en esta materia. Se desarrollarán los servicios de atención a la vejez y de preguarderías. Se transformarán y actualizarán las zonas peatonales. Se apoyará la llegada del comercio electrónico y los envíos rápidos a las zonas rurales para expandir el consumo en ellas. Aplicaremos simultáneamente múltiples medidas destinadas a incrementar el consumo, con vistas a satisfacer las diversificadas demandas de las masas.

Aumento de las inversiones efectivas. Este año planeamos situar el valor de los bonos especiales emitidos por gobiernos territoriales en 3,75 billones de yuanes, 1,6 billones más que en el ejercicio anterior, elevar la proporción de los bonos de este tipo utilizables para la capitalización de proyectos y asignar 600.000 millones de yuanes como inversiones englobadas en el presupuesto central. Apoyaremos prioritariamente la construcción de nuevos tipos de infraestructuras, la del nuevo tipo de urbanización y la de importantes proyectos, encaminadas las tres tanto a promover el consumo y mejorar las condiciones de vida del pueblo como a reajustar la estructura y aumentar el vigor ulterior. En el fortalecimiento de la construcción de nuevos tipos de infraestructuras, desarrollaremos redes informáticas de nueva generación, extenderemos la aplicación de la tecnología 5G, construiremos estaciones de carga y generalizaremos el uso de vehículos de nuevas energías, a fin de activar nuevas demandas de consumo e insuflar energía a la actualización industrial. En el reforzamiento del fomento del nuevo tipo de urbanización, mejoraremos enérgicamente las instalaciones públicas y la capacidad de servicio de las cabeceras distritales, a fin de satisfacer la creciente demanda por parte de los campesinos de trasladarse a ellas para buscar trabajo y establecerse allí; e iniciaremos la transformación de 39.000 viejos barrios urbanos de viviendas, respaldaremos la instalación de ascensores y desarrollaremos los diversos servicios comunitarios, como el de comidas y el de limpieza. Intensificaremos la ejecución de importantes proyectos de comunicación, obras hidráulicas, etc. Incrementaremos en 100.000 millones de yuanes el capital destinado a la construcción de líneas ferroviarias estatales. Completaremos el mecanismo de inversión y financiación mercadizada y apoyaremos la participación de las empresas no públicas en pie de igualdad. Debemos efectuar una selección óptima de los proyectos para que no dejen secuelas, de modo que la inversión genere una rentabilidad sostenida.

Promoción a fondo del nuevo tipo de urbanización. Hay que desplegar la función impulsora integral de las principales ciudades y las megarregiones urbanas, fomentar la industria y generar más empleo. Persistiendo en el concepto de que las viviendas son para habitarlas, no para especular con su compraventa, se aplicarán políticas en función de las circunstancias concretas de cada ciudad para impulsar un desarrollo estable y sano del mercado inmobiliario. Con el fin de convertir las ciudades en lugares más adecuados para trabajar y vivir, se perfeccionarán las instalaciones que facilitan la vida al pueblo.

Implementación acelerada de la estrategia de desarrollo de las regiones. Promoveremos de continuo la explotación del Oeste a gran escala, la vigorización general del Noreste, el despegue del Centro y el liderazgo del Este en el desarrollo. Impulsaremos a fondo el desarrollo sinérgico de Beijing, Tianjin y Hebei, la construcción de la gran área de la bahía de Guangdong-Hong Kong-Macao y el desarrollo integrado de la zona del delta del río Changjiang. Propulsaremos la asunción conjunta de la protección general del entorno ecológico de la Franja Económica del Río Changjiang. Elaboraremos un programa para planificar la protección ecológica y un desarrollo de alta calidad de la cuenca del río Huanghe. Impulsaremos la construcción del anillo económico Chengdu-Chongqing. Promoveremos la aceleración del desarrollo de las antiguas bases revolucionarias y las zonas de minorías étnicas, las fronterizas y las pobres. Desarrollaremos la economía marítima.

