Fidel


"Peor que los peligros del error son los peligros del silencio." Fidel Castro Ruz

miércoles, 23 de noviembre de 2016

Cuba… el peso de la alimentación

¿Estará la ley de oferta y demanda que prima en la distribución de los alimentos en el país a la altura de lo que se quiere alcanzar con la actualización de nuestro modelo económico?...



En mayo de 2016 fue necesario que el Estados interviniera ante el manejo inescrupuloso de los precios por parte de intermediarios. (Fernando Medina Fernández / Cubahora)

Paquete de medidas para incentivar al sector productivo agropecuario
  • Tasas de interés más bajas a créditos para capital de trabajo e inversiones a las ramas y programas agropecuarios de interés gubernamental
  • Generalizar para la actividad agropecuaria la posibilidad de cubrir el 50 por ciento del costo del seguro por el Presupuesto.
  • Destinar recursos del Presupuesto para, conjuntamente con el seguro, cubrir posibles afectaciones que provoque la sequía.
  • Exonerar a los propietarios y usufructuarios de tierras del sector no cañero, de la liquidación anual del impuesto sobre los ingresos personales.
  • Exonerar del pago del impuesto sobre utilidades, a las UBPC del sector no cañero y a las CCS, siempre que más del 50 por ciento de sus ingresos provengan de la comercialización de producciones agropecuarias o de la prestación de servicios vinculados a estas producciones.
  • Exonerar del impuesto por la utilización de la fuerza de trabajo, por el personal contratado directamente a la producción agropecuaria.
  • Asumir por los Presupuestos locales el financiamiento del suministro de agua, en las comunidades de las cooperativas agropecuarias que no han realizado este ordenamiento.
Mientras los campesinos ponen punto final a la cosecha de primavera y preparan la siembra de invierno, mucha gente organiza su economía para las compras de fin de año; pero el plato tradicional de estas festividades: cerdo asado, yuca, congrís y ensalada, esta vez pudiera exigir un poco más al bolsillo de los consumidores.

El precio de los productos agropecuarios ha sido uno de los temas tendencia en la opinión pública del 2016 y al mismo tiempo, uno de los puntos priorizados en la agenda gubernamental.

En 2015 las autoridades aprobaron un paquete de medidas para incentivar al sector productivo agropecuario. Desde el punto de vista financiero, el presupuesto del Estado asumió significativos por cientos de las primas del seguro por pérdidas de cosecha, créditos blandos y exoneración de tributos.

Al mismo tiempo el sector experimentó un proceso de reorganización en la cadena de comercialización, con cambios en el sistema de acopio, contratación de productos, planificación de la demanda de alimentos, pago expedito de las compras, y un mayor control y diagnóstico de las tierras entregadas en usufructo.

En el 2016, a pesar de los ajustes del segundo semestre, la producción de alimentos fue uno de los programas más beneficiados en el plan del presupuesto del Estado, lo que posibilitó la adquisición de maquinaria, insumos y la rehabilitación de la infraestructura asociada a sistemas de riego, molinos de viento y la recuperación de la ganadería, la producción porcina y avícola.

¿Significó todo esto un incremento en la producción? El reciente boletín de la Oficina Nacional de Estadísticas e Información (Onei) titulado Sector agropecuario. Indicadores seleccionados (Enero-junio 2016), señala que aun cuando la sequía y la restricción en las importaciones pudieron impactar de forma negativa en determinados cultivos, hubo un aumento de viandas y hortalizas, maíz, frijol y cítricos, no así de arroz y frutales. En cuanto a la ganadería crecieron las entregas de carne bovina, de cerdo, ovino-caprino, leche fresca y huevos, no así de carne de ave.

Pudiera pensarse que con el incremento de alimentos en las tarimas los precios tendieran a la baja; sin embargo, fue necesario que en mayo de este año el Estado interviniera estableciendo precios máximos ante el manejo inescrupuloso de los precios por parte de intermediarios que solo piensan en ganar cada vez más.

Recientes datos de la Onei evidencian que el comportamiento de las ventas en valor (miles de pesos) creció hasta el 101,9 por ciento de enero a junio, con respecto a igual etapa del año anterior, con los mayores incrementos de ingresos en los mercados agropecuarios arrendados, los trabajadores por cuenta propia carretilleros y los mercados estatales.

