Fidel


"Peor que los peligros del error son los peligros del silencio." Fidel Castro Ruz

miércoles, 31 de agosto de 2016

Llegadas de visitantes crecen en Julio 13.0 %. Acumulado + 11.8 % vs 2015

Importante que  los visitantes de Canadá detuvieran el retroceso que venían experimentando todos los meses y se creciera 1.9 % en relación al Julio del 2015.

Proceso inversionista: Camino empedrado de buenas intenciones



Arquitecto Alexander Machado García, director de Inversiones del Ministerio de Economía y Planificación. Foto: Reno Massola

Van a comprar más ómnibus y vagones para mejorar el transporte de pasajeros y de carga. En breve comienza la construcción de campos de golf. Está en terminación un hotel en la cayería norte de Villa Clara.

Esas y muchas más informaciones llegan al ciudadano común, quien no tiene por qué saber que tales afirmaciones forman parte de lo denominado en economía como proceso inversionista, indicador por excelencia para medir el nivel de desarrollo de cualquier país y que Cuba está obligada a llevar por una ruta eficiente y eficaz.

Cómo lo logrará y las estrategias para deshacerse del lastre en esa materia a tono con la actualización de su modelo económico son algunas de las variables que despejó para Trabajadores el arquitecto Alexander Machado García, director de Inversiones del Ministerio de Economía y Planificación (MEP), organismo rector de esta actividad.

Ante tanto por hacer, ¿cuál es la prioridad?

Con la puesta en vigor del Decreto 327 evolucionamos en la preparación de quienes intervienen en el proceso, sobre todo de los inversionistas, que adquieren más conocimientos acerca de las obligaciones inherentes a su condición, lo cual los coloca en mejor posición para erradicar errores tan criticados como la falta de integralidad, la espontaneidad, la improvisación y la superficialidad.

En paralelo aumentan la exigencia y el control en el cumplimiento de los planes de inversiones, con tendencia favorable, al pasar del 75 % en el 2011, a un estimado del 94 % en el 2015.

No podemos obviar que el salario influye. Muchos buenos técnicos y operarios optaron por formas de gestión no estatales y la dualidad monetaria los beneficia. Por eso se han hecho propuestas de soluciones para incentivar la fuerza laboral vinculada esencialmente a programas priorizados.

A la par se favorece la participación de trabajadores por cuenta propia y cooperativas no agropecuarias, que el año anterior concurrieron como constructores al 6 % de las obras, intervención que hoy crece hasta el 9 %, principalmente en actividades de mantenimiento. Además, se introduce la modalidad de contratistas extranjeros en la actual inversión en el puerto de Santiago de Cuba.

Pero antes que en la capacitación empezó a dedicarse dinero a saltar los límites en la capacidad constructiva impuestos por la obsolescencia tecnológica. En los últimos dos años el plan de la economía ha incluido la reposición e incremento de equipos, sobre todo no tecnológicos y también se potencian la industria de materiales de construcción y la del acero.

¿Qué otras deficiencias anidan en el complicado sistema que resulta el proceso inversionista?

Las deficiencias no pueden valorarse por separado y fueron muchas las que identificamos en el diagnóstico previo a la elaboración del decreto y sus regulaciones complementarias. Estas tienden a ordenar, aunque todas las cuestiones sujetas al funcionamiento dependen de otros factores.

No logramos que las fuentes para el reembolso de los créditos que empleamos se obtengan a partir de los recursos generados por las propias inversiones. Persisten la baja productividad, escasez de fuerzas constructoras y de calidad de las obras junto a la deficiente gestión de las importaciones y falta de exigencia de los inversionistas, quienes en demasía siguen elaborando mal los cronogramas, que a su vez incumplen los constructores.

¿Por qué se priorizan las inversiones hacia los sectores productivos y la infraestructura?

Hace una década se invirtió mucho en el sector social y en el último quinquenio ganó en transformaciones la estructura de las inversiones, lo que resulta estratégico para avanzar en la economía. Las de la rama productiva, los servicios y la infraestructura pasaron de poco más del 45 % en el 2009 al 70 % en el plan del actual año.

Sin embargo, este cambio no ha generado en corto plazo los beneficios necesarios para respaldar el desarrollo sostenible de la economía y la sociedad en general. Tal realidad implica que debe trabajarse con intencionalidad en la atracción de la inversión extranjera y el capital bancario internacional, que permitan la inyección de recursos financieros, tecnología, conocimiento y mercado externo.

