Fidel


"Peor que los peligros del error son los peligros del silencio." Fidel Castro Ruz

lunes, 11 de septiembre de 2017

Restablecer electricidad en Cienfuegos depende de arrancada de la termoeléctrica

Por Armando Sáez Chávez -11 Septiembre, 2017


Operadores y linieros se encargan de reparar postes y tramos del tendido derrribados, en especial aquellos vinculados directamente a centros de la Salud y otros servicios básicos a la población./ Foto: Centro de Documentación

Del arranque y generación de la central termoeléctrica (CTE) Carlos Manuel de Céspedes depende el restablecimiento del servicio de electricidad en todo el territorio de Cienfuegos, informó el ingeniero Ricardo García Parra, director del Despacho Eléctrico Provincial.

Al decir del directivo, la planta cienfueguera está apta para iniciar su funcionamiento, solo necesita de la potencia necesaria de alimentación que esta vez no puede esperarse del Sistema Electroenérgético Nacional, dada la interrupción en la interconexión con el resto del país.


El jefe del Despacho Eléctrico Provincial dice que el objetivo es crear una isla de generación en Cienfuegos. /Foto: Efraín Cedeño

Por lo pronto se trabaja por crear la capacidad de energía necesaria de suministro a la “Carlos Manuel de Céspedes” en los grupos de generación distribuida (fuel oil y diesel) de Yaguaramas, Cruces y Junco Sur, en la ciudad de Cienfuegos. Este último, dotado de dos baterías de 15 Megawatts cada uno —aún a media máquina en estos momentos— suministra electricidad a los dos hospitales provinciales y otras instalaciones enclavadas en la llamada zona del Complejo de la Salud.

Sin crear falsas expectativas, el funcionario dijo que se espera en el transcurso del día de hoy poder arrancar, primero los equipos auxiliares y luego la unidad generadora de la termoeléctrica, la más eficiente del país.

Según García Parra, una vez que la unidad de la CTE alcance los 158 Mw de capacidad, deben sincronizar a esta los grupos de Yaguaramas, Cruces y Junco Sur, para crear de esta forma lo que en el argot de los especialistas del sector se conoce como isla de generación, o sistema independiente, capaz de abastecer de manera autónoma todo el territorio sureño y un poco más allá.

El director del Despacho Eléctrico Provincial aclaró que no obstante a no estar cuantificado el total de afectaciones en las líneas de distribución, los datos preliminares apuntan a que no son de consideración. Desde que se decretó la fase recuperativa por el Consejo de Defensa Nacional, operadores y linieros se encargan de reparar postes y tramos del tendido derrribados, en especial aquellos vinculados directamente a centros de la Salud y otros servicios básicos a la población.

ATENDER EN CADA TERRITORIO INDICACIONES DE RAUL

En Cienfuegos, como en todo el país, se deben cumplir las indicaciones emitidas el pasado día 9 de septiembre por el General de Ejército Raúl Castro sobre cómo actuar para recuperar a la mayor brevedad el servicio eléctrico en Cuba.

De acuerdo con esas orientaciones, para disminuir el tiempo de afectación eléctrica a la población y los centros vitales de la economía, se decidió la creación de brigadas mixtas a nivel de cada municipio, donde los trabajos de limpieza, poda, apertura de huecos y acarreo de postes se realicen con medios de transporte y personal de cada territorio, convocados por los Consejos de Defensa Municipales, con el objetivo de que la Unión Eléctrica se dedique a los trabajos especializados.

La Unión Eléctrica responde por la dirección y el control de la ejecución de estos trabajos.

Informe de la conferencia internacional, “El Capital de Marx, 150 años después: Crítica y Alternativa al Capitalismo”


La conferencia internacional celebrada en la Universidad de York (24-26 de mayo) ha sudo uno de los eventos académicos mas importantes del mundo en relación con el 150º aniversario de la primera publicación de El Capital de Marx. La conferencia reunió a algunos de los principales académicos en el campo de la sociología, la ciencia política y la filosofía, de más de 20 universidades y 10 países, para discutir críticamente la historia, el contenido y la relevancia de este libro pionero. El evento fue organizado por el Marx Collegium (Universidad de York), bajo la dirección de Marcello Musto, Profesor Asociado de Sociología.

Los tres días de la conferencia -uno de los mayores eventos académicos celebrado en la Facultad de Artes Liberales y Estudios Profesionales (LA & PS) de la Universidad de York en muchos años-, atajó a un gran número de público, más de 1000 estudiantes, académicos y activistas, no sólo de diferentes provincias de Canadá, sino también de países tan variados como Nepal, Japón,México, y Nicaragua. A la sesión de clausura, con una conferencia del profesor Immanuel Wallerstein asistieron más de 300 personas.

La conferencia contó con intervinientes tan distinguidos como Etienne Balibar (Universidad de París X Nanterre), Saskia Sassen (Universidad de Columbia), Bob Jessop (Universidad de Lancaster), John Bellamy Foster (Universidad de Oregon), Silvia Federici ( Universidad de Hofstra), Richard Wolff (The New School), Moishe Postone (Universidad de Chicago), Kevin B. Anderson (Universidad de California Santa Barbara), Bertell Ollman (Universidad de Nueva York), Leo Panitch (Universidad de York), Ursula Huws (Universidad de Hertfordshire), Michael Kraetke (Universidad de Lancaster), Himani Bannerji (Universidad de York), Seongjin Jeong (Universidad Nacional de Gyeongsang), Mauro Buccheri (Universidad de York), Alfonso Maurizio Iacono (Universidad de Pisa), Pietro Basso (Universidad Ca'Foscari de Venecia), George Comninel (Universidad de York), Gary Teeple (Universidad Simon Fraser), y William Roberts (Universidad McGill).

Resumir los 27 trabajos presentados en la conferencia excede la capacidad de este breve informe. La selección que sigue tiene como objetivo mostrar algunas de las contribuciones originales, representativas de los cuatro temas generales de la conferencia, a saber, la historia de la difusión y recepción de El Capital en el mundo; la interpretación “extra-económica” de El Capital; la relevancia contemporánea y las limitaciones de El Capital; y la re-lectura de El Capital a la luz de los manuscritos preparatorios.

