Fidel


"Peor que los peligros del error son los peligros del silencio." Fidel Castro Ruz

lunes, 6 de julio de 2020

Cómo Estados Unidos perdió la guerra en Covid-19

No fue por nuestra cultura, fue por nuestro liderazgo.

Opinion Columnist


¿Cuándo comenzó Estados Unidos a perder su guerra contra el coronavirus? ¿Cómo nos encontramos parias internacionales, sin siquiera poder viajar a Europa? Sugeriría que el punto de inflexión fue el 17 de abril, el día en que Donald Trump tuiteó "LIBERATE MINNESOTA", seguido de "LIBERATE MICHIGAN" y "LIBERATE VIRGINIA". Al hacerlo, declaró efectivamente el apoyo de la Casa Blanca a los manifestantes que exigían el fin de los bloqueos que los gobernadores habían instituido para controlar a Covid-19. 

Resulta que los gobernadores demócratas a los que Trump apuntaba en esos tuits se mantuvieron firmes. Pero los gobernadores republicanos en Arizona, Florida, Texas y otros lugares pronto levantaron las órdenes de quedarse en casa y pusieron fin a muchas restricciones en las operaciones comerciales. También, siguiendo el ejemplo de Trump, se negaron a exigir que las personas usen máscaras, y Texas y Arizona negaron a los gobiernos locales el derecho de imponer tales requisitos. Rechazaron las advertencias de los expertos en salud de que la reapertura prematura y descuidada podría conducir a una nueva ola de infecciones. 

Y llegó el virus. El brote inicial de Covid-19, centrado en Nueva York, debería habernos enseñado a ser cautelosos. El aumento de las tasas de infección puede parecer una preocupación menor al principio, especialmente si no se realizan las pruebas adecuadas, hasta que explotan a una velocidad aterradora. Pero ni los políticos republicanos ni la administración Trump estaban dispuestos a escuchar esa lección. En la segunda semana de junio, nuevos casos de Covid-19 estaban surgiendo en Arizona y claramente en aumento en Texas. Sin embargo, los gobernadores de ambos estados desestimaron los llamados a una pausa en la reapertura, insistiendo en que las cosas estaban bajo control.

Y el 16 de junio, por supuesto, The Wall Street Journal publicó un artículo de opinión del vicepresidente Mike Pence declarando que no había y no habría una segunda ola de coronavirus. Dado el historial de la administración Trump, esto prácticamente garantizó que la ola estaba a punto de golpear. Y así fue. En las últimas tres semanas, las cosas se han vuelto muy sombrías rápidamente. 

Los hospitales en Arizona y Texas están en crisis. Y sí, fue una reapertura prematura lo que lo hizo, tanto directamente como enviando una señal a las personas de que el riesgo había pasado. Pero, ¿por qué América arruinó tanto a Covid-19? Ha habido una buena cantidad de comentarios en el sentido de que nuestra respuesta fallida a la pandemia estaba profundamente arraigada en la cultura estadounidense. Somos, según el argumento, demasiado libertarios, demasiado desconfiados del gobierno, demasiado poco dispuestos a aceptar incluso pequeños inconvenientes para proteger a los demás.

Destacados El día en que la clase obrera blanca se convirtió en republicana El negocio de #Vanlife está en auge "Comenzar de nuevo" pide a James Baldwin que tenga sentido hoy Y seguramente hay algo en esto.

 No creo que ningún otro país avanzado (¿pero todavía somos un país avanzado?) Tenga un número comparable de personas que responden con ira cuando se les pide que usen una máscara en un supermercado. Definitivamente no hay ningún otro país avanzado donde los manifestantes contra las medidas de salud pública agiten las armas e invadan los capitols estatales. Y el Partido Republicano es más o menos único entre los principales partidos políticos occidentales en su hostilidad hacia la ciencia en general.

 Pero lo que me sorprende, cuando veo el extraordinario fracaso pandémico de Estados Unidos, es cuán vertical era todo. Esas manifestaciones antibloqueo no fueron asuntos espontáneos y populares. Muchos fueron organizados y coordinados por activistas políticos conservadores, algunos con vínculos estrechos con la campaña de Trump, y financiados en parte por multimillonarios de derecha. Y la prisa por reabrir en los estados de Sunbelt fue menos una respuesta a la demanda popular que un caso de gobernadores republicanos que siguieron el ejemplo de Trump. 

