Fidel


"Peor que los peligros del error son los peligros del silencio." Fidel Castro Ruz

viernes, 25 de marzo de 2016

El tomate se va a los extremos en Ciego de Ávila (+ Fotos)

el tomate se va a los extremos portada
Si las industrias de Majagua y Ceballos se vieran de pronto las caras la reacción fuera mutua y de perplejidad: una llora, abarrotada, mientras los guajiros se les enternecen afuera, y la otra pide a gritos el fruto, con sus puertas descongestionadas. El tomate les dibuja los extremos a menos de 50 kilómetros de distancia; un recorrido que pudiera “exprimirse” si Majagua y Ceballos —que pertenecen a la misma provincia y al mismo país— pertenecieran, además, al mismo Ministerio.

En la Agroindustrial Ceballos los tomates de su patio apenas eran una ensaladita en el conglomerado de 320 toneladas diarias
A una le falta. A otra le sobra... Este miércoles, Antonio Moya Abascal le puso fin a la divergencia y se fue con sus tomates majagüenses, de la Cooperativa de Crédito y Servicios (CCS) Abel Santamaría, a la Empresa Agroindustrial Ceballos: “Soy el primero en venir, si me quedo allá, descargo el sábado, y aquí no llevo una hora y ya casi voy a entrar”. ¿Y por qué los demás no lo siguen?, le pregunto incrédula.
—Yo pude venir porque ya cumplí con los 4 000 quintales que había contratado con la Fábrica de Conservas de Majagua, aquello es de la Industria Alimentaria y se encarga del consumo social que es prioridad, y esto es de la Agricultura. El puré tiene destinos diferentes, será el mismo tomate, pero no es sencillo eso de aquí pa' allá ni de allá pa' acá.
Dentro, en la Unidad Empresarial de Base (UEB) Industrial, su director Rodolfo Morales Pérez explica que este año el conglomerado ha sido demasiado grande para la poca materia prima. “Empezamos enero acumulando tomate por siete días para poder moler uno. En todo ese mes apenas procesamos 122 toneladas y nuestra capacidad diaria es de 320.
"En febrero hicimos 1 425, de 6 000 previstas, y en marzo (hasta el 22) tenemos 3 944 de un plan de 6 000. Los tanques, las bolsas... todos los recursos para los planes que no se cumplieron están aquí. Podemos acoger lo que le 'sobra' a Majagua si lo deciden, aunque eso no está dentro de mis facultades."
Una hora después, desde la fábrica de Conservas de Majagua, se repetía lo mismo: “si lo deciden”, mientras Alberto Suárez Pupo, de la CCS Orlando González, sacaba su cuenta. “Del campo a la industria estoy calculando siete días entre una carga y otra, porque en lo que recojo, meto en cajas y espero a que se vacíen los palets (cajones) que están en 'tranque' dentro de la fábrica pa' regresar y volver a cargar, y hacer de nuevo la cola de hasta tres días... fácil, fácil me paso una semana.”
—¿Y por qué no se va a Ceballos, allá es llegar y virar?
—Mija, si casi tengo que ir a La Habana pa' que me autorizaran a comprar 10 palets, carísimos, a 400.00 pesos cada uno, ¿tú crees que me permitan ir pa' Ceballos? Además, la mayoría de los tractores y las carretas están en muy mal estado, los caminos pa' irse por dentro, también. Pa' allá podrán ir los camiones. A la mayoría se les va a podrir la carga aquí en el patio. El año pasado fue lo mismo.
Hace 15 días, no obstante, la situación no era así. Majagua tampoco tenía tomates y se molía solo ocho horas al día. En enero procesaron 129 toneladas, de 1 049 planificadas; en febrero 1 074, de 3 030 propuestas y en marzo (hasta el 22) iban por 1 913, de 3 027 planificadas. Ahora llegó el pico (pues la agricultura escalonada es teoría, y teoría sin recursos), adelgazó el río, se rompió la tapadora, que ya es más majagüense que americana, hubo problemas de corriente y la achacosa fábrica que carga con las culpas de los campesinos, se culpa a sí misma de no poder ser una moderna industria en medio del municipio que más tomates cosecha en el país.
“Se pudiera recuperar el 70 por ciento del agua con una torre de enfriamiento, pero no la tenemos. Solo podemos recuperar el 15 por ciento y, para colmo, está rota. Esa y otras inversiones aquí continúan pendientes, y mientras no lleguen va a seguir sucediendo esto”, afirma el jefe de producción de la fábrica, Jorge Calvo Fariñas.
Yordán Pina Vera, controlador de la producción, ofrece un dato que ilustra las consecuencias. “Hemos tenido que descontar cerca de un tres por ciento del valor del tomate que recibimos, debido a la mala calidad. Son 248 000 pesos que no recibieron los campesinos por una materia prima que no cumplía con los parámetros. Las causas apuntan al tomate que se dio malo en el campo (el clima golpeó), el que nunca llegó a la industria porque se dio muy bueno y lo vendieron por libras en la calle y, por supuesto, a la demora, la merma, las pérdidas.”
Si bien desde el pasado sábado hubo una reunión con las bases productivas de Majagua y Pedro Manuel Díaz, especialista de hortalizas en la delegación provincial de la Agricultura, confesó a Invasor que desde entonces se decidió —a partir de que calcularon unas 1 000 toneladas en el patio de la industria que solo pude procesar 115 diarias— que podían trasladar la materia prima a la Empresa Agroindustrial Ceballos, todavía el autorizo no se ha entendido o expandido a cabalidad, o no ha podido cumplirse por situaciones particulares.
A pesar de que algunos se cuestionan la tardanza o el hecho mismo de acudir a decisiones superiores, Pedro ha dicho que “el tomate tiene que molerse donde sea, lo importante es que no se pierda”, pero los guajiros seguían este miércoles apostillados en sendas fábricas de extrema situación: a una le sobraba, a otra le faltaba, y aunque ya podían, todavía no se consolaban.