La sesión de apertura de la conferencia estuvo dedicada al proyecto en curso de escribir la historia global de la difusión y recepción de El Capital en todo el mundo. Varios de los colaboradores de este proyecto colectivo -cuyos resultados serán publicado en un próximo libro titulado The Routledge Handbook of Marx’s ‘Capital’: A Global History of Translation, Dissemination and Reception (London: Routledge), editado por Marcello Musto y Babak Amini (London School of Economics)-, presentaron sus hallazgos en esta sesión. Cada interviniente trazó la historia de las diferentes traducciones de El Capital en el contexto de la historia de la penetración del marxismo en sus países, y destacó las interpretaciones más influyentes de El Capital y sus efectos en la recepción general de Marx.
Un número significativo de los trabajos presentados en la conferencia estaban dedicados a nuevas interpretaciones de El Capital a la luz de los debates sobre ecología, perspectivas no europeas y la crítica feminista. Dos ejemplos notables en este sentido fueron los trabajos presentados por Foster y Federici. En su aportación titulado “El Capital de Marx y la Tierra: La Critica Ecológica de la Economía Política”, Foster argumentó que El Capital podía leerse como una crítica ecológica de la economía política. Foster demostró la prominencia del pensamiento ecológico en los escritos de Marx, desde su tesis doctoral a sus escritos de madurez, y la falta de toma en consideración del mismo entre los pensadores marxistas contemporáneos. Foster estableció las raíces del pensamiento ecológico de Marx en su concepción materialista de la historia, que siempre estuvo entrelazada con una concepción materialista de la naturaleza. También criticó las lecturas ecosocialistas de El Capital y de Marx y trató de situar de nuevo a Marx en la muy necesaria crítica ecológica del capitalismo contemporáneo.

La aportación de Federici, titulada “Marx, género y la reproducción de la clase obrera”, examinó la concepción de Marx del trabajo reproductivo en el análisis y pronóstico del actual desarrollo de las relaciones de género en la historia del capitalismo y sus consecuencias para la comprensión marxista de las dinámicas internas de la lucha de clases. Criticó a Marx por no prever el desarrollo, desde la década de 1870 a la Primera Guerra Mundial, de la familia proletaria, caracterizada por el aumento de la explotación de las mujeres y los niños y la introducción del 'salario familiar'. Federici argumentó que la ceguera de Marx hunde sus raíces en las insuficiencias de su marco teórico al no incluir el trabajo doméstico en el proceso de reproducción de la fuerza de trabajo. También lo relacionó con la desconfianza de Marx en el trabajo no asalariado como sujeto de lucha anticapitalista.

Otro tema importante de la conferencia giró en torno al examen crítico de la importancia que sigue teniendo El Capital a la hora de proporcionar un marco para entender las transformaciones de nuestro tiempo y la naturaleza del desarrollo capitalista. Un ejemplo de las aportaciones sobre este tema fue la de Postone, “La crisis actual y el anacronismo del valor”. Argumentó que entender el capitalismo como una forma abstracta históricamente específica de dominación es cada vez más importante en el contexto de la actual crisis económica y el aumento alarmante de la extrema derecha. Sugirió que el capitalismo ha construido una forma históricamente específica de la temporalidad que opera sobre la base de la dominación de la gente mediante el tiempo, lo que contradictoriamente hace al proletariado superfluo y dificulta progresivamente la posibilidad de su abolición. Este proceso crea condiciones mórbidas en las que el excedente de la fuerza de trabajo es erróneamente interpretada como un exceso superfluo de personas.

Uno de los principales objetivos de la conferencia era discutir en que medida los estudiosos de Marx hoy puede reconstruir mejor las etapas de su crítica de la economía política a la luz de los textos recuperados por el Marx-Engels-Gesamtausgabe (MEGA²). La presentación de Krätke, “¿Por qué y en qué sentido El Capital esta incompleto?”, fue característica en este sentido. Su tesis es que El Capital de Marx sigue incompleto en muchos aspectos cruciales. Los problemas que Marx identificó, pero no pudo resolver plenamente establecen una hoja de ruta para nuevas investigaciones. Krätke resumió lo que Marx creía haber logrado, como la distinción entre trabajo concreto y abstracto, la forma general de la plusvalía, y la diferencia entre capital constante y variable. También evaluó las diferentes interpretaciones sobre el proceso de investigación de Marx, relacionado directa o indirectamente con El Capital de 1842 a 1882, defendiendo que el proceso de investigación de Marx debe entenderse como un proceso muy discontinuo de aprendizaje sobre un problema extremadamente difícil y en evolución. Repasó las cuestiones sin resolver por Marx y especuló por qué no había podido hacerlo durante su vida.

Todos los paneles han sido grabados en vídeo y podrán verse en breve en la página web de la conferencia (http://www.marxcollegium.org/). Por otra parte, las actas de la conferencia se publicarán en 2018.


Es estudiante de doctorado en el Departamento de Sociología de la London School of Economics.
Fuente:
http://yfile.news.yorku.ca/2017/06/07/york-hosts-international-conference-marxs-capital-after-150-years-critique-and-alternative-to-capitalism/
Traducción:
G. Buster






Immanuel Wallerstein 

La relevancia contemporánea de Marx

Cuando la economía mundial fue más o menos oficialmente definida como una "crisis financiera"; en 2008-2009, las ideas marxistas de repente volvieron a ser un foco importante de discusión, incluso en los círculos de la corriente principal. El marxismo, que había sido proclamado muerto tantas veces, parecía una vez más estar vivo - tanto analítica como políticamente. La pregunta ahora es, ¿qué es este marxismo que está una vez más vivo? 
Los escritos de Marx continúan proporcionando un tesoro enormemente rico de comprensión analítica y política. Pero Marx murió en 1883. El mundo ha comenzado a plantear preguntas adicionales a aquellas con las que Marx luchó y debemos añadir a sus teorías escritos posteriores de otros, escritos en el mismo espíritu analítico, moral y político. El marxismo del mañana será el producto de un análisis más profundo y de una praxis ulterior, pero uno de sus requisitos básicos será leer Marx inteligentemente, cuidadosamente y críticamente. Su obra sigue siendo la fuente más amplia de la ciencia social histórica, un recurso que no podemos permitirnos ignorar o distorsionar.



Saskia Sassen 

Cuando el material se vuelve invisible. 

