Fidel


"Peor que los peligros del error son los peligros del silencio." Fidel Castro Ruz

sábado, 7 de abril de 2018

La ley del valor de Marx: un debate entre David Harvey y Michael Roberts

Por Michael Roberts



Esta va a ser una publicación larga, así que tengan paciencia conmigo.Primero , tendrá que leer un documento (adjunto a continuación) del profesor David Harvey, luego una crítica a continuación, y finalmente una respuesta a mi crítica del profesor Harvey. Y entonces depende de ustedes, lectores, ver lo que piensan de él: ¿es esto como un debate religioso medieval sobre cuántos ángeles hay en la punta de un alfiler;o es un debate que lleva a algo que realmente vale la pena saber?

Para más información sobre la naturaleza de la ley del valor de Marx y su relación con las crisis, vea mi nuevo libro , Marx 200

La incomprensión de David Harvey de la ley del valor de Marx (Michael Roberts)

Recientemente, el profesor David Harvey (DH) envió un correo electrónico a varias personas, incluyéndome a mí, adjuntando un breve documento para discusión (véase el artículo de Harvey ). El documento describe la visión de DH de que la teoría del valor de Marx en las economías capitalistas ha sido mal interpretada.

En caso de que no lo sepa (difícil de creer), el profesor Harvey es probablemente el erudito marxista más eminente que existe hoy en día con una gran cantidad de libros, documentos y videos educativos a su nombre sobre la teoría económica marxista. El breve artículo que circulaba expresaba sucintamente su visión de la teoría del valor de Marx que recientemente ha descrito más ampliamente en su último libro, Marx, El capital y la locura de la razón económica . [yo]

En el documento, titulado El rechazo de Marx a la teoría del valor trabajo , DH argumenta que Marx no tenía en absoluto una 'teoría del valor trabajo'. Su teoría del valor era distintiva de la del economista clásico, David Ricardo. En cambio, según DH, Marx argumentó que el valor era un reflejo del trabajo incorporado en una mercancía que solo se crea / revela a cambio en el mercado. Como dice DH: "si no hay mercado, no hay valor" . Si esto es correcto, entonces es en la realización del valor expresado en dinero que surge el valor, no en el proceso de producción como tal.

DH continúa argumentando que si los salarios se reducen al mínimo o incluso a la nada, entonces no habrá mercado para los productos básicos y, por lo tanto, no habrá valor, y esta es la "raíz real de las crisis capitalistas". Y de ello se deduce que una política para que el capital evite las crisis sería "elevando los salarios para asegurar el" consumo racional "desde el punto de vista del capital y colonizando la vida cotidiana como un campo para el consumismo". Esta es la consecuencia de una visión correcta de la teoría del valor de Marx, según DH.

DH señala que esta interpretación de la teoría del valor "va más allá de lo que Ricardo tenía en mente e igualmente lejana de la concepción del valor generalmente atribuida a Marx". Ciertamente lo es. Pero DH está en lo cierto en su interpretación de la teoría del valor de Marx y, incluso si lo es, ¿tiene tal interpretación alguna validez empírica?Respondería ambas preguntas con: 'no', 'no', 'nein', para usar los tres idiomas más conocidos de Marx.

DH comienza diciendo que "se cree ampliamente que Marx adaptó la teoría laboral del valor de Ricardo como concepto fundador para sus estudios de la acumulación de capital" y "dado que la teoría del valor laboral ha sido desacreditada en general, a menudo se afirma con autoridad que las teorías de Marx son inútiles. " No está claro a quién DH se refiere aquí. Los economistas claramente burgueses de la corriente dominante consideran desacreditada la ley del valor de Marx. Los marginalistas neoclásicos han rechazado durante mucho tiempo el concepto de valor de trabajo etiquetándolo de "metafísico".Los economistas neo-ricardianos, post-sraffianos y poskeynesianos, en particular, también están fuertemente inclinados a descartar cualquier noción de "valor" como una mistificación ideológica.

Pero la mayoría de los economistas marxistas son conscientes de la distinción entre la teoría del valor de Marx y la de Ricardo. Y la diferencia no es lo que DH dice que es, es decir, Ricardo tenía una "teoría del valor trabajo" y Marx no. La diferencia es que Ricardo tenía una teoría de (uso) valor basada en 'trabajo concreto' (cantidades físicas de trabajo) medida en tiempo de trabajo. La ley del valor de Marx se basaba en el "trabajo abstracto" (valor medido en el tiempo de trabajo cuando se lo evaluaba "socialmente" en el mercado).

