Fidel


"Peor que los peligros del error son los peligros del silencio." Fidel Castro Ruz

domingo, 17 de mayo de 2020

Una agenda para después de Trump


CAMBRIDGE – Lo sucedido en los últimos tres años despedazó el mito de que la Constitución de los Estados Unidos puede proteger a la democracia estadounidense contra un presidente narcisista, impredecible, polarizador y autoritario. Pero el peligroso ocupante de la Casa Blanca no es la única fuente de problemas del país. Todos los estadounidenses tenemos una cuota de responsabilidad por el estado actual de cosas, porque hemos descuidado instituciones cruciales e ignorado las crecientes debilidades estructurales que crearon las condiciones para que fuera posible la aparición de un demagogo como Trump.

Los problemas estructurales que hoy aquejan a Estados Unidos esconden al menos tres fuentes de tensión. La primera es económica. En las décadas que siguieron a la Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos consiguió no solamente crecer a gran velocidad, sino también en forma ampliamente compartida; el salario de la mayoría de los trabajadores aumentó a un ritmo cercano al 2% anual en promedio, a la par con el incremento de la productividad. A este crecimiento contribuyeron instituciones del mercado laboral como el salario mínimo y los sindicatos, y cambios tecnológicos que generaron puestos de trabajo de calidad (bien remunerados y seguros) para la mayoría de los trabajadores estadounidenses.

Pero estas estructuras institucionales comenzaron a desintegrarse en los ochenta. El empleo de calidad empezó a desaparecer, la desigualdad comenzó a ampliarse, la mediana del salario real (tras descontar la inflación) se estancó, y de hecho el salario real de los trabajadores poco cualificados comenzó a declinar. Este giro obedeció a una variedad de factores, entre ellos la pérdida de poder adquisitivo del salario mínimo federal, nuevas leyes y sentencias judiciales que debilitaron la negociación colectiva, cambios en las normas sobre fijación salarial, el comercio con China, la deslocalización y la automatización.

Al principio las importaciones baratas y la automatización redujeron el empleo en numerosos sectores de la industria liviana (por ejemplo la producción textil, de indumentaria y de muebles). Pero con la difusión de la robótica, pronto siguió la industria pesada. Históricamente, la decadencia de algunas industrias siempre había sido acompañada por la creación de otras que ofrecieran empleo de calidad a, por lo menos, una parte de los trabajadores desplazados. Pero ese proceso comenzó a fallar en los ochenta. A partir de entonces, y sobre todo desde el año 2000 más o menos, el peso del cambio económico en Estados Unidos comenzó a caer cada vez más sobre comunidades de clase media (a menudo, blancas).

La segunda fuente de tensión es política. El sistema democrático podía corregir las tendencias económicas mencionadas dando voz a los estadounidenses económicamente desfavorecidos. Pero eso no ocurrió, por una variedad de razones, en particular un proceso de redistribución del poder político en detrimento de los votantes de clase media que se dio en las últimas décadas.

Muchos atribuyen este cambio al peso creciente de la «política del dinero»: los aportes de campaña, el lobby tradicional y la eliminación de restricciones al gasto corporativo en política tras la famosa decisión de la Corte Suprema en el caso Citizens United (2010). Pero puede que un factor incluso más fundamental haya sido el surgimiento de la «política del estatus», que confiere una cuota desproporcionada de poder político a las élites pudientes y altamente educadas de las dos costas oceánicas de los Estados Unidos. Emprendedores tecnológicos, magnates de Wall Street y consultores en administración de empresas obtuvieron creciente influencia en Washington, no sólo porque sean ricos, sino porque parecen representantes de una clase competente e ilustrada. 

Una tercera fuente de tensión tiene que ver con la pérdida de confianza en las instituciones. Las instituciones estadounidenses y las élites acomodadas no sólo no evitaron la crisis financiera de 2008 y la posterior recesión, sino que fueron sus cómplices. Cuando se produjo la debacle, millones de familias perdieron sus hogares y medios de subsistencia, mientras se rescataba a Wall Street.

Estas condiciones permitieron el ascenso de Trump, que todavía puede ganar la reelección en noviembre subido a una ola de desinformación, especialmente si la oposición sigue fragmentada. Pero incluso una derrota de Trump será sólo el comienzo de la tarea de reformar desde las bases las instituciones económicas y políticas de Estados Unidos.