Una conversación con las materialidades de Marx.

El lenguaje de más - más desigualdad, más pobreza, más encarcelamiento, más tierra muerta y agua muerta, etc. - es insuficiente para marcar la proliferación de versiones extremas de condiciones familiares. Estamos viendo una proliferación de bordes sistémicos que, una vez cruzados, hacen invisibles estas condiciones extremas, sin importar sus materialidades a menudo gruesas. Me concentraré en esta interacción entre el momento extremo y el cambio de lo visible a lo invisible - la capacidad de un sistema complejo para generar invisibilidades, no importa cuán material la condición.



Etienne Balibar 

El capitalismo de Marx y el nuestro 

Este artículo esboza y sustenta la afirmación de que la necesidad de una "crítica de la economía política" es más evidente desde hace 150 años desde la publicación del Capital de Karl Marx , Volumen Uno (el único volumen completado por el autor en su vida) que nunca, pero requiere una drástica nueva formulación. Esto no debe concebirse en el modo "historicista" de rectificar los análisis de Marx a la luz de los desarrollos "recientes" de la economía capitalista y sus condiciones sociales, sino, más radicalmente, en forma de una "crítica de la crítica" que aborda los obstáculos epistemológicos básicos en el aparato conceptual de Marx y un replanteamiento de la relación del capitalismo con el tiempo histórico. Su propósito es contribuir a responder a la vejante pregunta: cómo reinventar la política cuando la economía capitalista ha producido una verdadera neutralización de lo político. 

La relectura de Capital sugerida en este artículo se basa en tres perspectivas interrelacionadas: "obstáculos epistemológicos" en la Crítica marxista, el análisis teórico de Marx de la "relación esencial" entre trabajo y dinero que genera la acumulación de capital y un análisis histórico del modo capitalista de valorización no del capitalismo per se , sino del "capitalismo histórico".



John Bellamy Foster 

El Capital de Marx y la Tierra: 
La Crítica Ecológica de la Economía Política

El Capital de Marx era una obra de ciencia, así como una praxis revolucionaria, que en muchos aspectos superaba su propio contexto histórico inmediato, precisamente porque era una crítica intransigente de esas mismas condiciones históricamente específicas. En ninguna parte esto es más evidente que en su tratamiento del problema de la relación humana con la tierra: tanto en el sentido de la relación con el suelo como con el entorno material-natural más amplio. El proceso de trabajo mismo fue concebido por Marx como "la condición universal para la interacción metabólica [ Stoffwechsel ] entre el hombre y la naturaleza". En relación con la creciente brecha en el metabolismo de la naturaleza humana evidente en las relaciones capitalistas en su época, Marx desarrolló un sistema ecológico sistemático crítica de la economía política, que iba más y más en las bases metodológicas de su crítica de la perturbación ambiental que cualquier otra obra político-económica de su época. Es esta crítica ecológica subyacente en su análisis que ha sido recuperada en las últimas décadas por ecosocialistas y que está teniendo un extraordinario efecto revolucionario sobre los movimientos ecológicos en todo el mundo en las primeras décadas del siglo XXI.



Bob Jessop 

Marx sobre el Análisis de las Formaciones Sociales


Marx escribió sobre las formaciones económicas precapitalistas y las formaciones sociales capitalistas. Para este último, describió la mercancía como su forma celular (Zellenform), forma elemental (Elementarform) o forma germinal (Keimform). Como seguidor de la ciencia contemporánea, Marx podría haber aprendido sobre las células madre dentro de dos décadas de Das Kapital I (1867). Podría entonces haber descrito la mercancía como la forma de células madre de las formaciones sociales capitalistas. Las células madre son vitales para la renovación corporal y las células madre embrionarias se diferencian en muchos tipos de células especializadas. Análogamente, la circulación de mercancías es vital para la reproducción capitalista y la forma de mercancía también se diferencia [lógicamente y / o históricamente] en formas especiales que son todas esenciales para la relación de capital. Yo exploro cuatro aspectos de esta sugerencia: (1) sus implicaciones potenciales para el análisis marxista; (2) las limitaciones de las metáforas de células y de células madre; (3) complementos útiles para el análisis de formas en la descripción y explicación de las formaciones sociales capitalistas; y (4) las consecuencias de los principios competidores de sociealización para el carácter capitalista de las formaciones sociales contemporáneas. 



Silvia Federici 

Marx, el género y la reproducción de la clase obrera

Mi ensayo contrasta la concepción de Marx sobre el trabajo de las mujeres, las relaciones de género y los procesos mediante los cuales el trabajo se produce con la reestructuración capitalista de ellos en Inglaterra y los Estados Unidos en la última parte del siglo XIX. 
Pregunta: ¿cuál fue el impacto de la redefinición capitalista del trabajo reproductivo sobre las relaciones de género y la lucha de clases? ¿Por qué Marx no podía anticiparse a este proceso y qué costo había pagado el marxismo por su limitada visión de la explotación capitalista del trabajo? 
Las tesis que subrayan mi argumento son: 
(a) Al identificar el trabajo industrial asalariado como pilar de la acumulación capitalista, Marx subestimó la importancia estratégica del trabajo no remunerado (en los hogares, las colonias, las plantaciones de esclavos) como condición esencial de la producción capitalista y las consecuencias destructivas del trabajo jerarquías que el capitalismo ha construido a través del diferencial entre trabajo asalariado y no remunerado. (b) Una re-definición del terreno de la lucha de clases para incluir todas las articulaciones de la reproducción de nuestras vidas es indispensable si el marxismo contribuye a la lucha anticapitalista en el siglo XXI.



Richard Wolff 

Economía y Movimientos Sociales de Marx para las Cooperativas de Trabajadores

Capital de Marx se centra en el análisis de la producción de mercancías en las empresas capitalistas que contienen empleadores y empleados como dos grupos diferenciados de personas. Él muestra cómo esa estructura de producción interactúa con los mercados para generar la inestabilidad, la desigualdad y la injusticia características del capitalismo. Marx demuestra que la producción y distribución de los excedentes están en la raíz de ese sistema. Sin embargo, la organización de la producción capitalista y la distribución de los excedentes también señala el camino, para Marx, para trascender el capitalismo. Las cooperativas de trabajo adquieren su potencial postcapitalista cuando son concebidas como democratizaciones de la organización empresarial que disuelven su organización capitalista de excedentes. En las cooperativas de trabajadores, en lugar de empleadores y empleados, un grupo singular produce y distribuye colectivamente excedentes, dirige y realiza el trabajo. Un nuevo enfoque para el socialismo se implica como tal transformación de la empresa se convierte en un significado primario, concreto de socializar los medios de producción y distribución.



