Fidel


"Peor que los peligros del error son los peligros del silencio." Fidel Castro Ruz

martes, 12 de noviembre de 2019

Macron advierte a la revista Economist sobre la guerra mundial, el colapso de la alianza de la OTAN

Por Alex Lantier
11 noviembre 2019

Las divisiones intratables entre las potencias imperialistas que dos veces en el siglo XX estallaron en guerras mundiales están minando nuevamente las alianzas internacionales clave para los asuntos del capitalismo mundial. Este fue el contenido de una larga y profundamente pesimista entrevista que el presidente francés Emmanuel Macron concedió al Economist de Gran Bretaña, declarando que la alianza de la OTAN entre Estados Unidos y Europa está muerta. La entrevista contenía declaraciones prácticamente sin precedentes para un presidente francés de que se tenga memoria.

Macron expresó por primera vez su desconcierto por la situación mundial y su frustración por la política estadounidense. “Estoy tratando de ser lúcido, pero mire lo que está sucediendo en todo el mundo”, dijo. “Hubiera sido impensable hace cinco años. Agotándonos con el Brexit de esta manera, Europa tiene tantas dificultades para avanzar, un aliado estadounidense que nos da la espalda tan rápidamente en cuestiones estratégicas, nadie lo hubiera pensado posible”.

Al enfatizar el peligro de una guerra mundial, Macron indicó que ve la política de los Estados Unidos en una amplia gama de temas desde Medio Oriente, Rusia, China y las finanzas globales como amenazas a los intereses vitales franceses. Atacó la retirada de Trump de las tropas estadounidenses de Siria, dando luz verde a un ataque turco contra las milicias kurdas que servían como representantes de la guerra de la OTAN en Siria.

“Creo que lo que estamos viendo es que la OTAN tiene muerte cerebral”, dijo Macron. Indicó su preocupación de que el Artículo 5 sobre la autodefensa colectiva de la OTAN podría arrastrar a Francia a una guerra lanzada por su aliado nominal de la OTAN, Turquía, contra Siria y el principal aliado de Siria, Rusia: “¿Qué significa el Artículo 5 mañana? Si el régimen (del presidente sirio) Bashar al-Ásad decide contraatacar contra Turquía, ¿nos comprometeremos militarmente? ... Desde un punto de vista estratégico y político, lo que ha sucedido es un problema enorme para la OTAN”.

Macron también atacó la política estadounidense hacia Rusia, una potencia importante con armas nucleares: “Cuando Estados Unidos es muy duro con Rusia, es una forma de histeria gubernamental, política e histórica”.

Macron enfatizó que la política de Estados Unidos podría provocar una guerra total con Rusia, y pidió en cambio desarrollar una alianza con Moscú: “Si queremos construir la paz en Europa y reconstruir la autonomía estratégica europea, debemos reconsiderar nuestra posición hacia Rusia”. Agregó que Francia puede “hablar con todos y así construir relaciones para evitar que el mundo suba en una conflagración”.

Macron también advirtió sobre “la aparición, en los últimos 15 años, de una potencia china que plantea un peligro de bipolarización y claramente margina a Europa. El peligro de un ‘G2’ estadounidense-chino se suma al del retorno de los poderes autoritarios cerca de Europa”, como Rusia y Turquía. Acabando de regresar de un viaje a China, donde firmó contratos por $15 mil millones y denunció los aranceles de la guerra comercial de Estados Unidos contra China y Europa, Macron dijo que era “neutral” respecto a Huawei, una compañía que Washington ha tratado de evitar que instale arquitectura de internet europeo y global.

Macron destacó las amargas luchas por los mercados entre los principales Estados capitalistas. Señalando los temores de un colapso financiero de los Estados Unidos que arrastraría a Europa con él, atacó las políticas de guerra comercial de los Estados Unidos y declaró: “Europa es un continente con muchos ahorros. Gran parte de estos ahorros se destina a comprar deuda estadounidense. Por lo tanto, nuestros ahorros financian el futuro de los Estados Unidos y estamos expuestos a su fragilidad. Esto es absurdo”.

