Fidel


"Peor que los peligros del error son los peligros del silencio." Fidel Castro Ruz

martes, 17 de octubre de 2017

Parlamentario sueco elogia en libros sostenibilidad ecológica de Cuba

Publicado en octubre 17, 2017 


Los países ricos pueden aprovechar las experiencias de Cuba en materia de sostenibilidad ecológica, aseguró este lunes el parlamentario sueco Jan Stromdahl al presentar dos libros de su autoría en la sede del Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos (ICAP).

“En 2006 el Fondo Mundial para la Naturaleza publicó algunas estadísticas que mostraban a Cuba como el único país sostenible en el mundo, noticia que pasó desapercibida en los países ricos”, afirmó Stromdahl durante la presentación de Transición de Cuba hacia la Sostenibilidad Ecológica y Diario de la vuelta a Cuba en catamarán.

Activista de la solidaridad con la isla del Caribe en Suecia, el escritor explicó que desde que conoció aquella información sigue las estadísticas anuales sobre la mayor de las Antillas en cuanto a índice de desarrollo humano, sobre todo en cuestiones de Salud, Educación, Economía, y cuidado de la naturaleza.

Al respecto insistió en que los indicadores de Cuba en todos estos campos son avanzados, incluso si se comparan con países industrializados.

Según Stromdahl, sus estudios de los sistemas cubanos de agricultura, energía, transporte, agua, vivienda, agricultura urbana y otros índices, valoran altamente las medidas de la Isla para lograr un empleo de la energía renovable con resultados bien posicionados entre los mejores a escala internacional.

En relación con la obra Diario de la vuelta a Cuba, escrito entre diciembre de 2016 y abril de 2017 a partir de un bojeo por toda la isla en un catamarán, comentó que le permitió realizar un estudio que se tradujo en la bitácora expuesta en el texto.

Reiteró el autor que ambos volúmenes tienen la intención, sobre todo, de que los lectores de países ricos puedan tomar experiencias de Cuba en estas disciplinas.

En representación del Icap, Gladys Ayllón, directora de Europa, valoró la actualidad y pertinencia de ambos libros con temas trascendentes como el cuidado medioambiental y el desarrollo de la agricultura en Cuba.

Igualmente, agradeció el apoyo solidario “que el amigo sueco ha brindado a Cuba durante años”.

La disolución de la Unión Soviética y del campo socialista en la década de 1990 provocó que la isla perdiera bruscamente el 85 por ciento de su mercado exterior, lo cual unido al incremento de las sanciones económicas, comerciales y financieras a las que Estados Unidos denomina “embargo” y Cuba “bloqueo” provocaron una crisis económica coyuntural sin precedentes desde 1959.

En este contexto, las autoridades estimularon la aplicación de métodos sugeridos desde el siglo XIX por pensadores sociales, agrícolas y naturalistas cubanos, quienes sentaron las bases de tradiciones con vigencia actual, y así resurgió con rapidez un movimiento de agricultura orgánica.

La dimensión ecológica del sector agrícola cobró fuerza con la creación y expansión de los centros de reproducción de entomófagos y entomopatógenos (CREE) como base para el control biológico de plagas a través de técnicas como el uso de feromonas sexuales, el control natural y el empleo de plantas repelentes, entre otras.

Adicionalmente, las autoridades impulsaron el desarrollo de la agricultura urbana con métodos ecológicos para disminuir los costos y el acceso de las familias a los alimentos.

En algunas áreas rurales, en tanto, fueron recuperadas formas tradicionales de laboreo como un mayor empleo de la tracción animal para eliminar costos de producción por el uso de combustibles y ayudar a la conservación de los suelos, además de propiciar una nutrición orgánica.

Según los especialistas, así creció este modelo de agricultura ecológica con un diseño integral que incorpora la diversificación de cultivos, el manejo integrado de plagas, la nutrición orgánica de los suelos, técnicas silvopastoriles, la rotación de cultivos, más la educación y capacitación de los trabajadores, entre otros elementos.

Por otra parte, desde el punto de vista energético, se inició una transición hacia las fuentes renovables (FRE), y en la actualidad según el portal de la Sociedad cubana de la promoción de este tipo de portadores y el respeto ambiental (Cubasolar) más de 40.000 instalaciones del país emplean FRE en calentadores solares, paneles, molinos de viento, plantas de biogás, hornos de producción de ladrillos con biomasa forestal, hidroeléctricas, turbo generadores, calderas y máquinas de parques eólicos.

Con el objetivo de ampliar este tipo de generación, el grupo corporativo azucarero cubano (AzCuba) desarrolla un programa de instalación de bioeléctricas en sus ingenios, de las cuales la primera está prevista en un área próxima al central Ciro Redondo, en la central provincia de Ciego de Ávila, reportó el Noticiero Nacional de Televisión (NTV).

Además, añadió que fuentes de energía hidráulica, eólica, solar, fotovoltaica y solar serán conectadas al Sistema Electroenergético Nacional en proyectos que prevén la recuperación de la inversión en periodos relativamente breves.

Cubasolar considera que por su posición geográfica y sus condiciones climáticas, la isla presenta las condiciones necesarias para incrementar la explotación de las radiaciones procedentes del Sol, que como promedio al año rebasan los 1 800 Kw/hora por metro cuadrado.

Richard Feinberg y Harold Trinkunas: “La hostilidad hacia Cuba perjudica a los intereses de Estados Unidos”



Brindamos la visión de los reconocidos especialistas y miembros de Brookings Institution Richard Feinberg y Harold Trinkunas. Para estos investigadores, la política exterior de la actual Administración norteamericana ha tomado como excusa los ataques sufridos por el personal diplomático norteamericano para paralizar la agenda de acercamiento y diálogo alcanzada durante la Administración Obama. Además, para ellos estas “malas acciones de la Administración Trump hacia Cuba forman parte de un patrón más amplio de falta de respeto de esta Casa Blanca a la diplomacia estadounidense”. Richard Feinberg sirvió como Asistente Especial del presidente Clinton en Asuntos de Seguridad Nacional y fue Director Senior de la Oficina de Asuntos Interamericanos del Consejo de Seguridad Nacional. Harold Trinkunas, por su parte, sirvió como Profesor Asociado y jefe del Departamento de Asuntos de Seguridad Nacional en la Escuela Naval de Posgrados en Monterey, California.

