Fidel


"Peor que los peligros del error son los peligros del silencio." Fidel Castro Ruz

jueves, 17 de marzo de 2016

La nueva brecha generacional

Joseph E. Stiglitz, recipient of the Nobel Memorial Prize in Economic Sciences in 2001 and the John Bates Clark Medal in 1979.

NUEVA YORK – Algo interesante ha surgido en los patrones de votación en ambos lados del Atlántico: los jóvenes están votando en formas marcadamente distintas a las de sus mayores. Parece que se abrió una gran brecha que divide a los votantes más según la generación a la que pertenecen, y menos por su nivel de ingresos, nivel educativo o género.

Existen buenas razones para esta división. Las vidas de ambos grupos, tanto la de los jóvenes como la de las personas mayores, en la forma que se viven en la actualidad, son diferentes. Sus pasados son diferentes, y también lo son sus perspectivas de futuro.

La Guerra Fría, por ejemplo, había terminado incluso antes de que algunos de los jóvenes nacieran o mientras otros eran todavía niños. Para ellos, palabras como socialismo no transmiten el significado que en alguna ocasión transmitieron. Si el socialismo significa la creación de una sociedad donde a las preocupaciones compartidas se les presta la importancia que merecen – donde las personas se preocupan por otras personas y por el entorno en el que viven – estos jóvenes dicen amén a ello. Sí, es posible que experimentos bajo la rúbrica de socialismo hubiesen fallado un cuarto o mitad de siglo atrás; pero, los experimentos de hoy en día no se parecen a los del pasado. Por lo tanto, el fracaso de dichos experimentos del pasado no dice nada sobre los nuevos experimentos.

Los estadounidenses y europeos mayores de clase media alta han tenido una buena vida. Cuando ingresaron a la fuerza laboral, había puestos de trabajo bien remunerados esperándolos. La pregunta que se formularon en aquel entonces fue qué querían hacer, y no durante cuánto tiempo tendrían que vivir con sus padres antes de conseguir un trabajo que les permitiera mudarse para vivir independientemente.

Esa generación esperaba tener seguridad laboral, casarse durante su juventud, comprar una casa – quizás también una casa de verano – y finalmente jubilarse de manera razonablemente segura. En general, estos jóvenes esperaban encontrarse en una mejor situación que la de sus padres.

Si bien la actual generación de personas con mayor cantidad de años se encontró con baches en el camino; en su mayoría, sus expectativas se cumplieron. Ellos posiblemente obtuvieron más ganancias de capital provenientes de la valorización de sus viviendas en comparación con las ganancias provenientes de sus salarios. Casi con seguridad ellos pensaron que dichas ganancias eran extrañas, pero aceptaron de buen agrado el regalo de nuestros mercados especulativos, y con frecuencia se felicitaron a sí mismos por comprar en el lugar correcto, en el momento adecuado.

Hoy en día, las expectativas de los jóvenes, dondequiera que se encuentren en la distribución del ingreso, son diametralmente opuestas. Ellos se enfrentan a la inseguridad laboral a lo largo de su vida entera. En promedio, muchos graduados universitarios buscarán durante meses antes de que encuentren un puesto de trabajo – a menudo sólo después de haber trabajado como internos en una o dos prácticas no remuneradas. Y, los antes mencionados se pueden contar entre aquellos con buena suerte, porque saben que sus compañeros más pobres, a algunos de los cuales les fue mejor en la universidad, no pueden permitirse el lujo de pasar un año o dos sin ingresos, y que estos últimos, para empezar, no tienen las conexiones para conseguir un puesto no remunerado como internos.

Los jóvenes graduados universitarios de hoy en día están cargados con deuda – y los que son más pobres son los que tienen más deudas. Por lo tanto, no se preguntan cuál es el trabajo que les gustaría; sino, simplemente se preguntan cuál sería el trabajo que les permitirá pagar sus préstamos universitarios, mismos que a menudo serán una carga financiera para dichos jóvenes durante 20 o más años. Del mismo modo, la compra de una casa es un sueño lejano.

Estas grandes dificultades se traducen en que los jóvenes no piensan mucho sobre su jubilación. Si lo hicieran, sólo se asustarían por la cantidad de dinero que necesitarán acumular para vivir una vida decente (es decir, una mejor vida a la que se vive cuando sólo se recibe las prestaciones de la seguridad social), si toman en cuenta en su análisis la posible persistencia de tasas de interés bajísimas.

