Fidel


"Peor que los peligros del error son los peligros del silencio." Fidel Castro Ruz

viernes, 22 de noviembre de 2019

Cuatro formas en que la ansiedad afecta a tu día a día en el trabajo


Imagen: REUTERS/Stefan Wermuth
EL PAÍS
22 nov 2019
M. Victoria S. Nadal,

Es habitual encontrar a trabajadores que tienen síntomas de ansiedad con los que conviven día a día. Esto aumenta su reactividad y les genera temores infundados que antes no tenían.

Tener ansiedad es un problema habitual de salud mental que afecta a todos los ámbitos de la vida, también a la capacidad de trabajo y la productividad. Según la OMS, más de 260 millones de personas tienen trastornos de ansiedad en todo el mundo y se estima que, junto a la depresión, este desorden afecta tanto a los empleados que supone mil millones de pérdidas en productividad cada año. Aunque en muchas ocasiones la ansiedad puede llegar a ser incapacitante, también es habitual encontrar a trabajadores que tienen síntomas con los que conviven día a día. En esos casos, y aunque se aprenda a vivir con este trastorno, hay ciertas situaciones laborales que pueden afectarles aumentando su reactividad o generando en ellos temores infundados que antes no tenían.

Evitar situaciones que provocan la ansiedad

En general, la ansiedad en el trabajo tiene que ver con un desequilibro entre las tareas que tenemos que llevar a cabo y los recursos que creemos tener: sentimos que nos piden demasiado y que no disponemos de recursos suficientes para hacerle frente. Esto genera una serie de reacciones que perjudican el desempeño de los trabajadores. La psicóloga clínica Alice Boyes se pone de ejemplo y explica en HBR algunas de las formas en que la ansiedad puede causar problemas en el trabajo. Una situación habitual es evitar circunstancias concretas que pueden afectar a la imagen que das a la compañía. Por ejemplo, si los entornos desconocidos te provocan intranquilidad o si tienes miedo a volar, es posible que evites los viajes de trabajo. "Solemos evitar las situaciones que nos provocan ansiedad y luego nos sentimos mal por haberlo hecho", explica Alice Boyes. Esto puede hacer que des la impresión de ser poco organizado o alguien en quien no siempre se puede confiar.

Lo predecible es contrario a la innovación

Una de las necesidades más comunes entre las personas que tienen ansiedad es la de control: sentir que pueden manejar la situación y anticiparse les ayuda a sentir menos preocupación e intranquilidad. Por eso, cuando les proponen una idea inesperada su primera reacción suele ser negativa. "Valoran las sorpresas con miedo en lugar de con alegría", explica la psicóloga laboral Elisa Sánchez. Si tu primer pensamiento ante las ideas nuevas suele ser considerar los riesgos y los motivos por los que no va a funcionar, puede resultar molesto para el resto de compañeros e incluso para la capacidad de innovación del departamento o la compañía. "Esto está relacionado con la resistencia al cambio", explica Sánchez. "Quedarse en un entorno conocido, aunque sea desagradable, les genera más tranquilidad que los cambios que no pueden controlar". Perciben muchas amenazas en lo nuevo y pocos recursos para hacerles frente.

De la misma forma en que se sienten temerosos cuando les proponen un cambio, también rechazan proponerlos, aunque puedan mejorar las situación. No se atreven a exponer una idea por miedo a no hacerlo bien, a que los compañeros la rechacen o a que le pongan alguna pega. "Puede llevar a situaciones de falta de iniciativa o de creatividad", explica Sánchez. También afecta a la toma de decisiones: "a veces hay una parálisis por análisis o por el miedo a tomar decisiones equivocadas y que los demás puedan criticarlos". Optan por mantener un perfil bajo. Y añade que Daniel Goleman lo cuenta en su libro sobre inteligencia emocional: "hay personas con esta falta de asertividad generada por la inseguridad de la ansiedad que, ante un error que está cometiendo otra persona no lo dicen por evitar el conflicto".