Bajo el capitalismo, la fuerza de trabajo humano en sí es una mercancía para vender en el mercado. De hecho, esta es una característica clave del modo de producción capitalista, donde la mayoría no tiene medios de producción y por lo tanto debe vender su fuerza de trabajo a los propietarios de los medios de producción.Entonces, al igual que con otras mercancías, el trabajo tiene una doble propiedad. Por un lado, es el trabajo útil, es decir, el gasto del trabajo humano en una forma concreta y para un propósito específico y con esta propiedad crea valores de uso. Por otro lado, es el trabajo abstracto, es decir, el gasto de la "fuerza de trabajo" humana sin características específicas que crea el valor de la mercancía en la que está representada. Por lo tanto, Marx hizo la distinción entre trabajo y fuerza de trabajo, una distinción que es absolutamente crucial para la comprensión de la fuente del beneficio.

Este fue el gran avance en la ley del valor de Marx. El tiempo de trabajo incorporado en las mercancías normalmente compradas por el trabajador para la reproducción de él y su familia en un día es menor que el tiempo de trabajo que un trabajador realmente ofrece al propietario del capital durante el mismo período de tiempo. El resultado es que para cualquier período de tiempo dado, el trabajador produce más valor que el salario equivalente que paga el propietario del capital por el uso de la fuerza de trabajo. Esta diferencia, Marx llama "trabajo no remunerado" y "trabajo excedente", o plusvalía. La teoría del valor de Marx del trabajo abstracto expone la naturaleza explotadora del modo de producción capitalista, mientras que ni la teoría del valor laboral de Ricardo ni la de Adam Smith lo hacen.

DH menciona una sola vez (y de paso) este descubrimiento vital de Marx (es decir, el trabajo abstracto) que distingue la ley de Marx de la teoría clásica del valor del trabajo. Y eso es porque DH desea seguir adelante con su interpretación de la teoría de Marx como una en la que el valor se crea / realiza solo a cambio, y no en el proceso de producción que utiliza la fuerza de trabajo. DH dice que "el valor se toma inicialmente como un reflejo del trabajo social (abstracto) congelado en las mercancías". Pero "como norma reguladora en el mercado, el valor puede existir, Marx muestra, solo cuando y donde se ha convertido el intercambio de mercancías. "Un acto social normal". Entonces, sin dinero, no hay valor.

Sí, pero el valor de una mercancía sigue siendo la mano de obra contenida en ella y se expandió durante el proceso de producción antes de que llegue al mercado. El valor se gasta en trabajo físico y mental humano que luego es abstraído por el proceso social de producción para el mercado. El valor no es una criatura de dinero, al contrario. El dinero es la representación o el valor de cambio del trabajo invertido, no al revés. Creo que Marx es claro en este punto crucial. Él dice en Capital Volume One: 'El valor de una mercancía se expresa en su precio antes de que entre en circulación, y por lo tanto es una precondición de la circulación, no su resultado' ' . [Ii]

Murray Smith en su nueva y próxima edición de su libro, Invisible Leviathan [iii] , ofrece una explicación concisa de la diferencia entre la ley del valor de Marx y la interpretación de DH. Marx dijo que: "El dinero como medida del valor es la forma necesaria de aparición de la medida del valor que es inmanente a las mercancías, es decir, el tiempo de trabajo ". Smith comenta que esto "es ciertamente inconsistente con la idea de que se puede crear valor en el acto de intercambio. .. Es precisamente porque el intercambio efectúa un proceso de 'igualación de productos de laboratorio en el mercado' (es decir, implica una abstracción real) que la producción orientada hacia el intercambio debe tener en cuenta el hecho de que 'trabajo fisiológico' es útil -formar y crear valor, es decir, tanto concreto como abstracto a la vez. Intentar y argumentar que ese valor se crea "no en la producción sino en la articulación de la producción y la circulación" es una noción repleta de razonamiento circular y que requiere la gimnasia mental más robusta para entretener ... El problema con este enfoque es que si uno acepta que la mano de obra abstracta asociada no tiene existencia sustancial aparte de la forma de valor, el dinero, entonces los valores de las mercancías parecen estar completamente separados de cualquier determinación en las condiciones de su producción, y el camino está pavimentado para una identificación efectiva de valor y precio ".

En cambio, la ley del valor de Marx se basa en la opinión de que el trabajo involucrado en la producción de mercancías produce valor, mientras que el intercambio lo realiza en forma de dinero. Es solo por esto que Marx puede distinguir entre las cantidades de valor y plusvalía creadas en la producción de mercancías, y las cantidades generalmente diferentes realizadas a través del intercambio.

Contrariamente a la opinión de los economistas principales y neo-ricardianos, no hay "mistificación" aquí. El valor es objetivo y real y no solo expresado en dinero. La ley del valor de Marx, donde el trabajo abstracto (medido en tiempo de trabajo) explica el valor de cambio y los precios, puede validarse empíricamente. [iv]

Hay una razón detrás de la interpretación de DH. Si el valor se crea solo en el momento del intercambio por dinero y las 'reglas del dinero', entonces será la demanda (efectiva) la que decidirá si el capitalismo se acumula sin problemas sin crisis recurrentes. Para mostrar esto, DH describe con cierto detalle el impacto de la acumulación capitalista en las condiciones y niveles de vida a medida que los capitalistas se esfuerzan por elevar la plusvalía relativa mediante la introducción de maquinaria. Utiliza algunos de los ejemplos gráficos provistos por Marx en el Capítulo 25 del Volumen Uno. DH enfatiza que la acumulación capitalista apunta a minimizar el valor de la fuerza de trabajo, incluso hasta el punto de pauperismo.