¿Cuál es su análisis sobre las condiciones en las que el gobierno de Estados Unidos ha tomado estas medidas? ¿Está Ud. de acuerdo con ellas?

En una escalada de hostilidades hacia Cuba que está desmantelando rápidamente la distensión de la era de Obama, el gobierno de Trump el martes 2 de octubre ha expulsado 15 diplomáticos cubanos. La Administración también ha retirado bruscamente al personal de la Embajada de Estados Unidos en La Habana. La Administración argumenta que el gobierno cubano no ha brindado seguridad a los diplomáticos estadounidenses, 22 de los cuales fueron víctimas de una misteriosa erupción de enfermedades, aun cuando las causas precisas y los perpetradores aún no se han identificado. El gobierno de Estados Unidos no acusa al gobierno cubano de las enfermedades inexplicadas.

Una advertencia de viajes del Departamento de Estado precedió a las expulsiones diplomáticas, advirtiendo a los estadounidenses de no ir a Cuba, aunque ningún visitante ha sido afectado por estas enfermedades. Esta medida extraordinaria socavará la fuente de ganancias en divisas más rápida de la Isla. Muchos de nuestros diplomáticos profesionales, tanto los estacionados en La Habana como en el Departamento de Estado, se oponen a la dramática reducción de las misiones de Estados Unidos y Cuba. Si bien todos están preocupados por la seguridad del personal estadounidense, los incidentes de salud parecen estar en fuerte declive. Los diplomáticos estadounidenses en La Habana están orgullosos de los avances de los intereses estadounidenses en Cuba y desean seguir protegiéndolos y promoviéndolos.

Estas medidas punitivas son mucho más que proteger a los ciudadanos estadounidenses. Por el contrario, esta Casa Blanca y sus aliados pro-embargo en el Congreso han aprovechado oportunistamente estas misteriosas enfermedades que afectan a los diplomáticos estadounidenses para revocar las políticas pro-normalización de una Administración anterior, usando obstrucción burocrática y lenguaje imprudente cuando no pueden defender el cambio de política sólo por el mérito.

¿Cuáles podrían ser las consecuencias de estos hechos para el estado actual de las relaciones entre los distintos actores no estatales de ambos países?

Estas medidas dañan a los cubanoamericanos y a sus familias al impedir los viajes y el flujo de fondos asociados a sus visitas, así como a los de otros visitantes estadounidenses, que han permitido que el sector privado cubano se fortalezca. También daña las relaciones de Estados Unidos con nuestros socios de la región, quienes han criticado durante mucho tiempo lo que consideran una hostilidad sin sentido entre Estados Unidos y Cuba. Y finalmente, el enfoque de la Administración Trump sirve para ampliar la puerta a los adversarios geopolíticos estadounidenses, como Rusia y Venezuela, para promover sus intereses en Cuba y en la región.

Al tomar estas precipitadas acciones, esta Casa Blanca está haciendo exactamente lo que nuestros adversarios en la región tratan de provocar. La franca hostilidad de Estados Unidos fortalece a los radicales anti-americanos en el régimen cubano, opuestos a las relaciones bilaterales más fuertes entre los dos países. Además, los viajes estadounidenses a Cuba benefician a los sectores privados del sector turístico cubano y fortalecen a la clase media cubana emergente. La reducción de los viajes perjudicará a estos segmentos progresistas de la sociedad cubana.

¿Cree usted que existe la voluntad política de ambos gobiernos para superar este obstáculo, o es el comienzo del deterioro (de nuevo) de la relación bilateral?

Podría haber habido una oportunidad para la diplomacia creativa en esta última crisis. El gobierno cubano ha colaborado excepcionalmente con Estados Unidos en la investigación de estos incidentes con diplomáticos estadounidenses. Cuba ha permitido al FBI operar de manera independiente en Cuba por primera vez en más de 50 años, una señal de la importancia que el presidente Raúl Castro asigna a mejorar las relaciones con Estados Unidos. Pero esta Casa Blanca parece obligada y decidida a continuar por el camino de obstrucción, a pesar de los costos. La hostilidad estadounidense corre el riesgo de dañar la próxima transición hacia un nuevo gobierno cubano después de que el presidente Raúl Castro dejase el poder a principios de 2018, al fortalecer la mano de los radicales anti-americanos que se oponen a la apertura económica en la Isla.

¿Cómo influiría este conflicto en el nuevo gobierno cubano que asumirá en 2018?

Además, una ruptura de las relaciones entre Estados Unidos y Cuba permite a Rusia, China, Irán y Venezuela profundizar su influencia en Cuba y en la Cuenca del Caribe. Distanciando a Cuba, Estados Unidos está empujando hacia otros actores cuyos intereses no están alineados con los nuestros. Las malas acciones de la Administración Trump hacia Cuba forman parte de un patrón más amplio de falta de respeto de esta Casa Blanca a la diplomacia estadounidense, aparentemente sin una cuidadosa consideración de las consecuencias geopolíticas. Desde atacar el acuerdo para restringir las ambiciones nucleares de Irán, pasando por provocar una Corea del Norte nuclear, hasta atacar el acuerdo comercial del TLCAN con los dos mayores socios comerciales de Estados Unidos: México y Canadá. La Casa Blanca de Trump ha disminuido la influencia estadounidense y la credibilidad en el exterior.

Nuestros socios latinoamericanos dieron la bienvenida al cambio en la política de Estados Unidos hacia Cuba en 2014, como una señal de que la Guerra Fría había terminado finalmente en el Hemisferio Occidental. El retiro de la Administración de su apoyo a la normalización con Cuba alarma a nuestros amigos en las Américas y cuestiona el valor perdurable de los compromisos de Estados Unidos; así como las declaraciones beligerantes contra Irán y Corea del Norte perjudican nuestra credibilidad con nuestros aliados en Europa y Asia. Este patrón de animosidad imprudente hacia la diplomacia tiene un costo para la reputación internacional de Estados Unidos sin ningún beneficio aparente para nuestros intereses en el extranjero.