La principal fuerza impulsora detrás de la reapertura, por lo que puedo decir, fue el deseo de la administración de tener grandes aumentos de trabajo antes de noviembre, para que pudiera hacer lo que sabía hacer: alardear del éxito económico. En realidad, lidiar con la pandemia no era el tipo de cosa de Trump. En ese caso, sin embargo, ¿por qué Trump se ha negado a usar una máscara facial o alentar a otros a hacerlo? Después de todo, el uso más amplio de las máscaras sería una forma de limitar las infecciones sin cerrar la economía.

Bueno, la vanidad de Trump, su creencia de que usar una máscara lo haría lucir tonto, o estropear su maquillaje, o algo así, seguramente ha jugado un papel importante. Pero también es cierto que las máscaras recuerdan a las personas que no hemos controlado el coronavirus, y Trump quiere que la gente olvide ese hecho incómodo. 

La ironía es que la voluntad de Trump de intercambiar muertes por empleos y ganancias políticas ha fracasado. La reapertura condujo a grandes aumentos de empleo en mayo y junio, ya que alrededor de un tercio de los trabajadores despedidos como resultado de la pandemia fueron recontratados. Pero la aprobación del trabajo de Trump y las perspectivas electorales no paraban de seguir. E incluso en términos puramente económicos, la prisa por reabrir probablemente esté fallando. 

El último número oficial de empleo fue una instantánea de la segunda semana de junio; Una variedad de indicadores a corto plazo sugieren que el crecimiento se desaceleró o incluso se revirtió poco después, especialmente en los estados donde los casos de Covid-19 están aumentando. En cualquier caso, el punto es que la derrota de Estados Unidos a manos del coronavirus no ocurrió porque la victoria era imposible. Tampoco fue porque nosotros, como nación, no pudimos responder. No, perdimos porque Trump y quienes lo rodeaban decidieron que era de su interés político dejar que el virus se volviera loco.

Paul Krugman has been an Opinion columnist since 2000 and is also a Distinguished Professor at the City University of New York Graduate Center. He won the 2008 Nobel Memorial Prize in Economic Sciences for his work on international trade and economic geography. @PaulKrugman


¿EEUU se aleja del primer mundo? Los indicadores que revelan su retraso



18:30 GMT 06.07.2020

La sociedad estadounidense es cada vez más desigual y varios de sus indicadores socioeconómicos aparecen cada vez más lejos de los buenos resultados obtenidos por países europeos de ingresos altos. Gastos excesivos en salud, el bajo salario mínimo y la baja esperanza de vida evidencian las dificultades cotidianas para sus trabajadores.

Suelen decir que EEUU es un país de oportunidades. Y fue una verdad cierta durante el comienzo del siglo XX, cuando muchos europeos huían de la pobreza y las guerras en busca de una prosperidad que se presentaba más accesible del otro lado del Océano Atlántico. Sin embargo, la realidad estadounidense parece ser completamente diferente, cuando un análisis de varios índices de calidad de vida muestran cómo la potencia norteamericana ha quedado atrás en comparación con varias naciones europeas.


© CC0 / PIXABAY

Un repaso de varios indicadores sociales y económicos hecho recientemente por el periodista estadounidense David Leonhardt para el New York Times demuestra cómo el país gobernado por Donald Trump no supo traducir su crecimiento económico de las últimas tres décadas en mejorar la calidad de vida de su clase trabajadora o reducir la brecha entre los sectores más ricos y los menos pudientes. 

Cinco indicadores del retraso estadounidense 

Esperanza de vida 

La esperanza de vida es un claro ejemplo. El artículo recuerda que la esperanza de vida de los estadounidenses solo creció tres años desde 1990. Datos a 2018 situaban la expectativa de vida en EEUU en unos 78 años, un valor que se ha estancado en comparación con países como Japón, Italia, Alemania, Corea del Sur o incluso Grecia, que ya superan con creces los 80 años y apuntan a continuar creciendo.