¿Cómo sería una agenda reformista anti‑Trump eficaz? En primer lugar, debe incluir un plan para la creación de más empleo de calidad. Este objetivo es diferente al mero refuerzo de la red de seguridad social (necesario, pero insuficiente) y está a años luz de esquemas distractivos como el ingreso básico universal.

La creación de empleo de calidad demanda invertir más en tecnologías que aumenten la productividad de los trabajadores y generen nuevas oportunidades de empleo. También demanda fortalecer las instituciones del mercado laboral y los mecanismos de protección de los trabajadores, incluidos el salario mínimo y convenios colectivos que induzcan a las empresas a establecer relaciones duraderas con sus empleados, en vez de optar por la deslocalización o la robotización. Del mismo modo, una mejora de la regulación y del cumplimiento de las normas antitrust reducirá el poder de las grandes corporaciones en el mercado laboral y estimulará la competencia y la innovación; esto sentará las bases para una aceleración de la demanda de mano de obra.

La agenda también debe incluir reformas que devuelvan una voz en política a una mayoría de estadounidenses. En los sesenta, el politólogo Robert A. Dahl concluyó que en la política de nivel local, el poder no reside ante todo en élites acomodadas o en los partidos políticos sino en personas comunes activamente comprometidas en los asuntos locales. Tal vez esa conclusión no fuera del todo cierta (Dahl centró su estudio en New Haven, Connecticut); pero aun así, una política impulsada por la ciudadanía es un objetivo deseable.

En esto, la prioridad tiene que ser romper el estrecho vínculo entre los políticos y sus amigos ejecutivos, consultores y financistas, lo cual demandará cambios sistemáticos en la regulación del acceso a los políticos y altos funcionarios públicos, además de una mayor transparencia en todas las etapas del proceso de formulación de políticas. También sería útil crear nuevas agencias que representen los intereses de los trabajadores y de otras franjas olvidadas del electorado.

Finalmente, la agenda debe ampliar la independencia de la burocracia y de la justicia estadounidenses. Por ejemplo, reducir la discrecionalidad de los presidentes nuevos en la designación de funcionarios, para aumentar la continuidad del personal experto en todos los organismos públicos; o encomendar las designaciones judiciales a comités bipartidarios o extrapartidarios formados por jueces y juristas veteranos. Responder a la pérdida de confianza en las instituciones reforzando la autonomía burocrática y judicial puede parecer paradójico; pero el único modo de recuperar la confianza en las instituciones estadounidenses es que estas funcionen en forma correcta e imparcial, para lo cual deben tener personal con experiencia.

En la próxima elección hay mucho en juego. Pero derrotar a Trump no es suficiente. Los estadounidenses tienen que encarar las causas fundamentales de la pérdida de prosperidad, de participación democrática y de confianza en las instituciones. Eso no se logrará a través de la polarización, sino mediante la búsqueda de un nuevo pacto social más amplio y más inclusivo.

Traducción: Esteban Flamini


Habrá verano, con alfileres

No se preocupen por mayo. Da lo mismo. Como si el Gobierno imita a la alcaldesa de Guayaquil y pone furgonetas cruzadas en las pistas de los aeropuertos para que no aterrice nadie. Como si los ingleses crean una cuarentena de cinco semanas. No tiene importancia, durante lo que queda de este mes nadie quiere aún volar, ni los pasajeros, ni las aerolíneas. Y los gobiernos van a aprovechar para mostrarse tremendamente duros con unos viajeros que no tenían pensado volar. Hay que cuidar la imagen.
Pero junio es otra cosa. Especialmente a partir del quince. Ese día, prácticamente todas las aerolíneas, los turoperadores y una parte importante de los hoteles, al menos en los destinos claves de España, Mallorca, Benidorm, Barcelona, Málaga y su Costa del Sol, y Canarias, tienen previsto empezar a operar. Sobre todo desde Alemania y Gran Bretaña, de mantenerse las famosas curvas como van ahora.
No estamos hablando de gente que anuncie a sus clientes esta operativa si antes no lo han consultado con los gobiernos. Nadie comunica a las agencias una fecha sin antes haberse asegurado. Hablamos de Tui, de Lufthansa, de las grandes cadenas hoteleras. José Luis Ábalos está al tanto de todo. Ha hablado con los presidentes autonómicos implicados, ha dado instrucciones. El ministro de Turismo alemán también está en el asunto.
No es sólo España, también Chipre, Bulgaria, Grecia y el Algarve se pondrán en marcha. O sea, una parte significativa de la oferta turística de este verano.
Pero, atención, no serán vacaciones normales. Será todo mucho más light, mucho más controlado, mucho más limitado. Existe el riesgo de que haya un desmadre, dado que este personal psicológicamente saldrá de sus países como quien huye de la peste, creyendo que en el sur puede estar protegido, cuando no es así. Pero, la presión del negocio es muy fuerte. Y la necesidad de dar salidas a tanto parado, vital.
Ahora bien: todo se puede venir al suelo a nada que se produzca una reactivación de la enfermedad. Todo dependerá de si el calor, efectivamente, frena su expansión.