Nota: Entrevista realizada con permiso de Richard Feinberg a partir de un artículo original publicado en The Hill.

La curva de Phillips para la economía cubana. Un análisis empírico



La curva de Phillips para la economía cubana.

Un análisis empírico

Malena Portal Boza *

Duniesky Feitó Madrigal **
Sergio Valdés Pasarón ***


Resumen

El objetivo de este trabajo es analizar la curva de Phillips para la economía cubana durante el periodo de 1990 a 2009 realizando un recorrido por la crisis económica del periodo derivada de la caída del campo socialista y la desaparición del Consejo de Ayuda mutua Económica (CAME). Los resultados indican que a pesar de que la teoría de la Curva de Phillips fue utilizada en muchos países para mantener el desempleo en cifras bajas mientras se toleraba una inflación alta, la experiencia de Cuba ha demostrado que un país puede tener simultáneamente inflación y desempleo elevados.

Palabras clave: Curva de Phillips, desempleo, inflación, economía cubana.



*  Profesora de la Facultad de Contaduría y Administración de la Universidad Autónoma de Baja California. Correo electrónico: mportal@uabc.edu.mx.

**  Profesor de la Facultad de Economía y Relaciones Internacionales de la Universidad Autónoma de Baja California. Correo electrónico: duniesky.feito.madrigal@uabc.edu.mx.

***  Jefe del Departamento de Posgrado e Investigación de la Universidad Autónoma de Baja California, Campus Tijuana. Correo electrónico: s.valdes@uabc.edu.mx.

Malena Porta, Duniesky Feitó, Sergio Valdés  ! La curva de Philips para la economía cubana. Un análisis empírico


      1. Introducción.


El hombre como ser pensante y racional, inquieto y ávido de conocimiento, a lo largo de la historia siempre ha tratado de encontrar explicaciones a los diferentes fenómenos que se dan, como parte de la búsqueda y creación de nuevas alternativas que se traduzcan en mejoras para su bienestar. Dentro de las Ciencias Económicas, varias han sido las aristas de investigación para poder explicar los fenómenos económicos, encontrar las causas que los originan y en función de ello establecer políticas de actuación. En este sentido se han desarrollado diversas escuelas del pensamiento económico con disimiles enfoques para tratar de encontrar respuestas sobre fenómenos como el crecimiento económico, el desempleo, las fluctuaciones que se dan en la producción, en los precios, entre otras cuestiones y a su vez generar recetas de cómo reaccionar ante estos choques de oferta o demanda y qué políticas deberían ser llevadas a cabo para que los países puedan enfrentar los periodos de crisis.

El consenso entre las corrientes económicas ha estado en buscar el bienestar de la gente, acompañado de precios estables, bajo desempleo y un alto y rápido crecimiento. Pero los desacuerdos se concentran en determinar el modelo correcto para poder representar la economía, definir las causas que originan los problemas macroeconómicos y los instrumentos adecuados para enfrentarlos, todo ello de la mano con la participación o el papel que debe desempeñar el Estado. En este último caso las diferencias de criterios van en función de determinar si el mercado tiene los mecanismos y es capaz de recuperarse por sí solo o si es necesario la intervención del Estado para que se pueda dar una recuperación de las economías ante momentos de crisis económicas.

El contexto contemporáneo donde se desenvuelven las economías a nivel mundial influenciado por el protagonismo de crisis en diferentes escalas, ha contribuido a la transformación de las políticas económicas para poder enfrentar los periodos sucesivos. El resultado de la globalización de los mercados, el paradigma tecnológico dominante, la competencia entre los grandes bloques económicos y la propia ideología neoliberal, ha sido la creciente concentración planetaria de las riquezas y del poder económico. Los impactos de las crisis en la sociedad han sido reflejados en el incremento de la pobreza, la abismal desigualdad entre la minoría globalizadora y la multitud dependiente que aparecen en cualquiera de las estadísticas ofrecidas por los más serios organismos internacionales y que muestran una agravación progresiva de la desigualdad en todos los ámbitos posibles. Uno de los indicadores más afectados ha sido el desempleo, donde se ha centrado con mayor fuerza el debate económico por lo que éste representa.

Parte de estas corrientes argumentan a favor de que el mercado cuenta con los mecanismos para recuperarse de una crisis con desempleo y dirigirse hacia el pleno empleo y otros argumentan que es necesaria la intervención estatal a través de sus políticas. Lo cierto es que en base a esto, se han generado varias teorías y modelos para encontrar recetas que resuelvan el problema del desempleo, la inflación, los niveles de producción entre otros fenómenos que son propios de una crisis económica.
Como parte de estas teorías se encuentra el estudio realizado por Alban William Phillips (1958), quien fuera reconocido por su teoría sobre la relación entre el desempleo y el cambio de los sueldos que, posteriormente se adaptó a la relación inversa entre la inflación y el desempleo, bajo la suposición de que el coste laboral es el componente que más impactaba la inflación. Esta teoría se conocería como la Curva de Phillips, la cual generó un debate a nivel internacional entre los economistas.

Derivado de lo anterior el presente trabajo pretende realizar un recorrido evolutivo sobre el debate de esta teoría, analizando sus argumentos y comprobando su aplicación empírica para el caso de la economía cubana. El trabajo se organiza de la siguiente manera. Una primera parte revisa los aspectos teóricos sobre los fundamentos de la curva de Phillips. En una segunda parte se hace un recorrido por la crisis económica de la economía cubana a partir de la década de los noventa, la tercera se refiere a la metodología y la base de datos utilizada, seguidamente se muestran los resultados obtenidos y finalmente se dan resultados y conclusiones.


