Fidel


"Peor que los peligros del error son los peligros del silencio." Fidel Castro Ruz

sábado, 2 de diciembre de 2017

Comienza la desdolarización: "Turquía realizó el prepago por los S-400 en rublos"


Rusia y Turquía, que habían decidido ya comerciar bilateralmente en sus monedas nacionales, evitando el uso del dólar estadounidense, dieron el primer paso en este camino. El diario turco Yeni Safak reveló que hace dos meses y medio Turquía había realizado el prepago por los sistemas de defensa aérea S-400 en rublos.

El medio señala que el costo total de los sistema de defensa aérea S-400 es de 2.500 millones de dólares.

Según el artículo, se completaron las negociaciones sobre la compra de estos sistemas, así como el trabajo técnico sobre las cuotas de pago, y se acordaron todos los aspectos con las autoridades rusas.

El acuerdo implica la compra de dos batallones de misiles, uno de los cuales se adquirirá mediante el método de 'compra directa' y el otro con 'garantía de compra'. Una vez realizado el prepago, se desembolsarán otras contribuciones de acuerdo con los plazos establecidos, dice el diario turco.



© SPUTNIK/

Además se destaca que los dos países comenzaron a trabajar conjuntamente en la preparación del software para sistema de identificación 'amigo-enemigo'. De esta manera, Turquía podrá controlar los sistemas, incluido el lanzamiento de misiles. A diferencia de Rusia, EEUU no había proporcionado este tipo de preferencias en las negociaciones sobre los sistemas Patriot, se enfatiza.

Anteriormente, el columnista del diario Gazeta.ru Mijaíl Jodariónok señaló que el interés de otros países por los sistemas rusos S-400 podría deberse al hecho de que los sistemas similares de EEUU tienen unas restricciones que no permiten atacar los objetivos de producción estadounidense.

Mientras tanto, la gran ventaja de los sistemas rusos es que "no tienen este defecto fundamental. En cualquier caso y en cualquier circunstancia —y contra cualquier invasor occidental—, siempre estarán listos para ponerse en marcha", subrayó el experto.

El medio truco observa además que las negociaciones con la parte rusa sobre la producción conjunta y la entrega de la tecnología comenzarán en 2019, cuando se suministren los primeros batallones.

​Por otro lado, Turquía continúa cooperando con el consorcio franco-italiano Eurosam con respecto a la transferencia de las tecnologías necesarias para crear un sistema nacional de defensa aérea, concluye el medio.

Premio Nobel de Economía: "El bitcóin debe ser prohibido"

Publicado: 2 dic 2017 14:40 GMT

Joseph Stigliz, execonomista principal del Banco Mundial, insiste en que el bitcóin "es una burbuja" que "no cumple ninguna función socialmente útil".


Foto ilustrativa
www.globallookpress.com

La principal moneda digital del mundo, el bitcóin, ha mantenido esta semana a todo el planeta en vilo por sus fluctuaciones: tras marcar un nuevo valor máximo y cotizarse por encima de los 11.000 dólares, se ha depreciado inesperadamente 2.000 dólares.

Mientras el bitcóin ha acaparado tanta atención mediática, Joseph Stigliz, premio Nobel de Economía en 2001, ha aseverado que esta criptomoneda debe ser prohibida.

En una entrevista con Bloomberg, se le preguntó a Stiglitz si el bitcóin podría ser "viable" si se regulara. El execonomista principal del Banco Mundial señaló que "una de las funciones principales del gobierno es crear moneda". De esta manera, el éxito del bitcóin se debe "solo a su potencial de elusión, falta de supervisión", haciendo referencia al hecho de que la distribución de la criptomoneda está descentralizada, sin un banco central para administrarla.
"Ninguna función socialmente útil"

Stigliz indicó que el bitcóin "es una burbuja" cuyo valor hoy en día consiste en "la expectativa de lo que va a ser mañana". Debido a esto, agregó que "debe ser prohibido", ya que "no cumple ninguna función socialmente útil".

Asimismo, el premio Nobel calificó el aumento en el precio del bitcóin de injustificado e insostenible. Y a pesar de que esta criptomoneda es una red descentralizada, con participantes diseminados por todo el mundo, Stiglitz opina que Washington podría cortarla fácilmente.

"Si el gobierno dice: 'la razón por la que se está utilizando el bitcóin es la elusión', podrían cerrarla en cualquier momento. Y luego se derrumba", apuntó el economista.

Sin embargo, Stiglitz, quien también presidió el Consejo de Asesores Económicos del presidente de EE.UU. durante la Administración Clinton, subrayó que sí apoya la innovación tecnológica en los pagos, pero cree que el dinero digital aún debe ser creado y controlado por el gobierno.