Aplicaremos como es debido un paquete de políticas de apoyo al desarrollo de Hubei, para contribuir a la garantización del empleo, las condiciones de vida de su población y el funcionamiento de esta provincia, y para promover el restablecimiento completo del orden económico y social en ella.

Mejora de los resultados de la remediación del entorno ecológico. En el tratamiento de la contaminación, haremos hincapié en su legalidad, cientificidad y precisión. Profundizaremos el acometimiento de lo más duro en el tratamiento de la contaminación atmosférica en las zonas prioritarias. Reforzaremos la construcción de instalaciones para el tratamiento de aguas residuales y basuras. Aceleraremos el traslado y la transformación de las empresas fabricantes de productos químicos peligrosos. Robusteceremos las industrias de ahorro energético y protección medioambiental. Castigaremos duramente la captura, el sacrificio y el comercio ilegales de animales silvestres. Y ejecutaremos importantes programas de protección y rehabilitación de valiosos ecosistemas para fomentar la civilización ecológica.

Garantización de la seguridad energética. Impulsaremos el uso limpio y eficaz del carbón, desarrollaremos energías renovables, perfeccionaremos los sistemas de producción, suministro y venta de petróleo, gas natural y electricidad, e incrementaremos la capacidad de almacenar reservas energéticas.

—GARANTIZACIÓN DEL CUMPLIMIENTO DE LOS OBJETIVOS DEL ACOMETIMIENTO DE LO MÁS DURO EN LA LIBERACIÓN DE LA POBREZA Y PROMOCIÓN DE LAS BUENAS COSECHAS Y DEL AUMENTO DE LOS INGRESOS DEL CAMPESINADO

Con el fin de garantizar el suministro de importantes productos agrícolas y de elevar el nivel de vida de los campesinos, implementaremos medidas sobre el acometimiento de lo más duro en la liberación de la pobreza y la vigorización de las zonas rurales.

Conquista decidida de la victoria en la batalla de asalto de plazas fuertes en la liberación de la pobreza. Además de intensificar el acometimiento de lo más duro en la tarea de liberar de la pobreza a los distritos y aldeas pobres restantes, debemos colocar a la mano de obra emigrada y mantener la estabilidad de su puesto de trabajo. Desplegaremos la acción de ayudar a combatir la pobreza mediante el consumo y apoyaremos la reanudación del desarrollo de industrias de ayuda contra la pobreza. Intensificaremos el apoyo continuado a las personas necesitadas que hayan sido trasladadas a lugares más convenientes para su manutención. Profundizaremos la colaboración entre las regiones orientales y occidentales en la ayuda contra la pobreza, e intensificaremos la ayuda de las entidades centrales a los lugares designados. Fortaleceremos la garantización de la manutención básica de las capas sociales bajas. Llevaremos a buen término una investigación general sobre el acometimiento de lo más duro en la liberación de la pobreza. Seguiremos impulsando la eficaz conexión entre la liberación de la pobreza y la vigorización de las zonas rurales, e intentaremos con todas nuestras fuerzas que las masas liberadas de la indigencia avancen hacia la prosperidad.

Redoblamiento de los esfuerzos por llevar a buen término la producción agrícola. Estabilizaremos la superficie de siembra y producción de cereales, incrementaremos el índice de multicosechas, elevaremos el precio mínimo de adquisición de arroz, aumentaremos la cuantía de los premios otorgados a los principales distritos cerealeros y prevendremos y trataremos enérgicamente los estragos causados por las plagas. Sancionaremos los actos ilegales o no reglamentarios de ocupación de tierras de labranza, y aumentaremos en 80 millones de mu [1 mu = 0,0667 ha] las tierras de cultivo de elevado estándar. Profundizaremos la reforma rural. Restableceremos la producción de ganado porcino en pie. Concretaremos efectivamente el sistema de responsabilidades de los gobernadores provinciales por el programa Bolsa del Arroz y el de responsabilidades de los alcaldes por el programa Canasta de las Verduras. Tenemos el deber de llenar con nuestros propios recursos el cuenco de los 1.400 millones de chinos, y somos capaces de hacerlo.

Ampliación de los canales para la colocación de los campesinos y el aumento de sus ingresos. Apoyaremos a los campesinos en el desempeño de trabajos o la realización de actividades emprendedoras en lugares cercanos a donde viven, y ampliaremos la magnitud de la ayuda contra la pobreza mediante ofertas de empleo, para que los trabajadores rurales retornados a su tierra natal puedan encontrar trabajo en ella y obtener ingresos. Respaldaremos a los agentes de la gestión de una envergadura apropiada y reforzaremos los servicios socializados para las familias campesinas. Aumentaremos las inversiones realizadas mediante emisiones de bonos especiales y apoyaremos tanto los proyectos de instalaciones agrícolas modernas y salubridad del agua potable como la remediación del hábitat rural, al objeto de mejorar constantemente las condiciones de producción y de vida del campesinado.

—PROMOCIÓN DE UNA APERTURA AL EXTERIOR DE MÁS ALTO NIVEL Y ESTABILIZACIÓN DE LA BASE DEL COMERCIO EXTERIOR Y LOS FONDOS FORÁNEOS

Ante los cambios operados en la situación exterior, debemos ampliar firme e inamoviblemente la apertura al exterior, estabilizar las cadenas sectoriales y de suministro, e impulsar la reforma y el desarrollo mediante la apertura.

Promoción de la estabilidad básica del comercio exterior. Centrándonos en ayudar a las empresas a aumentar su cartera de pedidos, estabilizar sus puestos de trabajo y garantizar el empleo, incrementaremos la concesión de créditos, ampliaremos la cobertura del seguro de créditos a la exportación, rebajaremos los costes de cumplimiento en las importaciones y exportaciones, y apoyaremos la reorientación de productos para la exportación hacia el mercado doméstico. Aceleraremos el desarrollo de las nuevas modalidades operativas, como el comercio electrónico transfronterizo, y elevaremos la capacidad de nuestro transporte internacional de mercancías. Propulsaremos una nueva ronda de ensayos del desarrollo innovador del comercio de servicios. Organizaremos adecuadamente la III Exposición Internacional de Importación de China y ampliaremos activamente nuestras importaciones, para desarrollar un gran mercado de más alto nivel con proyección mundial.

Activa utilización de los fondos foráneos. Acortaremos en gran medida la lista negativa para el acceso de los fondos foráneos al mercado y publicaremos la lista negativa para el comercio transfronterizo de servicios. Otorgaremos a las zonas experimentales de libre comercio mayor autonomía con respecto a la reforma y la apertura, agilizaremos la construcción del puerto de libre comercio de Hainan, estableceremos nuevas zonas experimentales de libre comercio y zonas francas integrales en el Centro y el Oeste, y extenderemos el ensayo integral de ampliación de la apertura del sector servicios. Crearemos para todas las empresas, sean de capital nacional o foráneo, un entorno de mercado basado en la igualdad de trato y la competencia leal.

Construcción conjunta de alta calidad de la Franja y la Ruta. Hemos de perseverar en la deliberación en común, la construcción conjunta y el codisfrute, cumplir los principios del mercado y las normas internacionales de aplicación universal, desplegar el papel protagonista de las empresas y emprender una cooperación basada en la preferencialidad y el beneficio recíprocos. Orientaremos las inversiones en el exterior hacia un desarrollo sano.

