Fidel


"Peor que los peligros del error son los peligros del silencio." Fidel Castro Ruz

jueves, 3 de marzo de 2016

Solicitan aerolíneas estadounidenses licencias para volar a Cuba


american-airlines
Varias aerolíneas estadounidenses confirmaron este miércoles que solicitaron una licencia a la administración de Barack Obama para ofrecer vuelos comerciales directos entre Estados Unidos y Cuba.

Las aerolíneas estadounidenses tenían plazo hasta este miércoles para presentar sus solicitudes de licencia e indicar a qué ciudades quieren volar, según DPA.
Entre las aerolíneas que han solicitado la licencia para volar a Cuba destacan American Airlines y Delta Air Lines.
American Airlines solicitó permiso para ofrecer diez vuelos directos entre Miami y La Habana y vuelos adicionales desde Charlotte, Dallas/Fort Worth, Los Angeles y Chicago.
Esta aerolínea también quiere ofrecer vuelos diarios desde Miami a otras cinco ciudades cubanas (Santa Clara, Holguín, Varadero, Camaguey y Cienfuegos), según precisó la compañía en un comunicado.
Delta Air Lines solicitó permiso para ofrecer vuelos directos a La Habana desde Atlanta, Nueva York, Miami y Orlando.
Según el diario The Wall Street Journal, también han solicitado una licencia United Continental Airlines, Southwest, JetBlue, Spirit Airlines, Alaska Air Group y Silver Airways.
El número de solicitudes es mayor que el número de frecuencias que serán finalmente aprobadas.
Las aerolíneas estadounidenses podrán comenzar a ofrecer en el otoño (boreal) vuelos comerciales directos entre Estados Unidos y Cuba, tras el acuerdo alcanzado en febrero entre Washington y La Habana para reanudar los vuelos tras más de medio siglo sin servicio.
Si todo sale según el calendario previsto, el Gobierno estadounidense anunciará “este verano” qué aerolíneas estadounidenses y con qué frecuencia estarán autorizadas a volar a la isla, según precisó a DPA una portavoz del Departamento de Transportes.
El acuerdo entre Estados Unidos y Cuba, que se firmó formalmente el 16 de febrero en La Habana, permitirá efectuar hasta 20 vuelos diarios directos desde Estados Unidos a La Habana y diez más a otros aeropuertos internacionales cubanos.
De momento, las aerolíneas cubanas no podrán volar a Estados Unidos, ya que además de la autorización del Departamento de Transportes necesitan obtener luz verde de la Oficina para el Control de Activos Extranjeros (OFAC, por sus siglas en inglés), adscrita al Departamento del Tesoro, y de la Oficina de Industria y Seguridad del Departamento de Comercio.
Hasta ahora solo se podía volar de Estados Unidos a Cuba en servicios chárter o a través de terceros países, mientras que viajar desde Estados Unidos a la isla en un vuelo comercial regular de una aerolínea estadounidense es imposible, ya que las compañías no ofrecen esos servicios.
Los vuelos chárter entre Estados Unidos y Cuba continuarán una vez que se reanuden los servicios comerciales directos.
Los estadounidenses tienen prohibido hacer turismo en Cuba por el bloqueo, por lo que los que estarán autorizados a viajar a la isla seguirá siendo un número limitado de personas.
Los cubano-estadounidenses pueden viajar a Cuba para ver a sus familiares sin restricciones desde 2009. En 2011 se ampliaron los viajes a un número limitado de estadounidenses como familiares, periodistas, funcionarios del Gobierno, religiosos y cooperantes humanitarios.
El último acuerdo bilateral de transporte aéreo entre Cuba y Estados Unidos databa de 1953.
Cuba y Estados Unidos reanudaron oficialmente las relaciones bilaterales en julio de 2015 tras más de 54 años de ruptura y hostilidades.
(Con información de El Universal)

¿Un regreso al 2008?

Nouriel Roubini, a professor at NYU’s Stern School of Business and Chairman of Roubini Global Economics, was Senior Economist for International Affairs in the White House's Council of Economic Advisers during the Clinton Administration.

NUEVA YORK – La pregunta que me hacen con más frecuencia en estos días es la siguiente: ¿Regresamos al 2008 y a otra crisis financiera y recesión global?