Moishe Postone 

La crisis actual y el anacronismo del valor

Frente a las profundas transformaciones sociales estructurales de las últimas décadas, destacadas por la caída de 2008 y sus consecuencias, los enfoques de la sociedad contemporánea que se centran en el capitalismo se han generalizado. Sin embargo, no siempre es evidente en estas diversas discusiones cómo se entiende el "capitalismo" y cómo esa comprensión ayuda a iluminar la crisis global contemporánea. Este artículo sugiere que una reinterpretación fundamental del Capital de Marx como teoría de una forma abstracta de dominación históricamente específica, fundada en el valor, una forma temporal de riqueza única para el capitalismo, podría iluminar la crisis dual fundamental de la degradación ambiental y el hueco de sociedad de trabajo. Al mismo tiempo, podría contribuir a la constitución de un nuevo marco general para las políticas transformadoras.



Kevin B. Anderson 

Multilinealidad, Colonialismo y Raza en el Capital

A nivel textual, es posible percibir muchos de los temas del difunto Marx en 'Capital' Vol. Yo, especialmente la edición francesa de 1872-75. En primer lugar, la cuestión de la multilinearidad se plantea explícitamente en el «Capital» Vol. Yo, en un pasaje añadido a la edición francesa, que afirma que el esbozo de la acumulación primitiva está destinado a aplicarse sólo a Europa occidental, dejando de lado a Rusia, la India y otras sociedades no occidentales. En segundo lugar, el capítulo de la "Acumulación del Capital" contiene un tratamiento del colonialismo en Irlanda que puede ser visto junto con los escritos contemporáneos de Marx sobre los movimientos revolucionarios irlandeses . En cuarto lugar, la discusión de los Estados Unidos y la Guerra Civil en el capítulo "Día de trabajo" puede ser vista como un tratamiento de la dialéctica de la raza y la clase en los movimientos revolucionarios y de oposición.



Bertell Ollman 

Capital vol. 1 a la luz de las obras inéditas de Marx

Todo estudioso del marxismo es consciente de la distinción que hace Marx en el Prefacio al Capital Vol. Ientre Investigación y Exposición, pero en al menos otras dos ocasiones también menciona el importante papel que desempeña la auto-clarificación en su trabajo. ¿Es posible que los Manuscritos de 1844 y losGrundrisse de 1857-8, que fueron sus obras principales dirigidas a la auto-clarificación y nunca fueron destinados a su publicación, ofrecen una visión más precisa del pensamiento real de Marx sobre el capitalismo y mucho más que el Capital ha recibido la mayor parte de nuestra atención? Tal vez Marx nunca abandonó o redujo su compromiso con la dialéctica y la alienación, por ejemplo, que desempeñan papeles importantes en estos escritos inéditos, pero sólo un pequeño -y luego usualmente disfrazado- en Capital .Esto hizo mucho más fácil para sus lectores malinterpretar una buena parte de lo que tenía que decir.



Leo Panitch 

El reto de trascender el capital

La celebración del gran texto de Marx 150 años después de su publicación necesita ser templada por una apreciación de la necesidad de desarrollar los conceptos de Marx hoy en día de tal manera que se entienda cómo y por qué el capitalismo podría extenderse globalmente y penetrar profundamente las relaciones sociales a nivel mundial. el siglo XXI. Esto también será necesario para desarrollar capacidades estratégicas para realmente trascender el capital en el futuro, incluso frente a las contradicciones capitalistas en curso y recién emergentes.


Ursula Huws 

El hogar en el capital de Marx

El hogar rara vez se dirige directamente al capital, pero aparece indirectamente de varias maneras, algunas de las cuales se encuentran en tensión entre sí: como un sitio de acumulación primitiva; como el espacio en el que tiene lugar la reproducción del trabajo y de la fuerza de trabajo; sino también como un lugar de consumo, o subsistencia, y de trabajo "improductivo" (o reproductivo). El concepto de costo de subsistencia del trabajador es crucialmente importante para comprender la teoría del valor del trabajo, pero Marx y Engels nunca están completamente claros si significan por esto sólo el costo de la propia subsistencia del trabajador individual o incluyen el de otros miembros del hogar. Engels, de hecho, construye mujeres y niños reclutados en la fuerza de trabajo como "esclavos" del sostén del varón en un intento por resolver esta contradicción.Esta contribución intentará desarrollar un modelo conceptual del hogar en el capitalismo.


Michael Kraetke 

¿Por qué y en qué reside el Capital incompleto?

El trabajo en curso sobre el segundo MEGA, incluyendo la publicación de muchos, aunque no todos, manuscritos inéditos de Marx (y algunos de Engels) ha proporcionado una visión fundamental más allá de toda duda razonable: Marx nunca logró completar Capital como él lo pretendía , y Engels nunca trató de llenar las lagunas y hacer frente a las muchas cuestiones sin resolver de la crítica de Marx de la economía política. Aunque los presuntos guardianes "ortodoxos" de una fe llamada "marxismo" niegan esto, muchos manuscritos de Marx y la montaña de cuadernos y otros materiales que nos dejó muestran claramente que él siguió luchando con cuestiones importantes en su teoría económica y nunca llegó nunca a los apretones con ellos. Lo que hoy se considera como sus penúltimas palabras en algunos sectores (especialmente en el mundo anglosajón), son sólo primeros borradores, escritos muchos años antes de su muerte. De hecho - y muy bien apoyado por la evidencia disponible - Marx siguió trabajando en estos asuntos sin terminar el trabajo. Es por eso que se negó a entrar en la discusión del primer debate público sobre su teoría del valor, que se ardió en varias revistas socialistas a finales de 1870. Los cuadernos y manuscritos del período 1867 - 1883, desde la publicación de Capital, volumen I hasta su muerte prematura, nos muestran claramente lo que él estaba enfocando y cuáles eran las preguntas inestable de su propia teoría que estaba tratando de abordar. Como Marx le dijo a su hija, Engels debía "hacer algo" de sus papeles. Engels los publicó en una revista en la que su carácter de primeros borradores y en parte todavía los manuscritos de investigación permanece claro para cualquiera que pueda leer. En consecuencia, es posible elaborar una lista de cuestiones sin resolver de la teoría del capitalismo de Marx - e indicar la dirección en la que podría y debería buscarse (y de hecho se ha buscado) una solución. Inevitablemente, tendremos que volver a algunas de las obras más importantes del período del "marxismo clásico". 



