Fidel


"Peor que los peligros del error son los peligros del silencio." Fidel Castro Ruz

jueves, 14 de septiembre de 2017

Cómo conseguir que los economistas sirvan para algo

Juan Francisco Jimeno 14-09-2017 

A los economistas nos encanta discutir sobre nuestro lugar en el mundo. Siendo muchos los que pensamos, como Tony Atkinson, que no tiene sentido ser economista si no es para ayudar a construir una sociedad y un orden internacional mejores, una de nuestras obsesiones es resultar útiles para las decisiones de políticas económicas. En mi caso, ya dejé claro en la motivación de este libro que esa inquietud fluctúa entre la segunda y la tercera posición de la lista de mis manías de cualquier tipo.

La influencia de los economistas en los debates públicos y en las decisiones de política económica varía entre países. Es bastante elevada en Estados Unidos y en el Reino Unido (al menos lo era antes del debate sobre Brexit) y escasa en Francia y España. Agnès Bénassy-Quéré, Olivier J. Blanchard y Jean Tirole, en una nota para el Consejo de Asesores Económicos francés, identifican los límites del conocimiento económico, las actitudes de los economistas, sus interacciones con las administraciones públicas y con los medios, y otras barreras que dificultan el buen uso del conocimiento económico… en Francia. A continuación resumo sus principales conclusiones y recomendaciones y mis opiniones sobre si son aplicables a la realidad española.

Las limitaciones…

Para empezar conviene definir (una vez más) de quiénes estamos hablando. Según Bénassy-Quéré, Blanchard y Tirole, un economista es quien “hace uso diario de sus aptitudes y conocimientos para comprender (o ayudar a otros a comprender) fenómenos económicos”. Al contrario que en otros oficios, no hay una certificación profesional que acredite tales aptitudes, conocimientos y dedicación. Por eso proliferan, en todos los ámbitos, personajes que “se presentan como economistas sin tener las cualificaciones necesarias para ello” (para los que he propuesto la denominación de econópatas).

Los economistas influyen en el proceso de decisión de políticas económicas por tres vías y en todas ellas de manera limitada. Una es su participación directa como gestores administrativos o, por ejemplo, miembros de gabinetes ministeriales o de bancos centrales (con mayor frecuencia, como “fontaneros” o “sherpas”, en la jerga endogámica, que como directores, gobernadores, ministros o presidentes de instituciones con competencias en materias económicas). En Francia esta participación es poco frecuente por el predominio en estas labores de cuerpos de funcionarios de élite, procedentes de su prestigiosa Escuela Nacional de Administración. En España ocurre algo similar, si bien aquí son los Técnicos Comerciales del Estado los que mayoritariamente ocupan esas posiciones.

Otra es la participación indirecta mediante contribuciones a comités de trabajo, consejos de asesores económicos u otros grupos de consultoría de las administraciones públicas. En Francia existe un consejo de asesores económicos de larga y excelente tradición, aunque no tanta como la del CEA de Estados Unidos, que parece resistir incluso a Trump. No obstante, la influencia de los economistas en este caso depende de la recepción que los políticos otorguen a los informes emitidos en el seno de este tipo de grupos de trabajo. En España no existe un consejo de asesores económicos como tal y tampoco parece haber mucha confianza en las recomendaciones de grupos de expertos nombrados ad hoc para informar sobre cuestiones económicas.

Finalmente, los economistas pueden influir difundiendo su conocimiento entre la clase política y la opinión pública. Pero para tal fin dependen de los medios de comunicación. En Francia, la investigación económica en los medios y los economistas académicos en las redes sociales, tienen menor presencia que en Alemania y, por supuesto, que en Estados Unidos. Sobre España no dispongo de datos fiables pero me aventuraría a conjeturar que ambas cosas son aun menores que en Francia.

Los economistas tenemos también mucha culpa de nuestra escasa influencia. Debemos mejorar a la hora de comunicar lo que sabemos, lo que no sabemos, y los conflictos de intereses e ideológicos que condicionan nuestras conclusiones y recomendaciones. También tenemos que explicar mejor en qué consiste nuestras ventajas comparativas: interpretar (bien) los datos, identificar relaciones económicas relevantes, y proporcionar argumentos completos que tengan en cuenta el comportamiento de todos los precios, las rentas y los mercados que condicionan la transmisión de los efectos de las medidas de política económica.

y algunas recomendaciones para superarlas

Esto es lo que Bénassy-Quéré, Blanchard y Tirole recomiendan para superar las limitaciones al buen uso del conocimiento económico en Francia.