Mi respuesta es un franco no, pero aclaro que el reciente episodio de turbulencia del mercado financiero global probablemente sea más serio que cualquier período de volatilidad y comportamiento de aversión al riesgo desde 2009. Esto es porque hoy existen por lo menos siete causas de riesgo de catástrofe global, a diferencia de los factores únicos -la crisis de la eurozona, el episodio del "taper tantrum" (cuando la Reserva Federal anunció una posible reducción anticipada de sus compras de bonos), una posible salida griega de la eurozona y un aterrizaje económico forzoso en China- que han alimentado la volatilidad en los últimos años.

Primero, los temores sobre un aterrizaje forzoso en China y su potencial impacto en el mercado bursátil y el valor del renminbi han regresado con ganas. Si bien es más probable que China tenga un aterrizaje con sacudidas más que forzoso, todavía deben calmarse las preocupaciones de los inversores debido a la desaceleración actual del crecimiento y la continua fuga de capitales.

Segundo, los mercados emergentes están en serios problemas. Enfrentan vientos de frente globales (la desaceleración de China, el fin del súper ciclo de las materias primas, la salida de la Fed de las tasas de política monetaria cero). Muchos experimentan desequilibrios macro, como déficits de cuenta corriente y fiscal gemelos, y confrontan una creciente inflación y una desaceleración del crecimiento. La mayoría no han implementado reformas estructurales para impulsar el débil crecimiento potencial. Y la debilidad de la moneda aumenta el valor real de billones de dólares de deuda acumulada en los últimos diez años.

Tercero, la Fed probablemente se equivocó al abandonar su política de tasa de interés cero en diciembre. Un crecimiento más débil, una inflación más baja (debido a una mayor caída de los precios del petróleo) y condiciones financieras más difíciles (por un dólar más fuerte, un mercado bursátil corregido y mayores diferenciales de crédito) ahora amenazan el crecimiento y las expectativas inflacionarias de Estados Unidos.

Cuarto, muchos riesgos geopolíticos que se cuecen a fuego lento ya están llegando a un punto de ebullición. Quizá la causa más inmediata de incertidumbre sea la perspectiva de una guerra fría de largo plazo -interrumpida por conflictos subsidiarios- entre las potencias regionales de Oriente Medio, particularmente Arabia Saudita, chiita, e Irán, sunita.

Quinto, el derrumbe de los precios del petróleo está generando caídas de las acciones de Estados Unidos y globales y alzas en los diferenciales de crédito. Esto ahora puede señalar una demanda global débil -en lugar de una oferta creciente- en tanto se desacelera el crecimiento en China, en los mercados emergentes y en Estados Unidos.

Los precios bajos del petróleo también perjudican a los productores de energía de Estados Unidos, que conforman una porción importante del mercado accionario de Estados Unidos, e imponen pérdidas crediticias y potenciales incumplimientos de pago a las economías que son netas exportadoras de energía, sus deudas soberanas, sus empresas estatales y las firmas del sector energético. En la medida que las regulaciones impidan que los creadores de mercado ofrezcan liquidez y absorban la volatilidad de mercado, cada shock fundamental se vuelve más agudo en términos de correcciones de precios de los activos de riesgo.

Sexto, los bancos globales se ven amenazados por los retornos más bajos, debido a las nuevas regulaciones implementadas a partir de 2008, el crecimiento de la tecnología financiera que amenaza con alterar sus modelos de negocios ya en dificultades, el creciente uso de tasas de política monetaria negativas, las pérdidas crediticias en alza por activos de mala calidad (energía, materias primas, mercados emergentes, prestatarios corporativos europeos frágiles) y el movimiento en Europa para que los acreedores de los bancos asuman parte de la deuda, en lugar de rescatarlos con ayuda estatal ahora restringida.

Finalmente, este año la Unión Europea y la eurozona podrían ser la zona cero de una turbulencia financiera global. Los bancos europeos están en dificultades. La crisis migratoria podría conducir al fin del Acuerdo Schengen y (junto con otros problemas domésticos) al fin del gobierno de la canciller alemana, Angela Merkel.

Es más, la salida de Gran Bretaña de la UE se está volviendo cada vez más probable. Ahora que el gobierno griego y sus acreedores vuelven a estar en una trayectoria de colisión, el riesgo de una salida de Grecia puede regresar. Los partidos populistas de derecha y de izquierda están ganando fuerza en toda Europa. En consecuencia, Europa cada vez corre más riesgo de desintegrarse. Para colmo de males, su vecindario no es un lugar seguro: hay guerras no sólo en Oriente Medio sino también en Ucrania -a pesar de los repetidos intentos por parte de la UE de negociar la paz, mientras que Rusia se está volviendo más agresiva en las fronteras de Europa, desde los países bálticos hasta los Balcanes.

En el pasado, los riesgos de catástrofe eran más ocasionales, los temores por el crecimiento terminaban siendo sólo eso y la respuesta en materia de políticas era fuerte y efectiva, lo cual permitía que los episodios de riesgo elevado fueran breves y que se restablecieran los precios de los activos a sus niveles altos anteriores (si no más altos aún). Hoy, existen siete causas de potencial riesgo de catástrofe global, y la economía mundial está pasando de una expansión anémica (crecimiento positivo que se acelera) a una desaceleración (crecimiento positivo que se desacelera), lo cual derivará en una mayor reducción del precio de los activos de riesgo (acciones, materias primas, crédito) a nivel mundial.

Al mismo tiempo, las políticas que frenaron y revirtieron el ciclo fatal entre la economía real y los activos de riesgo se están quedando sin fuerzas. El mix de políticas no es el adecuado, debido a una excesiva dependencia de la política monetaria y no de la política fiscal. De hecho, las políticas monetarias se están volviendo cada vez menos convencionales, lo que se refleja en la tendencia de varios bancos centrales hacia tasas de interés reales negativas; y estas políticas poco convencionales corren el riesgo de hacer más mal que bien ya que afectan la rentabilidad de los bancos y otras firmas financieras.

Dos meses funestos para los mercados financieros pueden dar lugar en marzo a una recuperación reparadora de activos como las acciones globales, en tanto algunos bancos centrales clave (el Banco Popular de China, el Banco Central Europeo y el Banco de Japón) se vuelven más flexibles, mientras que otros (la Fed y el Banco de Inglaterra) seguirán esperando un tiempo más. Pero repetidas erupciones generadas por algunas de las siete causas de riesgo de catástrofe global harán que el resto de este año -a diferencia de los siete anteriores- sea malo para los activos de riesgo y anémico para el crecimiento global.


Read more at https://www.project-syndicate.org/commentary/global-financial-crisis-redux-by-nouriel-roubini-2016-03/spanish#wUujX5pEAgdyhDTH.99

Terroristas especuladores: cómo el Estado Islámico se llena los bolsillos en el mercado de valores

Publicado: 3 mar 2016 13:07 GMT | Última actualización: 3 mar 2016 13:16 GMT

Esta aventura financiera de los terroristas es actualmente la fuente más importante de ingresos junto con el contrabando de petróleo y la extorsión.

Empleados de la Bolsa de Teherán, Irán / Raheb Homavandi / Reuters
658

La banda terrorista Estado Islámico gana hasta 20 millones de dólares al mes para la financiación de sus operaciones militares invirtiendo en el mercado de divisas delante de las narices de los responsables bancarios, publica el periódico británico 'The Telegraph'.

Los extremistas dirigen el dinero saqueado de los bancos iraquíes a los mercados de divisas legales de Oriente Próximo. En estos mercados el Estado Islámico consigue enormes beneficios con la especulación monetaria y luego devuelve el dinero a través de las autoridades financieras de Irak y Jordania sin que estas lo sepan. Para realizar las operaciones, los yihadistas utilizan los aproximadamente 429 millones de dólares que llegaron a sus manos con la toma de la ciudad de Mosul, Irak, en 2014. Además, usan el dinero 'desviado' de los pagos de pensiones que todavía está realizando el Gobierno iraquí a los funcionarios de Mosul. Esta aventura financiera del Estado Islámicoactualmente es su fuente más importante de ingresos junto con el contrabando de petróleo y la extorsión.

Los detalles de la estafa fueron descubiertos por la subcomisión parlamentaria británica de Asuntos Exteriores, creada especialmente para examinar el papel del Reino Unido en la financiación del Estado Islámico. Con la revelación de estos datos, el presidente de la subcomisión, John Baron, exigió saber si el Gobierno británico, que se comprometió a ayudar a cortar las redes de financiación de los terroristas, estaba tomando las medidas adecuadas. "El dinero robado por el Estado Islámico se encamina a los bancos jordanos y se devuelve al sistema a través de Bagdad", explicó Baron. "Eso permite al Estado Islámico explotar el sistema [de mercado de divisas], beneficiándose en las operaciones de divisas", explicó.

'The Telegraph' señala que actualmente se intenta cerrar esta vía de financiamiento del Estado Islámico y destaca que las transacciones se habían efectuado sin la complicidad activa del personal de los bancos de Irak y Jordania.