Fidel


"Peor que los peligros del error son los peligros del silencio." Fidel Castro Ruz

miércoles, 26 de octubre de 2016

Con impactos favorables nuevas formas de pagos en las empresas

Por Lissett Izquierdo Ferrer

La Habana, (ACN) La aplicación de nuevas formas de pago en las empresas estatales, mediante la Resolución seis del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS), ha propiciado mayores resultados productivos y el incremento de los salarios, informaron hoy funcionarios de ese organismo. 

En la sede del MTSS, en esta capital, Guillermo Sarmiento, director de Organización del Trabajo, ofreció detalles a la prensa sobre los principales impactos de la normativa, implementada desde abril último en modificación a la Resolución 17, como parte de las transformaciones que se ejecutan en el sistema empresarial.

Subrayó que al cierre del primer semestre de 2016 la productividad del trabajo se sobrecumplió al 25 por ciento, mientras que el salario medio mensual por trabajador fue 15 por ciento superior a lo planificado, al alcanzar 824 pesos mensuales.

De acuerdo con Sarmiento, desde la aplicación de las nuevas formas de pago más de mil entidades han evolucionado a rangos superiores en este indicador, con retribuciones superiores a los 600 pesos como salario medio mensual. 

Expuso que al finalizar los primeros seis meses del presente calendario también mostraron un comportamiento favorable las ventas netas totales (4,6 por ciento por encima de lo planificado), y las utilidades del período antes de los impuestos (37 por ciento superior a lo previsto).

Según los datos ofrecidos, el indicador límite gasto de salario por peso de valor agregado bruto se cumple al 92 por ciento.

Se conoció que se mantiene la tendencia a la disminución del número de empresas que realizan pagos sin respaldo productivo, aunque en el periodo 91 entidades incumplieron este indicador y ocasionaron pérdidas por 29 millones 266 mil 300 pesos.

Entre los beneficios que propicia la Resolución seis en comparación con la antigua 17, Sarmiento recordó que se amplían los facultados para aprobar los sistemas de pago por rendimiento, que debe ser previo análisis en los Consejos de Dirección y de común acuerdo con la organización sindical.

Otra novedad es que se precisa la necesidad de establecer un reglamento, que permite adecuar los principios generales a las características de cada empresa.

Sarmiento insistió en la importancia de que cada trabajador se involucre en este proceso, el cual comienza en el momento en que se conceptualizan y discuten los planes laborales.

Comentó la ventaja de que ahora los directores de empresas pueden desagregar a las unidades empresariales de base, en dependencia de sus características, los indicadores que correspondan para la formación y distribución del salario, independientemente del resultado a nivel de entidad.

Al respecto, el funcionario alertó que en el actual escenario de descentralización de facultades se requiere que los directivos asuman oportunamente esas potestades, en función de mejorar los indicadores de eficiencia y el pago de los trabajadores

Comprobación Nacional evaluará marcha de medidas estratégicas

La Habana, 26 oct (ACN) El cumplimiento de las normativas para dotar al sistema empresarial de mayor autonomía y la marcha de las emergentes cooperativas serán los temas prioritarios de la XI Comprobación Nacional al Control Interno, prevista del 31 de octubre al nueve de diciembre próximo.

En conferencia de prensa ofrecida por la Contralora General de la República, Gladys Bejerano, miembro del Comité Central del Partido y vicepresidenta del Consejo de Estado, se conocieron los detalles de ese ejercicio que se efectuará en todo el país, excepto en Guantánamo, devastado tras el paso del huracán Matthew.

Bejerano subrayó que, debido a la interrelación de las actividades, la comprobación buscará cerrar ciclos, lo cual incluye un seguimiento a los procesos desde la producción hasta la comercialización.

Sobre la revisión del funcionamiento de las cooperativas, aspecto que este ejercicio anual contempla por segunda ocasión, explicó la necesidad de mantener, desde el control, un apoyo a esas nuevas formas de gestión, las cuales nacen como parte de las transformaciones económicas en marcha. 

El objetivo es contribuir al mejoramiento de tales estructuras, en aras de que surjan correctamente, precisó.

De acuerdo con Alina Vicente, Vicecontralora General y miembro del Comité Central del Partido, se realizarán 346 acciones para evaluar el comportamiento en el segundo y tercer trimestres de este año de 228 entidades, fundamentalmente de los sectores del comercio interior, industria, turismo y construcción.

Puntualizó que la muestra incluirá a cinco grupos empresariales, 78 empresas, 111 unidades empresariales de base, 14 complejos hoteleros y 20 hoteles pertenecientes al ministerio de Turismo, de las cadenas Isla Azul, Cubanacán y Gran Caribe. 

Expuso que 79 cooperativas no agropecuarias serán visitadas por los auditores, y que se examinarán, además, sus órganos de relación y suministradores.

Vicente destacó que entre las tareas complementarias a revisar figura la contratación económica, el estado de las cuentas por cobrar y pagar, el control y uso de los inventarios y el cumplimiento de las normativas aprobadas para los pagos a privados y el control del combustible.

El ejercicio contará con más de tres mil participantes, de ellos dos mil 260 auditores del Sistema Nacional de Auditoría, 150 expertos y más de 750 estudiantes y profesores.

