Fidel


"Peor que los peligros del error son los peligros del silencio." Fidel Castro Ruz

viernes, 22 de mayo de 2015

Comercio y confianza

Una de las virtudes más subestimadas del Gobierno de Obama es su honradez intelectual. Sí, los republicanos ven engaños y siniestras intenciones ocultas por doquier, pero no hacen más que proyectarse en otros. La verdad es que, en los temas políticos a los que yo presto atención, esta Casa Blanca ha sido extraordinariamente clara y directa en cuanto a lo que hace y por qué. Es decir, en todos los temas excepto en uno: el comercio y la inversión internacionales.

No sé por qué el presidente ha decidido dar tanta prioridad política a la propuesta del Acuerdo Transpacífico. Aun así, hay argumentos a favor de dicho acuerdo y algunas personas razonables y bienintencionadas defienden la iniciativa.

Pero otras personas razonables y bienintencionadas tienen muchas dudas sobre lo que está pasando. Y yo esperaba un intento de buena fe de responder a esas dudas. Por desgracia, no es eso lo que ha sucedido. La forma de vender el pacto de los 12 países de la costa del Pacífico suena a cuento. Los funcionarios han eludido las principales preguntas sobre el contenido de un posible pacto; han menospreciado las crítica y hecho caso omiso de ellas; y han afirmado alegremente cosas que han resultado no ser ciertas.

La principal defensa analítica del acuerdo comercial se publicaba a principios de este mes, en un informe del Consejo de Asesores Económicos. Curiosamente, sin embargo, el informe no analizaba en realidad el pacto comercial del Pacífico. Era más bien un canto a las virtudes del libre comercio, lo cual no tenía nada que ver con el tema en cuestión.

En primer lugar, independientemente de lo que uno diga sobre las ventajas del libre comercio, la mayoría de esas ventajas ya se han materializado. Ha habido una serie de pactos comerciales, que se remontan a casi 70 años atrás, que han reducido los aranceles y otras barreras comerciales hasta el punto de que cualquier efecto que puedan tener sobre el comercio estadounidense se ve superado por otros factores, como los cambios de valor de las divisas.

En cualquier caso, el acuerdo comercial del Pacífico no tiene que ver en realidad con el comercio. Algunos aranceles ya bajos se reducirían, pero el mayor incentivo del acuerdo propuesto tiene que ver con el refuerzo de los derechos de propiedad intelectual —cosas como las patentes farmacéuticas y los derechos de autor de las películas— y con la modificación de la manera en que las empresas y los países saldan sus disputas. Y no está nada claro que alguno de esos cambios sea bueno para Estados Unidos.

Respecto a la propiedad intelectual: las patentes y los derechos de autor son nuestra forma de recompensar la innovación. Pero, ¿es necesario que incrementemos esas recompensas a costa de los consumidores? El poderoso sector farmacéutico y Hollywood así lo creen, pero también es comprensible que, por ejemplo, a la organización Médicos Sin Fronteras le preocupe que el pacto haga que los medicamentos sean inasequibles en los países en vías de desarrollo. Esta es una preocupación grave, y los defensores del acuerdo no han respondido a ella de un modo satisfactorio.

En cuanto a la solución de las disputas: un capítulo filtrado del borrador pone de manifiesto que el pacto crearía un sistema por el que las multinacionales podrían demandar a los Gobiernos por supuestas violaciones del acuerdo y hacer que los casos los juzgaran tribunales parcialmente privatizados. Las voces críticas como la de la senadora Elizabeth Warren advierten de que esto podría poner en peligro la independencia de la política nacional estadounidense, que estos tribunales podrían utilizarse, por ejemplo, para atacar y socavar la reforma financiera.

El Gobierno de Obama se ha mostrado desdeñoso y ha intentado presentar a los escépticos como unos gacetilleros mal informados

No es para tanto, responde el Gobierno de Obama y el presidente declara que la senadora Warren “se equivoca de pe a pa”. Pero no es así. El acuerdo comercial del Pacífico podría obligar a Estados Unidos a cambiar políticas o a enfrentarse a grandes multas, y la regulación financiera es una de las medidas que quizás esté en la línea de fuego. Como si pretendiese ilustrar esto, el ministro de Economía de Canadá declaraba hace poco que la Norma Volcker, una disposición clave de la reforma financiera estadounidense de 2010, viola el actual Acuerdo Norteamericano de Libre Comercio. Aunque no consiga que esa afirmación se tenga en pie, sus comentarios demuestran que no es ninguna tontería preocuparse por que los pactos de comercio e inversión pongan en peligro la regulación bancaria.

Desde mi punto de vista, lo que tenemos aquí es un gran problema de confianza.