DH concluye que " si este es un resultado típico de la operación de la ley capitalista de acumulación de valor, entonces hay una profunda contradicción entre el deterioro de las condiciones de reproducción social y la necesidad del capital de expandir perpetuamente el mercado. Como Marx señala en el Volumen 2 de El capital, la verdadera raíz de las crisis capitalistas reside en la supresión de los salarios y la reducción de la masa de la población al estado de indigentes sin un penique. " Así que la 'raíz real de las crisis' se encuentra en el "Supresión de los salarios" y la "reducción de la masa de la población al estado de pobres sin un céntimo" . Esta es una teoría subconsumista de las crisis.

Hay varios puntos aquí. Primero, el Capítulo 25 titulado, La ley general de la acumulación capitalista, no se refiere solo a la pauperización de la clase trabajadora. DH deja fuera un aspecto muy importante de esa ley general: la tendencia a que la composición orgánica del capital aumente [v] . Esto es lo que impulsa la plusvalía relativa pero también es un factor clave en la caída de la tasa de ganancia (desarrollada en el Volumen 3), "la ley más importante de la economía política" [vi] , que sienta las bases para la teoría de crisis. DH ignora este aspecto.

Pero DH va más allá en su interpretación subconsumista. "El valor depende de la existencia de deseos, necesidades y deseos, respaldados por la capacidad de pago en una población de consumidores ... También significa que la disminución de los salarios a casi nada será contraproducente para la realización del valor y la plusvalía en el mercado . Aumentar los salarios para garantizar el "consumo racional" desde el punto de vista del capital y colonizar la vida cotidiana como un campo para el consumismo es crucial para la teoría del valor ". DH argumenta que el capitalismo entra en crisis porque los salarios son reprimidos; y así, elevar los salarios, asegurando el "consumo racional", proporcionaría la "capacidad de pago" y así terminaría la crisis.

Esta interpretación subconsumista de la teoría de la crisis de Marx ha sido descartada firmemente -por el propio Marx- en la famosa nota del mismo Volumen 2 a la que se refiere DH (los subrayados son mi énfasis).

Es pura tautología decir que las crisis son causadas por la escasez de consumo efectivo .... Que las mercancías no se pueden vender significa que no se han encontrado compradores efectivos para ellas.Pero si uno tratara de dar a esta tautología la apariencia de una justificación más profunda diciendo que la clase obrera recibe una porción demasiado pequeña de su propio producto y que el mal se remediará tan pronto como reciba una mayor parte de él y su En consecuencia, los salarios aumentan, uno solo puede señalar que las crisis siempre se preparan precisamente por un período en el que los salarios aumentan generalmente y la clase trabajadora en realidad obtiene una mayor proporción de la parte del producto anual que se destina al consumo . Desde el punto de vista de estos defensores del sentido común sano y "simple" (!), Dicho período debería eliminar la crisis ". [Vii]

En mi opinión, Marx rechazó tanto la ley del valor como DH lo interpreta y también la conclusión de que las crisis causadas por la incapacidad de pagar los 'deseos, necesidades y deseos' de las personas. Pero Marx podría estar equivocado y DH en la causa de las crisis. La evidencia empírica no es compatible con DH, sin embargo.

Permítanme citar solo tres hechos. El primero es que el consumo de los trabajadores no es el mayor sector de "demanda" en una economía capitalista; es consumo de capital productivo El producto o gasto interno bruto es una medida de la demanda anual de "deseos, necesidades y deseos". En los Estados Unidos, el consumo parecería constituir el 70% del PIB. Sin embargo, si nos fijamos en el "producto bruto" que incluye todos los productos intermedios de valor agregado que no se cuentan en el PIB, entonces el consumo es solo el 36% del producto total; el resto constituye la demanda del capital por partes, materiales, bienes intermedios y servicios. La inversión de los capitalistas es el factor de cambio y el impulsor de la demanda, no el consumo de los trabajadores.

Esto se muestra en el segundo hecho. Si analizamos los cambios en la inversión y el consumo antes de cada recesión o depresión en la economía de los Estados Unidos de la posguerra, encontramos que la demanda de consumo ha desempeñado poco o ningún papel de liderazgo al provocar una recesión. En las seis recesiones desde 1953, el consumo personal cayó menos que el PIB o la inversión en cada ocasión y no cae en absoluto en 1980-2. La inversión cayó un 8-30% en cada ocasión.