Subrayando que considera que las políticas de guerra comercial de Estados Unidos son inaceptables, Macron agregó: “Trump ... plantea la cuestión de la OTAN como un problema comercial. Para él, es un plan en el que Estados Unidos proporciona una especie de cobertura geopolítica, pero a cambio, existe una relación comercial exclusiva. Es una razón para comprar lo estadounidense. Pero Francia no se apuntó para tal alianza”.

Macron enfatizó repetidamente que él y otros jefes de Estado europeos están sacando conclusiones de gran alcance sobre la viabilidad no solo de los lazos con Trump, sino también de la alianza de la OTAN de 70 años con Estados Unidos.

Citando las desestimaciones de Trump de sus preocupaciones sobre el Medio Oriente con comentarios privados de que “Este es su vecindario, no el mío”, agregó Macron: “Cuando el presidente de los Estados Unidos dice eso, para actuar de manera responsable no podemos dejar de sacar conclusiones de ello o, en cualquier caso, comenzar a reflexionar, aunque no queramos hacerlo. … Algunas alianzas o la confiabilidad de ciertos lazos están en duda. Creo que muchos de nuestros socios han visto esto y que las cosas están comenzando a moverse en este tema”.

Aunque el Economist ocultó su traducción al inglés de la entrevista de Macron detrás de un muro de pago, causó consternación entre los funcionarios de la OTAN. El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, en Europa por el 30 aniversario de la caída del Muro de Berlín, respondió a Macron: “Creo que la OTAN sigue siendo una asociación importante, crítica, quizás históricamente una de las más estratégicas y críticas en toda la historia registrada”.

La canciller alemana, Angela Merkel, calificó los comentarios de Macron como “palabras drásticas” y agregó: “No creo que sean necesarios juicios tan radicales, aunque tengamos problemas y necesitemos aunar esfuerzos”.

De hecho, sin embargo, amplios sectores de la burguesía europea están de acuerdo con Macron. En una columna titulada “Macron tiene razón”, la revista alemana Der Spiegel escribió: “El presidente francés ha declarado a la OTAN con muerte cerebral, y hay mucha indignación. Pero esencialmente, el análisis de Macron es correcto”.

Continuó: “El cuerpo de una persona con muerte cerebral parece vivir, pero de hecho está muerto y cualquier forma de terapia no tiene sentido. Esto es lo que el presidente de Francia piensa de la OTAN”. Descartando las críticas de Merkel al “juicio radical” de Macron sobre la OTAN, Der Spiegel declaró: “En realidad, esta es una defensa bastante tibia de la OTAN. Merkel también tiene claro que el paciente realmente se encuentra en tal situación”.

La discusión en los círculos gobernantes sobre el colapso de una alianza de 70 años entre potencias imperialistas que dos veces en el siglo XX llevaron a la guerra mundial apunta a una crisis muy peligrosa. El sistema capitalista vuelve a amenazar a la humanidad con una conflagración global, esta vez librada con armas nucleares. Significativamente, el propio Macron enfatizó que lo que está surgiendo no es una disputa pasajera dentro de la OTAN, sino un colapso profundo de las relaciones internacionales preparado durante décadas de guerras imperialistas desde la disolución estalinista de la Unión Soviética en 1991.

El Comité Internacional de la Cuarta Internacional (CICI) explicó que la liquidación de la Unión Soviética no fue producto de la bancarrota del marxismo, sino del programa económico nacionalista, autárquico y antitrotskista del estalinismo. Los regímenes estalinistas fueron superados por Estados capitalistas capaces de comprometerse directamente con los recursos del mercado mundial, gracias a la globalización capitalista. Ante la creciente militancia de la clase trabajadora en la década de 1980, la burocracia estalinista restauró la propiedad capitalista y estableció estrechos vínculos con el imperialismo.

