Fidel


"Peor que los peligros del error son los peligros del silencio." Fidel Castro Ruz

jueves, 31 de enero de 2019

El desarrollo socioeconómico de Rusia y sus perspectivas (II)

Por: José Luis Rodríguez

Con el acceso a la presidencia de EEUU de Donald Trump, se ha abierto una etapa de aun mayor hostilidad en las relaciones con Rusia. Foto: Archivo.
Durante el 2018, además de los problemas estructurales de larga data, varios elementos continuaron teniendo un notable impacto negativo en la economía de Rusia, entre los que se destacan las sanciones de Occidente derivadas del conflicto ucraniano y la abrupta caída de los precios del petróleo, lo cual explica el 67% del shock que sufrió la economía entre 2014 y 2015.
En este sentido cabe apuntar que los precios del barril de petróleo  como promedio cayeron a  42,80 USD en 2016 frente a 51,90 en 2015, lo que representó una reducción del 17,5%, mientras que para el 2017 el precio fue de 53 USD el barril, un 23,8% superior al 2016. Actualmente se pronostica un precio promedio de 65 USD en el 2018, lo que representaría un incremento del 22,6%,[1] pero esta cifra estaría aún muy por debajo de los precios alcanzados hasta el 2014.
Finalmente cabe señalar que se pronostican disminuciones del precio en 2019 de casi 17% en el WTI y de más de 14% en el BRENT, lo cual está obligando a pensar en la disminución de la producción en Rusia.
También vale la pena recordar que todavía en el 2017 el 59% de las exportaciones rusas eran de petróleo y gas, cifra –no obstante- inferior al 70% alcanzado en el 2013. También se reportan aumentos en la producción ya que en este año se logró la extracción promedio de 11 millones 410 mil barriles diarios, situándose en el primer lugar mundial, lo que equivale a unos 556 millones de toneladas anuales.
Por otra parte, se ha extendido nuevamente hasta el julio del 2019 el paquete de sanciones que viene aplicándose contra Rusia por los sucesos de Ucrania desde 2014. No obstante, las medidas implementadas por Occidente y las contramedidas puestas en práctica por Rusia muestran efectos diversos. En tal sentido se aprecia una tendencia en algunos países de la Unión Europea que apunta a suavizarlas,[2] presumiblemente debido al negativo impacto económico que las mismas provocan, ya que se calcula que se han producido pérdidas por 100 mil millones de euros desde que comenzaron las sanciones. De ellos corresponden 60 mil millones a Rusia y 40 mil a la UE. No obstante, según fuentes rusas, se ha logrado sustituir satisfactoriamente entre el 60 y el 70% de los alimentos sancionados.[3]
Desafortunadamente el escenario político internacional ha continuado deteriorándose, ya que no ha variado la política de la OTAN para acercar sus fuerzas a las fronteras de Rusia, se mantiene latente el conflicto entre Rusia y Occidente en torno a Siria y un efecto de todo ello ha sido el emplazamiento de cohetes Iskander y S-400 en el enclave de Kaliningrado por parte del gobierno ruso. Sin embargo, la tensión entre Rusia y Turquía se ha reducido, lo cual se asocia a los intereses de cada uno en relación a la guerra en Siria y a la importancia estratégica de Turquía para Rusia en su enfrentamiento a la OTAN. También continúa avanzando el gasoducto que atravesará el territorio turco para suministrar a Europa desde el sur.
Por otro lado, con el acceso a la presidencia de EEUU de Donald Trump, se ha abierto una etapa de aun mayor hostilidad en las relaciones con Rusia, en medio de un proceso donde han aparecido elementos que apuntan a reforzar la idea del  acercamiento de diversos funcionarios con el gobierno de ese país.
En meses más recientes se ha incrementado la campaña anti-rusa en los medios estadounidenses, en lo que algunos analistas aprecian como una suerte de cortina de humo para cubrir situaciones que resultan embarazosas para el gobierno y han llevado a investigar supuestos nexos con Rusia de miembros del actual gobierno norteamericano. Actualmente Trump ha hecho todo lo posible por frenar esas investigaciones.
Un nuevo capítulo de esta saga se abrió con los resultados de la cumbre entre Putin y Trump que se realizó en julio del 2018, la cual ha provocado fuertes reacciones en EEUU contra este último por lo que se considera un comportamiento inadecuado en la misma. En todo caso –más allá de la retórica algo más amable de Trump en relación a Rusia- nada ha cambiado entre los dos países, salvo un acuerdo para actuar cooperadamente en Siria, pues continúan las sanciones y la hostilidad contra el gobierno ruso.
A lo anterior se añaden los aranceles impuestos por Trump a partir de julio del 2018, lo que ha desatado virtualmente una guerra económica que afectará también a EEUU. En este caso resalta que las empresas de aviación norteamericanas dependen en un 90% de las compras de titanio en Rusia que resulta vital para esa industria.
En medio de esta coyuntura, el discurso pronunciado por Vladimir Putin el 1 de marzo de este año puso en evidencia el incremento de las tensiones frente a la hostilidad de Occidente, al anunciarse el desarrollo en Rusia de nuevos armamentos nucleares como el cohete Sarmat de alcance prácticamente ilimitado y capaz de portar hasta 15 cabezas nucleares lo que ocurre como respuesta al despliegue de EEUU de armas nucleares tácticas según se desprende de su estrategia de seguridad nacional en su versión más reciente.
No obstante, en ese contexto se reportó que los gastos militares de Rusia se redujeron un 20% en el 2017 –hasta 55 327 millones de dólares- muy por debajo del máximo de 88 353 millones alcanzado en 2013, aunque se mantiene en lo esencial el Programa de Armamentos 2025, que debe asegurar la modernización de las fuerzas armadas del país.[4]
Por otra parte, el gobierno de Vladimir Putin ha continuado impulsando la Unión Económica Euroasiática (UEE) y recientemente se ha anunciado que existen 40 estados que han mostrado interés en la misma. También en el Foro Económico de San Petersburgo el gobernante ruso anunció su intención de extender a diversos países de Asia esta entidad como parte de una política basada en el llamado “pivote asiático” de la política exterior rusa.
A partir de la misma varios analistas resaltan el interés ruso para empalmar los proyectos de la UEE y la Ruta de la Seda de China, especialmente en lo referido al establecimiento de una zona de libre comercio entre los dos países. Entre China y Rusia el intercambio comercial alcanzó los 84 000 millones de dólares en el 2017 y debe ser mayor a los 200 000 millones en el 2020.
Fuentes:
[1] Ver World Bank (WB) (2018) “Russia Economic Report Nº 40” November 2018 en www.pubdocs.worldbank.org
[2] Se destaca en este sentido la posición de Alemania.
[3] Ver Sputnik News (2018) “Las sanciones bilaterales ocasionaron a Rusia y a la UE pérdidas por más de 100 000 millones de euros” Moscú, febrero 2 del 2018 en www.mundo.sputniknews.com
 [4] Ver SIPRI “Yearbook 2018.  Summary in English” en www.sipri.org
(Continuará)

Cómo Gran Bretaña robó 45 billones de dólares a India y mintió acerca de ello

Por Jason Hickelby, Al Jazeera

En Gran Bretaña se suele contar la historia de que, por muy horrible que haya sido, la colonización de India no reportó ningún beneficio importante a Gran Bretaña. En todo caso, la administración de India supuso un coste para Gran Bretaña, de modo que el hecho de que el Imperio británico se mantuviera durante tanto tiempo, continúa esa historia, fue un gesto de la benevolencia británica.
Una nueva investigación de la prestigiosa economista Utsa Patnaik recién publicada por Columbia University Press atesta un duro golpe a este relato. Basándose en casi dos siglos de minuciosos datos sobre los impuestos y el comercio Patnaik Utsa Patnaik calculó que Gran Bretaña había sacado a India un total de casi 45 billones de dólares durante el periodo comprendido entre 1765 y 1938. Se trata de una cantidad colosal. Comparativamente 45 billones de dólares es 17 veces más que el actual producto interno bruto anual total de Gran Bretaña.

¿Cómo ocurrió?

Sucedió por medio del sistema de comercio. Antes del periodo colonial Gran Bretaña compraba a los productores indios productos como textiles y arroz, y los pagaba de la forma normal, generalmente con plata, como hacía con cualquier otro país. Pero algo cambió en 1765, poco tiempo después de que la Compañía de las Indias Orientales se hiciera con el control del continente y estableciera un monopolio sobre el comercio indio.

Funcionaba de la siguiente manera: la Compañía de las Indias Orientales empezó a recaudar impuestos en India y luego utilizó inteligentemente una parte de estos ingresos (aproximadamente una tercera parte) para financiar la compra de artículos indios para uso británico. En otras palabras, en vez de pagar los artículos indios de su bolsillo, los comerciantes británicos los adquirían gratis “comprándoselos” a las y los campesinos y tejedores con el dinero que les acababan de quitar.