Impulso de la liberalización y facilitación del comercio y la inversión. Salvaguardaremos resueltamente el régimen del comercio multilateral y participaremos activamente en la reforma de la OMC. Propulsaremos la firma del Acuerdo de Asociación Económica Integral Regional, así como las negociaciones sobre libre comercio entre China, Japón y la República de Corea. Llevaremos conjuntamente a la práctica la primera fase del acuerdo económico y comercial chino-estadounidense. China se dedicará a reforzar la cooperación económica y comercial con el resto del mundo para hacer realidad el beneficio mutuo y la compartición de ganancias.

—IMPULSO DE LA REFORMA Y EL DESARROLLO DE LOS SERVICIOS DE INTERÉS SOCIAL EN TORNO A LA GARANTIZACIÓN Y EL MEJORAMIENTO DE LAS CONDICIONES DE VIDA DEL PUEBLO

Ante las dificultades, hemos de garantizar firmemente las condiciones de vida básicas del pueblo y esforzarnos por llevar a buen término los asuntos que le preocupan.

Reforzamiento de la implantación del sistema de salud pública. Persistiendo en que la vida es el bien supremo, reformaremos el régimen de prevención y control de enfermedades, perfeccionaremos el sistema de notificación directa y alerta sobre enfermedades contagiosas, y perseveraremos en informar sobre epidemias de manera inmediata, abierta y transparente. Hemos de utilizar adecuadamente los bonos públicos especiales antiepidemia, invertir más en la investigación y desarrollo de vacunas, medicamentos y tecnología de detección rápida, aumentar las instalaciones médicas de prevención, auxilio y tratamiento epidemiológicos, incrementar el número de laboratorios móviles, reforzar la garantización del suministro de materiales para emergencias e intensificar los trabajos de higiene y prevención de epidemias en los niveles de base. Desplegaremos a fondo una campaña patriótica de salubridad. Debemos ampliar en gran medida nuestra capacidad de prevención y control, a fin de evitar resueltamente que la epidemia repunte y proteger así celosamente la salud del pueblo.

Elevación del nivel de los servicios médicos básicos. Incrementaremos en 30 yuanes per cápita el importe normativo de los subsidios fiscales al seguro médico y emprenderemos, a título experimental, la liquidación transprovincial directa de los gastos en consultas ambulatorias. Apoyaremos a las instituciones médicas afectadas por la epidemia. Promoveremos la revigorización y el desarrollo de la medicina y la farmacología tradicionales chinas. Supervisaremos y controlaremos rigurosamente los productos alimenticios y farmacéuticos para garantizar su seguridad.

Impulso de la equidad en la educación y de la mejora de su calidad. Organizaremos ordenadamente tanto la educación y la enseñanza impartidas en las escuelas primarias y secundarias como los trabajos relativos a los exámenes de acceso al ciclo superior de la enseñanza secundaria y a la universidad. Intensificaremos la construcción de internados en los poblados cantonales y la de escuelas en las cabeceras distritales, gestionaremos apropiadamente la educación especial y la formación permanente, apoyaremos y reglamentaremos la educación no pública, y ayudaremos a las guarderías infantiles no públicas a solucionar sus dificultades. Propulsaremos la forja de universidades y disciplinas de primer orden. Los centros docentes superiores aumentarán su admisión de estudiantes de las zonas rurales y las pobres. Debemos optimizar la estructura de las inversiones para que los recursos educativos beneficien a todas las familias y a todos los niños y jóvenes, y estos tengan así un porvenir más brillante.

Intensificación de la garantización de las condiciones de vida básicas del pueblo. Aumentaremos la pensión básica de vejez de los jubilados y la cuantía normativa mínima de la pensión social de las poblaciones urbana y rural. Dado que en todo el país hay cerca de 300 millones beneficiarios de la pensión de vejez, hemos de garantizar su pago puntual e íntegro. Perfeccionaremos el sistema de trato preferencial y colocación de los militares licenciados. Llevaremos a buen término la compensación por los fallecimientos en cumplimiento de funciones oficiales. Ampliaremos la cobertura del seguro de desempleo de modo que comprenda a todos los desempleados, incluidos los trabajadores emigrados del campo incorporados a él menos de un año atrás, para que gocen de sus beneficios en el lugar donde residen permanentemente.