Después de la disolución de la Unión Soviética en 1991, el CICI se opuso a los propagandistas burgueses como Francis Fukuyama, quienes afirmaron que eso significaba el “Fin de la Historia”, la muerte del marxismo y el triunfo final de la democracia capitalista. De hecho, la disolución de la Unión Soviética fue un reflejo de una crisis cada vez más intensa del sistema del Estado-nación en el que está arraigado el capitalismo. Sin embargo, esta crisis también estaba minando a los Estados capitalistas, particularmente en medio de la ola de guerras imperialistas de la OTAN en Medio Oriente y África.

Macron, el presidente-banquero, es sin duda un feroz oponente del socialismo, pero este análisis se discute claramente dentro de su gobierno. Le dijo al Economist: “Hubo una concepción generalizada que se desarrolló en los años '90 y 2000 en torno a la idea del Fin de la Historia, una expansión interminable de la democracia, que el campo occidental había ganado y se universalizaría. Era la historia en la que vivíamos hasta la década de 2000, cuando una serie de crisis demostró que no era cierto”.

Macron admitió: “A veces cometimos errores al tratar de imponer nuestros valores y cambiar los regímenes sin obtener el apoyo popular. Es lo que vimos en Irak o Libia ... y tal vez lo que se planeó para Siria, pero eso falló. Es un elemento del enfoque occidental, diría yo en términos genéricos, que ha sido un error desde el comienzo de este siglo, quizás un error, debido a la convergencia de dos tendencias: el derecho de intervención extranjera y el neoconservadurismo. Los dos se enredaron, con resultados dramáticos”.

Macron admite que las políticas de los principales gobiernos de la OTAN en los últimos 30 años fueron políticamente criminales. Macron no lo recordó, pero Trump declaró en un tuit que solo Estados Unidos gastó “8 billones de dólares” en guerras en las que “millones de personas han muerto” y “basado en una premisa falsa y refutada”. En cuanto a Macron, él mismo está profundamente implicado, como exministro en el gobierno francés que presionó para bombardear Siria en 2013.

Las declaraciones de Macron son una indicación de la urgente necesidad de construir un movimiento contra la guerra en la clase trabajadora internacional basado en una perspectiva revolucionaria y socialista. El sistema capitalista no solo está en bancarrota y es criminal. Sus conflictos crecientes sobre los mercados y su ventaja estratégica son, como admiten los principales funcionarios capitalistas, colocar al mundo al borde de una conflagración total.

La perspectiva reaccionaria que Macron describió para abordar esta situación, es decir, una mayor colaboración internacional entre las agencias de espionaje contra el terrorismo islamista no resolverá los conflictos interimperialistas subyacentes sobre los mercados y la ventaja estratégica. De hecho, es bastante obvio que la solución que Macron propone sobre una base capitalista solo intensificará los conflictos.

“Debemos repensar claramente la relación estratégica ... cómo reconstruir lo que he llamado una arquitectura de confianza y seguridad”, dijo Macron, y agregó: “Haremos que nuestras agencias de inteligencia trabajen juntas, compartamos una visión de la amenaza, intervengamos tal vez de manera más coordinada contra el terrorismo islamista en todo nuestro vecindario”.

Al contrastar el islamismo con “nuestro modelo construido en el siglo XVIII con la Ilustración europea”, Macron calificó al islamismo como “el peor enemigo de los valores humanistas europeos que se basan en individuos libres y razonadores, la igualdad entre mujeres y hombres y la emancipación”.

Esto es absurdo. Macron no es un defensor de la Ilustración, sino un banquero de derechas y un político que, como parte de su represión policial contra la creciente oposición a sus políticas de austeridad y desigualdad social, ha lamentado la revolución francesa y ha declarado que Francia necesita un rey. En cuanto a su invocación repetida de los “valores humanistas”, son desmentidos por sus constantes llamamientos al odio neofascista hacia el islam, que abunda y crece en las fuerzas de seguridad francesas.

Lo que propone Macron es una política no para detener el impulso hacia la guerra, sino para fortalecer aún más las agencias de represión estatal que se movilizarían contra un movimiento contra la guerra.