Fue una estafa, un robo a gran escala. Sin embargo, la mayoría de las personas indias no se dieron cuenta de lo que ocurría porque el agente que recaudaba sus impuestos no era la misma persona que aparecía para comprar sus productos. Si hubiera sido la misma persona seguramente se habrían olido que había gato encerrado.

Algunos de los productos robados se consumieron en Gran Bretaña y el resto se reexportó a otros lugares. Este sistema de reexportación permitió a Gran Bretaña financiar un flujo de importaciones de Europa en el que se incluían materiales estratégicos como hierro, alquitrán y madera, que fueron fundamentales para la industrialización de Gran Bretaña. En efecto, la Revolución Industrial dependió en gran parte de este robo sistemático a India.

Por si fuera poco, los británicos pudieron vender los productos robados a otros países por mucho más de lo que los habían “comprado” y embolsarse no solo el 100 % del valor original de los productos sino también el margen de beneficio.

Después de que iniciara el control británico del India en 1858 los colonizadores añadieron un nuevo giro especial al sistema de impuestos y compras. Como se había roto el monopolio de la Compañía de las Indias Orientales, se permitió a los productores indios exportar sus productos directamente a otros países, aunque Gran Bretaña se aseguró de que aun así el pago de aquellos productos acabara en Londres.

¿Cómo se hacía? Básicamente cualquier persona que quisiera comprar productos a India lo tenía que hacer utilizando unos Billetes del Consejo especiales, un papel moneda único que solo emitía la Corona Británica. Y la única manera de conseguir esos billetes era comprarlos a Londres con oro y plata. De modo que los comerciantes pagaba a Londres en oro para conseguir los billetes y después utilizaban los billetes para pagar a los productores indios. Cuando los indios cobraban los billetes en la oficina colonial local se les “pagaba” en rupias que provenía de las recaudaciones de impuestos, el dinero que se les acababa de recaudar. Así que, una vez más, de hecho no se les pagaba en absoluto, sino que se les estafaba.

Mientras tanto, Londres acabó con todo el oro y plata que debería haber ido directamente a los indios a cambio de sus exportaciones.

Este corrupto sistema significaba que aunque India tenía un impresionante superávit comercial con el resto del mundo (un superávit que duró tres décadas a principios del siglo XX) en las cuentas nacionales aparecía como déficit debido a que Gran Bretaña se apropiaba de la totalidad de los verdaderos ingresos provenientes de las exportaciones de India.

Algunas personas consideran que ese “déficit” ficticio es la prueba de que India fue un lastre para Gran Bretaña, pero la verdad es exactamente lo contrario. Gran Bretaña interceptó enormes cantidades de ingresos que en justicia pertenecían a los productores indios. India era la gallina de los huevos de oro. Mientras tanto, el “déficit” significaba que India no tenía más opción que pedir prestado dinero a Gran Bretaña para financiar sus importaciones. Así, toda la población india se vio obligada a contraer una deuda completamente innecesaria con sus caciques coloniales, lo que consolidó aún más el control británico.

Gran Bretaña utilizó el dinero caído del cielo proveniente de este sistema fraudulento para alimentar la maquinaria de la violencia imperial ya que financió la invasión de China en la década de 1840 y la supresión de la rebelión india en 1857. Y esto se sumaba a lo que la Corona tomó directamente de los contribuyentes indios para pagar sus guerras. Como señala Patnaik, “el coste de todas las guerras de conquista británicas fuera de las fronteras indias se cargoósiempre totalmente o en su mayor parte a los ingresos indios”.

Y eso no es todo: Gran Bretaña utilizó este flujo de tributos de India para financiar la expansión del capitalismo en Europa y en zonas de asentamiento europeo como Canadá y Australia. Así que lo extraído en las colonias facilitó no solo la industrialización de Gran Bretaña sino también de gran parte del mundo occidental.

Patnaik identifica cuatro periodos económicos diferentes en la India colonial desde 1765 hasta 1938, calcula lo extraído en cada uno de ellos y a continuación añade una modesta tasa de interés (de aproximadamente el 5 %, que es más baja que la tasa en el mercado) desde la mitad de cada periodo hasta nuestros días. Sumándolo todo concluye que la cantidad total que se sacó a India equivale a 44.6 billones de dólares. La economista afirma que esta cifra es conservadora y no incluye las deudas que Gran Bretaña impuso a India durante la época del dominio colonial británico.