Sobre la base de tres productos escogidos al azar, el análisis de los indicadores seleccionados publicados por la Onei evidencia que si bien ha existido un incremento de las entregas de productos agropecuarios a los mercados estatales, ello ha venido acompañado de un aumento de los precios.

Mientras los ingresos en miles de pesos por la venta de tomate llegaban al 131 por ciento con respecto a igual etapa del año anterior, la producción rozaba apenas el 79 por ciento. Incluso en aquellos productos donde se sobrecumplió el plan, como es el caso del plátano (102, 6 por ciento) y la carne de cerdo (105, 4 por ciento) ese crecimiento fue mucho mayor en el valor de las ventas en los mercados estatales: con el 126 y el 120 por ciento respectivamente.

El 2016 ha sido un año de grandes tensiones climáticas y económicas. La escasez de precipitaciones ha obligado al establecimiento de medidas preventivas de disminución de las demandas de agua. Igualmente a partir del segundo semestre, la falta de liquidez de la economía nacional derivó en una restricción en los portadores energéticos y los planes de importación.

La sequía debiera ser ya considerada como una variable a tener en cuenta en las proyecciones agropecuarias. La ciencia ha demostrado, por ejemplo, un corrimiento en el cambio de la estación seca a lluviosa, que no siempre es incorporado a los planes de siembra.

Igualmente a pesar de las limitaciones financieras, el paquete tecnológico de los cultivos contratados se garantizó, pero no siempre fue entregado a las bases productivas en tiempo y forma. Y mientras muchos campesinos se preocupan por las dificultades para adquirir herbicidas, plaguicidas y medios mecánicos para la roturación; cientos de tesis e investigaciones se llenan de polvo con propuestas para esas problemáticas desde un enfoque agroecológico y sostenible.

En varios encuentros con directivos del Ministerio de la Agricultura y la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños, los campesinos han planteado problemas en la planificación y contratación, indisciplinas tecnológicas, faltas al control económico, descapitalización de bases productivas, precios que aún no son suficientemente atractivos para los productores, burocracia y lentitud en los pagos.

Otro tanto ocurre con la comercialización, en la que problemas objetivos relacionados con el financiamiento y el transporte, son acendrados por la falta de control, la corrupción y las ilegalidades y la improvisación en la toma de decisiones.

En ese contexto, si bien en el mercado internacional el precio de los alimentos tiene una tendencia a la baja, en julio de este año en el Parlamento se informaba que fue necesario erogar del presupuesto estatal alrededor de 111 millones de pesos más para la compra de alimentos dejados de producir en el país. En Cuba se importa cerca de 80 por ciento de los víveres que consumen sus habitantes para un gasto de unos mil 500 millones de dólares al año.

Más allá de las estadísticas o las incongruencias en la aplicación de las políticas gubernamentales, lo cierto es que si bien ha habido importantes avances en la producción y venta de productos agropecuarios, ello todavía no se ha materializado en la mesa del cubano, que por estos días se pregunta si la cena de fin de año estará al alcance de su bolsillo.


NYT: Un ‘souvenir’ inesperado de Cuba: una vacuna contra el cáncer

 Por 


Zuby Malik, de 78 años, tiene cáncer de pulmón y en esta fotografía provista por su familia está afuera del hospital La Pradera en La Habana.



Pocos pensarían que Zuby Malik violaría las leyes internacionales. La madre de cuatro, con 78 años y una corona de cabello plateado, es una ginecobstetra apasionada con el orden.

Sin embargo, está luchando por su vida. Después de recibir un diagnóstico de cáncer pulmonar de células no pequeñas grado 4 hace un año, agotó muchos de los tratamientos disponibles para su caso y lidió con tortuosos efectos secundarios que la dejaban con mucha comezón y sin aliento. Durante el verano, decidió ir a Cuba y llevar con ella de regreso una vacuna contra el cáncer no aprobada en Estados Unidos. El hecho de ser parte de una familia en la que predomina la formación médica, hizo que pensara muy bien antes de tomar esa decisión.

“Primero estaba un poco nerviosa”, dijo Malik, sentada en su sala en el norte de California, flanqueada por su tanque de oxígeno y una mesa llena de medicinas. “Pero los tratamientos estadounidenses no me estaban ayudando, y decidí ir a Cuba. ¿Qué otra opción tenía?”.

Poco después de haber iniciado el medicamento, cuenta, se le hizo más fácil respirar y recuperó su energía. En su refrigerador estaba una caja de los viales con tapa azul y naranja de la vacuna.