En todo caso, parece que, limitado, con recortes, minimizado, más calmado, con mucho cuidado, algo de veraneo podrá existir desde julio en adelante. Con alfileres, claro.

( Preferente)

Leve alza en el precio del azúcar crudo

En las últimas jornadas de la semana, la debilidad del real brasileño gravitó mucho en los precios, al caer frente al dólar a un nuevo mínimo histórico de 5,96 reales por billete verde.

prensa-latina.cu

El precio del azúcar crudo, para entrega en julio, despidió hoy la semana en Nueva York con alza de nueve puntos, a 10,38 centavos de dólar la libra, favorecido por repuntes de las cotizaciones del petróleo.

Las operaciones oscilaron en el rango de 10,05 y 10,68 centavos por unidad, agregó Cubazúcar en su análisis más reciente sobre los movimientos del mercado.

Este mostró en la etapa una tendencia al alza en sus precios aunque dentro del ya conocido rango tratando de construir una base alrededor de los 10 centavos por unidad, señaló además esa empresa del Ministerio del Comercio Exterior y de Inversión Extranjera ( Mincex), de Cuba.

Según la entidad, los volúmenes de operaciones en las sesiones fueron escasos, pues el mercado se ve afectado por muchas influencias y es difícil juzgar qué elemento del ambiente macroeconómico tendrá el mayor impacto en los precios.

En las últimas jornadas de la semana, la debilidad del real brasileño gravitó mucho en los precios, al caer frente al dólar a un nuevo mínimo histórico de 5,96 reales por billete verde.

El aumento del precio del petróleo, luego de que Arabia Saudita anunció que incrementaría los recortes de suministro en junio, influyó positivamente en el del azúcar, consignó además la empresa del Mincex.

Mientras, en el mercado de Londres el azúcar refino o blanco, con fecha de suministro en agosto, escaló en la semana 10,90 dólares, a 359,20 la tonelada métrica ( TM).

El rango de operaciones osciló entre los 340,40 y 365,50 dólares por TM.

Las existencias finales de azúcar en 2019/20 en Estados Unidos deberían cerrar en un millón 273 mil toneladas cortas, valor bruto, según un informe del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos ( USDA).

Este redujo su estimación en un 11 por ciento del pronóstico anterior, de un millón 434 mil toneladas en abril debido a una disminución en la producción de azúcar de remolacha en ese país norteño y de las importaciones del endulzante procedentes de México. (PL)

ETECSA apuesta por ampliar la red celular

DANIELLA PERÉZ MUÑOA|FOTOS: ARIEL LEY 17 MAYO 2020

La Habana, 17 may (ACN) En medio de la epidemia por COVID-19, Etecsa lleva a cabo un proceso inversionista para mejorar la infraestructura de la red celular con la instalación y optimización de radiobases, aseguró Frank Pavón Carbonell, director adjunto de la Vicepresidencia de Operaciones de la Red de esa entidad.

Con un aumento del tráfico de datos de más del 60 por ciento en los últimos dos meses, los especialistas de la empresa de telecomunicaciones ponen en producción de dos a tres radiobases al día en el país, declaró Pavón Carbonell en entrevista exclusiva a la Agencia Cubana de Noticias.

El ingeniero precisó que los cronogramas se cumplen y las labores realizadas han contribuido al comportamiento estable de los servicios de internet, datos, voz y sms en viviendas y zonas residenciales, lugares donde se concentran la mayor cantidad de personas debido a la política de distanciamiento orientada por el gobierno.

