Fidel


"Peor que los peligros del error son los peligros del silencio." Fidel Castro Ruz

sábado, 27 de octubre de 2018

Los Emprendedores cubanos y el Pospanamax.

Por Dr. Julio Carranza *


Un texto breve para aportarles una evidencia más sobre este relevante tema que plantean Michael y Joaquín. En estos momentos estoy en Panamá en una reunión de trabajo, ayer por curiosidad fui a la Zona Libre de Colón, es impresionante lo que se ha montado y organizado allí para venderle a los cubanos que vienen a buscar cualquier tipo de mercancía al por mayor. El año pasado visitaron Panamá 40 mil cubanos y este año están esperando más de 60 mil y decenas de millones de dólares en gastos de todo tipo. El Gobierno panameño ha aprobado una política especial para los cubanos entregándoles visas (tarjeta de turista) para visitar Panamá por 30 días cada vez a todo el que la solicite y tenga carnet de trabajador por cuenta propia o de artesano, también a los que ya hayan estado en el país o en cualquier otro país recientemente. Se escucha con frecuencia por esas calles el típico “Oye chico” y el menos formal “que bola acere, encontraste lo que buscabas? y barato?, regatea que te hacen rebajas!, etc, por lo general gente joven, hombres y mujeres y con aspecto muy popular, que realizan compras, esencialmente para revender en la Isla, aun cuando por lo general cumplen con las regulaciones que le pone la Aduana Nacional de la República. Tiendas con nombres y propaganda comercial como “Cubarato” , “Para toda Cuba”, “Lo Mejor para Cuba”, “De fabrica pa’ Cuba” etc, etc, además de varios puntos para hacer los envíos vía marítima a La Habana abundan en el lugar con grandes vallas de propaganda que se van apreciando ya desde la carretera según uno se acerca a la entrada de la Zona Libre. Escuche a algunos con la idea de poner restaurantes de comida cubana en el lugar para responder a la demanda del número creciente de cubanos qué pasan por allí en su actividad comercial.

Colon es la Zona Libre más grande de America Latina y está muy cerca de la salida del Canal al Mar Caribe, donde, por cierto, funcionan intensamente ya las nuevas y enormes exclusas que permiten el paso de los llamados e inmensos buques pospanamax -de los más grandes del planeta- (Calado: 12,0 metros, Calado aéreo: 57,9 metros, Manga: 32,3 metros Eslora: 289,6 metros), aquellos que suponemos en algún momento puedan integrar el Puerto de Mariel en su trayectoria como un centro de redistribución regional.

En declaraciones recientes a la prensa el Director de la Zona Libre expresó: “La economía (de la zona franca) se va a mover y le vamos a abrir una ventana a todos esos cubanos de a pie. Lo importante es que compren, se queden unos días en el país y gasten en hoteles y comidas", declaración más que lógica desde le punto de vista de los legítimos intereses comerciales de Panamá, así como legítima es la actividad comercial de estos cubanos que vienen a suplir una actividad que (a saber por qué) el Gobierno cubano no realiza con suficiencia o no permite que estos la hagan de manera más ordenada y regulada. Y esto no solo sucede en Panamá, también en muchos otros lugares (Cancun, Quito, Ciudad de México, Miami, Guyana, etc, etc)



De modo que cabe la pregunta realizada, por qué no es el Gobierno de Cuba quien realiza esas importaciones, o permite que el sector no estatal las realice desde Cuba (con las regulaciones del caso) y así retener en el país parte considerable de la no despreciable cantidad de divisas que están saliendo por esa vía?, lo cual beneficiaría la economía nacional y tendría un efecto positivo sobre la población (al menos sobre sectores importantes de ella) y a la actividad del sector no estatal cuyo lugar es, cómo se ha explicado reiteradamente, fundamental para generar empleo, mejorar los servicios y alguna producciones y contribuir a crearle mejores condiciones a las empresas estatales (líderes de la economía) para que recuperen niveles aceptables de eficiencia y productividad sin los cuales no habría salida posible para el estancamiento en el que se encuentra la economía nacional, esto haya bloqueo o no haya bloqueo, no porque se subestime el tremendo efecto dañino del bloqueo, si no por todo lo contrario.

Si se comparan los precios que para muchas productos se encuentran en la Zona libre de Colón y los precios a los que en algunas ocasiones (no con frecuencia) se encuentran estos productos en las redes de tiendas en CUC del Gobierno, se puede apreciar una gran diferencia al alza, a todas luces irracional pues desinsentiva su compra, lo cual además permite que los que llevan mercancías para vender también las pongan a precios muy altos (aunque menores a los del Gobierno) comparado con lo que les cuesta, (gastos de viaje y envío incluidos) y obtienen ganancias rápidas y notables. 

Lo que logra obtener el Gobierno con esos sobreprecios extraordinarios es, debido al desestimulo a su compra, bastante inferior a lo que obtendría en divisas con precios que garanticen un margen de ganancia razonable y no exorbitante, además de que contribuiría a dinamizar la economía y a un mejor ambiente social, sobre todo en la juventud, sector que de manera permanente y legítima está en busca de alternativas difíciles de encontrar, dado el contexto de depresión económica y limitaciones que caracterizan la situación actual de la economía y de las políticas económicas en el país.



* Texto tomado de un correo enviado por el autor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario