Fidel


"Peor que los peligros del error son los peligros del silencio." Fidel Castro Ruz

miércoles, 8 de enero de 2020

Llega a La Habana el primer crucero del 2020

8 de Enero de 2020


8 ene. En su primera visita del año, arribó ayer a aguas de la bahía habanera el crucero MS Europa 2, cuyos pasajeros recorrieron hoy las principales plazas y centros de esta capital.

El navío alemán, con capacidad para 400 cruceristas, fue recibido por autoridades cubanas y germanas. Desatacó la presencia de la embajadora de Berlín en el país caribeño, Heidrun Tempel, quien departió con la tripulación del barco, encabezada por su capitán, Christian van Zwamen.

Construido en el año 2013, el MS Europa 2 garantiza los altos estándares de calidad para turistas internacionales que exige por su compañía, la naviera Hapag-Lloyd, considerada entre las mejores del mundo.

En octubre de 2019 había llegado a Cuba fue el buque MS Hamburgo –también de Alemania- con unos 600 turistas a bordo que visitaron Cayo Largo del Sur y María la Gorda, en Pinar del Río, y las ciudades de Cienfuegos, Trinidad y Santiago de Cuba.

Según publicó en su página de Facebook la Embajada de Alemania en Cuba, “el MS Europa 2 es el primero de los muchos cruceros alemanes que visitarán Cuba durante el 2020”.

( Tomado de Buen Viaje Cuba)

Guerra y fuego: la venganza del cambio climático

Alejandro Nadal, La Jornada

El nuevo año despertó con un doble llamado sobre la realidad del cambio climático. Por una parte están los incendios en Australia, que han cubierto millones de hectáreas y representan una amenaza existencial para el continente. Por otra, los tambores en Medio Oriente nos anuncian la proximidad de una guerra vinculada con las reservas de crudo más importantes del mundo. Doble llamado para tomar acción decisiva y controlar las emisiones de gases de efecto invernadero.

Australia se ha desempeñado mal en el tema de la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI). En el marco del Acuerdo de París, Australia fijó una meta de reducción de emisiones de entre 26 y 28 por ciento respecto de las de 2005 para ser alcanzada en 2030. Estas metas son demasiado modestas y lo peor es que Australia ni siquiera está en camino de cumplirlas.

De acuerdo con el índice de desempeño sobre cambio climático (www.climate-change-performance-index.org), que agrupa a las 57 economías responsables de 90 por ciento de las emisiones de GEI, Australia ocupó el último lugar en 2019. Y esta situación va a empeorar. Desde el primero de agosto de 2019 los incendios en Nueva Gales del Sur y Queensland han emitido 306 millones de toneladas de dióxido de carbono. Ese monto representa más de la mitad de las emisiones anuales de Australia.

Para el primer ministro de Australia, Scott Morrison, los incendios no tienen nada que ver con un pretendido cambio climático. Sus posturas negacionistas adoptan un tono extremo en su Partido Liberal (conservador) y la falta de acción del gobierno australiano para reducir emisiones es admirada por muchos gobiernos de derecha en el mundo. Para cerrar con broche de oro, el gobierno en Canberra ha aprobado los planes para abrir la mina de carbón más grande del mundo. El país sigue siendo el segundo exportador de carbón más importante del planeta, con 370 millones toneladas en 2018 (principalmente a India y China). Ya veremos si las temperaturas extremas y la duración de la temporada de incendios dan para que electores y gobierno puedan ver la realidad.

Al otro lado del planeta, el asesinato de Qasem Soleimani, el general más importante del régimen en Irán, coloca a Medio Oriente al borde de una guerra que podría calificarse de intensiva en GEI por dos razones. La primera es que el conflicto tiene como telón de fondo los yacimientos petroleros más importantes del mundo. La segunda es menos conocida: el ejército estadunidense es la institución que más emisiones de GEI tiene en todo el mundo. Al igual que cualquiera de las corporaciones multinacionales que operan en la economía global, su cadena logística integra una vasta red de barcos contenedores, buques tanque, aviones de transporte y una flota interminable de camiones para abastecer sus bases y operaciones militares. Un estudio reciente de la Royal Geographical Society (www.rgs.org) reveló que las fuerzas armadas estadunidenses emiten más gases de efecto invernadero que la mayoría de los países del mundo. Se trata del peor contaminador institucional en todo el planeta. En 2017 las fuerzas armadas de Estados Unidos compraron 269 mil 230 barriles de petróleo diarios y emitieron más de 25 millones de toneladas diarias de dióxido de carbono. Si esas fuerzas armadas fueran un país, ocuparía el lugar 47 en la escala de emisiones de GEI, algo comparable con las totales de Perú o Portugal.