El análisis de Leonhardt es contundente al señalar como una de las principales causas la falta de políticas públicas por parte de la Casa Blanca para reducir la brecha entre el poder político y económico de los ricos y grandes corporaciones con el de los trabajadores asalariados. De hecho, los datos muestran que los trabajadores estadounidenses reciben cada vez una porción menor de las riquezas producidas por su país. 

Salario mínimo 

Entre los indicadores más esclarecedores está el salario mínimo, categoría en la que EEUU ha quedado rezagado con respecto a otros países de renta alta. El artículo consigna que el salario mínimo anual de EEUU —unos 15.000 dólares a 2018— quedó muy por detrás de otros como Reino Unido, Alemania, Francia, Países Bajos, Australia o Luxemburgo, donde supera los 20.000 dólares anuales. 

Concentración del mercado 

Leonhardt aporta otro dato clave: la economía estadounidense favorece la concentración en grandes empresas, posibilitando que los grandes grupos económicos impulsen los salarios hacia abajo. El precio de los teléfonos móviles, mayor que en todo el mundo, es un indicador de cómo la falta de competidores perjudica a trabajadores y consumidores. 

El sistema de salud 

La calidad de vida de los estadounidenses también se ve afectada por el sistema de salud. En efecto, los ciudadanos de EEUU pagan más por medicamentos, procedimientos médicos y visitas médicas que los pacientes de cualquier otro país. De hecho, en promedio los estadounidenses pagan más del doble que los habitantes de otros países de ingresos altos por gastos de salud. 

La política tributaria 

La desigualdad estadounidense encuentra otro aliado en la política tributaria. La comparación con países como Francia, donde los más ricos llegan a pagar más de la mitad de sus ingresos en impuestos, evidencia la falta de equidad tributaria de los norteamericanos. Para peor, la tendencia es que la carga impositiva para los ricos de EEUU siga cayendo, haciendo que el esfuerzo recaiga más y más en trabajadores e integrantes de la clase media.

El interés por Cuba continúa creciendo entre los chinos, según sitio especializado en servicios de viajes

6 julio 2020 , Cubadebate

Turistas se fotografían en la Plaza de la Revoluución, de La Habana. Foto: Cuba Travel.
El interés por Cuba continúa creciendo en las redes chinas. Según la plataforma Mafengwo —dedicada a servicios de viajes y utilizada por más de 80 millones de chinos—, la búsqueda del término “Cuba” registró un aumento de un 1,113% en los últimos días, colocando a la Isla a la cabeza de los cuatro destinos más populares del sitio.
Otras publicaciones especializadas como Top Travel pormenorizó las singularidades de la la mayor de las Antillas como destino turístico rico en historia, cultura y naturaleza.
Esa popular revista reseñó en un artículo aspectos que dotan a la mayor de las Antillas de un encanto único como su música, coctelería, la existencia de autos clásicos, puestos de libros antiguos, playas y arquitectura.
Resaltó entre los elementos distintivos a la alegría y optimismo del pueblo, y el malecón de La Habana.
Top Travel indicó que distintas generaciones de chinos reconocen en Cuba a un viejo amigo, al lugar donde el escritor Ernest Hemingway escribió su novela El Viejo y el Mar y a la tierra del mejor tabaco y ron en el mundo, de paisajes coloridos y edificaciones con estilo nacional e internacional.
Según recordó, la Isla es catalogada como uno de los 10 principales destinos de visita obligada en el planeta por el diario estadounidense The New York Times, recientemente hacia allí viajaron celebridades como el cantante chino Jay Chou y Park Shu, y se filmó el popular drama coreano Boyfriend.
Precisamente el artículo de Top Travel aborda el éxito del tema Mojito de Jay, cuyo video se rodó en La Habana, se volvió viral desde su lanzamiento el pasado día 12 en las redes sociales y, de acuerdo con voces especializadas, va camino a convertirse en el hit del verano chino.
El artista escogió como nombre de la melodía romántica el del famoso trago cubano: una mezcla de ron, azúcar, hojas de hierbabuena, zumo de limón y agua.
Además, grabó el audiovisual en inconfundibles localidades de La Habana como el malecón y calles de la Habana Vieja, en compañía de músicos de la isla caribeña, instrumentos tradicionales chinos como el Shamao y los vehículos antiguos conocidos como almendrones.
La salida de Mojito al mercado catapultó entre internautas de China el interés por información sobre la Isla y sus atractivos turísticos.
Cuba tiene la meta de duplicar en dos o tres años la cifra de viajeros chinos que llegan a su suelo y redobla esfuerzos para difundir sus atractivos y fortalezas en variantes como el turismo de naturaleza, cultura, salud y naútico, entre otras opciones.
En noviembre de 2019 firmó con la agencia china Ctrip —la segunda mayor de viajes en línea del mundo— un memorando para posicionar en dicha plataforma sus principales destinos, además de negociar con Alipay facilidades en los pagos digitales de ciudadanos del gigante asiático