tomate 2
La dinámica en Ceballos ha sido tan “escueta”, por falta de materia prima, que los tomates que entran un día terminan, ese mismo día, enlatados

el tomate se va a los extremos 03
Alberto Suárez Pupo: uno de los atrapados en la madeja del tomate majagüense, quien todavía no se aventuraba a cambiar el rumbo

el tomate se va a los extremos 04
 La merma en Majagua ya le va quitando peso a las carretas...y al bolsillo

el tomate se va a los extremos 05
¿Y con estos tractores a dónde vamos periodista?, se preguntan los campesinos que esperan en Majagua y pueden ahora enrumbarse hacia Ceballos

el tomate se va a los extremos 6
Dicen que la tapadora de la Fábrica de Conservas es ya más majagüense que americana

Ha llegado la hora de la igualdad

Foto: Anabel Díaz
Reconozco a los trabajadores de la CEPAL y a ellos les de­dico este título, expresó Alicia Bárcena, Secretaria Eje­cu­tiva de la Comisión Económica para América Latina y el Ca­ribe durante el acto de entrega del título honorífico de Doctor Honoris Causa en Ciencias Eco­nómicas de la Uni­versidad de La Habana.
Durante la ceremonia, celebrada este jueves en el Aula Magna de la casa de altos estudios, Bárcena expresó el honor que siente al recibir este título e integrar una lista en la que aparecen grandes personalidades como Ni­colás Guillén, Alejo Carpentier y Eduardo Ga­leano.
Al referirse a la Universidad de La Habana la calificó de “histórica y hermosa” y la consideró como “un crisol en la historia de Cuba”.
Asimismo reconoció que es un verdadero honor acompañar el proceso de actualización del modelo económico cubano.

Durante su intervención, Gustavo Co­breiro, rector de la Universidad de La Habana, afirmó que la decisión de otorgarle dicha condición académica a Alicia Bárcena responde a sus contribuciones a la alta casa de estudios y a Cuba en ge­neral, desde su compromiso con el cambio social.