Porcentaje de cambio en el consumo personal real (PC), la inversión y el PIB de EE. UU.


El tercer hecho se relaciona directamente con los salarios y la afirmación de DH de que criarlos ayudaría al capital. Carchedi encuentra que de las 12 crisis posteriores a la Segunda Guerra Mundial, 11 han sido precedidas por el aumento de los salarios y solo uno por la caída de los salarios (la crisis de 1991) [viii] . Eso confirma la opinión de Marx en la nota del Volumen 2 anterior.

Concluyo del breve artículo de DH que pretende establecer un argumento de que la lucha de clases ya no está centrada o decidida entre el trabajo y el capital en el punto de producción de la plusvalía.En cambio, en el capitalismo "moderno", se encuentra en otros lugares de su "circuito de capitales" que presenta en el último libro y en diversas presentaciones a nivel mundial. Para DH, está en el punto de realización (es decir, sobre rentas, hipotecas, aumentos de precios por empresas farmacéuticas, etc.) o en distribución (sobre impuestos, servicios públicos, etc.) que los "puntos críticos" de la lucha de clases ahora están centrados. La lucha de clases en la producción ahora es menos importante (incluso inexistente).

En mi opinión, para apoyar esto, DH presenta una serie de confusiones teóricas en este documento. Primero, Marx no tenía una teoría del valor laboral . En segundo lugar, el valor solo se crea a cambio (en realización). En tercer lugar, la tasa de ganancia (o incluso solo el beneficio) es irrelevante para las crisis: lo que importa es reducir el valor de la fuerza de trabajo al mínimo (¡o incluso cero!) Para que los trabajadores no puedan satisfacer sus "deseos". , etc. 'Esto se convierte en una tosca teoría del subconsumo, más cruda que Keynes.

DH deliberadamente ignora la diferencia (y la dualidad) entre el trabajo concreto y el trabajo abstracto, y su contraparte, usa valor y valor de cambio. La naturaleza dual del valor en una mercancía, como descubrió Marx, es reducida por Harvey a la falta de la capacidad de los trabajadores para comprar sus valores de uso. El valor de uso (deseos y deseos) es la clave, no el valor de cambio en valor, para DH. La teoría de la crisis de Marx (basada en una plusvalía insuficiente) se reemplaza por valores de uso insuficientes para los trabajadores como consumidores. La superacumulación se reemplaza por subconsumo. La lucha de clases se convierte no en trabajadores versus capitalistas; pero consumidores versus capitalistas o contribuyentes versus gobiernos.

No es el punto de vista de Marx. Más importante aún, todo el enfoque es confuso para un análisis de clase y una estrategia para la lucha de la clase trabajadora.

Y ahora aquí está la respuesta de David Harvey a mi crítica de su artículo sobre la teoría del valor de Marx.

Los malentendidos de Michael Roberts (David Harvey)

Obviamente, hay algunos puntos serios para la discusión sobre la teoría del valor de Marx y espero que algún diálogo con Michael Roberts pueda ayudar a aclararlos. Antes de llegar a ellos, necesito eliminar una cantidad de lecturas erróneas y tergiversaciones de mi posición en la respuesta de Roberts. Déjame ser claro. El valor siempre se crea en el acto de producción. Pero se realiza en el momento del intercambio de mercado. Por lo tanto, pienso en el valor en términos de lo que Marx llama "la unidad contradictoria de producción y realización". El valor no se puede producir a través del intercambio de mercado. Pero no puede realizarse fuera del mercado de intercambio. Marx es lo suficientemente claro al respecto.

La esencia del valor es el trabajo abstracto o, como prefiero referirme a él, "tiempo de trabajo socialmente necesario". Roberts obviamente tiene razón al decir que la definición de Marx es completamente diferente del tiempo de trabajo concreto que Ricardo postuló. No importa si decimos "trabajo abstracto" o "socialmente necesario", sin embargo, la responsabilidad depende de cómo se hace la abstracción y de qué tan socialmente necesario se debe entender. La respuesta a tales preguntas debe basarse en procesos materiales y no construirse a través de ejercicios idealistas. Entonces, por qué proceso materialista se construye el valor si no es "inmanente" en las mercancías sino históricamente creado.

