Fidel


"Peor que los peligros del error son los peligros del silencio." Fidel Castro Ruz

sábado, 15 de septiembre de 2018

Septiembre en Manhattan a diez años de la caída de Lehman Brothers

Por Alejandro Nadal, La Jornada

En Manhattan el mes de septiembre puede tener un significado que rima con la crueldad. Este próximo día 15 se cumplirán 10 años del colapso del banco de inversión Lehman Brothers. Esa quiebra ha sido la mayor en la historia del capitalismo (los activos de la empresa sumaban más de 640 mil millones de dólares) y marcó la erupción de la gran crisis financiera de 2008. Hoy el señor Richard Fuld, el entonces responsable de Lehman Brothers, sigue echando la culpa del desastre a los funcionarios del gobierno y a los reguladores de la comisión de valores. Fuld es hoy director de otra casa de bolsa llamada Matrix Private Capital y se embolsa millones cada año. Mientras tanto, este décimo aniversario transcurre con la prensa de negocios y muchos académicos al servicio del poder financiero coreando elogios a la recuperación.

Es cierto que en junio del año entrante la economía estadounidense cumplirá 10 años de crecimiento ininterrumpido. Muchos dirán admirativamente que es el periodo de recuperación más largo en ese país y Trump será uno de los primeros en reclamar el mérito de semejante proeza económica. Pero la tasa de crecimiento en estos años (2.2 por ciento) ha sido mediocre y esta será la primera vez desde la Segunda Guerra en que el ciclo ascendente no ha podido alcanzar ni un sólo año una tasa de crecimiento de 3 por ciento. Todo parece confirmar la tendencia secular hacia tasas de crecimiento cada vez menores.

Las cifras sobre desempleo son presentadas como prueba irrefutable de una recuperación robusta. Después de todo se han alcanzado tasas que son compatibles con una situación de pleno empleo. Pero esa conclusión es engañosa. Si el desempleo se pudo abatir de ese modo es porque una buena parte de la población en edad de trabajar desesperó y abandonó la búsqueda de un buen puesto de trabajo: esa gente no cuenta como desempleada. Además, todavía existe una fuerte proporción de empleos de tiempo parcial y otros que bien merecen la calificación de empleos chatarra por su mala calidad. Lo más grave es que los salarios apenas han comenzado a recibir algunos débiles aumentos y va a pasar mucho tiempo antes de que se pueda hablar de una verdadera recuperación en su poder adquisitivo.

Todo eso pasa a segundo grado cuando la Reserva Federal (Fed) y el Departamento del Tesoro exclaman triunfalmente el buen éxito de sus políticas no convencionales para rescatar la economía estadounidense. Destaca la inyección de 4 billones (US$4.000.000.000.000) de dólares al sistema financiero para comprar activos chatarra y reflotar a los bancos y todo tipo de organizaciones financieras. Preferible salvar a los banqueros y sus secuaces que a los dueños de créditos hipotecarios, muchos de ellos víctimas de prácticas crediticias predatorias. La realidad es que los recursos entregados de esta forma al sistema financiero, bancario y no bancario, nunca se tradujeron en créditos para la economía real y mucho menos en inversiones productivas. Pasarán muchos años antes de las actuales políticas de normalización permitan reabsorber esos activos y restaurar a la Fed su postura normal.

Las burbujas creadas por la Reserva Federal a lo largo de los anteriores 20 años han servido para apuntalar la demanda agregada. En un contexto marcado por el estancamiento de los salarios (iniciado en 1973) la inflación artificial en el precio de activos como casas o acciones y otros títulos financieros permitió a una parte importante de la población mantener su nivel de consumo. Desde 1990 a la fecha podemos contar tres grandes burbujas: la burbuja de las empresas de tecnología a finales de la década de los 90 (dot.com), la burbuja de la gran crisis financiera entre 2003 y 2008, y ahora la gran burbuja llamada la burbuja de todas las cosas. Esta denominación puede parecer extraña. En realidad se refiere a que la astronómica inyección de liquidez al sistema financiero mediante la flexibilización cuantitativa terminó por inflar artificialmente el precio de todo tipo de activos en un mercado de valores sobrecalentado: desde acciones del complejo FANG (Facebook, Amazon, Netflix y Google) hasta metales y criptodivisas. Pero al igual que en episodios anteriores, esta burbuja también reventará, sólo que el impacto será peor que el de las crisis que ya vivimos.