Se trata de cifras descomunales. Pero no se pueden calcular los costos reales de este drenaje. Si India hubiera podido invertir en desarrollo sus propios ingresos fiscales y sus ingresos en divisas, como hizo Japón, no se sabe hasta qué punto podría haber sido diferente su historia. India se podría haber convertido perfectamente en una potencia económica. Se podrían haber evitado siglos de pobreza y sufrimiento.

Todo esto es un antídoto aleccionador contra el halagüeño relato que promueven determinadas voces poderosas en Gran Bretaña. El historiador conservador Niall Ferguson ha afirmado que el dominio británico ayudó a “desarrollar” India. Cuando era primer ministro David Cameron afirmó que el dominio británico supuso una clara ayuda para India.

Este relato ha logrado arraigar en el imaginario popular: según una encuestra realizada en 2014 por YouGov, un 50 % de las personas en Gran Bretaña cree que el colonialismo fue beneficioso para las colonias.

Sin embargo, durante los casi 200 años de dominio británico en India casi no aumentó el ingreso per capita. De hecho, durante la segunda mitad del siglo XIX, la época de apogeo de la intervención británica, los ingresos de India se desplomaron a la mitad. La esperanza de vida media descendió una quinta parte desde 1870 hasta 1920. Decenas de millones de personas murieron sin necesidad de una hambruna inducida por la política.

Gran Bretaña no desarrolló India, todo lo contrario: como deja claro el trabajo de Patnaik, India desarrolló a Gran Bretaña.

¿Qué exige esto a la Gran Bretaña actual? ¿Disculpas? Por supuesto ¿Indemnizaciones? Quizá, aunque no hay suficiente dinero en toda Gran Bretaña para cubrir las cantidades que identifica Patnaik. Mientras tanto podemos empezar por contar bien la historia. Tenemos que reconocer que Gran Bretaña mantuvo el control de India no por benevolencia sino para saquearla y que el auge industrial británico no surgió sui generis de la máquina de vapor y de instituciones fuertes, como querrían que fuera nuestros libros de texto, sino que dependió del robo violento de otras tierras y otros pueblos.
____________
Traducido del inglés para Rebelión por Beatriz Morales Bastos

Continúa Consejo de Ministros viabilizando la recuperación de La Habana




Foto: Estudios Revolución
En la noche de este miércoles, el Presidente cubano Miguel Díaz-Canel Bermúdez dirigió nuevamente la reunión del Consejo de Ministros que desde el pasado lunes chequea la marcha de la recuperación de La Habana tras el paso devastador de un potente tornado.
Díaz-Canel indicó a los directivos de los ministerios proponer alternativas para dar solución al tema de la vivienda, incluidos locales que puedan adaptarse y entregarse a los damnificados. 
Igualmente insistió en que se precise al detalle las personas que permanecen sin un lugar donde pernoctar para buscarles una solución.
Las oficinas de trámites para la adquisición de materiales de la construcción, dijo, deben que estar funcionando ya, con la adecuada atención a cada persona.
Reiteró además la urgencia de que los cuadros principales estén presentes en los lugares más necesitados, apoyando, dando información, quitando trabas y acompañando a la gente en sus problemas.

Foto: Estudios Revolución

El Presidente hizo hincapié en viabilizar todas las donaciones que se deseen hacer a los habaneros afectados por el tornado, así como velar porque cada uno de esos recursos llegue a su destino.
Al respecto, el ministro del Comercio Exterior y la  Inversión Extranjera, Rodrigo Malmierca Díaz, informó que ese proceso está bien estructurado y se ha puesto en función cada vez que el país ha pasado por situaciones similares.
Explicó que las donaciones desde el exterior, sean de gobiernos, empresas, organizaciones no gubernamentales o personas naturales, se realizan a través de nuestras embajadas en cada país. El Gobierno cubano se encarga de organizar el arribo, el ingreso sin pagar aranceles y la distribución. Si es dinero lo que se desea donar, el Banco Financiero Internacional tiene una cuenta habilitada con el número 0300000005093523.
En el territorio nacional las donaciones de recursos se canalizan a través del Consejo de la Administración Provincial de La Habana y para las monetarias se ha abierto una cuenta en el Banco Metropolitano con el número 0598770003953216.
Los interesados también pueden escribir a la siguiente dirección electrónica: donacionxlahabana@mincex.gob.cu
La titular del ministerio de Finanzas y Precios, Meisi Bolaños Weiss, dio a conocer la decisión del Gobierno de que el Presupuesto del Estado financie el 50% de los precios de los materiales de construcción que se vendan a las personas afectadas por el paso del tornado, cuyas viviendas presenten destrucción total o parcial.
De la misma manera, se autorizó la rebaja del 70% a los precios minoristas de los tanques para almacenar agua que se les vendan a los damnificados. Las personas cuyos ingresos no le resulten suficientes podrán acceder a créditos bancarios o solicitar subsidios o bonificación parcial con cargo al Presupuesto del Estado.
Estos temas, acotó, serán explicados al detalle a los capitalinos a través de los medios de prensa provinciales.
Raúl García Barreiro, ministro de Energía y Minas, afirmó que en los municipios de Diez de Octubre, Guanabacoa y Regla, la rehabilitación supera el 70% de las afectaciones del servicio eléctrico. La magnitud de los escombros acumulados en las vías de acceso ha impedido avanzar con la celeridad prevista; no obstante, se trabaja sin descanso para lograr que el próximo viernes el servicio quede restablecido en esos territorios.

