Fidel


"Peor que los peligros del error son los peligros del silencio." Fidel Castro Ruz

domingo, 8 de diciembre de 2019

Entendiendo el socialismo

Por Michael Roberts


El diario New York Times ha descrito a Richard Wolff como "probablemente el economista marxista más prominente de Estados Unidos". Y eso probablemente no sea una exageración como una descripción de este profesor emérito de economía de la Universidad de Massachusetts, Amherst, y profesor visitante de la New School University de Nueva York.

Richard Wolff ha sido uno de los pocos economistas marxistas con pleno derecho en una universidad estadounidense. Y ha trabajado incansablemente para llevar a casa a los estudiantes y a todos los que escucharían en los Estados Unidos , la explicación alternativa marxista de la naturaleza del capitalismo estadounidense y su crisis actual. Wolff ha escrito varios libros importantes de economía, a veces con su colaborador cercano, Stephen A. Resnick. En particular, su libro reciente, Teorías económicas rivales, neoclásico, keynesiano y marxista es una explicación muy útil y clara de los principales aspectos de la economía para aquellos que no saben. El programa semanal del Profesor Wolff, Economic Update con Richard D. Wolff , está sindicado en más de 70 estaciones de radio en todo el país y está disponible para su transmisión en Free Speech TV.

Ahora Wolff ha publicado dos libros cortos diseñados para explicar las ideas del marxismo y el socialismo de una manera directa: Comprender el marxismo y Comprender el socialismo. El primero analiza el capitalismo . Repasa los conceptos de cómo se desarrolla la competencia entre los capitalistas (p.51); cómo se mercantiliza la fuerza de trabajo (p.41); y cómo el capitalismo es propenso a las crisis y la inestabilidad (p. 60). Cualquier persona, dice, "exhibir una inestabilidad personal comparable a la inestabilidad económica y social del capitalismo hace mucho tiempo habría tenido que buscar ayuda profesional y hacer cambios básicos" (p.61). Pero el capitalismo cojea y amenaza con derrotarnos a todos. Hasta que los trabajadores decidan democráticamente qué hacer para reemplazarlo, continuará.

Como Wolff ha dicho: “Si quieres entender una economía, no solo desde el punto de vista de las personas que la aman, sino también desde el punto de vista de las personas que son críticas y piensan que podemos hacerlo mejor, entonces debes estudiar la economía marxista como parte de cualquier intento serio de comprender lo que está sucediendo. No hacerlo es excluirse de la tradición crítica ".

Wolff se concentra en el descubrimiento clave de Marx sobre el capitalismo , a saber, la plusvalía, que es lo que los empleadores se apropian de lo que pagan por los salarios. Wolff muestra que los trabajadores productivos no son compensados ​​por el monto total y el valor de su trabajo. Y eso constituye explotación. Los expropiadores constituyen un pequeño porcentaje de la población y controlan lo que sucede con esa plusvalía. Es esta relación de producción, insiste Wolff, lo que ha frustrado las promesas democráticas de las revoluciones burguesa estadounidense, francesa y otras. Y este sistema de gobierno minoritario sobre la propiedad de los activos y la fuerza laboral de las personas también es la causa de la asombrosa desigualdad que afecta al mundo ahora.

La debilidad en la narrativa de Wolff, al menos como se expresa en sus libros anteriores, es su explicación de por qué el capitalismo tiene crisis en inversión, producción y empleo que dañan la vida de miles de millones. Wolff adopta el argumento clásico de bajo consumo de que los capitalistas pagan " salarios insuficientes para que los trabajadores puedan comprar una creciente producción capitalista" . Los lectores habituales de este blog sabrán que considero que esta teoría de las crisis capitalistas es errónea. Marx lo rechazó; no se destaca teóricamente como parte de la ley de valor o rentabilidad de Marx; y la evidencia empírica está en contra.