Imagen: REUTERS/Ints Kalnins
Afecta a las relaciones laborales

Las relaciones personales con los compañeros también se ven afectadas por la ansiedad diaria de los trabajadores. Si tienes estos síntomas es posible que tiendas a malinterpretar la imagen que tus compañeros tienen de ti. Por inercia, las personas que tienen ansiedad suelen ponerse en lo peor cuando una situación es ambigua. Esto provoca que si un compañero no se esfuerza en pasar tiempo contigo o es frío, probablemente llegues a la conclusión de que no le caes bien, aunque no haya motivos evidentes para pensarlo. "Como te sientes excluido, evitas a tu compañero; pero entonces él puede llegar a la conclusión de que es él quien no te gusta ti", explica Boyes.

A la hora de recibir feedback, la cosa se pone aún más tensa, sobre todo cuando no es tan bueno como esperaban o cuando puede resultar ambiguo (una vez más, tienden a interpretarlo de forma catastrofista). Las críticas son demasiado personales para ellos, incluso aunque solo tengan que ver con sus tareas laborales. "Es importante diferenciar entre una crítica a lo que haces y a una a lo que eres (tu personalidad o tu valía)", explica Sánchez. "Las personas con ansiedad tienden a centrarse más en buscar culpables que en buscar las causas y soluciones de lo que han hecho mal". "A mí me funcionó recibir críticas de alguien de confianza, recibirlas por email (para tener tiempo de digerirlas antes de reaccionar) u obtenerlas cuando las pido o me han avisado (para sentir que tengo más capacidad de control sobre ellas)", cuenta Boyes.

La importancia de promover la salud mental

En cualquier caso, los trastornos emocionales y mentales afectan directamente al trabajo individual y de grupo y al desempeño de la compañía. La promoción de la salud mental en el lugar de trabajo y el apoyo a las personas que sufren trastornos psiquiátricos hace más probable la reducción del absentismo laboral, el aumento de la productividad y la obtención de beneficios económicos que conllevan estos efectos, según explica la OMS en un informe de 2017 sobre salud mental en el trabajo. Los esfuerzos que las empresas hacen por crear un entorno laboral saludable y donde los empleados se sientan comprendidos y realizados tienen su recompensa: en un estudio reciente dirigido por la OMS se estimó que por cada dólar invertido en ampliar el tratamiento de los trastornos mentales más habituales se obtuvieron cuatro dólares en mejora de la salud y la productividad.

Por qué los Nobel de Economía Esther Duflo y Abhijit Banerjee creen que los economistas se equivocan

Szu Ping Chan BBC News
Esther Duflo y Abhijit BanerjeeDerechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionEsther Duflo es la segunda mujer que recibe el Nobel de Economía y la ganadora más joven de la historia.
La confianza que la gente tiene en los economistas, tras años turbulentos en esta área, es apenas superior a la que tienen en los políticos.
A menudo se les califica de "distantes", "inexplicables" y "elitistas".
"Los economistas siempre dicen por un lado esto, pero por el otro, todo lo contrario", apunta Esther Duflo, profesora de economía del desarrollo y disminución de la pobreza en el Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT, por sus siglas en inglés).
"Esa es la razón de que la gente siempre esté buscando un economista de 'solo un lado'", bromea, citando el reputado comentario del expresidente de Estados Unidos Harry Truman.
Pero Duflo y su esposo y colega del MIT, el profesor Abhijit Banerjee, que recientemente ganaron el premio Nobel de Economía junto con el profesor Michael Kremer de Harvard, ciertamente ponen las cosas claras en un nuevo libro que ataca algunos de los mitos más preciados de los economistas.
Hombre en un laberintoDerechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionLa teoría convencional habla del "hombre económico", el que toma decisiones razonables y perfectamente informadas, pero la realidad es muy diferente.
En el libro Good Economics for Hard Times ("Buena economía para tiempos duros", en traducción libre), los profesores Duflo y Banerjee abordan algunos de los mayores desafíos del siglo XXI y argumentan que los economistas son más importantes que nunca en el mundo polarizado de hoy.

¿Qué motiva a la gente?

La teoría económica convencional no se centra en lo que realmente le importa a la gente, dicen.
El dinero es importante, pero en realidad la gente está más preocupada por los "objetivos, la pertenencia y la dignidad" que por ganar unos dólares adicionales, incluso cuando los tiempos son difíciles.
Estas tres características tienen un valor para la gente que a menudo los economistas olvidan a la hora de hacer sus modelos.
Este es un "gran punto ciego de la economía", dice Duflo en una conversación con la BBC.
Los economistas, explica, a menudo asumen que la gente responde de manera contundente a los incentivos financieros.
La economía convencional sostiene que "si estás trabajando en una fábrica de ropa en una pequeña ciudad de Estados Unidos y ese trabajo desaparece debido a la competencia de China, empacarás, te mudarás a kilómetros de distancia y tomarás un trabajo vendiendo ropa nueva en una tienda", explica.
Estadounidenses desempleadosDerechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionEstadounidenses desempleados hacen cola para hablar con posibles empleadores en una feria, pero la gente está menos dispuesta a mudarse de lo que muchos economistas creen
Y no se trata solo de economistas.
Otro estudio entre 10.000 estadounidenses realizado por el equipo de Duflo y Banerjee reveló que el 62% de los encuestados piensa que los desempleados deberían mudarse si es necesario para encontrar trabajo, incluso aunque el nuevo puesto esté a 300 kilómetros de distancia.
Sin embargo, cuando a los encuestados se les preguntó si ellos se mudarían para empezar un nuevo trabajo, quienes respondieron que sí fueron el 52%.
De los que estaban desempleados, solo un tercio contestó que estarían dispuestos a cambiar su lugar de residencia.
En realidad, son pocos los que se mudan en busca de empleo.
El dinero juega un papel: la mudanza puede ser demasiado costosa o cualquier aumento de sueldo podría verse erosionado por los altos costos de vida, dice Duflo.
Y la movilidad de los estadounidenses ciertamente está disminuyendo.

Apego a la ciudad natal

En 1985, las cifras del censo mostraron que casi el 20% de los estadounidenses se habían mudado de casa en los 12 meses anteriores, pero para 2018, esta cifra se había reducido a más de la mitad.
Pero hay razones más convincentes para no mudarse, dice ella.
ManhattanDerechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionAproximadamente el 50% de los estadounidenses vive don de nació.
Un estudio de la Reserva Federal de Nueva York muestra que aproximadamente la mitad de los estadounidenses siguen apegados al lugar donde crecieron.
Este grupo "arraigado" es desproporcionadamente blanco, mayor, casado y vive en zonas rurales.
"Cuando llegan malas noticias en forma de una mayor competencia desde el exterior, en lugar de aceptarlo y recolocar los recursos para darles el mejor uso posible, hay una tendencia a mirar hacia otro lado y esperar que el problema desaparezca por sí solo", escriben los profesores Duflo y Banerjee.
"Los trabajadores son despedidos, los jubilados no son reemplazados y los salarios comienzan a descender. Los dueños de negocios ven menguar sus ganancias, los préstamos se renegocian, se hace de todo para preservar lo más posible el statu quo".

¿Es mejor más comercio?

La idea de que más flujos comerciales son buenos está "profundamente arraigada" en muchos economistas, dice Duflo.
Gran Depresión de 1929Derechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionLos economistas dicen que los aranceles exacerbaron la Gran Depresión de los años 30.
Por ejemplo, cuando Estados Unidos impuso miles de aranceles a los bienes en la década de 1930, más de 1.000 economistas escribieron al presidente Hoover pidiéndole que vetara el proyecto de ley.
Incluso hoy la amenaza de los aranceles hace tambalear los mercados bursátiles.
Sin embargo, la premio Nobel cita una investigación de los académicos del MIT Arnaud Costinot y Andrés Rodríguez-Clare que muestra que las ganancias de los flujos comerciales de EE.UU. suponen alrededor del 2,5% del producto interno bruto (PIB).
"Esto realmente no es mucho", dice ella.
"La verdad es que si Estados Unidos dejara de comerciar con otros países sería más pobre. Pero no mucho más pobre".
Barco de mercancíasDerechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionLos economistas siguen debatiendo cuán beneficioso es el comercio para la economía estadounidense.
Pero no todos están de acuerdo.
Douglas Irwin, profesor de Economía en el Dartmouth College, dice que lo que gana Estados Unidos por comerciar con otros países en la investigación de Costinot oscilan entre el 1,8% y el 10,3% del PIB.
"Una cifra como el 10% no es nada trivial", dice el profesor Irwin.
"Diría que la experiencia histórica ha demostrado que las reformas comerciales en los países en desarrollo han mejorado su desempeño económico y han resultado en una reducción significativa de la pobreza", añade Irwin.
La profesora Duflo dice que mientras que países como China se han beneficiado enormemente del comercio, los resultados en otros lugares es variado.
Trabajadora chinaDerechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionLas economías de escala de China dificultan la competencia de los países más pequeños.
China se ha forjado una reputación como país que puede fabricar de manera barata, rápida y fiable.
Esto dificulta la competencia de países más pequeños como Etiopía o Egipto, incluso pese a que el nivel de vida de los chinos sigue aumentando.

¿Impuestos más altos o más bajos?

Muchos políticos se comprometen a poner en marcha sistemas impositivos "más justos".
A menudo esto hace referencia a que los ricos paguen más impuestos.
Duflo dice que solo gravar más a los ricos no necesariamente generará ingresos adicionales.
"Por ejemplo, si los impuestos sobre las personas que ganan más de US$500.000 al año son muy altos, en primer lugar las compañías no sentirán la necesidad de pagarles esos salarios tan altos, porque de todos modos simplemente irían a las arcas del Tesoro".
Pero recortar impuestos tampoco es la respuesta.
Labour leader Jeremy CorbynDerechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionJeremy Corbyn concurre a las elecciones proponiendo subir los impuestos a los que más ganan.
En su libro, los profesores Duflo y Banerjee citan un ejemplo de EE.UU. cuando los líderes republicanos en Kansas aprobaron profundos recortes de impuestos en 2012 con la esperanza de que esto impulsara la economía.
Sucedió lo contrario.
El estado se quedó sin suficiente dinero para pagar los servicios públicos y los funcionarios se vieron obligados a reducir la semana escolar a solo cuatro días.
Duflo dice que las tasas impositivas más altas deben ir acompañadas de mejores servicios o ayuda específica para quienes más lo necesitan.
"Los encargados de formular políticas deben analizar las que ayudarán a la persona que ha perdido su trabajo en una fábrica porque fueron reemplazados por robots o porque el artículo ahora se fabrica en China", afirma.
"A menos que tengamos una respuesta exitosa a esta cuestión, simplemente cobrar impuestos a los ricos no va a ayudar porque no hará que quienes perdieron su trabajo estén menos enfadados".

ESTAREMOS HACIENDO EXACTAMENTE LO QUE TRUMP ESPERA DE NOSOTROS?


POR JORGE RICARDO MACHADO 

NOVIEMBRE 22, 2019/ LA HABANA, CUBA/ EDICION 1289/ ISSN en proceso 

Editor: Abelardo G. Mena Chicuri Contacto: menaabelardo@gmail.com


Lo que aprobemos en este congreso no puede sufrir la misma suerte que los acuerdos de los congresos anteriores, casi todos olvidados sin haberse cumplido (Raúl Castro, 6to.Congreso del PCC)

SE MEDITA SOBRE EL RIESGO DEL CRECIMIENTO DESCONTROLADO DE LAS ELITES. LA HABILIDAD DE LOS SERVICIOS DE INTELIGENCIA IMPERIALES PARA MANIPULAR A LA DIRECCIÓN SOCIALISTA Y LA POSIBILIDAD DE QUE PARTE DE LA BUROCRACIA CUBANA ADOPTE INCONSCIENTEMENTE LA AGENDA CONSERVADORA INDUCIDA POR TRUMP.


Todavía no sabemos todo acerca de las causas de la caída del campo socialista, en especial de la Unión Soviética. Queda mucho por investigar. Pienso que para Cuba este es un asunto esencial para curarnos en salud.

En 2018, la Editorial Ciencias Sociales publicó dos importantísimos textos sobre el tema, ambos escritos por científicos provenientes de nuestra intelectualidad militar. Uno “La geopolítica de la posguerra fría en Asia Central” tiene como autor al oficial de nuestra fuerza aérea Oscar Villar Barroso, profesor titular y doctor en Ciencias Históricas. De este texto se derivan los comentarios de la primera parte del artículo.

El segundo es “¿Errores o traición? El desplome de un modelo de Socialismo”, cuyo autor es profesor titular Dr en Ciencias Psicológicas y teniente coronel Leonel Gorrín Mérida, al que dedicaré también algunos comentarios.

Una interesante particularidad de la investigación del doctor Villar es la descripción de algunos microprocesos generados dentro de la misma sociedad soviética que actuaron como células malignas y que terminaron por hacer metástasis en todo su cuerpo social. De numerosas lecturas dentro de esa temática no había encontrado una valoración tan detallada y perspicaz como esa.

Villar considera que el largo proceso de descomposición interna se inició unos 40 años antes e involucró a varios sectores de la dirección del país que actuaron como un caballo de Troya en el seno del socialismo soviético. Fue una colusión fatídica entre la burocracia estato–partidista, los órganos de la seguridad y el capital extranjero (1). Una y muy clara es la invariante del derrumbe: comenzó desde adentro y en las altas esferas. Es sorprendente como el Che en su primera visita a la URRS se percató de ello y dejó constancia en los recientemente editados CUADERNOS DE PRAGA, publicados en Cuba con otro nombre.

El punto de origen del proceso según Villar se produjo-y aquí viene lo singular- cuando se inició en gran escala la venta de volúmenes de petróleo y gas natural en el mercado mundial (2).

Surgimiento de las élites: imposible de evitar pero sí de controlar.

Añado por mi parte un par de observaciones sociológicas. Esta ciencia nos enseña que en toda sociedad, a manera de ley- se evidencia la tendencia a la reproducción de las élites de dirección y sus privilegios. Es un fenómeno inevitable a la modernidad (ver Max Weber), pero de lo que se trata-en el caso del socialismo- es si ellas pueden adquirir o no el capital intelectual y ético para desarrollar el país y garantizar su independencia. O lo contrario.

Por supuesto que tendrán privilegios, ello sólo puede ser compensado si generan capacidad para crear prosperidad y bienestar racional material y espiritual (incluído lo simbólico) a la mayoría o totalidad de los otros sectores sociales. Como es natural, sus miembros -como el común de los padres- “cuidan” de sus hijos, los cuales pocas veces heredan las virtudes de sus progenitores. No todos tienen la agudeza ni el coraje de reconocer las limitaciones de sus descendientes. Cuba no es una excepción y no podría serlo.

Repito que es una ley. Algunos de sus “niños” hacen inocentes incursiones devastadoras en las redes sociales haciendo ostentación de su nivel de vida y producen daños ideológicos de impacto directo. Sus padres deberían recibir actas de advertencia por un órgano especializado del partido, tal como hace la policía con personas de cierta peligrosidad. Algunos de ellos -sin dudas- clasifican sin duda en este grupo.

Se trata, en fin, si la alta dirección del país mantiene un monitoreo sobre el ritmo de crecimiento y esferas de influencia de esa élite y puede mantenerla dentro de ciertos márgenes de seguridad para impedir que sus intereses como grupo social prevalezcan por encima de los del país. Ya nos sucedió con algunos oficiales del MININT encartados en la causa 1 de principios de los 90 que se fueron del control de la alta dirección. Conocí algunos de ellos, excelentes personas antes de iniciar su proceso de degradación.  La confianza es buena pero el control es mejor.

No muchas personas logran resistir la influencia prolongada de los hoteles de cinco estrellas y el hábito de comer acompañado de buenos vinos. La historia del socialismo fracasado muestra que surgieron dos corrientes en el seno de la élite: una que conspiraba soterradamente por el regreso al capitalismo de forma disimulada, y otra desorientada que adoptaba inconscientemente el libreto inducido por los servicios especiales del imperio. Ambas se beneficiaban de un nivel de vida por encima de la población.

Se hacía realidad el viejo apotegma marxista: la gente piensa según vive.

La consigna que repite cada día nuestro presidente está muy bien seleccionada: PENSAR COMO PAÍS. No tiene nada de ingenua y él sabrá por qué la enarbola. La incapacidad de grupos de poder ya existentes dentro del sistema social, para percibir el interés de la nación como un todo (“las enormes fuerzas internas” que mencionara Fidel en su concepto de Revolución) es quizás la mayor amenaza para nuestro socialismo. Entre otras cosas porque tiende a generar corrupción de la buena y a colocarse por encima de la ley. Obviamente es factor esencial de la seguridad nacional y probablemente los miembros de esos grupos son ya objetivos de la inteligencia enemiga, en especial sus descendientes.

