Fidel


"Peor que los peligros del error son los peligros del silencio." Fidel Castro Ruz

lunes, 16 de marzo de 2020

Cosecha de papa en Matanzas continúa con buenos rendimientos (+Fotos). Comentario HHC

 Por BÁRBARA VASALLO | FOTOS: DE LA AUTORA 16 MARZO 2020


Jovellanos, Matanzas, 16 mar (ACN) La cosecha de papa en la provincia de Matanzas, que comenzó a finales del mes de febrero último, continúa con buenos rendimientos, según confirmó a la Agencia Cubana de Noticias Carlos Luis Naranjo Suárez, delegado del Ministerio de la Agricultura en el territorio.

El directivo explicó que ya cosecharon 150 hectáreas (ha), de las mil 800 plantadas tanto de semilla nacional como importada, y los rendimientos superan las 17 toneladas (t) por ha en la primera y unas 23 en el caso de la semilla foránea, a pesar de que el clima no se comportó con mucho frío.


Naranjo Suárez afirmó que en plena cosecha de la papa la situación es favorable y esperan, como en años anteriores, resultados halagüeños que permitan llevar el alimento a 15 libras per cápita en la provincia de Matanzas y cumplir los compromisos con el envío a otros territorios del país.

Ya los matanceros recibieron tres libras a principios de este mes de marzo, se distribuye la segunda vuelta con seis libras, y en abril se completarán las seis restantes, indicó el representante del Ministerio de la Agricultura en la provincia.


La cosecha de papa comenzó por la Unidad Básica de Producción Cooperativa (UBPC) Gispert, del municipio de Colón, y se incorporaron posteriormente las localidades de Perico, Martí y Calimete.

El domingo último unas 400 personas de varios organismos del territorio participaron en un masivo trabajo voluntario, en la UBPC Rosita, perteneciente a la Empresa Agropecuaria Vladimir I. Lenin, de Jovellanos, en apoyo a la actual cosecha papera.

Lucía Ricardo Montero, obrera agrícola de la Lenin con más de 30 años de labor en el campo, aseguró que el éxito de los buenos resultados radica en la atención que se brinda al cultivo desde el primer día.


Hay que monitorear el tiempo, si hace mucho calor, si llueve, es una planta que necesita atención y aquí se la damos, expresó mientras llenaba su vigésimo saco de la jornada.

La occidental provincia de Matanzas es una de las mayores productoras del tubérculo en el país, y tiene también el compromiso de guardar buenas semillas para garantizar la próxima contienda del producto, que siempre es bien recibido en la mesa de los cubanos.

Comentario HHC: Muy bien que en estos tiempos de dificultades, se obtengan estos resultados. He trabajado , como muchos, en el campo haciendo diferentes labores y puedo asegurar con conocimiento de causa, que la recogida de papa a mano, es de los trabajos mas desgastantes que existen en la agricultura.

Lo he comentado al menos dos veces, pero cuando veo las fotos del personal recogiendo papa a mano y que se mencione de 400 voluntarios, los cuales además  hay que darles de comer, transportarlos, etc  y conociendo que adaptarse a esta labor es difícil, no puedo dejar de reiterarlo, porque estoy seguro que si este proceso se hiciera mecanizado, los rendimientos fueran mayores y el costo de mano de obra menor y se humanizaba el mismo; se puede objetar en estos momentos del combustible escaso pero ni con eso,  mas costoso es tener que importar alimentos que ya rondan entre 1800 a 2000 millones de dólares anuales. 

En China en el mercado online Alibaba tenemos:

Cosechadora de Papa # 1: $3 000 USD



https://spanish.alibaba.com/product-detail/self-propelled-potato-combine-harvester-60641612772.html?spm=a2700.8699010.normalList.25.6d002ee8c6yy2y

2- Cosechadora automática de Papa # 2: $15 000 USD


https://spanish.alibaba.com/product-detail/automatic-potato-harvester-60794498644.html?spm=a2700.md_es_ES.deiletai6.1.62d27573luMAuP

Así por ejemplo en la Cartera de Inversiones 2019 -2020  los Hoteles 4 * Hotel Parcela ( 140 MMUSD - 400 hab)  y Hotel 3ra Avenida en Varadero ( 84 MMUSD - 240 hab) es decir  cuestan  350 000 usd cada habitación , esto significa que con el costo de 1 habitación  se pueden comprar 116 cosechadoras mecánicas o 23 cosechadoras automáticas, eso sin  considerar precio de mayoreo. 

http://www.procuba.cu/sites/default/files/carteraoportunidades/cartera_de_oportunidades_de_inversion_extranjera_2019-2020_mincex_web.pdf

La Presidencia de Trump está acabada

Peter Wehner, The Atlantic / 16 marzo 2020

Ha tardado mucho más de lo que debería, pero los estadounidenses ahora han visto al estafador detrás de la cortina.