Es inevitable que los acuerdos económicos internacionales sean complejos, y nadie quiere descubrir en el último momento —justo antes de votar sí o no, todo o nada— que se han incorporado muchos elementos negativos al texto. Por eso, queremos estar seguros de que la gente que negocia el acuerdo presta atención a inquietudes que son razonables, y que se preocupa por el interés nacional más que por los intereses de las corporaciones con buenos contactos.

Sin embargo, en vez de responder a las inquietudes reales, el Gobierno de Obama se ha mostrado desdeñoso y ha intentado presentar a los escépticos como unos gacetilleros mal informados que no entienden las virtudes del comercio. Pero no es así: los escépticos, en general, han acertado más de lo que han errado en asuntos como la solución de disputas, y la única economía de poca monta que he conocido en este debate proviene de los defensores del pacto comercial.

Resulta muy decepcionante y descorazonador ver actuar así a una Casa Blanca que, como he dicho, ha sido bastante franca en otros asuntos. Y el hecho de que el Gobierno, obviamente, no crea que puede defender de forma sincera el Acuerdo Transpacífico lleva a pensar que no deberíamos apoyar este pacto.

Paul Krugman es Nobel de Economía de 2008.

Cubagua 2015, apuesta por un desarrollo hidráulico sostenible

Sesionará del 8 al 13 de junio en el Palacio de Convenciones de La Habana, propiciará el intercambio de conocimientos sobre productos y nuevas tecnologías para el uso más racional y eficiente del vital líquido


Por Ledys Camacho Casado 22 de mayo de 2015

Una Convención del Agua resulta altamente propicia, en medio de la grave amenaza de la escasez de recursos hídricos en el orbe y en un contexto muy especial en el país signado por la Política nacional del sector, una nueva Ley de Inversión Extranjera y la implementación de otras significativas transformaciones como parte de los Lineamientos económicos y sociales vinculados con esa rama. 

Cubagua 2015, que sesionará del 8 al 13 de junio en el Palacio de Convenciones de La Habana, facilitará el intercambio de experiencias y buenas prácticas en el sector del agua, además del conocimiento técnico y comercial, la difusión de información actualizada y la promoción de tecnologías y productos asociados al manejo y uso del vital líquido.

“Será un escenario adecuado para la más amplia interrelación técnico- profesional entre ejecutivos y especialistas del sector, así como para que firmas y proveedores internacionales y del patio, puedan establecer o continuar negociaciones con empresas importadoras cubanas”, afirmó Vladimir Cabranes Alpízar, director de Relaciones Internacionales y Comercio Exterior del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos (INRH).

En conferencia de prensa el directivo confirmó que el encuentro abrirá las puertas al conocimiento de nuevas tecnologías en el uso racional del agua, y adelantó detalles sobre el programa oficial y la participación de cientos de ponentes de más de 15 naciones, entre estas, Alemania, España, México, Francia, Italia, Panamá, Venezuela, Kuwait, Japón, así como representantes de organizaciones regionales e internacionales, afines a esta materia.

Se espera la presencia de personalidades y funcionarios de la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), de la Unión Panamericana de Asociaciones de Ingenieros (Upadi) y de varios de los fondos y agencias que apoyan a Cuba en relevantes proyectos, como el de Kuwait, el de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y uno de Arabia Saudita.

Entre los beneficios de dicha cooperación se citan los planes de rehabilitación hidráulica o de mejoramiento del saneamiento del agua en varios territorios del país (Las Tunas, Guantánamo, Bayamo, Palma Soriano y ahora se incorpora Trinidad), de los cuales se harán presentaciones en esta cita.

Habrá en cada jornada de Cubagua conferencias magistrales como la de un experto de la Unión Europea sobre las Soluciones de Aguas Residuales Eficientes y Sostenibles; la del papel del Fondo de Kuwait en el financiamiento de proyectos de agua y saneamiento: Lecciones aprendidas y la de un especialista del OFID (Fondo OPEP para el Desarrollo Internacional) sobre la asociación para el acceso sostenible a agua potable y saneamiento mejorado.

También por la Agencia de cooperación internacional de Japón (JICA) se conocerá sobre la historia y casos de estudio en el manejo de las aguas subterráneas en esa nación asiática y los planes de cooperación técnica como el referido al fortalecimiento de la capacidad para el manejo de las aguas subterráneas y la intrusión salina, que desarrollan junto a los técnicos cubanos en zonas del sur, en Artemisa y Mayabeque, antecedido por uno similar en Camaguey.

El directivo del INRH señaló ante la prensa que se han superado las expectativas en cuanto a la participación al encuentro, en lo cual influye el contexto cubano actual e internacional en esta esfera.

Exaltó varias de las presentaciones programadas como la del sistema de manejo de las aguas pluviales en la ciudad de París tanto en áreas superficiales como subterráneas, a partir de varias obras destinadas a enfrentar los efectos de eventos climatológicos extremos como las intensas lluvias, un modelo que muy bien podría servir a los expertos de la nación caribeña para resistir fenómenos parecidos, con graves estragos como los ocurridos durante las más recientes inundaciones en la capital cubana.

Está prevista la realización del XII Congreso Internacional de Ingeniería Hidráulica, el VIII Seminario sobre uso integral del agua, el I Simposio técnico comercial y una feria expositiva, donde presentarán sus productos y tecnologías los grupos empresariales del INRH y firmas foráneas proveedoras, representadas en Cuba.

En cuanto a la feria comercial, anunció que hasta la fecha han confirmado su asistencia cerca de 50 entidades (cuentan con más de 1 100 m2 de área expositiva contratada), entre las que sobresale la German Water Partnership.

El encuentro, convocado por el Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos (INRH), la Sociedad Nacional de Ingeniería Hidráulica de la Unión Nacional de Arquitectos e Ingenieros de la Construcción de Cuba (Unaicc) y la Universidad autónoma Chapingo de México, es la continuidad de los eventos Expoagua que se realizaron durante un tiempo en el país, para luego incorporarse a las ferias de la construcción, y ahora, ante la dimensión de la Política nacional del agua, se decidió integrarlos en una convención cada dos años.

Entre los temas incluidos en la agenda del XII Congreso, destacan, Abasto de agua y saneamiento ambiental, Gestión integral de cuencas hidrográficas, Obras hidráulicas: economía, diseño y construcción, Cambio climático y recursos hídricos, Calidad del agua, Protección del medio ambiente, Hidrología superficial y subterránea y la enseñanza de la ingeniería afín a esta rama.

Por su parte, el VIII Seminario prevé el análisis de asuntos como la utilización eficiente del agua y su empleo en la agricultura, la industria, la energía, piscicultura, la recreación, la salud y el turismo, así como su uso público y urbano.

Se entregarán reconocimientos a los mejores trabajos, y ya se instauraron varios premios: Diseño de Stand, Calidad del producto y servicios presentados, Firmas agrupadas País con mayor participación, Mejor producto y Novedad tecnológica.

Se refirió el directivo a la cooperación cubana en esa esfera pues actualmente hay colaboradores cubanos en Angola, Sudáfrica, Venezuela y pronto se incorporan otros países como Argelia y Etiopía.

La guerra de precios por el petróleo no ha hecho más que comenzar



Varios países productores de petróleo han emprendido una carrera para erigirse en el mayor productor de barriles de crudo y en el ostentador de la principal cuota de mercado. Un hecho que apunta a que la batalla por el precio del oro negro se encuentra solo en su inicio.

Una carrera que no ha hecho más que comenzar. Por un lado, la OPEP, liderada por Arabia Saudita, ha impulsado su producción con el objetivo de hundir los precios del oro negro tratando de expulsar del mercado al 'fracking' impulsado por EE.UU., el cual tiene un coste más elevado. Según un alto cargo del país árabe, la estrategia ha dado sus frutos ya que EE.UU. no ha tenido más remedio que cerrar el 60% de sus plataformas, informa Business Insider.

No obstante, los 'perforadores' estadounidenses advierten de que están preparados para reactivarlas en cuanto el margen lo permita y aseguran que cada vez son más eficientes en cuanto a costes. En este sentido, Harold Hamme, presidente ejecutivo de Continental Resources, afirma que un precio de 70 dólares en el West Texas sería suficiente para impulsar un incremento de la producción con la nueva técnica de facturación.

Otro gran protagonista del 'fracking', Statoil, también está probando nuevas técnicas de fracturación hidráulica en el campo de esquisto de Eagle Ford de Texas: asegura que su técnica ha reducido el costo de la extracción en un promedio entre 4,5 millones y 3,5 millones de dólares como promedio, en parte porque ha sido capaz de disminuir el tiempo de perforación de 21 días a 17 de media.

Asimismo, la Agencia Internacional de la Energía, que vigila las tendencias del mercado energético de los países más ricos, advierte que sería "prematuro" sugerir que la OPEP ha ganado la batalla por la participación de mercado. "La batalla más bien acaba de empezar", concluye la agencia apuntando que otros países, entre ellos, Rusia y Brasil, desafiaron la presión sobre los precios e intensificaron la producción en abril.
______
Tomado de RT


El dólar podría recibir un 'golpe demoledor' en otoño

.