Foto: Estudios Revolución

Durante este miércoles fueron distribuidos materiales de la construcción en varios puntos, lo cual va a permitir comenzar este jueves su venta a la población, aseguró el titular de la Construcción, René Mesa Villafaña.
Igualmente, explicó que las tiendas de materiales de construcción se están ubicando en las cuadras, en condiciones de campaña pero con garantías para la seguridad de lo que allí se almacene. «No podemos obviar que este es un evento atípico, en nada se parece a los sucedidos con anterioridad», comentó.
En el caso del sector de la Salud, el ministro José Angel Portal Miranda informó que en las próximas horas comenzará a brindar servicios el cuerpo de guardia del Hospital Materno Hijas de Galicia, seriamente dañado por los embates del tornado.
Destacó también que más de 500 estudiantes de Medicina se han incorporado a las labores de pesquizaje en las comunidades. Ello ha sido de suma importancia para poder identificar y ayudar a las personas que perdieron sus medicamentos o las tarjetas para adquirir los que son controlados; además han distribuido materiales para curaciones a quienes lo requieren.
Más de 700 colchones personales serán entregados a los damnificados, dijo la ministra del Comercio Interior, Betsy Díaz Velázquez. En tanto se continuarán habilitando puntos para la venta de alimentos donde existan condiciones para ello con el fin de acercar el servicio a las familias.
La ministra de Educación, Ena Elsa Velázquez Cobiella, informó que, aun cuando no se han podido abrir nueve centros educacionales, se han reubicado los estudiantes en otras escuelas. Hizo un llamado a padres y familiares para que lleven a los niños a las aulas y no pierdan clases innecesariamente.

Terminal de Contenedores de Mariel cumple cinco años

En este artículo: Cuba, Economía, Mariel, Zona Especial de Desarrollo Mariel
31 enero 2019 
La TCM constituye una obra clave en el desarrollo de la Zona, garantizando a los inversionistas una efectiva conectividad con el mundo. Foto: ZD Mariel.
El primer usuario de la Zona Especial de Desarrollo Mariel, la Terminal de Contenedores (TCM), arriba a los cinco años de inaugurada con altos niveles de eficiencia en sus procesos y la meta de continuar su crecimiento.
Desde su inauguración en enero de 2014, la TCM constituye una obra clave en el desarrollo de la Zona, garantizando a los inversionistas una efectiva conectividad con el mundo.
Perteneciente a Almacenes Universales S.A. y administrada por la compañía de Singapur PSA Internacional, la terminal operó en 2018 unos 349 000 TEUs y suma, desde su fundación, más de 238 millones de pesos cubanos ingresados al país.
Las labores de dragado que se realizan en el puerto contribuirán al desarrollo de la terminal, pues harán posible la entrada de buques NeoPanamax, de 366 metros de eslora.
Actualmente la TCM cuenta con un muelle de 702 metros de extensión y una capacidad de operación de 800 000 TEUs anuales.
En mayo de 2018 la Aduana General de la República de Cuba otorgó a la TCM el certificado que la acredita como Operador Económico Autorizado, atendiendo a la calidad, seguridad y eficiencia con que desarrolla sus procesos.
Una ubicación privilegiada y modernas tecnologías, unidas a las labores de preparación del puerto, dotan a la TCM de características suficientes para convertirse en un importante centro de distribución internacional.
(Con información de ZD Mariel)