¿Qué papel desempeña el MEP en un proceso cuyos resultados finales deben ser la mejor reproducción de cada peso invertido y el bienestar social?

El MEP identificó las afectaciones fundamentales de todas las etapas del proceso inversionista: preparación, ejecución y explotación, y para contrarrestar las consecuencias que sus errores ocasionaron al país en la última década, evaluamos en el 2013 la postinversión en los sectores agropecuario, industrial, la industria alimentaria y el turismo, lo cual repetimos este año.

El resultado en aquel momento en la muestra seleccionada fue que del 2002 al 2012 se perdieron 13 pesos por cada uno invertido por diferentes causas: haber hecho una fábrica para la que después faltó financiamiento con vistas a adquirir materia prima y acabamos comprando lo que previmos dejar de importar. O un hotel se terminó fuera de fecha y no empezó a ingresar a la economía en el tiempo previsto; o una inversión se sobregiró en el presupuesto inicial.

¿Cómo se imbrican las nuevas normativas referidas y la entrega de más facultades a las empresas?

La norma ayuda a conducir y a guiar el proceso inversionista. Las facultades de descentralización a la hora de invertir se instrumentan a partir de las metodologías para la elaboración del plan de la economía, que en los últimos años da potestades para que los directivos decidan respetando las condiciones financieras, materiales, energéticas. Eso sin duda se expresa en el crecimiento de lo ejecutado en inversiones en el último trienio.

Es loable que el real ejecutado en el 2015 fue el más alto desde que comenzó esta centuria. No obstante, estamos lejos de afirmar que este proceso funciona bien, pues sigue pasando que luego de concluidas no rinden según lo proyectado.

¿Qué necesita el proceso inversionista para asumir de una vez y por todas el papel de motor impulsor del desarrollo del país?

Partimos de que Cuba trabaja en la conclusión de un Plan de Desarrollo Estratégico hasta el 2030, cuyos ejes y sectores son prioridad en el proceso inversionista, por eso deben concentrarse los esfuerzos en agilizar la preparación de las inversiones en las ramas priorizadas, e involucrar a todos los implicados de forma integral.

Es preciso reorientar las inversiones del sector industrial hacia los objetivos que permitan la sustitución efectiva de importaciones y satisfacer las demandas internas en los bienes de mayor consumo.

Igualmente es imperioso solucionar los temas del financiamiento externo, gestionando y orientando hacia las prioridades, aquellos que permitan financiar las inversiones con su propio rendimiento. Además, debemos continuar las acciones para incentivar la atracción de inversión extranjera, por ejemplo, en la expansión de las infraestructuras y decidir, ante la situación actual, si se orienta hacia la recapitalización de la estructura existente o a dirigir los esfuerzos en línea con la organización económica y sustentable que requiere el país a mediano y largo plazos.

Esto va más allá de recuperar capacidades, pues depende de otros elementos que a corto y mediano plazos no cumplen todos los sectores, pero sí algunos claves como las industrias médicofarmacéutica de base biotecnológica y la energética.

El turismo va recuperando su planta hotelera, que pasó en el último cuatrienio de unas 15 mil habitaciones fuera de orden a poco más de 3 mil. Avanza la rama agroazucarera, en tanto las industrias eléctrica, de refinación, mineras, sideromecánica, ligera, química y del reciclaje intensifican las acciones de mantenimiento que inciden en el crecimiento de sus producciones sin necesidad de realizar procesos inversionistas de magnitud.



Gráfico: Cortesía del entrevistado

Algunas manifestaciones intangibles de la crisis venezolana.


LIC..Ismael Zuaznabar guarairarepano1@yahoo.es

     No todas las evaluaciones de la situación coyuntural y dinámica de una economía se pueden cuantificar y medir a través de indicadores como el PIB, ni por los factores  de su generación, distribución, cambio y consumo, ni por su  estructura  global, sectorial y ramal, ni tampoco por los niveles del presupuesto y su utilización en inversión o consumo, ni por datos de empleo de la fuerza de trabajo ni los volúmenes de deuda interna y externa nacional , contraída o pagada, ni tampoco por los indices de inflación ya que las crisis a los que mas afectan son a los hombres y su subjetividad individual y grupal, cuando mayorías sobreviven y unos pocos se enriquecen o multiplican sus riquezas y todo ello esta sucediendo en Venezuela de forma acelerada aunque oficialmente no se dan cifras de producción , abastecimiento , comercio exterior, productividad ni se hacen encuestas oficiales para saber los criterios de las gentes comunes sobre sus percepciones de la realidad económica actual.