Cuando, en enero de 2016, escribí que a pesar de ser un republicano de toda la vida que trabajó en las tres administ raciones anteriores del Partido Republicano, nunca votaría por Donald Trump, a pesar de que su administración se alinearía mucho más con mis puntos de vista políticos que una presidencia de Hillary Clinton, muchos de mis amigos republicanos estaban confundidos. ¿Cómo podría no votar por una persona que marcó muchas más casillas de mi política que su oponente?

Lo que expliqué entonces, y lo que he dicho muchas veces desde entonces, es que Trump es fundamentalmente no apto (intelectual, moral, temperamental y psicológicamente) para el cargo. Para mí, esa es la consideración primordial en la elección de un presidente, en parte porque en algún momento es razonable esperar que un presidente enfrente una crisis inesperada, y en ese punto, el juicio y el discernimiento del presidente, su carácter y capacidad de liderazgo, realmente importa.

“El señor Trump no desea familiarizarse con la mayoría de los problemas, y mucho menos dominarlos”, así lo expresé hace cuatro años. “Ningún candidato presidencial importante ha sido tan desdeñoso de conocimiento, tan indiferente a los hechos, tan despreocupado por su ignorancia”. Agregué esto:

La virulenta combinación de ignorancia, inestabilidad emocional, demagogia, solipsismo y venganza del señor Trump no hará más que resultar en una presidencia fallida; podría muy bien conducir a una catástrofe nacional. La perspectiva de Donald Trump como comandante en jefe debería provocar un escalofrío en la columna vertebral de cada estadounidense.

Tomó hasta la segunda mitad del primer mandato de Trump, pero la crisis ha llegado en forma de una pandemia de coronavirus, y es difícil nombrar a un presidente que haya sido tan abrumado por una crisis como el coronavirus ha abrumado a Donald Trump.

Sin duda, el presidente no es responsable ni del coronavirus ni de la enfermedad que causa, COVID-19, y no podría haber evitado que golpeara nuestras costas, incluso si hubiera hecho todo bien. Tampoco es el caso de que el presidente no haya hecho nada bien; de hecho, su decisión de implementar una prohibición de viajar a China fue prudente. Y cualquier narrativa que intente culpar a Trump por el coronavirus es simplemente injusta. La tentación entre los críticos del presidente de usar la pandemia para vengarse de Trump por cada cosa mala que haya hecho debe ser resistida, y el schadenfreude (arte de disfrutar de la desgracia ajena) nunca es una buena mirada.

Dicho esto, el presidente y su administración son responsables de errores graves y costosos, especialmente los fallos épicos de fabricación en las pruebas de diagnóstico, la decisión de evaluar a muy pocas personas, la demora en ampliar las pruebas a los laboratorios fuera de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, y problemas en la cadena de suministro. Estos errores nos han dejado ciegos y muy rezagados, y, durante algunas semanas cruciales, crearon una falsa sensación de seguridad. Lo que ahora sabemos es que el coronavirus se propagó en silencio durante varias semanas, sin que nos demos cuenta y mientras no hacíamos nada para detenerlo. Los esfuerzos de contención y mitigación podrían haber disminuido significativamente su propagación en un punto crítico temprano, pero desperdiciamos esa oportunidad.

“Simplemente han perdido tiempo que no pueden compensar. No se puede recuperar seis semanas de ceguera”, dijo a The Washington Post Jeremy Konyndyk, quien ayudó a supervisar la respuesta internacional al Ébola durante la administración de Obama y es un miembro principal de políticas en el Centro para el Desarrollo Global. ”En la medida en que haya alguien a quien culpar aquí, la culpa está en la gestión pobre y caótica de la Casa Blanca y la falta de reconocimiento del panorama general".

