viernes, 25 de septiembre de 2015

De la aspiración a la realidad: Políticas para promover los objetivos de desarrollo sostenible

Boletín del FMI

Con el correr del tiempo, la diversificación económica puede fomentar el crecimiento
Se necesitan políticas inclusivas para respaldar el crecimiento y distribuir equitativamente los beneficios
Es clave que los precios de la energía proveniente de combustibles fósiles sean adecuados para garantizar la sostenibilidad ambiental

Cada país debe impulsar su propio desarrollo, pero trabajando de forma conjunta, la comunidad internacional puede convertir la aspiración de desarrollo sostenible reflejada en los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) en una realidad, señaló la Directora Gerente del FMI, Christine Lagarde.
En su intervención en la Brookings Institution, al referirse a los 17 nuevos objetivos de desarrollo sostenible que se adoptarán el próximo viernes en las Naciones Unidas, Lagarde señaló: “mediante su propia determinación, los países pueden marcar una diferencia para alcanzar los ODS. No necesitan esperar a que las instituciones, sus socios u otros marquen la diferencia”.
De forma paralela, el personal técnico del FMI publicó un informe que contiene recomendaciones en materia de política económica dirigido a ayudar a los países a alcanzar las metas que se establecen en el ambicioso programa de desarrollo para los próximos 15 años. El documento señala que “las políticas que fomentan la transformación económica y la inclusión económica y social, y protegen el medioambiente son de importancia fundamental para el desarrollo sostenible.”
Un enfoque integral
Aunque las buenas decisiones en materia de política económica pueden fortalecer la sinergia entre los objetivos económicos, sociales y ambientales, los autores sostienen que las disyuntivas y desafíos que enfrentan los distintos países al perseguir sus objetivos de desarrollo varían sensiblemente y que la combinación adecuada de políticas depende de factores como la estructura económica, los niveles de ingreso y educación y la capacidad institucional.
Transformar y diversificar
El documento, “From Ambition to Execution: Policies in Support of Sustainable Development Goals” (De la aspiración a la ejecución: Políticas para promover los objetivos de desarrollo sostenible), analiza la posibilidad de fomentar la diversificación económica a través de reformas estructurales. “En un ambiente macroeconómico estable, las reformas estructurales pueden cumplir una función decisiva, facilitando la transferencia de recursos hacia sus usos más productivos y ayudando a diversificar la producción y las exportaciones.”
Los autores sostienen que al diversificar sus economías, los países pueden trasladar trabajadores de la agricultura, un sector de baja productividad, a sectores de mayor productividad, como la industria, el comercio y los servicios, que crean empleos con salarios más altos a largo plazo y ayudan a mejorar las condiciones de vida. No obstante, la mayoría de los países exportadores de materias primas están teniendo dificultades para diversificarse, especialmente con el deterioro del sector de las materias primas. En el documento se elogia a Indonesia, Malasia y México por haber podido ir más allá de la producción de petróleo, mediante la mejora del clima empresarial y el respaldo a los trabajadores para que adquieran la especialización necesaria.
Lograr un crecimiento más duradero
En el documento se hace hincapié en la importancia de la inclusión económica y social y se afirma que todos los sectores de la sociedad, en igualdad de condiciones para hombres y mujeres, deben beneficiarse del crecimiento económico. Se señala que “la inclusión financiera es un elemento clave para la reducción de la desigualdad del ingreso y para brindar mayores oportunidades económicas a las mujeres”. También se indica que a través del aumento del ingreso tributario, la reducción de gastos superfluos y el fortalecimiento de la eficiencia en la prestación de servicios públicos, los países en desarrollo podrían aumentar el gasto social, con el fin de alcanzar sus metas de redistribución. En el documento se señala que un sistema tributario justo también juega un papel importante en la mejora de la equidad.
Invertir en un clima sostenible atenúa el riesgo
En el documento se hace hincapié en los posibles beneficios de reducir los subsidios a la energía que no estén bien focalizados. Se destaca que aumentar los precios de la energía a fin de reflejar el costo real reduciría una cuarta parte de las emisiones mundiales de carbono y tres quintas partes de las muertes relacionadas con la contaminación del aire, y reportaría ingresos de hasta el 8% del PIB, en promedio, en algunos países. En el documento se sostiene que “las políticas de fijación de precios, unidas a la adopción de normativa, también pueden desempeñar una función importante en la gestión más eficiente de los recursos hídricos, una mejora de las perspectivas económicas y el bienestar de las poblaciones vulnerables tanto a la falta crónica de acceso al agua, como a escaseces provocadas por crisis. Por último, las políticas para el sector financiero pueden contribuir a atenuar los efectos de los acontecimientos adversos relacionados con el clima, y a adaptarse a sus consecuencias”.
Ante el aumento de la frecuencia de las catástrofes naturales y de salud pública, el FMI creó recientemente el Fondo Fiduciario para Alivio y Contención de Catástrofes y aumentó el acceso a préstamos con interés cero para los países de bajo ingreso y en desarrollo con el fin de amortiguar posibles shocks y perturbaciones sufridos mientras persiguen sus metas de desarrollo sostenible.

No hay comentarios:

Publicar un comentario