(Publicado originalmente en inglés el 9 noviembre 2019)

Los ultrarricos de EEUU cada vez más ricos



El 1% más rico de EEUU se ha beneficiado con el alza bursátil, las bajas tasas de interés y las reducciones de impuestos del gobierno de Donald Trump, amasando activos que igualan al siguiente 9% más rico, y a los 4 deciles más ricos. En total, el 50% más rico de la población posee el 94% de la riqueza, mientras la otra mitad se reparte el otro 6%. Esto es el Neoliberalismo

Persiste la desaceleración generalizada en América Latina y el Caribe en 2019 y se espera un bajo crecimiento para 2020


CEPAL actualizó sus proyecciones de crecimiento para los países de la región.
11 DE NOVIEMBRE DE 2019|COMUNICADO DE PRENSA






La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) revisó a la baja las proyecciones de crecimiento de la actividad económica de la región para 2019, año en que se espera una expansión promedio de 0,1% en América Latina y el Caribe, según informó hoy mediante un comunicado de prensa.

Para 2020, en tanto, el organismo proyecta que la región continúe en una senda de bajo crecimiento, con una expansión estimada del producto interno bruto (PIB) de 1,4%. Con esto se cumplirían siete años en que América Latina y el Caribe permanecería situada en un plateau de bajo crecimiento, que se ha traducido a su vez en un deterioro de los niveles de ingreso per cápita promedio. El PIB per cápita de la región se vería reducido en un 4% entre 2014-2019, lo que implica una caída promedio anual de -0,8%.

La desaceleración del ritmo de crecimiento se extiende para la mayoría de las economías de América Latina (17 de 20 países) en 2019. Este año las economías de América del Sur, especializadas en la producción de bienes primarios, en especial petróleo, minerales, y alimentos caerían un -0,2%, la primera caída desde 2016. En 2020 se espera que el crecimiento en esta subregión sea de 1,3% en promedio.

Para las economías de Centroamérica y México, por su parte, se prevé una tasa de expansión de 0,7% para 2019 y de 1,6% para 2020, valores que implican una reducción respecto de la tasa media de crecimiento observada desde 2014 en esta subregión.

Para el Caribe de habla inglesa u holandesa se estima un crecimiento promedio de 1,5% para 2019, y la tasa esperada para 2020 es de 5,7%. Vale la pena destacar que este último dato está muy influenciado por el alto crecimiento que se espera para Guyana, vinculado al comienzo de la producción de petróleo que tendría lugar el próximo año, indica la CEPAL.

Según la comisión regional de las Naciones Unidas, la dinámica de la actividad económica en América Latina y el Caribe se da en un contexto en que la economía global ha disminuido su contribución al crecimiento de la región en 2019, situación que muy probablemente se mantendrá para el próximo año.

No solo el volumen de comercio global y el nivel de actividad global se han venido desacelerando de forma pronunciada -afectando la demanda por exportaciones que enfrenta América Latina y el Caribe- sino que también se han visto afectados a la baja los precios de las materias primas que exportan muchos de los países de la región. Además, los episodios de aumentos en la volatilidad financiera influyeron por momentos negativamente en las condiciones financieras y los flujos de financiamiento disponibles para los países, agrega el organismo.

Ante este contexto externo caracterizado por tensiones comerciales y alta incertidumbre, se agravan las dificultades que en materia de inserción al comercio y producción internacional suelen exhibir las economías de la región, advierte la CEPAL.

Las debilidades de la economía global llevan a que los componentes de la demanda interna tengan un mayor peso relativo en la dinámica de crecimiento futura. A las dificultades que enfrentan las economías de la región para expandir el espacio de política -tanto fiscal como monetaria-, se suman las crecientes demandas por cambios estructurales para enfrentar las p
rofundas desigualdades que subsisten en la región, indica finalmente la Comisión.


Cita comercial cubana bajo presión externa

Mientras se recrudecen las sanciones y amenazas de la mayor economía del mundo sobre Cuba, la Feria Internacional de La Habana ensaya fórmulas e iniciativas para alentar inversiones extranjeras, exportaciones y alianzas con el sector privado del país.