Dice T. S. Eliot, en su poema La tierra baldía, que "abril es el mes más cruel". Puede ser. Eso depende de varios factores. Por ejemplo, en Europa, abril es sinónimo de la explosión de energía y belleza que acompaña a la primavera. Pero irónicamente abril también puede ser el más cruel porque la guerra suele renovarse en esos días, como en 1915: ya terminadas las nevadas y desaparecido el fango, la infantería y la caballería motorizada reanudan la ofensiva en medio de la primavera. En Manhattan, en cambio, el mes de septiembre estará asociado por siempre con la guerra económica y con millones de víctimas que perdieron empleos, un patrimonio y hasta la vida. 

( Jaque al Neoliberalismo)

Díaz-Canel: “La informatización es una de las tareas que la población más agradecerá”

Por: Leticia Martínez

Presidente cubano sostiene reunión de chequeo sobre Gobierno electrónico en Cuba e informatización de la sociedad. Foto: Estudios Revolución.
Con el fin de elevar la eficacia del Gobierno en su gestión y lograr además mayor accesibilidad de los ciudadanos en el uso de las Tecnologías de la Información y la Comunicación, Cuba encamina sus pasos hacia la implementación del Gobierno Electrónico.
Actualmente la Isla ocupa la posición 131 del ranking de Gobierno Electrónico, de 193 países encuestados, según la Organización de Naciones Unidas. El valor del Índice de Desarrollo del Gobierno Electrónico de Cuba es de 0,35, y es uno el máximo posible. Para calcular ese número se miden factores como los servicios en línea, la infraestructura de telecomunicaciones y el capital humano.
La Mayor de las Antillas ha diseñado una proyección para el establecimiento y desarrollo del Gobierno Electrónico que incluye cuatro etapas:
  1. La presencia en Internet.
  2. La interacción de la Administración Pública, el Gobierno y la población.
  3. La transacción, donde se usen pagos electrónicos en trámites y servicios.
  4. La transformación, que incluye la participación del pueblo en la construcción de las políticas públicas y en la gestión de la administración y el Gobierno.
Sobre esos asuntos versó el más reciente chequeo del Presidente cubano, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, quien destacó la importancia de esta tarea para el país que, como otras, también precisa de un seguimiento constante, tanto del Ministerio de las Comunicaciones (Mincom), como de todos los organismos, entidades y administraciones del Poder Popular.
El ministro del sector, Jorge Luis Perdomo Di-Lella, explicó que para diciembre de este año se espera declarar como cumplida la primer etapa de presencia del Gobierno Electrónico, en la cual todos los organismos y gobiernos territoriales tendrán que contar con portales institucionales públicos, bajo el dominio gob.cu.
Al respecto, el viceministro primero, Wilfredo González Vidal, acotó que las principales dificultades se concentran en la inexistencia en algunos casos de catálogos en línea con los servicios y trámites que ofrece el organismo o entidad; información sobre la planificación de actividades o eventos; y un directorio con correo electrónico y teléfonos de contacto institucionales de directivos y funcionarios.
Entre las insuficiencias de los portales web cubanos, que impactan en su posicionamiento y niveles de rendimiento, mencionó problemas de configuración, disponibilidad y lentitud en la respuesta ante las solicitudes.
González Vidal informó que se trabaja en la distribución de una guía de buenas prácticas para mejorar el posicionamiento y rendimiento de los portales web de gobierno y también los nacionales de forma general.
Durante el encuentro fueron presentadas las experiencias en el desarrollo de las Tecnologías de la Información y la Comunicación en las provincias de Artemisa y Mayabeque, sobre todo en esta última con la Unidad de Servicios y Trámites del municipio de Güines, considerada entre los resultados más importantes del experimento que se aplica en la provincia, con un enfoque de ventanilla única que integra 106 servicios y trámites pertenecientes a ocho organismos.
Díaz-Canel consideró indispensable avanzar en la informatización de los registros públicos, con especial énfasis en la Oficina de Control para la Distribución de los Abastecimientos, popularmente conocida como Oficoda, que cuenta con datos importantes, abarcadores y útiles para otros registros, y sus procesos aún se hacen de manera manual.
“La informatización es una de las tareas que la población más agradecerá”, argumentó, porque ahorrará trámites, tiempo, intermediarios y costos. “Se supone -dijo- que seamos más eficientes, que haya más productividad, más rendimiento y, por tanto, menos gente dedicada al papeleo”.