La podredumbre moral de los republicanos

Todos mienten respecto a la reforma fiscal; no pasará nada hasta que sean derrotados en las urnas


Los economistas insisten en que la reforma beneficiará a los ultrarricos. GETTY IMAGES

El jueves por la mañana, The New York Times revelaba que Steven Mnuchin, secretario del Tesoro, lleva meses mintiendo acerca de los planes fiscales republicanos. Mnuchin ha hablado repetidamente de la existencia de un informe del Tesoro que calcula —contrariando todas las evaluaciones independientes y no partidistas— que estos planes se pagarán por sí solos, impulsando el crecimiento económico —y, en consecuencia, los ingresos— hasta tal punto que el déficit no aumentará. Pero ese informe no existe, y nunca ha existido; ni siquiera se pidió a los funcionarios del Tesoro que estudiasen el tema.

También el jueves, John McCain –que ha pronunciado moralistas discursos sobre la importancia de seguir los procedimientos regulares en el Senado– declaraba su apoyo al proyecto tributario republicano. Recordemos que los líderes del Senado se apresuraron a llevarlo al hemiciclo sin oír ni solicitar el testimonio de ningún experto (y la política tributaria es un ámbito en el que realmente hace falta escuchar a expertos, abogados y contables, aún más que a los economistas). De hecho, en el momento en que McCain declaraba su apoyo, algunas disposiciones clave todavía eran secretas, de modo que pudiesen presentarse a votación sin tiempo para el debate.

McCain declaró que había tomado la decisión tras una "meticulosa reflexión". ¿Meticulosa reflexión sobre qué? Ni siquiera esperó a que el Comité Conjunto sobre Tributación, que es el que lleva las puntuaciones en el Congreso, emitiese su análisis sobre el impacto económico de la ley. Dicho análisis sería la única evaluación oficial, puesto que, como he dicho, el gobierno de Trump mentía al afirmar que disponía de su propio análisis.

Ese mismo día, el comité conjunto emitió el predecible veredicto: como todos los demás estudios razonables, su revisión consideraba que el proyecto de ley del Senado no contribuiría demasiado al crecimiento económico de Estados Unidos, pero sí perjudicaría directamente a millones de estadounidenses de clase media al disparar el déficit, prodigar beneficios a los ricos y abrir nuevas fronteras a la evasión fiscal. Pero gracias al declive moral de McCain y otros republicanos supuestamente de principios, en el momento en que escribía esta columna el proyecto de ley iba camino de ser aprobado en el Senado.

¿Acaso los políticos no son siempre unos cínicos? No hasta este punto.

En primer lugar, es insólita esta prisa frenética por aprobar una legislación de importancia antes de que alguien descubra realmente de qué va o qué hace. A modo de comparación, la Ley de Asistencia Sanitaria Sostenible soportó meses de declaraciones de expertos antes de ser llevada a votación; luego todo el Senado debatió el proyecto durante 25 días seguidos.

Y hay un mundo de diferencia entre la propaganda política normal —sí, todos los políticos intentan resaltar los aspectos buenos de sus políticas— y las mentiras directas que han caracterizado todos los aspectos de la venta de esta cosa.

Mnuchin declaró que su departamento tenía un estudio que demostraba las grandes ventajas para el crecimiento; mentira. Donald Trump afirma que la ley "no es buena para mí"; mentira. El senador John Cornyn dijo que "no es un proyecto de ley diseñado principalmente para beneficiar a los ricos y a las grandes empresas"; mentira. El senador Bob Corker manifestó que no apoyaría un plan "que añadiese un solo penique al déficit"; mentira.

En otras palabras, todo este proceso implica un grado de mala fe que no veíamos en la política estadounidense desde los tiempos en que los defensores de la esclavitud atacaban físicamente a sus adversarios políticos en el hemiciclo del Senado.

Y hay otros dos aspectos de esta podredumbre moral que merece la pena señalar.

Primero, que no es exclusiva, en un plano fundamental, de Donald Trump, por muy malo que este sea: la podredumbre invade a todo el Partido Republicano. Algunos detalles de la legislación parecen diseñados a medida para beneficiar a la familia Trump, pero tanto las líneas generales como la fraudulencia del esfuerzo de venta habrían sido las mismas con cualquier otro presidente republicano.

Segundo, la podredumbre es general además de profunda.

No hablo solo de los políticos republicanos, aunque el debate tributario debería disipar cualquier ilusión sobre sus motivos: prácticamente todos los congresistas republicanos, incluso el santificado John McCain, están dispuestos a poner la lealtad partidista por encima de los principios, votando una legislación que ellos por fuerza deben de saber que es malísima e irresponsable. Lo terrible, sin embargo, es que la epidemia de mala fe va mucho más allá de las autoridades elegidas o nombradas.