A principios de esta semana, Anthony Fauci, el respetado director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas -cuya reputación de honestidad e integridad solo se ha mejorado durante esta crisis-, admitió en un testimonio ante el Congreso que Estados Unidos todavía no está proporcionando pruebas adecuadas para coronavirus. “Está fallando. Admitámoslo". Él añadió, “La idea de que nadie conseguir [pruebas] fácilmente, la manera en que la gente de otros países lo están haciendo, no estamos preparado para eso. Creo que debería ser, pero no lo somos ".

También sabemos que la Organización Mundial de la Salud tenía exá menes de trabajo que Estados Unidos rechazó, y los investigadores de un proyecto en Seattle intentaron realizar pruebas tempranas para el coronavirus, pero los funcionarios federales se lo impidieron. (Los médicos del proyecto de investigación finalmente decidieron realizar pruebas de coronavirus sin aprobación federal).

Pero eso no es todo. Según los informes, el presidente ignoró las advertencias tempranas sobre la gravedad del virus y se enojó con un funcionario de los CDC que en febrero advirtió que un brote era inevitable. La administración Trump desmanteló la oficina de salud global del Consejo de Seguridad Nacional, cuyo propósito era abordar las pandemias mundiales; ahora estamos pagando el precio por eso. "Trabajamos muy bien con esa oficina", dijo Fauci al Congreso. "Sería bueno si la oficina todavía estuviera allí". Podemos enfrentar una escasez de ventiladores y suministros médicos, y los hospitales pronto pueden verse abrumados, si el número de casos de coronavirus aumenta a un ritmo similar en países como Italia. (Esto causaría no solo muertes innecesarias relacionadas con el coronavirus, sino también muertes de aquellos que padecen otras dolencias que no tendrán acceso inmediato a la atención hospitalaria).

Algunos de estos errores son menos graves y más comprensibles que otros. Hay que tener en cuenta que en el gobierno, cuando las personas se ven obligadas a tomar decisi ones impo rtantes basadas en información incompleta en un período de tiempo corto, las cosas salen mal.

Sin embargo, en algunos aspectos, la avalancha de información falsa del presidente ha sido lo más alarmante de todo. Ha sido un deslizamiento de rocas tras otro, como nunca hemos visto. Día tras día tras día, negó descaradamente la realidad, en un esfuerzo por mitigar el daño económico y político que enfrentaba. Pero Trump está en el proceso de descubrir que no puede girar o twittear para salir de una pandemia. No hay nadie que pueda hacerle al coronavirus lo que el Fiscal General William Barr hizo al informe de Mueller: mentir al respecto y salirse con la suya.

La información errónea y la mentira del presidente sobre el coronavirus son asombrosas. Él clamó que estaba contenido en Estados Unidos cuando en realidad se fue extendiendo. Afirmó que lo habíamos “apagado” cuando no lo habíamos hecho. Afirmó que las pruebas estaban disponibles cuando no lo estaban. Afirmó que el coronavirus algún día desaparecerá “como un milagro”; No lo hará. Afirmó que una vacuna estaría disponible en meses; Fauci dice que no estará disponible por un año o más.

Trump culpó falsamente a la administración de Obama por impedir las pruebas de coronavirus. Dijo que el coronavirus golpeó primero a los Estados Unidos más tarde de lo que realmente lo hizo. (Dijo que había pasado tres semanas antes del momento en que habló; la cifra real era el doble de eso.) El presidente afirmó que el número de casos en Italia estaba mejorando “mucho” cuando empeoraba. Y en una de las declaraciones más impresionantes que ha hecho un presidente estadounidense, Trump admitió que prefería mantener un crucero frente a la costa de California en lugar de permitir que atracara, porque quería mantener la cantidad de casos reportados de coronavirus.

220;Me gu stan los números”, dijo Trump. “Prefiero que los números se queden donde están. Pero si quieren quitárselos, se los quitarán. Pero si eso sucede, de repente sus 240 [casos] obviamente serán un número mucho más alto, y probablemente las 11 [muertes] también serán un número más alto”. (Las cabezas más frías prevalecieron, y sobre las objeciones del presidente, al Gran Princesa se le permitió atracar en el Puerto de Oakland).

Y así sigue y sigue.