       Por ello y dadas las limitadas  informaciones de la economía local, en medio de una realidad muy  difícil  resulta importante destacar aquellos elementos de difícil cuantificacion de esta crisis y sus efectos en la ciudadanía, sin importar su posición política y sin ponderar si son mayores o menores sus causales internas y externas , quedando para mas adelante el planteamiento de si la crisis política venezolana ,interna e internacional, es la causa esencial de la crisis económica o lo contrario, la crisis política se fundamenta en la situación de caída de los precios internacionales del petroleo  y la decreciente dinámica  de la economía local.

    A  seguir de forma sucinta varios elementos intangibles de la crisis venezolana actual.

1.Ausencia de un sistema homogéneo para la organización, administración y gestión de las empresas estatales, muchas de ellas regidas por Actas constitutivas , algunas de antes de 1999, con muy alta independencia en su gestión en ciertos casos y sistemas muy peculiares de comercialización por cuotas y regiones.

2. Efectos inflacionarios de las plantillas empresariales estatales infladas sin comparamos los resultados productivos con el numero de trabajadores lo que se ve desde PDVSA hasta las Empresas Básicas de Guayana. 

3. Crecimiento.acelerado de la economía informal en el comercio de alimentos que antes iban a la red formal, tanto de frutas y vegetales como de alimentos regulados.

4. Cambios del propio gobierno de los sistemas de control de la distribución de los productos esenciales en su red comercial y la privada y yuxtaposición de estos cuando por ejemplo alguien que recibe la bolsa de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción. CLAP,  también pueden comprar productos regulados, si los encuentran, tanto en la red estatal como privada los días que le toque por el terminal de cédula mas en los operativos del gobierno en ciertos sectores y esto no solo genera desigualdades de acceso a los productos básicos sino también excesos en ciertos sectores que pueden ser desviados  a la red informal.

5. El ausentismo oculto tras los permisos a empleados públicos y privados para buscar los productos regulados los días que les toca el terminal de cédula es alto y difícil de evaluar en su impacto económico ,pero existe este echo en altas proporciones en la presente coyuntura venezolana,  sin contar el tiempo social mente pedido para hacer cola para ver si llega algo o para comprar lo que llegó regulado.

6.La inflación que calcula el gobierno es sobre un conjunto muy limitado de productos , con los cuales solo se abastece una parte de la población cuando los precios del mercado informal son hasta cinco veces por encima de los precios regulados.

7. La clase media se descapitaliza y endeuda con sus tarjetas de créditos de forma acelerada y en sentido general decrece su nivel de vida y crecen aceleradamente sus costos de alimentación, al no estar mayoritariamente protegidos por los CLAP . 

8. La pérdida del valor  del bolívar complica las crecientes transacciones en efectivo,lo que ademas hace lentas las operaciones de bancos y comercios , ante un cono monetario inadecuado y los fines de semana es casi imposible encontrar efectivo para una parte importante de la población, prosperando los negocios privados que prestan este servicio cobrando el 10 por ciento de la operación como comisión.

9. La delincuencia contra las personas crece ante el incremento del costo de la vida pues el hampa común también la sufre y se da con mucha frecuencia la modalidad del robo a los ciudadanos tras salir de los centros de compras en procura de alimentos y productos regulados de amplia demanda local,

10.La coyuntura critica del país afecta sus relaciones económicas internacionales a pesar del puntual pago, hasta hoy, del servicio de la deuda externa, pues mas de un proyecto de PDVSA y la Nación se han visto minorados o paralizados pudiéndose destacar Petrocaribe y el suministro  de petroleo a Cuba .

Los autos eléctricos se impondrán más pronto de lo que se cree




Hy-Vee, una cadena de supermercados, instala estaciones de carga en todos sus nuevos locales. PHOTO: ACKERMAN + GRUBER PARA THE WALL STREET JOURNAL

Por CHRISTOPHER MIMS,WSJ

En 2015, aproximadamente uno de cada 150 autos vendidos en Estados Unidos tenía un conector eléctrico y una batería. No obstante, la adopción masiva de vehículos eléctricos se avecina y llegará mucho más pronto de lo que la mayoría de la gente cree.

Esto se debe en parte a que los autos eléctricos son como los aparatos electrónicos, en los que el cambio tecnológico es rápido.