En resumen, los jóvenes de hoy ven el mundo a través de la lente de equidad intergeneracional. Al fin de cuentas, puede que a los hijos de padres de clase media alta les vaya bien porque ellos heredarán la riqueza de sus padres. Si bien es posible que no les guste este tipo de dependencia, les gustaría aún menos la alternativa: un “nuevo comienzo” en el que las cartas se apilan en contra de lograr algo que se asemeje a lo que una vez se consideró como un estilo de vida de clase media básica.

Estas desigualdades no pueden ser fácilmente explicadas y desechadas. Lo que ocurrió no es que los jóvenes no trabajaron esforzadamente: estas dificultades afectan a los que pasaron largas horas estudiando, sobresalieron en la universidad e hicieron las cosas “bien”. La percepción sobre que existe una injusticia social – es decir, sobre que el desarrollo de los eventos económicos es amañado – se aumenta cuando estos jóvenes ven que los banqueros, que son quienes causaron la crisis financiera, ahora son la causa del continuo malestar de la economía, y que dichos banqueros dejan sus puestos de trabajo cobrando mega-bonos, sin que a casi nadie se responsabilice por sus malas acciones. Se cometió fraude masivo, pero de alguna manera, en los hechos, nadie lo perpetró de manera particular. Las élites políticas prometieron que las “reformas” traerían consigo prosperidad sin precedentes. Y, sí lo hicieron, pero sólo para quienes se encuentran en la parte superior de la distribución de la riqueza, es decir para quienes forman parte del 1% más rico de la sociedad. Todos los demás, incluidos los jóvenes, recibieron inseguridad sin precedentes.

Estas tres realidades – injusticia social en una escala sin precedentes, desigualdades masivas, y una pérdida de confianza en las élites – definen nuestro momento político, y lo definen así de manera correcta.

Más de lo mismo no es una respuesta. Esta es la razón por la que los partidos políticos de centro-derecha y de centro-izquierda en Europa están perdiendo. Estados Unidos está en una posición extraña: mientras los candidatos republicanos compiten en demagogia, con propuestas mal pensadas que empeorarían las cosas, ambos de los candidatos demócratas proponen cambios que – si ellos logran que se aprueben en el Congreso – cambiarían realmente la situación.

En caso de se adopten las reformas propuesta por Hillary Clinton o Bernie Sanders, se podría contener la capacidad que tiene el sistema financiero para aprovecharse de aquellos que ya se encuentran sobrellevando una vida muy precaria. Y, ambos de estos candidatos tienen propuestas para llevar a cabo reformas profundas que cambiarían la forma cómo Estados Unidos financia la educación superior.

Sin embargo, aún queda mucho por hacer para que el sueño de la casa propia sea posible, no sólo para quienes tienen padres que les pueden ayudar con el pago de la cuota inicial, y para hacer que sea posible tener seguridad de jubilación, tomándose en cuenta los vaivenes del mercado de valores y el mundo con tasas de interés cerca de cero al que hemos entrado. Lo más importante es que los jóvenes no encontrarán un camino llano en el mercado laboral, si la economía no se desempeña de mejor manera. La tasa de desempleo “oficial” en Estados Unidos, que se encuentra en un nivel del 4,9%, enmascara niveles mucho más altos de desempleo encubierto, niveles que, por lo menos, entre otras consecuencias, hacen que los salarios se mantengan bajos.

Sin embargo, no vamos a ser capaces de solucionar el problema si no lo reconocemos. Nuestros jóvenes sí lo reconocen. Ellos perciben una ausencia de justicia intergeneracional, y tienen razón de estar muy enojados por ello.

Traducido del inglés por Rocío Barrientos.


Read more at https://www.project-syndicate.org/commentary/new-generation-gap-social-injustice-by-joseph-e--stiglitz-2016-03/spanish#AhlgJtuTP7krxlJM.99

Agricultura Urbana por disminuir precios de productos agrícolas

Sancti Spíritus, 16 mar (ACN) El Programa Nacional de Agricultura Urbana y Suburbana persigue el objetivo de disminuir los precios de las producciones agrícolas, según manifestó hoy, en esta ciudad, Adolfo Rodríguez Nodals, quien encabeza ese grupo en Cuba.

Al concluir el recorrido 72 en la provincia de Sancti Spíritus, el también miembro del Comité Central del Partido Comunista de Cuba argumentó a la prensa que se ha realizado una encuesta comparando los precios de los productos de los mercados agropecuarios estatales con los puntos de ventas de esta forma.