¿Por qué consume tanta energía el ejército estadunidense? Además de la gigantesca plataforma de apoyo logístico que requiere el despliegue militar global de Washington, la eficiencia energética nunca le ha interesado al complejo militar-industrial. Por eso un bombardero B2 necesita 20 litros de combustible para recorrer una milla, y un tanque Abrams requiere cuatro litros de combustible para avanzar 950 metros.

En la Segunda Guerra Mundial las fuerzas armadas estadunidenses utilizaron un galón de combustible diario por cada soldado en el frente. En la primera guerra del Golfo ese coeficiente subió a cuatro galones al día. Para 2007, con operaciones en Irak y Afganistán, se necesitaron 16 galones de combustible diarios por cada soldado en operaciones. Tal parece que hasta los dioses de la guerra prefieren una mayor intensidad en gases de efecto invernadero.

Es cierto que hablar de las emisiones del ejército imperial se antoja algo absurdo. Después de todo, no hay guerra por más verde que sea que justifique la barbarie y la masacre. Así que antes de hablar de la contaminación que provocan esas fuerzas armadas habría que abordar las consideraciones éticas, humanitarias y geopolíticas. Pero el análisis sobre las emisiones de las fuerzas armadas estadunidenses permite observar que en realidad el régimen de cambio climático que hoy existe es sumamente débil, por no decir que, en el fondo, no existe. Los incendios en Australia y una guerra en Medio Oriente anularán cualquier logro que se hubiera alcanzado al amparo del Acuerdo de París. El cambio climático arremete contra los que no quieren ver la autoridad de la realidad.

Estas son las monedas que más se fortalecieron y más se debilitaron en 2019

Estas son las monedas que más se fortalecieron y más se debilitaron en 2019

© CC BY-SA 2.0 / Japanexperterna.se / World money
ECONOMÍA, Sputnik

El 2019 fue un año bastante positivo para el mercado de divisas. Pero ¿cuáles han sido las monedas más 'exitosas' del año y cuáles son las predicciones de los economistas para 2020?

Las monedas más fortalecidas

Pese a que hasta el 2018 el rublo ruso se había devaluado considerablemente, en 2019 mostró una dinámica impresionante y se ha fortalecido considerablemente: así, ahora el dólar se sitúa en 62 rublos, frente a los casi 70 rublos a principios de año.



© AFP 2019 / AIZAR RALDES

¿Qué perspectivas tienen las monedas latinoamericanas y dónde invertir en 2020?Entre los factores que contribuyeron al fortalecimiento de la moneda rusa figuran el aumento de los precios del petróleo y las inversiones en la deuda pública de Rusia.

En 2016, la libra egipcia cayó desde las 8,8 hasta las 20 libras por dólar tras un intento fallido de las autoridades de conseguir la independencia financiera. No obstante, esto también ayudó a reducir el déficit comercial del país árabe y apoyar las exportaciones. 

En los últimos años, la moneda nacional de Egipto ha oscilado entre las 17 y las 18 libras por dólar, mientras que en 2019 su valor cayó hasta las 16 libras por dólar gracias al sector turístico y a la extracción de gas, además de a un aumento de transferencias de dinero dentro del país.

El yen japonés es una de las divisas clave del mercado mundial. En 2012, su tipo de cambio era de entre 75 y 85 unidades por dólar. Sin embargo, las autoridades niponas optaron por depreciar la moneda con el fin de apoyar las exportaciones, así que a finales de 2018 la divisa japonesa cotizaba a 114 yenes por dólar.

No obstante, en 2019 logró recuperar terreno hasta los 108 yenes por dólar. Cabe señalar que el yen es una de las monedas más estables, algo que lo convierte en un refugio seguro para los inversores.

​La victoria de Volodímir Zelenski en las presidenciales ucranianas en abril pasado llevó al fortalecimiento sin precedentes de la grivna frente al dólar, que alcanzó el 15%. Así, antes de su investidura la moneda ucraniana se valoraba en 27 grivnas y bajó hasta los poco más de 23 grivnas por dólar para fin de año. El cambio de poder en el país ha atraído a los inversores extranjeros. Además, coincidió con el incremento de los activos de los países en desarrollo.