Cobreiro hizo referencia  a la gran labor que ha desarrollado la mexicana, trabajando en diversas instituciones pertenecientes al sistema de las Naciones Unidas.
Además, el rector afirmó que uno de los do­cumentos principales presentados por la CEPAL, bajo el liderazgo de Bárcena, fue La Ho­ra de la Igualdad, donde se postula que la equidad “debe ser el principio ético normativo primordial y el objetivo último del desarrollo”.
Por su parte la Decana de la Facultad de Economía de la UH, Silvia Odriozola, afirmó que la obra de Bárcena acumula méritos tanto en su país natal, México, como en América Latina.
Asimismo, refirió que la secretaria ejecutiva de la CEPAL es amiga de la Isla desde hace años, a la que ha visitado en numerosas ocasiones, y “ha sido defensora de su causa y de la lucha de nuestro pueblo por mantener la independencia y la dignidad”.
Añadió que bajo el liderazgo de Bárcena, la CEPAL se ha fortificado y ha logrado en disímiles obras mostrar la problemática del desarrollo en América Latina y el Caribe.
Bárcena firmó el libro de visitantes de la institución, don­de pidió “que no se acaben los sueños en América Latina y el Caribe, ha llegado la hora de la igualdad”.
Al finalizar la ceremonia, la funcionaria ofreció una breve conferencia de prensa, en la que afirmó, al referirse a la reciente visita del presidente de Estados Unidos Barack Obama a la Isla, que lo primero que hay que pedirle a ese mandatario es que elimine el bloqueo económico, comercial y financiero impuesto a Cuba.
También explicó que América Latina es una región con enormes riquezas, pero hay que buscar el estilo de desarrollo ideal para acabar con la gran desigualdad que existe en la mayoría de sus países debido a la pobreza y a la gran concentración de riqueza en pocas manos.
La entrega del título contó con la presencia de Ro­dolfo Alarcón, ministro de Educación Su­perior (MES); Rodrigo Mal­mierca, ministro de Comercio Exterior y la Inversión Ex­tran­jera; así como Juan José Bremer de Martino, Embajador de los Es­tados Unidos Me­xi­canos en Cuba.
Además estuvieron presentes miembros del Cuerpo Di­plomático acreditado en Cuba, representantes de organismos internacionales de las Naciones Unidas y funcionarios del MES.
Alicia Bárcena es una bióloga y diplomática mexicana que desde el año 2008 se desempeña como secretaria ejecutiva de la CEPAL, organismo de Naciones Unidas con sede en Santiago de Chile.
Por más de dos décadas, Bárcena ha trabajado en varios puestos públicos relacionados directamente con el desarrollo sostenible, el medioambiente y la economía; y ha viajado en disímiles ocasiones a Cuba, donde tiene un rol activo en ma­teria de cooperación.

Una generación de emprendedores le apuesta al futuro de Cuba

Por FRANCES ROBLES 


Antonio y Sandra Camacho Rodríguez en su repostería en La Habana. CreditMauricio Lima para The New York Times
Read in English
LA HABANA — Antonio y Sandra Camacho Rodríguez decidieron llamar a su repostería en La Habana los Burner Brothers en homenaje a todas las galletas que quemaron mientras establecían su negocio.

Era la metáfora perfecta para el incesante proceso que debieron enfrentar dos cocineros sin experiencia ⎯ella es médico y su hermano, vendedor⎯ para abrir un negocio en un país comunista que da sus primeros pasos en la industria privada.

Mientras que decenas de miles de cubanos millenials dejaron de apostarle a Cuba y se dirigieron al norte, los Camacho son parte de una clase de emprendedores que está eligiendo quedarse en la isla.

“Hay un mercado extremadamente poderoso que está surgiendo ahora mismo en Cuba”, dijo Camacho, de 26 años, parado en su pequeña tienda, donde las galletas cuestan 10 centavos cada una, en el vecindario de Vedado, en La Habana. “Para mí es más fácil ser parte de un mercado emergente que intentar lograrlo en algún otro país, donde el mercado se creó años atrás”.

Mientras el Presidente Obama se reunía con el Presidente cubano Raúl Castro el lunes, se daban a conocer datos sorprendentes para los dos líderes: el año pasado, más del doble de cubanos se fueron a vivir a Estados Unidos que en 1959, cuando Fidel Castro tomó el poder y desató una ola migratoria que alteró el sur de Florida para siempre.

Mientras Obama asistía a una conferencia el lunes por la tarde con empresarios estadounidenses y emprendedores que están dándole nueva vida a una economía decadente, Cuba sigue sufriendo de una fuga de médicos, propietarios de pequeños negocios, obreros y meseros.

“Creo que algunas personas sufren de una falta de visión”, dijo Camacho. “Muchas personas también viven en una situación precaria, en barrios humildes o incluso pobreza extrema”.

Los patrones migratorios recientes cuestionan la fe de los cubanos en las reformas al sector privado. La semana pasada, después de que Costa Rica se deshiciera de decenas de refugios llenos de migrantes cubanos, aparecieron mil más en su frontera con Panamá.
Jóvenes en el Malecón de La Habana. A pesar de que decenas de miles de cubanos han salido de Cuba, hay millones que han decidido quedarse. CreditMauricio Lima para The New York Times



Las cifras muestran que al menos 63.000 cubanos se fueron a los Estados Unidos el año pasado; la mayoría de ellos cruzaron la frontera con México a pie. Se ha otorgado residencia a más de 250.000 cubanos tan solo durante la administración de Obama: una cantidad suficiente para poblar una ciudad del tamaño de Orlando, Florida.

