domingo, 30 de julio de 2017

Proyecto experimenta con mejores semillas para productores cubanos

Con cooperación internacional, la iniciativa persigue el incremento de la producción orgánica de hortalizas, miel y frutales y su certificación.



. El proyecto también promueve el beneficio de los productos para que lleguen en mejores condiciones al consumidor final. Foto: Archivo IPS Cuba

La Habana, 30 jul.- De las semillas y su calidad depende más de la mitad del éxito de cada cosecha, según especialistas. Por ello, un proyecto internacional experimenta en esta capital para escoger las simientes que mejor resistan al clima tropical y den mayores rendimientos.

“Se trata de evaluar variedades de hortalizas de hojas y de fruto en las condiciones de Cuba, tanto a cielo abierto como en tapado, que pueden aprovecharse de cara al crecimiento del turismo que experimenta el país, como una vía para sustituir importaciones”, indicó Pedro Gavilanes, especialista en gestión del Proyecto de Apoyo a la Agricultura Sostenible (PAAS).

La meta consiste en “disponer de estos tipos de hortalizas en diferentes épocas del año, alcanzar estabilidad en la producción y la oferta en etapas en que comúnmente no se siembran estos cultivos”, apuntó Gavilanes.

Las semillas con que se experimentará las aporta el Instituto de Transferencia Tecnológica, con una sede en Guatemala, “y se van a seguir todos los protocolos y mecanismos que tiene establecido el país para que se haga con la rigurosidad requerida”, sostiene Gavilanes.


Alexander Alfonso es el encargado de experimentar en sus tierras las semillas para determinar las que mejor se avienen a las condiciones del clima en suelo cubano. Foto: Archivo IPS Cuba

El agricultor Alexander Alfonso, de la Cooperativa de Créditos y Servicios Efraín Mayor, del municipio habanero de Guanabacoa, es el escogido por PAAS para una acción puntual en su parcela, donde entre pequeñas elevaciones siembra hortalizas y frutas.

El productor reveló que probarán “semillas de tomates que pueden producirse el año entero, tanto en invierno como en verano, diversidad de lechugas, coles, pimientos, berenjenas y remolachas”.

Esta iniciativa es coordinada por la no gubernamental Asociación Cubana de Técnicos Agrícolas y Forestales, y cuenta con financiamiento de la agencia de cooperación HIVOS, de Holanda, y de la Agencia Suiza de Cooperación y Desarrollo.

En la introducción de nuevas variedades de semilla, Alfonso dispone del asesoramiento de especialistas del Ministerio de la Agricultura y de los estatales Instituto Liliana Dmitrova y Centro Nacional de Sanidad Agropecuaria.

“Tradicionalmente, gracias a su acompañamiento técnico hemos alcanzado notables resultados. En esta ocasión esperamos que luego podrán extenderse al resto del país”, dijo el agricultor, que nació en el lugar en 1977 y se dedicó a laborar la tierra desde 1996.

Para él, tan importantes como las nuevas simientes, es el aprendizaje del manejo de las variedades en introducción por parte del proyecto, que apoya el incremento de la producción orgánica de hortalizas, miel y frutales, así como su certificación.

Actores vinculados a PAAS

– Cadena apícola, coordinada por el Centro de Investigaciones Apícolas.

– Cadena de frutales, a cargo del Instituto de Investigaciones en Fruticultura Tropical.

– Cadena de hortalizas y oleaginosas, coordinada por el Instituto de Investigaciones Fundamentales en Agricultura Tropical.

– Una nueva fase incluyó también las cadenas de valor yuca, café y pollo de ceba.



“La idea principal es capacitar a los campesinos, de modo que reciban la tecnología y los conocimientos sobre la atención que lleva, como una garantía para no fracasar y aprender de lecciones del pasado, cuando algunas buenas ideas en el ámbito rural fracasaron por falta de capacitación en el manejo y las atenciones que llevan los cultivos”, enfatizó.

El proyecto de cooperación internacional apoya también con dos centros de capacitación, con condiciones y equipamiento que contribuirán a preparar mejor al campesinado de las fincas y la cooperativa.

Y promueve el beneficio de los productos para que lleguen en mejores condiciones al consumidor final. Las producciones de esta finca van a destinos como el consumo social, los puntos de venta, mercados agropecuarios y el turismo.

PAAS tiene como objetivo contribuir a mejorar la calidad de vida de hombres y mujeres en 12 municipios cubanos, a través del aumento sostenible de la disponibilidad de alimentos sanos y de los ingresos provenientes de cadenas de valor de productos agrícolas orgánicos.

Con incidencia en las provincias de La Habana, Mayabeque, Cienfuegos, Ciego de Ávila, Camagüey, Las Tunas ,Granma y Holguín, persigue el aumento sostenible de la productividad entre 15 y 25 por ciento, y la producción entre 20 y 100 por ciento de productores vinculados a las cadenas de valor con la incorporación de la producción orgánica.

Además del incremento en 15 por ciento del valor de los productos en las cadenas de alimentos orgánicos y la venta de los mismos en los mercados, se propone incluir otras 2.000 personas dedicadas a la producción y al menos 30 autoridades municipales y a nivel nacional para perfeccionar sus políticas agrícolas.

Hasta el momento en los diferentes temas vinculados al proyecto se han capacitado 3.193 personas, de las cuales 37 por ciento son mujeres. (2017)

No hay comentarios:

Publicar un comentario