Como el imperio desarrolló su caja de herramientas ideológicas para convertir en zombie al gobierno soviético.

El texto del Dr. Leonel Gorrín Mérida es un emprendimiento académico de mayor empaque. Uno de sus logros más importantes es sin duda develar toda la estrategia de enfrentamiento del gobierno estadounidense para desestabilizar a la URRS, doblegar intelectual y moralmente al gobierno soviético que no estaba preparado para ese nivel de confrontación. No pocos de los recursos de esa “caja de herramientas” las están utilizando contra nosotros. Ambos textos deberían ser material de obligado estudio en las escuelas del partido y de cuadros del Estado.

Escojo, para comentar algunos párrafos del profesor Gorrín.

El autor identifica las principales líneas de ataque de la estrategia del imperio contra la Unión Soviética. Seleccionamos las siguientes: (pág 11)

-Inducirla a una demencial carrera armamentista que conllevara un desmesurado gasto militar así como el debilitamiento de la economía de los países socialistas. Así la obligaba a un refuerzo económico extra para apuntalar sus niveles de vida.

-Desarrollar una amplia guerra sicológica de intimidación y creación de incertidumbre en diferentes sectores sociales, así como errores de interpretación histórica (ahora en Cuba se difunde la idea del “exitoso capitalismo cubano” de antes de la revolución, nuestros medios hacen de la vista gorda y hacen muy poco al respecto)

-Coordinar acciones con sus aliados para no dar acceso a los soviéticos a tecnologías de punta. Suministrar desinformación en este terreno a fin de entorpecer su desarrollo económico. (décadas atrás la torpe e inculta dirección soviética había declarado que la Cibernética y otras ciencias del comportamiento: Sociología y Psicología Social eran “burguesas” y no había que estudiarlas.” El materialismo histórico es la sociología del marxismo” afirmaron.

Mientras, las élites capitalistas utilizaban estas ciencias con intensidad como eficientísimas armas en el combate ideológico, que terminaron por ganar. Ellos mismos afilaron cuchillo para su propio pescuezo. El caso más sonado de desinformación tecnológica fue el Dossier FAREWELL. Fidel le dedicó un extenso ensayo en una de sus reflexiones del 17 de septiembre de 2007. Por cierto, la colección de sus Reflexiones solo se puede encontrar en divisas. Se hizo una pequeña edición que circuló de manera restringida. Mientras nuestras librerías están repletas de libros que nadie compra.

En su artículo, Fidel narra como la CIA con ayuda de los franceses encriptaron con un virus un programa informático para gestionar la producción y distribución de la industria del petróleo. Hicieron pasar como “descuido” el programa a la dirección soviética, que cayó en la trampa. Al poco tiempo el virus se activó y ocasionó gravísimos daños al sector petrolero. De nuevo la ignorancia y el freno a la innovación y al desarrollo moderno de las empresas estatales operó como condición previa al desastre.

Otra sutil maniobra de engaño fue promover la imagen del presidente Reagan como un vaquero incompetente que no tenía sentido del límite. Un “loco” capaz de cualquier disparate, característica personal que se indujo deliberadamente tal como hacen ahora con Trump. Esto asustó a la dirección soviética, lo cual era el efecto deseado.

En realidad Reagan no era un mediocre.  Sus años como directivo del sindicato de actores –colectivo de personas difíciles- le permitieron desarrollar excepcionales habilidades como negociador, importante cualidad para la política práctica de la cual carecen numerosos funcionarios socialistas, que la estudia poco y mal. Esas técnicas basadas en la ciencia tienen importancia esencial en la medida que están asociadas a los estilos de influencia y la capacidad para interpretar y modificar el comportamiento de otras personas mediante una interacción constructiva.

La limitada aptitud negociadora es la causa de la incapacidad del sector retardatario de la burocracia cubana para el diálogo social, y su reticencia a crear espacios para el debate abierto –aunque sea bajo techo académico- con los científicos sociales comprometidos con la Revolución que hacemos algunas propuestas diferentes al pensamiento oficial en pos del desarrollo del socialismo cubano.