Terrell Carver 

Performatividad, parodia y posmarxismo: leyendo el capital denuevo

Leer el Capital como una obra de la economía moderna nunca ha tenido éxito. Esto se debe a que la economía "positiva" se basa en su condición científica en una epistemología banal del empirismo, a pesar de las demandas de una metodología de abstracción heurística. Leer Capital como una intervención política paródica está más cerca de los propios términos del texto y, por lo tanto, es más probable que tenga sentido.La apropiación de Marx del " lado activo " del idealismo presuponía su crítica de "todo materialismo hasta ahora existente". Así, sus principales conceptos-mercancía, valor, dinero, capital- son todos performativos.Performativas son prácticas discursivas que promulgan o producen lo que nombran; no tienen un estado ontológico aparte de las actividades que constituyen su realidad. De ello se sigue que otras actividades constituirán otras realidades, y la "crítica de las categorías económicas" de Marx funciona políticamente con ese fin. Los supuestos ontológicos, así como el contenido político, incluso de la "economía marxista" están en desacuerdo con el proyecto completamente diferente de Marx.



Himani Bannerji 

Leyendo el capital para entender la violencia contra la mujer en la era del neoliberalismo

Los historiadores sociales y laborales han mostrado la violencia que el capital ejerce sobre la vida y el trabajo de las personas, en particular sobre las mujeres. Marx, sin embargo, ha sido criticado por algunos estudiosos feministas por analizar el capital principalmente en términos de producción económica y en gran parte ignorando la reproducción social y biológica, haciendo que la vida y el trabajo de las mujeres sean inmateriales para el desarrollo del capital. Afirman que el "trabajo" y no el género ha sido la categoría analítica central de Marx, y han dispensado la clase y el capital como un elemento central de una crítica del género / patriarcado o han intentado reunir género y trabajo de una manera intersectorial o agregacional. El objetivo de este trabajo es leer fuera del paradigma binario de producción y reproducción, base y superestructura, ya través del método materialista histórico anti-ideológico que Marx desarrolla en el Capitaly otras obras demuestran la relación interconstitutiva entre género y trabajo, revelando lo intrínseco papel de la violencia en el modo de producción capitalista, particularmente en su fase neoliberal.



William Clare Roberts 

Leyendo el capital como una intervención política

A lo largo del siglo después de su muerte, el capital de Marx adquirió para muchos la opacidad y la inmediatez de las fórmulas, que se explican por sí mismas o se refutan a sí mismas, dependiendo del partido al que pertenecía. Incluso ahora, el texto del primer volumen se trata generalmente como fundamentalmente didáctico, en cuyo caso su retórica y forma se reducen a cuestiones de estilo, externas al contenido real del libro, o como fundamentalmente literarias, en cuyo caso sus argumentos son sumergido en sus metáforas.Propongo en cambio que el Capital pueda ser leído como una intervención política en el contexto de la Asociación Internacional de Trabajadores. El objetivo principal de los argumentos de Marx, en esta lectura, es transformar el fondo de conceptos críticos utilizados por otros socialistas y activistas laborales. Leído como tal, el capital continúa trabajando como texto político hoy. 


Seongjing Jeong 

Marx sobre la globalización

Ahora es sentido común que Marx anticipó la globalización más de una y media siglos antes del nacimiento del término. C ontrario a la acusación común de que Marx sólo se ocupaba de las economías nacionales cerradas o caía en el eurocentrismo, yo sostengo que el mercado mundial o «global» es intrínseco a las empresas teóricas y políticas de Marx al releer los textos de Marx sobre la globalización , Manifiesto del Partido Comunista, Grundrisse, Capital , etc., centrándose en los siguientes puntos. Primero, que la perspectiva global, resumida como la "fórmula del mercado mundial-la crisis del mercado mundial -la revolución mundial", se mantuvo a lo largo de su vida, lejos de ser descartada por el Marx "maduro" o "tardío". Segundo, encuentro la teorización más avanzada de Marx del mercado mundial en su teoría del valor internacional. En tercer lugar, sostengo que las actuales teorías marxistas de la economía mundial o la globalización podrían beneficiarse de la absorción de la teoría original de Marx del mercado mundial.



Alfonso Maurizio Iacono 

La ambivalencia de la cooperación en el capital de Marx 

Algo parece haber cambiado hoy, después de años de celebrar el individualismo, años en los que la imagen de la globalización fue acompañada por la metáfora de la mano invisible . Una pequeña parte de la atención se ha alejado de una ingenua filosofía del individuo y hacia una idea centrada en las capacidades cooperativas de los seres humanos. En cierto sentido, lo que se ha puesto de manifiesto es la imagen aristotélica del hombre como zòon politikón , del hombre como animal social (esta es la forma en que Séneca y Tomás de Aquino lo tradujeron): una idea que Karl Marx abrazó plenamente. De Sennett a Tomasello, hasta Damasio, el elemento social ha vuelto a ser visto de nuevo como un elemento constitutivo del desarrollo ético, político, psicológico y cognitivo del individuo. 
En el primer volumen de su Capital (véase la cuarta parte) Marx forma su idea de la cooperación planificada entre los trabajadores y sostiene que permite a los seres humanos desarrollar las facultades de la especie. Y sin embargo, esta concepción está llena de ambivalencia: la ambivalencia entre la liberación de las capacidades individuales a través de las formas cooperativas y la opresión, la dominación despótica, ejercida por quienes gobiernan una organización colectiva. El poder que determina la cooperación planificada entre los hombres es ese mismo poder que puede convertirse en una maldición, porque la persona que ejerce el poder es la misma persona que gobierna la organización y la planificación.