En 2014, 122.000 cubanos estaban en la lista de espera para reunirse con sus familias, una de las listas más largas de visas estadounidenses en el mundo.

“Si la economía cubana sigue flaqueando, muchos cubanos expresarán su voto yéndose del país”, dijo Richard E. Feinberg, el autor de “Open for Business”, un libro acerca de la nueva economía cubana.

Sin embargo, conforme decenas de miles de cubanos han dejado de apostarle a su país de origen, millones han elegido quedarse.

“Quizá 50.000 o 75.000 personas se fueron: eso significa que 11.2 millones todavía están aquí”, dijo Feinberg, cuyo libro incluye un capítulo acerca de los millenials que han optado por quedarse en Cuba.

Bajo las nuevas reglas que permiten la iniciativa privada, el año pasado, el gobierno cubano emitió cerca de 496.000 licencias para pequeños negocios. Casi un tercio de esos propietarios de negocios son jóvenes.

“Cuando la gente empezó a viajar y podían hacerlo sin que se les obligara a quedarse en el extranjero, la vida cambió aquí: la forma en que la gente vivía, la forma en que se vestían”, dijo Emisleidy Maza Ramos, de 27 años, quien tiene varios empleos, entre ellos uno en el negocio de entrega de alimentos de su novio. “Se siente una diferencia en el aire”.


Charles Shapiro, un exembajador de Venezuela que dirige el World Affairs Council of Atlanta y viaja frecuentemente a Cuba, dijo que la gente que se quedó era cada vez más capaz de vivir con comodidad, en especial, si se comparan con sus vecinos que ganan 25 dólares al mes en empleos estatales.

“Conocí a un guía turístico al que recientemente le ofrecieron una beca para obtener una maestría en Washington; gana 1000 dólares a la semana en propinas”, dijo Shapiro. “Se va a quedar”.

El problema más grande con el creciente número de emprendedores, agregó, es el control absoluto que se tiene sobre la cadena de suministros.

“El suministro de refacciones, alimentos, papel sanitario, etcétera, se encuentra en manos del gobierno”, comentó.

Ihosvany Oscar Artiles Ferer, de 44 años, un veterinario que trabajó en Camagüey pero recientemente se mudó a Queens, dijo que la falta de mayoristas para comprar suministros hacía más difícil poder obtener una ganancia.

“El negocio particular es un pañuelo que está poniendo el gobierno de Cuba, para decir ante las Naciones Unidas que en Cuba hay negocios particulares”, dijo Artiles.

“Al principio casi todos éramos revolucionarios”, agregó. “Ya todos dejamos eso porque no creíamos en Fidel ni en la revolución ni en el socialismo ni en nada”.

La administración de Obama espera que conforme el gobierno de Castro haga la transición hacia una reforma económica y Washington permita más comercio y viajes, más cubanos se quedarán, con lo que se reducirá el flujo constante de personas que salen del país, el cual ha contribuido a una crisis migratoria más amplia.

Pero Cuba también se beneficia de los cubanos que se van. Muchos negocios en la isla comienzan con las remesas que los emigrantes envían desde Estados Unidos. Los Camacho dijeron que gastaron cerca de 25.000 dólares para comenzar un negocio como el de la compañía de galletas, y que tenían suerte de contar con familiares cercanos que son ciudadanos estadounidenses.

Benjamin J. Rhodes, representante de la Casa Blanca en Cuba, dijo la semana pasada que “una actividad económica más grande en la isla beneficiará a los cubanos”.

“Será una fuente de empoderamiento para ellos”, dijo Rhodes, el consejero auxiliar de seguridad nacional del presidente. “Mejorará sus condiciones de vida”.

Pero el ministro de asuntos exteriores de Cuba, Bruno Rodríguez, se burló de la referencia al empoderamiento y culpó a Washington del éxodo. Muchos cubanos han dicho que se han apresurado a irse porque temen que después de normalizar las relaciones, Obama eliminará las políticas migratorias que les dan a los cubanos un estatus especial en los Estados Unidos.

“Estados Unidos aplica medidas migratorias en relación con Cuba de carácter selectivo y políticamente motivado, que constituyen un aliento a la emigración ilegal, insegura y desordenada y que afectan las relaciones migratorias normales,” Rodríguez dijo en una rueda de prensa el jueves pasado.



David Boddiger colaboró al reportaje desde La Cruz, Costa Rica.