       2. Marco teórico.

2.1 Fundamentos de la Curva de Phillips.


Alban William Housego Phillips en el año 1958 presento un estudio donde se reflejaba una causalidad inversa de la tasa de desempleo hacia la tasa de crecimiento de los salarios nominales para el caso del Reino Unido entre los años de 1861 y 1957, al cual (Phelps, 1996: 858) llamó un “extraordinario” documento. El análisis había sido orientado especialmente al mercado laboral donde teorizaba que al existir presión en la demanda medida por el desempleo y al presentarse el pleno empleo, la tasa de salarios se incrementaría al infinito. Phillip mostró como evidencia una relación inversa consistente durante los años 1861 y 1957 en el mercado laboral inglés. Años después, Paul A. Samuelson y Robert M. Solow reprodujeron el ejercicio para la economía estadounidense sustituyendo en este caso la tasa de variación de los salarios nominales por la inflación, y lo nombran como “curva de Phillips”. A partir de ese momento, el estudio original de Phillips ha evolucionado y ha sido aplicada por diversos estudiosos del tema, y, según George A. Akerlof (2001: 375), llegó hasta constituir “la relación bivariante macroeconómica más relevante.”

La curva de Phillips, sugiere que es imposible conseguir simultáneamente un alto nivel de empleo y una baja tasa de inflación, por lo que se recomienda que la política económica gubernamental tendría la posibilidad de ventilar una combinación de ambas, o decidir cómo manejarla, pues se plantea una disyuntiva entre elegir una inflación baja con elevado desempleo o una inflación más alta pero con menor desempleo. Al combatir la inflación el desempleo aumenta, mientras que si se quiere lidiar contra el desempleo, habría que acceder a un crecimiento de la inflación.

La fundamentación se vincula al hecho de que a medida que aumenta la demanda agregada, se aumenta la producción, la tensión sobre los precios es mayor y comienzan a subir, mientras que el desempleo disminuye, porque las empresas quieren satisfacer los incrementos de demanda y contratan más personal. Pero a su vez los salarios monetarios se incrementan porque para producir más los trabajadores deben trabajar más horas y piden incrementos de salarios, esto a su vez provoca incremento en los costos de las empresas y por consiguiente incremento en los precios. A corto plazo, cuando aumentan los precios bajan los salarios reales (los salarios nominales suelen subir en menor medida que los precios). Esta bajada de los salarios reales abarata el coste de la mano de obra y las empresas demandan más trabajo.

La obra de Phillips representó una influencia importante dentro del ámbito económico. Constituye un paso muy significativo en la econometría; y la antesala a trabajos posteriores. Por otra parte, a partir de la publicación de Samuelson y Solow (1960) es cuando este estudio se convierte en un popular instrumento de estabilización macroeconómica y en el ámbito científico también tuvo un impacto, este hallazgo permitía construir una teoría macroeconómica de la inflación que permitiese completar la teoría keynesiana (Bellod 2007:3).

Durante la década de 1960, muchos economistas consideraban que la inflación era causa principalmente por factores de la demanda y argumentaban que el stock monetario debería de expandirse para evitar mayor desempleo. Por otra parte, había quienes aseguraban que dicho mal se gestaba por el lado de la oferta, pues un incremento en el stock monetario eventualmente tendería a generar una elevación en el nivel general de precios. En 1980 la experiencia de muchas economías en desarrollo demostró que la curva no siempre es constante. Ello fue consecuencia de la aplicación desmesurada de políticas monetarias y fiscales expansivas que junto con un determinado nivel de inflación desplazaron su curva hacia la derecha. Así, cuando los salarios se adaptan a la inflación la curva se desplaza hacia la derecha o se vuelve vertical, pues la inflación solo tiene capacidad de aumentar los empleos en el caso de que los salarios reales se reduzcan (Roa, 2002:124).

En la revisión de la literatura se encuentra que la Curva de Phillips fue objeto de críticas, los neo keynesianos revelaron la proliferación de versiones degradadas de la Curva de Phillips alejadas de su concepción original, lo que contribuyó a la proliferación del tratamiento lineal de los parámetros (y/o de las variables) de los modelos estimados como muestran algunos trabajos posteriores a la obra de Phillips.

A partir de los años setenta, cuando se rompe la estabilidad de precios en la economía mundial, y se dan altas tasas de desempleo e inflación, la curva de Phillips no explica este fenómeno. Por lo que caería en decadencia a partir de los argumentos de Friedman y Phelps. Estos autores se basan en el supuesto clásico de que el equilibrio en el mercado de trabajo depende del salario real y no del salario nominal, de modo que un exceso de demanda en el mercado de trabajo se resuelve mediante la elevación del salario real, no del salario nominal. Por tanto la relación entre variables nominales y reales no es posible, ya que las personas no toman decisiones en función de variables nominales, sino en función de los salarios reales. Además Friedman plantea que cuando los gobiernos deseen reducir la tasa de desempleo a costa de generar inflación, esto a la larga provocará que la economía vuelva a ubicarse en una tasa natural donde en el trayecto se produciría un incremento tanto en la inflación como en el desempleo.

Friedman considera que el desempleo sería voluntario de no ser por la existencia de una tasa de desempleo natural. Cuando un gobierno intenta disminuir el desempleo por debajo de esa tasa natural mediante políticas monetarias muy expansivas, a corto plazo puede conseguirlo. Pero los agentes económicos se acaban dando cuenta de que, si con iguales salarios hay inflación, ven menguada su capacidad de adquisición de bienes y servicios. De tal modo que descuentan ese efecto, y en la próxima revisión de sus contratos elevarán sus salarios al alza, lo que incita a un nivel de desempleo mayor. Así, si partimos de una situación con demasiado desempleo, que el gobierno quiere corregir, iniciaremos una política fiscal expansiva que reducirá el desempleo provocando inflación. Pero si el gobierno quiere corregir la inflación mediante una política fiscal restrictiva, sólo conseguirá que aumente el desempleo trasladándonos a una nueva curva de Phillips. Posteriores intentos del gobierno por reducir el desempleo solo provocarán mayores tensiones inflacionistas sin que, a largo plazo, se pueda conseguir acabar con el desempleo.