Para empeorar las cosas, el presidente pronunció un discurso en la Oficina Oval destinado a tranquilizar a la nación y a los mercados, pero en cambio sacudió a ambos. La entrega del presidente fue incómoda y forzada. Peor aún, en varios puntos, el presidente, que decidió improvisar y salirse del discurso del teleprompter, expresó erróneamente las propias políticas de su administración, lo que la administración tuvo que corregir. Los futuros de las acciones se desplomaron incluso cuando el presidente aún pronunciaba su discurso. En su discurso, el presidente llamó a los estadounidenses a “unificarse como una nación y una familia”, a pesar de haberse referido al gobernador de Washington Jay Inslee como una “serpiente” días antes del discurso y atacar a los demócratas la mañana siguiente. Como lo expresó Dan Balz de The Washington Post, “casi todo lo que pudo haber salido mal c on el dis curso salió mal”.

En conjunto, este es un fracaso masivo en el liderazgo que se deriva de un defecto masivo en el carácter. Trump es un mentiroso tan habitual que es incapaz de ser honesto, incluso cuando ser honesto serviría a sus intereses. Es tan impulsivo, miope e indisciplinado que no puede planificar ni pensar más allá del momento. Es una figura tan divisiva y polarizadora que hace mucho tiempo perdió la capacidad de unir a la nación en cualquier circunstancia y por cualquier causa. Y es tan narcisista e irreflexivo que es completamente incapaz de aprender de sus errores. La personalidad desordenada del presidente lo hace tan mal equipado para enfrentar una crisis como ningún otro presidente lo ha es tado. Con pocas excepciones, lo que Trump ha dicho no solo es inútil; es francamente perjudicial.

La nación está reconociendo esto, tratándolo como un espectador “como directores de escuelas, comisarios deportivos, presidentes de universidades, los gobernadores y los propietarios de negocios en todo el país se encargan de cerrar gran parte de la vida estadounidense sin una orientación clara por parte del presidente,” en el palabras de Peter Baker y Maggie Haberman de The New York Times .

Donald Trump se está encogiendo ante nuestros ojos.

Es muy probable que el coronavirus sea el punto de inflexión de la presidencia de Trump, cuando todo cambió, cuando la bravuconería, la ignorancia y la superficialidad del 45º presidente de los Estados Unidos se volvieron innegables, una realidad empírica, tan indiscutible como las leyes de la ciencia o una ecuación matemática.

Ha tardado mucho más de lo que debería, pero los estadounidenses ahora han visto al estafador detrás de la cortina. El presidente, enfurecido por haber sido desenmascarado, se volverá más desesperado, más amargado, más desquiciado. Él sabe que nada será igual. Su administración puede tambalearse, pero será solo un cascarón hueco. La presidencia de Trump ha terminado.


EL CORONAVIRUS Y AMERICA LATINA

Inesperadamente el Coronavirus o Covid-19 se ha convertido en elemento importante de la geopolítica; está presente en más de 119 países, supera las 140 mil personas contagiadas y 4200 las fallecidas.

Los coronavirus se descubrieron en los años sesenta y se desconoce su origen, aunque se sabe que ciertos animales actúan como reservorios y provocan desde un resfriado hasta un síndrome respiratorio grave; en China suele haber grandes mercados de animales vivos y los primeros casos se notificaron en Wuhan en diciembre de 2019.

Mientras la enfermedad avanza, las bolsas siguen cayendo. Los organismos internacionales reducen sus pronósticos de progresión y también lo hacen la producción y los servicios a ritmo acelerado; la economía mundial creció 2,4% en 2019 y se esperaba una décima de punto más para el 2020, que está siendo corregida a la baja. El Fondo Monetario Internacional ha reducido el PIB global del 3,3% al 2,9% y la OCDE lo ha hecho del 2,9% al 2,4% para su ámbito, advirtiendo que si la situación no mejora podría caer hasta el 1,5%, lo que confirma la preocupación y su gravedad.

Los retrocesos en China han sido más moderados y una interrogante es cómo medir las consecuencias, con una contracción de 2% en la producción manufacturera durante febrero y de expandirse en el tiempo la pandemia llevaría a 4-5% el PIB; se anuncian medidas fiscales y monetarias para contrarrestar los estragos y la diferencia con el SARS es que en la actualidad su peso es más de cuatro veces el de 2003, sus importaciones y exportaciones que representaban 5,78% del comercio internacional, ahora son del 13% y se estima que será el más afectado en el turismo (11% del PIB y con un crecimiento anual del 7%). Los daños son visibles (algunos dicen que el virus fue introducido intencionalmente) y el Secretario del Tesoro estadounidense aseguró que la epidemia constituía una gran oportunidad en su estratégica batalla económica con dicho país.

Lo que está ocurriendo supone un freno y demuestra la globalización del mundo. 

Ha caído la demanda, afectando a compañías aéreas, aeropuertos, cruceros, hostelería, restauración y el sector de productos de lujo; ya hay áreas en cuarentena, ciudadanos encerrados en sus casas, congresos, reuniones y viajes cancelados, gran crisis de duración y alcance aún desconocidos en la rama turística, con el desplome bursátil de todos los gigantes, los ingresos del sector aéreo se reducirán un 5%, lo que supone casi 3 mil millones de dólares y en el petróleo, la OPEP redujo a la baja sus expectativas para el 2020 ante un 30% de declive de los precios por la determinación de Arabia Saudita de bajarlos y aumentar su producción, influyendo también la caída de utilidades por los efectos dominó.

Empiezan quiebras de empresas, restricciones de plantillas y de producción, es probable la reducción de empleos y el impacto podría ser superior al generado por otras epidemias y mucho más importante del que se imagina. Es posible recortes en las tasas de interés e influir en las que se cobran por los créditos hipotecarios, en el tipo de cambio de las monedas y en el aumento de la deuda externa, que según el Banco Mundial es la más extendida y mayor de los últimos 50 años y ha trepado un 230% mientras en los países emergentes llega a 55 billones de dólares (168 % de su PBI) y en China a 255%.

Aumentan los controles fronterizos, se hacen llamados a evitar viajes porque muchos ciudadanos viven en un sitio y trabajan en otro o no avistan los riesgos y se mueven sin el debido cuidado, aunque cerrar fronteras, prohibir los viajes y políticas más extremas no detendrá su propagación.

El tema va en serio, se ha extendido a más de tres regiones geográficas distintas y muestra la arista del capitalismo; en un sistema medianamente social, si surge una epidemia, aunque sea leve, los métodos y medios de prevención se hacen llegar a los ciudadanos de un modo más barato y eficaz de lo habitual. Los seguros de viaje y de salud no cubren la enfermedad.

Un artículo publicado preguntaba quién gana, quién está interesado en sacar ventajas económicas de la tragedia que vive el mundo; tiene sentido que algunas farmacéuticas se disparen, pues siempre hay alguien que obtiene beneficios en medio de las crisis y los ricos no están reparando en gastos para minimizar su experiencia. Ejemplos son:

- La empresa 3M ha subido sus ganancias por su mascarilla con niveles de protección más positivos.
- El gel desinfectante pasó de un precio de 3 euros a 22,5 (650%) y las mascarillas de 10 céntimos a 1,8 euros (1700%)
- Firmas de moda como Louis Vuitton y Fendi han decidido crear sus propias máscaras de lujo con su logo y su uso se ha vuelto popular en las redes.
- El tapabocas urbano de la compañía sueca llamada Airinum, con un precio de 69 a 99 dólares y está agotado en su sitio web hasta abril.
- El de la británica Cambridge Mask Co., de 30 dólares, ha aumentado la demanda de veinte a treinta veces respecto de los niveles normales.
- Byredo, una marca europea de lujo de antibacterial para manos sin enjuague por 35 dólares, está agotado.
- Algunas aerolíneas ofrecen alquiler de vuelos privados y otros viajeros adinerados están optando por el aislamiento marítimo de los yates.
- Para el acceso a médicos 24 horas, tener citas urgentes con especialistas y comodidades exclusivas se recurren a servicios médicos boutique. Se ofrecen salas de urgencias VIP, servicio a domicilio, etc.
- Un búnker casero representa el máximo lujo de refugio y construyen una habitación de aislamiento médico con todo y sistema de ventilación, equipada con un sistema de presión negativa para restringir la circulación de patógenos con hidratación intravenosa, medicinas, artículos de laboratorio, guantes, mascarillas, oxígeno y comida.