Por ejemplo, fue pasmoso el ver a un grupo de economistas de inclinación republicana con serias credenciales profesionales firmar una carta abierta pensada claramente para prestar ayuda y tranquilidad a las promesas de milagroso crecimiento hechas por Mnuchin. Cierto que no afirmaron explícitamente que las rebajas fiscales se pagarán por sí solas. Pero tampoco dijeron claramente que no lo harán, dando a Mnuchin libertad para decir —como tendrían que haber sabido que haría— que la carta confirmaba la posición planteada por él.

Y dejando a un lado las palabras ambiguas, resulta que la carta tergiversaba la investigación en la que supuestamente se basaba. En otras palabras, la podredumbre de mala fe que se ha extendido por el Partido Republicano ha infectado también a muchos intelectuales afiliados al partido. No a todos: algunos conservadores opuestos a Trump se mantienen fieles a sus principios. Pero por el momento no han tenido mucha influencia.

¿Qué hará falta para limpiar la podredumbre? La respuesta es, básicamente, una abrumadora derrota electoral. Hasta que eso ocurra, si es que ocurre, no hay manera de saber lo bajo que caerá el Partido Republicano.

Paul Krugman es premio Nobel de Economía.
© The New York Times Company, 2017.
Traducción de News Clips.

Comentario de HHC: La negritas son mías para que se note Cuba con quienes estamos lidiando.

El Senado de EEUU aprueba gran rebaja de impuestos en una victoria para Trump

Por David Morgan y Amanda Becker

WASHINGTON (Reuters) - El Senado de Estados Unidos aprobó una reforma fiscal el sábado, en un gran paso para los republicanos y el presidente Donald Trump hacia su objetivo de reducir los impuestos para las empresas y los ricos a la vez que ofrece varios cambios para los ciudadanos.


En la imagen, el líder republicano de la mayoría en el Senado, Mitch McConnell, sale de la cámara durante el debate de una reforma fiscal, en Washington, el 1 de diciembre de 2017. REUTERS/James Lawler Duggan

En lo que sería el mayor cambio en las leyes fiscales del país desde la década de 1980, los republicanos quieren sumar 1,4 billones en 10 años a la deuda nacional de 20 billones para financiar cambios que dicen que impulsarían una economía que ya está creciendo.

“Estamos un paso más cerca de unos ENORMES recortes de impuestos para las familias trabajadoras de América”, dijo Trump en un tuit por la mañana.

Las bolsas de Estados Unidos han subido durante meses por la esperanza de que Washington conceda reducciones fiscales significativas para las empresas.

Celebrando la victoria del Senado, los líderes republicanos predijeron que las rebajas fiscales alentarían a las empresas a invertir más y a impulsar el crecimiento económico.

“Ahora tenemos una oportunidad de hacer América más competitiva, de evitar que los empleos se marchen fuera y dar un alivio sustancial para la clase media”, dijo Mitch McConnell, líder republicano en el Senado.

El Senado aprobó la ley por 51-49, con los demócratas quejándose de que unas enmiendas de última hora para ganar el voto de republicanos escépticos estaban redactadas pobremente y eran vulnerables a posteriores actuaciones por parte de abogados y contables del sector de la elusión fiscal.

“Los republicanos han conseguido tomar una ley mala y hacerla peor”, dijo el líder demócrata del Senado Chuck Schumer. “Bajo la oscuridad y con la ayuda de las prisas, una serie de cambios de última hora llevará incluso más dinero a los bolsillos de los ricos y las mayores corporaciones”, dijo.

Ningún demócratas votó a favor de la ley, pero fueron incapaces de bloquearla porque los republicans tienen una mayoría de 52-48 en el Senado.

La semana que viene previsiblemente comenzarán las negociaciones entre el Senado y la Cámara de Representantes, que ya ha aprobado su propia ley fiscal.

Trump quiere que esto suceda para antes de final de año, lo que le permitiría a él y a los republicanos realizar su primer logro legislativo de 2017 pese a que tienen el control de la Casa Blanca, el Senado y la Cámara desde que asumió el cargo en enero.

Los republicanos no lograron repeler la ley sanitaria del anterior presidente, conocida como Obamacare, durante el verano y la presidencia de Trump ha quedado tocada por las luchas dentro de la Casa Blanca y por al investigación federal por la posible colusión el año pasado entre su equipo de campaña electoral y responsables rusos.