REUTERS

El inicio del colapso del dólar podría darse en otoño de este año, sostienen algunos expertos. Y aunque este proceso, de hecho, ya se ha puesto en marcha, en octubre esta moneda de reserva podría recibir un golpe demoledor por parte del yuan.

Cada cinco años, el Fondo Monetario Internacional (FMI) revisa la composición de la cesta de monedas de reserva. Ahora, ésta incluye al dólar estadounidense, la libra esterlina, el yen japonés y el euro. Sin embargo, este año es importante no solo porque es el momento de revisar la cesta, sino también porque el yuan chino tiene una probabilidad excepcionalmente alta de ser incluido en la misma, y por lo tanto, figurar en la lista de las monedas más confiables del mundo, escribe Vesti Finance.

El medio señala que mientras EE.UU. se dedicaba a aumentar la mayor deuda nacional en la historia, China se ocupaba de cuestiones estratégicas para promover su moneda al igual que Estados Unidos lo hacía a principios del siglo pasado. Si contemplamos el trabajo que hizo el país asiático en ese sentido, se evidencia por qué China declara con tanta seguridad que el dólar es producto del pasado.

Expertos advierten que la moneda estadounidense, antes respaldada por oro, ahora no está apoyada por nada. Mientras que China está comprando rápidamente este metal, llegando a ser el mayor productor e importador de oro en el mundo. De momento, el Gobierno chino utiliza la estrategia del secreto y no publica datos sobre sus reservas de oro. Pero a la hora de ser incluida en la cesta de monedas de reserva, el país debe revelar datos sobre las reservas de oro, algo que Pekín podría hacer en octubre. Y esto demostraría al mundo que la moneda china no solo es digna de convertirse en moneda de reserva, sino que también es mucho más fiable que el dólar.

La deriva de Occidente

Federico Mayor Zaragoza, Blog

Se han perdido las esencias de Occidente. Ahora, lo que cuenta son los valores bursátiles, los negocios, las transacciones financieras… Todo se mide por los índices de la macroeconomía y se olvida aplicar aquellos que reflejan el bienestar de los ciudadanos. 

Aumentan las desigualdades sociales. Empeora la habitabilidad de la Tierra. Quienes viven en el barrio próspero de la aldea global no llegan al 18% de la humanidad. 

La Unión Europea es monetaria (y no política ni económica). 

No se ayuda al desarrollo. Los brotes de xenofobia se incrementan de manera preocupante. Desde la época infausta del Presidente Reagan y la Primer Ministra Margaret Thatcher –que sigue hoy a través de la íntima conexión Bush-Merkel- el neoliberalismo se ha impuesto en Occidente, y muy particularmente ahora en Europa. 

El Occidente de Obama está zarandeado por el inmenso poder del Partido Republicano, representante máximo de ambiciones hegemónicas, de fuerza militar, de aversión al multilateralismo. Pero, a pesar de todo, Obama resiste y avanza. Europa retrocede. Se incrementa el número de millonarios… pero, sobre todo, el número de pobres, de quienes tienen que acudir a comedores de emergencia… 

Especializados en mirar hacia otro lado, los gobernantes actuales claudican de todos los principios éticos: se suspende la justicia universal ante la negociación (China); se olvidan los derechos humanos (Arabia Saudita, Qatar…); se propicia el rearme en lugar de iniciar la reducción de los desmesurados gastos militares para proporcionar una vida digna a tantos seres humanos que hoy viven en condiciones inadmisibles. Por el negocio, se explota en lugar de cooperar… 

Los mercados mandan. 

Es indispensable, en primer lugar, la refundación del Sistema de las Naciones Unidas que el neoliberalismo sustituyó por grupos plutocráticos y reponer los “principios democráticos” –que “deben guiar a la humanidad”, según establece la Constitución de la UNESCO- en donde se impusieron las leyes del mercado. 

Los “pueblos” ya no permanecerán impasibles, espectadores de lo que sucede. El tiempo del silencio ha concluido. Ahora, los seres humanos han dejado de ser invisibles y pueden expresarse libremente de forma progresiva. Tengo el convencimiento de que, en poco tiempo, las comunidades científica, académica, artística y literaria, intelectual, en suma, liderarán la gran transición que se avecina. La actual situación no puede prolongarse. Es exactamente la inversa de lo que de Occidente cabía esperar… y de lo que establecen las líneas maestras trazadas por quienes redactaron en el año 2000 la Carta de Derechos Fundamentales de la Unión Europea. 

La deriva de Occidente se detendría en el mismo momento en que volvieran a situarse en su lugar los valores esenciales que fueron desplazados en la década de los ochenta del siglo pasado por el neoliberalismo globalizador.