Los expertos reconocen que el nuevo coronavirus no conoce fronteras nacionales ni sociales, pero eso no significa que las últimas no existan.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ya la declaró pandemia y reitera su advertencia de que podría llegar a todos los países. El secretario general de la ONU, pidió a la comunidad internacional unir esfuerzos para contener el Covid-19 y ejercer mayor solidaridad en este momento crítico, aseguró que su contención es posible pero la ventana de oportunidades se está estrechando.

Quienes suelen informarse de lo que sucede, saben que hay múltiples padecimientos que matan más que el Covid-19; el cambio climático, el
hambre extrema de millones de niños, la explotación infantil, el abuso y las guerras, pero se está viviendo, por primera vez en la historia, una epidemia a tiempo real de la que todos los medios de comunicación hablan diariamente en todo el planeta; la parafernalia comunicacional sigue haciendo hincapié en el tema, omitiendo otros hechos más acuciantes y cuantitativamente más significativos, con un silencio preocupante o cómplice convirtiendo a China en una amenaza a la salud pública mundial. La contaminación del aire, de la que no hay titulares, provoca graves secuelas sanitarias, sin olvidar lo que pasa en África con el SIDA, las hambrunas y otros males, que ponen al borde del genocidio a su población y es solucionable, a los que habría que agregar a Haití y otras zonas.

En el paraíso del capitalismo, Estados Unidos (con más de mil casos y creciendo) un ciudadano ha denunciado que debe pagar 3200 dólares por hacerse las pruebas para descartar estar infectado. Si el Covid-19 se irradia, Trump perderá doble: dañará el crecimiento y habrá perdido la confianza de la ciudadanía acerca de lo que ha explicado en forma nada científica sobre la enfermedad, en tanto el gobernador de la Reserva Federal, avisó estar listo para tomar acciones y apoyar ante el daño provocado, pero para quienes lo encabezan es más importante comprobar si sus exportaciones petroleras se mantienen indemnes o descienden los precios, a partir de sus caras producciones del esquisto.

En el caso de América Latina y el Caribe, donde predomina la pobreza, el analfabetismo, la desigualdad social, el desempleo y la insalubridad (subdesarrollo capitalista), podría extenderse con rapidez, con secuelas sin precedentes en la salud humana, económicos, políticos y sociales, causando miles de muertos directos y muchos más indirectos. El turismo, la producción por el cierre de fábricas y la consiguiente disminución de las exportaciones, la paralización de servicios por la supresión de transporte para evitar aglomeraciones, de clases y espectáculos públicos, más el colapso de los precarios sistemas sanitarios conllevarían una caída del PIB y de los indicadores sociales difíciles de prever y ello sin tomar en cuenta el desinterés por parte de los gobiernos neoliberales que predominan.

Incluso gobiernos progresistas encontrarán serias dificultades para enfrentar la enfermedad, lo que puede llevar a su pérdida de credibilidad y su consiguiente reemplazo por administraciones de derecha que ofrezcan demagógicamente poder resolver estos problemas.

Cuba, con una organización social que lo convierte en un referente ejemplar para afrontar ambientes de desastre sufrirá además de los derivados del bloqueo, reducciones en el turismo y de producciones por limitaciones con el transporte y la energía eléctrica entre otros.

Las principales consecuencias del coronavirus en América Latina son las siguientes:
- Un derrumbamiento de las exportaciones, en especial hacia China, que es el principal destino de sus productos, ejemplos son: Chile le despacha el 50% de su cobre y Brasil le destina el 28% de sus exportaciones.
- Retroceso de los precios de las materias primas, el derrumbe del petróleo y del resto de los commodities, de las cuales China es el principal importador y con un menor crecimiento se espera disminución de sus compras.
- Presiones financieras por el hundimiento de las cotizaciones de acciones y bonos y las devaluaciones de las monedas; la moneda brasileña ya se depreció casi 20%.
- Fuga de capitales, se está registrando un reflujo hacia mercados desarrollados, generando disminución abrupta de reservas internacionales de libre disponibilidad.

La epidemia ha sido confirmada en 16 naciones de América Latina y 3 territorios de ultramar en el Caribe. Ya se muestra el descenso de varias monedas latinoamericanas, como los pesos mexicano, colombiano y chileno. En México, se estima que el Covit podría llegar al 70% de sus habitantes y las pérdidas constituirían 98 mil m illones de dólares y en Argentina 56 mil millones.