A pesar del agravamiento de las presiones de EEUU sobre los negocios externos de Cuba, la Feria Internacional de La Habana consiguió dinamismo con nuevos productos, compañías e iniciativas para dinamizar el comercio exterior.
Foto: Tomada de cuba.cu
A las novedades de productos, negocios y empresas que suele traer la Feria Internacional de La Habana, la recién concluida edición XXVII, FIHAV 2019, sumó la confirmación de tendencias significativas de la economía cubana. Indicadores de participación e inversiones revelados en la cita pusieron en evidencia presiones comerciales y financieras a que se encuentra sujeta la economía cubana, pero también avances en su estrategia de cambios.
El número de países de donde provinieron las empresas y delegaciones expositoras en FIHAV 2019 quedó por debajo de años previos. Apenas participaron 60 naciones, contra 65 un año antes y récords de 70 o más del 2015 al 2017.
Esta contracción se suma a otras bajas o declinaciones en sectores importantes de la economía cubana, como el turismo. También se perciben en las inversiones extranjeras, otra actividad en que el gobierno deposita esperanzas para activar la entrada de capital fresco y tecnología, y dinamizar el desarrollo nacional.
El ministro de Comercio Exterior e Inversión Extranjera, Rodrigo Malmierca, informó en uno de los foros de empresarios realizados durante la reciente Feria, que durante el año transcurrido desde octubre de 2018 Cuba firmó 25 inversiones con capital extranjero, por un monto total de más de 1.700 millones de dólares.
Las cifras evidencian matices interesantes si se comparan con los registros previos. De noviembre de 2017 a octubre de 2018, Cuba pactó un número mayor de acuerdos de inversión, 40, pero por un volumen total de capital ligeramente inferior: unos 1.500 millones de dólares. A todas luces, los negocios, aunque disminuyen actualmente en cantidad, tienden a involucrar cada uno como promedio un capital mucho más jugoso.
Estos montos, sin embargo, quedaron por debajo de los 2.200 millones de dólares reportados previamente, en el año transcurrido hasta la feria de noviembre de 2017. El programa gubernamental de desarrollo apuesta a captar por esa vía no menos de 2.000 millones de dólares cada año.
Algunos analistas y medios de prensa extranjeros han buscado las causas de tales declives dentro de la economía cubana, pero lo cierto es que tales bajas coinciden claramente con un agravamiento de las sanciones del bloqueo comercial y financiero de Estados Unidos contra la economía cubana. La intensidad creció desde mediados del 2018, aunque las amenazas comenzaron casi desde que Donald Trump llegó a la Casa Blanca.
Ante presiones provenientes de la mayor economía del mundo, es previsible un recogimiento cauteloso de parte de las empresas extranjeras al explorar oportunidades comerciales o de inversión en la mayor de las Antillas. Al escenario se suman las tensiones que atraviesan el mercado mundial y las economías europeas y latinoamericanas, donde se hallan socios tradicionales de Cuba.
A pesar de los obstáculos, el gobierno cubano insistió en FIHAV 2019 con iniciativas que confirman su interés cada vez más acentuado de negociar con el capital extranjero. El MINCEX presentó una nueva Cartera de Oportunidades, con 460 proyectos que proponen un monto de unos 1.500 millones de dólares.
La Zona Especial de Desarrollo Mariel (ZEDM), otra iniciativa inaugurada hace seis años, se presentó en esta Feria por primera vez con un pabellón propio. Cuando lo inauguró, la Directora de la Oficina de la Zona, Ana Teresa Igarza, informó que ya cuentan con 49 negocios, de los cuales 26 ya se encuentran en operaciones, mientras el resto prepara sus procesos inversionistas.
La presentación de un sistema de Ventanilla Única del Comercio Exterior, un Directorio Comercial y nuevos productos y firmas con la declarada intensión de diversificar el comercio exterior –demasiado concentrado todavía en pocas ofertas- fueron otras novedades.
Decorarte, productora de juguetes infantiles, primera empresa no estatal que pacta acuerdos con compañías extranjeras y empresas mixtas.
Foto: Tomada de TV Yumurí
Igual o mayor resonancia mediática consiguió otra noticia: el primer acuerdo de una forma empresarial no estatal con empresas extranjeras para exportar sus productos. La Cooperativa Decorarte, especializada en la producción de juguetes infantiles marca Gabi & Sofi, firmó durante la Feria un contrato con la empresa alemana Profümed.
Por primera vez una entidad no estatal cubana podrá comercializar sus productos en el mercado global, tras sellar Decorarte el acuerdo con la firma germana y con la corporación cubana Copextel, que fungirá como canal exportador.
En una confirmación de que el sector privado y cooperativo gana protagonismo en el nuevo modelo económico cubano, Decorarte estableció durante la Feria otros compromisos con las empresas mixtas Mediatex y Suchel Camacho S.A., y con la Empresa de Confitería y Derivados de la Harina. En el desarrollo de líneas de productos infantiles con estos socios, Decorarte asumirá el diseño y embalaje.
El gobierno cubano insiste en alianzas de las empresas estatales con el sector privado y cooperativo para encontrar soluciones como los encadenamientos productivos internos, que le otorguen sostén a la economía. (2019)