A largo plazo, la curva de Phillips es completamente rígida, vertical, y situada en la tasa natural de desempleo. Por tanto, no se logra reducir la tasa de desempleo de partida, y además se produce una variación mayor del nivel de precios. Así, todo intento sistemático por parte de los gobiernos de reducir el desempleo acaba creando inflación sin resolver el desempleo. Incluso puede haber un punto a partir del cual la curva de Phillips se torne en una curva de pendiente positiva, de tal modo que desempleo e incremento de inflación estén ligados (Friedman 1977:273).

Friedman introduce a las expectativas y las modela pero como expectativas adaptativas. Los agentes económicos formulan predicciones futuras en base a los comportamientos del pasado. Los errores cometidos son una fuente permanente de aprendizaje que retroalimentan y modifican su conducta posterior.

Posteriormente, el desarrollo de la teoría de las expectativas racionales en los trabajos de Lucas (1972, 1973a, 1973b), Sargent (1973) y Sargent y Wallace (1974) contribuyó a reforzar la crítica Friedman-Phelps: si los agentes actúan racionalmente anticiparán el efecto inflacionista de las políticas expansivas y las incorporarán a sus negociaciones salariales de modo que el salario real siempre será el de equilibrio. 

Friedman plantea un mecanismo de formación de expectativas adaptativas y, en concreto, el más sencillo de todos, un mecanismo de formación de expectativas estáticas. Friedman: Tenemos inflación porque la esperamos y la esperamos porque la hemos tenido. Por lo tanto, a largo plazo no hay relación entre inflación y desempleo y la curva de Phillips es vertical. En definitiva, desaparece el trade-off entre inflación y desempleo. Sólo la tasa natural es consistente con una inflación estable.

Las críticas conducen al mismo resultado: el carácter vertical de la Curva de Phillips en el largo plazo y la desaparición de la opción política entre desempleo e inflación. En el ámbito práctico, la Curva de Phillips fue abandonada como instrumento de política económica en la década de los ´70 dado que la combinación de tasas crecientes de inflación y desempleo parecía corroborar las críticas monetaristas.

Una vez realizado el recorrido sobre los argumentos teóricos de la Curva de Phillips se hace necesario, antes de pasar al ejercicio econométrico, exponer la situación de la economía cubana.

2.2. Situación económica en Cuba generada por la crisis de los años ‘90.

Durante varias décadas Cuba desarrolló una política de inversiones que contribuyó al desarrollo de una economía industrial, con la ayuda de relaciones comerciales contraídas con el antiguo campo socialista, a través del CAME, y en especial con la antigua URSS basadas sobre todo en intercambios preferenciales con acceso a líneas de créditos en condiciones muy favorables, que permitieron mercados con mejores precios a las exportaciones del país, así como la adquisición de recursos, como materias primas, fuentes de energía, etc. Los precios pagados por la URSS por las exportaciones de azúcar provenientes de Cuba, son un ejemplo de las bondades de estos intercambios, los cuales fueron más altos que los del mercado mundial, con excepción del 1974 donde los precios mundiales de la azúcar subieron debido a la crisis petrolera de ese año, se ha estimado que el subsidio pagado por la URSS a Cuba entre 1961 y 1988 fue de 18,8 billones de USD.1 La dependencia de Cuba de las importaciones provenientes de los países integrantes del CAME también resultaba significativa, ya que éstos aportaron 63% de las compras de alimentos, 86% de las materias primas, la casi totalidad del combustible y entre 75% y 80% de la maquinaria y equipo, así como diversos productos manufacturados.

Es por ello que cuando ocurre la caída del bloque socialista, el país se sumergió en una fuerte crisis a finales de los 80's, donde el deterioro de los términos de intercambio comercial, afectó en gran medida la actividad de comercio exterior, unido a la desaparición de los créditos favorables a los cuales se tenía acceso, quedando como fuente alternativa de financiamiento los que ofrecían las economías de mercado a corto plazo y con altas tasas de interés, provocó la paralización de las inversiones y la semiparalización de varias industrias por no disponer de un conjunto de suministros de materias primas y combustibles de origen importado, utilizándose en los momentos más críticos, año 1993, entre el 10% y el 15% de sus capacidades (Togores, 1999:1).

1 Citado en Los problemas de la inserción internacional de cuba y su relación con el desarrollo económico de Mauricio de Miranda Parrondo.

2 Togores, V. (1999). Cuba: Efectos sociales de la crisis y el ajuste económico de los 90's.


Cedeño, Guevara, Guzman, Moreno y Sterrantino (2013) realizaron un recorrido histórico en su investigación sobre el derrumbe del bloque socialista y la crisis que atravesó el país donde alegan que Cuba enfrentaba la peor crisis económica del siglo debido entre otras razones al colapso del campo socialista europeo y la desintegración de la Unión Soviética, que suprimieron abruptamente los mercados tradicionales de exportación de productos cubanos, las fuentes de adquisición de bienes y servicios fundamentales para el funcionamiento productivo y las posibilidades de financiamiento para el desarrollo en condiciones preferenciales, todo lo cual repercutió en una merma en la capacidad de importación del país.

Este acontecimiento se reflejó en la caída del producto interno bruto de aproximadamente un 33%, a partir de 1990 hasta 1994, año en el que se logra un pequeño crecimiento del PIB del 0.7%. La gráfica 1 muestra el comportamiento evolutivo de la tasa de crecimiento del PIB durante el periodo 1990-2009.

La caída del PIB, se reflejó en varios indicadores, se contrajo la oferta de bienes de consumo de primera necesidad, a su vez los mercados normados disminuyeron sus nieles de oferta, favoreciendo al mercado negro donde los precios eran cada vez más elevados.