Se está aplicando una ficha de costo tipo que varía según las particularidades del lugar, porque el propósito del movimiento es estimular al agricultor y establecer tarifas de venta por debajo del importe medio con que se comercializan las frutas, vegetales u hortalizas en estos establecimientos gubernamentales, señaló.

En el caso de la agricultura suburbana, la batalla es mantener funcionando y recuperar los puntos de compra-venta de acopio que se aprobaron desde hace seis años por este programa nacional, cuyo estado y funcionamiento se piensa incluir en la evaluación del próximo recorrido, informó.

Rodríguez Nodals acotó que esto es un gran reto debido a las complejidades climáticas que enfrenta el país; de ahí que se precisa más rotación en los canteros, sembrar a tiempo y con buena semilla, materia orgánica, aumentar las áreas o desarrollar un fuerte movimiento de parcelas.

Comentó que en esta inspección el territorio obtuvo la calificación de Bien y enfatizó que aunque faltan por visitar Villa Clara y Cienfuegos, hasta el momento Sancti Spíritus se encuentra entre las cuatro mejores provincias.

Más de 270 unidades de producción en los municipios espirituanos fueron comprobadas por la comisión, de las cuales sobresalieron por su trabajo estable la capital provincial, Fomento y Trinidad, señaló el directivo.

Durante la reunión se instó a su vez, a incrementar los resultados en la diversificación de frutales y el trasplante de cultivos, principalmente la zanahoria y la lechuga, así como impulsar las fincas de alimento animal.

Rodríguez Nodals reconoció además la labor realizada en Fomento, lugar donde se localiza la mejor finca de plantas medicinales de toda la nación.

Asimismo, se refirió que si la provincia elimina las zonas con marabú pendientes, fundamentalmente en Trinidad, podría convertirse en la primera del país en solucionar esa problemática.

Marcha mejor pago de tributos en el país

LA HABANA.—Un total de 99 992 contribuyentes han entregado en el país su Declaración Jurada (DJ) sobre ingresos personales, cifra superior en 11,2 % al comportamiento de igual periodo del año anterior.
Arelys Pérez, directora de Aten­ción al Contribuyente de la Ofi­cina Nacional de Ad­mi­nis­tración Tributaria (ONAT), su­bra­yó a la ACN que hasta el 4 de marzo los resultados han sido mejores a similar fecha del 2015, cuando se habían recepcionado 88 934 documentos legales.
No obstante, y aun cuando el tiempo de liquidación de pago se extiende hasta el 30 de abril, la especialista alertó a los demás comprometidos con ese deber cívico a presentar la DJ con prontitud, ante la ventaja de rectificar cualquier error, sin recargos o multas.
Según Pérez, del total de trabajadores por cuenta propia que deben participar en el ejercicio fiscal, ya casi el 50 % ha entregado su declaración.
Resaltó que en este sector se han registrado como promedio ingresos brutos de 29 391 pesos por contribuyentes, número que excede en 3 605 pesos al acumulado en igual etapa del pasado calendario, lo cual evidencia mayor disciplina tributaria.
Entre las facilidades que desde el 2015 pone en práctica la ONAT para la liquidación de los impuestos, destaca la habilitación de buzones, utilizado en el actual periodo por el 98,5 % de los cubanos que ya han cumplido con su pago, precisó la entrevistada.
Recordó que este año se facilitó el uso de la DJ-Excel, un formato que ayuda a realizar el cálculo ma­temático, así como también el modelo DJ-08, los cuales pueden descargarse en el sitio www.mfp.cu o solicitarse al correo electrónico consultas@onat.gob.cu, y entregarse de forma impresa.
La directiva acotó que tal posibilidad ha sido aprovechada por 554 contribuyentes, y que solo el 0,32 ha empleado el correo certificado para enviar el referido documento legal, otras de las posibilidades existentes en aras de agilizar el proceso.
Una de las novedades de la presente Cam­paña es que los cuentapropistas pueden rebajar en la DJ a presentar un 10 % más de sus entradas como gastos deducibles, medida aprobada en la última sesión del Parlamento cubano.
En este ejercicio anual deben participar tam­bién artistas, creadores y personal de apo­yo del sector de la cultura; comunicadores sociales y diseñadores de la Asociación Cu­bana de Comunicadores Sociales, y personal que labora en sucursales extranjeras. (ACN)