Mauro Buccheri 

La Persistencia del Humanismo de Marx: De los Manuscritos Económicos y Filosóficos de 1844 al Capital

En el pantano contemporáneo del capitalismo neoliberal "el Fin del Humano" está sucediendo casi desapercibido. Apenas nos dimos cuenta de nuestros orígenes y de lo que nos hemos convertido, y empezamos a pensar en quiénes querríamos ser, cuando ocurrió el Evento: la reducción de la vida misma en una mercancía, la vida misma como plusvalía. El acontecimiento había sido precedido y acompañado si no de la desaparición ciertamente del eclipse del humanismo, incluso donde - en el "hemisferio izquierdo" - debería haber sido alojado y cuando históricamente necesario defendido. Una renovación radical es ahora necesaria, no sólo a la luz de la trágica historia del siglo XX, sino también de los vertiginosos avances tecnológicos y científicos de los últimos treinta años en los campos de la biotecnología y la eugenesia que amenazan nuestra humanidad misma. En resumen, se necesita un nuevo humanismo en este tiempo de pestilencia neoliberal cuando todo se puede vender y comprar. No obstante, existe la promesa de una salida, de un remedio que se encuentra dentro de la historia del humanismo y, en particular, del humanismo de Marx (ist) visto a la luz de la teoría filosófica, científica y cultural contemporánea. Es hora de volver al Humanismo de Marx (y al humanismo marxista de Fromm, Bloch y Marcuse) que creo ser el fundamento de todas sus obras de los Manuscritos Económicos y Filosóficos de 1844 al Capital y de toda teorización del Humanismo.


Pietro Basso 

Si el capital hubiera sido escrito hoy

Según el Capital de Marx , la génesis del capitalismo industrial en Europa está íntimamente ligada al colonialismo histórico fuera de Europa, que era "el Dios extraño" que proclamaba en todas partes a los pueblos coloreados "la plusvalía que constituye el único fin y objetivo de la humanidad" . ¿Por qué, entonces, Marx aborda explícitamente el fenómeno crucial del colonialismo sólo al final del primer volumen delCapital ? Podemos encontrar la respuesta a esta pregunta a través de un examen de los diferentes planes de escritura de Marx para el Capital y de su ininterrumpida y profunda investigación sobre los países no europeos y el modo de producción precapitalista. La conclusión es asombrosa: si el Capital hubiera sido escrito hoy, probablemente no comenzaría con el análisis de la mercancía, sino más bien con el análisis de la génesis histórica del capitalismo como un "sistema" mundial global.



George Comninel 

La Teoría Política del Capital : Fetichismo de las Commodi tidades

La visión imperante del Capital es como una obra de la economía, consistente con la idea de que las ideas de Marx estaban basadas en el determinismo económico. Marx, sin embargo, nunca fue un determinista económico, y su crítica de la economía política siempre fue fundamentalmente diferente del tipo de análisis social ofrecido por los economistas. Marx nació en la ciudad, una vez libre, de Tréveris, donde el generalizado liberalismo político fue sometido al gobierno autocrático de Prusia tras la derrota de la Revolución Francesa. Este tiempo y lugar tuvieron un profundo impacto en el pensamiento de Marx, moldeando su compromiso de por vida con la causa de la emancipación humana. Su crítica de la economía política, que comenzó en 1844, surgió de su análisis más amplio del impacto de la alienación sobre la existencia social. La unidad inherente de la obra de Marx a partir de 1844 se revela al considerar al Capital como una obra de teoría política dedicada a la tarea de la emancipación humana.



Paresh Chattopadhyay 

Dialéctica de la Negatividad y Génesis del Socialismo

La sociedad futura surge de las contradicciones de la propia sociedad actual. Este proceso se entiende mejor recordando los dos principios metodológicos, derivados respectivamente de Spinoza y Hegel, que informan la Crítica de la Economía Política de Marx. En su primer manuscrito para Capital II, Marx completó el famoso dicho de Spinoza, "toda determinación es negación", añadiendo "y toda negación es determinación". Años antes, en sus manuscritos parisinos de 1844, mientras comentaba críticamente la Fenomenología del Espíritu de Hegel Marx había observado que la la "grandeza" de este último residía en la "dialéctica de la negatividad como principio móvil y creador". Marx muestra cómo el capital crea las condiciones materiales y subjetivas de su propia negación y, simultáneamente, los elementos de la nueva sociedad destinada a reemplazarlo.



Gary Teeple 

Los capítulos descuidados sobre los salarios en el capital

A pesar de la brevedad de estos capítulos, Marx atribuye considerable importancia al análisis de los salarios.Que el precio de la fuerza de trabajo toma la forma de salarios, como si el precio del trabajo, subraya "todas las mistificaciones del modo de producción capitalista". Añade que todas las "ilusiones" de justicia y libertad, y las disculpas por el sistema pueden encontrar sus raíces en las ofuscaciones que surgen de la forma salarial.
Este trabajo examinará el análisis de Marx de cómo las formas salariales ocultan muchas de las maneras en que el trabajador puede ser engañado del valor de la fuerza de trabajo y cómo estos capítulos arrojan luz sobre los salarios mínimos y vivos, la desigualdad en la riqueza y las implicaciones sociales del aumento y la caída de los salarios. Las nociones de Marx de la ideología y la ciencia, que están en el centro de este análisis, también serán exploradas.



Kohei Saito 

La difusión del capital en Japón 

Japón es un país capitalista único en el que el marxismo se hizo bastante dominante después de la Segunda Guerra Mundial en la academia. Los estudiosos japoneses tradujeron ávidamente no sólo tres volúmenes deCapital, sino también varias ediciones de Capital y los manuscritos económicos de Marx. Aunque hay tantas traducciones del Capital en Japón, Itsuro Sakisaka (1897-1985) desempeñó un papel considerablemente importante: no sólo organizó la edición previa a la guerra de Marx Engels Collected Works sino que también tradujo la edición más popular del Capital después de la Segunda Guerra Mundial.Además, ejerció una influencia política considerable dentro de la sección de izquierdas del Partido Socialdemócrata de Japón. A través de sus actividades intelectuales y políticas, describiré cómo los intelectuales y activistas japoneses leyeron el Capital de Marx y generaron interpretaciones únicas en Asia Oriental. 