Extenderemos la garantización del nivel de vida mínimo para que cubra a todas las familias urbanas y rurales necesitadas con derecho a ella, y abarque pronto a los desempleados urbanos y las personas retornadas a su tierra natal que cumplan las condiciones necesarias. Ofreceremos asistencia a todas aquellas personas que, a causa de algún desastre o enfermedad, se hallen temporalmente en dificultades. Debemos garantizar efectivamente la manutención básica de todas las masas necesitadas y, mediante la garantización de las condiciones de vida del pueblo, ayudar sin falta a más desempleados a recolocarse o a atreverse a realizar actividades emprendedoras.

Enriquecimiento de la vida espiritual y cultural de las masas. Cultivaremos y practicaremos los valores socialistas esenciales, y desarrollaremos la filosofía, las ciencias sociales, la prensa, la edición, la radiodifusión, el cine, la televisión, la preservación de reliquias y otras actividades. Reforzaremos los servicios culturales públicos, prepararemos los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Invierno de Beijing y fomentaremos las actividades de fortalecimiento de la salud de todo el pueblo, con miras a que el conjunto de la sociedad rebose de vigor y abrace el progreso y el bien.

Fortalecimiento e innovación de la gobernanza social. Se perfeccionarán las funciones de servicio de las comunidades vecinales. Se apoyará el sano desarrollo de las organizaciones sociales, la ayuda humanitaria, el voluntariado y las causas filantrópicas. Hay que garantizar los derechos e intereses legales de las mujeres, los niños, los ancianos y las personas con alguna discapacidad. Se perfeccionará el sistema de atención a las reclamaciones presentadas en persona o por correo, y se potenciará el trabajo de asistencia jurídica, para satisfacer sin demora las reivindicaciones razonables de las masas. Se elaborará el séptimo censo nacional de población. Se intensificará la construcción de nuestra capacidad en materia de seguridad nacional. Es preciso combatir según la ley todo tipo de delitos para construir una China con una paz de más alto nivel.

Reforzamiento de la asunción de responsabilidades por la seguridad en la producción. Es necesario potenciar los trabajos de prevención y afrontamiento de inundaciones y anegamientos, incendios, terremotos y otros desastres, realizar correctamente los servicios meteorológicos y aumentar la capacidad de responder y prestar auxilio en las emergencias, de prevenir catástrofes y de mitigar sus consecuencias. Se llevará a cabo el enderezamiento específico de la seguridad en la producción. Hay que contener con firmeza los accidentes graves y excepcionalmente graves.

¡Estimados diputados!

Ante las arduas y abrumadoras tareas que tenemos por delante, los gobiernos de las distintas instancias hemos de mantener conscientemente un alto grado de identificación ideológica, política y de acción con el Comité Central del Partido, nucleado en torno al camarada Xi Jinping; llevar a la práctica la concepción del desarrollo centrada en el pueblo; cumplir la exigencia de disciplinar el Partido integral y rigurosamente; persistir tanto en la gestión de los asuntos administrativos conforme a la ley como en la información pública sobre los asuntos gubernamentales; y aumentar la capacidad de gobernanza. Los gobiernos de los diversos niveles debemos someternos por ley a la supervisión de las asambleas populares de nuestro mismo nivel y a la de los comités permanentes de estas, admitir voluntariamente la supervisión democrática de la Conferencia Consultiva Política del Pueblo Chino y aceptar por iniciativa propia la supervisión tanto de la sociedad como de la opinión pública. Es preciso potenciar la supervisión mediante auditorías. Los sindicatos, la Liga de la Juventud Comunista, las federaciones de mujeres y las otras agrupaciones de masas han de desempeñar sus funciones como es debido. Los trabajadores gubernamentales debemos aceptar por iniciativa propia la supervisión jurídica, la realizada mediante inspecciones y la del pueblo. Hay que fortalecer la construcción de un gobierno limpio y castigar decididamente la corrupción.