Insisten (a pesar de Raúl) en la idea de que unidad es unanimidad. Exigen sometimiento ideológico ciego a los docentes universitarios separando de las cátedras incluso a los de sentimientos socialistas, e intentan obligarlos a que respalden incondicionalmente hasta los disparates ministeriales capaces de desafiar abiertamente la lógica más elemental. Pretenden repetir el pernicioso error del socialismo europeo: creó primero una amplia intelectualidad con capacidad para pensar a la que luego obligó a callar o se atuvieran a las consecuencias. Seguramente esa es la razón porque muchos optan por marcharse del país.

Otro aspecto de mucho interés del texto del coronel Gorrín es la parte que dedica a examinar las prioridades de los servicios de inteligencia estadounidenses en su enfrentamiento al gobierno soviético. Y destaca dos:

1-el análisis para detectar los puntos débiles de la economía soviética y golpear sobre ellas y

2-el estudio de las características personales de los dirigentes soviéticos (incluían también los de sus aliados).

El objetivo era modelar sus posibles comportamientos ante determinadas situaciones. Añado por mi cuenta que a Gorbachov se lo hicieron en tempranas etapas, identificando su autosuficiencia y la dependencia intelectual de su insidiosa esposa.

Otro éxito importante logrado por la inteligencia norteamericana fue como indujeron a la dirección soviética a enrolarse en la fatídica guerra de Afganistán. Brzezinski, el asesor de Seguridad Nacional de Carter, en una entrevista en 1979 declaró: “ No presionamos a los rusos a intervenir pero incrementamos a propósito la probabilidad de que lo hicieran. Fue una idea excelente. Tuvo el efecto de atraer a los soviéticos a la trampa afgana …le escribí al presidente: ahora tenemos la oportunidad de darle a la Unión Soviética su Viet Nam”.

No se trata de sostener la tesis que fue la acción de los ideólogos de occidente la causa agente de la caída del sistema. Pero éstas no hubieran tenido efecto si en el seno de la sociedad soviética no se hubiera creado un caldo de cultivo propicio.

El libro de Gorrín, accesible en moneda nacional en las librerías, no tiene una sola página floja. Es un texto de estándar internacional y debemos felicitarnos porque nuestras fuerzas armadas sean capaces de producir dentro de su seno intelectuales de ese calibre. Ningún revolucionario consciente debe dejar de estudiarlo.

Dirigiendo por control remoto al socialismo.

Algunos historiadores han promovido “la teoría del arco” para interpretar los procesos históricos de confrontación entre partes contrapuestas. Según ella, en la medida en que las situaciones se hacen más tensas entre ellas, los extremos se tocan. Por ejemplo, si en el gobierno estadounidense se impone la corriente conservadora y reaccionaria hacia Cuba –como ahora-aquí también se fortalece una sección “semejante”. Rigidez y dureza; allá y rigidez y dureza aquí. La élite norteamericana sabe que la supervivencia de nuestro socialismo depende de cambios de profundidad en el modelo cubano: “cambiar todo lo que debe ser cambiado”.

Cuando en los congresos 6to y 7mo del PCC la dirección del país plasmó en documentos coherentes los lineamientos orientados a la liberación de las fuerzas productivas, la ampliación de los espacios para otras formas de propiedad en un estado socialista, los ideologos del imperio se mostraron alarmados: “Castro se nos escapa”.

Ellos saben que su carta de triunfo es inducir el freno a los cambios estimulando el desarrollo de la mentalidad conservadora. Les consta que eso condujo al fracaso al campo socialista. Los cambios se hicieron tardíamente, de manera improvisada, sin base científica y con acento chapucero. Lo contrario que en China y Vietnam. Así que les conviene inducir un guión de comportamiento conservador a la dirección cubana de manera activa; parece que al menos parcialmente lo están logrando.

La zona inmovilista de la dirección cubana ha realizado una lectura equivocada del derrumbe del socialismo europeo. Piensa que la causas estuvieron en las leyes que liberalizaron- de manera poco profesional- las fuerzas productivas de los emprendimientos privados y las cooperativas, entre otras. Sin embargo, la causa estuvo en la manera equivocada de hacer las leyes, que no estaban precedidas por estudios previos basados en las ciencias del comportamiento. Tal como se hizo aquí recientemente con el Decreto Ley de Cooperativas No agropecuarias, que las ha colocado en un cepo económico administrativo que conducirá a muchas de ellas al colapso 

Es cierto que en poco tiempo se han tomado importantes medidas económicas como el aumento salarial al sector presupuestado y la apertura de una cadena de tiendas con libre acceso al dólar. Ésta última un reconocimiento explícito de la desigualdad que es en alguna medida inevitable. Pero se les vende productos de alto consumo energético a contrapelo de la “coyuntura energética”.