Otros pacientes con cáncer están siguiendo el mismo camino. Desde el comienzo de la normalización de las relaciones con Estados Unidos en 2014, Cuba se ha convertido en una gran atracción turística, con sus playas vírgenes y su vibrante vida nocturna. Además, el país cuenta también con una sólida industria de biotecnología que ha producido una innovadora vacuna llamada Cimavax. Es parte de un nuevo capítulo en el tratamiento de cáncer, conocido como inmunoterapia, que promueve al propio sistema inmunitario del cuerpo a atacar la enfermedad.

Una dosis de Cimavax en una foto proporcionada por la familia Malik.

Cimavax es una vacuna terapéutica que se desarrolló no para prevenir el cáncer, sino para detener su crecimiento y evitar que reincida en pacientes con cáncer pulmonar de células no pequeñas. Desarrollada en Cuba y disponible ahí para los pacientes desde 2011, ataca a la proteína conocida como factor de crecimiento epidérmico (FCE) que permite que las células del cáncer pulmonar se reproduzcan. La vacuna estimula al sistema inmunitario del cuerpo para que genere anticuerpos que se unen al FCE, evitando así que alimente el crecimiento del cáncer. También está disponible en Perú, Paraguay, Colombia y Bosnia-Herzegovina.

El mes pasado, el gobernador de Nueva York, Andrew M. Cuomo, anunció que el Roswell Park Cancer Institute, un centro sin fines de lucro habilitado por el Instituto Nacional contra el Cáncer en Búfalo, Nueva York, recibió autorización de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) para llevar a cabo un estudio clínico de Cimavax. Es la primera vez desde la Revolución cubana que se ha dado permiso a instituciones cubanas y estadounidenses para participar en una empresa compartida, dijo la directora de Roswell Park, Candace S. Johnson.

Ese estudio podría tomar años, pero los pacientes estadounidenses no están dispuestos a esperar. En el transcurso de los últimos dos años decenas de ellos se han colado a La Habana y han contrabandeado viales de la vacuna en loncheras refrigerantes a los Estados Unidos, a veces incluso sin decírselo a su doctor. Las conversaciones en línea en grupos de pacientes con cáncer sobre Cimavax han ido en aumento constante mientras las relaciones entre los dos países se han mejorado y más pacientes están preparándose para ir a la isla.

“No hay duda de que sin esta medicina ya estaría muerto”, dice Mick Phillips, de 69 años, de Appleton, Wisconsin, que visitó Cuba en 2012 y ha regresado cada año desde entonces. “De niños, nos enseñaron que los cubanos no sabían lo que hacían. Resulta que sí saben”.

A pesar de experiencias como la de Phillips, los estudios realizados en Cuba han mostrado un beneficio apenas modesto en general. En el estudio más reciente, los pacientes que recibieron la vacuna después de quimioterapia vivieron cerca de tres a cinco meses más que los pacientes que no la tomaron. El estudio, publicado este año en la revista arbitrada Clinical Cancer Research, también encontró que los pacientes que recibieron la vacuna y tenían concentraciones elevadas de FCE en sangre vivían más tiempo.

El embargo de Estados Unidos hacia Cuba prohíbe la importación de la mayoría de los productos de la isla —incluyendo medicamentos— sin un permiso. Ahora se permite a los ciudadanos estadounidenses viajar a Cuba si su propósito coincide con las doce categorías aprobadas por el Departamento del Tesoro, pero buscar atención médica no es una de ellas.


Mick Phillips ha conseguido la vacuna de Cuba desde 2012. CreditMike Roemer para The New York Times

La mayoría de los pacientes que van a Cuba viajan desde Canadá o bajo una categoría educativa general llamada “persona a persona”. Ninguno ha declarado ante las aduanas las decenas de viales de Cimavax que traen a casa guardados en sus mochilas o maletas. Stephen Sapp, un funcionario de asuntos públicos de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos, dijo que no hay registros de intercepción de Cimavax en la frontera de ese país. No está claro qué podría pasar en caso de que los hubiera.

De acuerdo con la política de importación personal de la FDA, algunos medicamentos no aprobados pueden introducirse al país si no hay una alternativa adecuada viable en los Estados Unidos, o si el tratamiento comenzó en el extranjero, en cuyo caso la cantidad está limitada a una provisión de tres meses. Además, recientemente el Departamento del Tesoro estableció un nuevo permiso general que permite a los ciudadanos estadounidenses importar productos farmacéuticos cubanos en ciertas circunstancias. En el caso de Cimavax, sin embargo, la regulación nunca se ha puesto a prueba.