Los gobiernos de los diversos niveles hemos de persistir siempre en la búsqueda de la verdad en los hechos, tener bien presente la condición básica de nuestra nación la de hallarse en la etapa primaria del socialismo—, acatar las leyes objetivas, proceder en todo partiendo de la realidad y basarnos en la buena realización de nuestros propios asuntos. Asimismo, hemos de rectificar y corregir enérgicamente los “cuatro hábitos malsanos” y acabar con el formalismo, que, al atarlos de pies y manos, impide a los numerosos cuadros de base realizar trabajos prácticos y actividades emprendedoras, con lo cual respaldaremos a quienes contraen compromisos y haremos que quienes tienen atribuciones cumplan sus responsabilidades. Tenemos que apoyarnos fuertemente en las masas populares, respetar el espíritu de iniciativa de los niveles de base, propulsar con mayor energía la reforma y la apertura, activar el vigor de la sociedad y aglutinar la inteligencia y fuerza de los centenares de millones de integrantes del pueblo, todo lo cual nos infunde el aliento vital para superar cualquier dificultad y desafío. Afrontando las dificultades en lugar de rehuirlas y primando el trabajo sólido, los numerosos cuadros debemos concentrar nuestra atención y aunar nuestras fuerzas para ocuparnos del desarrollo y garantizar las condiciones de vida del pueblo. Si compartimos en todo momento penas y alegrías con las masas populares, si avanzamos siempre intrépidamente junto a ellas, no cabe duda de que las aspiraciones del pueblo chino a una vida mejor se cumplirán.

Este año, hemos de elaborar como es debido el XIV Plan Quinquenal, a fin de trazar el esquema con el que se iniciará una nueva expedición, cuya meta es cumplir el objetivo de lucha fijado para el segundo centenario.

¡Estimados diputados!

Tenemos que mantener con firmeza y completar el sistema de autonomía étnica territorial, apoyar a las minorías étnicas y las zonas habitadas por ellas en su desarrollo acelerado, y fortalecer nuestra conciencia de que la nación china es una comunidad. Hemos de implementar integralmente la directriz básica del trabajo del Partido referente a la religión y hacer valer el positivo papel que las personalidades de los círculos religiosos y las masas de creyentes desempeñan en la promoción del desarrollo económico y social. Dado que la patria siempre se ha preocupado por los compatriotas residentes en el extranjero y que estos constituyen un importante puente que comunica a China con el resto del mundo, hemos de desplegar como es debido las singulares ventajas tanto de ellos como de sus familiares residentes en la patria, e incrementar sin cesar la fuerza cohesiva de los hijos de la nación china, con miras a abrir brillantes perspectivas mediante la unión de voluntades.

Desde comienzos del año pasado, la construcción de la defensa nacional y de las Fuerzas Armadas ha protagonizado avances sustanciales, y en la prevención y el control de la epidemia nuestro Ejército Popular ha demostrado su excelente estilo de obedecer los mandatos del Partido, actuar inmediatamente tras recibir órdenes y asumir valientemente pesadas cargas. Hay que implementar en profundidad el pensamiento de Xi Jinping sobre el fortalecimiento del Ejército y la directriz estratégica militar de la nueva era, y perseverar en la construcción política del Ejército, en su fortalecimiento mediante la reforma, la ciencia, la tecnología y recursos humanos excelentes, y en su administración según la ley. Persistiremos en la dirección absoluta del Partido sobre el Ejército Popular y aplicaremos estrictamente el sistema de responsabilidades del presidente de la Comisión Militar Central. Defenderemos firmemente nuestra soberanía, nuestra seguridad y los intereses de nuestro desarrollo. Llevaremos a buen puerto la implementación del programa de construcción y desarrollo del Ejército correspondiente al XIII Plan Quinquenal, toda una batalla de asalto de plazas fuertes, y elaboraremos el programa de su construcción correspondiente al XIV Plan Quinquenal. Profundizaremos la reforma de la defensa nacional y de las Fuerzas Armadas, aumentaremos la capacidad de aseguramiento de la logística y de los equipos, y promoveremos el desarrollo innovador de las ciencias y tecnologías de la defensa nacional. Mejoraremos el sistema de movilización para esta, de modo que la unión entre los gobiernos y las Fuerzas Armadas, y entre estas y el pueblo sea siempre fuerte como una gran roca.