Uno de estos grandes saltos se da en las baterías. Un vehículo eléctrico típico hoy en día cuesta US$30.000 y recorre, como mucho, unos 160 kilómetros con una carga. En un año, se podrá duplicar esa distancia con un poco de dinero más.

Tesla Motors Inc. es el líder de este cambio, prometiendo un vehículo Model 3 dirigido a las masas, con un precio de US$35.000 sin incentivos en EE.UU. y más de 320 kilómetros de autonomía. En comparación, el auto nuevo promedio en el país norteamericano se vende hoy en día por cerca de US$33.000.

No obstante, Tesla no es la única. Chevrolet lanzará su Bolt EV de US$37.500, que presume de una autonomía de más de 320 kilómetros con una carga, lo cual parece ser la nueva meta para eliminar la “ansiedad de distancia” entre los potenciales compradores de vehículos eléctricos, es decir, el temor de que un vehículo se quede sin carga en medio de la carretera.

Y ese es apenas el comienzo. Pasquale Romano, presidente ejecutivo de ChargePoint Inc., el mayor fabricante de estaciones de carga de autos eléctricos del mundo, dice que está trabajando y en negociaciones con la mayoría de las grandes automotrices del mundo. “Hemos visto sus planes internos para electrificar todo”, dice.

A corto plazo, muchos de estos autos serán híbridos, con motores eléctricos y a gasolina. Tiene sentido contarlos junto a los eléctricos debido a que la mayoría de los modelos nuevos tienen suficiente carga como para llevar al estadounidense promedio a su trabajo y de regreso a casa sin usar gasolina.

Steve Majoros, director de marketing de Chevrolet, unidad de General Motors Co., dice que 90% de los viajes y 65% de los kilómetros conducidos en su híbrido Volt son en el modo eléctrico. El Volt puede recorrer 85 kilómetros con una carga.

Cada híbrido es, para efectos prácticos, un auto eléctrico que lleva un “extensor de autonomía”, por si acaso. Estos ayudarán a electrificar una buena cantidad de los kilómetros que recorren los conductores. También facilitarán la adopción de los vehículos eléctricos por parte de los consumidores, al ayudar a superar cualquier temor respecto a quedarse varados.


El Chevrolet Bolt EV costará US$37.500 en EE.UU. y tendrá una autonomía de más de 320 kilómetros. PHOTO:PAUL SANCYA/ASSOCIATED PRESS

La competencia entre los vehículos eléctricos y los híbridos será intensa, lo cual reducirá los precios. Volkswagen AG ha prometido fabricar como híbridos todos sus modelos disponibles para 2025. BMW AG ha dicho lo mismo. Hyundai Motor Co. promete ocho modelos híbridos para 2020, más dos vehículos completamente eléctricos. La renovación del híbrido Prius de Toyota Motor Corp, el cual tendrá el doble de autonomía, llegará antes de fin del año.

Otra tendencia que ayudará esa la proliferación de las estaciones de carga. ChargePoint dijo hace poco que tiene 30.000 estaciones en su red. En comparación, hay cerca de 90.000 estaciones de gasolina accesibles al público en EE.UU., dice Mike Fox, director ejecutivo de Gasoline & Automotive Services Dealers of America.

El número de estaciones de carga comerciales está creciendo rápidamente en parte porque son relativamente baratas, con un costo de entre US$3.000 y US$7.500 por puerto, dependiendo de si es una construcción nueva o una adaptación de una existente. Cuando están ligadas a un negocio, pueden atraer clientes y alentarlos a quedarse por más tiempo y gastar más.

Hy-Vee Inc., una cadena de 241 supermercados en ocho estados de EE.UU., instala estaciones de carga en todos sus locales nuevos. Tiene cuatro cargadores en cada una de 42 locales. Los tiempos de carga para los autos eléctricos varían ampliamente, dependiendo de la estación y el auto, pero usualmente toma entre 30 minutos y 1 hora obtener una carga decente. Convenientemente, es más o menos lo que alguien se demora en comer algo, dice John Brehm, director de planificación de locales de Hy-Vee.

Colocar estaciones de carga en los sitios de trabajo, donde los autos pasan mucho tiempo, sería algo poderoso. Cuando una empresa instala una estación de carga, sus empleados son 20 veces más propensos a comprar un vehículo con conexión eléctrica, según una encuesta del Departamento de Energía de EE.UU.