Paula Rauhala 

La difusión del capital en los países nórdicos

Comparto la difusión y recepción del Capital en Finlandia con su difusión en otros países escandinavos. La traducción del primer volumen de Capital comenzó a aparecer como folletos en el Gran Ducado de Finlandia bajo el imperio ruso en 1913. La independencia de Finlandia fue declarada en 1917 y el resto del libro fue finalmente publicado en 1918, al borde de La guerra civil. La segunda edición finlandesa de Capital apareció en 1933 en Rusia soviética, siendo el finlandés uno de sus idiomas oficiales. En 1937-1938, los editores cayeron como víctimas de las purgas de Stalin y toda la edición de Capital fue destruida.Mientras que el traductor del primer volumen era un diputado burgués, senador, profesor y canciller, un líder comunista Mauri Ryömä tradujo el segundo volumen durante la Segunda Guerra Mundial en la cárcel. El tercer volumen fue publicado por los editores de Progress en Moscú en 1976, como respuesta a un gran interés en Marx entre los estudiantes.


Tomash Dabrowski 

La difusión del capital de Marx en Polonia

No existe ni una descripción en inglés ni en polaco de la recepción del Capital de Marx en Polonia. En parte, esto es atribuible a la mala contabilidad en Polonia. Este artículo corrige este descuido, por primera vez, identificando todas las ediciones en lengua polaca de Capital , revisando su historia de publicación, y la recepción en Polonia. El capital ya era conocido en Polonia antes de su publicación completa en 1890, y se convirtió en una de las obras sociológicas más citadas en el país hasta el período de estalinización. Después de las purgas de los años cincuenta, la calidad de la erudición sobre Marx generalmente declinó y los eruditos marxistas más originales dedicaron su atención a otros pensadores políticos. 



Babak Amini 


Difusión y recepción de capital en los Estados Unidos, Gran Bretaña y Canadá 

El año 2017, que marca el 150 aniversario de la Capital de Karl Marx, presenta una ocasión para repasar la historia de uno de los libros más influyentes jamás escritos. Mi presentación ofrece una visión general de la difusión y recepción de Capital en los Estados Unidos, Gran Bretaña y Canadá durante los últimos 150 años.Este artículo, que forma parte de un proyecto más amplio de redacción de una historia global de la difusión y recepción del Capital, busca iluminar el camino hacia adelante en la interpretación de este importante libro identificando cómo y por qué los puntos de vista más penetrantes de Marx sobre la fundación del modo capitalista de la producción han sido recibidos, entendidos, mal entendidos, o incluso ignorados por sus oponentes y proponentes en estos tres países.


Marcello Musto 

Después del capitalismo 

Durante muchas décadas, los escritos de Marx fueron utilizados como versículos bíblicos. Lejos de prestar atención a su advertencia contra "escribir recibos [...] para las cocinas del futuro", se transformó, en cambio, en el padre de un nuevo sistema social. Marx, un crítico muy riguroso, se convirtió más bien en la fuente de un doctrinarismo muy obstinado. Siempre un firme creyente de que "la emancipación de la clase obrera tiene que ser obra de los propios trabajadores", fue atrapado en una ideología que promovió la primacía de las vanguardias políticas y del partido como defensores de la conciencia de clase. Defensor de la idea de que la condición fundamental para la emancipación era la reducción de la jornada laboral, fue asimilado al credo productivista del Stakhanovismo. Convencido de la necesidad de la abolición del Estado, fue identificado como su baluarte. Interesado como pocos pensadores en el libre desarrollo de la individualidad de los seres humanos, sus teorías fueron incorporadas a una política que neutralizó la riqueza de la dimensión colectiva de la vida social en la indistincidad de la homogeneización. 

Esta presentación incluirá: 1) la reconstrucción de la concepción de Marx de la sociedad post-capitalista, del Capital y sus manuscritos incompletos; y 2) un análisis de la profunda originalidad de Marx en comparación con algunas de las otras principales teorías socialistas del siglo XIX. 

Se intentará demostrar que la concepción de Marx del socialismo, liberada de los grilletes del "marxismo-leninismo" de estilo soviético, puede volver a ser un punto de referencia para los sistemas económicos y sociales alternativos. 

Capital de Marx después de 150 años: Crítica y alternativa al capitalismo
Mayo 24-26, 2017 - Toronto 

Organizador de la conferencia: Marcello Musto, The Marx Collegium - Universidad de York 
Info: marcello.musto en gmail.com - b.amini86 en gmail.com

Como nació El Capital de Marx

Marcello Musto, Sin Permiso

Primera edición de El Capital

La obra que, quizás más que ninguna otra, ha contribuido a cambiar el mundo en los últimos ciento cincuenta años, tuvo una gestación larga y muy difícil. Marx comenzó a escribir El Capital sólo muchos años después de comenzar sus estudios de economía política. Si ya desde 1844 había criticado la propiedad privada y el trabajo alienado de la sociedad capitalista, fue sólo después del pánico financiero de 1857 -que comenzó en Estados Unidos y luego se extendió a Europa-, cuando se sintió obligado a dejar a un lado su incesante investigación y comenzar a redactar lo que llamaba su "Economía".

La crisis, los Grundrisse y la pobreza

Con el inicio de la crisis, Marx anticipó el nacimiento de una nueva fase de convulsiones sociales y consideró que lo más urgente era proporcionar al proletariado la crítica del modo de producción capitalista, un requisito previo para superarlo. Así nacieron los Grundrisse, ocho gruesos cuadernos en los que, entre otras cosas, examinó las formaciones económicas precapitalistas y describió algunas características de la sociedad comunista, subrayando la importancia de la libertad y el desarrollo de los individuos. El movimiento revolucionario que creía que surgiría a causa de la crisis se quedó en una ilusión, y Marx no publicó sus manuscritos, consciente de hasta qué punto estaba todavía lejos del dominio total de los temas a los que se enfrentaba. La única parte publicada, después de una profunda reelaboración del "Capítulo sobre el dinero", fue la Contribución a la crítica de la economía política, un texto distribuido en 1859 y que fue revisado por una sola persona: Engels.