La respuesta se da en el punto de partida de Marx en El capital, que es el acto material idealizado de intercambio de mercancías. Si el capitalista lleva una mercancía al mercado y no hay necesidad, necesidad o deseo de ella, entonces el trabajo congelado en ella es socialmente innecesario y, por lo tanto, no tiene ningún valor (esto es lo que Marx dice al final de la primera sección de Capital - p.131 en la edición de Penguin / Vintage). Esto no significa que se cree valor en el mercado (lo que Roberts incorrectamente me acusa de decir). Pero - y aquí esta puede ser mi manera peculiar de verlo - tomo el valor creado en la producción para que sea solo un valor potencial hasta que se realice. Una forma alternativa sería decir que el valor se produce pero luego se pierde el valor si no hay demanda en el mercado. En ese caso, tendríamos que construir una sólida teoría de la devaluación para dar cuenta de lo que sucede en el mercado. La devaluación raramente aparece en las cuentas de Roberts y no tiene ningún papel en su respuesta. Dado mi interés en la relación entre valor y no valor o antivalo, esta última formulación también podría funcionar para mí. Pero en cualquier caso, creo que es innegable que el estado de deseos, necesidades y deseos respaldados por la capacidad de pago tiene un papel importante que desempeñar para mantener la circulación del capital. Esto no significa, como infiere Roberts una y otra vez, que este es el único factor relevante en la formación de crisis. Me he salido del camino muchas veces para decir que este es solo un momento importante en la circulación del capital en el que pueden ocurrir devaluaciones (a veces, pero no siempre, de proporciones de crisis).

Pero una y otra vez Roberts ama relegarme a esa categoría peyorativa de subconsumismo cada vez que menciono tales asuntos. Fue Marx, no yo, quien dijo "la verdadera raíz de las crisis" radica en el poder adquisitivo disminuido de las clases trabajadoras y si cito a Marx sobre ese punto es porque es un antídoto perfecto para todos los que citan sin cesar la caída tasa de ganancia. Las crisis vienen en muchas formas y formas, he argumentado. La tasa de ganancia decreciente o el colapso de la demanda del consumidor son dos de muchas otras explicaciones (noto de paso que Marx en sus comentarios sobre las crisis de 1847 y 1857 - crisis que tenían un extraño parecido con 2007-8 - describió las crisis como crisis comerciales y financieras sin mencionar la caída de las tasas de ganancia o la demanda insuficiente de los consumidores).

Mi objeción a cualquier interpretación productivista excluyente (para citar una caracterización peyorativa coincidente) es que deja de lado toda la historia de la creación de deseos, necesidades y deseos (y mucho menos la mecánica de garantizar la capacidad de pago) en la historia de acumulación de capital. Creo que deberíamos prestar mucha más atención a este aspecto de las cosas. Esto no significa que minimice, niegue o refute todo el trabajo que se ha hecho en el proceso laboral y la importancia de las luchas de clases que han ocurrido y continúan ocurriendo en la esfera de la producción. Pero estas luchas deben ponerse en relación con las luchas por la realización, la distribución (por ejemplo, las extracciones de alquileres, las ejecuciones hipotecarias), la reproducción social, la gestión de la relación metabólica con la naturaleza y los obsequios de la cultura y la naturaleza. Estos han figurado en gran medida en los movimientos anticapitalistas recientes e insisto en que los tomemos en serio junto con el enfoque más tradicional sobre la izquierda marxista, favoreciendo la lucha de clases en el punto de producción como el momento clave para la lucha. Es por eso que creo que el diagrama que ofrezco de circulación y la definición de capital como valor en movimiento es tan importante. ¡Es extraño que todo haya sido descartado en la cita de Murray Smith como "razonamiento circular" !

Esta perspectiva abre algunas líneas interesantes de investigación y puntos de diferencia. La explicación de Marx sobre las luchas durante la jornada laboral y las fuerzas que impulsan los cambios tecnológicos y organizativos en la búsqueda de la plusvalía relativa dependen de las "leyes coercitivas de la competencia". Ese término aparece en varios puntos clave en el argumento de Marx a lo largo de Capital.¿Dónde se moviliza esta fuerza y ​​se siente más claramente? En el mercado, por supuesto! No podemos entender lo que sucede en el ámbito de la producción (o reproducción social para el caso) sin que las fuerzas del mercado desempeñen su papel. Son las leyes de competencia coercitivas en el mercado las que obligan a la reinversión capitalista y el alargamiento de la jornada laboral, etc.

Pero esto rastrea cómo Marx establece cómo la abstracción del valor -que, dicho sea de paso, es en opinión de Marx, una relación social, por tanto, "inmaterial pero objetiva " y no "inmanente" y "real " como la cita de Murray Smith propone ( "no un átomo de materia entra en la objetividad de las mercancías" sys Marx en Capital p.138). El valor surge no como un producto del pensamiento sino como un producto de un proceso material histórico. El estudio de Marx de formas de valor equivalentes y relativas conduce a la generalización del intercambio que sustenta el aumento del valor como una norma reguladora que opera en el mercado y es esta norma reguladora de valor la que luego vuelve a dominar los comportamientos no solo en el mercado sino también en el ámbito de la producción y la reproducción social. Esta es una jugada muy dialéctica que hace Marx, pero que se encuentra con bastante frecuencia en el trabajo de Marx. Solo de esta manera, por ejemplo, podemos entender cómo es que los trabajadores crean el capital que luego vuelve a dominarlos y cómo todos podemos convertirnos en prisioneros de nuestros propios productos (¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡académicos !!

Finalmente, permítanme comentar sobre el ejemplo empírico en el que Roberts reduce la demanda final a 30 del 70 por ciento. Sin duda, hay una pregunta complicada de cómo lidiar con las relaciones de valores en las cadenas de productos básicos (hay una pieza interesante de Starosta en Commodity Chains y Marx's Value Theory in Antipode para 2011). Pero imagine una situación en la que el mineral de hierro se extrae y la empresa minera produce valor y plusvalía que se realiza a través de una venta a una empresa que produce acero que obtiene más valor y plusvalor a través de una venta a una empresa automotriz que produce aún más valor y plusvalía que se realiza mediante la venta de autos a los consumidores finales que desean y necesitan un auto y tienen el dinero para comprar uno. El valor del auto es todo el trabajo abstracto pasado acumulado aplicado. Supongamos por alguna razón que los consumidores finales no pueden pagar o cansarse de los autos.Entonces todo el valor acumulado se pierde (devalúa). En la práctica, como observó Marx, la cadena de pagos puede tardar un tiempo en resolverse, pero cuando lo hace, todo el valor de producción en la cadena desaparece.

Por supuesto, se pueden imaginar todo tipo de otros escenarios. Pero el punto aquí es que nadie aparte de los locos y los especuladores querrán acumular acero en ausencia de un mercado para ello.Entonces, ¿qué pasa con el valor en todo esto? Se vuelve problemático y la explicación de Robert hace pensar que la inversión en la producción de medios de producción es independiente de la demanda final y puede ocurrir sin ninguna consideración por las condiciones finales del mercado. Por supuesto, hay ciertos tipos de inversiones con todo tipo de retrasos (capital fijo e infraestructuras) como la sobreproducción china de ciudades financiadas por doblar el endeudamiento, donde las cosas se vuelven muy complicadas (como expliqué en el último capítulo de la locura del libro de la razón económica). Pero el ejemplo empírico de Roberts no tiene ningún sentido para mí como una elucidación de por qué la realización y la política de realización son irrelevantes o, en el mejor de los casos, una barra lateral de la acción principal en el punto de producción.

Todo esto y todavía tenemos que llegar a las cuestiones espinosas del dinero y las políticas de distribución junto con la circulación del capital que devenga intereses en relación con la teoría del valor. ¿Pueden los bancos producir valor? Están produciendo claramente representaciones de valor en puño ... ¿También son una simple barra lateral?

Para más información sobre la naturaleza de la ley del valor de Marx y su relación con las crisis, vea mi nuevo libro , Marx 200

Notas:

[ii] Capital Volume One , p260 trans. Ben Fowkes, Nueva York: Vintage 1977
[iii] Murray Smith, Leviatán invisible, materialismo histórico, de próxima publicación 2018
[iv] Cockshott y Cottrell descompusieron la economía en un gran número de sectores para mostrar que el valor monetario de la producción bruta de estos sectores se correlaciona estrechamente con la mano de obra utilizada para producir esa producción bruta. Anwar Shaikh también hizo algo similar. Comparó precios de mercado, valores laborales y precios estándar de producción calculados a partir de tablas input-output estadounidenses y encontró que los valores laborales promedio se desvían de los precios de mercado en solo 9.2% y que los precios de producción (calculados a tasas de ganancia observadas) se desvían de precios de mercado en solo un 8,2 por ciento. Lefteris Tsoulfidis y Dimitris Paitaridis investigaron la cuestión de las desviaciones precio-valor utilizando la tabla de entrada-salida de Canadá. Descubrieron que para la economía canadiense los resultados son consistentes con la ley del valor de Marx. Y G Carchedi, en un artículo reciente, mostró que la validez de la ley del valor de Marx puede probarse con datos oficiales de los EE. UU., Que son precios de uso desinflados de los valores de uso. Descubrió que las tasas de ganancia monetarias y de valor se movían en la misma dirección (tendencialmente hacia abajo) y se seguían muy de cerca.

[v] "La acumulación de capital, aunque originalmente aparece como su extensión cuantitativa solamente, se efectúa, como hemos visto, bajo un cambio cualitativo progresivo en su composición, bajo un aumento constante de su constante, a expensas de su componente variable . " Capital Vol 1, Capítulo 25
[vi] Grundrisse p748
[vii] Capital Volume 2, Capítulo 20

#NobelparaLula: Adhiere a la campaña para que Lula Da Silva sea galardonado con el Premio Nobel de la Paz