En el segundo libro, Understanding Socialism , Wolff analiza varios experimentos socialistas a lo largo de la historia y sugiere un nuevo camino hacia el socialismo basado en la democracia en el lugar de trabajo. El socialismo permite que muchos controlen los frutos de su trabajo. Y esto se haría de manera democrática, con los trabajadores votando sobre estas preocupaciones, ya que la democracia se extiende mucho más allá de votar por políticos e incluso iniciativas de votación, a la fábrica, la oficina, etc.

Wolff se centra en esta democratización del lugar de trabajo como la base de un futuro socialista. Wolff enfatiza correctamente que la base económica del socialismo es la propiedad colectiva de los medios de producción. Pero le preocupa no adoptar el modelo de planificación central de la fallida Unión Soviética, como él lo ve. Entonces quiere una democracia descentralizada a través de las cooperativas de trabajadores. Para él, la solución a las crisis recurrentes y la creciente desigualdad radica en "cambiar la estructura de clases de las empresas capitalistas" y reemplazarlas por "empresas dirigidas por los trabajadores".

A Wolff le preocupa, con razón, corregir la opinión de que la alternativa socialista al capitalismo es simplemente la propiedad pública de las grandes corporaciones y un plan nacional. Sin democracia y control de los trabajadores a nivel de empresa no puede haber un desarrollo socialista real. De lo contrario, los funcionarios estatales simplemente reemplazan a una junta directiva capitalista. Esto es "insuficiente conceptual y estratégicamente" .

Pero Wolff quiere incluir y enfatizar el papel de lo que él llama Empresas Autónomas de Trabajadores (WSDE). Para mí, esto parece estar doblando el palo demasiado al revés, estando cerca de las ideas socialistas utópicas de Fourier y Robert Owen. Las cooperativas de trabajadores sin planificación implican que los mercados continuarán gobernando entre cooperativas, abriendo la puerta a las fuerzas de la ley del valor, en lugar de dirigir fuerzas productivas en interés de la sociedad en su conjunto. Una cosa es lograr la democracia en el lugar de trabajo, pero ¿no es saltar de la sartén al fuego, dejando a la economía en general al poder del mercado?

El futuro será verde o no será

El economista Jeremy Rifkin alerta de que el actual sistema capitalista se ha agotado e insta a acelerar la transición hacia un nuevo modelo ante el reto del cambio climático


El economista Jeremy Rifkin. MANUEL CASAMAYÓN

El tiempo se agota. Temperaturas al alza, inundaciones, destrucción de ecosistemas y más pobreza. "El 50% de las especies del planeta se extinguirá en los próximos 80 años si no se logra una economía libre de carbono". Las palabras del sociólogo y economista Jeremy Rifkin caen como un jarro de agua fría, pero el defensor de un green new deal global no deja margen ante la amenaza del cambio climático: “Tenemos que cambiar la concienciación y solo nos queda una generación para hacerlo”.

Durante su intervención en el evento Hacia una sociedad sostenible, organizado por Cinco Días y Abanca el pasado lunes y celebrado en Madrid, Rifkin abundó en que el cambio climático no conoce fronteras y el actual modelo económico capitalista está agotado: "El PIB crece a una tasa más baja en todo el mundo, la productividad ha retrocedido en las últimas dos décadas y el resultado es que tenemos una falta estructural de empleo". La solución, indicó el también asesor de la UE, pasa por acelerar el viraje hacia la tercera revolución industrial.