Las cotizaciones del dólar canadiense se vieron afectadas en el 2018 por una caída en los precios del petróleo. Sin embargo, a principios de 2019 los precios del crudo volvieron a la normalidad, algo que llevó a que el dólar canadiense se fortaleciese y cotizase a 1,29 por dólar estadounidense.
Los outsiders del año

Pese a la situación generalmente favorable en el mercado, algunos países no consiguieron fortalecer sus divisas nacionales debido a sanciones, guerras o crisis económicas.

© SPUTNIK / ALEXEI SUJORUKOV

A principios de diciembre, el tipo de cambio del rial iraní era de más de 42.000 riales por un dólar, mientras que en el mercado negro, ascendió a 114.000 riales. La depreciación de la divisa se debe a las sanciones económicas y políticas impuestas a Teherán por EEUU, que limitan el acceso del país al mercado mundial. En otras palabras, Irán perdió la oportunidad de exportar el petróleo, lo que llevó a un déficit crítico en su presupuesto.

El dong vietnamita es la tercera moneda más barata del mundo: tiene un valor de 23.187 por dólar. El hecho es que el país asiático se encuentra en un período transitorio entre la economía centralizada y la de mercado. Sin embargo, los expertos coinciden en que la situación se va a normalizar en el futuro próximo.

Pese a que Indonesia es un país bastante desarrollado y económicamente estable, su moneda nacional —la rupia— tiene un tipo de cambio muy bajo. El precio de compra del dólar en dicho país se aproxima a las 14.000 rupias por dólar. En 2016, el Gobierno de Indonesia se vio obligado a emitir billetes de entre 1.000 y 100.000 rupias debido una inflación más alta de lo esperado.

​Sierra Leona es un país africano v y afectado tanto por guerras como por epidemias como el Ébola. Como resultado, un dólar cuesta alrededor de 9.700 leones sierraleoneses. 

¿Qué nos espera en 2020?

La moneda nacional rusa, se convirtió, junto al real brasileño, en una de las divisas más prometedoras de las bolsas y los mercados internacionales.

En general los expertos se sienten optimistas en cuanto a los mercados en desarrollo. Los países con estos mercados persisten junto a tipos de interés muy bajos, lo que va a "inducir a los inversores a centrarse en los activos de alto rendimiento", destacó a Bloomberg Takeshi Yokouchi, de la inversora japonesa Sumitomo Mitsui DS Asset Management. No obstante, la situación en el mercado mundial podría cambiar tras las presidenciales en EEUU.



© AP PHOTO / MARTIN MEISSNER

¿Por qué el euro sigue perdiendo frente al dólar?En cuanto al euro, también podría traer sorpresas y salir reforzado un 5% en 2020, pasando de los 1,12 dólares actuales hasta los 1,16 dólares, según previsiones del agente de bolsa estadounidense Morgan Stanley. Por su parte, los bancos ABN Amro NV y Commerzbank AG opinan que podría aumentar hasta 1,14 dólares por euro para finales de marzo, si se estabiliza la situación económica en la región y llega el fin de la incertidumbre acerca del Brexit.

En lo que respecta a la propia libra esterlina, también tiene buenas posibilidades de fortalecer sus posiciones tras la posible salida del Reino Unido de la UE. Casi todo el 2019 la moneda británica estaba bajo presión por la incertidumbre, pero ahora que todo se ha vuelto más claro, cualquier informe sobre la salida del reino de la UE respaldará a la libra, pronostican los especialistas.

El crecimiento del dólar australiano, a su vez, depende de las perspectivas económicas de China, algo que está directamente relacionado con el posible fin de la guerra comercial entre Pekín y Washington.

​Los expertos coinciden en que de esta manera la moneda australiana podría convertirse en una de las divisas más prometedoras del planeta.

Impuesto a la riqueza, ¿sentido común?

Por J. BRADFORD DELONG  P,S

BERKELEY – No me sorprendió que los principales contrincantes demócratas en las primarias comenzaran a estar de acuerdo con un «impuesto a la riqueza» en línea con lo propuesto por mis colegas Gabriel Zucman y Emmanuel Saez, de la University of California, Berkeley. Sí me sorprendió el grado de resistencia que encontraron, especialmente por parte de quienes debieran estar a favor de todo lo que lleve a los Estados Unidos hacia un sistema fiscal más progresivo. 

Cuando empecé a estudiar finanzas públicas, me enseñaron que existen tres principios fiscales, todos derivados de la máxima de Jean-Baptiste Colbert, un político francés del siglo XVII, «hay que desplumar al ganso de forma tal que se obtenga la mayor cantidad posible de plumas con la menor cantidad posible de graznidos».