7 ABRIL, 2018 DE LA PUPILA INSOMNE
El Premio Nobel de la Paz Argentino, Adolfo Pérez Esquivel, inició la campaña de adhesiones en la plataforma Change.org para que el ex presidente de brasil sea galardonado con el Premio Nobel de la Paz por su lucha contra la pobreza y el hambre en Brasil.
Bajo el hashtag #NobelparaLula el referente latinoamericano de los derechos humanos da continuidad al anunció que hizo en Brasil luego de reunirse con Lula Da Silva (ver detalles del encuentro) y comunicarle la postulación.
“He decidido publicar la carta que presentaré al Comité Nobel Noruego en septiembre de este año, momento en que se abre la convocatoria de nominaciones. Los y las invito a leer los fundamentos para que seamos miles en esta propuesta”, dijo Pérez Esquivel convocando a participar.
Esta es la carta que presentaré al Comité Nobel Noruego en septiembre de 2018 postulando a Luiz Inácio “Lula” Da Silva al Premio Nobel de la Paz. Te invito a adherir a la campaña #NobelparaLula, para convencer a las personas con posibilidad de postularlo conforme a las normas del Comité Nobel. (Adolfo Pérez Esquivel)
Al Comité Nobel Noruego
Presidenta Berit Reiss-Andersen
Vice Presidente Henrik Syse
Miembros: Thorbjørn Jagland, Anne Enger y Asle Toje.
S / D
Reciban el fraterno saludo de Paz y Bien.
Mediante esta carta, quiero presentar ante este Comité la candidatura al Premio Nobel de la Paz de Luiz Inácio “Lula” Da Silva, Ex Presidente de la República Federal de Brasil entre los años 2003 y 2010, quien a través de su compromiso social, sindical y político, desarrolló políticas públicas para superar el hambre y la pobreza en su país, uno de los de mayor desigualdad estructural en el mundo.
Como bien ustedes saben, la Paz no es sólo la ausencia de la guerra, ni evitar la muerte de una o muchas personas, la Paz también es dotar de esperanza de futuro a los pueblos, en especial a los sectores más vulnerables víctimas de la “cultura del descarte” de la que nos habla el Papa Francisco. La Paz es incluir y proteger a quienes este sistema económico condena a la muerte y a múltiples violencias. Según el último informe de 2017 de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) el hambre afecta a más de 815 millones de personas en el mundo. Se trata de un flagelo y un crimen que sufren pueblos sometidos a la pobreza y marginalidad, a los que se les roba la vida y la esperanza por generaciones. Por esta razón, si un gobierno nacional se convierte en un ejemplo mundial de lucha contra la pobreza y la desigualdad, contra la violencia estructural que nos aqueja como humanidad, merece un reconocimiento por su aporte a la Paz en la humanidad.
“Lula” Da Silva tuvo como uno de sus ejes fundamentales de gobierno comprometerse junto a los pobres a implementar políticas públicas para superar el hambre y la pobreza. En enero de 2003, en su discurso de asunción de la Presidencia de la República dijo: “Vamos a crear las condiciones que todas las personas en nuestro país puedan comer decentemente tres veces al día, todos los días, sin necesidad de donaciones de nadie. Brasil ya no puede continuar conviviendo con tanta desigualdad. Necesitamos vencer al hambre, la miseria y la exclusión social. Nuestra guerra no es para matar a nadie: es para salvar vidas”. Y en efecto, los programas “Hambre Cero” y “Bolsa Familia” sacaron de la pobreza extrema a más de 30 millones de personas, convirtiendo a Brasil en un modelo exitoso mundialmente reconocido por organismos internacionales como la FAO, el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y el Banco Mundial.
– El porcentaje de personas que vivían con menos de US$ 3,10 por día cayó del 11% en 2003 a cerca del 4% en 2012, de acuerdo a datos del Banco Mundial.
– Hubo una reducción de la tasa de desempleo cercana al 50% de acuerdo con el Instituto Brasileiro de Geografia y Estatística. Y una creación de 15 millones de nuevos puestos de trabajo de acuerdo a datos del Ministerio de Trabalho e Emprego.
– Según el Instituto de Pesquisa Econômica Aplicada (IPEA), el coeficiente del Gini brasilero era de 0,583 en 2003, y en 2014 era de 0,518, lo que señala que las políticas sociales que llevaba el Partido dos Trabalhadores (PT) dejó un Brasil con menos desigualdad social, en promedio la desigualdad cayó 0,9% por año en el intervalo de tiempo 2003-2016.
– La implementación de programas de educación y salud pública elevaron el Índice de Desarrollo Humano (IDH) de Brasil elaborado por el PNUD que en 2010 llegó a US$ 10.607 dólares anuales de ingreso promedio, a una expectativa de vida de 72,9 años, a una escolaridad de 7,2 años de estudio, y a una expectativa de vida escolar de 13,8 años.
El gobierno de Lula fue una construcción democrática y participativa con medios no-violentos que elevó el nivel de vida de la población y dió esperanzas a los sectores más necesitados. El mundo reconoce que hubo un antes y un después en la historia del desigual Brasil luego de las dos presidencias de Luiz Inácio Da Silva. La contribución de “Lula” a la Paz está en los hechos concretos de la vida del pueblo brasileño, y reforzada por los estudios de diversos organismos internacionales.
Estos resultados de los programas de gobierno del PT en Brasil para superar la pobreza y el hambre, no fueron a una política de Estado continuada por otros partidos de gobierno sino una política de gobierno específica que Brasil está abandonando gradualmente. Así lo demuestra el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), que anunció que en el año 2017 Brasil tuvo más de 3 millones de nuevos pobres por las políticas del actual gobierno.