A los economistas, en primer lugar, tres reglas de comportamiento ético: debatir sobre ideas, no sobre personas (evitar argumentos ad hominen); no decir nunca en público o escribir en informes para políticos o medios cualquier cosa que no estén dispuestos a defender frente a sus colegas; y nunca emitir opiniones sobre materias en las que su conocimiento sea demasiado vago. Las asociaciones profesionales de economistas deberían difundir estas buenas prácticas y obligar al cumplimiento de una carta ética que incluya la declaración de conflictos de intereses e ideológicos. Y todo ello ha de hacerse de manera transparente y accesible a la opinión publica y, en particular, a los medios de comunicación social. También recomiendan la constitución de paneles de expertos económicos que, actuando bajo estas normas éticas, sean consultados regularmente sobre cuestiones prácticas y proporcionen el consenso existente (o no) entre los economistas acerca de dichas cuestiones (como, por ejemplo, este panel)

A los políticos, perder el miedo a los economistas y establecer mecanismos regulares de comunicación con ellos. Por ejemplo, sería muy conveniente que hicieran un uso sistemático de equipos de investigadores para la evaluación de políticas públicas. También que en las administraciones públicas se abrieran más puestos de responsabilidad a profesores-investigadores y que se gestionaran las carreras individuales en estos puestos de una manera más transparente para que la movilidad entre las posiciones académicas y los puestos de responsabilidad de las Administraciones Públicas con competencias en políticas económicas pueda aumentar significativamente.

A los periodistas, adquirir mejor información (y formación) sobre las cuestiones económicas que difunden a la opinión publica. Dos medidas pueden resultar útiles a tal fin. Una es prestar mayor atención a índices de aptitudes y conocimientos de los economistas y a su cumplimiento de las normas éticas citadas anteriormente; otra es participar en seminarios y sesiones de formación sobre cuestiones económicas donde puedan interactuar más estrechamente con investigadores económicos acreditados.

También en España, todos (economistas, políticos y periodistas) deberíamos tener en cuenta estas recomendaciones muy seriamente y con urgencia.



El fundador de Alibaba, Jack Ma: "Harvard me rechazó 10 veces".

Lluvias benefician preparativos de zafra en Santiago de Cuba

Hacía falta esa humedad por la sequía que venía afectando las plantaciones y retoños de la gramínea, que ahora contribuye a asegurar la materia prima para la campaña 2018-2019 y para cerrar septiembre con el plan de siembra cumplido

(Foto: ACN)

Por María Antonia Medina Téllez

Santiago de Cuba, 14 sep.-Las precipitaciones asociadas al huracán Irma beneficiaron al sector azucarero en la provincia de Santiago de Cuba, donde se alistan cuatro centrales para la próxima contienda y se incrementa la siembra de frío.

Ángel Oliva, director de la Empresa Azucarera (AZCUBA) en el territorio, dijo hoy que se favoreció la maduración de la caña para moler en diciembre venidero en las industrias Paquito Rosales, del municipio de San Luis; Dos Ríos, en Palma Soriano; América Libre, en Contramaestre; y Julio Antonio Mella, en la localidad de Mella.

Hacía falta esa humedad por la sequía que venía afectando las plantaciones y retoños de la gramínea, que ahora contribuye a asegurar la materia prima para la campaña 2018-2019 y para cerrar septiembre con el plan de siembra cumplido, declaró a la emisora local.

Los afiliados al Sindicato Azucarero desarrollan un amplio movimiento para impulsar las reparaciones y la dignificación de las áreas, en saludo al 13 de octubre, día del trabajador del sector.

Ernesto Montes de Oca, dirigente de ese sindicato en la provincia, ofreció declaraciones a la ACN acerca del acompañamiento a los obreros en esta recta final para lograr el máximo de calidad en las reparaciones de la maquinaria agrícola, el transporte y la industria mediante el apoyo de innovadores y racionalizadores.