Esta nueva época girará en torno a la tecnología, que reducirá drásticamente los costes marginales para permitir el salto a una economía circular y logrará la convergencia de las tres infraestructuras clave de cada sistema: comunicación, energía y movilidad. En este futuro inteligente, hecho de coches eléctricos autónomos y edificios conectados, el lnternet de las cosas, el 5G, las renovables y el big data cambiarán la forma en la que nos comunicamos, desplazamos y abastecemos de energía. Todos los actores, desde los Estados a las regiones, los ciudadanos y las empresas, jugarán un papel crucial."La ciudadanía creará un cerebro global; esta es la glocalización", señaló Rifkin. "Mientras que las infraestructuras de la primera y segunda revolución industrial estaban integradas verticalmente, de arriba hacia abajo, la tercera es colaborativa, distribuida, abierta", añadió el economista justo el día que, en la misma ciudad y a pocos kilómetros de distancia, arrancaba la Cumbre del Clima.

“El cambio climático es una realidad que pocos se atreven a cuestionar y el desafío que tenemos por delante es enorme”, corroboró la vicepresidenta del Banco Europeo de Inversiones (BEI), Emma Navarro, quien durante su intervención en el acto recordó que la entidad dejará de financiar proyectos basados en energías fósiles a partir de 2021. La estrategia del órgano financiero de la UE está en línea con el nuevo pacto verde anunciado por la nueva presidenta de la Comisión, Ursula Von der Leyen, y confirma la intención de Bruselas de coger la delantera en la lucha contra el cambio climático. 

Según la ONU, la cifra global necesaria para alcanzar los objetivos de desarrollo sostenible (ODS) en 2030 asciende a 90 billones de dólares. En Europa, la factura anual para cumplir con el Acuerdo de París se sitúa en los 400.000 millones de euros. “Ningún presupuesto público puede atender por si solo semejantes necesidades", señaló Navarro. "La inversión privada y los mercados financieros deben tener un papel importante”.

El BEI ya se ha consagrado como el mayor emisor global de bonos verdes, con 28.000 millones de euros liberados desde 2007. Entre 2012 y 2018, la entidad concedió 150.000 millones de euros a proyectos climáticos (1.800 millones en España en 2018), y ahora quiere redoblar su apuesta: prevé que estos planes acaparen el 50% de su financiación en 2025 y sumen un billón de euros en la próxima década. “El reto que plantea la transición es enorme, pero puede ser una oportunidad para modernizar nuestras economías y hacerlas más sostenibles”, dijo Navarro.

De la misma opinión se mostró Francisco Botas, consejero delegado de Abanca, quien insistió en que la transición debe ser "ordenada y planificada", evitando "políticas y decisiones improvisadas". La ONU calcula que la implantación de los ODS puede generar 380 millones de empleos y oportunidades de negocio por 12 billones de dólares. "Son oportunidades claras", reconoció Botas, pero recomendó que este cambio de modelo se aborde de manera holística, sector a sector, para que no genere costes adicionales y desigualdades.

Botas abogó para que el sector financiero implante medidores del riesgo relacionados con el cambio climático y la transición y recordó que Abanca, junto a un reducido número de entidades, firmó el pasado septiembre un acuerdo con la ONU para alinearse con sus objetivos sostenibles. "Nos comprometimos en varios aspectos. Pensamos que es un camino irreversible y que cada vez se sumarán más entidades", aseguró el consejero delegado de la empresa. Entre las iniciativas puestas en marcha en este sentido, el banco gallego ha creado nuevos productos y servicios que responden a criterios medioambientales y está fomentando las prácticas sostenibles en la empresa.

Carmen Sánchez Miranda, directora de ONU-Habitat en España, Carlos Mataix, director del Centro de innovación en Tecnologías para el Desarrollo Humano de la Universidad Politécnica de Madrid, y Jaime Pérez Martín-Gaitero, profesor del IESIDE, cerraron el evento debatiendo sobre las líneas a seguir para cumplir con la transición. Todos coincidieron en la necesidad de respetar los compromisos adquiridos y crear alianzas multinivel. Y, sobre todo, actuar con urgencia.

Los cambios indispensables que no acaban de producirse


Gobernar un país, por pequeño que sea, es tarea de gigantes, pensaba José Martí. Y si ese gobierno hay que hacerlo bajo un criminal bloqueo económico, financiero y militar impuesto por la mayor potencia del mundo, la tarea se multiplica casi al infinito.