Debemos aplicar integral y acertadamente las directrices de “un país con dos sistemas”, “administración de Hong Kong por los hongkoneses”, “administración de Macao por los macaenses” y alto grado de autonomía, establecer y completar los sistemas jurídicos y los mecanismos ejecutivos de las regiones administrativas especiales relativos a la salvaguardia de la seguridad nacional, y cumplir las responsabilidades establecidas por la Constitución y las leyes fundamentales de ambas regiones administrativas especiales. Respaldaremos a estas dos regiones en el desarrollo de su economía, en la mejora de las condiciones de vida de su población y en su integración aún mejor en la situación general del desarrollo nacional, a fin de que mantengan una prosperidad y una estabilidad duraderas.

Hemos de seguir con firmeza las políticas y directrices de significación trascendental sobre el trabajo relativo a Taiwan, y combatir y frenar resueltamente las actividades secesionistas en pro de su “independencia”. Perfeccionaremos la disposición de sistemas, las políticas y las medidas destinadas a impulsar los intercambios y la cooperación entre las dos orillas del estrecho de Taiwan, a profundizar su desarrollo integrado y a garantizar el bienestar de los numerosos compatriotas taiwaneses, uniéndonos con ellos para combatir conjuntamente la “independencia de Taiwan” y promover juntos la reunificación de la patria. No cabe duda de que podremos abrir un bello futuro a la revitalización de la nación china.

Todos los países debemos avanzar tomados de la mano para hacer frente a los desafíos globales, entre ellos las crisis de salud pública y la severa recesión económica. China se unirá a los demás países para fortalecer la cooperación en la prevención de epidemias, impulsar la estabilidad económica mundial, promover la gobernanza global y defender el sistema internacional nucleado en torno a la ONU, así como el orden internacional basado en el derecho internacional, al objeto de fomentar la construcción de una comunidad de destino de la humanidad. China seguirá firme e inamoviblemente el camino del desarrollo pacífico, profundizará su amistad y cooperación con los demás países en la ampliación de su apertura, y será siempre una importante fuerza impulsora de la paz, la estabilidad, el desarrollo y la prosperidad mundiales.

¡Estimados diputados!

La nación china no ha temido nunca las dificultades ni los obstáculos. El pueblo chino de hoy tiene la firme voluntad y la capacidad necesaria para vencer todo tipo de desafíos. Uniéndonos más estrechamente alrededor del Comité Central del Partido, nucleado en torno al camarada Xi Jinping, enarbolando la gran bandera del socialismo con peculiaridades chinas, guiándonos por el pensamiento de Xi Jinping sobre el socialismo con peculiaridades chinas de la nueva era, saliendo al encuentro de las adversidades y avanzando con un espíritu pujante, impulsaremos coordinadamente la prevención y el control epidemiológicos, así como el desarrollo económico y social, nos esforzaremos por cumplir los objetivos y las tareas establecidos para todo este año y lucharemos incansablemente por transformar nuestro país en un poderoso país socialista moderno, próspero, democrático, civilizado, armonioso y bello, y por materializar el sueño chino de la gran revitalización de la nación china.

Nota:

El texto oficial del informe será el que haya revisado y aprobado definitivamente la presente Sesión de la Asamblea Popular Nacional y publicado la Agencia de Noticias Xinhua.