Según la fecha programada, la arrancada del central también es decisiva, al igual que la capacitación y preparación de los colectivos, a fin de evitar roturas e interrupciones operativas.

En coordinación con AZCUBA acordaron un plan de acción a partir de mayor comunicación e información para que el trabajador domine el programa de producción, sistema de pago y la necesaria disciplina laboral y tecnológica, reafirmó Montes de Oca.

Para rehabilitar la infraestructura de producción y de servicios dañada por el huracán Irma en la industria azucarera de otras provincias, afiliados de ese sindicato ofrecen su aporte solidario en respuesta al llamamiento de la Central de Trabajadores de Cuba con relación al evento hidrometeorológico.(ACN)

¿Qué recursos financieros puede usar el Estado para la recuperación?




Cuando ocurre un desastre natural como el que Cuba acaba de sufrir con el paso del huracán Irma, el Estado debe movilizar recursos financieros que le permitan sufragar las cuantiosas pérdidas que se producen.

Varias son las vías que permiten enfrentar los gastos de la fase recuperativa, de acuerdo con la Ley del Presupuesto del Estado, y otros mecanismos financieros existentes.

En el presente ejercicio fiscal de 2017, por ejemplo, el presupuesto estatal contempla una reserva para gastos corrientes y de capital de 200 millones de pesos, los cuales están a disposición del Ministerio de Finanzas y Precios, así como los consejos de Administración de las asambleas provinciales del Poder Popular, para sufragar gastos que no hayan podido preverse, como es ahora el caso.

Otra fuente de recursos la constituye la reserva para subsidios a personas naturales por acciones constructivas en sus viviendas, la cual tendrá como destino prioritario a las familias damnificadas, según explicó durante su visita a provincias afectadas la ministra de Finanzas y Precios, Lina Pedraza.

Es importante precisar que esta reserva en el presupuesto central se planifica sobre la base del 8.5 % del importe recaudado por concepto de impuesto sobre las ventas de materiales de la construcción a precios liberados.

De los ingresos que se captan por este tributo, el 51.5 % se destina a estos subsidios de acuerdo con las decisiones de los gobiernos provinciales, mientras que el monto restante también financia gastos de los presupuestos locales.

Para que se tenga una idea del monto de tales fondos, baste decir que según el informe de liquidación del Presupuesto del 2016, el pasado año se asignaron mil 365 millones de pesos para subsidiar la adquisición de materiales de construcción, en beneficio de más de 28 mil 500 familias.

Con independencia de estas fuentes específicas para paliar contingencias, el Presupuesto del Estado tiene también la posibilidad de ejecutar otras acciones como las transferencias corrientes y directas a los presupuestos locales, e incluso las reasignaciones o redistribución de cifras aprobadas y consignadas para diferentes destinos, dentro del marco de los límites de gastos establecidos por la ley.

No menos importante como otros mecanismos de financiamiento resultan los créditos bancarios, préstamos a los cuales pueden acudir tanto las personas como las entidades en función de recuperar inmuebles y capacidades productivas.

En el caso de las familias damnificadas, esta es una de las vías primarias y más expeditas —de acuerdo con las autoridades—, que se facilita como opción para adquirir diversos materiales y bienes, a partir de la evaluación que realizan los bancos sobre la solvencia económica de las personas beneficiadas.

También resulta una garantía en el caso de las producciones dañadas en la agricultura, la protección que representa el aseguramiento de bienes agrícolas, pecuarios y los patrimoniales agropecuarios, que están entre las principales líneas de productos de la Empresa del Seguros Nacionales (Esen).

Es preciso recordar que esta entidad prevé que en caso de ocurrencia de un siniestro —como ahora el huracán Irma— el asegurado debe avisar a la Aseguradora o al representante de la misma en su localidad, en un plazo de tres días hábiles, a los efectos de disminuir las afectaciones, prevenir daños mayores e iniciar el proceso de inspección y tasación.

Según precisa la Esen en su página web institucional, la aseguradora realizará de forma directa o a través de entidades de servicios auxiliares del seguro, la inspección de los daños y pérdidas en un plazo que no supere los 15 días naturales después de recibido el aviso de la pérdida.