El hijo de Malik, Nauman, cargó 80 viales de la vacuna y un conjunto de jeringas en su mochila cuando él y su madre volaron a Los Ángeles desde Cuba en junio. Por lo general los pacientes reciben un ciclo inicial de cuatro inyecciones (dos en los brazos y dos en los glúteos) en La Pradera, un centro de salud internacional que atiende sobre todo a turistas médicos en La Habana, y luego continúan autoadministrándose inyecciones periódicas en casa durante varios meses. En el aeropuerto, Nauman escribió en el formato de la declaración que traía medicamentos, pero dice que las autoridades nunca le preguntaron de qué se trataba.

“Estaba listo para la discusión, pero simplemente no sucedió”, dice.

Los investigadores cubanos comenzaron a trabajar en Cimavax en la década de 1990, en parte impulsados por las altas tasas de cáncer pulmonar en su país. Un estudio no controlado que se llevó a cabo en 1995 arrojó las primeras evidencias públicas de la viabilidad de inducir una respuesta inmunitaria contra el factor de crecimiento epidérmico en pacientes con tumores avanzados, de acuerdo con un artículo publicado en 2010 en Medicc Review, una revista internacional de medicina cubana.

El Dr. Kelvin Lee, jefe de inmunología en Roswell Park, ha estado colaborando con científicos del Centro de Inmunología Molecular de Cuba desde 2011. Dijo que esperaba que la vacuna pudiera usarse para otros tipos de cáncer en cabeza y cuello y, en última instancia, “para prevenir el cáncer”.

Los pacientes cubanos comenzaron a recibir la vacuna gratis en 2011 y se ha administrado a más de 4000 pacientes en todo el mundo, de acuerdo con Roswell Park. Los investigadores de cáncer pulmonar e inmunoterapia están muy interesados en el estudio propuesto por Roswell Park, que combinará la vacuna con una forma de inmunoterapia llamada Inhibición de Puntos de Control, que evita que el cáncer deshabilite el sistema inmunitario de un paciente. El estudio de Roswell usará el medicamento Opdivo, uno de los cuatro inhibidores de puntos de control aprobados por la FDA.


El Dr. Kelvin Lee cuenta con la aprobación de la FDA para desarrollar un estudio clínico.CreditBrendan Bannon para The New York Times

Sin embargo, los doctores tienen sus reservas en cuanto al Cimavax, en parte porque los estudios cubanos se hicieron con una cantidad relativamente pequeña de pacientes. Existe la preocupación de que la vacuna haya recibido una atención desproporcionada en medio de la normalización de las relaciones entre los dos países.

“Los datos son muy interesantes, pero necesitamos hacer estudios más concluyentes para evaluar los beneficios”, dice Justin F. Gainor, un oncólogo de tórax del Hospital General de Massachusetts que trabaja en el diseño de estudios clínicos para las terapias nuevas. “Por ahora, las pruebas no respaldan su uso fuera del proceso del estudio clínico”.

El sistema de salud cubano ha sido reconocido desde hace mucho por proporcionar atención médica de muy alta calidad. Un informe de 2015 sobre el sistema de salud cubano realizado por la Organización Mundial de la Salud señaló que “en Cuba, los productos se desarrollan para resolver problemas de salud apremiantes, a diferencia de lo que sucede en otros países, donde prevalecen los intereses económicos”.

Con la migración de Cimavax hacia Estados Unidos, esos intereses comerciales ya están poniéndose en juego. En Cuba, la fabricación de una dosis de cuatro inyecciones de Cimavax cuesta 100 dólares, afirma el Dr. Lee. Phillips, de Appleton, Wisconsin, calcula que paga cerca de 9000 dólares por su provisión anual de Cimavax, o aproximadamente 1500 dólares por dosis, que una enfermera le administra cada dos meses. Aunque algunos pacientes dicen que recientemente el precio bajó a cerca de 850 dólares por dosis, el costo total del viaje puede llegar a más de 15.000 dólares, incluyendo boletos de avión, alojamiento en La Pradera durante varias noches y muchos meses de tratamiento con la vacuna.