La reforma fiscal es considerada por Trump y los republicanos como algo crucial para las perspectivas a medio plazo de cara a los desafíos electorales en noviembre de 2018, cuando deberán defender sus mayorías en el Congreso.

Bajo la ley, el impuesto de sociedades se reducirá permanentemente al 20 por ciento desde el 35 por ciento, mientras que los beneficios futuros en el extranjero de empresas estadounidenses quedarán ampliamente exentos de tributación.

Para los individuos la tasa fiscal máxima para los que más ganan se reducirá ligeramente.

El Centro Tax Policy, no adscrito a ninguno de los dos partidos, analizó una versión anterior aunque similar de la ley aprobada por una comisión del Senado el 16 de noviembre y halló que reduce los impuestos para todos los grupos de rentas en 2019 y 2025, con la reducción media más grande para los ciudadanos de mayores ingresos.

Cuba puede servir de ejemplo para afrontar el "peak oil", afirma un antropólogo

2/12/2017 - 12:20



Madrid, 2 dic (EFE).- Cuba es "un ejemplo de decrecimiento" en el plano material y energético que "nos puede enseñar a afrontar el pico del petróleo", ya que tuvo que adaptarse a una forzosa falta de suministros de crudo tras el colapso de la URSS, ha explicado en entrevista con Efe el antropólogo social Emilio Santiago Muiño.

Este investigador y activista social que actualmente ejerce la Dirección de Medio Ambiente en el Ayuntamiento de Móstoles, analiza en su nuevo libro 'Opción Cero' el declive energético que se producirá cuando la sociedad alcance el 'peak oil' (pico del petróleo) o tasa máxima de extracción a nivel mundial, tras el cual la producción entraría en declive hasta su agotamiento.

No está claro cuándo ocurrirá ese momento o si ya ha sucedido de hecho, como apuntan los escenarios más pesimistas de la Agencia Internacional de la Energía, que han cifrado el pico máximo de crudo extraído hasta el momento en 2006.

El caso cubano es una aplicación práctica de lo que podría ocurrir a nivel global pues, tras la revolución de 1959 y el bloqueo comercial impuesto por EEUU, el régimen castrista dependía del petróleo garantizado por la Unión Soviética y, al derrumbarse ésta, la economía de la isla se enfrentó a una brusca reducción de más del 50 % de su consumo.

A día de hoy, "Cuba todavía consume un 15 % menos de energía que en 1988", ha apuntado Santiago, lo que le ha obligado a un "reverdecimiento forzoso".

Así, en el caso de la agricultura, que es ecológica "con matices" y en buena medida urbana, "ya que la gente cultiva donde puede", en la actualidad "es capaz de producir todos los alimentos de la dieta cubana".

Esta reorientación hacia lo verde llevó al Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) a calificar a Cuba en su informe 'Planeta Vivo' de 2006 como el único país del mundo dotado de desarrollo sostenible, por su capacidad para "combinar una huella ecológica por debajo del límite de la biocapacidad del territorio con un índice de desarrollo humano alto".

Sin embargo, la solución cubana alberga "algunas sombras" porque la transición fue "obligatoria" y "políticamente muy difícil de extrapolar al contexto actual", ha precisado Santiago.

Además, "no es igual la situación de un país que se hunde en una pobreza energética muy severa rodeado de un mundo que energéticamente es funcional, que un escenario global de 'peak oil', donde la escasez de suministros generaría tensiones muy complejas", ha subrayado.

Este experto ha asegurado que en su libro desmonta "el mito del desarrollo sostenible cubano" al describir, entre esas "sombras", el "sentimiento de vergüenza colectiva" que experimentó su ciudadanía durante el período posterior al fin de la URSS.

"La izquierda verde tiene a idealizar el caso de Cuba", ha subrayado, pero sus propios ciudadanos entendieron "la regresión" de los años 90 del siglo XX como un auténtico castigo y "mucha gente quiso salir de ahí, lo que nos da una idea del tipo de construcción del deseo de las sociedades, sean socialistas o no, y lo difícil que será hacer eso compatible con la sostenibilidad" en el futuro.

A juicio de Santiago, vamos hacia "horizontes mucho más austeros en lo material y energético" por lo que habrá que promover la idea de una "pobreza lujosa" que alimente nuevos modelos de felicidad, más basados en las relaciones personales y experiencias "a través de un discurso seductor que entienda que este empobrecimiento energético es una oportunidad".

Este especialista ha analizado el caso cubano a lo largo de seis años tras conocerlo en primer plano pues vivió allí mientras trabajaba en su tesis doctoral sobre "Sostenibilidad y socialismo en la Cuba postsoviética: estudio de una transición sistémica ante el declive energético del siglo XXI", de donde ha emergido su obra