Hace siglos que la humanidad contrajo una especie fatal de pandemia que se llama el capitalismo, que tiene más fuerza que una metástasis cancerosa, tiene sus propios objetivos y no se preocupa demasiado del cuerpo de la humanidad, a la que puede acabar por exterminar.

Es evidente que todo apunta a una nueva crisis del sistema capitalista mundial que aún no se recupera de la crisis del 2008 pero esta vez, por sus características, abarcando todos los aspectos de la vida económica, política y social de la humanidad. Amenazas de recesión, “guerras comerciales” y disputas geopolíticas en aumento, junto a nuevo salto de la lucha de clases, marcan la tónica del momento.

Es probable que surja una recomposición del mapa geopolítico mundial donde los países más debilitados tengan que ceder su lugar a los que terminen menos dañados, pero sería necesario entender que es el momento de la ciencia y la cooperación, no de ninguna guerra de cualquier tipo.

Hasta Pronto

Lic. Michael Vázquez Montes de Oca
Marzo 2020

Cimex informa proceso de importación, productos y oficinas para importación de personas naturales.


A partir del 11 de marzo, se encuentra habilitada la Oficina para Trámites de Importación y Acreditación a Clientes. La medida anunciada el 6 de febrero de 2020 en la Mesa Redonda, se refiere al proceso de importación a personas naturales como ciclo cerrado, mediante el cual  los clientes firman un contrato con CIMEX y el comprador especializado según el producto que se desee importar, realiza la salida al mercado, cotización, compra, así como la transportación marítima o terrestre; hasta donde el cliente desee y se haya pactado en el contrato.
Esta nueva modalidad, en un primer momento se centrará en la importación de productos de electrónica y electrodomésticos, ferretería y, partes y piezas de la línea automotriz; así como vehículos automotores nuevos. Los clientes interesados deben:
Primero: Acreditarse como cliente de CIMEX. Si radica en La Habana, esta acreditación se realizará en el Edificio Sierra Maestra, sito en Calle 1era entre 0 y 2, Miramar, Playa. En caso de no ser de la capital, usted deberá acudir a la Gerencia Comercial de las Sucursales Territoriales de cada provincia.
La acreditación se realiza en un término de 24 horas, para la cual usted deberá aportar la información siguiente:
Carnet de identidad, datos relativos al banco, sucursal y número de cuenta bancaria autorizada para operaciones en moneda libremente convertible.
Segundo: Al acreditarse se le tomará la solicitud del o los producto(s) a importar; automáticamente se le informará al equipo importador según la mercancía solicitada, el cual contará con quince días hábiles para presentarle una oferta al cliente. Luego de aceptada, el periodo de gestión de la importación hasta su entrega final al cliente, dependerá del origen de la mercancía y las condiciones de su contratación, aspecto que quedará definido en el documento contractual.
Si el cliente desea importar un producto no referido en el listado, deberá tramitar su solicitud con el especialista comercial que le atenderá para su revisión y potencial inclusión en el proceso de importación.
Para dudas, sugerencias o reclamaciones usted podrá comunicar a través del correo atencionalcliente@cimex.com.cu
Nuestra página institucional en Facebook: Corporación CIMEX S.A y perfil en Twitter @cimex_cuba
PRODUCTOS PARA SU COMERCIALIZACIÓN EN MLC MEDIANTE SERVICIO DE IMPORTACIÓN A PERSONAS NATURALES.


Cuba. Socialismo y capitalismo en tiempos nuevos

Por Jorge Gómez Barata 

Tal vez por realizarse casi cien años después de Iberoamérica, en Cuba las luchas por la independencia se desplegaron bajo la cobertura legal y los énfasis democráticos de la “República en Armas”, una estructura de gobierno anterior a la independencia basada en la separación de poderes y que contó con tres constituciones y ocho presidentes en 30 años. Así nació el constitucionalismo y la poco estimada tradición liberal cubana. 