En relación al empleo, cuando triunfó la revolución en Cuba, se dio un descenso de la tasa de desempleo a un nivel mínimo del 1.3% en 1970.2 La situación económica del país y el proceso inversionista desarrollado en todos estos años posibilitó que este cambio se mantuviera, hasta llegada la década de los 90's donde sus niveles oscilaban entre el 7% y el 5% hasta el 2001, periodo en el que se comenzó a dar una disminución a 3.5% que continuó disminuyendo hasta el 2004 llegando a 1.9% manteniéndose alrededor del 2% en los siguientes 5 años. 



 2 Togores, V. (1999). Cuba: Efectos sociales de la crisis y el ajuste económico de los 90's.


 El incremento del desempleo en la década del 90 fue causado, en no poca medida, por el cierre de muchas instalaciones productivas, al desaparecer los mercados de los países del Consejo de Ayuda Mutua Económica (CAME)3. Por un lado, la violenta caída de los suministros, y por otro, la desaparición de compradores de sus productos de exportación, llevó al cierre de muchas instalaciones o a la drástica reducción de sus escalas de producción. El sector azucarero fue uno de los más afectados con la crisis, pues se produjo el cierre de 150 centrales azucareros en el periodo 1990-2011, en el 1990 existían 156 centrales, en el 2011 quedaban 56 centrales. Algunas de las causas de estos cierres estuvieron relacionadas a la existencia de equipos y maquinarias obsoletas, con altos costos de operación, el gobierno cubano no aprovechó los subsidios para invertir y modernizar la industria azucarera ni para desarrollar patentes y soluciones innovadoras que permitirán mantener a Cuba como líder mundial de esta industria. Esto trajo consigo un impacto en el desempleo, pues aun cuando el país trató de aplicar políticas sociales para proteger la afectación a las familias, fue un suceso inevitable.

Analizando otros acontecimientos importantes que se dieron en ese mismo momento, se adiciona que, entre 1990 y 1993 en la esfera de la población se produjeron crecimientos importantes en los precios y devaluaciones del tipo de cambio en el mercado informal. Esta situación tuvo como causa fundamental los desequilibrios en el mercado monetario: por un lado, el incremento acelerado del agregado M1A3, que tenía como fuente la monetización de los crecientes déficit fiscales y por otro, la marcada contracción de la actividad económica. (Vidal y Doimeadios, 2003:3). Dada la segmentación de los mercados y las

3 Consejo de Ayuda Mutua Económica: Fue la principal organización económica del desaparecido Campo Socialista, surgida con posterioridad a la Segunda Guerra Mundial, conocida también como CAME, en occidente era denominada Comecon.
!  
  
regulaciones sobre los precios, llegados los ‘90 se acumularon importantes excesos de liquidez a partir de estos desequilibrios monetarios existentes. En este periodo el dinero creció mucho más que el que necesitaba la economía, dado el nivel de actividad económica, por lo que se acumuló y se mantuvo inmóvil bajo el colchón de las personas, en las cuentas de ahorro de la población y en las cuentas corrientes de las empresas.

El choque por el lado de la oferta con la contracción de la producción, unido al exceso de liquidez en manos de la población, provocaron un incremento exorbitante en los precios, ya que la gente tenía mucho dinero pero no habían bienes para el consumo en cantidades suficientes para satisfacer a la población trayendo consigo que entre los años 90 al 93 se alcanzaran altas tasas de inflación, (ver gráfica 2), los precios subieron y como el salario nominal se mantuvo con poca o ninguna variación en este mismo periodo, el salario real de los cubanos disminuyó aproximadamente en un 90%.




El investigador Pavel Vidal, especialista de la Dirección de Política Monetaria del Banco Central de Cuba, ha realizado estudios enfocados en los temas de política monetaria y en sus trabajos plantea como la política monetaria se había planteado como objetivo remediar los desequilibrios y alcanzar la estabilidad de precios. En su repaso explica que en un primer momento se establecieron las llamadas medidas de saneamiento financiero, que tenían el objetivo de apoyarse en instrumentos fiscales como la elevación de precios, tarifas e impuestos, así como en la regulación del crecimiento de los salarios. Luego, surgieron otros instrumentos en el manejo de la política monetaria como el control directo de las tasas de interés pasivas, el límite al crédito y las operaciones cambiarias del banco central. Este mismo autor incluye en sus estudios los análisis de precios, y fundamenta la deflación o en algunos casos, el poco crecimiento de los precios partir de 1994, asociados a reducción o tasas muy bajas de crecimiento en la liquidez de la población. En sus argumentos expone que este fenómeno ocurre a partir de un shock de demanda provocado por una contracción de la cantidad de dinero, desde 1994 hasta 1999 la tasa de crecimiento promedio del M1A fue negativa (-1.7%) lo cual no ocurre de manera general con las cifras que se observan en las series históricas de los agregados monetarios de distintos países, donde en muy pocas ocasiones se encuentra una reducción interanual; por lo general, la cantidad de dinero siempre tiende a crecer, y si se quiere aplicar una política monetaria contractiva lo que se reduce es el crecimiento de los agregados monetarios (se desaceleran. Otra de las causas de la inflación negativa que este autor explica, observada en los últimos años en la economía cubana, responde en parte a la política promovida inicialmente por el gobierno para aumentar el poder adquisitivo de los asalariados y pensionados. Se ha tratado de aumentar el salario real reduciendo los precios de los bienes y servicios en pesos.

Teniendo en cuenta los argumentos anteriormente expuestos en la siguiente sección se presenta la ejecución de un ejercicio econométrico para estudiar de manera empírica cómo se comporta la teoría de la Curva de Phillips para el caso de Cuba, a través de la aplicación de herramientas econométricas que respalden los resultados obtenidos.

      3. Metodología y datos.

 La metodología se concentra en la elaboración de un ejercicio econométrico de series de tiempo donde, la variable dependiente está representada por la tasa de desempleo y la variable independiente la tasa de inflación, para el periodo que comprende desde 1990 hasta 2009. Ambas series fueron obtenidas de la Oficina Nacional de Estadísticas de Cuba.