De todas formas, los conductores no se cambiarán a los vehículos eléctricos tan rápidamente como los consumidores adoptaron los teléfonos inteligentes. El estadounidense promedio mantiene su auto por 11 años. Sin embargo, cuando la mayoría de la gente esté lista para comprar otro auto habrá una gama de vehículos eléctricos disponibles a precios comparables a los de gasolina. Y eso no tiene en cuenta los ahorros proyectados en combustible o mantenimiento, ya que los vehículos eléctricos tienen muchas menos partes móviles.

Esa es la naturaleza de los giros tecnológicos que causan “disrupción”, en los que parece que nada está cambiando hasta que parece que todo está cambiando a la vez. Los vehículos eléctricos han pedido pista desde hace rato, pero ahora representan una amenaza tan clara y cercana al motor de gasolina que Fox, de la asociación de estaciones de servicio, recomienda ahora que los miembros que firman contratos a largo plazo por estaciones de combustible incluyan una opción de renegociar si más de 10% de la flota de un estado se convierte a vehículos eléctricos.

Si Tesla cumple sus promesas actuales con el Model 3, dice Fox, “los vehículos a gasolina serán historia”.

Los verdaderos dueños de EE.UU.: los diez mayores terratenientes estadounidenses

Publicado: 31 ago 2016 10:16 GMT


Juntos estos empresarios, multimillonarios y filántropos poseen un total de 5,5 millones de hectáreas de tierras, lo que supera el área de algunos estados de EE.UU.

Imagen IlustrativaMax WhittakerReuters

Los mayores terratenientes privados de EE.UU. son empresarios, multimillonarios y filántropos que juntos poseen un total de 5,5 millones de hectáreas de tierras, o 55 millones de kilómetros cuadrados, un área que supera la extensión de algunos estados de EE.UU., escribe la experta Yulia Gúschina en un artículo para el portal Lenta.ru.

Algunos de ellos buscan obtener beneficios, a otros les preocupa el destino del planeta y el medio ambiente, y algunos adquieren terrenos guiados por otros motivos, apunta la autora del artículo. 

10. La familia Pingree

Superficie total de sus tierras: 336.000 hectáreas

En 1841, el fundador de la dinastía Pingree, el comerciante David Pingree, comenzó a adquirir tierras forestales en el estado de Maine. Siete generaciones después, la familia posee ya 336.000 hectáreas, principalmente en los estados de Maine y New Hampshire.

La analista destaca que, a diferencia de muchos propietarios de tierras, la familia Pingree siempre ha respetado el medio ambiente, y actualmente tres cuartas partes de las tierras que poseen tienen el estatus de áreas protegidas donde se mantiene el hábitat natural de los animales salvajes.

9. Stan Kroenke

Superficie total de sus tierras: 343.000 hectáreas

El magnate estadounidense Stan Kroenke es el fundador de Kroenke Group, una empresa de desarrollo inmobiliario que ha construido numerosos centros comerciales y edificios de apartamentos. Además, es dueño de varios equipos deportivos, como el Arsenal FC británico.

Kroenke destina una parte significativa de su fortuna a la adquisición de tierras, cuya superficie total en Arizona, Montana y Wyoming es 4,5 veces superior al área de Nueva York.

8. La familia King

Superficie total de sus tierras: 369.000 hectáreas

La dinastía fundada por el emprendedor Richard King posee una vasta área en el sur de Texas desde hace más de 150 años. Hoy en día, su rancho King Ranch es el más grande de Texas. En 1961, el rancho recibió el estatus de monumento histórico nacional.
El rancho King Ranch.Flickr / Anne McCormack

Las tierras de la familia King están abiertas al público, tanto a los turistas como a los agricultores que quieren aprender a cultivar con métodos modernos y seguros para el medio ambiente. Además, el territorio es tan vasto y rico que permite a los propietarios producir petróleo y gas.

7. La familia Singleton

Superficie total de sus tierras: 450.000 hectáreas 

Henry Earl Singleton era un miembro de la Academia Nacional de Ciencias de EE.UU., así como uno de los fundadores y presidente del importante grupo de electrónica Teledyne, Inc. A mediados de la década de 1980, Singleton empezó a invertir en tierras y adquirir ranchos en Nuevo México y California. En 14 años, el empresario compró 28 ranchos y se convirtió en uno de los mayores terratenientes de EE.UU. y del mundo. Después de su muerte, los ranchos fueron heredados por sus cinco hijos.