Infraestructura y servicios digitales

A 666 salas de navegación y 752 áreas públicas con wifi ascienden los servicios de este tipo en el país, cubierto ya en todos sus municipios. Mientras, las cuentas permanentes de navegación Nauta alcanzaron la cifra de un millón 785 mil, y las de correo electrónico rondan los 2 millones 785 mil.
Estos números fueron ofrecidos por el director general de Informatización del Mincom, Ernesto Rodríguez Hernández, quien detalló además sobre plataformas de servicios que hoy se encuentran disponibles y con aceptación por el público, como C.U.B.A, en redcuba.cu, Blogs Reflejos, en cubava.cu, con 4 mil 861 blogs activos, y la enciclopedia colaborativa Ecured, que supera los 185 mil artículos.
El directivo reseñó además el trabajo que se ha hecho con el Centro de Aplicaciones para Androide Apklis, apkalis.cu, que ya cuenta con 917 aplicaciones y se han realizado alrededor de dos millones de descargas.
Sobre la digitalización de la televisión se supo que hasta el momento se han instalado más de 120 transmisores. La Habana y las cabeceras provinciales ya disfrutan de señal de alta definición; y más de siete millones de habitantes, el 63 por ciento de nuestra población, tienen señal dedefinición estándar.
Al cierre del mes de agosto se habían comercializado más de dos millones de receptores, entre cajas codificadoras y televisores, alrededor de 411 mil antenas y poco más de 10 millones 389 mil metros de cable coaxial. Además se trabaja en las alternativas para las personas que necesiten de créditos o subsidios con los cuales adquirir esos productos.

Los demócratas son creíbles cuando hablan de sanidad

La reforma de Barack Obama ha cumplido con lo previsto pese a los intentos de Trump de matarla



El senador demócrata Joe Manchin, en una entrevista. BILL CLARK (AP)

El Obamacare ha cumplido, y los republicanos han estado todo este tiempo equivocados. La semana pasada, Ted Cruz, senador republicano por Texas cuyo cargo se ve inesperadamente amenazado, advirtió de que Beto O’Rourke, su adversario demócrata, convertiría el estado en otra California, con “tofu, silicona y pelos teñidos”. ¿Realmente piensa Cruz que todas las rubias —y todos los hombres de mediana edad sin apenas canas— de Texas son naturales, y que nadie se ha hecho algún que otro retoque?

Por otra parte, a Joe Manchin, senador demócrata por Virginia Occidental —donde Donald Trump ganó con 40 puntos de diferencia— parece irle un poco mejor en su campaña de reelección. ¿Su arma secreta? La defensa de la Ley de Sanidad Asequible (ACA, por sus siglas en inglés), que redujo drásticamente el número de residentes no asegurados en su estado.

Estas dos campañas son un ejemplo de cómo se están desarrollando las elecciones de 2018. Por un lado, los republicanos se están basando casi por completo en la política de identidad (blanca) más que en la política. Cierto que están presentando muchos anuncios sobre inmigración, pero no sobre los efectos reales de la inmigración. Tratan más bien de una mítica oleada de delincuencia perpetrada por aterradoras personas de color oscuro.

Por el otro lado, los demócratas se basan en cuestiones políticas, sobre todo la atención sanitaria, y prometen proteger a personas con dolencias preexistentes y al mismo tiempo mantener y tal vez ampliar el Medicare [la atención sanitaria para personas discapacitadas o mayores de 65 años].

Pero los políticos hacen muchas promesas, a menudo vacías. Por ejemplo, los republicanos prometieron que la rebaja tributaria de Trump llevaría a una subida de los salarios, algo que no ha ocurrido. ¿Y son realmente creíbles los demócratas cuando hablan de la atención sanitaria?