Por qué los subsidios de petróleo son nocivos para la economía y el planeta

Por CLIFFORD KRAUSS , New York Times


Conductores comprando combustible en una gasolinera de Caracas, Venezuela. El presidente Nicolás Maduro, quien este año declaró una emergencia económica, le dijo a los legisladores que había llegado el momento de subir los precios de la gasolina. CreditWilfredo Riera/Bloomberg

Read in English

En Venezuela no escasean los problemas, pero uno de los más curiosos son los bajísimos precios del combustible que se vende en las gasolineras.

Actualmente los conductores pagan más o menos el equivalente a 40 centavos de dólar, y eso fue después de que el presidente Nicolás Maduro elevó ligeramente los precios este año para ajustar el subsidio popular de combustible que ayuda a estabilizar la crítica situación política del país. Sin embargo, esos precios preferenciales también acercan a Venezuela a la quiebra económica. Debido a los escasos incentivos que tienen para ahorrar combustible, los venezolanos conducen mucho y así contribuyen a la liberación de gases de efecto invernadero, lo que genera cambio climático.

Venezuela no es el único país en desarrollo que pierde petróleo y gas natural debido a los subsidios. En muchas naciones, los combustibles de transporte son tan baratos como los refrescos (en el caso venezolano un litro de gasolina es más barato que un litro de agua mineral).

Las tarifas eléctricas son tan económicas en el golfo Pérsico que algunos ciudadanos no se molestan en apagar sus dispositivos de aire acondicionado cuando salen de vacaciones. Según algunas estimaciones, los subsidios al consumo pueden ser responsables de más del 10 por ciento del total de las emisiones globales de dióxido de carbono, el principal gas de efecto invernadero. También contribuyen al tráfico y la contaminación del aire en las ciudades en desarrollo.

Cuando los precios del petróleo se desplomaron a fines de 2014, tanto los ecologistas como los economistas del Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional instaron a los gobiernos para que abandonaran las políticas que congelaron las tarifas de energía a niveles artificialmente bajos. Como consecuencia de esas recomendaciones, un número considerable de gobiernos ha anunciado cambios en sus estrategias de precios fijos y aprovechan esa oportunidad para mejorar las finanzas estatales.

Malasia y Marruecos, por ejemplo, eliminaron los subsidios de gasolina y diésel, mientras que la India no sólo dejó de subvencionar al diésel, sino que también aumentó los impuestos al combustible.

Sin embargo, muchos otros gobiernos no cumplieron esas iniciativas a pesar de haber firmado acuerdos para disminuir las emisiones de carbono en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático celebrada el año pasado, en París. En algunos casos, diversos factores como las protestas callejeras y las presiones de las campañas electorales detuvieron las reformas, mientras que los grupos con intereses especiales —como los camioneros y agricultores que dependen del diésel barato— presionaron para detener los cambios.

Recientemente la Corte Suprema de Justicia de Argentina le propinó una gran derrota política a Mauricio Macri al revertir un aumento del precio del gas para los usuarios residenciales. Esa medida formaba parte de la política central de Macri para en mejorar la economía, pues los subsidios a la energía representan más de la mitad del déficit fiscal del gobierno argentino.

“Implementar las reformas de los precios sigue siendo un desafío político”, dijo Masami Kojima, analista del sector energético del Banco Mundial. Con las recientes fluctuaciones de precios del combustible “los gobiernos tienen una segunda oportunidad para aprovechar este momento para eliminar la política de subvenciones e implementar un mecanismo de fijación de precios basado en el mercado”.

Los economistas dicen que los subsidios de energía son una carga, en particular para las economías de los países pobres. A nivel mundial esas subvenciones le cuestan a los gobiernos y las compañías petroleras estatales una cifra que ronda los 500 mil millones de dólares anuales, según la Agencia Internacional de Energía.


Unos hombres miran el tráfico de un barrio de El Cairo, Egipto, donde el bajo costo del combustible permite que haya más autos en las carreteras. CreditTara Todras-Whitehill para The New York Times

Los expertos sostienen que la gran mayoría de los beneficios generados por los subsidios favorecen a los ricos, pues son quienes poseen vehículos y consumen más electricidad. El despilfarro de todos los combustibles fósiles, incluyendo el carbón, recarga a los gobiernos con un gasto adicional que podría ser destinado a programas sociales.

Los combustibles baratos también fomentan el contrabando, crean la escasez de gasolina, reducen los precios en el mercado negro y enriquecen al crimen organizado.

Sin embargo, los pobres —y los movimientos políticos que los representan— suelen protestar por los recortes a los subsidios porque los altos precios de la energía tienen un fuerte impacto en la vida diaria. Es por eso que muchos economistas recomiendan que los gobiernos fortalezcan las redes de seguridad social y utilicen el dinero que se invertiría en los subsidios para crear empleos y mejorar los servicios de salud y educación de los sectores más pobres.

Sin embargo, eliminar los subsidios no es tan fácil para los líderes políticos porque significa un aumento inmediato de los precios al consumidor.

“Algunos países han ajustado sus políticas”, dijo Jim Krane, un experto en energía de la Universidad Rice en Houston. “Pero con los precios tan bajos del petróleo, hay una gran oportunidad para ajustar los precios y reducir los residuos. Es lamentable que más países no aprovechen esta coyuntura”.