La familia Singleton. Flickr / NEW MEXICO OFFICE OF ARCH

Uno de los terrenos de la familia Singleton se encuentra en la zona histórica de Nuevo México, al sur de la ciudad de Santa Fe. Allí se llevan a cabo excavaciones arqueológicas y los propios Singleton colaboran con los historiadores para preservar el patrimonio cultural de la región. 

6. La familia Irving

Superficie total de sus tierras: 485.000 hectáreas 

La familia Irving, fundada por el importante empresario canadiense Kenneth Colin Irving, posee además de 485.000 hectáreas de tierras en EE.UU., más de 800.000 hectáreas en Canadá. Son los principales propietarios de tierras en el estado de Maine, y están entre los mayores propietarios de tierras del mundo.

Recipientes de almacenamiento y la refinería Irving Oil en Saint John, New Brunswick (Canadá).Devaan IngrahamReuters

A diferencia de otros integrantes de esta lista que están comprometidos con la protección del medio ambiente, la familia Irving ha sido criticada en varias ocasiones por ecologistas y conservacionistas.

5. La familia Reed 

Superficie total de sus tierras: 565.000 hectáreas 

La familia Reed, que está entre las 150 familias más ricas de EE.UU., se dedica a los productos forestales y tiene en su propiedad tierras y bosques en los estados de Washington, Oregón y California. 

Según señala Gúschina, la empresa de los Reed, Green Diamond Resource Company, cumple con todas las normas ambientales y "podría servir de ejemplo para otras empresas de la industria forestal". Por ejemplo, en el ciclo de producción de la empresa solo se utiliza un 2% de la tierra disponible cada año, donde posteriormente se plantan nuevos árboles para evitar que se interrumpa el ciclo de crecimiento de los bosques.

4. Brad Kelley

Superficie total de sus tierras: 670.000 hectáreas

El importante magnate del tabaco Brad Kelly posee una gran cantidad de tierras en los estados de Nuevo México, Texas, Wyoming y Colorado. El multimillonario no gestiona los ranchos, sino que solo invierte en su compra, mientras los anteriores propietarios continúan trabajando en la tierra como arrendatarios.

3. La familia Emmerson Una de las aficiones de Brad Kelly es el desarrollo de nuevas razas de ganado y la cría de especies raras de animales. En una de sus granjas se crían búfalos enanos, antílopes y toros salvajes, así como tapires, hipopótamos y rinocerontes.

Superficie total de sus tierras: 770.000 hectáreas

La familia Emerson posee tierras y bosques en California que se expanden con cada año que pasa: solo en 2015, su superficie total aumentó en 22.000 hectáreas. El empresario Archie Emerson es el mayor propietario privado de ese estado.

La empresa de la familia, Sierra Pacific Industries, es el segundo mayor productor de madera de EE.UU. La compañía también se preocupa por el medio ambiente: cada año, los agricultores cultivan solo un poco más del 1% de las tierras de los Emerson y plantan árboles nuevos en lugar de los cortados.

Los bosques de la familia Emerson son de propiedad privada, pero están abiertos al público. Allí está permitido realizar actividades de pesca, senderismo y ciclismo, pero se prohíbe coger flores, setas y bayas, así como acampar y encender hogueras.

2. Ted Turner

Superficie total de sus tierras: 809.000 hectáreas

El fundador de la CNN, Ted Turner, es uno de los mayores propietarios de tierras de EE.UU. Su lugar favorito, donde pasa mucho tiempo, es el rancho Vermejo Park.

El rancho Vermejo Park.Flickr / J. N. STUART

Recientemente, Turner lanzó un nuevo negocio de ecoturismo y ha abierto al público Vermejo Park y otros tres ranchos donde se puede pescar, montar en bicicleta, hacer senderismo, safaris fotográficos, entre otras actividades. Asimismo, el multimillonario está planeando convertir su propiedad privada en un parque nacional, pero más íntimo y confortable que, por ejemplo, el Yellowstone. 

1. John Malone

Superficie total de sus tierras: 890.000 hectáreas

El mayor propietario de tierras de EE.UU. es John Malone, el fundador de Liberty Media Corporation y una de las 100 personas más ricas del mundo, quien posee ranchos en Wyoming, Nuevo México y Colorado, así como bosques en Maine.
El rancho Bell Ranch.Todd KorolReuters

Los territorios propiedad de Malone son 150 veces mayores que Manhattan y tres veces más grandes que Rhode Island, un estado con una población de un millón de personas, mientras que las tierras del multimillonario en Maine representan más del 5% de la superficie de este estado.