Producción porcina en Cuba: Los porqués de la “ausencia misteriosa”

Por: Lissett Izquierdo Ferrer, Cubadeabte
6 julio 2020


Producción porcina en Artemisa. Foto: Irene Pérez/ Cubadebate.
Llegó el coronavirus y se esfumó la carne de cerdo, insistieron usuarios en Cubadebate sin saber los porqués de la “ausencia misteriosa”; mientras otros cuestionaron la escasez, pues “hasta ahora no se ha dicho de ninguna enfermedad que haya afectado la producción”. Y hubo hasta espacio para el humor, porque “ni invocando al genio de la lámpara mágica” aparece el demandado alimento. ¿Qué pasa con la carne porcina?
El pasado 23 de junio el ministro de la Agricultura, Gustavo Rodríguez Rollero, revelaría en la Mesa Redonda cifras que confirmaban las visibles carencias en las tarimas. Solo unas 6 000 toneladas se producen cada mes en este 2020, un tercio de lo que se necesita para asegurar una presencia estable de este surtido: 17 000 toneladas.
Y los pronósticos para los próximos meses es mantener esas limitadas entregas, según dijo el titular del sector; porque otra vez hay deuda estatal de alimento a los productores: “Les debemos casi 90 000 toneladas”. Números que corresponden a este año, pero que ponen el dedo en la llaga, ante deudas vencidas, acumuladas. Aquellas lluvias trajeron estos lodos, comentaría un lector en Cubadebate.
“A partir de la situación económica mundial, de la falta de los ingresos provenientes del turismo y otras exportaciones —que desde el segundo semestre del 2019 comenzaron a verse afectados por el recrudecimiento del bloqueo—,  se han recortado en más de un 50% los suministros de materias primas importadas para los piensos”, explica Norberto Espinosa Carro, presidente del Grupo Empresarial Ganadero (GEGAN).
De acuerdo con el directivo, se ha priorizado la alimentación de las gallinas para la producción de huevos, “pero no ha alcanzado para la ceba de los cerdos, las reproductoras, ni para los recién nacidos”. Los animales destinados a la reproducción en las 140 granjas estatales han estado consumiendo dietas muy por debajo de sus necesidades.
Sin embargo, ya se había dicho que los últimos cuatro meses de 2018 fueron muy tensos en cuanto a la disponibilidad de alimento para los animales, y que tampoco el año pasado arrancó con buen pie. En 2019, por ejemplo, se aspiraba a llegar a las 205 000 toneladas de carne, y el plan real quedó en 180 000 toneladas.
En este período de extinción de la carne de cerdo los precios, como era de esperar, aumentaron. Cifras exorbitantes continúan siendo resultado de una demanda que supera la oferta, más cuando otros alimentos también se muestran intermitentes.

El efecto dominó o reacción en cadena


Cría de cerdos en la finca "Los Sementales", en el municipio Candelaria, Artemisa. Foto: Irene Pérez/ Cubadebate.
Saquemos cuentas. El programa porcino que implementa Cuba se basa en una cría intensiva en la que un cerdo requiere comer, para su crianza y engorde, cereales, proteínas como la soya, y aminoácidos que conforman un pienso, para en seis meses pesar 90 Kg. Si este alimento se retrasa o nunca llega, teniendo en cuenta que una buena parte de esa materia prima se traslada en barco hasta la Isla, los rendimientos por supuesto que apuntan a la baja, y la recuperación no sucede de un día para otro.
Este año, especifica Regla María Ferrer Domínguez, jefa de la División Tecnológica Porcina del GEGAN, comenzó con un déficit del 15% del balance de alimento necesario para llegar a las 190 000 toneladas planificadas. Marzo cerró con un incumplimiento de alrededor de 27 000 toneladas de carne de cerdo en pie.
Igualmente, en abril se dejaron de importar “cifras considerables” de maíz y soya. Se tuvo que evaluar unas 75 000 toneladas menos en el balance de alimento animal que se entrega al programa.
“Lo anterior, puntualiza, generó un reajuste de los compromisos para el actual año, de 190 000 toneladas de carne a 100 000”.
De ahí la brusca reducción en los envíos hacia la industria alimentaria, que provee a los centros hospitalarios, escuelas, canasta básica (picadillo) y al turismo. “Lo que estatalmente se protege”, dice Ferrer Domínguez. Y si antes los mercados agropecuarios estatales y comercio y gastronomía recibían mensualmente unas 2 000 toneladas, ahora solo disponen de 600.
Este periodo ha coincidido con el cierre de fronteras debido a la pandemia de la COVID-19, lo que se traduce en cero turismo. ¿Qué ha pasado con esas cantidades no despreciables que consume el sector?, pudieran preguntarse muchos.
“No hubo turismo, pero hubo centros de aislamiento, protección a personas vulnerables. Evidentemente lo que no fue para el turismo se dirigió hacia esos destinos, y se utilizó en hacer más jamonada, picadillo... La carne no está guardada”, asegura la jefa de la División Tecnológica Porcina del GEGAN.
La falla de la materia prima acordada también ha provocado otros contratiempos. De los casi 15 000 criadores existentes, que tributan el 92% de la demanda nacional, hoy apenas suman 5 934.
“Había una modalidad (de ceba con animales propios) que era muy popular, esos productores en mayo se quitaron. Quedan los de la modalidad de reproductores y los de precebas al destete”, contabiliza Ferrer Domínguez.
El convenio que firman los criadores determina que el Estado les garantiza el 70% de los alimentos. El país debe importar casi el 45% de ese total. Como reconoció en la Mesa Redonda el ministro de la Agricultura, no hay condiciones para mantener este tipo de contrato; “en los próximos años tenemos que revertir esta matriz, de manera gradual”.
Un “problema” visto el año pasado fue la “desestimulación” de los productores debido al inicio del pago de tributos sobre sus ingresos personales, con la presentación de Declaración Jurada. Tampoco han faltado quienes asocian el tope de precios establecidos por los gobiernos territoriales desde el segundo semestre de 2019, con la extinción del mamífero nacional en los mercados.
“Como no me dedico a vender y vivo en una finca a 14 km del pueblo más cercano, caí en la cadena del que vende en la tarima, que bajó el precio en pie. Entonces, yo que soy quien produce solo gano 1 689 pesos cubanos en siete meses. Para esa ganancia no crio. Cancelé el contrato”, relata un cibernauta que se hace llamar Ferna.