Casi cinco años después de que entrase en vigor el Obamacare, la respuesta es un rotundo sí. No ha funcionado a la perfección, y sus éxitos no son los que sus defensores esperaban. Pero ha proporcionado un enorme avance, sobre todo en estados dirigidos por políticos que intentan hacerlo funcionar.

Vale la pena recordar lo que los republicanos dijeron que ocurriría antes de que la ACA fuese colgada en la red: que no reduciría el número de personas sin seguro, que provocaría un enorme agujero en el presupuesto, y que conduciría a una “espiral mortal” de subida de primas y descenso del número de pólizas.

Lo que ocurrió de hecho fue una drástica caída del número de personas sin seguro, en especial en aquellos estados que extendieron la sanidad para personas sin recursos (Medicaid). Los costes presupuestarios de la ampliación, así como los de subvencionar otros seguros, han sido significativos, pero los cálculos correspondientes a 2019 indican que estos costes rondarán los 115.000 millones de dólares, mucho menos que los ingresos perdidos por culpa de la rebaja fiscal de Trump.

¿Y qué hay de la espiral mortal? Las primas de los mercados sanitarios establecidos por la ACA fueron inicialmente muy inferiores a las esperadas, y después experimentaron un drástico aumento cuando los que se apuntaron a esos mercados resultaron ser menos y estar más enfermos de lo que las aseguradoras habían esperado. Pero ahora los mercados se han estabilizado, con un aumento moderado de las primas en 2019, y las aseguradoras están volviendo a ellos.

Y si bien los mercados están cubriendo a menos asegurados de lo proyectado, Medicaid está cubriendo a más de los esperados, de modo que el aumento total de la cobertura ha cumplido sorprendentemente con las previsiones. A principios de 2014, la Oficina Presupuestaria del Congreso calculaba que, con el ACA, en 2018 habría 29 millones de personas sin seguro médico en Estados Unidos. La cifra real es de… 29 millones.

Lo que resulta particularmente impresionante de la estabilización del Obamacarees que se está produciendo a pesar de los intentos desesperados de Trump y de sus aliados por sabotear el logro de su predecesor. Los republicanos han revocado la orden que supuestamente debía inducir a los ciudadanos a asegurarse cuando todavía están sanos, y el Gobierno de Trump ha hecho todo lo posible por aumentar los riesgos y asustar a las aseguradoras. Pero los demócratas construyeron tan bien su sistema que sigue en pie a pesar de todo lo que le arrojan.

Naturalmente, el Obamacare obtendría resultados aún mejores si estuviera dirigido por personas que no estuviesen intentando matarlo. Fíjense en lo que está pasando en Nueva Jersey, donde un gobernador y una legislatura demócrata han utilizado sus competencias para deshacer buena parte del sabotaje trumpista: las primas de 2019 bajarán de hecho un 9,3%, si bien subirán moderadamente en el país en su conjunto.

Y por otra parte, si los republicanos siguen dominando el Congreso en noviembre, simplemente matarán por completo el Obamacare, dejando sin seguro a millones de personas. Si tienen una afección médica previa, o un trabajo que no incluya un buen seguro, deberían tener mucho, mucho miedo.

Ahora bien, el Obamacare dista mucho de ser un sistema perfecto. Siempre ha sido una extraña avenencia que reflejaba las restricciones políticas del momento, y muchos demócratas —incluido el propio Barack Obama— ahora insinúan que debería superarse para pasar al “seguro sanitario para todos”, aunque no está claro qué significa eso exactamente.

Pero la Ley de Sanidad Asequible ha conseguido muchas cosas. Y estos logros influyen fuertemente en el actual debate político. Básicamente, los demócratas han ganado mucha credibilidad en materia de sanidad: cumplieron lo que habían prometido y han demostrado que pueden construir sistemas que funcionan.

Los republicanos, por otra parte, no solo mienten respecto a sus planes sanitarios —fingiendo, por ejemplo, proteger a personas con afecciones preexistentes cuando no lo hacen— sino que también se han equivocado completamente en todo, y no han aprendido nada de sus errores.

¿Están justificados los demócratas al presentarse como defensores de la sanidad estadounidense? Sí.

Paul Krugman es premio Nobel de Economía.

© The New York Times Company, 2018.

Traducción de News Clips.