Por estos motivos, con el mismo sentido de esperanza que transmitió Martin Luther King cuando dijo“si el mundo terminara mañana, yo igual voy a plantar mi manzano” , somos muchos los que creemos que el Premio Nobel de la Paz para “Lula” Da Silva ayudará a fortalecer la esperanza de poder seguir construyendo un nuevo amanecer para dignificar el árbol de la vida.
 Adolfo Pérez Esquivel
 Premio Nobel de la Paz 1980
English version
To the Norwegian Nobel Committee
President Berit Reiss-Andersen
Vice President Henrik Syse
Members: Thorbjørn Jagland, Anne Enger and Asle Toje.  
Receive my fraternal and cordial greetings of Peace and Good.  
Through this letter, I would like to present to this Committee the candidacy for the Nobel Peace Prize of Luiz Inácio “Lula” Da Silva, Former President of the Federal Republic of Brazil between 2003 and 2010, who throughout his social commitments to trade unions and as a politician, developed public policies to overcome hunger and poverty in his country, one of the most structural inequality in the world.  
As you well know, peace is not only the absence of war, or the death of one or many people, peace is also to give hope to the future of the people, especially to the most vulnerable sectors, victims of the “culture of discarding” as Pope Francis speaks about. Peace is to include and protect those whom today’s economic system condemns to death and multiple violence. According to the latest report of the United Nations’ Food and Agriculture Organization (FAO) of 2017, hunger affects more than 815 million people in the world. It is a plague and a crime suffered by peoples subjected to poverty and marginality, who are robbed of life and hope for generations. For this reason, if a national government becomes a global example of the fight against poverty and inequality, against structural violence that afflicts us as humanity, such government deserves recognition for its contribution to peace for the humanity.  
“Lula” da Silva had amongst its government’s fundamental axes a commitment to the poor by implementing public policies to overcome hunger and poverty. In January 2003, in his inaugural address to the Presidency of the Republic, he stated: “We are going to create the conditions that all people in our country can eat decently three times a day, every day, without the need of charitable donations from anyone. Brazil can no longer coexist with so much inequality. We need to overcome hunger, poverty and social exclusion. Our war is not to kill anyone: it is to save lives. ” And indeed, the programs “Zero Hunger” and “Bolsa Família” lifted more than 30 million people out of extreme poverty, making Brazil a successful model and worldwide recognized by international organizations such as FAO, the United Nations Program for Development (UNDP) and the World Bank.  
–       The percentage of people living on less than US $ 3.10 per day fell from 11% in 2003 to around 4% in 2012, according to World Bank data.
–       There was a reduction in the unemployment rate close to 50% according to the Brazilian Institute of Geography and Statistics (IBGE). And also the creation of 15 million new job positions, according to data from the Ministry of Labour.
–       According to the Institute of Applied Economic Research (IPEA), the Brazilian Gini coefficient was 0.583 in 2003, and in 2014 it was 0.518, which indicates that the social policies applied by the Partido dos Trabalhadores (PT- Labor Party) left Brazil with less social inequality, on the average, the inequality fell 0.9% per year, in the period between 2003-2016.
–       The implementation of education and collective health programs raised the Human Development Index (HDI) of Brazil, an index elaborated by UNDP, which shows that in 2010, reached US$ 10,607 annual average income, a life expectancy of 72.9 years, a schooling of 7.2 years of study, and a school life expectancy of 13.8 years.  
Lula government was a democratic and participatory construction, with non-violent means, that raised the population’s standard of living and gave hope to the most needy sectors. The world recognizes that there was a before and an after in the history of the inequality in Brazil after the two presidencies of Luiz Inácio Da Silva.   
The contribution of “Lula” to Peace is in actually a concrete fact in the lives of the Brazilian people, and reinforced by studies of various international organizations.  
These results of the PT government programs in Brazil to overcome poverty and hunger were not a state policy that other government parties have taken on but a specific government policy that Brazil is gradually abandoning.
This is demonstrated by the Inter-American Development Bank (IDB), which announced that in 2017, Brazil had more than 3 million new poor people because of the policies of the current government.   For the reasons above, with the same sense of hope that Martin Luther King conveyed when he said “even if I knew that tomorrow the world would go to pieces, I would still plant my apple tree,” we are many who believe that the Nobel Peace Prize for “Lula” da Silva will help strengthen the hope of being able to continue building a new beginning to dignify of the tree of life.
Adolfo Pérez Esquivel
Nobel Peace Prize 1980