Estudio del CEPR muestra que no hubo fraude en Bolivia

La Jornada Online | martes, 12 nov 2019 00:10


Disturbios en La Paz. Foto Afp

Ciudad de México. El 21 de octubre, la Misión de Observación Electoral de la Organización de Estados Americanos (OEA) en Bolivia emitió un comunicado de prensa posterior a las elecciones presidenciales en el que expresó “su profunda preocupación y sorpresa por el cambio drástico y difícil de justificar en la tendencia de los resultados preliminares [del conteo rápido] conocidos tras el cierre de las urnas”.

Dos días después de las elecciones, el 23 de octubre, la misión de la OEA emitió su informe preliminar sobre las elecciones, en el que reiteró las críticas al proceso electoral boliviano y sugirió repetirlo, dado que entre otras cosas “los cambios en la tendencia del conteo rápido eran difíciles de explicar y no coincidían con las otras medidas disponibles”.

Sin embargo, un informe del Center for Economic and Policy Research (CEPR) llamado ¿Qué sucedió en el recuento de votos de las elecciones de Bolivia de 2019?, desmiente la versión de la OEA y dice que el recuento de votos mostró que MAS-IPSP (partido de Evo Morales) había recibido 45.71 por ciento de los votos presidenciales, y el CC (de Carlos Mesa) 37.84 por ciento, lo que significaba una diferencia de 7.87 puntos porcentuales.

Además explica, la misión del organismo internacional no proporcionó evidencia que sustente las declaraciones que hace tanto en su comunicado de prensa como en su informe preliminar, que sugieren que el conteo rápido podría ser incorrecto o “difícil de explicar”.

El documento del CERP explica que los resultados del conteo rápido con 83.85 por ciento de votos contabilizados “son consistentes con una proyección del resultado final que señala como inmediato ganador a (Evo) Morales con una victoria de más de 10 puntos porcentuales”.

También explica que ni la misión de la OEA ni ningún partido político de oposición han demostrado que hubo irregularidades generalizadas o sistemáticas en las elecciones presidenciales del 20 de octubre de 2019.

El informe —realizado por Guillaume Long, David Rosnick, Cavan Kharrazian y Kevin Cashman—, indica que ni el conteo rápido ni el oficial exhiben cambios significativos en las tendencias de votación respecto a los resultados finales; más bien, la misma tendencia ya conocida, explicable por diferencias en las preferencias de los votantes en diferentes áreas geográficas, se hace evidente en ambos conteos.

Los especialistas que hicieron el trabajo aseguran que el recuento de votos legalmente vinculante no se detuvo durante ningún período de tiempo significativo; y señalan que “no está claro cómo las objeciones de la misión de la OEA con respecto al conteo rápido afectarían al conteo oficial”.