El primer principio es ampliar siempre la base tributaria, para alcanzar las metas recaudatorias con las tasas fiscales más bajas (las que producen menos graznidos). El segundo es gravar los bienes y servicios con demanda inelástica, para minimizar los efectos distorsivos del sistema fiscal sobre la actividad económica en su conjunto. Finalmente, se debe cobrar impuestos a aquellos actores cuyo costo por el pago de impuestos es menor en términos de utilidad, es decir, a los ricos.

Teniendo en cuenta esos tres principios, ¿cuál es la base tributaria más amplia sobre la cual se puede cobrar impuestos a los ricos? Su riqueza, por supuesto. ¿Y qué bien están menos dispuestos a sacrificar los ricos para reducir su carga tributaria? Su riqueza, por supuesto.

Dados estos principios básicos resulta obvio, desde una perspectiva tecnocrática, que el sistema tributario debe contener un componente sustancial de impuestos a la riqueza. Incluso quienes se basan en laobra de los economistas Christophe Chamley y Ken Judd para afirmar que se debe cobrar impuestos a los ingresos laborales en el largo plazo parecen aceptar que, en lo inmediato, establecer un cierto nivel de impuestos a la riqueza debiera ser una prioridad.

Por eso me sorprendió que personas inteligentes, sensatas y solidarias se opusieran a las propuestas de impuestos a la riqueza de Elizabeth Warren y Bernie Sanders, entre otros. Según Alan D. Viard, del American Enterprise Institute, sería «más simple y prudente» reformar «el impuesto a las ganancias y los impuestos estatales y a las donaciones o transferencias a título gratuito» que tratar de implementar un impuesto a la riqueza. De igual modo, William Gale, de la Brookings Institution, está a favor de más impuestos a los ricos, pero luego dice que «todavía no está preparado para apoyar el impuesto a la riqueza por muchas razones». Y Karl W. Smith, de la Tax Foundation, cree que el impuesto a la riqueza «socavaría una idea central que anima al capitalismo estadounidense».

Más aún, cuando Saez y Zucman presentaron su propuesta del impuesto a la riqueza para una conferencia de la Brookings Institution, fueron recibidos por un coro de negativistas. Muchos temían que esa política reduciría la voluntad de los estadounidenses a realizar inversiones riesgosas. Incluso a Dean Baker, del Centro de Investigación en Economía y Política, con quien hemos escrito juntos, le preocupa que un impuesto a la riqueza incentive a los ricos a «contratar contadores, abogados y otras personas que participan en la industria de la elusión y la evasión fiscal».

De manera similar, Lawrence H. Summers, un buen amigo y patrono desde hace mucho, advierte que el impuesto a la riqueza podría aumentar la influencia del dinero en la política y el diseño de políticas. Sostiene que, si los ricos no pueden transmitir su riqueza a las generaciones futuras, la gastarán en moldear a la sociedad actual. Summers percibe al intento de aprobar un impuesto a la riqueza como una distracción: «Para los progresistas, invertir su energía en una propuesta que tiene más del 50 % de probabilidad de ser declarada inconstitucional por la Corte Suprema [...] implicaría el potencial sacrificio de una oportunidad inmensa». Finalmente, Janet Holtzblatt, del Tax Policy Center, quien —como descubrí allá por 1993, es mejor que yo para las finanzas públicas— advierte que un impuesto a la riqueza podría presentar «grandes desafíos de implementación y administrativos».

El planteo de Summers sobre el potencial desperdicio de oportunidades resulta convincente. Para que un impuesto a la riqueza eficaz perdure, EE. UU. también necesitaría un gobierno decidido a duplicar el tamaño de la Corte Suprema. Entre los casos Bush vs. Gore(2000) y Citizens United vs. la Comisión de Elecciones Federales (2011), y los republicanos en el senado que ni siquiera acceden a llevar a cabo audiencias para el nombramiento de Merrick Garland, ese paso está más que justificado.

Las preocupaciones por los problemas administrativos y de cumplimiento también son comprensibles. Definir y asignar valor a la riqueza (y los ingresos) de los ricos sería una empresa inmensa y difícil. Para simplificar la cuestión, tal vez se debiera asignar una sola tarea al Servicio de Impuestos Internos: gravar todos los ingresos, o gravar la riqueza y la renta del trabajo.