Actualmente la mayor de las Antillas dispone de más de mil 450 radiobases GSM (2G), más de mil 600 de 3G y 650 con 4G, esas últimas, inicialmente ubicadas en polos turísticos y cabeceras provincial, ahora se colocan en municipios.


Para instalar esta tecnología se prepara primero el lugar, se colocan la base y la torre, los sistemas de radiación y finalmente se instala el equipamiento y se integra a la red.

La complejidad del proceso, según detalla el especialista, aumenta en dependencia de las condiciones del sitio, si es exterior o interior o el terreno es virgen y lleva mayor preparación.

Sobre ello, manifestó que los especialistas de Etecsa trabajan en paralelo y el proceso no sobrepasa los 30 días; si bien, en muchos casos, se desarrolla en un plazo de 15.

Cuando ponemos una radiobase en servicio tenemos un mes para ajustar sus parámetros e integrarla a la red, de manera que si un ciudadano establece una llamada en una celda celular y al moverse dentro de la casa se registra en otra celda esta comunicación se mantenga, acotó.

Pavón Carbonell también se refirió a los mecanismos técnicos que implementa la entidad para reutilizar de una manera más eficiente los recursos; por ejemplo, a una radiobase ubicada en una población pequeña, en vez de cambiarse por otra nueva, se le realizan tareas de optimización, lo que incide en la sostenibilidad de los servicios.

Asimismo abordó los efectos del bloqueo estadounidense en la obtención del equipamiento, costoso y que se adquiere en divisa.

Por último, el director adjunto de la Vicepresidencia de Operaciones de la Red de Etecsa resaltó el compromiso de los trabajadores implicados en la tarea de optimizar la red, quienes laboran, en medio de la situación sanitaria actual, cumpliendo con todas las medidas de seguridad.

Cuba Coronavirus, cinco señales positivas. 17.05.2020

Por Humberto Herrera Carlés

Cuba sigue avanzando en su batalla contra el Covid19, hay cinco señales positivas de que se avanza seguro contra la pandemia.

1- Por 4to día consecutivo no hay fallecidos, aunque hay 3 críticos y 7 graves.

2- Llevamos 38 días de modo consecutivo con crecimientos de confirmados por debajo del +10.0 %, y de ellos 14 días igualmente consecutivos por debajo del +1.55 %.

3- Por décimo día consecutivo la disminución de activos es mayor que la de confirmados, como consecuencia de tener 15 días consecutivos más recuperados que confirmados.

4- La tasa acumulada de recuperados es del 79.86 % y la de fallecidos 4.22 %, ambas del total de confirmados.

5- Y los Activos hoy solo son el 15.81 % de los confirmados y de ellos el 96.62 % se encuentra estable.

 Elaboración propia . Datos MINSAP

Obsérvese que los confirmados acumulados ( rojo) ya no tienen un crecimiento exponencial, y la de activos ( azul) se va configurando una " campana" que  se cerrará cuando lleguemos a cero activos, por lo menos en esta etapa.

                                                     Elaboración propia . Datos MINSAP

La curva de tendencia (roja discontinua) de los casos diarios confirmados predice que, de mantener el comportamiento actual, técnicamente en los próximos días empezaremos a tener días con cero casos. Hasta ahora el sistema de salud se ha comportado por encima, en muchas localidades,  de la disciplina mostrada por la población. El Presidente Díaz Canel ha tenido que decir hoy : " Cuba no ha levantado ninguna de las medidas para enfrentar la epidemia".




                                                        Elaboración propia . Datos MINSAP

El gráfico # 3 es el resumen del comportamiento de la pandemia hasta el día de hoy, los recuperados (verde), obra indiscutible de nuestro sistema de salud, van teniendo un crecimiento exponencial y acortando la "distancia" con los confirmados (azul), que se cerrará hasta que tengamos cero activos, quedando como espacio (fallecidos y evacuados).

La línea de tendencia polinómica de los casos Activos, prevé en la primera quincena de junio llegar a cero casos activos en lo fundamental, todo depende del actuar individual de cada quien y acatar las medidas orientadas. 

El mes de junio va configurándose como el mes en que empiece la recuperación de actividades, que hoy desconocemos por qué no se hace por territorios que tengan un estatus de la enfermedad de " vencimiento" como la provincia Granma, por ejemplo, que lleva casi un mes sin casos activos. 

Nuestro gobierno tendrá mejores elementos, sólo hay que esperar la reactivación de la vida por etapas.