Eso exige suma inteligencia y sagacidad por parte de los que gobiernan y, sobre todo, mucha honestidad y voluntad de servicio público. Crear un sistema en el que cada cual sienta que puede desarrollar sus potencialidades y vivir una vida digna y próspera. Y para lograr esto hay que hacer las cosas bien y no aferrarse a esquemas dogmáticos y teniendo la práctica como comprobación de lo teórico, la práctica como criterio de la verdad.

Llevamos muchos años de prácticas económicas equivocadas, comenzando por la agricultura, y de un centralismo excesivo. Y no avanzamos. No sé que fuerza paraliza la aplicación de lineamientos aprobados nacionalmente desde hace 9 años. Obviamente, existe una burocracia acostumbrada a rendir informes mentirosos y justificativos que teme perder su posición privilegiada. No se liberan las fuerzas productivas del país.

Es más que hora de abandonar el teque habitual y ofrecer resultados. Va un funcionario del café del Ministerio de la Agricultura a la televisión e informa que la producción se aumentó en tantos miles de toneladas. Y cuando Randy le pregunta por qué no hay café en las tiendas, no sabe qué responder.

Basta ya de vivir del cuento. Esas conductas desacreditan al gobierno en temas muy sensibles del diario vivir. Se trata no sólo de sacudir la mata, sino de no seguir repitiendo lo que ha demostrado, por decenas de años, su inutilidad.

Nuevo hotel cinco estrellas en Cayo Santa María, zona central de Cuba

En este artículo: Cuba, Economía, Política, Sociedad, Turismo, Villa Clara

 | + | 
 
El Hotel exhibe una arquitectura que combina un estilo caribeño con toques contemporáneos, de líneas frescas, modernas y funcionales. Foto: Radio Caibarien
Con más de 630 habitaciones, el hotel cinco estrellas Grand Sirenis Cayo Santa María fue inaugurado en la central provincia cubana de Villa Clara. Ubicada en la cayería norte de ese territorio, la instalación cuenta con 633 habitaciones, de ellas 612 dobles, 18 junior duites y tres suites.
Con un servicio todo incluido, el complejo está situado en un enclave turístico, a unos 30 minutos de vuelo de La Habana. La playa perimetral cuenta con dos kilómetros de finas arenas y espectaculares aguas turquesas.
El hotel ofrece a sus huéspedes una arquitectura que combina un estilo caribeño con toques contemporáneos, de líneas frescas, modernas y funcionales, explica la fuente.
El Grand Sirenis Cayo Santa María tiene dos restaurantes bufet principales, para desayunos, almuerzos y cenas, cuatro restaurantes temáticos, un snack bar, una barbacoa, y siete bares.
Lo distinguen los mejores platos de la cocina cubana tradicional, además de variadas propuestas internacionales; con una cuidada selección de menús por parte de un experto equipo de chefs. Foto: Radio Caibarien
En 2018 arribaron a Cuba cuatro millones 732 mil turistas, aunque este año las autoridades rebajaron la cantidad a 4,3 millones debido a las nuevas sanciones de Estados Unidos contra la Isla, que incluyeron las prohibiciones de viajes en cruceros.
Como parte del impulso al sector en Cuba, se inauguraron numerosos hoteles en los últimos meses entre ellos Paseo del Prado, Palacio de Cueto, Portales de Paseo, Vedado 500, Vedado Azul y Internacional de Varadero.
La instalación cuenta con 633 habitaciones, de ellas 612 dobles, 18 junior duites y tres suites. Foto: Radio Caibarien
La cadena Sirenis Hotels & Resorts es una corporación hotelera internacional, con sede en la isla de Ibiza, España, y con más de 40 años de experiencia en hostelería.
(Con información de Radio Caibarién  y Cubadebate )