Existen varias metodologías para identificar las relaciones estadísticas que se dan entre las variables tanto en el largo plazo como en el corto plazo, en el caso del presente trabajo, se empleará la metodología del Modelo de Corrección de Error (MCE). Este modelo instrumenta una estimación que prueba la idea que es posible modelar la dinámica de un sistema en término de sus desviaciones de un estado estacionario o de equilibrio. Esto es que el sistema de variables en el largo plazo se desvía temporalmente de su estado de equilibrio por choques transitorios. Se busca encontrar los coeficientes que hacen que el sistema regrese al equilibrio del largo plazo, que no son más que los coeficientes de cointegración. Pero además, este modelo aporta también las dinámicas de corto plazo, que es lo más importante para este trabajo, pues se busca comprobar si en el caso de Cuba se aplica la teoría de la Curva de Phillips. Lo primero que se comprueba es que para que el sistema converja, el coeficiente de la variable dependiente rezagada un periodo (α1), tiene que cumplir con determinadas características: debe ser menor que 1 en términos absolutos (condición de estacionariedad), tiene que ser negativo de tal forma que si el sistema se aleja de su estado de equilibrio regrese a su trayectoria disminuyendo o aumentando su nivel, en dependencia si está por encima o por debajo de la trayectoria de equilibrio, y tiene que ser estadísticamente significativo. Luego se determina si existen relaciones en el corto y largo plazo a través de la significancia estadísticas de los coeficientes de las variables, las dinámicas de largo plazo se expresan en la ecuación a través de las variables rezagadas y la dinámica de corto plazo son los coeficientes de las variables diferenciadas con rezagos. El modelo establece estimar la ecuación de especificación en primeras diferencias incluyendo rezagos a las variables endógenas y exógenas:




Donde: Yt  es la tasa de desempleo y Xt  es la tasa de inflación.


Otro aspecto de vital importancia a revisar es el comportamiento de la relación entre desempleo e inflación para la economía cubana con el objetivo de obtener una valoración de lo que a simple vista se observa en la Gráfica 3.



Según se observa en la gráfica, los datos muestran una curva de pendiente positiva para el periodo que se analiza aunque existe un poco de dispersión en el modelo, sobre todo en algunos puntos bien definidos, valores que corresponden a los primeros años de la crisis entre el 90 y el 93 donde la inflación alcanzó niveles por encima del 90%. En la siguiente sección se presentan las estimaciones y los resultados.

      4. Estimaciones y Resultados.

 El siguiente paso consiste en determinar la estacionalidad de las series, para poder estudiar su comportamiento y poder determinar presencia de cointegración. Para ello se utilizarán las pruebas de Raíz Unitaria. Dentro de las pruebas básicas se encuentran las sugeridas por Dickey y Fuller Aumentada (ADF) (1984), la prueba Phillips-Perron (PP) (1988) y la desarrollada por Kwiatkowski – Phillips – Schmidt – Shin (KPSS) (1992). En el caso de las dos primeras pruebas la hipótesis nula es que la serie posee raíz unitaria y por tanto es no estacionaria, mientras que en la prueba KPSS la hipótesis nula refiere la presencia de estacionalidad en la serie. En el análisis de las series de investigación se encuentran que las variables desempleo e inflación son integradas de orden 1. Los resultados se muestran en el Cuadro 1.

Cuadro 1

Análisis de Estacionalidad de las series


Variables

ADF


PP



KPSS
Criterio de

















integración




Niveles

1ra

Niveles


1ra

Niveles

1ra Dif



















Dif




Dif








Desempleo














I (1)


0.67*

3.54
0.73**

3.56
0.54+
0.10
















Inflación

2.53*

5.58

3.01**


12.2

0.31

0.04

I (1)




















*  No Rechazo Ho al 5% ** No Rechazo Ho al 5%
+    Rechazo Ho al 5%


Fuente: Estimados Propios


A partir de lo anterior se procede a estimar la ecuación de cointegración. El Cuadro 2 muestra los resultados.

Cuadro 2

Prueba de Cointegración



Dependent Variable: D(DESEMPLEO)

Method: Least Squares

Date: 11/30/13 Time: 22:38

Sample (adjusted): 1992 2009

Included observations: 18 after adjustments

Variable
Coefficient
Std. Error
t-Statistic
Prob.










C
-0.050034
0.218241
-0.229259
0.8222
DESEMPLEO(-1)
-0.080763
0.045321
-1.782002
0.0981
INFLACION(-1)
0.010985
0.003187
3.446782
0.0043
D(DESEMPLEO(-1))
0.097438
0.206638
0.471540
0.6451
D(INFLACION(-1))
-0.002106
0.003025
-0.696196
0.4986


R-squared
0.673321
Mean dependent var
-0.244444
Adjusted R-squared
0.572804
S.D. dependent var
0.573146
S.E. of regression
0.374610
Akaike info criterion
1.104269
Sum squared resid
1.824322
Schwarz criterion
1.351595
Log likelihood
-4.938424
Hannan-Quinn criter.
1.138372
F-statistic
6.698596
Durbin-Watson stat
2.073726
Prob(F-statistic)
0.003735



Fuente: Estimados Propios

Analizando los resultados se observa que el coeficiente que garantiza la presencia de cointegracion -0.08 cumple con las condiciones de ser negativo, menor que 1 en términos absolutos y en cuanto a la significancia estadística es al 10%, lo cual quiere decir que el sistema de variables en el largo plazo se desvía temporalmente de su estado de equilibrio por los choques pero vuelve a recuperarse, lo cual hace posible establecer relaciones en el largo plazo, y el coeficiente de esta relación está dada por el valor 0.01 que refleja relación positiva entre ambas variables, pero en este caso el problema radica en que el coeficiente de cointegracion -0.08 refleja la velocidad de ajuste del sistema. Al ser un valor tan pequeño no se considera aceptable en la teoría pues significa que solo se recupera el 8% en cada periodo, por tanto tardaría mucho tiempo en que el sistema vuelva a su estado de equilibrio. Por lo general los valores aceptables pudieran estar por encima del 50% para poder establecer relaciones en el largo plazo ya que el sistema se recuperaría rápidamente. Por otra parte, en el análisis de las dinámicas de corto plazo cuyos valores corresponden a 0.097 y 0.002 no resultaron ser estadísticamente significativos por lo que tampoco se da la presencia de relación en el corto plazo.