¿Por qué no se ofertan paneles solares integrales, que asuman la carga energética de ese casi millón de cubanos de altos ingresos y se mata dos pájaros de un tiro? Se recuperan divisas y se alivia el consumo de electricidad, y nuestra dependencia energética externa.

Los pronósticos parecen ser positivos, pero creo que hay que esperar un tiempo para identificar bien sus efectos. Sin embargo, ninguna de las dos toca el nervio de la economía, se mantienen en el terreno de las relaciones de distribución y se evade hasta ahora las que son esenciales: la inteligente gestión de las formas de propiedad, área en que sigue manteniendo una actitud de extrema cautela en unos casos, y en otros abierta o disimulada hostilidad (Trabajo por cuenta propia y gestión cooperativa) en las que predominan criterios conservadores más afines a otras manifestaciones de “línea dura”.

Sé que repito aquí lo que todo el mundo sabe. Pero hay que hacerlo a riesgo de hacer llover sobre mojado. Posposición hasta las calendas griegas de importantes leyes de impacto económico como las de las PYMES, aplazamiento hasta el infinito de la autonomía de las empresas estatales. Que en mi opinión es por donde hay que empezar, impulsando la activación de las eficientes –aunque lamentablemente son las menos numerosas.

Es necesario reconocer que la mayoría de estas empresas están colapsadas y solo tiene sentido activar aquellas que sí están bien administradas (quizás un 40% según mis datos).

Al mismo tiempo acabar de abrirle espacios con mayor firmeza a la formas no estatales. Pero se vacila y se les tiene miedo, incluso cuando se comprueba que son más eficientes que las entidades estatales (en las CNA de la construcción que conozco no se pierde un saco de cemento ni una latica de arena)

No hay evidencias de que hayamos desarrollado un pensamiento estratégico que regule y armonice las diferentes formas de propiedad priorizando tácticamente las de mayor potencial de desarrollo a corto plazo. Sigue ausente una base conceptual con orientación de futuro más precisa, con sólidos fundamentos tácticos que dinamice el despliegue de las diferentes formas de propiedad sobre la base de un proceso secuencial lógico y eficiente que promueva prosperidad.

Hay que cuidarse de la excesiva desregulación de las formas de propiedad y con la misma dedicación evitar la excesiva regulación, que asfixia y debilita los emprendimientos fuera del Estado, que es lo que está sucediendo como tendencia. Es el famoso punto de equilibrio tan difícil de alcanzar para el temperamento cubano.

Con el pretexto de la agresividad del gobierno de Trump, el sector conservador aprovecha las circunstancias y engaveta los acuerdos de los dos últimos congresos del partido mellándoles el filo. Engaveta también la conceptualización del modelo, del que apenas ni se habla ni lo integra como debiera como parte esencial de nuestro sistema educativo, o de la formación continua de los militantes.

”No es el momento” es su argumento preferido. Pero no razona ni explica por qué. Mientras, presiona al sector realista de la dirección cubana y de manera inconsciente intenta dar las primeras paletadas para abrir la fosa del socialismo cubano y empujarlo a su tumba.

Notas:

1.”Podemos asegurar que en calidad de quinta columna contra la URSS, actuó entre la década de 1950 y el año 1991 un grupo de funcionarios del partido, del Estado, la KGB y la intelectualidad que con posterioridad se asociaron a los zares del mercado negro y la economía sumergida. Contaron con el apoyo y complicidad de sus contrapartes occidentales. Esto está documentado y forma parte de la visión que en el espacio postsoviético se tiene en la actualidad del fin del multinacional Estado”(pag. 31)

2) Es en este momento preciso que la dirigencia soviética se conformó un estamento, una fracción dentro de la nomenclatura estato-partidista que hizo coincidir sus intereses con los de la élite capitalista foránea y estableció con Occidente una suerte de enlace carnal, que surgió de los funcionarios que participaban directamente en la venta a Estados Unidos y Europa…(pag 30).                                                                              ………………