Sin embargo, más allá de esos detalles, no puedo dejar de pensar que la discusión va por un camino muy equivocado. Parece que olvidamos una cuestión básica de las finanzas públicas. Debiera ser una doctrina tecnocrática establecida que el impuesto a la riqueza es la forma ideal de cobrar impuestos a los ricos. En ese caso, la carga de la prueba, en vez de quedar en manos de quienes proponen el impuesto a la riqueza, ¿no debiera ser responsabilidad de quienes defienden un statu quo que se aleja de esa referencia ideal? Estoy genuinamente perplejo y me encantaría escuchar una respuesta convincente a esta cuestión.

Traducción al español por www.Ant-Translation.com


J. BRADFORD DELONG,is Professor of Economics at the University of California at Berkeley and a research associate at the National Bureau of Economic Research. He was Deputy Assistant US Treasury Secretary during the Clinton Administration, where he was heavily involved in budget and trade negotiations. His role in designing the bailout of Mexico during the 1994 peso crisis placed him at the forefront of Latin America’s transformation into a region of open economies, and cemented his stature as a leading voice in economic-policy debates.

Participa Díaz-Canel junto a los trabajadores en el proceso de discusión del Plan de la Economía 2020

Foto: @PresidenciaCuba
El Presidente de la República de Cuba, Miguel Díaz-Canel Bermúdez participa esta mañana en el abordaje del proceso de discusión con los trabajadores del Plan de la Economía para el año 2020, que se realiza en la sede nacional de la Central de Trabajadores de Cuba.
Presiden la reunión además, el Viceprimer Ministro y Ministro de Economía, Alejandro Gil; Meisi Bolaños Weiss, ministra de Finanzas y Precios y Ulises Guilarte de Nacimiento, secretario general de la CTC.
La primera intervención la realiza el Viceprimer Ministro y Ministro de Economía, Alejandro Gil, sobre temas económicos claves a discutir con los trabajadores como: el cumplimiento del plan, la sustitución real de las importaciones, el ahorro, el rendimiento de las inversiones y los salarios.
Por su parte Meisi Bolaños Weiss, ministra de Finanzas y Precios aborda aspectos relevantes a incorporar en las discusiones con los trabajadores tales como: el maximizar los ingresos, el crecimiento del comercio y una mayor eficiencia y racionalidad en los gastos.
La miembro del Secretariado Nacional de la Central de Trabajadores de Cuba, Milagros de la Caridad Pérez, resaltó la importancia de la preparación de las Asambleas, la conducción de la dirección administrativa, de los órganos decisorios y la participación de los trabajadores.
El también miembro del Buró Político del Comité Central del Partido Cominista de Cuba, Ulises Guilarte de Nacimiento, planteó que la importancia de que movimiento sindical influya junto a las administarciones en el cumplimiento de los planes.
 En tanto, el Presidente insistió en que este proceso con los trabajadores debe aportar, convocar y conmover, además de recalcar el papel de la Central de Trabajadores Cuba.
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Visita Díaz-Canel la Empresa Metal-Mecánica Varona en San Miguel del Padrón
El Presidente de la República de Cuba Miguel Díaz-Canel Bermúdez recorre este miércoles la Empresa Metal-Mecánica Varona ubicada en el capitalino municipio de San Miguel del Padrón. Autoridades del Partido y el Gobierno de La Habana participan en el recorrido.
Antes de iniciar el recorrido, el mandatario cubano recordó en un tuit, una inspiradora frase del líder histórico de la Revolución Cubana: «Creo que es este un momento decisivo de nuestra historia: la tiranía ha sido derrocada.  La alegría es inmensa. Y sin embargo, queda mucho por hacer todavía.  No nos engañamos creyendo que en lo adelante todo será fácil; quizás en lo adelante todo sea más difícil».
La Empresa Metal-Mecánica Varona arribó en 2019 a sus 41 años de exitencia, dedicada al trabajo en la transformación de metales, la creación de mini-industrias y piezas de recambio, además de especializarse en una gran variedad de metales como el Acero Inoxidable, y el Bronce.
Entre los logros alcanzados por Metal-Mecánica Varona, destacan su capaciaad de sustituir importaciones y aportar al desarrollo local en fábricas de conservas, paradas de ómnibus, muebles metálicos, piezas de repuesto de la industria alimenticia, del pienso, embases de bolsas asépticas entre otros para todo el país.
Durante el recorrido, Miguel Díaz-Canel pidió hoy potenciar la empresa Metal Mecánica Varona y llamó a los directivos a pensar «en todas las trabas que enfrentan para desarrollar las producciones» y añadió que el propósito es potenciar la empresa y buscar propuestas de soluciones.