jueves, 8 de octubre de 2015

En EE.UU. mucho desconocimiento de la economía cubana

Secretaria de Comercio de la administración Obama asegura que el Diálogo Regulatorio da la oportunidad de aprender los unos de los otros. Sostuvo una intensa agenda de intercambios con altos funcionarios del Gobierno cubano

8 de Octubre del 2015 0:10:20 CDT

«Estamos aquí para ayudar a buscar nuevas oportunidades dentro de los límites del embargo» —término de menor consistencia y alcance que Estados Unidos utiliza para designar al bloqueo—, aseguró la secretaria de Comercio de Estados Unidos, Penny Pritzker, en una rueda de prensa con periodistas cubanos en la que explicó los intereses que la trajeron a La Habana al frente de un equipo de expertos «de gran trayectoria en el ámbito regulatorio» de los Departamentos de Comercio, del Tesoro y de Estado.

Pritzker, quien expresó que era un placer para ella ser la segunda miembro del Gabinete de Barack Obama en llegar a Cuba —el primero fue el secretario de Estado John Kerry, quien el pasado 14 de agosto reabrió la embajada estadounidense tras el restablecimiento de las relaciones diplomáticas el 20 de julio—, señaló insistentemente que este ha sido un viaje de reconocimiento, porque todavía hay mucho en los Estados Unidos que se desconoce de la economía cubana, de su funcionamiento y del sistema de exportaciones e importaciones y la distribución de los productos en la Isla.

«El hecho es que todavía existe en EE.UU. mucho desconocimiento de la economía cubana para poder entenderla a cabalidad, y es por eso que estoy aquí», aseguró.

Este diálogo nos da la oportunidad de aprender los unos de los otros, dijo, al tiempo que sustentó que albergaba la esperanza de que esta sea la primera de una serie de reuniones «que nos permitan conocernos mejor», en referencia al Diálogo Regulatorio entre funcionarios estadounidenses y cubanos que sostuvieran en horas de la mañana del miércoles 7 de octubre.

Destacó sus encuentros con el vicepresidente del Consejo de Ministros Ricardo Cabrisas, el ministro de Relaciones Exteriores Bruno Rodríguez y el ministro de Comercio Exterior e Inversión Extranjera Rodrigo Malmierca, con quienes conversó sobre los siguientes pasos para fortalecer las relaciones bilaterales.

En sus declaraciones a los periodistas cubanos, y en respuesta a una de las preguntas, la Secretaria de Comercio resaltó que en sus encuentros con los funcionarios cubanos pudieron conversar sobre el alcance y las limitaciones de las medidas tomadas por su Gobierno, aunque no enumeró esos márgenes que imposibilitan que las medidas anunciadas desde enero por el presidente Obama puedan tener ejecución práctica.

Sin embargo, afirmó que desde enero hay «avances notables» en el ámbito de las relaciones, mencionando el aumento de los viajes de estadounidenses a Cuba —aunque sigue vigente la prohibición de los viajes turísticos que refrendarían el derecho de los norteamericanos a viajar libremente—, y las posibilidades que han abierto para las empresas de telecomunicaciones —facilidades no permitidas a otras empresas estadounidenses que también tienen interés en establecer negocios con Cuba, pero se lo impiden mecanismos como la prohibición del uso del dólar estadounidense en las transacciones internacionales cubanas, el no permitir el otorgamiento de créditos y la imposibilidad de que entidades de la Isla abran cuentas en bancos estadounidenses, obstáculos sustanciales para que pueda existir un normal desarrollo de relaciones económicas.

Mencionó también que había aumentado la cantidad de remesas «que se pueden enviar a Cuba, y autorizamos la venta de productos y servicios que pueden usar los empresarios cubanos».

A pesar de las limitaciones impuestas por el bloqueo, la secretaria Penny Pritzker consideró que este viaje se da en un momento muy importante para la historia de los dos países, agradeció la cálida bienvenida y apuntó que ha sido un placer estar en este bello país y reunirse con los dirigentes y este pueblo, antes de detallar que había visitado la Zona Especial de Desarrollo del puerto del Mariel, donde conoció de los planes que «tienen para su desarrollo futuro».

También consideró como «experiencias muy especiales» su encuentro con los integrantes de la cooperativa que remodela el Capitolio Nacional de La Habana, y su recorrido por La Habana Vieja, donde visitó pequeños negocios locales y sitios culturales.

La Secretaria de Comercio de los Estados Unidos, quien llegó a La Habana el martes 6 de octubre, concluyó en la noche del miércoles su visita a Cuba, durante la cual dijo que había tratado temas muy técnicos.

El ministro de Exteriores Bruno Rodríguez Parrilla recibió en la sede de la Cancillería a Penny Pritzker y previamente, la Secretaria de Comercio había sostenido un encuentro con Rodrigo Malmierca Díaz, ministro cubano de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera, en el que funcionarios de los departamentos de Tesoro, Comercio y Estado y representantes de ministerios y empresas cubanas evaluaron el alcance de las medidas adoptadas por la Casa Blanca para flexibilizar elementos del bloqueo a nuestro país.

Por la parte cubana participaron en el intercambio, entre otros altos funcionarios, la directora general y el vicedirector general de Estados Unidos en el Ministerio de Relaciones Exteriores, Josefina Vidal y Antonio Machín, respectivamente.

Al inicio del encuentro con la Secretaria de Comercio, Malmierca afirmó que el proceso de la normalización de relaciones no es sencillo, dados las diferencias y problemas acumulados, pero destacó que ambas partes tienen la voluntad de avanzar. El Ministro señaló que Cuba aprecia las medidas del presidente Obama para reducir el alcance del bloqueo, pero acotó que desde este lado consideramos que son insuficientes y que se debe trabajar para eliminarlo completamente.

Malmierca sostuvo que el bloqueo es el principal obstáculo para alcanzar relaciones normales entre Cuba y Estados Unidos y que se puede trabajar, incluso antes de llegar al Congreso, si se aprovechan plenamente las prerrogativas de que dispone el Presidente estadounidense.

En tanto, Penny Pritzker elogió la decisión valiente que en diciembre tomaron los mandatarios de Estados Unidos y de Cuba y dijo que la flexibilidad es el comienzo del proceso. «El objetivo de trabajo de esta semana es aprender», afirmó antes de agregar que el cambio en la política se arraiga en el deseo fundamental de mejorar la vida de los pueblos de ambos países.

La Secretaria de Comercio norteamericana declaró que su país no pretende que los cambios aplicados transformen la vida de los cubanos de la noche a la mañana. El efecto que pueden tener en el pueblo de Cuba —aseguró— depende del Gobierno cubano, una aseveración que desconoce las esenciales limitaciones y obstáculos que impone el bloqueo, en especial el impedimento a la utilización del dólar estadounidense y la prohibición de acceder a créditos, lo que obliga a Cuba a pagar por adelantado y al contado sus compras a empresas norteamericanas. También pasa por alto las prerrogativas que asisten al presidente Obama para flexibilizarlo.

Pritzker señaló en el preámbulo de las discusiones que está convencida de que, si toman juntos las medidas necesarias, Estados Unidos y Cuba pueden lograr una relación abierta.

El 18 de septiembre último, los departamentos del Tesoro y de Comercio de Estados Unidos emitieron revisiones adicionales a los Reglamentos de Control de Activos Cubanos y los de Administración de Exportaciones, medidas que se inscriben en la dirección correcta, pero no resuelven los principales obstáculos y limitaciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario