Fidel


"Peor que los peligros del error son los peligros del silencio." Fidel Castro Ruz

miércoles, 30 de diciembre de 2015

De estos Pérez hay muchos en Cuba

En medio de lenguajes técnicos y argumentaciones complejas, siempre hay voces del pueblo que con palabras sencillas cambian el curso de los acontecimientos...



Sesión de la VIII Legislatura de la Asamblea Nacional del Poder Popular. (Ismael Francisco / Cubadebate)

Asamblea Nacional del Poder Popular: Órgano con potestad constituyente y legislativa en la República de Cuba. Se compone de diputados elegidos por el voto libre, directo y secreto de los electores, en la proporción y según el procedimiento que determina la ley. 

Si alguna duda tuviera de cómo funcionan las cosas en Cuba, ya la hubiera despejado con solo ver lo que provocaron las palabras de Israel Pérez, un nombre que no sale diariamente en la prensa, y que si alguna fama tiene, debe ser dentro de Yaguajay, un norteño municipio espirituano donde fue electo diputado.

Resulta que en esta VIII Legislatura de la Asamblea Nacional del Poder Popular, no fue solo importante valorar lo sucedido después que habló ese hombre, sino también es significativo el por qué de sus expresiones y cómo llegó a conclusiones expresadas del mismo modo en que lo hacen los ciudadanos sin cargos ni responsabilidades en ninguna de las tantas organizaciones cubanas.

Ese órgano con potestad constituyente y legislativa estaba discutiendo asuntos del quehacer diario y la perspectiva para el 2016 y, como siempre, hubo intervenciones de ministros, jefes de organismos centrales y altos dirigentes de entidades administrativas que, al rendir cuentas ante el pleno de la Asamblea y en sus comisiones permanentes, apelaron a lenguajes técnicos que mundialmente son poco amenos para los no entendidos en la materia, sobre todo cuando se tratan temas de la economía.

Desde que las cámaras proyectaron a Israel Pérez, acaparó la atención de un parlamento al que se pertenece automáticamente, al constituido por los televidentes del país, pues manifestó una inquietud nacional al referirse a lo caro que están los productos agropecuarios, que cuando llegan al ciudadano son cuatro veces el precio al que los vendió el campesino productor.
No pidió que un grupo de personas determinen el precio, pero sí poner un tope, y se convirtió en voz de millones al exigir una solución con urgencia para bajar los precios.
Seguramente que además del cerrado aplauso de los parlamentarios reunidos en el Palacio de Convenciones, las expresiones de aprobación se desbordaron hacia cada rincón cubano donde los medios de prensa facilitaron escuchar sus palabras finales referidas a que no cambiaría la sonrisa de un niño cubano por todo el capital del planeta.
Para llegar a conclusiones y preparar su breve intervención, Israel Pérez necesitó más que los cuatro días de la VIII Legislatura, pues para legislar, fiscalizar y conocer lo que compete al máximo órgano del Estado, sin remuneración por ello, tuvo siempre mente alerta hacia cómo se atendieron los planteamientos de la población en las asambleas de rendición de cuenta de los delegados a sus electores.
Este hombre que comparte sus tareas habituales con las funciones de diputado para las cuales fue elegido directamente por los ciudadanos, incentivó una aplaudida intervención del General de Ejército Raúl Castro: “son problemas a los que hay que buscarles explicación; pero más que la explicación, es solución, aunque sea transitoria.
El Presidente cubano dijo: “Yo no soy economista, me pasa como a la mayoría de ustedes, pero varios de los que estamos sentados en esta mesa compartimos esa opinión que se acaba de verter aquí; si esa no es la solución definitiva, tenemos que buscar una solución provisional hasta que no exista la doble moneda... pero esa situación no puede continuar.  Creo que, sobre todo eso, no podemos permitir que un país como este, que ha resistido más de medio siglo a los embates de la potencia mayor del planeta, no pueda enfrentarse a un grupo de pillos que cada día se está enriqueciendo más. ¿Hasta dónde vamos a llegar?”.
Según difundió la prensa, explicó que Marino Murillo “está defendiendo lo que hemos acordado en nuestros órganos de dirección colectiva, empezando por el Partido, pero no podemos estar aferrados a que por esto y por esto otro…, aunque sea en ese aspecto concreto de que cada vez crecen más los precios de los alimentos... tenemos que tomar alguna medida aunque sea transitoria.”
También puntualizó que “es responsabilidad de todos nosotros, no es de Marino; naturalmente, él es quien tiene que dar la cara, porque es quien dirige esa comisión y además, el Ministerio de Economía; o sea, que tiene una doble tarea, muy dura, y él ha trabajado mucho también”.
El Presidente contó su conversación con José Ramón Machado Ventura en la cual le dijo: “En la próxima reunión vamos ya a tocar este problema. Y a esto hay que buscarle una solución, la mejor posible, aunque nos volvamos a equivocar, pero esto no puede continuar así…, sencillamente. ¿Qué fórmula será?, yo no sé”.
Raúl señaló los efectos negativos de la prolongada existencia de la doble moneda, a la cual hay que enfrentarse y llamó a trabajar desde el mismo día cuatro de enero de 2016. Seguidamente, el ministro de Economía y Planificación, Marino Murillo Jorge dijo que también él se indignaba cuando veía el abuso de los precios, al igual que el resto de las personas, como ser humano y como parte del pueblo.
El pueblo espera un 2016 con precios sin ese grupo de pillos.

Proyecta Cuba moderado crecimiento económico para 2016


Se espera alcanzar esa meta en medio de una tensa situación financiera, según el parlamento.



Entre los sectores que contribuyeron al incremento del PIB se encuentran las industrias azucarera y manufacturera, construcciones, comercio y servicios.
Entre los sectores que contribuyeron al incremento del PIB se encuentran las industrias azucarera y manufacturera, construcciones, comercio y servicios.
Foto: Jorge Luis Baños_IPS

La Habana, 30 dic.- Con el anuncio de un crecimiento de cuatro por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) al cierre de 2015 y el pronóstico de dos por ciento de incremento para el próximo año, concluyó la víspera la última sesión de la Asamblea Nacional de Poder Popular (parlamento unicameral).
Al clausurar las sesiones, el presidente cubano Raúl Castro consideró de bueno el resultado alcanzado, a pesar de los impactos de la crisis económica internacional y los efectos del bloqueo impuesto desde 1962 por los Estados Unidos.
El reordenamiento de las deudas ha aumentado la credibilidad de Cuba ante los acreedores y abierto un escenario más favorable para la obtención de créditos, expresó el mandatario.
Castro reiteró el compromiso de Cuba con una emigración legal, ordenada y segura, así como con el derecho a viajar de los ciudadanos cubanos y retornar al país en cumplimiento de la legislación nacional.

Las construcciones ayudaron al crecimiento económico de Cuba en 2015.
Las construcciones ayudaron al crecimiento económico de Cuba en 2015.
Foto: Jorge Luis Baños_IPS

Se refirió a los emigrantes cubanos que se encuentran hoy en Costa Rica y enfatizó que el gobierno cubano sigue en contacto con las autoridades de los países del área para la búsqueda de una solución adecuada, como también ha pedido el Papa Francisco.
“Hemos reiterado al gobierno de Estados Unidos que para normalizar las relaciones bilaterales el bloqueo debe ser levantado, y el territorio que usurpa la base naval de Guantánamo, ha de ser revuelto”, indicó el presidente cubano.
Durante la sesión, el titular de Economía y Planificación, Marino Murillo Jorge, destacó el complicado entorno en que se alcanzó el crecimiento por la desaceleración regional de la economía, asociada a la caída de los precios del petróleo que afecta a Venezuela y Brasil.
A su juicio, deben analizarse las deficiencias que impidieron que ese crecimiento fuera superior, toda vez que existen reservas de eficiencia.
La baja de las cotizaciones de las materias primas le permitió a la nación caribeña aumentar sus importaciones, con el correspondiente incremento productivo, dijo Murillo.
Entre los sectores que contribuyeron al incremento del PIB se encuentran las industrias azucarera y manufacturera, construcciones, comercio y servicios, con una creciente participación de la producción material.
“Eso no ha sido espontáneo, ha sido diseñado, se ha hecho un esfuerzo en los últimos años para ir reanimando la producción nacional”, con el objetivo claro de proteger a los productores nacionales para que el país “sea capaz de generar su riqueza” pues “no se puede vivir a golpe de importaciones”.
Más sobre cita parlamentaria
Temas como la producción de alimentos, las inversiones en el sector agropecuario, la planificación física, la calidad del proceso docente educativo, entre otros, fueron objeto de debate en el sexto periodo ordinario de sesiones de la octava legislatura.
Otros problemas abordados fueron las indisciplinas sociales, los delitos, las ilegalidades y la necesidad de una respuesta multisectorial, con la participación de actores que complementen la labor de la policía.
La fiscalización y control en entidades económicas dirigidas a prevenir el delito, con la denuncia desde el barrio hasta los centros de trabajo como práctica cotidiana, ocuparon la atención de los diputados.
Se revisaron los avances de la inversión extranjera y la necesidad de seguirla incentivando en el turismo.
La comisión de atención a la niñez, la juventud y la igualdad de derechos de las mujeres se abordó la presencia en el trabajo por cuenta propia de mujeres (31 por ciento) y jóvenes (31 por ciento), estos últimos no siempre contratados legalmente.
Se identificaron como quejas de la población los precios de la telefonía celular, la conexión a Internet y la pérdida de los contenidos de los bultos postales, así como la falta de piezas de repuesto para la reparación de equipos de venta en pesos convertibles, en especial los televisores.
A su vez, reconoció que en Cuba, si no se importa, es imposible producir bienes materiales.
Otros datos ofrecidos a los diputados en la sexta sesión de la octava legislatura indican que según el plan de 2016:
-El país debe crecer dos por ciento, incremento considerado “muy tenso desde el punto de vista de la divisa, pero lograble”.
-Los recursos estarán dirigidos a productos que garanticen exportaciones y la sustitución de importaciones, así como una estructura de las importaciones que aseguran niveles de endeudamiento sostenibles.
-El 58 por ciento de las inversiones, unos 5.000 millones, estarán dedicadas a programas estratégicos de desarrollo
-Se hará énfasis en la eficiencia en el uso de las divisas, los portadores energéticos y en el pago de las deudas a tiempo, que permita fuentes para importaciones por 6.500 millones de dólares.
-Se prevé sostener programas tendientes a mayores rendimientos en las producciones agropecuarias, que deberán arrojar resultados productivos superiores, también a partir de la aplicación de mejores pagos salariales.
-El presupuesto se caracteriza por cifras razonables, “de acuerdo a las condiciones de la economía”, garantiza recursos para la continuación de las políticas aprobadas y asegura gastos sociales similares a 2015.
-Crecerán los recursos para el otorgamiento de subsidios a personas que requieran realizar acciones constructivas en sus viviendas.
-Se actualizan 17 actividades de trabajo no estatal, que da empleo a cerca de medio millón de personas, de ellas 31 por ciento, jóvenes y similar por ciento, mujeres. (2015)