Phillips, un fumador de toda la vida que recibió el diagnóstico de cáncer pulmonar en 2009, dijo que cada centavo estaba bien invertido. Después de haber pasado por quimio y radioterapia, su cáncer había reincidido en 2010.

“Desde que tomo Cimavax, no ha regresado”, dijo Phillips, que llega a Cuba vía Toronto.

Es difícil determinar cómo les va a otros pacientes con Cimavax. El oncólogo de Malik rechazó ser entrevistado pues dijo que no sabía lo suficiente acerca del medicamento. Muchos pacientes afirman no hablar al respecto con sus doctores por miedo a que se nieguen a seguirlos tratando.

En los cinco meses desde que Malik comenzó a tomar Cimavax, su experiencia ha sido variada. Al principio, el líquido en sus pulmones se redujo significativamente, lo cual le dio una energía renovada y le permitió moverse sin su andadera. Sin embargo, recientemente el líquido comenzó a acumularse en su pulmón derecho, se ha debilitado y le falta el aire. Su hijo dice que es probable que cambie a un nuevo medicamento pronto y que deje de utilizar Cimavax.

“No está dando los resultados que esperábamos”, comenta. “Es como arriesgarse en tierras desconocidas para saber qué es lo mejor que puede hacerse”.

Las historias de pacientes que regresan de Cuba son recibidas con gran interés en Inspire, la red social de atención médica en línea, donde hay un grupo de pacientes de cáncer pulmonar de cerca de 53.000 miembros. Comparten información acerca de cómo viajar sin ser detectados y qué tamaño de lonchera es mejor.

“Nos hacen muchas preguntas”, dice Judy Gallant, propietaria de P&G Travel, que tiene oficinas en Ontario y La Habana, y planea viajes a Cuba para media docena de pacientes estadounidenses. “Les aclaramos que no somos médicos. Solo los ayudamos a ponerse en contacto con quienes sí lo son”.

Algunos pacientes estadounidenses tienen una nueva preocupación: que cuando asuma la presidencia Donald Trump podría romper de nuevo la relación con Cuba. No obstante, Mick Phillips no parece estar preocupado.

“Creo que estaremos bien”, dice. “Trump podrá hacer muchas cosas, pero no creo que evite que la gente sea capaz de vivir”.

El economista cubano, un revolucionario a favor del progreso del país

Por Yasel Toledo Garnache | Foto: Archivo

Bayamo, 22 nov (ACN) Ramón Labañino Salazar, Héroe de la República de Cuba , resaltó hoy en esta ciudad que el economista cubano debe ser un revolucionario y un guerrillero de todos los tiempos a favor del progreso del país.

En intercambio con economistas, pioneros, estudiantes universitarios y otras personas, el también vicepresidente de la Asociación Nacional de Economistas y Contadores de Cuba (ANEC) refirió que el aumento de la producción y desarrollo general de la economía en el país son tareas fundamentales, para mantener las conquistas y lograr más éxitos.

Expresó que los integrantes de la ANEC deben estar en la primera trinchera de combate ante los retos actuales y aportar ideas para mejorar la vida de nuestro pueblo en todos los sentidos.

Es indispensable nuestra contribución al progreso de la nación y al socialismo próspero y sostenible cada día mejor que todos deseamos, dijo el luchador antiterrorista, quien sufrió injusta condena en cárceles de Estados Unidos.

Labañino Salazar, graduado con título de oro de Licenciatura en Economía en la Universidad de La Habana, resaltó la necesidad de elevar la eficiencia y productividad para crear más valores y favorecer el avance del país.

Agregó que los L ineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución son un legado de la dirección histórica de la Revolución.

El camino correcto siempre será el del socialismo, con la fuerza y el orgullo de defender las causas justas, manifestó, y enfatizó que es necesario desarrollar la agricultura y aprovechar siempre la inteligencia de nuestro pueblo para alcanzar más éxitos.

Ojalá fuera posible incrementar la tecnología y crear más industrias con rapidez en el país, pero existen muchos obstáculos, añadió.

El lunes último, Labañino Salazar visitó el Museo Casa Natal de Celia Sánchez Manduley, en el municipio costero de Media Luna, y el sitio histórico de Alegría de Pío, en Niquero, donde ocurrió el bautismo de fuego del naciente Ejército Rebelde, el cinco de diciembre de 1956.

Este miércoles debe participar en el acto provincial por Día del Economista y del Contador, que se celebra en Cuba cada 26 de noviembre.