Cuna y losa de José Martí y Fidel Castro dos de las mentes políticamente más lúcidas, avanzadas y universales del mundo, Cuba, última colonia de España y primera neocolonia de Estados Unidos, un país que en la misma generación derrotó a dos dictaduras, realizó la primera revolución socialista, retó a Estados Unidos y vivió para contarlo, se alió con la Unión Soviética y la sobrevivió, pudiera realizar un aporte trascendental al avanzar en la edificación de un socialismo auténtico y autóctono, en el cual la continuidad preserve las esencias y el cambio introduzca las herramientas que permitan integrar la economía estatal y el sector privado emergente en un esfuerzo coherente y auténticamente nacional. 

El retraso en ese cometido se debe a que han prevalecido las alertas de aquellos que temen que la ampliación del sector no estatal de la economía conduzca a la concentración de riquezas en manos privadas, cosa que según su juicio favorecería la restauración del capitalismo, lo cual explicaría el impasse en el fomento de las pequeñas y medianas empresas. Esa línea de pensamiento en lugar de apostar por un modelo de economía mixta, trata de reflotar el esquema económico de inspiración soviética y renuncia a elementos que pudieran operar como dinamizadores de la economía. 

En realidad, no deja de ser extraño que un proceso cuyo artífice, Fidel Castro, fundó más que en los factores materiales, en la conciencia y que, a lo largo de sesenta años ha priorizado la labor de educación política e ideológica, se desmienta al creer que por ganar un poco de dinero y acceder a ciertas comodidades, las personas renegarán de los preceptos y valores en los que se educaron. 

La idea de que por prosperar económicamente los individuos son necesariamente adversarios del socialismo, es discutible. De Lenin a Fidel Castro, entre los líderes e ideólogos socialistas se han destacado personas de clase media. No existen evidencias que quienes, mediante su trabajo y su talento, favorecidos por la comprensión, las facilidades y el apoyo del estado socialista logren prosperar económicamente, se convertirán en sus enemigos. La existencia de un millón de millonarios en China, algunos de los cuales ocupan escaños en el Parlamento y el comité central del Partido Comunista es un dato imposible de desestimar.

El desafío para las instituciones educacionales y especialmente para el aparato ideológico del Partido Comunista, constitucionalmente ubicado como vanguardia y máximo dirigente de la sociedad, rector de la promoción de la cultura política y generador de sus contenidos, no consiste en obstaculizar la actividad económica privada, sino en lograr que no se constituya en un peligro para el sistema. 

Desde luego que ello implica no sólo perfeccionar el modelo económico para acoger con razonable armonía a diversos actores sociales en lo cual la nueva Constitución constituye un avance notable, sino en dotarse de métodos y estilos de trabajo acordes con las nuevas situaciones, hilvanar discursos que con la sofisticación que demanda el momento, incluyan la continuidad y el cambio, con la certeza de que lo uno sin lo otro, es carencial. 

A pesar de la situación creada por el colapso de la Unión Soviética y el recrudecimiento del bloqueo de Estados Unidos que desataron una crisis sostenida que todavía perdura, el fallecimiento de Fidel Castro, el fomento del sector no estatal de la economía con alrededor de un millón de participantes, la sociedad cubana no ha retrocedido, ni los adversarios del socialismo han ganado terreno. De hecho, la nueva dirección ejecutiva del gobierno encabezada por el presidente Miguel Díaz-Canel Bermúdez, disfruta de elevados índices de aprobación. 

Por qué entonces abstenerse de innovar en el campo de la labor ideológica y política y dejar de aplicar fórmulas nuevas y trabajar con intencionalidad y sinceridad para lograr que los cuentapropistas y los pequeños y medianos empresarios que necesariamente surgirán como parte del proceso, sean aliados y complementos de la empresa estatal socialista y no sus adversarios. 

De incurrir en el error de dejar tales procesos librados a la espontaneidad o en manos de la burocracia, abstenerse del diálogo político con los nuevos actores sociales y persistir en el error de tratar fenómenos nuevos con recetas de hace cien años, con el sector privado puede ocurrir lo que con el árbol que nace torcido, lo cual nunca será culpa del árbol, sino de quien no lo cultivó de modo apropiado. 

La idea de que las respuestas están en un modelo que se agotó, es obviamente un error. Comparto la idea de que el futuro pertenece al socialismo que es también parte del futuro. No es un trabalenguas sino una complejísima dialéctica a la cual es imposible sustraerse.

www.poresto.net/2020/03/14/cuba-socialismo-y-capitalismo-en-tiempos-nuevos