Hacia los campos y la ciencia, en busca de alternativas


El proyecto de desarrollo local “Centro multiplicador de cerdo capa oscura” desarrollado en la Empresa Agropecuaria Santa Cruz. Foto: Agropecuaria Santa Cruz.
Desde 2019 “se comenzó a conversar con los productores, a intercambiar, a fomentar y extender la siembra de alimento para los animales”, aduce Ferrer Domínguez. El objetivo es que estos cultivos garanticen el 40% de la comida.
La entrega de tierras ha acompañado esa decisión, y en lo que va de año se han producido 17 000 toneladas de alimentos más que en igual periodo del pasado calendario. En tanto, “se trabaja en la localización de más áreas, sin desconocer que serán necesarios insumos imprescindibles para explotarlas, a los que debemos buscar soluciones”, enfatiza el presidente del GEGAN.
Se trata de un asunto que no tiene marcha atrás. “Resulta ineludible cambiar la matriz productiva que tuvimos durante años, basada en la mentalidad importadora, que el recrudecimiento del bloqueo y la COVID-19 nos ha obligado a desterrar”.
La otra estrategia involucra a la ciencia. “Se están haciendo —añade Espinosa Carro— retrocruces genéticos para crecer en cerdos de capa oscura, menos productivos pero más resistentes, que admitan una alimentación adaptada a bajos insumos y a comidas diversas (subproductos de las cosechas, palmiche…)”. Una iniciativa que, en concreto, aportaría menos carne, pero que es más viable en las circunstancias del país.
Al parecer quedaría en pausa el programa implementado hasta la actualidad, y que estaba encaminado hacia 2030 con una meta de 350 000 toneladas. “Desgraciadamente ha faltado la importación”, lamenta Ferrer Domínguez.
En el país ya hay siete centros multiplicadores de cerdos de capa oscura. Camagüey, por ejemplo, debe recibir en agosto “las primeras hembras reproductoras y sementales para la crianza y producción de la raza”, de acuerdo con Laura Duarte Montell, directora de la Empresa Porcina de esa provincia.
Una de las ventajas expuestas por especialistas del GEGAN es que si el programa de autoabastecimiento local necesitaba hasta el momento 900 000 puercas criollas, con el nuevo híbrido serían 539 000.
Las realidades actuales plantean nuevos desafíos a la aspiración de garantizar mensualmente a cada habitante cinco kilogramos de proteína animal, de ellos dos aportados por el programa porcino. Como garantía está, entre otras cosas, acompañar, apoyar y estimular a los campesinos, sumarlos a sembrar la tierra.
En cualquier caso, el control no deberá fallar en esa cadena que conduce hasta el plato de la población, para que no ocurran episodios como el de Ciego de Ávila, donde más de 26 000 libras de carne de cerdo se echaron a perder, tras permanecer en un frigorífico un año y medio.

Normaliza Villa Clara venta de materiales de la construcción


0607-venta-materiales1.jpg
Santa Clara, 6 jul (ACN) Tras iniciar la segunda fase de recuperación pos-COVID-19, el Grupo Empresarial de Comercio (GEC) en Villa Clara anunció el restablecimiento de las dinámicas de venta de materiales para la construcción en las más de 20 dependencias de la provincia y en los mercados de productos industriales.

Yoel Romero Hernández, director de ventas minoristas del GEC, declaró a la Agencia Cubana de Noticias que se planifican producciones millonarias de áridos y elementos de piso, techo y pared para la distribución en las tiendas ubicadas en los 13 municipios del territorio.

Aunque en los últimos tres meses se han priorizado las edificaciones por esfuerzo propio (más de 200) y los subsidios (casi 400), aclaró que desde el presente julio la comercialización se extiende a todos los sectores de la población.

Hasta la fecha, comentó, se han dispensado casi dos millones de bloques y se han favorecido más de mil casas familiares con prefabricados y arcillas de diferente tipo y volumetría.

Asimismo, Rogelio Martínez Díaz, director del Grupo Empresarial VICLAR, confirmó el aporte de 500 kilómetros de tuberías y 63 mil herrajes, así como de elementos de pared, techo, piso, instalaciones eléctricas e hidrosanitarias que se expenden en tiendas de productos industriales.

Según Pablo Vázquez Enríquez, funcionario del Gobierno Provincial, se mantendrán las conciliaciones y entregas a domicilio de los clientes beneficiados por el programa de la vivienda.

También agregó que estas prestaciones se expandirán, en dependencia del cumplimiento de las cantidades pactadas y la capacidad de satisfacer las demandas locales, a usuarios que emprendan remodelaciones estructurales de pequeño formato.

0607-venta-materiales2.jpg

Como estrategia para disminuir costos por concepto de intermediarios, las mercancías se expenden tanto en los mercados adscritos al GEC como en las Unidades Empresariales de Base donde se fabrican directamente los materiales; alternativa que, además, evita la doble manipulación y la merma de productos.

Mientras perdure la fase dos de recuperación pos-COVID-19 (de un total de tres fases), se limita el acceso simultáneo a los locales de venta para evitar aglomeraciones bajo techo y se mantiene el surtido priorizado de las tiendas de Los Cirios, exclusiva para la atención a los subsidios, y el Caracatey, ambas ubicadas en Santa Clara.

Durante los últimos cinco años, el Grupo Empresarial de Comercio de Villa Clara asume la venta del 80 por ciento de los materiales de la construcción que genera la provincia, con un reporte productivo anual de más de 200 millones de pesos.