El proyecto de Marx era dividir su obra en seis libros. Deberían haberse dedicado a: el capital, la propiedad de la tierra, el trabajo asalariado, el estado, el comercio exterior y el mercado mundial. Sin embargo, cuando en 1862, como resultado de la guerra de secesión estadounidense, el New York Tribune despidió a sus colaboradores europeos, Marx -que había trabajado para el periódico estadounidense durante más de una década- y su familia volvieron a vivir en condiciones de terrible pobreza, las mismas que habían padecido durante los primeros años de su exilio en Londres. Sólo tenía la ayuda de Engels, a quien escribía: "Todos los días mi esposa me dice que preferiría yacer en la tumba con las chicas y, en verdad, no puedo culparla dadas las humillaciones y sufrimientos que estamos padeciendo, realmente indescriptibles". Su condición era tan desesperada que, en las semanas más negras, faltaba comida para las hijas y papel para escribir. También buscó empleo en una oficina de los ferrocarriles inglesa. El puesto, sin embargo, le fue negado debido a su mala letra. Por lo tanto, para hacer frente a la indigencia, la obra de Marx estuvo sujeta a grandes retrasos.

La explicación de la plusvalía y el carbunco

Sin embargo, en este periodo, en un largo manuscrito titulado Teorías sobre la plusvalía, llevó a cabo una profunda crítica de la manera en que todos los grandes economistas habían tratado erróneamente la plusvalía como ganancia o renta. Para Marx, sin embargo, era la forma específica por la cual se manifiesta la explotación en el capitalismo. Los trabajadores pasan parte de su jornada trabajando para el capitalista de forma gratuita. Este último busca de todas las formas posibles generar plusvalía por medio del trabajo excedente: "No basta que el trabajador produzca en general, debe producir plusvalía", es decir, servir a la autovaloración del capital. El robo de incluso unos pocos minutos de la comida o del descanso de cada trabajador significa transferir una enorme cantidad de riqueza a los bolsillos de los patrones. El desarrollo intelectual, el cumplimiento de las funciones sociales, y los días festivos son para el capital "puras y simples fruslerías". "Après moi le déluge!" era también para Marx -aunque al tratar la cuestión ecológica (que abordó como pocos autores de su época)- el lema de los capitalistas, aunque pudieran, hipócritamente, oponerse a la legislación sobre las fábricas en nombre de la “libertad plena del trabajo”. La reducción de la jornada de trabajo, junto con el aumento del valor de la fuerza de trabajo, fue, por tanto, el primer terreno en el que tenía lugar la lucha de clases.

En 1862, Marx eligió el título de su libro: "El Capital". Creía que podía comenzar inmediatamente a redactarlo de una forma definitiva, pero a las ya graves vicisitudes financieras se sumaron muy graves problemas de salud. De hecho, lo que su esposa Jenny describió como "la terrible enfermedad”, contra la cual Marx tendría que luchar muchos años de su vida. Sufría de carbunco, una horrible infección que se manifiesta al inicio en varias partes del cuerpo con una serie de abscesos cutáneos y una extensa y debilitante forunculosis. Debido a una pápula profunda, seguida por la aparición de una red de vesículas ulcerantes, Marx fue operado y “su vida permaneció durante mucho tiempo en peligro". Su familia estaba más que nunca al borde del abismo.

El Moro (éste era su apodo), sin embargo, se recuperó y, hasta diciembre de 1865, se dedicó a escribir lo que se convertiría en su auténtica obra magna. Además, desde el otoño de 1864, asistió asiduamente a las reuniones de la Asociación Internacional de Trabajadores, para la que había escrito durante ocho años los principales documentos políticos. Estudiar durante el día en la biblioteca, para ponerse al corriente de los nuevos descubrimientos, y seguir trabajando en su manuscrito de la noche a la mañana: esta fue la agotadora rutina a la que se sometió Marx hasta el agotamiento de todas sus energía y el agotamiento de su cuerpo.

Un todo artístico

Aunque había reducido su proyecto inicial de seis libros a tres volúmenes sobre El Capital, Marx no quiso abandonar su propósito de publicarlos todos juntos. De hecho, le escribió a Engels: "No puedo decidir de que prescindir antes de que todo esté frente a mí, sean cuales sean los defectos que puedan tener, este es el valor de mis libros: todos forman un todo artístico, alcanzable sólo gracias a mi sistema de no entregarlo al impresor antes de tenerlo toda delante de mí”. El dilema de Marx - "corregir una parte del manuscrito y entregarlo al editor o terminar de escribir todo primero" - fue resuelto por los acontecimientos. Marx sufrió otro ataque bestial de carbunclo, el más virulento de todos, y su vida estuvo en peligro. A Engels le contó que había “perdido la piel"; los médicos le dijeron que las causas de su recaída eran el exceso de trabajo y las continuas vigilias nocturnas: "la enfermedad viene de la cabeza". Como resultado de estos acontecimientos, Marx decidió concentrarse únicamente en el único Libro Uno, el relacionado con el "Proceso de Producción del Capital”.

Sin embargo, los forúnculos siguieron atormentándolo, y durante semanas. Marx ni siquiera podía sentarse. Incluso intentó operarse solo. Se procuró una navaja muy afilada y le dijo a Engels que había intentado extirparse aquella maldita cosa. Esta vez, la culminación de su obra no se vio postergada debido a la "teoría" sino por "razones físicas y burguesas".

Cuando, en abril de 1867, el manuscrito fue finalmente terminado, Marx le pidió a su amigo de Manchester, que le había estado ayudando durante veinte años, que le enviara dinero para poder recuperar "la ropa y el reloj que se encuentran en la casa de empeño”. Marx había sobrevivido con el mínimo indispensable y sin esos objetos no podía viajar a Alemania, donde le esperaban para entregar el manuscrito a la imprenta.

La corrección del borrador duró todo el verano y Engels le señaló que la exposición de la forma del valor era demasiado abstracta y “se resentía de la persecución de los forúnculos", Marx respondió, "espero que la burguesía se acuerde de mis forúnculos hasta el día de su muerte”.

El Capital fue puesto a la venta el 11 de septiembre de 1867. Un siglo y medio después de su publicación, figura entre los libros más traducidos, vendidos y discutidos en la historia de la humanidad. Para aquellos que quieren entender lo que realmente es el capitalismo, y porque los trabajadores deben luchar por una "forma superior de sociedad cuyo principio fundamental sea el desarrollo pleno y libre de cada individuo", El Capital es hoy más que nunca una lectura simplemente imprescindible.