El asegurado —establece la entidad— debe participar en la inspección y tasación de los perjuicios, firmando el acta correspondiente.

La indemnización que realiza la Esen deberá efectuarse en un plazo no mayor de treinta días naturales, contados a partir de la fecha en que obre en su poder toda la información necesaria para el ajuste de la pérdida.

( Tomado de Trabajadores)

Potencian construcción de minindustrias en Cienfuegos


Por Roberto Alfonso Lara -14 Septiembre, 2017


El complejo de minindustrias en Ceballos, Ciego de Ávila, abastece de varios productos a los mercados en Cienfuegos. / Foto: Tomada de IPS

La reciente inauguración de la minindustria El Mango en el asentamiento de Constancia, del municipio de Abreus, es tan solo el primer paso hacia la consecución de medio centenar de instalaciones similares en Cienfuegos, al constituir esta una de las líneas prioritarias para el desarrollo integral-territorial que impulsa el Gobierno en la región centro sur de Cuba.

“Proponemos construir entre tres y seis cada año, de modo que en el periodo de un lustro la provincia disponga de alrededor de 20 minindustrias, con peso importante en el mercado local y en la sustitución de importaciones de los productos con destino al turismo”, apuntó Jesús Manuel Rey Novoa, coordinador del Grupo de Desarrollo Local.

Cienfuegos emprende la nueva experiencia con la constitución de otras dos plantas: una en la Cooperativa de Producción Agropecuaria (CPA) 26 de Julio, de Abreus, y la segunda asociada a la industria alimenticia del municipio de Lajas. Todas tienen la capacidad de procesar, fundamentalmente, frutas y vegetales, aunque la tecnología instalada—de procedencia alemana e italiana— se considera versátil y permite la producción de pastelería, frutos secos y deshidratados.

“Existe una demanda creciente en el mercado local y turístico del territorio, pero las producciones agrícolas carecen de capacidad de procesamiento, sostuvo Rey Nova. Hoy el turismo, por ejemplo, importa más del 50 por ciento de los alimentos que consume. Ahí tenemos una fuente de financiamiento para las minindustrias, cuyas elaboraciones se ofertarían también a nuestro pueblo en las unidades de venta minorista.

“Las tres mencionadas son las semillas para aprehender los procesos. Por vez primera nos enfrentaremos a la moderna tecnología y al posicionamiento de productos en el mercado. Ello exige licencia sanitaria, la constitución de una marca, así como un grupo de normas vinculadas a la gestión de la calidad y a la inocuidad de los alimentos”.

Desde hace varios años el país potencia la construcción de minindustrias en tanto soluciona el problema fundamental de la agricultura cubana, proveedora de productos primarios con muy bajo valor agregado. No obstante, asociadas al procesamiento de frutas y vegetales solo se registraban alrededor de 280 entidades.

Según Jesús Manuel Rey Novoa, coordinador del Grupo de Desarrollo Local en Cienfuegos, “la idea consiste en situar la industria lo más cerca posible del productor primario para establecer una cadena corta de suministros. El objetivo es conectarlo incluso con el mercado, lo cual implica disponer no solo del paquete tecnológico, sino también de la transportación”.

Como ventaja adicional al emprendimiento de las minindustrias en la provincia, el valor agregado sería parte de los ingresos del municipio, en función de contribuir a eliminar las notables desproporciones entre zonas rurales y urbanas a través de dinámicas económicas. Por otro lado, generan empleos con enfoque de género, abren nuevas oportunidades para jóvenes y profesionales y viabilizan la solución de vulnerabilidades sociales.

“El Mango, por ejemplo, representó una opción laboral para tecnólogos e ingenieros químicos vinculados anteriormente a la industria azucarera. Otro tanto supuso para la CPA 26 de Julio, donde se concibió la apertura de una casa de cuidados infantiles, pues varias mujeres allí alegaron no trabajar porque no tenían quien cuidara de sus hijos”, argumentó Rey Novoa.

En la actualidad se esbozan disímiles minindustrias en los municipios de Aguada, Palmira y Cienfuegos, algunas asociadas al tostón de plátano y al aprovechamiento de la producción cárnica. Tales diseños están incluidos dentro del programa de desarrollo local, que cuenta hasta la fecha con 33 proyectos aprobados.