Tanto lo que se muestra en la gráfica como los resultados de la regresión, están en correspondencia con lo que se ha venido explicando a lo largo del documento. En el caso de Cuba los eventos simultáneos que se dieron como parte de la crisis estuvieron protagonizados en un primer momento por perturbaciones en la oferta, traducidas en caída de la producción, aumento del desempleo e incremento de la inflación. Es decir, se manifiesta lo que se conoce en la teoría como estanflación, es decir, surgió una alta inflación junto con un estancamiento económico, por tanto la teoría de la curva de Phillips no logra explicar y no resulta aplicable al fenómeno que experimentó el país en el periodo analizado, no se evidencia una relación negativa entre ambas variables en el corto plazo, y tampoco se observa estabilidad en el tiempo en los niveles de ambas variables. La afirmación de las teorías de que a largo plazo, sólo una tasa de desempleo (tasa natural) es coherente con una tasa de inflación estable, en el caso de Cuba tampoco se da.

      5. Conclusiones.


Teniendo en cuenta los resultados obtenidos y los elementos de la teoría se puede llegar a la conclusión de que a pesar de que la teoría de la Curva de Phillips fue utilizada en muchos países para mantener el desempleo en cifras bajas mientras se toleraba una inflación alta, la experiencia de Cuba ha demostrado de que un país puede tener simultáneamente inflación y desempleo elevados, algo que ya había sido comprobado empíricamente en otros países, posteriormente a la aceptación de esta teoría, promovido por perturbaciones en la oferta agregada, como ocurrió en la crisis del petróleo de 1973, pero que para el caso de Cuba se debió a la caída del antiguo Campo Socialista con el cual el país mantenía fuertes relaciones de dependencia.

A ello se le adiciona, que el país interpretó que la crisis económica tenía un carácter coyuntural, por lo que se aplicaron medidas aisladas de corte tradicional, agudizándose así las dificultades estructurales. En septiembre de 1990 se implantó un programa económico de emergencia denominado “período especial”, que se propuso repartir equitativamente los efectos de la crisis entre la población y crear condiciones para la reinserción de Cuba en la economía internacional. Pero la realidad es que los efectos de esta crisis ubicaron al país en uno de los momentos más difíciles vividos por la población, y que al parecer se ha mantenido por más tiempo del que se pensó, cuyas consecuencias se han visto reflejadas en indicadores importantes como los niveles de migración y los cambios en la composición de los estratos de la población, ya que la población en edad laboral comenzó a disminuir llegando a una cifra del 47% al cierre del 2010, a su vez la población entre 0 y 14 años de edad disminuyó en un 34% entre el 90 y el 2009, y los ancianos comprendidos en más de 70 años se incrementaron en un 50%.

Todo ello demuestra que el país tendrá que continuar haciendo grandes esfuerzos para poder combatir los problemas económicos y para poder enfrentar en mejores condiciones los periodos de crisis.

Bibliografía y fuentes documentales


Akerlof, G. A. (2001). Behavioral macroeconomics and macroeconomic behavior Nobel Prize Lecture, December 8, 2001 Department of Economics, University of California, Berkeley, CA 94720-3880, USA. pp. 365-394.

Bellod J.F. (2007). “La curva de Phillips y la crítica de Friedman”. Contribuciones a la Economía revista académica virtual diciembre 2007. http://www.eumed.net/ce/2007c/jfbr-phillips.htm.

Friedman M. (1977).”Inflation and Unemployment”. Journal of Political Economy 85, pp. 451-47

Guerrero, C., Osorio, P. y Tiol, A. (2006). “Un siglo de la curva de Phillips en México” Documento de Trabajo Working Paper EGAP-2006-03 Tecnológico de Monterrey, Campus Ciudad de México.

Liquitaya D. J. (2011). “De la curva de Phillips a la nairu: un análisis empírico. Análisis Económico, Núm. 62, vol.

XXVI. Segundo cuatrimestre de 2011, pp. 5-30.

López, E., Misas M. (1999). “Un examen empírico de la curva de Phillips en Colombia” Banco de la República de Colombia Subgerencia de Estudios Económicos, pp. 1-42.

Lucas R. E. y Sargent T. J. (1979). After Keynesian Macroeconomics. Federal Reserve Bank of Minneapolis, Quarterly Review, spring. pp. 1-14.

Parrondo, M. (2009). “Los problemas de la inserción internacional de Cuba y su relación con el desarrollo económico”. Tesis Doctoral. Tesis de la Universidad Complutense de Madrid, Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales, Departamento de Economía Aplicada I, http://eprints.ucm.es/8624/.

Phelps, E. S. (1996). “Phillips curve”. The New Palgrave, reimpresión con correcciones de la versión de 1991, vol.

3, Macmillan Press Limited. pp. 254-281.

Roa, R. E. (2002). “Antagonismos en la curva de Phillips con pendiente positiva: el caso de México y España”.

Estudios Fronterizos volumen 3 número 5. pp. 121-138.

Samuelson, P. A. y Solow, R. M. (1960). “Analytical Aspects of Anti-Inflation Policy”; American Economic Review, mayo, pp. 177-194.

Togores, V. (1999). Cuba: Efectos sociales de la crisis y el ajuste económico de los 90's. Centro de estudios de la economía cubana.pp. 1-32.

Vidal, P. (2003). “Aspectos de la política monetaria en la economía cubana.” Revista del Banco Central de Cuba.

Año 6 No. 1.pp. 1-11.

Vidal, P. y Doimeadios, Y. (2003). “Inflación vs. Deflación en la economía cubana”. Revista Economía y Desarrollo. Universidad de la Habana. Edición Especial. pp. 1-12.

Cedeño G., Guevara A., Guzmán Y., Moreno K., Sterrantino A. La inversión extranjera directa, crisis económica cubana. http://www.monografias.com/.